//
estás leyendo...
Iglesia Cristiana, Interés General, Todos los Artículos

”Buscando un falso Mesías”

”Buscando un falso Mesías”

por SYDNEY J. HARRIS
Octubre de 1972
Estrictamente personal

La gente continúa diciendo «Necesitamos un líder», o «Necesitamos mejor
dirección», pero eso no es, en realidad, lo que quieren decir. Lo que la
mayoría busca no es realmente un líder, sino un Mesías.
Quieren alguien que les dé la Palabra. Y la Palabra, para ellos, significa
aquello que les agrada y apela a sus preferencias y prejuicios, de modo que
puedan seguirla de todo corazón.
Pero eso no es lo que un verdadero líder hace; un líder dice a las gentes
verdades duras, les muestra un camino difícil a seguir, demanda sus más
elevadas cualidades, nunca los más bajos instintos. Un verdadero líder no nos
dice lo que queremos oír, sino lo que debemos oír.
En verdad, ésa es la diferencia entre un verdadero y un falso Mesías. Un
falso mesías —tal como Hitler, en nuestro tiempo— se acomoda e inflama los
temores, odios, iras y resentimientos de su pueblo y les guía a la destrucción
en lugar de la salvación o autorrealización.
Un verdadero Mesías —como Jesús, aun tomado en un plano mundano—
reprende a su pueblo, le muestra sus errores, hace que deseen ser mejores, no
más fuertes o más ricos, y les pide que se sacrifiquen por el bien común y por
el bien de sus propias almas. Nunca es seguido por muchos, comúnmente
muerto por la mayoría, y venerado solamente cuando está muerto de seguro y
no es necesario que se le tome seriamente.
Lo que buscamos, me temo, no es ni un verdadero líder ni un verdadero
Mesías, sino un falso mesías: un hombre que nos dé respuestas sobresimplificadas, que justifique nuestro modo de ser, que castigue a nuestros
enemigos, que defienda nuestro egoísmo como modo de vida y nos haga
sentir cómodos dentro de nuestros prejuicios y premisas.
Buscamos la clase de dirección que reconcilie lo irreconciliable, moralice lo
inmoral, racionalice lo irrazonable y prometa una sociedad donde podamos
seguir siendo tan estrechos, envidiosos y miopes como nos gustaría ser sin
sufrir las consecuencias. En resumen, estamos invocando la magia, estamos
orando por la venida del Brujo.
Pero no hay Brujo. Solamente hay falsos profetas y vienen lo mismo de la
derecha que de la izquierda, del centro como de abajo. De dondequiera que
venga, no importa en qué se diferencien, todos se distinguen por la misma
señal: los que nos gustan nos hacen sentir mejor, en vez de peor. Queremos
seguirles porque «nos entienden».
Pero todos los verdaderos profetas, desde el Antiguo Testamento hasta
Jesús, nos hacían sentir peor. Sabían y decían que el mal no estaba en
nuestros enemigos, sino en nosotros mismos. Demandaban que nos
despojásemos de lo viejo y nos hiciésemos hombres nuevos. Y eso es lo último
que deseamos hacer. Lo que buscamos es un líder que nos muestre cómo ser
los mismos viejos hombres y mujeres sólo más exitosamente, y su nombre
antiguo es Satanás.

Sydney J. Harris (14 de septiembre de 1917 – 7 de diciembre de 1986) fue un periodista estadounidense para el Chicago Daily News y, más tarde, el Chicago Sun-Times . Escribió 11 libros y su columna del día de la semana, “Estrictamente personal”, se distribuyó en aproximadamente 200 periódicos de los Estados Unidos y Canadá . 

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Alimentemos El Alma Auido

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: