SARAH EDWARDS – La ejemplar ESPOSA de Jonathan Edwards

BITE

Serie: Biografías

SARAH EDWARDS

La ejemplar ESPOSA de Jonathan Edwards

 

 

Sarah Pierrepont nació el 9 de enero de 1710 en New Haven, Connecticut.

Fue hija de una de las familias más distinguidas de la región, ella recibió una educación sobresaliente como mujer en aquella época, evidenciada en sus habilidades sociales y en su no muy conocido gusto por la música.

En 1723, Sarah conoció a quien llegaría a ser el reconocido pastor y teólogo puritano Jonathan Edwards, y con quien se casaría más tarde, siendo ella de diecisiete años y Edwards de veinticuatro.

Ser la esposa de un hombre que llegó a convertirse en legado de la iglesia en los siguientes siglos, demandó mucho sacrificio. Pero Sarah supo administrar sus capacidades de tal forma que llegó a ser de gran ayuda para su esposo.

Aunque no fue fácil convivir con el temperamento de Jonathan, esta mujer piadosa, encontró la manera de hacer de su hogar un lugar apacible, donde se hiciera evidente el amor por él y por sus once hijos, amparada en el refugio que Dios significaba para ella. Siendo su casa el mejor espacio para darle gloria al creador.

Sarah fue una mujer que supo acompañar a su esposo en el ministerio, manteniendo en orden a sus hijos y a su hogar, para que Jonathan pudiera dedicarse a enseñar verdades como las de la familia en Cristo, que fácilmente podían ser desvirtuadas si no fuera por el testimonio del hogar que ella criaba.

En una época y un lugar donde el bienestar estaba mediado por la capacidad de mantener y resguardar la familia contra la fuerza de la naturaleza y los problemas de salud, el rol de la mujer en casa fue sin duda un trabajo indispensable, dispendioso y exigente.

Sarah debía hacer o delegar en otros tareas imprescindibles para el cuidado de su familia, relacionadas con el abrigo y el alimento, principalmente: romper el hielo para obtener el agua, lavar ropa, cuidar a sus bebés y amamantarlos; cultivar y conservar los alimentos, traer leña y mantener el fuego, cocinar, empacar comida para los visitantes; confeccionar la ropa de la familia con la lana que obtenían de las ovejas, lo cual implicaba también hilar y tejer para coser.

Tareas a las que había que sumar el enseñar a los niños lo que no aprendían en la escuela, al mismo tiempo que cuidaba y atendía a sus hijos cuando enfermaban. Una obra magna que se hacía imposible sin la gracia dada por Dios, quien en todo momento era su fortaleza.

En la crianza de sus hijos, su testimonio fue notorio. Entre sus reglas mantenía la indiscutible obediencia, el respeto y la importancia de la enseñanza de la verdad de Dios.

El papel preponderante que Sarah cumplió en casa, dio su fruto, teniendo en cuenta que las condiciones hostiles y de guerra, salubridad e higiene de la época eran adversas, y aún así todos sus hijos lograron vivir hasta la adolescencia. Lo cual era extraordinario en un contexto tan contrario, como las colonias británicas en Norteamérica.

Para entonces, la hospitalidad era un don que se manifestaba hacia los extranjeros recién llegados o a los viajeros. La casa del pastor era la segunda opción de hospedaje cuando en la zona no había otro lugar donde refugiarse o las posadas no eran adecuadas. Así que, en Northampton, Sarah siguió ejerciendo sus dones a través de la hospitalidad.

La casa de los Edwards siempre fue un lugar a donde se podía llegar, ya fuera para buscar refugio físico o para encontrar socorro espiritual.

CIBERGRAFÍA

Sarah Edwards: Jonathan’s Home and Haven: http://bit.ly/2VhtaQD
Sarah Pierpont Married Jonathan Edwards: http://bit.ly/2ZUt9kw

Puedes seguirnos en nuestras redes sociales:

Instagram: https://www.instagram.com/biteproject/
Facebook: https://www.facebook.com/biteproject/
Inscríbete a nuestro newsletter: http://biteproject.com

Conductora: Pilar Prieto Barrera
Voz en off: Josué Castellón (https://twitter.com/josuekstellon)

WILLIAM TYNDALE – Traductor del primer Nuevo Testamento al inglés

BITE

Serie: Biografías

WILLIAM TYNDALE

Traductor del primer Nuevo Testamento al inglés

William Tyndale nació en Gloucester, Inglaterra y comenzó sus estudios en Oxford en 1510, para luego mudarse a Cambridge.

En 1523 su pasión se había encendido; en ese año solicitó permiso y fondos del obispo de Londres para traducir el Nuevo Testamento.

El obispo negó su pedido, y al tocar otras puertas se convenció de que el proyecto no sería bienvenido en ninguna parte de Inglaterra.

Tyndale había descubierto la doctrina de la justificación por la fe cuando leyó la edición griega del Nuevo Testamento de Erasmo.

¿Qué mejor manera de compartir este mensaje con sus compatriotas que poner una versión inglesa del Nuevo Testamento en sus manos? Esto, de hecho, se convirtió en la pasión de la vida de Tyndale.

Para encontrar un ambiente hospitalario, viajó a las ciudades libres de Europa: Hamburgo, Wittenberg, Colonia y finalmente a la ciudad luterana de Worms. Allí, en 1525, logró la traducción de su Nuevo Testamento: la primera traducción del griego al inglés. Rápidamente emprendió el proyecto de contrabandearlos a Inglaterra, donde recibió una respuesta poco entusiasta de las autoridades. El rey Enrique VIII, el cardenal Wolsey y Thomas Moro, entre otros, estaban furiosos.

Las autoridades compraron copias de la traducción para tratar de silenciar a Tyndale, que, irónicamente, terminaron financiando el trabajo posterior de traducción.

Mientras tanto, Tyndale se había mudado a Amberes, una ciudad en la que estaba relativamente libre de los agentes ingleses y del Sacro Imperio Romano que era católico. Durante nueve años se las arregló con la ayuda de amigos para evadir a las autoridades, revisar su Nuevo Testamento y comenzar a traducir el Antiguo.

Su traducción, resultó ser decisiva en la historia del idioma inglés y de la Biblia en inglés.

Casi un siglo después, cuando los traductores de Authorized, o King James Version, debatieron sobre cómo traducir los idiomas originales, ocho de cada diez veces, coincidieron en que Tyndale tenía la mejor traducción.

Durante estos años, Tyndale también se entregó metódicamente a las buenas obras porque, como él dijo:

“Mi parte no debe estar en Cristo si mi corazón no es seguirle y vivir de acuerdo con lo que enseño”.

Los lunes visitaba a otros refugiados religiosos de Inglaterra. Los sábados recorría las calles de Amberes, buscando ministrar a los pobres.

Los domingos cenaba en las casas de los mercaderes, leyendo las Escrituras antes y después de la cena. El resto de la semana se dedicó a escribir folletos, libros y a traducir la Biblia entera.

No sabemos quién planificó y financió la trama que acabó con la vida de Tyndale. Pudieron ser las autoridades inglesas o continentales, pero sí sabemos que la llevó a cabo Henry Phillips. Phillips se convirtió en invitado de Tyndale en las comidas y pronto fue uno de los pocos privilegiados en ver los libros y documentos de Tyndale.

En mayo de 1535, Phillips engañó a Tyndale al llevarlo lejos de la seguridad de su alojamiento y entregándolo a las autoridades católicas. Tyndale fue llevado inmediatamente al Castillo de Vilvorde, la gran prisión estatal de los Países Bajos, y fue acusado de herejía.

Los juicios por herejía en los Países Bajos estaban en manos de comisionados especiales del Sacro Imperio Romano. Le llevó meses a la ley seguir su curso. Durante este tiempo, Tyndale tuvo muchas horas para reflexionar.

Finalmente, a principios de agosto de 1536, Tyndale fue condenado como un hereje, degradado del sacerdocio, y entregado a las autoridades seculares para su castigo.

El viernes 6 de octubre, después de que los funcionarios locales tomaran sus asientos, Tyndale fue llevado a la cruz en el centro de la plaza del pueblo y se le dio la oportunidad de retractarse.

Pero se negó, así que le dieron un momento para orar. El historiador inglés John Foxe dijo que gritó: “¡Señor, abre los ojos del rey de Inglaterra!”

Luego fue atado a la viga, y tanto una cadena de hierro como una cuerda se colocaron alrededor de su cuello.

Se agregó pólvora al cepillo y a los troncos. A la señal de un funcionario local, el verdugo, de pie detrás de Tyndale, apretó rápidamente la soga, estrangulándolo. Entonces un funcionario tomó una antorcha encendida y se la dio al verdugo, quien prendió fuego a la madera.

Los que tienen la Biblia en inglés le deben mucho a William Tyndale, a veces llamado el Padre de la Biblia en inglés.

El 90% de la versión King James de la Biblia y el 75% de la versión estándar revisada provienen de la traducción de la Biblia al inglés hecha por William Tyndale.

CIBERGRAFÍA

Biografía de William Tyndale: http://bit.ly/2cBPbin

SÍGUENOS

Sitio web: http://biteproject.com
Twitter: https://twitter.com/biteproject
Podcast: https://audioboom.com/channels/4977856
Instagram: https://www.instagram.com/biteproject/
Facebook: https://www.facebook.com/biteproject/

Voz en off: Josué Castellón (https://twitter.com/josuekstellon)

POLICARPO DE ESMIRNA

BITE

Serie: Biografías

POLICARPO DE ESMIRNA

El MÁRTIR discípulo de JUAN el apósto

 

IGNACIO DE ANTIOQUÍA → https://youtu.be/9jdykqCM14AÇ
MARCIÓN → https://youtu.be/YEDuaE0Nk5U

“No tengas miedo de lo que estás por sufrir. Te advierto que a algunos de ustedes el diablo los meterá en la cárcel para ponerlos a prueba, y sufrirán persecución durante diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida”. (Ap. 2:10). Estas fueron las palabras del Señor Jesús a la iglesia de Esmirna. La mayoría de los escritores antiguos coinciden en que el líder de esta iglesia era Policarpo, un discípulo del apóstol Juan.

Después de un tiempo, el pastor Policarpo y su congregación empezaron a sufrir la persecución. Los amigos de Policarpo trataron de esconderle, sin embargo, sus perseguidores le descubrieron. Fácilmente hubiera podido huir, pero no quiso hacerlo, diciendo: “Sea hecha la voluntad de Dios”. Recibió cordialmente a sus perseguidores y les preparó comida; además, les imploró por una hora de soledad. Durante esa hora, revisó su vida y luego encomendó su congregación a Dios. Al terminar la oración le arrestaron.

Ya preparado para el sacrificio y puesto sobre la leña empezó a orar a Dios: “Te agradezco que me contaste digno de tener lugar entre los santos mártires; y digno de compartir de la copa de sufrimiento que bebió Jesucristo; para sufrir junto con Él y compartir sus dolores…” Finalizando su oración, los verdugos prendieron fuego a la leña. Así murió Policarpo en el año 168 d.C.

BIBLIOGRAFÍA

Historia del cristianismo, por Justo González: https://amzn.to/2DsVX9i

CIBERGRAFÍA

Polycarp, Aged bishop of Smyrna: http://bit.ly/2ZyxPeG

Puedes seguirnos en nuestras redes sociales:

Instagram: https://www.instagram.com/biteproject/
Facebook: https://www.facebook.com/biteproject/
Inscríbete a nuestro newsletter: http://biteproject.com

CRÉDITOS

Conductor: Nicolás Osorio.
Guión: Giovanny Gómez Pérez.
Producción: Pilar Prieto.
Edición del video: Fernando Ordóñez.
Apoyo gráfico: Nayibe Gómez.
Música: Envato Elements y Biblioteca de audio de Youtube.

JOHN PATON

BITE

Serie: Biografías

JOHN PATON

El misionero entre los CANÍBALES del Pacífico

Antes de cumplir los doce años John Gibson Paton tuvo que dejar la escuela para empezar a trabajar en casa. Sin embargo, en sus tiempos libres aprovechaba para leer la Biblia.

Fue ordenado ministro en 1858, se casó y 14 días más tarde partió para el Pacifico Sur. Después de una travesía larga y agotadora, John y su esposa finalmente llegaron a Tanna, un territorio habitado en ese momento por caníbales.

Su primer reto fue construir su casa sobre las ruinas de la casa del anterior misionero que había sido comido por los caníbales. El 12 de febrero de 1859 nació su primogénito y tan sólo 19 días después su esposa Mary murió de fiebre tropical. Quince días más tarde, su hijo también dejaría de existir y se quedaría solo.

Las tribus isleñas tenían prácticas muy violentas, cuando moría un hombre, mataban a la esposa para que ésta le sirviera en la vida próxima. Cuando había guerras o peleas entre ellos, los victoriosos cocinaban y comían a los perdedores. John se preguntaba cómo iba a evangelizarlos, pero continuó con su trabajo arduo.

Luego de varios años y de estar en riesgo de ser asesinado y comido por las tribus varias veces, su trabajo tuvo un gran éxito. Con el tiempo, se crearon en la región iglesias, casas para huérfanos y escuelas.

CIBERGRAFÍA

John Paton Landed on Terrible Tanna: http://bit.ly/2Lxnf4L
Paton, John Gibson: http://bit.ly/2JGDuKu
PATON, JOHN GIBSON: http://bit.ly/2XVYFkD
John G. Paton Apostle of Christ: http://bit.ly/2LyiEPD

SÍGUENOS

Sitio web: http://biteproject.com
Twitter: https://twitter.com/biteproject
Podcast: https://audioboom.com/channels/4977856
Instagram: https://www.instagram.com/biteproject/
Facebook: https://www.facebook.com/biteproject/

CRÉDITOS

Conductor: Nicolás Osorio.
Guión: Lucas Abadía y Giovanny Gómez Pérez.
Producción: Pilar Prieto y Giovanny Gómez.
Edición del video: Fernando Ordóñez.
Música: Envato Elements.

ERASMO DE ROTTERDAM

BITE

Serie: Biografías

ERASMO DE ROTTERDAM

El humanista que encendió la Reforma

Erasmo nació como un hijo ilegítimo de un sacerdote holandés y de la hija de un médico. Vivió en busca del conocimiento, en busca de la piedad, enamorado de los libros y oprimido por el miedo a la pobreza. En el camino, sus escritos y erudición comenzaron un terremoto teológico que no se detuvo hasta que la cristiandad de Europa occidental se dividió.

Nacido en Rotterdam, huérfano de la peste, Erasmo fue enviado inicialmente a la escuela capitular de St. Lebuin, que enfatizaba en el aprendizaje clásico y en las humanidades. Pero luego fue llevado a una escuela dirigida por los Hermanos de la Vida Común. Allí absorbió el énfasis de una relación personal con Dios pero le repugnaban las severas reglas de la vida monástica y la actitud de los teólogos intolerantes.

Pero era pobre, y tanto a él como a su hermano no les quedaba otro camino que la vida monástica; Erasmo entonces decidió unirse a los agustinos. Quería viajar y ganar algo de espacio académico. Y tan pronto como fue ordenado sacerdote en 1492, lo hizo, convirtiéndose en secretario del obispo de Cambrai, quien lo envió a París para estudiar teología.

Odió estar allí también. Los dormitorios olían a orina, la comida era mala, los estudios mecánicos y la disciplina brutal. Pero pudo comenzar una carrera como escritor y viajero que lo llevó a la mayoría de los países de Europa. Aunque a menudo se quejaba de su mala salud, se sentía impulsado por el deseo de buscar a los mejores teólogos de su época. En un viaje a Inglaterra en 1499, se quejó de la mala cerveza, la barbarie y el clima inhóspito, pero también conoció a Tomás Moro, con quien entabló una amistad por el resto de su vida.

En el mismo viaje escuchó a John Colet enseñar las Escrituras de forma clara y profunda, no las capas de comentarios que había estudiado en París. Colet alentó a Erasmo a convertirse en un estudioso de los textos clásicos del cristianismo y a estudiar las Escrituras como los Padres de la iglesia, no como los escolásticos.

La relación de Erasmo con la teología escolástica fue muy difícil. Siempre pensó que los escolásticos le habían arrancado al cristianismo su verdadera identidad, y para comprobarlo se dedicó al estudio de los clásicos y del Nuevo Testamento en su idioma griego original, idioma que llegaría a dominar como pocos en su tiempo.

El resultado fue la obra más importante que le legó al cristianismo: una edición del Nuevo Testamento en griego original, llamada Textus Receptus, publicada en 1516. El nombre Textus Receptus se le asignaba a la sucesión de textos impresos griegos del Nuevo Testamento, de los cuales los más antiguos databan de aproximadamente el siglo décimo.

El Textus Receptus es muy importante, ya que constituyó la base de traducción para la Biblia alemana original de Martín Lutero, la traducción del Nuevo Testamento al inglés de William Tyndale, la versión Reina-Valera en español y la mayoría de las traducciones del Nuevo Testamento de la época de la Reforma a lo largo de toda Europa.

La edición publicada por Erasmo, fue acompañada de notas de estudio y una traducción al latín, corrigiendo al menos 600 errores de la Vulgata Latina de Jerónimo.

Dos de los elogios más notables del trabajo de Erasmo vinieron del Papa León X y de un monje alemán llamado Martín Lutero.

Antes de ese punto de inflexión, Erasmo se había hecho famoso por otros escritos, como El elogio de la locura, que había sido publicado en 1511.

Su traducción del Nuevo Testamento también le dio fama. Esto y sus ataques a la iglesia llamaron la atención de Lutero, quien le escribió pidiendo apoyo.

Lutero y Erasmo nunca se conocieron, pero sus causas se entrelazaron. Los enemigos de Erasmo lo acusaron de inspirar a Lutero. Y de hecho, Erasmo encontró mucho de lo que le gustaba en los escritos del alemán, describiéndolo como “una poderosa trompeta de la verdad del evangelio”. Reconoció que Lutero tenía razón en sus opiniones, pero, añadió que había cometido dos errores graves, atacar la tiara papal y el vientre de los monjes.

CIBERGRAFÍA

Erasmus: https://bit.ly/2wr1cTb

BIBLIOGRAFÍA

El legado de la reforma de Cesar Vidal

SÍGUENOS

Sitio web: http://biteproject.com
Twitter: https://twitter.com/biteproject
Podcast: https://audioboom.com/channels/4977856
Instagram: https://www.instagram.com/biteproject/
Facebook: https://www.facebook.com/biteproject/

Voz en off: Josué Castellón (https://twitter.com/josuekstellon)

GEORGE WHITEFIELD – El mayor EVANGELISTA de los últimos siglos

BITE

Serie: Biografías

GEORGE WHITEFIELD

El mayor EVANGELISTA de los últimos siglos

George Whitefield fue probablemente la figura religiosa más famosa del siglo XVIII. Los periódicos le llamaban “la maravilla de la época”.

Whitefield era un predicador capaz de comandar a miles en dos continentes a través del poder puro de su oratoria. En su vida, predicó por lo menos 18.000 veces a tal vez 10 millones de oyentes.

George Whitefield era hijo de una viuda que administraba un hotel y desde muy niño le gustó el teatro y la actuación. Como provenía de una familia muy pobre y no tenía el dinero para pagar la matrícula, entró en Oxford como un “servitor”, la categoría más baja entre los estudiantes de esa casa de estudios, es decir, que, a cambio de su matrícula, fue asignado como asistente de un cierto número de estudiantes de más alta categoría social. Entre sus deberes figuraban: despertar a estos jóvenes por la mañana, sacar lustre a sus zapatos, cargar sus libros y hasta redactar sus trabajos académicos. Mientras estaba allí, se encontró con un grupo de piadosos “metodistas” que se llamaban a sí mismos “el Santo Club” dirigidos por los hermanos Wesley, John y Charles. Bajo su influencia, Whitefield experimentó un “nuevo nacimiento” y decidió convertirse en un misionero en la nueva colonia de Georgia en el otro lado del Océano Atlántico.

El viaje fue retrasado y Whitefield fue ordenado diácono en la iglesia anglicana con tan solo 21 años, y comenzó a predicar alrededor de Londres. Se sorprendió al descubrir que dondequiera que hablaba, las multitudes eran muy receptivas a su mensaje. No eran sermones comunes. Él retrataba las vidas de los personajes bíblicos con un realismo que nadie había visto antes. Lloraba, bailaba y gritaba al hacerlo.

Whitefield eventualmente llegó a Georgia pero se quedó por sólo tres meses. Cuando volvió a Londres, encontró muchas iglesias cerradas a sus métodos no convencionales. Luego experimentó con la predicación al aire libre, extemporánea, donde no había ningún documento o púlpito de madera entre él y su audiencia.

En 1739, Whitefield emprendió una gira de predicación en las colonias americanas. Eligió a Filadelfia, la ciudad más cosmopolita del Nuevo Mundo, como su primera parada. Pero incluso las iglesias más grandes no podían sostener a las 8.000 personas que vinieron a verlo, así que los llevó al aire libre.

Cada parada a lo largo del viaje de Whitefield fue marcada por audiencias récord, excediendo a menudo la población de las ciudades en las cuales él predicó. Su tema principal era la necesidad del “nuevo nacimiento”, con lo que se refería a una experiencia de conversión.

Whitefield también hizo de la comunidad esclava una parte importante de sus viajes y siempre buscó llegar a más audiencias de esclavos. La respuesta fue tan grande que algunos historiadores catalogan estos eventos como el nacimiento del cristianismo afroamericano.

Whitefield tenía dividido su día así: 8 horas para dormir, 8 horas para orar y para estudiar la Biblia y 8 horas para estar con las personas. Era profundamente elocuente. Casi siempre lloraba al predicar. Vivió casi toda su vida en la pobreza pero con una fe ardiente.

Whitefield después fijó sus ojos en Escocia, a la cual él haría 14 visitas en toda su vida. Su visita más dramática fue la segunda, cuando visitó la pequeña ciudad de Cambuslang, que ya estaba experimentando un avivamiento.

Su servicio nocturno atrajo a miles y terminó alrededor de las 2:00 de la mañana. El sábado, Whitefield, en un acuerdo con los pastores de la zona, predicó a unas 20.000 personas en servicios que se extendían hasta bien entrada la noche.

Con cada viaje a través del Atlántico, se hizo más popular. De hecho, gran parte de la primera controversia que rodeó los reavivamientos de Whitefield desapareció. Antes de finalizar sus visitas a las colonias americanas, prácticamente todos los hombres, mujeres y niños habían oído el “Gran Itinerante” al menos una vez.

Tan penetrante fue el impacto de Whitefield en los Estados Unidos que él puede ser llamado el primer héroe cultural de América.

En 1770, a los 55 años continuó su gira de predicación en las colonias como si todavía fuera un joven itinerante. Ignoró las señales de peligro, en particular los resfriados asmáticos que le causaban gran dificultad en su respiración. Su último sermón tuvo lugar en los campos, encima de un gran barril. A la mañana siguiente murió.

Su último sermón en esta gira fue dado en Boston Commons antes de 23.000 personas, probablemente la mayor reunión en la historia de Estados Unidos hasta ese momento.

El avivamiento espiritual que encendió, el Gran Despertar, se convirtió en uno de los eventos más formativos de la historia americana.

_________

SÍGUENOS

Sitio web: http://biteproject.com
Twitter: https://twitter.com/biteproject
Podcast: https://audioboom.com/channels/4977856
Instagram: https://www.instagram.com/biteproject/
Facebook: https://www.facebook.com/biteproject/

Voz en off: Josué Castellón (https://twitter.com/josuekstell

La historia de conversión de MARTÍN LUTERO

BITE

Serie: Biografías

La historia de conversión de MARTÍN LUTERO

Martín Lutero dio sus primeros pasos en el ministerio como un fiel monje agustino.

La Orden agustina era muy conocida por su disciplina. Los monjes descansaban y estudiaban en pequeñas habitaciones sin calefacción. Hacían votos de castidad, de obediencia y de pobreza. Todos debían participar en una misa diaria que empezaba a la 1:00 a.m, sesión que se realizaba siete veces al día.

Pero Lutero luchaba con crecientes sentimientos de duda y culpabilidad. Así que buscó en su religión y a sus líderes para que le ayudaran con su culpa. Entonces, se volvió a los sacramentos de la Iglesia, específicamente a la confesión.

Pero la confesión se convirtió en un suplicio para Lutero, y para sus confesores. El joven monje se confesaba frecuentemente, a veces a diario, y en ocasiones se tardaba hasta seis horas en una sesión de confesión.

Si la confesión no estaba resolviendo la culpa de Lutero, tampoco lo estaban logrando los ayunos.

Pero el contacto de Martín Lutero con las Sagradas Escrituras empezó a darle una salida de su angustia.

Lutero formuló las preguntas correctas: ¿Como puedo salvarme siendo Dios justo y yo injusto? y recibió las respuestas correctas. Leyendo el inicio de la Carta a los Romanos el Apóstol Pablo afirma que “en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: mas el justo por la fe vivirá”.

Antes, Lutero entendía que la justicia de Dios mencionada en este versículo se refería a Su justicia activa y vengadora que castiga a pecadores, y por eso odiaba la justicia de Dios.

Pero mientras meditaba en este pasaje, en lo que posteriormente Lutero llamaría “La experiencia de la torre”.

De pronto, como si un rayo de luz divino hubiera alcanzado su oscuro corazón, Lutero comprendió el verdadero significado del texto: la justicia de Dios es recibida como un regalo únicamente por medio de la fe en Jesucristo. Luego dijo al respecto:

“Al fin, por la misericordia de Dios, meditando día y noche, presté atención al contexto de las palabras ‘en el evangelio se revela la justicia que proviene de Dios, la cual es por fe de principio a fin, tal como está escrito: ‘El justo vivirá por la fe’’. Allí comencé a comprender que la justicia de Dios es aquello por lo cual el justo vive gracias al don de Dios, es decir, la fe. Y este es el significado: la justicia de Dios es revelada por el evangelio, es decir, la justicia pasiva con la cual el Dios misericordioso nos justifica por fe, como está escrito: ‘El justo vivirá por la fe’. Entonces sentí que había nacido de nuevo por completo y que había entrado al paraíso a través de puertas que estaban abiertas”.

Lutero entendió que la justicia de Dios tenía dos dimensiones. Por un lado se trataba de una cara que exige que los hombres fueran justos y que anunciaba un juicio pero, por otro lado, poseía también un rostro salvífico que actuaba en los seres humanos mediante la fe en Cristo. El descubrimiento de esa doctrina provocó en Lutero un cambio definitivo.

Así fue que Lutero entendió que el hombre pecador no es salvo por sus buenas obras. Más bien, la justicia de Cristo es imputada a los pecadores sólo sobre la base de la fe, Lutero llamó a esto una “justicia ajena”, es decir, no del hombre. Dicha justicia viene de fuera de él y es dada libremente por Dios. Gracias a su entendimiento de esta verdad, la justificación que es solamente por la fe —sola fide— se convirtió en la esencia de la Reforma, es decir, la materia misma del evangelio.

Según el propio Lutero semejante experiencia lo liberó de la ansiedad, del temor del pecado y lo llenó de paz y de sosiego.

BIBLIOGRAFÍA

La heroica valentía de Martín Lutero, Steven J. Lawson: https://bit.ly/2EROCmf
El legado de la Reforma, César Vidal: https://bit.ly/2y5cYEm

_________

SÍGUENOS

Sitio web: http://biteproject.com
Twitter: https://twitter.com/biteproject
Podcast: https://audioboom.com/channels/4977856
Instagram: https://www.instagram.com/biteproject/
Facebook: https://www.facebook.com/biteproject/

Conductor: Nicolás Osorio
Voz en off: Josué Castellón (https://twitter.com/josuekstellon)

¿Quién era MARCIÓN y por qué su proyecto podría seguir vivo?

BITE

¿Quién era MARCIÓN y por qué su proyecto podría seguir vivo?

Serie: Biografías

La iglesia cristiana de los primeros tres siglos sufrió una gran ola de herejías. De hecho, podríamos decir que es la época de la historia en la que los pastores, escritores, teólogos y apologistas estuvieron enfocados casi totalmente en atacar las herejías que se propagaban como un virus. Lo paradójico es que la gran mayoría de estas herejías han vuelto a surgir con el pasar de los siglos y siempre encuentran la manera de regresar y actualizarse.

Esto es especialmente cierto en el marcionismo, con su intención de eliminar al Dios enojado del Antiguo Testamento, su optimismo sobre la supuesta capacidad del hombre de ser mejor por sí mismo, y su afán por dejar de lado la Biblia que Jesús leyó.

Entonces, ¿quién era Marción y por qué su proyecto podría estar aún vigente?

Marción nació en Sinope, actual Turquía, en el año 85 d.C en la provincia norteña del Ponto en la costa del Mar Negro. Marción, era hijo de un obispo; era un hombre inteligente, capaz, duro, inflexible, vanidoso, rico y ambicioso. Se dirigió a Roma en algún momento entre el año 135 y el 139 d.C y fue aceptado como miembro en la iglesia de la ciudad. Incluso dio una gran ofrenda a la congregación: 200,000 sestercios, que podrían equivaler a más de cien salarios anuales del momento. Su paso por la iglesia en Roma, sin embargo, no duró mucho. Fue formalmente excomulgado en el año 144 d.C. y sus ofrendas se fueron con él.

Las razones por las que fue excomulgado fueron muchas y muy graves.

Durante casi un siglo después de su muerte, fue el hereje más reconocido de la iglesia, con la oposición de Policarpo que lo llamó el primogénito de Satanás, Justino Mártir, Ireneo, Clemente, Tertuliano, Hipólito y Orígenes. Fue uno de los pocos herejes que los cristianos griegos y latinos se unieron para condenar.

Después de su excomunión, viajó por el mundo como misionero con su peculiar versión del cristianismo. Y ganó muchos conversos. Según Tertuliano, Marción plantó iglesias como “las avispas hacen nidos”. La iglesia de Marción era rigurosa, exigente, bien organizada, y durante aproximadamente un siglo fue bastante exitosa.

Los errores teológicos de Marción tuvieron una raíz principal: él se negaba a creer que el Dios del Antiguo Testamento fuera el mismo que el Padre del Señor Jesucristo. Marción simplemente no podía creer en un Dios lleno de ira. Así que tiró el Antiguo Testamento y creó su propia versión del Evangelio de Lucas y versiones editadas selectivamente de las epístolas de Pablo. Cuando terminó con todo su trabajo de corte y pegado, Marción tenía el cristianismo que quería: un Dios de bondad y nada más; un mensaje de inspiración; una Biblia que eliminaba las partes incómodas sobre la ira de Dios y el infierno.

Para él, había una contradicción fundamental entre la ley y el amor, la justicia y la gracia. Marción pensaba que el verdadero cristianismo era defectuoso por las incompatibilidades en el corazón de su enseñanza. Su solución fue radical. Lo que había que hacer era una reafirmación de la fe, y para Marción esa reafirmación debía centrarse en lo que para él era el evangelio esencial, es decir, el amor, la misericordia y la compasión que se muestran en la vida y en las enseñanzas de Jesús. Esto, para él, era todo lo necesario, era el plan para una humanidad nueva y pura. Según Marción, no había otra base verdaderamente cristiana para la fe o la moralidad.

Según él lo veía, era necesario purgar el cristianismo de su tiempo para que el evangelio puro pudiera ser recibido en toda su simplicidad radical y apelar al corazón. Como la Biblia no tenía el Dios que él quería, Marción decidió hacer una supuesta “mejor” Biblia.

Y así el marcionismo sigue vivo. La idea de adaptar e incluso refundar el cristianismo para un nuevo tiempo, en tonos más suaves y complacientes, con mensajes centrados solamente en las enseñanzas sobre el amor de Jesús más que en su muerte llena de dolor y sacrificio, siempre serán populares.

Aquellos que solo predican de amor, cuyos sermones son terapéuticos y centrados en lo que el hombre puede lograr; que poco predican del infierno o del pecado, que no enseñan toda la Biblia sino solamente sus partes favoritas, y que definitivamente no quieren molestar a nadie con su mensaje, es probable que encuentren en Marción y en el marcionismo un gran eco de su entendimiento del evangelio.

CIBERGRAFÍA

Marcion and Getting Unhitched from the Old Testament: http://bit.ly/2MY2ZXg

_________

SÍGUENOS

Sitio web: http://biteproject.com
Twitter: https://twitter.com/biteproject
Podcast: https://audioboom.com/channels/4977856
Instagram: https://www.instagram.com/biteproject/
Facebook: https://www.facebook.com/biteproject/

BLAISE PASCAL: Prodigio espiritual y científico

BITE

Serie: Biografías

BLAISE PASCAL: Prodigio espiritual y científico

Blaise Pascal nació el 19 de junio 1623 en la ciudad de Clermont-Ferrand, en el centro de Francia.

La madre de Pascal murió cuando él tenía 3 años, y su padre trasladó a la familia a París, donde él mismo le enseñó en el hogar a Blaise y a su hermana.

A la edad de 10 años, Pascal estaba haciendo experimentos originales en matemáticas y ciencias físicas.

En 1640, con 16 años de edad, publicó un ensayo sobre las secciones del cono que fue muy elogiado. Entre 1642 y 1644, Pascal desarrolló un máquina de cálculo para que su padre pudiera usarla en su trabajo, ya que era un recaudador de impuestos. Luego inventó la jeringa, refinó el barómetro de Torricelli y creó la prensa hidráulica, un instrumento basado en el principio que llegó a conocerse como la Ley de Pascal de la presión. Realizó trabajos importantes sobre el problema del vacío, y es conocido también por su trabajo sobre el cálculo de probabilidades. También se le atribuye la invención del reloj de pulsera y el trazado de la primera ruta de autobús en París.

Mientras el pietismo florecía en Alemania y la santidad wesleyana se extendía por Inglaterra, la Francia católica sentía los efectos del jansenismo, una forma de agustinismo que enseñaba la soberanía de DIos y la gracia divina, en lugar de las buenas obras, como algo vital para la salvación.

En 1646 Pascal entró en contacto con el jansenismo y se lo presentó a su hermana. Pascal, sin embargo, continuó luchando espiritualmente: luchó con la dicotomía entre el mundo y Dios.

Pero el 23 de noviembre de 1654, Pascal experimentó una “conversión definitiva” durante una visión de la crucifixión.

Escribió su experiencia en un pergamino, que llevó consigo el resto de su vida, cosido dentro de su abrigo.

Sus mejores obras no son solo obras maestras de la prosa francesa o documentos científicos, sino también defensas de la fe cristiana.

Los Provinciales, 18 ensayos considerados como una brillante ironía y sátira, atacaron a la clase religiosa de su tiempo y defendieron la exigencia jansenista de un retorno a la moralidad y la creencia de Agustín en la gracia divina. La iglesia católica colocó a Los Provinciales en el índice de libros prohibidos, pero no logró calmar la controversia que provocó.

Pensamientos, una colección de “ideas” de Pascal que pretendía presentar como una apología cristiana, se publicó después de su muerte. En ellos, retrató a la humanidad como suspendida entre la miseria y la felicidad, e indefensa sin Dios. Pascal denunció la idea de que la razón y la ciencia por sí solas pueden llevar a una persona a Dios. Solo al experimentar a Cristo, las personas pueden conocer a Dios.

En su análisis del hombre, Pascal se centra en dos lados muy contradictorios de la naturaleza humana caída. El hombre es, a la vez, noble y miserable. Noble, porque ha sido creado a la imagen de Dios; miserable, porque ha caído y está alejado de Dios.

Pascal comenzó su apologética con un análisis de la condición humana tomado de la experiencia del hombre nuevo, moderno. Mostró en qué condición terrible se encuentra el hombre, y sostuvo que el hombre no es capaz de encontrar todas las respuestas a través de la razón. Insistió en que el enfoque deísta de Dios era inadecuado, y proclamó a Cristo, cuyas afirmaciones encontraron apoyo en evidencias válidas, como las profecías y los milagros. Luego pidió a las personas que se abrieran paso a través de los vínculos emocionales que las mantenían separadas de Dios y que se pusieran en el lugar donde pudieran encontrar a Dios o, más bien, ser encontrados por Él.

En Pensamientos, Pascal también presenta su famoso argumento para la fe: la apuesta. Este argumento dice que dado que la razón no puede dar una certeza absoluta, toda persona debe arriesgarse a creer en algo. Cuando se trata de la fe cristiana, dijo, una persona sabia apostará porque “si gana, gana todo, si pierde, no pierde nada”. En pocas palabras, un ateo corre muchos más riesgos que un creyente.

Pascal fue en esencia un gran apologista. Cristo y la necesidad de redención a través de Él eran fundamentales en la defensa del cristianismo.

Voltaire y otros eruditos denunciaron a Pascal como un fanático triste. Apesadumbrado o no, vivió la mayor parte de su vida con un cuerpo frágil, y sus muchas enfermedades finalmente cobraron su precio. El gran genio murió en 1662 a los 39 años. Sus últimas palabras fueron: “¡Que Dios nunca me abandone!”.

Este gran matemático y físico francés, aunque planteado en el apogeo del pensamiento de la Ilustración, encontró el camino del Señor.

CIBERGRAFÍA:

Vida de Pascal: http://bit.ly/2vaQymk
Pensamiento de Pascal: http://bit.ly/2GVy4HK

SÍGUENOS

Sitio web: http://biteproject.com
Twitter: https://twitter.com/biteproject
Podcast: https://audioboom.com/channels/4977856
Instagram: https://www.instagram.com/biteproject/
Facebook: https://www.facebook.com/biteproject/

Voz en off: Josué Castellón (https://twitter.com/josuekstellon)

GEORGE MÜLLER: Una vida de ORACIÓN y FE

BITE

Serie: Biografías

GEORGE MÜLLER: Una vida de ORACIÓN y FE

 

George Müller nació en Prusia en 1805. Su madre murió cuando tenía 14 años y a los 16 fue encarcelado por robar.

Cuando tenía 20 años, fue invitado a un estudio bíblico, ese día se convirtió y abandonó su vida pecaminosa. Se obsesionó con ser misionero lo que lo llevó a Inglaterra. Allí empezó a ser pastor
y a interesarse por la enseñanza, las misiones y la evangelización, pero especialmente por los niños sin hogar.

En 1836, junto a su esposa, estableció en su propia casa un albergue para 30 niñas. La obra creció y fue necesario construir un edificio con capacidad para 300 niños. 21 años después, cerca de 2.000 niños estaban hospedados en 5 diferentes hogares.

Müller confiaba ciegamente en Dios, Muchas veces, careciendo de alimentos que dar a los niños, recibía horas antes donaciones anónimas. En aquellos hogares, los niños recibían educación, alimentación, vestido y la fe en Cristo.

Müller nunca sacó un préstamo ni se endeudó, nunca recibió un salario en sus 68 años de su ministerio. Predicó al menos 10.000 veces, 3 veces a la semana a un promedio de 3 millones de personas.

FUENTES

George Müller: Fe humilde en acción: http://bit.ly/2mERNqy
George Mueller’s Strategy for Showing God: http://bit.ly/2olgkRR
George Müller: http://bit.ly/2nzcZhD

SÍGUENOS

Sitio web: http://biteproject.com
Twitter: https://twitter.com/biteproject
Podcast: https://audioboom.com/channels/4977856
Instagram: https://www.instagram.com/biteproject/
Facebook: https://www.facebook.com/biteproject/

CRÉDITOS

Conductor: Nicolás Osorio.
Guión: Lucas Abadía.
Edición del guión: María Alejandra Carrillo.
Producción: Pilar Prieto, Nicolás Díaz, Óscar Pérez y Giovanny Gómez.
Edición del video: Fernando Ordóñez.
Apoyo gráfico: Nayibe Gómez.
Música: Envato Elements.