¡Primero abra su Biblia!

Lunes 24 Enero

Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino.Salmo 119:105

Ella es mi consuelo en mi aflicción, porque tu dicho me ha vivificado.Salmo 119:50

¡Primero abra su Biblia!

Durante un estudio bíblico con un grupo de jóvenes, dejé mi reloj encima de la mesa. Cuando llegué a casa, ¡no tenía el reloj! Al día siguiente, cuando vi a los jóvenes, les pregunté si lo habían encontrado. No hubo respuesta, pero sí un gran silencio… Saqué mi Biblia de mi bolso y… ¡ahí estaba mi reloj, entre dos páginas! “Disculpen, ya lo tengo”. El ambiente se relajó; con humor y una gran sonrisa, una joven me dijo desde su silla: “¡Siempre hay que abrir primero nuestra Biblia!”.

Esta anécdota puede ayudarnos a reflexionar de forma útil. ¿Nuestra vida cotidiana está basada en la enseñanza de la Biblia? Es más, cuando algo va mal, ¿nuestro primer reflejo es recordar lo que ella nos enseña sobre ese tema? Y cuando estamos angustiados, cuando dudamos, cuando no sabemos qué hacer, ¿abrimos primero nuestra Biblia?

“Lámpara es a mis pies tu palabra”, escribió el autor del Salmo 119. Y, en otro versículo, “tu dicho me ha vivificado”. No se trata de leer la Biblia como un código de buena conducta, como un libro “mágico”, sino que ella es el camino para encontrar a Dios o permanecer en relación con él.

¡El creyente necesita permanentemente a Dios! Dios viene a mi encuentro, me habla. Lo hace mediante su Espíritu, que actúa en mí por medio de su Palabra. El Espíritu Santo me hace tomar conciencia de mi estado y me muestra si algo no está bien en mi vida de creyente, si hay algo que debo abandonar o que tengo que cambiar. Por otro lado, cuando estoy en un camino que agrada a Dios, me anima a perseverar.

Génesis 27 – Mateo 15:21-39 – Salmo 16:7-11 – Proverbios 4:20-27

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

Vida en abundancia

Domingo 23 Enero

(Jesús dijo:) Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. Yo soy el buen pastor.Juan 10:10-11

Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.1 Pedro 5:7

Vida en abundancia

Un carcelero había encontrado abiertas todas las puertas de la cárcel. Estaba desesperado, a punto de quitarse la vida, cuando uno de sus prisioneros, el apóstol Pablo, gritó con una fuerte voz: “No te hagas ningún mal, pues todos estamos aquí”. Entonces el hombre hizo una pregunta: “¿Qué debo hacer para ser salvo?” (Hechos 16:2830). Su angustia como guardia que había fallado ya no le importaba, sino que se veía pecador ante Dios. La breve y simple respuesta a su pregunta fue inmediata: “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa” (Hechos 16:31). Por un lado estaba la necesidad fundamental de vivir, y por el otro la simple invitación a creer que Dios quiere dar la vida eterna. Si continuamos leyendo este relato, vemos cómo el carcelero respondió a esta propuesta y se convirtió. ¡A partir de ese momento su vida cambió!

Aún hoy, muchas personas desesperadas quieren acabar con su vida. Las estadísticas muestran que, en Francia, por ejemplo, el suicidio es una de las principales causas de mortalidad entre los jóvenes. Para Dios no hay casos perdidos. Él ofrece a todos una solución para empezar de nuevo y tener una vida feliz a su lado: creer en su Hijo Jesucristo, quien dio su vida para darnos el perdón de Dios y la vida eterna, una vida “en abundancia”. No nos promete una vida sin preocupaciones, sin pruebas, sin lágrimas, pero sí promete estar a nuestro lado. Nos pide poner en sus manos todo lo que nos carga. Podemos dejar que él nos lleve en sus brazos y saborear su amor inagotable.

Génesis 26 – Mateo 15:1-20 – Salmo 16:1-6 – Proverbios 4:14-19

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

El gozo cristiano

Sábado 22 Enero

Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían.Hechos 16:25

Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos! Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca.Filipenses 4:45

El gozo cristiano

“Regocijaos en el Señor siempre”. Este consejo parece poco realista… La palabra “siempre”, ¿no sobra en el texto? Hay momentos en la vida del cristiano en los que el gozo es normal y espontáneo. Pero también hay momentos de enfermedad, sufrimientos, duelo, persecuciones, preocupaciones de todo tipo… Regocijarse en tales situaciones parece sobrehumano.

Sin embargo, lo que nos hace reflexionar es que quien escribió estas palabras fue un hombre perseguido, prisionero en Roma, detenido en su actividad para el Señor, separado de sus amigos cristianos. Los creyentes de la ciudad de Filipos, a quien dirigió este mensaje, recordaban que cuando fueron por primera vez a esa ciudad, el apóstol Pablo y su compañero Silas, encarcelados, heridos, maltratados, cantaban alabanzas a Dios (Hechos 16:25). Es una bella manifestación del verdadero gozo cristiano que no depende de las circunstancias de la vida, sino de la intimidad con el Señor.

Nuestras circunstancias cambian, y a veces oscurecen nuestras alegrías terrenales, pero el Señor nunca cambia. Si nuestro gozo tiene su fuente en él, puede resistir las peores tormentas. ¡Cuántos mártires lo demostraron desde el principio del cristianismo! Su Señor los invitaba a poner su mirada en él, “el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios” (Hebreos 12:2).

El gozo del cristiano no es superficial ni débil, sino profundo, tranquilo e inalterable.

Génesis 25 – Mateo 14:13-36 – Salmo 15 – Proverbios 4:10-13

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

¿Quiénes son los invitados?

Viernes 21 Enero

¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman?Santiago 2:5

Vé pronto por las plazas y las calles de la ciudad, y trae acá a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos… Vé por los caminos y por los vallados, y fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa.Lucas 14:2123

¿Quiénes son los invitados?

Leer Lucas 14:15-24

Un hombre organizó una gran cena e invitó a mucha gente. Cuando llegó la hora indicada, nadie se presentó; cada uno de los invitados dio una excusa. Entonces el hombre envió a su siervo a buscar por todos los rincones de la ciudad a los pobres, los mendigos y los ciegos.

Por medio de esta parábola Jesús ilustra la invitación que hace a cada persona a entrar en el reino de Dios. ¿Quiénes son esos invitados de última hora? Es gente que ha sufrido en la vida, que ha recibido graves heridas físicas o morales, que a menudo se siente extranjera en medio de los demás. Quizá los llamemos personas marginales, náufragos de la vida.

¿Somos conscientes de que no somos mejores que ellos? Pero Dios cuida de esa sociedad marginada que nos cuesta aceptar. ¿Seremos más selectivos que él, nosotros que tenemos la inmensa felicidad de conocerlo? “El camino más corto para acercarse al que sufre pasa por Cristo”, escribió alguien. Siguiendo el ejemplo de Jesús podemos tender la mano a los que no tienen nada, mostrándoles que Dios es el refugio donde pueden abrigarse los que se sienten excluidos. El apóstol Pablo nos interpela: “Conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos” (2 Corintios 8:9).

¿Deseamos parecernos a él un poco más?

Génesis 24:33-67 – Mateo 13:44-14:12 – Salmo 14 – Proverbios 4:7-9

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

Jóvenes, ¡manténganse firmes! (4)

Jueves 20 Enero

Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos. 1 Corintios 16:13(Jesús dijo:) Retienes mi nombre, y no has negado mi fe… Pero lo que tenéis, retenedlo hasta que yo venga Apocalipsis 2:1325

Jóvenes, ¡manténganse firmes! (4)

 – Rechacen los modelos presentados en las revistas, la radio, la televisión, el internet; estos hablan de amor, pero piensan en libertinaje y conducen a la ruina moral.

Aférrense al modelo por excelencia, Jesucristo, el Hijo de Dios. Él, quien es puro y santo, mostró en su vida y a través de su enseñanza lo que es el verdadero amor al prójimo.

 – Rechacen a los que seducen mediante señales y milagros que no son bíblicos.

Aférrense al mayor de los milagros: el sacrificio de Jesucristo, quien dio su vida en la cruz para salvarnos, y quien al tercer día resucitó de los muertos para justificarnos.

 – Rechacen el misticismo, que insinúa que en ustedes vive un “destello de divinidad”.

Aférrense al hecho de que el corazón humano está totalmente corrompido y perdido, pero que la salvación depende solo de la gracia de Dios.

 – Rechacen la cultura de la diversión, tan extendida incluso entre los cristianos. No escuchen a los que hablan de Dios con ligereza.

Aférrense a Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, quien es a la vez santo y justo, amor y misericordia. ¡Él es digno de recibir todo el honor y la adoración!

 – Rechacen la confusión religiosa que viene de la influencia del mundo y de doctrinas no bíblicas en el cristianismo.

Aférrense a lo único verdadero: ¡la Biblia, Jesús, la gracia, la fe!

Génesis 24:1-32 – Mateo 13:24-43 – Salmo 13 – Proverbios 4:1-6

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

Jóvenes, abran los ojos, ¡los están engañando! (3)

Miércoles 19 Enero

Es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos… Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz. Romanos 13:11-12

Te alumbrará Cristo.Efesios 5:14

Jóvenes, abran los ojos, ¡los están engañando! (3)

Se les dice: “Interésense en el ocultismo, la magia, la brujería, el esoterismo, ¡tendrán una fuerza y poderes sobrenaturales!”.

 – La Biblia dice: “No sea hallado en ti quien… practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos. Porque es abominación para con el Señor cualquiera que hace estas cosas” (Deuteronomio 18:10-12).

Se les dice: “Vayan a donde encuentren señales y milagros, donde hay revelaciones y visiones, donde tendrán experiencias muy especiales”.

 – La Biblia dice: “No creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo. En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios” (1 Juan 4:1-3). “Porque se levantarán falsos cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos” (Mateo 24:24).

Se les dice: “¡Serán felices si dan rienda suelta a todos sus deseos, a todos sus impulsos!”.

 – La Biblia dice: “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios” (Mateo 5:8). “Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios” (Hebreos 13:4).(mañana continuará)

Génesis 23 – Mateo 13:1-23 – Salmo 12 – Proverbios 3:32-35

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

Jóvenes, abran los ojos, ¡los están engañando! (2)

Martes18 Enero

Velad debidamente, y no pequéis; porque algunos no conocen a Dios; para vergüenza vuestra lo digo.
1 Corintios 15:34
Jóvenes, abran los ojos, ¡los están engañando! (2)
A ustedes, jóvenes, se les dice: “¡Acéptense como son, vivan como les parezca; que cada uno siga su estilo y su cultura!”.

 – La Biblia dice: “… que amonestéis a los ociosos” (1 Tesalonicenses 5:14). “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios. Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios” (1 Corintios 6:9-11).

Se les dice: “¡Estén unidos, pues todas las religiones valen!”.

 – La Biblia dice: “Yo soy el Señor tu Dios… No tendrás dioses ajenos delante de mí” (Éxodo 20:2-3). “¿No tenemos todos un mismo padre? ¿No nos ha creado un mismo Dios?” (Malaquías 2:10).

Jesús, el Hijo de Dios, dijo: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6).

Se les dice: “¡Todos los hombres son hijos de Dios, pues Dios vive en cada uno!”.

 – La Biblia dice: “A todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre (y solamente a ellos) les dio potestad de ser hechos hijos de Dios” (Juan 1:12). Jesucristo “vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen” (Hebreos 5:9).

(mañana continuará)
Génesis 22 – Mateo 12:38-50 – Salmo 11 – Proverbios 3:27-31

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

Jóvenes, abran los ojos, ¡los están engañando! (1)

Lunes 17 Enero

El Señor me… despertará mañana tras mañana, despertará mi oído para que oiga como los sabios.Isaías 50:4

Jóvenes, abran los ojos, ¡los están engañando! (1)

A ustedes, jóvenes, se les dice: “¡Sean tolerantes, no critiquen! Sean positivos, amplíen el campo de su conciencia por medio de la meditación, las técnicas mentales, e incluso la droga…”.

 – La Biblia dice: “Sed, pues, sobrios, y velad en oración” (1 Pedro 4:7). “Vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar” (1 Pedro 5:8).

Se les dice: “¡Escuchen música pesada, aumenten el volumen y se sentirán bien!”.

 – La Biblia dice: “En descanso y en reposo seréis salvos; en quietud y en confianza será vuestra fortaleza” (Isaías 30:15). “La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros… cantando con gracia en vuestros corazones… cánticos espirituales” (Colosenses 3:16).

Se les dice: “¡Escúchense a sí mismos! ¡Descubrirán la verdad en sí mismos!”.

 – La Biblia dice: “Del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias. Estas cosas son las que contaminan al hombre” (Mateo 15:19-20). “Yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien” (Romanos 7:18).

Se les dice: “¿Por qué se les habla de pecados? ¡Solo se trata de errores, deslices, accidentes, mala suerte! El bien, el mal, todo es relativo…”.

 – La Biblia dice: “Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz” (Isaías 5:20).(mañana continuará)

Génesis 21 – Mateo 12:1-37 – Salmo 10:12-18 – Proverbios 3:21-26

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

El abandono del Calvario

Domingo 16 Enero

Cerca de la hora novena, Jesús clamó a gran voz, diciendo… Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?Mateo 27:46

El abandono del Calvario

En el monte Gólgota, fuera de las murallas de Jerusalén, había tres cruces erguidas. Allí tres condenados iban a morir. De repente, y durante tres horas, las tinieblas cayeron sobre esa escena. Allí Jesús, en la cruz, cargado con nuestros pecados, sufrió el juicio del Dios santo para expiarlos. Al final, un gran clamor rompió la oscuridad opresora: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”. ¡Estas palabras fueron pronunciadas por el Hijo muy amado de Dios, aquel que siempre había agradado al Padre! Allí, solo, abandonado por Dios, clamó: ¡“Dios mío, Dios mío”! ¡Qué sublime llamado ante un “porqué” insondable!

Durante su vida aquí en la tierra, Jesús siempre habló a Dios diciéndole “Padre”. Algunas horas antes, en Getsemaní, todavía dijo: “Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa” (Mateo 26:39). Y desde la cruz también oró a él diciendo: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”. Sin embargo, en el momento del abandono, dijo: “Dios mío”.

¿Por qué? La cuestión del bien y del mal permanecía sin respuesta desde la desobediencia de Adán. Pero en el Calvario, Jesús, el Hombre sin pecado, llevó el castigo divino que nuestros pecados merecían. Él, el “compañero” de Dios, debía ser golpeado por la espada de la justicia divina durante esas tres horas tenebrosas (Zacarías 13:7). En la cruz, “Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios” (1 Pedro 3:18).

La intensidad de estos sufrimientos es proporcional a la grandeza de la gracia divina hacia mí, pecador. ¡Qué inmenso precio pagó mi Salvador durante esas horas de abandono!

Génesis 20 – Mateo 11 – Salmo 10:1-11 – Proverbios 3:19-20

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

Una apariencia engañosa

Viernes 14 Enero

Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar.1 Pedro 5:8… que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones.2 Corintios 2:11

Una apariencia engañosa

El “gecko cola de hoja satánico” es un pequeño reptil que vive en Madagascar. Debe su nombre a su capacidad para camuflarse. Su cola tiene la forma y el color de una hoja muerta, lo que le permite pasar desapercibido ante la mirada de sus enemigos o de sus presas, en el suelo o en una rama. Esta estrategia nos recuerda la manera de actuar de Satanás.

Muchos de nuestros contemporáneos no creen en la existencia de Satanás, e incluso se ríen de él, pero la Biblia lo llama el “padre de mentira” (Juan 8:44), “el maligno”, “el cual engaña al mundo entero” (Apocalipsis 12:9). Lo describe como mentiroso y engañador, que arrastra tras sí a todo el que se deja atrapar por sus artimañas. Lo que propone parece bonito y atractivo, pero en realidad son trampas muy bien elaboradas y extremadamente eficaces.

La Palabra de Dios también lo llama “el príncipe de este mundo” (Juan 16:11). Satanás conoce muy bien la naturaleza humana, emplea nuestras codicias para llevarnos a hacer el mal, a desobedecer a Dios. Esto fue lo que hizo en el huerto de Edén, con Adán y Eva.

Es importante que el creyente nunca tome a la ligera a Satanás, “el enemigo”, el especialista de la mentira, “pues no ignoramos sus maquinaciones”. Se volvió experto en el disfraz, tanto para atraer como para hacer que lo olviden. Pero Satanás fue vencido por Cristo en la cruz (Colosenses 2:15), incluso si todavía sigue activo y trata de buscar a quién devorar. El cristiano que vive con Cristo, su Salvador, no debe temerle (Romanos 8:38-39).

Génesis 18 – Mateo 10:1-25 – Salmo 9:11-14 – Proverbios 3:13-15

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch