La comunicación

Viernes 7 Mayo

Y lo contarás en aquel día a tu hijo.Éxodo 13:8

Animaos unos a otros, y edificaos unos a otros.1 Tesalonicenses 5:11

¿Cómo oirán sin haber quien les predique?Romanos 10:14

La comunicación

Los medios de comunicación han tenido un auge increíble. Sin embargo, todo el mundo se queja de que hay mala comunicación entre padres e hijos, en la pareja, entre vecinos, en la empresa…

Muchos de nosotros lo sienten. Las dificultades en la comunicación son muchas y variadas, según los individuos, la educación, las condiciones de vida…

En los versículos de hoy Dios nos invita a “contar a nuestros hijos”. Esto supone un interés particular por ellos, el deseo de presentarles la Palabra de Dios de manera adaptada a su edad y a su situación. Es importante introducir diariamente en nuestra vida familiar un momento de tranquilidad para ello, para que podamos establecer una verdadera comunicación con nuestros hijos, tomando también el tiempo para escucharlos.

Además, somos discípulos de Cristo, aquel que vino y vivió en medio de los hombres para manifestar el amor de Dios, y a Dios mismo. Esto no solo significa hablar, sino vivir de tal manera que mediante nuestras reacciones y nuestro comportamiento podamos transmitir un mensaje, y que este corresponda a la sensibilidad y la comprensión del otro, para alcanzar, a la vez, su corazón y su conciencia.

El apóstol Pablo escribió a los creyentes: Vosotros “sois carta de Cristo” (2 Corintios 3:3). La gracia y la verdad, la ternura y la compasión, el celo y la firmeza, la humildad y la devoción, la paciencia y el perdón… se mezclan armoniosamente. ¡Hermosos frutos del Espíritu!

1 Reyes 6 – Marcos 8:22-38 – Salmo 54 – Proverbios 15:1-2

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

¿Quién dijo “pecado”?

Miércoles 5 Mayo

Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.Romanos 6:23

Cristo murió por nuestros pecados.1 Corintios 15:3

¿Quién dijo “pecado”?

Cada persona tiene su definición de pecado, su propia opinión sobre este tema.

– Uno dirá: Es una idea de la Edad Media inventada por la iglesia para asustar a los fieles y mantenerlos subyugados.

– ¿El pecado?, responderá otro. Esa palabra se refiere a un asesinato, a una violación, a una malversación de fondos, a crímenes contra la humanidad, a todas esas cosas que merecen la cárcel. ¡Yo no hago nada de eso!

– Una tercera persona tratará de convencernos: afortunadamente somos menos severos hoy que en otro tiempo. Las antiguas nociones de pudor, de pureza e incluso de fidelidad en el matrimonio son anticuadas. Conllevan mucha hipocresía…

Pero lo importante no es cómo definimos el pecado usted y yo, sino cómo lo juzga Dios; esto lo muestra él en la Biblia. El pecado es toda acción contraria a la voluntad de Dios, o que no la tiene en cuenta. Por ejemplo, toda mentira es un pecado. Dios es santo y debe condenar el pecado, pero lo perdona gracias al sacrificio de Jesucristo, quien murió en nuestro lugar.

¿Y a quién perdona? Las respuestas también son diferentes. ¿A los mejores? ¿A los menos culpables? No, responde la Palabra de Dios. Una sola condición basta para que usted, yo, o el peor criminal seamos perdonados: “Arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados” (Hechos 3:19). “La dádiva de Dios” mencionada en el versículo de hoy es para todo el que se arrepiente, cree en el Señor Jesús y lo reconoce como su Salvador.

1 Reyes 4 – Marcos 7:24-37 – Salmo 52 – Proverbios 14:33-34

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

Yo soy la puerta (3)

Martes 4 Mayo

Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas… el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos… yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.Juan 10:79-10

Yo soy la puerta (3)

Jesús nos dice que él es la puerta, la puerta de las ovejas; si deseamos acercarnos a Dios, estar seguros “en el redil”, al abrigo del juicio que merecemos, la única solución es creer en él. Jesús mismo dijo: “El que por mí entrare, será salvo” (Juan 10:9). “En ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hechos 4:12).

Eso no significa que las ovejas deban permanecer siempre en el redil, que no puedan ir a comer la hierba de los prados, sino todo lo contrario: el que cree en él “entrará, y saldrá, y hallará pastos” (alimento). Jesús es a la vez nuestra libertad y nuestra seguridad, el que nos acompaña cada día y a quien podemos ir en todo tiempo.

Jesús es nuestra libertad: en efecto, la ley dada en otro tiempo por Dios a Moisés era buena, pero ella solo podía obligarnos y condenarnos. Demostró la pretensión y la incapacidad de los que decían: “Todo lo que Dios ha dicho, haremos” (Éxodo 19:8). “Por medio de la ley es el conocimiento del pecado” (Romanos 3:20). Pero los cristianos ya no estamos sometidos a una ley, pues “la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo” (Juan 1:17). La fe en Jesús nos dio una vida nueva, cuyo objetivo es agradar a Dios.

Jesús también es nuestra seguridad, pues el pastor cuenta sus ovejas a la entrada y a la salida del redil. Si una oveja se aleja o se pierde, él la busca hasta encontrarla (Lucas 15:3-6).(continuará el próximo martes)

1 Reyes 3 – Marcos 7:1-23 – Salmo 51:13-19 – Proverbios 14:31-32

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

¿Dónde estoy? ¿Cuál es mi destino?

Lunes 3 Mayo

Enséñame, oh Señor, tu camino; caminaré yo en tu verdad; afirma mi corazón para que tema tu nombre.Salmo 86:11

Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar.Salmo 32:8

¿Dónde estoy? ¿Cuál es mi destino?

Me están esperando en una ciudad que no conozco. Voy conduciendo mi auto, y estoy cerca de mi destino, pero me cuesta ubicarme, sobre todo en medio del estrés provocado por el pito de los vehículos. Prefiero estacionarme para conectar el GPS*. En poco tiempo el sistema me ubica; introduzco el nombre de la calle que busco, y rápidamente el itinerario aparece en la pantalla. Sigo las instrucciones y pronto escucho esa voz que me asegura: “Usted ha llegado a su destino”.

Pues bien, para nuestra vida ¡la Biblia es mucho más que un GPS! Ella es el método seguro que conduce al objetivo deseado. En un asunto tan serio, no confiemos en la intuición o en los consejos de personas cuya competencia ignoramos, porque esto solo puede desviarnos. El ser consciente de que estoy perdido me muestra la necesidad de recurrir a la Biblia.

Primera pregunta: ¿Dónde estoy? ¿Me encuentro en un callejón sin salida? Llamémosla, por decir algo, la calle de la Perdición, de la Desesperación, del Pecado, de la Muerte. ¿Realmente deseo permanecer en ese lugar siniestro y sin salida? ¡No, es tiempo de salir!

Segunda pregunta: ¿Cuál es mi destino? No busco la muerte, sino la vida, la vida eterna. La Biblia me indica un itinerario perfecto. Jesús dijo: “El que cree en mí, tiene vida eterna” (Juan 6:47). Y todos los que creen escuchan entonces este feliz mensaje: “Vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios… tenéis vida eterna” (1 Juan 5:13).

*GPS : sistema de posicionamiento vía satélite.

1 Reyes 2:26-46 – Marcos 6:30-56 – Salmo 51:6-12 – Proverbios 14:29-30

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

El gozo

Domingo 2 Mayo

No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios.Isaías 41:10

Estad siempre gozosos. Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.1 Tesalonicenses 5:16-18

El gozo

¡Estad siempre gozosos! ¡Qué hermosa actitud! Sin embargo, tendemos más bien a insistir en las dificultades de la vida. Y es cierto que la vida conlleva muchas preocupaciones y contrariedades para cada uno de nosotros.

El apóstol Pablo nos revela su secreto para estar gozosos, independientemente de nuestras condiciones de vida: “Dad gracias en todo”. Hay temas por los que nos es fácil dar gracias a Dios. Pero hay otros por los que nos parece muy difícil expresar nuestro agradecimiento.

Sin embargo, sabemos que Dios nos ama. Todo lo que permite es para nuestro bien. Lo sabemos porque la Biblia lo afirma, pero otra cosa es creerlo y vivirlo. Pidamos a Dios que nos ayude a entender que la prueba por la que estamos pasando viene de su mano. Aceptemos con confianza ese sufrimiento, pues si lo permitió en nuestra vida, es fruto de su sabiduría, como todo lo que hace.

Entonces hallaremos el gozo y la confianza en él. Eso será visible, pues nuestro rostro reflejará la paz y será un testimonio de la gracia de Dios.Señor ¡cuán admirable es tu constante amor!Es fuente inagotable de gracia y de fervor;Desde el cielo nos miras con tierna compasión,Y nueva fe Tú inspiras a nuestro corazón.Gozosos te alabamos por tan sublime amor,Y humildes te rogamos nos des mayor fervor;Que en pos de Ti andemos con alma y corazón,Más cerca siempre tennos en toda sumisión.Himnos & Cánticos, n.°125

1 Reyes 2:1-25 – Marcos 6:1-29 – Salmo 51:1-5 – Proverbios 14:27-28

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

El poder liberador del perdón

Soldados de Jesucristo

Mayo 01/2021

Solid Joys en Español

El poder liberador del perdón

John Piper

Encuentra más devocionales de John Piper en Español
en nuestro sitio web:
https://devocionalsolidjoys.com/

Encuentra más recursos gratuitos en: http://sdejesucristo.org
Síguenos en Facebook: https://www.facebook.com/SoldadosDeJe…
Síguenos en Instagram: https://www.instagram.com/SoldadosDeJ…
Síguenos en Twitter: https://twitter.com/sdJesucristo

Dos posibilidades

Sábado 1 Mayo

Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios1 Pedro 3:18

Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.Hechos 16:31

Dos posibilidades

Durante una excursión, unos jóvenes charlaban alegremente en una terraza. Una mujer con apariencia un tanto bohemia pasó por allí, y enseguida uno de los jóvenes la interpeló: “¿Puede predecirnos el futuro?”.

Aunque le sorprendió la pregunta, la mujer les respondió: “¡Por supuesto! Vuelvo enseguida”. Cuando volvió, los jóvenes la rodearon para escuchar lo que les diría.

“Me pidieron que les predijera el futuro… Puedo hacerlo por medio de este libro, sin engañarlos”, dijo mostrándoles una Biblia.

“Primero les voy a decir quiénes son ustedes ante Dios”. Entonces abrió la Biblia y leyó en Romanos capítulo 3:

– “No hay justo, ni aun uno”;

– “No hay quien entienda, no hay quien busque a Dios”.

– “Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles”;

– “No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno”.

La mujer continuó: Este es su futuro: hay dos posibilidades:

– “El que cree en el Hijo (de Dios) tiene vida eterna” (Juan 3:36).

– “El que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios” (Juan 3:18).

Cuando terminó de leer, hubo un profundo silencio; luego la mujer se fue. Los jóvenes habían escuchado la Palabra de Dios, ahora debían tomar una decisión.

1 Reyes 1:28-53 – Marcos 5:21-43 – Salmo 50:16-23 – Proverbios 14:25-26

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

Jesucristo pagó el rescate

Viernes 30 Abril

Ninguno de ellos podrá en manera alguna redimir al hermano, ni dar a Dios su rescate (porque la redención de su vida es de gran precio, y no se logrará jamás).Salmo 49:7-8

Jesucristo pagó el rescate

Dios, “que es rico en misericordia”, abrió un camino para que escapes del juicio final que merecías por tu pecado, para librarte de las cadenas de Satanás y de su esclavitud. Él dio a su único y amado Hijo, para que muriera en tu lugar. El Señor Jesús dio su vida en la cruz, derramó su sangre con el fin de pagar tu rescate. Para liberar a los hombres del poder del pecado y de la muerte fue necesario pagar un precio mucho más alto que el valor de todo el oro y la plata del mundo: “La sangre preciosa de Cristo”, dice la Biblia. “Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir… no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación” (1 Pedro 1:18-19).

Debido al pecado, la muerte tenía tal control sobre la humanidad, que la única manera de romperlo era que el Hijo de Dios viniera y muriera en lugar del pecador. “Jesucristo… se dio a sí mismo en rescate por todos” (1 Timoteo 2:5-6). La buena nueva es para todos los hombres, nos habla de una gran salvación ofrecida gratuitamente a todos, pero solo se benefician de ella los que con todo su corazón creen que Jesús es el Hijo de Dios y lo aceptan como su Salvador personal.

La Biblia, la Palabra de Dios, dice claramente: “Siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8). Y aún más, nos promete que “todo aquel que en él [Jesús] cree”, recibirá la remisión de los pecados. “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 6:23).

1 Reyes 1:1-27 – Marcos 5:1-20 – Salmo 50:7-15 – Proverbios 14:23-24

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

¿Por qué no pagaste el rescate?

Jueves 29 Abril

En tu mano están mis tiempos; líbrame de la mano de mis enemigos y de mis perseguidores.Salmo 31:15

¿Por qué no pagaste el rescate?

En marzo de 1987, Marco, un niño de ocho años de edad, fue secuestrado y separado violentamente de su familia. Durante diecisiete meses lo mantuvieron escondido en una montaña en Italia, mientras sus secuestradores exigían un rescate de dos millones de dólares. Cuando finalmente la policía lo localizó y se acercaba a la cabaña donde lo tenían prisionero, sus secuestradores lo sacaron de su escondite, lo abandonaron en un sendero de la montaña y le ordenaron que caminara.

La policía lo encontró en ese lugar. El pelo le había crecido hasta los hombros. Alrededor de su muñeca izquierda tenía marcas de la cadena que lo sujetaba a la pared, y llevaba puesta la misma camiseta que tenía el día del secuestro.

Los medios de comunicación informaron sobre la liberación del niño; muchas personas lloraron de la emoción al enterarse de que el pequeño estaba a salvo. Sin embargo, la alegría de la madre se disipó cuando su hijo la miró sin ninguna emoción en sus ojos marrones, y fríamente le preguntó: “¿Por qué no pagaste el rescate? No querías que volviera, ¿verdad?”.

Probablemente los secuestradores le habían dicho que sus padres no lo amaban porque no estaban dispuestos a pagar el rescate. La suma exigida estaba muy por encima de lo que la familia podía pagar, pero los secuestradores habían repetido su mentira tantas veces al chico que este había terminado creyéndoles.

A Dios nunca se le puede hacer la pregunta: “¿Por qué no pagaste el rescate?”, pues él pagó el rescate supremo por nosotros. Nadie puede dudar de Su amor, debido al costo de ese rescate.

Jonás 3-4 – Marcos 4:21-41 – Salmo 50:1-6 – Proverbios 14:21-22

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

Incredulidad fatal

Miércoles 28 Abril

Jesús… nos libra de la ira venidera.1 Tesalonicenses 1:10

(Jesús dijo:) Y no queréis venir a mí para que tengáis vida.Juan 5:40

Creo; ayuda mi incredulidad.Marcos 9:24

Incredulidad fatal

Durante el reinado de Joram (siglo 9 antes de Cristo), el poderoso ejército sirio rodeó a Samaria, capital del norte del reino de Israel, para sitiarla. La hambruna alcanzó así proporciones indescriptibles (2 Reyes 7). Repentinamente, Dios envió un mensaje de esperanza por medio del profeta Eliseo. Este se puede resumir así: mañana habrá alimento en abundancia.

Un oficial del ejército, sobre cuyo brazo el rey de Israel se apoyaba y quien había vivido todo ese sitio muy de cerca, oyó la palabra del profeta. Pero en vez de creer lo que el profeta decía, se burló, diciendo: Si Dios hiciere “ventanas en el cielo”, ¿se cumpliría esta palabra? Para él, librar tan rápido a Samaria de los sirios era imposible.

Pero, como siempre, la Palabra de Dios se cumplió. Dios hizo que los asaltantes escuchasen un ruido de carros y de caballos… Imaginaron que un ejército llegaba y huyeron para salvar su vida, abandonando en su campamento sus caballos y sus provisiones. Al día siguiente, cuando el pueblo salió para saquear el campamento abandonado, el oficial que se había burlado fue pisoteado en la puerta de la ciudad y murió. Aunque vio la liberación, no pudo disfrutar la bendición que Dios había enviado a su pueblo.

Hoy Dios hace anunciar su mensaje de salvación a toda la humanidad: “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo” (Hechos 16:31). ¿Lo creemos o lo ponemos en duda, como lo hizo el oficial del rey? Estimado lector, reciba el Evangelio, para que no sea testigo de la salvación de otros mientras usted mismo sigue perdido.

Jonás 1-2 – Marcos 4:1-20 – Salmo 49:16-20 – Proverbios 14:19-20

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch