¿Qué dice la Biblia acerca de la eutanasia?

¿Qué dice la Biblia acerca de la eutanasia?

Este es un tema muy difícil. Hay dos lados que son difíciles de balancear. En un extremo, no queremos tomar en nuestras manos la vida de una persona y terminarla prematuramente – eutanasia. En el otro extremo, ¿hasta qué punto simplemente permitimos que una persona muera, y dejamos de tomar acciones que preserven su vida?

¿Qué hay acerca de la eutanasia? La abrumadora verdad que lleva a la conclusión de que Dios se opone a la eutanasia, es Su soberanía. Sabemos que la muerte física es inevitable (Salmo 89:48; Hebreos 9:27). Sin embargo, sólo Dios es soberano sobre cuándo y cómo ocurre la muerte de una persona. Job testifica en Job 30:23, “Porque yo sé que (Tú Dios) me conduces a la muerte, y a la casa determinada a todo viviente.” En el Salmo 68:20, leemos, “Dios, nuestro Dios ha de salvarnos, y de Jehová el Señor es el librar de la muerte.” Eclesiastés 8:8a declara: “No hay hombre que tenga potestad sobre el espíritu para retener el espíritu, ni potestad sobre el día de la muerte;…” Dios tiene la última palabra sobre la muerte (ver también 1 Corintios 15:26, 54-56; Hebreos 2:9, 14-15; Apocalipsis 21:4). La eutanasia es la forma en que el hombre trata de usurpar esa autoridad de Dios.

La muerte es un evento natural. Algunas veces Dios permite que una persona sufra mucho antes de que la muerte llegue; otras veces, el sufrimiento de la persona se acorta. Nadie disfruta del sufrimiento, pero esto no justifica el determinar que una persona está lista para morir. Con frecuencia, los propósitos de Dios son cumplidos a través del sufrimiento de una persona. “En el día del bien goza del bien; y en el día de la adversidad considera, Dios hizo tanto lo uno como lo otro, a fin de que el hombre nada halle después de él.” (Eclesiastés 7:14) Romanos 5:3 enseña que las tribulaciones producen paciencia. Dios se preocupa por aquellos que imploran que la muerte termine sus sufrimientos. Dios otorga un propósito a la vida aún hasta su final. Solo Dios sabe lo que es mejor, y Su tiempo aún en la muerte de uno, es perfecto.

Al mismo tiempo, la Biblia no nos ordena hacer todo lo que podamos para prolongar la vida de una persona. Si una persona ha sido mantenida viva sólo por máquinas, no es inmoral apagar las máquinas y permitir que la persona muera. Si una persona ha estado en un persistente estado vegetativo por un prolongado período de tiempo, no sería una ofensa a Dios el desconectar los tubos o máquinas que estén manteniendo viva a la persona. Si Dios deseara mantener viva a una persona, Él es perfectamente capaz de hacerlo sin la ayuda de tubos y/o máquinas.

Tomar una decisión como ésta, es muy difícil y doloroso. Nunca es fácil decirle a un doctor que suspenda lo que sostiene la vida de un ser querido. Nunca debemos buscar terminar la vida prematuramente, pero al mismo tiempo, tampoco debemos preservar una vida tanto como sea posible. El mejor consejo para cualquiera que enfrente esta decisión es orar a Dios por sabiduría respecto a lo que Él quiera que hagas (Santiago 1:5).

http://www.GotQuestions.org/Espanol

© Copyright 2002-2016 Got Questions Ministries

EL VACÍO DEL HOMBRE

EL VACÍO DEL HOMBRE

7773

Pablo Martini
Programa No. 2016-06-30

Una “adicción” puede ser definida como el uso habitual de un fármaco o comportamiento compulsivo, de tal manera que el estrés emocional está aliviado temporalmente.  Este estrés puede resultar de un colapso en el bienestar mental, emocional, espiritual, físico y social de una persona. El abuso de sustancias incluye la adicción al alcohol, drogas de prescripción, drogas ilegales, comida,  nicotina, etc. Comportamientos anormales que pueden, o no, estar asociados con el abuso de sustancias, incluyen la adicción al trabajo, logros y éxitos; adicción al dinero (juegos de azar y atesorar); ira y arrebatos de cólera, mentira y engaño; dependencia en relaciones dañinas; anorexia y bulimia; controlar a otros, especialmente si aparece en relaciones personales, sociales, familiares y de negocios; situaciones surgidas de familias disfuncionales o adictas de origen; adicciones sexuales (o que sean de pensamiento, solitarias, o que involucran a otros); situaciones relacionadas con el incesto y el abuso físico, emocional o verbal; el ejercicio compulsivo y condicionamiento físico; obsesiones con cosméticos, ropa y la apariencia (excesiva preocupación con verse bien exteriormente); perfeccionismo, religiosidad, o legalismo religioso (preocupación con la forma y las reglas religiosas, en lugar de beneficiarse del mensaje genuino espiritual); síntomas compulsivos y obsesivos, tales como; la limpieza, evitar la contaminación, organización compulsiva, estructuración (la necesidad de siempre tener todas las cosas en su lugar) y adicción a la televisión, entre muchos otros más. Como ves, es muy probable que tú mismo seas adicto a algo en este momento. Somos seres dependientes, sí, dependemos de Dios y de su Espíritu, cualquier otra dependencia es fatal, la “Cristo dependencia” es vital.

Todo ser humano tiene un vacío en su interior que debe ser llenado, nacemos con él, la clave es con qué lo llenes. Dijo el apóstol Pablo: “y vosotros, estáis completos, sólo en Él.” Deja de buscar satisfacción fuera de Dios. De todos los intentos del hombre, es el más ridículo. Dios te hizo con necesidad de Él y desea llenar ese vacío en ti.

PENSAMIENTO DEL DIA:

Todo ser humano tiene un vacío en su interior que debe ser llenado, nacemos con él, la clave es con qué lo llenes.

Disponible en Internet en: http://www.labibliadice.org

Contenido publicado con autorización de:
La Biblia Dice
Av.Galo Plaza Lasso N63-183 y de los Cedros
Telf. 00593-2-2475563
Quito-Ecuador

La rebeldía de Israel

Salmos 106-108

imgres

La rebeldía de Israel

106:1 Aleluya.
    Alabad a Jehová, porque él es bueno;
    Porque para siempre es su misericordia.

¿Quién expresará las poderosas obras de Jehová?
¿Quién contará sus alabanzas?

Dichosos los que guardan juicio,
Los que hacen justicia en todo tiempo.

Acuérdate de mí, oh Jehová, según tu benevolencia para con tu pueblo;
Visítame con tu salvación,

Para que yo vea el bien de tus escogidos,
Para que me goce en la alegría de tu nación,
Y me gloríe con tu heredad.

Pecamos nosotros, como nuestros padres;
Hicimos iniquidad, hicimos impiedad.

Nuestros padres en Egipto no entendieron tus maravillas;
No se acordaron de la muchedumbre de tus misericordias,
Sino que se rebelaron junto al mar, el Mar Rojo.

Pero él los salvó por amor de su nombre,
Para hacer notorio su poder.

Reprendió al Mar Rojo y lo secó,
Y les hizo ir por el abismo como por un desierto.

10 Los salvó de mano del enemigo,
Y los rescató de mano del adversario.

11 Cubrieron las aguas a sus enemigos;
No quedó ni uno de ellos.

12 Entonces creyeron a sus palabras
Y cantaron su alabanza.

13 Bien pronto olvidaron sus obras;
No esperaron su consejo.

14 Se entregaron a un deseo desordenado en el desierto;
Y tentaron a Dios en la soledad.

15 Y él les dio lo que pidieron;
Mas envió mortandad sobre ellos.

16 Tuvieron envidia de Moisés en el campamento,
Y contra Aarón, el santo de Jehová.

17 Entonces se abrió la tierra y tragó a Datán,
Y cubrió la compañía de Abiram.

18 Y se encendió fuego en su junta;
La llama quemó a los impíos.

19 Hicieron becerro en Horeb,
Se postraron ante una imagen de fundición.

20 Así cambiaron su gloria
Por la imagen de un buey que come hierba.

21 Olvidaron al Dios de su salvación,
Que había hecho grandezas en Egipto,

22 Maravillas en la tierra de Cam,
Cosas formidables sobre el Mar Rojo.

23 Y trató de destruirlos,
De no haberse interpuesto Moisés su escogido delante de él,
A fin de apartar su indignación para que no los destruyese.

24 Pero aborrecieron la tierra deseable;
No creyeron a su palabra,

25 Antes murmuraron en sus tiendas,
Y no oyeron la voz de Jehová.

26 Por tanto, alzó su mano contra ellos
Para abatirlos en el desierto,

27 Y humillar su pueblo entre las naciones,
Y esparcirlos por las tierras.

28 Se unieron asimismo a Baal-peor,
Y comieron los sacrificios de los muertos.

29 Provocaron la ira de Dios con sus obras,
Y se desarrolló la mortandad entre ellos.

30 Entonces se levantó Finees e hizo juicio,
Y se detuvo la plaga;

31 Y le fue contado por justicia
De generación en generación para siempre.

32 También le irritaron en las aguas de Meriba;
Y le fue mal a Moisés por causa de ellos,

33 Porque hicieron rebelar a su espíritu,
Y habló precipitadamente con sus labios.

34 No destruyeron a los pueblos
Que Jehová les dijo;

35 Antes se mezclaron con las naciones,
Y aprendieron sus obras,

36 Y sirvieron a sus ídolos,
Los cuales fueron causa de su ruina.

37 Sacrificaron sus hijos y sus hijas a los demonios,

38 Y derramaron la sangre inocente, la sangre de sus hijos y de sus hijas,
Que ofrecieron en sacrificio a los ídolos de Canaán,
Y la tierra fue contaminada con sangre.

39 Se contaminaron así con sus obras,
Y se prostituyeron con sus hechos.

40 Se encendió, por tanto, el furor de Jehová sobre su pueblo,
Y abominó su heredad;

41 Los entregó en poder de las naciones,
Y se enseñorearon de ellos los que les aborrecían.

42 Sus enemigos los oprimieron,
Y fueron quebrantados debajo de su mano.

43 Muchas veces los libró;
Mas ellos se rebelaron contra su consejo,
Y fueron humillados por su maldad.

44 Con todo, él miraba cuando estaban en angustia,
Y oía su clamor;

45 Y se acordaba de su pacto con ellos,
Y se arrepentía conforme a la muchedumbre de sus misericordias.

46 Hizo asimismo que tuviesen de ellos misericordia todos los que los tenían cautivos.

47 Sálvanos, Jehová Dios nuestro,
Y recógenos de entre las naciones,
Para que alabemos tu santo nombre,
Para que nos gloriemos en tus alabanzas.

48 Bendito Jehová Dios de Israel,
Desde la eternidad y hasta la eternidad;
Y diga todo el pueblo, Amén.
Aleluya. ms LIBRO V

Dios libra de la aflicción

107:1 Alabad a Jehová, porque él es bueno;
    Porque para siempre es su misericordia.

Díganlo los redimidos de Jehová,
Los que ha redimido del poder del enemigo,

Y los ha congregado de las tierras,
Del oriente y del occidente,
Del norte y del sur.

Anduvieron perdidos por el desierto, por la soledad sin camino,
Sin hallar ciudad en donde vivir.

Hambrientos y sedientos,
Su alma desfallecía en ellos.

Entonces clamaron a Jehová en su angustia,
Y los libró de sus aflicciones.

Los dirigió por camino derecho,
Para que viniesen a ciudad habitable.

Alaben la misericordia de Jehová,
Y sus maravillas para con los hijos de los hombres.

Porque sacia al alma menesterosa,
Y llena de bien al alma hambrienta.

10 Algunos moraban en tinieblas y sombra de muerte,
Aprisionados en aflicción y en hierros,

11 Por cuanto fueron rebeldes a las palabras de Jehová,
Y aborrecieron el consejo del Altísimo.

12 Por eso quebrantó con el trabajo sus corazones;
Cayeron, y no hubo quien los ayudase.

13 Luego que clamaron a Jehová en su angustia,
Los libró de sus aflicciones;

14 Los sacó de las tinieblas y de la sombra de muerte,
Y rompió sus prisiones.

15 Alaben la misericordia de Jehová,
Y sus maravillas para con los hijos de los hombres.

16 Porque quebrantó las puertas de bronce,
Y desmenuzó los cerrojos de hierro.

17 Fueron afligidos los insensatos, a causa del camino de su rebelión
Y a causa de sus maldades;

18 Su alma abominó todo alimento,
Y llegaron hasta las puertas de la muerte.

19 Pero clamaron a Jehová en su angustia,
Y los libró de sus aflicciones.

20 Envió su palabra, y los sanó,
Y los libró de su ruina.

21 Alaben la misericordia de Jehová,
Y sus maravillas para con los hijos de los hombres;

22 Ofrezcan sacrificios de alabanza,
Y publiquen sus obras con júbilo.

23 Los que descienden al mar en naves,
Y hacen negocio en las muchas aguas,

24 Ellos han visto las obras de Jehová,
Y sus maravillas en las profundidades.

25 Porque habló, e hizo levantar un viento tempestuoso,
Que encrespa sus ondas.

26 Suben a los cielos, descienden a los abismos;
Sus almas se derriten con el mal.

27 Tiemblan y titubean como ebrios,
Y toda su ciencia es inútil.

28 Entonces claman a Jehová en su angustia,
Y los libra de sus aflicciones.

29 Cambia la tempestad en sosiego,
Y se apaciguan sus ondas.

30 Luego se alegran, porque se apaciguaron;
Y así los guía al puerto que deseaban.

31 Alaben la misericordia de Jehová,
Y sus maravillas para con los hijos de los hombres.

32 Exáltenlo en la congregación del pueblo,
Y en la reunión de ancianos lo alaben.

33 El convierte los ríos en desierto,
Y los manantiales de las aguas en sequedales;

34 La tierra fructífera en estéril,
Por la maldad de los que la habitan.

35 Vuelve el desierto en estanques de aguas,
Y la tierra seca en manantiales.

36 Allí establece a los hambrientos,
Y fundan ciudad en donde vivir.

37 Siembran campos, y plantan viñas,
Y rinden abundante fruto.

38 Los bendice, y se multiplican en gran manera;
Y no disminuye su ganado.

39 Luego son menoscabados y abatidos
A causa de tiranía, de males y congojas.

40 El esparce menosprecio sobre los príncipes,
Y les hace andar perdidos, vagabundos y sin camino.

41 Levanta de la miseria al pobre,
Y hace multiplicar las familias como rebaños de ovejas.

42 Véanlo los rectos, y alégrense,
Y todos los malos cierren su boca.

43 ¿Quién es sabio y guardará estas cosas,
Y entenderá las misericordias de Jehová?

Petición de ayuda contra el enemigo

(Sal. 57.7-11; 60.5-12)

Cántico. Salmo de David.

108:1 Mi corazón está dispuesto, oh Dios;
    Cantaré y entonaré salmos; esta es mi gloria.

Despiértate, salterio y arpa;
Despertaré al alba.

Te alabaré, oh Jehová, entre los pueblos;
A ti cantaré salmos entre las naciones.

Porque más grande que los cielos es tu misericordia,
Y hasta los cielos tu verdad.

Exaltado seas sobre los cielos, oh Dios,
Y sobre toda la tierra sea enaltecida tu gloria.

Para que sean librados tus amados,
Salva con tu diestra y respóndeme.

Dios ha dicho en su santuario: Yo me alegraré;
Repartiré a Siquem, y mediré el valle de Sucot.

Mío es Galaad, mío es Manasés,
Y Efraín es la fortaleza de mi cabeza;
Judá es mi legislador.

Moab, la vasija para lavarme;
Sobre Edom echaré mi calzado;
Me regocijaré sobre Filistea.

10 ¿Quién me guiará a la ciudad fortificada?
¿Quién me guiará hasta Edom?

11 ¿No serás tú, oh Dios, que nos habías desechado,
Y no salías, oh Dios, con nuestros ejércitos?

12 Danos socorro contra el adversario,
Porque vana es la ayuda del hombre.

13 En Dios haremos proezas,
Y él hollará a nuestros enemigos.

Reina-Valera 1960 (RVR1960)Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Sexualidad con Propósito

Sexualidad con Propósito

DavidHormachea

David hormachea

La intimidad en la vida matrimonial es una experiencia única que nos da una gran realización. Pero muchas veces, por ignorancia, rebelión o por motivos de intuición personal o pasión, las parejas no logran el diseño divino, y encaran conflictos humanos serios.

Algunas áreas acerca de la intimidad que son cubiertas en este libro son: Conceptos incorrectos de intimidad Ignorancia acerca de la sexualidad Cuando es necesario buscar ayuda profesional La búsqueda por una intimidad sexual Elementos necesarios para vida matrimonial

Sexualidad con Propósito 1

Sexualidad con Propósito 2

Sexualidad con Propósito 3

 

David Hormachea nació en Punta Arenas, Chile. Obtuvo su maestría en Artes y Teología, un Doctorado en Divinidades y la preparación para ser consejero familiar en la Universidad de Biola. David Hormachea es pastor de la Primera Iglesia Cristiana, en Santa Ana, California. Es el presidente y orador de la de la organización de ayuda para la familia «De regreso al hogar». Ha producido programas de radio y televisión y ha escrito libros y producido series en audio y vídeo relacionados con la familia. El Dr. Hormachea fue la voz hispana del programa de Chuck Swindoll «Insight for Living», llamado «Visión para Vivir». David está casado con Nancy y tienen cuatro hijos y una nieta.

www.facebook.com/DavidHormachea/

www.facebook.com/DeRegresoAlHogar/

¿CUÁL ES TU CRUZ?

¿CUÁL ES TU CRUZ?

7773

Pablo Martini
Programa No. 2016-06-29

Según la historia, hay varios tipos de cruces. La cruz commisa (cruz de San Antonio), tenía la forma de una “T”. La cruz decussata (cruz de San Andrés), tenía la forma de la letra “X”. La cruz immissa, era la conocida cruz de dos barras que según sostiene la tradición y la historia fue la que cargó Jesús el día de su muerte ya que los evangelios dicen que sobre su cabeza había una inscripción, cosa que no hubiera sido posible en el caso de las dos cruces antes mencionadas. La cruz estaba compuesta por el “simplex”, poste vertical, el “patibulum”, poste horizontal, y  la “sedile” o “sedécula”, una especie de asiento. Se clavaban los clavos en los brazos o manos, y  en los tobillos, uno encima de otro, según el hallazgo de un cadáver crucificado en Jerusalén en el año 7 y 66 DC.

Previamente, el condenado, era azotado con el “flagelum”, especie de látigo con correas de cuero. Esto provocaba un sufrimiento extremo en el reo que después era obligado a cargar su propia cruz. Por eso la narración bíblica menciona a un cierto Simón de Cirene que tuvo que ayudar a Jesús en los tramos finales de la vía dolorosa. La geografía de Jerusalén, muestra que a ambos lados de dicha vía, hay una sección que pasa por un matadero de corderos.  ¿Qué habrá pensado Aquel que no tenía pecado viendo ese espectáculo y continuando su camino?… No sabemos. Pero sí podemos asegurar que pensó en ti y en mí, querido amigo. Él, como cordero fue llevado al matadero, y como oveja delante de los que le trasquilaban enmudeció y no abrió su boca, dice el profeta Isaías.  ¿Has experimentado ese amor? Él resucitó y hoy te dice desde el cielo: “te amo, te perdoné, pagué el precio de tus pecados”. ¿Qué harás con semejante acto de amor sacrificial?

Sólo la comprensión real de aquella cruz te puede hacer salvo y libre. Acéptalo hoy.

PENSAMIENTO DEL  DÍA:

Ignorar el significado de la cruz de Cristo es ignorar el significado del amor y de la vida misma.

http://https://soundcloud.com/labibliadice/pausa-2016-06-29

Disponible en Internet en: http://www.labibliadice.org

Contenido publicado con autorización de:
La Biblia Dice
Av.Galo Plaza Lasso N63-183 y de los Cedros
Telf. 00593-2-2475563
Quito-Ecuador

Exhortación a la gratitud

Salmos 100-102

imgres

Exhortación a la gratitud

Salmo de alabanza.

100:1  Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra.

Servid a Jehová con alegría;
Venid ante su presencia con regocijo.

Reconoced que Jehová es Dios;
El nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos;
Pueblo suyo somos, y ovejas de su prado.

Entrad por sus puertas con acción de gracias,
Por sus atrios con alabanza;
Alabadle, bendecid su nombre.

Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia,
Y su verdad por todas las generaciones.

Promesa de vivir rectamente

Salmo de David.

101:1 Misericordia y juicio cantaré;
    A ti cantaré yo, oh Jehová.

Entenderé el camino de la perfección
Cuando vengas a mí.
En la integridad de mi corazón andaré en medio de mi casa.

No pondré delante de mis ojos cosa injusta.
Aborrezco la obra de los que se desvían;
Ninguno de ellos se acercará a mí.

Corazón perverso se apartará de mí;
No conoceré al malvado.

Al que solapadamente infama a su prójimo, yo lo destruiré;
No sufriré al de ojos altaneros y de corazón vanidoso.

Mis ojos pondré en los fieles de la tierra, para que estén conmigo;
El que ande en el camino de la perfección, éste me servirá.

No habitará dentro de mi casa el que hace fraude;
El que habla mentiras no se afirmará delante de mis ojos.

De mañana destruiré a todos los impíos de la tierra,
Para exterminar de la ciudad de Jehová a todos los que hagan iniquidad.

Oración de un afligido

Oración del que sufre, cuando está angustiado, y delante de

Jehová derrama su lamento.

102:1 Jehová, escucha mi oración,
Y llegue a ti mi clamor.

No escondas de mí tu rostro en el día de mi angustia;
Inclina a mí tu oído;
Apresúrate a responderme el día que te invocare.

Porque mis días se han consumido como humo,
Y mis huesos cual tizón están quemados.

Mi corazón está herido, y seco como la hierba,
Por lo cual me olvido de comer mi pan.

Por la voz de mi gemido
Mis huesos se han pegado a mi carne.

Soy semejante al pelícano del desierto;
Soy como el búho de las soledades;

Velo, y soy
Como el pájaro solitario sobre el tejado.

Cada día me afrentan mis enemigos;
Los que contra mí se enfurecen, se han conjurado contra mí.

Por lo cual yo como ceniza a manera de pan,
Y mi bebida mezclo con lágrimas,

10 A causa de tu enojo y de tu ira;
Pues me alzaste, y me has arrojado.

11 Mis días son como sombra que se va,
Y me he secado como la hierba.

12 Mas tú, Jehová, permanecerás para siempre,
Y tu memoria de generación en generación.

13 Te levantarás y tendrás misericordia de Sion,
Porque es tiempo de tener misericordia de ella, porque el plazo ha llegado.

14 Porque tus siervos aman sus piedras,
Y del polvo de ella tienen compasión.

15 Entonces las naciones temerán el nombre de Jehová,
Y todos los reyes de la tierra tu gloria;

16 Por cuanto Jehová habrá edificado a Sion,
Y en su gloria será visto;

17 Habrá considerado la oración de los desvalidos,
Y no habrá desechado el ruego de ellos.

18 Se escribirá esto para la generación venidera;
Y el pueblo que está por nacer alabará a JAH,

19 Porque miró desde lo alto de su santuario;
Jehová miró desde los cielos a la tierra,

20 Para oír el gemido de los presos,
Para soltar a los sentenciados a muerte;

21 Para que publique en Sion el nombre de Jehová,
Y su alabanza en Jerusalén,

22 Cuando los pueblos y los reinos se congreguen
En uno para servir a Jehová.

23 El debilitó mi fuerza en el camino;
Acortó mis días.

24 Dije: Dios mío, no me cortes en la mitad de mis días;
Por generación de generaciones son tus años.

25 Desde el principio tú fundaste la tierra,
Y los cielos son obra de tus manos.

26 Ellos perecerán, mas tú permanecerás;
Y todos ellos como una vestidura se envejecerán;
Como un vestido los mudarás, y serán mudados;

27 Pero tú eres el mismo,
Y tus años no se acabarán.

28 Los hijos de tus siervos habitarán seguros,
Y su descendencia será establecida delante de ti.

Reina-Valera 1960 (RVR1960)Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

¿QUÉ BUSCÁIS?

¿QUÉ BUSCÁIS?

7773

Pablo Martini
Programa No. 2016-06-28

En el evangelio de Juan capítulo 6:22-71, tenemos un extenso discurso dicho en ocasión a la alimentación milagrosa de los cinco mil, un día después de dicho milagro. La muchedumbre que participó de la multiplicación de los panes y los de peces se encontraba excitada hasta el punto de querer hacer Rey a Jesús. Al amanecer del siguiente día le buscaron y no le hallaron, hasta que noticias provenientes del otro lado del mar de Galilea dieron cuenta de su paradero. Usaron como transporte algunas embarcaciones que estaban arribando al lugar y fueron en busca de Jesús. Le hallaron, dice el versículo 59,  en la sinagoga de Capernaúm, donde estaba enseñando. El encuentro de esta multitud con Él y los doce empezó con admiración y terminó con rechazo. Este punto en el evangelio es crucial porque marca el comienzo del fin. A partir de aquí el círculo de seguidores de Jesús se comienza a reducir hasta llegar a su mínima expresión. “Rabí, ¿Cuándo llegaste acá?”, fue la pregunta con la que los seguidores encararon a Jesús. La respuesta del Señor fue tajante en el versículo 26: “De cierto, de cierto os digo que me buscáis no porque habéis visto las señales, sino porque  comisteis el pan y os saciasteis.” Otra versión dice: “…os llenasteis”. Me puedo imaginar la cara de estos aduladores por excelencia al encontrarse de frente con sus propias motivaciones expuestas justamente por la boca de Aquel a quien ellos mismos estaban proclamando Rey. Es que Jesús usa la zaranda porque no confía en las mayorías. Notemos el descenso en las motivaciones de los distintos auditorios que fueron testigos de sus señales: Los Samaritanos creyeron por su palabra, como debe ser, dice el 4:39. Los Galileos, por sus prodigios, dice el 4:45, y estos, de Capernaúm, por sus provisiones, dice el 6:26. ¿Cuáles son las motivaciones que tenemos  para ir a Jesús? No en vano las primeras palabras dichas por el Señor en este evangelio fueron: “¿Qué buscáis?”  (1:38). Estos falsos seguidores son como muchos hoy día que profesan fidelidad y admiración pero ante la menor sombra de su cruz, huyen despavoridos. Jesús sigue caminando, tú le sigues. Él se detiene, se da media vuelta y te dice: “Y tú ¿qué buscáis?… ¿Qué le respondes?

PENSAMIENTO DEL DÍA:

Si sigues a Jesús sólo para obtener beneficios personales pronto acabarás apartándote de Él.

http://https://soundcloud.com/labibliadice/pausa-2016-06-28

Disponible en Internet en: http://www.labibliadice.org

Contenido publicado con autorización de:
La Biblia Dice
Av.Galo Plaza Lasso N63-183 y de los Cedros
Telf. 00593-2-2475563
Quito-Ecuador

El dominio y el poder de Jehová

Salmos 97-99

imgres

El dominio y el poder de Jehová

97:1 Jehová reina; regocíjese la tierra,
    Alégrense las muchas costas.

Nubes y oscuridad alrededor de él;
Justicia y juicio son el cimiento de su trono.

Fuego irá delante de él,
Y abrasará a sus enemigos alrededor.

Sus relámpagos alumbraron el mundo;
La tierra vio y se estremeció.

Los montes se derritieron como cera delante de Jehová,
Delante del Señor de toda la tierra.

Los cielos anunciaron su justicia,
Y todos los pueblos vieron su gloria.

Averg:uéncense todos los que sirven a las imágenes de talla,
Los que se glorían en los ídolos.
Póstrense a él todos los dioses.

Oyó Sion, y se alegró;
Y las hijas de Judá,
Oh Jehová, se gozaron por tus juicios.

Porque tú, Jehová, eres excelso sobre toda la tierra;
Eres muy exaltado sobre todos los dioses.

10 Los que amáis a Jehová, aborreced el mal;
El guarda las almas de sus santos;
De mano de los impíos los libra.

11 Luz está sembrada para el justo,
Y alegría para los rectos de corazón.

12 Alegraos, justos, en Jehová,
Y alabad la memoria de su santidad.

Alabanza por la justicia de Dios

Salmo.

98:1 Cantad a Jehová cántico nuevo,
    Porque ha hecho maravillas;
    Su diestra lo ha salvado, y su santo brazo.

Jehová ha hecho notoria su salvación;
A vista de las naciones ha descubierto su justicia.

Se ha acordado de su misericordia y de su verdad para con la casa de Israel;
Todos los términos de la tierra han visto la salvación de nuestro Dios.

Cantad alegres a Jehová, toda la tierra;
Levantad la voz, y aplaudid, y cantad salmos.

Cantad salmos a Jehová con arpa;
Con arpa y voz de cántico.

Aclamad con trompetas y sonidos de bocina,
Delante del rey Jehová.

Brame el mar y su plenitud,
El mundo y los que en él habitan;

Los ríos batan las manos,
Los montes todos hagan regocijo

Delante de Jehová, porque vino a juzgar la tierra.
Juzgará al mundo con justicia,
Y a los pueblos con rectitud.

Fidelidad de Jehová para con Israel

99:1 Jehová reina; temblarán los pueblos.
    El está sentado sobre los querubines, se conmoverá la tierra.

Jehová en Sion es grande,
Y exaltado sobre todos los pueblos.

Alaben tu nombre grande y temible;
El es santo.

Y la gloria del rey ama el juicio;
Tú confirmas la rectitud;
Tú has hecho en Jacob juicio y justicia.

Exaltad a Jehová nuestro Dios,
Y postraos ante el estrado de sus pies;
El es santo.

Moisés y Aarón entre sus sacerdotes,
Y Samuel entre los que invocaron su nombre;
Invocaban a Jehová, y él les respondía.

En columna de nube hablaba con ellos;
Guardaban sus testimonios, y el estatuto que les había dado.

Jehová Dios nuestro, tú les respondías;
Les fuiste un Dios perdonador,
Y retribuidor de sus obras.

Exaltad a Jehová nuestro Dios,
Y postraos ante su santo monte,
Porque Jehová nuestro Dios es santo.

Reina-Valera 1960 (RVR1960)Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

NADIE COMO ÉL

NADIE COMO ÉL

7773

Pablo Martini
Programa No. 2016-06-27

La historia de la humanidad está repleta de personajes enigmáticos y polémicos. Muchos de ellos han soportado la crítica ajena e igual avanzaron defendiendo sus ideales. Otros han usado a sus seguidores para sus egoístas propósitos acabando despreciados y solos. Algunos han recibido honores “pos morten” y el mundo reconoció, aunque tarde, que no estaban equivocados como se decía. Pero es innegable que de todos ellos uno se destaca por su paradójica vida, su revolucionario concepto del altruismo y su persistencia férrea a lo que se le había comisionado. Cristo sintió hambre cuando era el Pan de vida. Padeció sed, sin embargo dijo: “El que tenga sed venga a mí y beba.” Se sintió cansado y es nuestro descanso. Pagó tributo como vasallo,  y era el Rey de reyes. Fue llamado diablo y echó fuera demonios. Oró, y es el que escucha nuestra oración. Lloró, y es Quien seca nuestro llanto. Fue vendido por treinta monedas de plata y es el rescate del mundo. Enmudeció como una oveja y, sin embargo, es la Palabra eterna. No tuvo dónde reclinar su cabeza, sin embargo es el dueño del mundo. Todos le abandonaron, quedó solo, y tenía en la eternidad legiones de ángeles dispuestos a cumplir sus órdenes. Fue crucificado por los hombres y había venido a ofrecerles el cielo. Y podríamos continuar mencionando singularidades de este Jesús, despreciado por muchos pero valorados por otros. El apóstol Pedro, reconociendo esto como la mayor incongruencia de la vida, dice que Él es como una “piedra viva, desechada por los hombres, pero escogida y preciosa para Dios”. Y más adelante: “Para vosotros, los que creéis, Él es precioso, más para los que no creen, esta piedra desechada llegó a ser la principal piedra de las construcción.” (1ª Pedro 2: 4 y 7) La historia continuó construyéndose sobre estas dos posiciones y hoy nos llega a nosotros con el mismo desafío: Creer o rechazar. Es el mismo Cristo, es el mismo mensaje. Es el mismo corazón humano, y es el mismo destino eterno de todo hombre y de toda mujer. Reflexiona, la Piedra que hoy rechazas, mañana caerá sobre ti. Construye tu vida sobre Jesús y nada ni nadie podrá derribarte.

PENSAMIENTO DEL DÍA:

La grandeza de Cristo radica en su humillación extrema siendo Dios.

http://https://soundcloud.com/labibliadice/pausa-2016-06-27

Disponible en Internet en: http://www.labibliadice.org

Contenido publicado con autorización de:
La Biblia Dice
Av.Galo Plaza Lasso N63-183 y de los Cedros
Telf. 00593-2-2475563
Quito-Ecuador

Oración clamando por venganza

Salmos 94-96

imgres

Oración clamando por venganza

94:1 Jehová, Dios de las venganzas,
    Dios de las venganzas, muéstrate.

Engrandécete, oh Juez de la tierra;
Da el pago a los soberbios.

¿Hasta cuándo los impíos,
Hasta cuándo, oh Jehová, se gozarán los impíos?

¿Hasta cuándo pronunciarán, hablarán cosas duras,
Y se vanagloriarán todos los que hacen iniquidad?

A tu pueblo, oh Jehová, quebrantan,
Y a tu heredad afligen.

A la viuda y al extranjero matan,
Y a los huérfanos quitan la vida.

Y dijeron: No verá JAH,
Ni entenderá el Dios de Jacob.

Entended, necios del pueblo;
Y vosotros, fatuos, ¿cuándo seréis sabios?

El que hizo el oído, ¿no oirá?
El que formó el ojo, ¿no verá?

10 El que castiga a las naciones, ¿no reprenderá?
¿No sabrá el que enseña al hombre la ciencia?

11 Jehová conoce los pensamientos de los hombres,
Que son vanidad.

12 Bienaventurado el hombre a quien tú, JAH, corriges,
Y en tu ley lo instruyes,

13 Para hacerle descansar en los días de aflicción,
En tanto que para el impío se cava el hoyo.

14 Porque no abandonará Jehová a su pueblo,
Ni desamparará su heredad,

15 Sino que el juicio será vuelto a la justicia,
Y en pos de ella irán todos los rectos de corazón.

16 ¿Quién se levantará por mí contra los malignos?
¿Quién estará por mí contra los que hacen iniquidad?

17 Si no me ayudara Jehová,
Pronto moraría mi alma en el silencio.

18 Cuando yo decía: Mi pie resbala,
Tu misericordia, oh Jehová, me sustentaba.

19 En la multitud de mis pensamientos dentro de mí,
Tus consolaciones alegraban mi alma.

20 ¿Se juntará contigo el trono de iniquidades
Que hace agravio bajo forma de ley?

21 Se juntan contra la vida del justo,
Y condenan la sangre inocente.

22 Mas Jehová me ha sido por refugio,
Y mi Dios por roca de mi confianza.

23 Y él hará volver sobre ellos su iniquidad,
Y los destruirá en su propia maldad;
Los destruirá Jehová nuestro Dios.

Cántico de alabanza y de adoración

95:1 Venid, aclamemos alegremente a Jehová;
    Cantemos con júbilo a la roca de nuestra salvación.

Lleguemos ante su presencia con alabanza;
Aclamémosle con cánticos.

Porque Jehová es Dios grande,
Y Rey grande sobre todos los dioses.

Porque en su mano están las profundidades de la tierra,
Y las alturas de los montes son suyas.

Suyo también el mar, pues él lo hizo;
Y sus manos formaron la tierra seca.

Venid, adoremos y postrémonos;
Arrodillémonos delante de Jehová nuestro Hacedor.

Porque él es nuestro Dios;
Nosotros el pueblo de su prado, y ovejas de su mano.
Si oyereis hoy su voz,

No endurezcáis vuestro corazón, como en Meriba,
Como en el día de Masah en el desierto,

Donde me tentaron vuestros padres,
Me probaron, y vieron mis obras.

10 Cuarenta años estuve disgustado con la nación,
Y dije: Pueblo es que divaga de corazón,
Y no han conocido mis caminos.

11 Por tanto, juré en mi furor
Que no entrarían en mi reposo.

Cántico de alabanza

(1 Cr. 16.23-33)

96:1 Cantad a Jehová cántico nuevo;
    Cantad a Jehová, toda la tierra.

Cantad a Jehová, bendecid su nombre;
Anunciad de día en día su salvación.

Proclamad entre las naciones su gloria,
En todos los pueblos sus maravillas.

Porque grande es Jehová, y digno de suprema alabanza;
Temible sobre todos los dioses.

Porque todos los dioses de los pueblos son ídolos;
Pero Jehová hizo los cielos.

Alabanza y magnificencia delante de él;
Poder y gloria en su santuario.

Tributad a Jehová, oh familias de los pueblos,
Dad a Jehová la gloria y el poder.

Dad a Jehová la honra debida a su nombre;
Traed ofrendas, y venid a sus atrios.

Adorad a Jehová en la hermosura de la santidad;
Temed delante de él, toda la tierra.

10 Decid entre las naciones: Jehová reina.
También afirmó el mundo, no será conmovido;
Juzgará a los pueblos en justicia.

11 Alégrense los cielos, y gócese la tierra;
Brame el mar y su plenitud.

12 Regocíjese el campo, y todo lo que en él está;
Entonces todos los árboles del bosque rebosarán de contento,

13 Delante de Jehová que vino;
Porque vino a juzgar la tierra.
Juzgará al mundo con justicia,
Y a los pueblos con su verdad.

Reina-Valera 1960 (RVR1960)Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.