Testimonio anónimo de un médico

Martes 6 Diciembre

¿Qué provecho tiene el hombre de todo su trabajo con que se afana debajo del sol?

Eclesiastés 1:3

Haceos bolsas que no se envejezcan, tesoro en los cielos.

Lucas 12:33

Encontré

Testimonio anónimo de un médico

“Generación tras generación, los jóvenes comienzan su actividad llenos de fuerza, de entusiasmo y determinación… luego, unos tras otros, caen en la misma indiferencia y en los mismos defectos de los que los precedieron.

Después de algunos años de vida he notado que todo lo que constituye nuestra vida en la tierra a menudo no es más que apariencia, ilusorio, pasajero… Cuando era joven imaginaba que el objetivo principal de la vida era alcanzar un buen nivel social; luego vi cómo ciertas personas, después de haber alcanzado su ideal, se sintieron decepcionadas de la vida.

Tras descubrir cuán vanas eran las ofertas de este mundo, algo infinitamente más precioso, algo eterno, se impuso a mis pensamientos. Por la fe en Jesucristo encontré algo muy superior a todo lo que mi corazón podía desear. Lo más importante en el mundo, lo que realmente vale la pena, es conocer a Dios y su amor por medio de Jesucristo su Hijo. Conocer a Jesús el Salvador no es una teoría o una filosofía: es la vida, la vida eterna (Juan 17:3). He experimentado que Cristo es una roca sobre la cual puedo construir mi fe. He descubierto que el Espíritu Santo no es solo una influencia, sino una Persona real, viva, activa. Antes me interesaba en las cosas efímeras, ahora mis afectos profundos están anclados en Aquel que creó todas las cosas y que me ama”.

“No me avergüenzo, porque yo sé a quién he creído, y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día” (2 Timoteo 1:12).

Josué 24 – Santiago 5 – Salmo 138:6-8 – Proverbios 29:9-10

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

El hilo de la araña

Lunes 5 Diciembre

Si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis.

Romanos 6:16

Si el Hijo (de Dios) os libertare, seréis verdaderamente libres.

Juan 8:36

El hilo de la araña

Mi profesión me obligaba a viajar frecuentemente. Estas ausencias no agradaban mucho a mi familia. Un día mi pequeña hija tuvo la idea de atarme, para que no pudiera irme. Tomó una bobina de hilo y empezó a desenrollar el hilo mientras me envolvía con él. Después de algunas vueltas se detuvo triunfante y me dijo: “¡Papá, trata de liberarte!”. Yo hubiera podido romper los pocos hilos con la mayor facilidad, pero no quería estropear el júbilo de la niña. Ella dio vueltas nuevamente a mi alrededor con el hilo en la mano. “¿Puedes escapar?”, me preguntó de nuevo. Fingí intentarlo en vano, lo cual la entusiasmó más. Ella continuó atándome, feliz. Al final quise romper mis ataduras, pero ya era demasiado tarde. Lo que al principio era un juego de niños, se convirtió en algo imposible; el número de hilos que me ataban era demasiado grande: “¡Estás atrapado!”, celebraba la niña mientras aplaudía. De buena o mala gana tuve que llamar a mi esposa para que me liberara.

Esta anécdota me recuerda la estrategia de la araña: para neutralizar a su presa, la envuelve en un hilo muy fino pero resistente y bastante largo. Así, finalmente, la inmoviliza completamente.

El diablo también utiliza esta estrategia: poco a poco lleva su presa a tomar hábitos de los cuales no puede liberarse. Al final, cae en adicciones fatales. Pero nunca es demasiado tarde para clamar a Dios y obtener la liberación. “Invócame en el día de la angustia; te libraré, y tú me honrarás” (Salmo 50:15).

Josué 23 – Santiago 4 – Salmo 138:1-5 – Proverbios 29:7-8

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

Vivir la vejez con Dios

Domingo 4 Diciembre

Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento.

Eclesiastés 12:1

Hasta la vejez yo mismo, y hasta las canas os soportaré yo.

Isaías 46:4

Vivir la vejez con Dios

Muchas personas ancianas tienen la impresión de ser inútiles, cosa que les causa gran sufrimiento: “¡Me gustaría tanto ayudar en algo! ¡Pero ya no soy bueno para nada! Soy una carga para mis hijos. No sé por qué el Señor me deja todavía en la tierra…”, dicen algunos.

La vejez a menudo trae su parte de problemas, sus días malos, de los cuales habla la Biblia… Nuestras actividades se ven restringidas, debemos reconocer nuestros límites, cada vez más estrechos; se pierde la independencia; a menudo, a las dificultades físicas se añade una disminución de las facultades mentales como la memoria o la capacidad de reflexionar.

Un creyente del siglo 4, Agustín, escribió: “Para vivir la vejez con tranquilidad es necesario poseer el gozo que da la fe cristiana”. Muchos cristianos han experimentado esto. Es el resultado de una verdadera relación con Dios, la fuente viva de toda consolación. “Él da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas” (Isaías 40:29). Dirige nuestra mirada al que nos salvó, de manera que “aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día” (2 Corintios 4:16).

Nuestra vida está en las manos del Dios Creador y Salvador, el único que tiene el poder y la sabiduría para dejarnos en la tierra o llevarnos con él, ¡cualquiera que sea nuestra edad! Si él desea conservarnos aún con vida, nos asegura su fidelidad: “Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad” (2 Corintios 12:9).

Josué 22:21-34 – Santiago 3 – Salmo 137 – Proverbios 29:5-6

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

La naturaleza aborrece el vacío

Sábado 3 Diciembre

(Dios dijo:) Me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua.

Jeremías 2:13

La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros.

Colosenses 3:16

La naturaleza aborrece el vacío

Esta frase ha atravesado los siglos sin perder su valor. Es atribuida al filósofo griego Aristóteles, e ilustra una ley de la naturaleza, que todo el espacio tiene que estar lleno de algo. El mismo principio se aplica a nuestra vida espiritual.

En Mateo 12:43-45 Jesús habla de una casa que había sido ocupada por un demonio, pero luego este se fue. Barrida y adornada, la casa no permaneció vacía mucho tiempo: demonios más malos que el primero entraron allí.

Cristianos, esta imagen nos muestra que si nuestro corazón no está ocupado del bien, de las cosas del Señor, estará ocupado de otras cosas. Las futilidades que el mundo ofrece, sus goces pasajeros, o peor, todas las impurezas que se propagan a plena luz del día llenarán nuestro corazón.

Si queremos ser preservados del mal y de la corrupción generalizada, debemos pensar en Cristo, en las “cosas de arriba” (Colosenses 3:2), en todo lo que es verdadero, todo lo honesto, justo, puro, amable (Filipenses 4:8). El apóstol Pablo oraba para que Cristo habitara por la fe en el corazón de los creyentes, para que estos fueran “arraigados y cimentados en amor”, y “llenos de toda la plenitud de Dios” (Efesios 3:1719). Su corazón estaba lleno de esto porque él había sido “asido por Cristo” (Filipenses 3:12).

Demos más lugar en nuestra vida al Señor Jesús, quien dijo: “El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él” (Juan 14:23).

Josué 22:1-20 – Santiago 2 – Salmo 136:23-26 – Proverbios 29:3-4

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

Cartas a las iglesias: Tiatira (4)

Jueves 1 Diciembre

(Jesús dijo:) Os daré a cada uno según vuestras obras. Pero a vosotros y a los demás que están en Tiatira, a cuantos no tienen esa doctrina, y no han conocido lo que ellos llaman las profundidades de Satanás, yo os digo: No os impondré otra carga; pero lo que tenéis, retenedlo hasta que yo venga.

Apocalipsis 2:23-25

Cartas a las iglesias: Tiatira (4)

Leer Apocalipsis 2:18-29

Tiatira era una pequeña ciudad famosa por sus tintorerías (el color púrpura en particular) y sus empresas artesanales, sus fiestas, sus sacrificios a los dioses y sus orgías. En esta carta a Tiatira, la más larga de las siete, se habla de una mujer llamada Jezabel. Este nombre nos traslada a un periodo sombrío del Antiguo Testamento: Jezabel, esposa del rey Acab, había introducido en Israel la adoración a los falsos dioses fenicios, Baal y Astarté. De manera similar, en Tiatira, el mundo idólatra y corrompido había entrado en la iglesia y pretendía hablar de parte de Dios.

En la iglesia de Pérgamo algunas personas trataban de desviar a los fieles mediante su enseñanza. Aquí, en Tiatira, una parte de la iglesia había sido seducida y formaba adeptos. De ahí que el apóstol habla de “los demás que están en Tiatira”, que no tienen esta doctrina.

El cristianismo de hoy está fuertemente influenciado por la evolución rápida de un mundo sin Cristo. No nos desanimemos y continuemos trabajando para Dios; examinemos si la enseñanza impartida entre los cristianos que conocemos halla su fuerza en Jesucristo y se basa en su Palabra.

En Tiatira Jesús se presenta como el Hijo de Dios. No es un maestro entre otros. Él nos invita a rechazar todo lo que no es conforme a la Palabra de Dios, y a tener firme lo que hemos recibido de él, hasta que él venga.

(continuará el próximo jueves)

Josué 20 – Colosenses 4 – Salmo 136:1-9 – Proverbios 28:27-28

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

¡Impídaselo!

Miércoles 30 Noviembre

Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en eminencia… Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad. Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos. Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar.

1 Timoteo 2:1-68

¡Impídaselo!

En un pueblo de Bangladesh, una mujer fue a ver a un misionero para pedirle que le prohibiera a su vecino cristiano continuar orando por ella.

 – ¿Cómo sabe que él ora por usted?

 – Pues bien, hasta el presente, adorando las divinidades hinduistas, yo estaba absolutamente tranquila, pero desde algún tiempo no lo estoy. Además, una vez me dijo que él oraba por mi familia, y mis dos hijas y mi hijo se volvieron cristianos. Si él continúa orando, podría hacer que yo también me vuelva cristiana. Es absolutamente necesario que alguien lo detenga…

La Biblia nos dice: “Orad unos por otros… La oración eficaz del justo puede mucho. Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y oró fervientemente para que no lloviese, y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses. Y otra vez oró, y el cielo dio lluvia, y la tierra produjo su fruto” (Santiago 5:16-18).

“El Señor está cerca. Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús” (Filipenses 4:5-7).

Josué 19 – Colosenses 3 – Salmo 135:15-21 – Proverbios 28:25-26

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

Antes de la catástrofe

Martes 29 Noviembre

¿Cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande?

Hebreos 2:3

(Jesús dijo:) La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da.

Juan 14:27

Antes de la catástrofe

Un aviso humorístico advierte a los vecinos de una central nuclear sobre el peligro al cual están expuestos. El dibujo representa un cartel con este título: “En caso de alerta atómica”; debajo del cartel hay un pequeño armario de cristal, un martillo para romper el vidrio, y en el armario… una Biblia.

A este dibujo le falta un comentario: Demasiado tarde. La Biblia no es el libro para más tarde, ni una clase de manual para sobrevivir después de una gran catástrofe; es el libro que necesitamos leer hoy. Su mensaje es para ahora. Es un mensaje de amor, de verdad; es un mensaje urgente, porque la muerte puede venir en cualquier momento; hoy es necesario, sin más espera, prepararse para encontrar a Dios. ¡Cuántas personas son negligentes y dejan esta decisión para más tarde! El “más tarde” puede convertirse en un “demasiado tarde”.

No espere la jubilación, ni la cuarta edad. ¿La alcanzará usted? Y si la alcanza, ¿tendrá suficiente lucidez mental para poner en orden con Dios el tema de la suerte eterna de su alma?

¿Cómo se presentará usted delante de Dios? ¿En paz, porque Jesús le ha dado su paz, o cargado con el peso de todos sus pecados? Hoy es el día de salvación; hoy debe confesarle sus pecados, aceptar su gracia y recibir la vida eterna: esa es la “salvación tan grande”. Es ofrecida a todos los que creen que Jesús hizo la paz por medio de su sacrificio en la cruz.

Él no solo le dará la certeza de una felicidad futura y eterna, sino que desde ahora le permitirá disfrutar una paz y un gozo que el mundo no puede darle.

Josué 18 – Colosenses 2 – Salmo 135:8-14 – Proverbios 28:23-24

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

¿Qué hará usted cuando llegue el fin?

Lunes 28 Noviembre

¿Qué, pues, haréis cuando llegue el fin?

Jeremías 5:31

Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones.

Hebreos 3:15

¿Qué hará usted cuando llegue el fin?

El primer versículo se halla en medio de una larga acusación de Dios contra Jerusalén, escrita hace 2600 años por el profeta Jeremías. Durante mucho tiempo los habitantes de esta ciudad se habían rebelado contra el Señor y no habían escuchado sus advertencias. Por eso la hora del juicio había llegado. Una nación lejana invadiría la ciudad y deportaría su población (Jeremías 5:15-19). ¿Qué haréis cuando llegue el fin? Esta pregunta suena como un último llamado, una última invitación a reflexionar y a volverse a Dios. Pero en su época esta pregunta permaneció sin respuesta, y algunos años más tarde el rey de Babilonia ejecutó el juicio anunciado (2 Reyes 25; hacia el año 588 antes de Cristo).

Nuestra civilización está a punto de hundirse en el caos moral. Todos los días se descubren nuevos escándalos, la corrupción toca todos los ámbitos de la sociedad. Pero “Dios no puede ser burlado” (Gálatas 6:7). Él es paciente, pero la Biblia nos dice que “ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos” (Hechos 17:31). Este hombre es Jesucristo. Sin embargo, él no quiere ser un día nuestro juez; al contrario, quiere librarnos del juicio. Incluso sufrió en nuestro lugar la ira del Dios santo para que esta ira nunca caiga sobre nosotros. Depende de nosotros confesar nuestros pecados, creer en él y aceptar su gracia.

No espere más, de lo contrario, ¿qué hará cuando llegue el fin?

Josué 16-17 – Colosenses 1:15-29 – Salmo 135:1-7 – Proverbios 28:21-22

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

El infierno (2): la segunda muerte

Domingo 27 Noviembre

Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre estos… Fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.

Apocalipsis 20:614-15

El infierno (2): la segunda muerte

En el Apocalipsis, el libro de los juicios, una tercera expresión designa el infierno: “la segunda muerte”. ¿Qué significa esto? Todos los seres humanos están destinados a morir una vez. Dios había advertido a Adán que si desobedecía, moriría (Génesis 2:17). Adán desobedeció, y desde entonces la muerte es el fin terrenal inevitable de todo hombre. Y después de la muerte viene el juicio, de manera inapelable (Hebreos 9:27), pero no para los creyentes (Juan 5:24). La muerte no es el fin de la existencia, todos los hombres resucitarán.

 – Para los que han puesto su confianza en Jesús, será una “resurrección de vida”, la vida eterna en el cielo con su Salvador.

 – Para los otros, cuyo nombre no se halla inscrito “en el libro de la vida”, será una “resurrección de condenación” (Juan 5:29), es decir, irán al infierno, donde “sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor” (2 Tes. 1:9). Esta es “la segunda muerte”.

Dios es justo, recto, y advierte a cada uno. En el día del juicio nadie podrá quejarse de haber sido tomado por sorpresa. Dios invita a todos los hombres a aceptar su gracia, por la fe en Jesús. En la cruz, Jesús sufrió la ira de Dios en nuestro lugar. El que cree en el Señor Jesús y en su sacrificio tiene su nombre inscrito en el libro de la vida. Rechazar esta gracia es exponerse a “una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios (de Dios)” (Hebreos 10:27). Tome la decisión de los “bienaventurados”.

Josué 15 – Colosenses 1:1-14 – Salmo 134 – Proverbios 28:19-20

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

El infierno (1): su realidad

Sábado 26 Noviembre

(El) fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.

Mateo 25:41

¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno?

Mateo 23:33

Jesús… nos libra de la ira venidera.

1 Tesalonicenses 1:10

El infierno (1): su realidad

Este es un tema desagradable, pensará usted. Y es cierto. Pero este calendario no se hizo para presentar una colección de textos agradables; se trata de exponer el mensaje bíblico que Dios dirige a todos. La palabra “infierno”, también traducida por “gehena”, aparece varias veces en la Biblia, y no podemos ignorarla. Abordamos este tema a la luz de la Palabra de Dios, con el deseo sincero de que ninguno de nuestros lectores conozca los tormentos del infierno.

A menudo escuchamos la expresión: ¡“Es el infierno”!, para designar un momento especialmente doloroso de la vida cotidiana. Pero el infierno es una realidad mucho más aterradora que las peores dificultades que podemos imaginar. ¡Es una realidad futura, eterna y definitiva!

Jesús emplea diferentes imágenes para hablar del infierno, en especial: “las tinieblas de afuera” y el “fuego eterno” (Mateo 25:3041). Estas contienen un significado terrible, mezclando sufrimientos extremos con el alejamiento definitivo de Dios. Es el lugar del castigo eterno, un lugar muy real donde un día serán lanzadas todas las criaturas, angelicales o humanas, que hayan despreciado a Dios y preferido vivir sin él.

Esto debe hacernos reflexionar, pero no desesperarnos, porque el infierno ha sido preparado para Satanás y sus ángeles. Allí solo serán lanzados los hombres que durante su vida hayan despreciado la gracia que Dios ofrece. ¡Dios tiene otro plan para cada uno de nosotros! Él dio a su Hijo Jesucristo para salvar eternamente a los que creen en él.

(mañana continuará)

Josué 14 – Hebreos 13 – Salmo 133 – Proverbios 28:17-18

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch