//
Inicio

Última Entrada.

Deseos de bendición

DÍA 32

Salmo 20

Dosis: Ayuda divina

Deseos de bendición

“Que el SEÑOR te responda cuando estés angustiado; que el nombre del Dios de Jacob te proteja. Que te envíe ayuda desde el santuario; que desde Sión te dé su apoyo. Que se acuerde de todas tus ofrendas; que acepte tus holocaustos”. (Salmo 20:1–3) (NVI)

¿Qué palabras le dices a alguien que está sufriendo un gran conflicto o librando una batalla personal?

¿Cómo consuelas a una amiga en necesidad? ¿Cómo la animas? Esta es una preciosa oración que expresa los mejores deseos y la forma de acercarse a Dios a pedirle socorro.

Muchos coinciden en afirmar que este salmo provenía de alguna circunstancia bélica. Tal vez era una oración que se decía antes que el rey fuera a la batalla. Parece ser que el pueblo se congregaba en el Templo para desearle triunfo al rey y pedir la intervención divina.

Imagino el ánimo que daban al rey estas palabras. Luego de escucharlas, la seguridad del triunfo no radicaba en su pericia militar, sino en la certeza que Dios estaría con él en medio de la batalla, pues el pueblo alimentaba su fe de esta manera: “Ahora sé que el SEÑOR salvará a su ungido, que le responderá desde su santo cielo y con su poder le dará grandes victorias. Éstos confían en sus carros de guerra, aquéllos confían en sus corceles, pero nosotros confiamos en el nombre del SEÑOR nuestro Dios. Ellos son vencidos y caen, pero nosotros nos erguimos y de pie permanecemos.

Notemos las convicciones del salmista: en primer lugar tiene la seguridad que Dios responde cuando estamos en angustia. Que Dios mismo es quien nos protege, que así como protegió a Jacob y a su pueblo, puede hoy protegernos a nosotras. Que Él tiene diversas formas de enviarnos ayuda y apoyo. Que Dios responde cuando depositamos en Él nuestra confianza. ¡Y nos dará grandes victorias!

Si estas son también nuestras convicciones daremos esperanza y consuelo al que sufre. El día de ayer escuchaba a un hombre sumamente atribulado. Estaba luchando una batalla personal con la culpa, la depresión y la angustia. Gigantes emocionales con los cuales es muy difícil lidiar. Estoy segura que sólo Dios puede librarlo y elevo esta misma oración por él esta mañana. Para que el Padre le envíe el socorro, la ayuda y el consuelo que necesita desde su santuario celestial.

Oración: Señor enséñame a orar por el que está en angustia y ayúdame a guiarlo a confiar en ti. Amén.

De Vergara, P. A., de Vera, A. D., & Harris, K. O. (2012). Isha-Salmos: Una dosis diaria de fe para ti. (P. A. de Vergara, Ed.) (Primera Edición, p. 47). Lima, Perú: Ediciones Verbo Vivo.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.024 seguidores

Archivos

Categorías

Alimentemos El Alma Auido

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: