¿ES TENER MENTE ESTRECHA CREER QUE LA VERDAD ESTÁ SOLAMENTE EN UNA RELIGIÓN?

Autor: Norman Geisler

¿ES TENER MENTE ESTRECHA CREER QUE LA VERDAD ESTÁ SOLAMENTE EN UNA RELIGIÓN?

a1

El cristianismo no pretende decir que no haya nada de verdad en los libros de otras religiones no cristianas. Se limita a afirmar que la Biblia es verdad y que todo lo que la contradiga es falso. Hay muchas cosas buenas y verdaderas en las religiones no cristianas. Por ejemplo, Confucio dijo: «No hagas a otros lo que no quieras que te hagan a ti», que algunos llaman la regla de oro negativa. Esto en nada contradice la regla de oro de Jesús, expresada afirmativamente: «Así que en todo traten ustedes a los demás tal y como quieren que ellos los traten a ustedes. De hecho, esto es la ley y los profetas» (Mateo 7:12). El budismo y la mayoría de las religiones también coinciden con el cristianismo en enseñar que debemos respetar a nuestros padres y que matar a otros está mal. El cristianismo no enseña que solo la Biblia contenga la verdad sino que se limita a afirmar que la Biblia es verdad y que todo lo que contradiga lo que dice es falso, porque dos cosas contradictorias no pueden ser ambas verdad.

© 2003 por Ravi Zacharias y Norman Geisler

¿POR QUÉ LOS LIBROS SAGRADOS DE OTRAS RELIGIONES NO PUEDEN TENER ORIGEN DIVINO?

Autor: Norman Geisler

¿POR QUÉ LOS LIBROS SAGRADOS DE OTRAS RELIGIONES NO PUEDEN TENER ORIGEN DIVINO?

a1En nuestra sociedad multicultural y pluralista, la gente suele creer que todas las religiones son verdaderas. «¿Por qué suponer que solo el libro sagrado de una religión proviene de Dios?», preguntan. «¿Por qué no habrían de representar todos los libros la verdad?».

Pues porque enseñan cosas contradictorias, y la contradicción no puede ser verdad. Por ejemplo, si George Washington fue el primer presidente de los Estados Unidos de América, entonces no puede ser también verdad que Thomas Jefferson haya sido el primer presidente del mismo país.

De manera similar, si la Biblia declara que Jesús murió en una cruz y que resucitó corporalmente de entre los muertos al tercer día (cf. 1 Corintios 15:1,6) y el Corán enseña que esto no fue así (cf. Sura 4:157), ambos libros no pueden ser verdad con respecto a esta enseñanza crucial. Uno de éstos comete un error. Además, si los escritos de Joseph Smith enseñan que hay muchos dioses (politeísmo), como así lo hacen, y la Biblia declara que hay solo un Dios, como lo afirma (cf. Deuteronomio 6:4; 1 Corintios 8:4), ambos libros no podrían estar diciendo la verdad. Si la Biblia dice la verdad, Smith está equivocado; si él está en lo cierto, es la Biblia la que se equivoca. Por supuesto, hay algunas verdades en estos libros sagrados que no contradicen la Biblia, pero aquellos pasajes que sí lo hacen no pueden ser verdad.

 

© 2003 por Ravi Zacharias y Norman Geisler

¿CÓMO SALEN EVALUADOS LOS AUTORES BÍBLICOS CUANDO SE LOS SOMETE A ESTE TIPO DE PRUEBAS?

Autor: Norman Geisler

¿CÓMO SALEN EVALUADOS LOS AUTORES BÍBLICOS CUANDO SE LOS SOMETE A ESTE TIPO DE PRUEBAS?

a1

Están a la altura de estas pruebas. De hecho, fueron quienes determinaron las pruebas anteriormente mencionadas. Una de las pruebas más claras y definitivas era la capacidad de realizar milagros para respaldar sus anuncios. Moisés los realizó para confirmar que era enviado de Dios (d. Éxodo 4-12).

Los apóstoles también los realizaron (d. Mateo 10:1-8), así como Jesús (d. Juan 3:2; 20:30; Hebreos 2:3-4). Pablo se valió de milagros para probar que también era apóstol de Dios, cuando dijo: «Las marcas distintivas de un apóstol, tales como señales, prodigios y milagros, se dieron constantemente entre ustedes» (2 Corintios 12:12).

© 2003 por Ravi Zacharias y Norman Geisler

¿CUÁLES SON LAS PRUEBAS PARA IDENTIFICAR A UN FALSO PROFETA?

Autor: Norman Geisler

¿CUÁLES SON LAS PRUEBAS PARA IDENTIFICAR A UN FALSO PROFETA?

a1La Biblia señala que hay varias pruebas para discernir a los falsos profetas. En los siguientes pasajes menciono solo algunas de estas pruebas.

En el libro de Deuteronomio, Moisés declara:

«Cuando en medio de ti aparezca algún profeta o visionario, y anuncie algún prodigio o señal milagrosa, si esa señal o prodigio se cumple y [1] él te dice: “Vayamos a rendir culto a otros dioses”, dioses que no has conocido, no prestes atención a las palabras de ese profeta o visionario. El Señor tu Dios te estará probando para saber si lo amas con todo el corazón y con toda el alma» (Deuteronomio 13:1,3, é.a).

» Nadie entre los tuyos deberá [2] sacrificar a su hijo o hija en el fuego; [3] ni practicar adivinación, [4] brujería o [5] hechicería; [6] ni hacer conjuros, [7]servir de médium espiritista ([8] agorero o [9] mago) o [10] consultar a los muertos.

» Pero el profeta que se atreva a hablar en mi nombre y diga algo que yo no le haya mandado decir, morirá. La misma suerte correrá el profeta que [11] hable en nombre de otros dioses.

»Tal vez te preguntes: “¿Cómo podré reconocer un mensaje que no provenga del Señor?” [12] Si lo que el profeta proclame en nombre del Señor no se cumple ni se realiza, será señal de que su mensaje no proviene del Señor. Ese profeta habrá hablado con presunción. No le temas». (Deuteronomio 18:10-11, 20-22, é.a).

La Biblia también condena a los que recurren a la [13] astrología (cf. Éxodo 22: 18; Levítico 19:26,31; 20:6; Jeremías 27:9; Ezequiel 13:7,18).

En el Nuevo Testamento, Pablo aumentó esta lista con las siguientes instrucciones a Timoteo:

«El Espíritu dice claramente que, en los últimos tiempos, algunos [14] abandonarán la fe para seguir a [15] inspiraciones engañosas y doctrinas diabólicas. Tales enseñanzas provienen de [16] embusteros hipócritas, que tienen la conciencia encallecida. [17] Prohíben el matrimonio y [18] no permiten comer ciertos alimentos que Dios ha creado para que los creyentes, conocedores de la verdad, los coman con acción de gracias» (1 TImoteo 4:1-3, é.a)

Pablo usó otra prueba cuando dijo: «[19] Pero aun si alguno de nosotros o un ángel del cielo les predicara un evangelio distinto del que les hemos predicado, ¡que caiga bajo maldición!» (Gálatas 1:8, é.a).

Por último, tenemos el siguiente pasaje de Juan:

«Queridos hermanos, no crean a cualquiera que pretenda estar inspirado por el Espíritu, sino sométanlo a prueba para ver si es de Dios, porque han salido por el mundo muchos falsos profetas. [20] En esto pueden discernir quién tiene el Espíritu de Dios: todo profeta que reconoce que Jesucristo ha venido en cuerpo humano, es de Dios; todo profeta que no reconoce a Jesús, no es de Dios sino del anticristo. Ustedes han oído que este viene; en efecto, ya está en el mundo» (1 Juan 4:1-3, é.a).

© 2003 por Ravi Zacharias y Norman Geisler

¿PASARÍAN LAS PREDICCIONES DE NOSTRADAMUS LAS PRUEBAS DE UN VERDADERO PROFETA?

Autor: Norman Geisler

¿PASARÍAN LAS PREDICCIONES DE NOSTRADAMUS LAS PRUEBAS DE UN VERDADERO PROFETA?

a1Sus vaticinios distan mucho de ser sobrenaturales. Son generales, vagos y es fácil encontrarles una explicación puramente natural.

Profecías falsas. Una de las señales claras de los falsos profetas es que sus profecías son falsas «¿Cuáles son las pruebas para identificar a un falso profeta?» Si sus profecías se toman literalmente, muchas son falsas. Si no se toman literalmente, entonces pueden significar muchas cosas y se adaptan a diferentes «cumplimientos». Como lo expresó el experto en apologética, John Ankerberg: «Es innegable que Nostradamus realizó numerosas profecías falsas».

Predicciones vagas. La gran mayoría de sus vaticinios son tan ambiguos y vagos que se prestan a cualquier tipo de cumplimiento. Consideremos el siguiente: «La guadaña junto al lago, en conjunción con Sagitario en el punto más alto de su ascendente (enfermedades, hambrunas y muerte por militares), el siglo o la era se aproximan a su renovación» (Siglo I, verso 6). Las posibles interpretaciones son interminables. La predicción puede entenderse de tantas maneras y con un espectro tan amplio de posibilidades que, sin duda, sucederá algo en el futuro que pueda adaptarse a la predicción para que esta, en retrospectiva, pareciera como sobrenatural.

Predicciones entendidas solo después de que sucedió el hecho. El mismo Nostradamus reconoció que sus predicciones se redactaron de manera tal que «de ningún modo se pudieran entender hasta que fueran interpretadas después de los acontecimientos y a raíz de éstos». Pero no hay nada milagroso ni sobrenatural en leer el cumplimiento de una profecía cuyo significado nunca se entendió claramente hasta tanto supuestamente se haya cumplido. No se ha probado la autenticidad de ninguna predicción de Nostradamus, lo que indica claramente que se trataba de un falso profeta o que no tenía ninguna intención de estar, efectivamente, haciendo predicciones.

Fuentes confesadamente ocultas y demoníacas. Nostradamus admitió su inspiración demoníaca cuando escribió: «La décima de las calendas de abril provocada por personas malvadas; la luz se extinguió, la asamblea diabólica buscaba los huesos del diablo (damant es demonio) según Psellos». Andre Lamont, autor de Nostradamus Sees All [Nostradamus ve todo], comentó lo siguiente: «La utilización de demonios o ángeles negros estaba recomendada en los antiguos escritos sobre magia. Consideraban que estos tenían mucho conocimiento de asuntos temporales y que, una vez controlados, podrían aportar mucha información al operador». Luego agregó: «Nostradamus no podría haber evitado dicha tentación».

© 2003 por Ravi Zacharias y Norman Geisler

¿NO SON SOBRENATURALES LAS PREDICCIONES DE NOSTRADAMUS?

Autor: Norman Geisler

¿NO SON SOBRENATURALES LAS PREDICCIONES DE NOSTRADAMUS?

a1

No. La alta reputación de las «predicciones» de Nostradamus no tienen asidero.

Consideremos una de las más famosas:

El supuesto terremoto de California. Predijo, supuestamente, un gran terremoto que sucedería el 10 de mayo de 1981 en California, una predicción de la que se tuvo noticia el 6 de mayo de 1981 en el periódico USA Today. Sin embargo, no sucedió tal terremoto. De hecho, no mencionó ningún país ni ciudad ni año. Solo se refirió a una «tierra estruendosa» en una «nueva ciudad» y a un «terremoto muy fuerte» el 10 de mayo.

Si tomamos en consideración los miles de terremotos que tienen lugar todo el tiempo, evidentemente un suceso de estas características tan generales habría de suceder en algún lugar en un momento u otro.

© 2003 por Ravi Zacharias y Norman Geisler

¿ACASO NO SE HAN CUMPLIDO TAMBIÉN PREDICCIONES REALIZADAS POR PSÍQUICOS, IGUALES A LAS HALLADAS EN LA BIBLIA?

Autor: Norman Geisler

¿ACASO NO SE HAN CUMPLIDO TAMBIÉN PREDICCIONES REALIZADAS POR PSÍQUICOS, IGUALES A LAS HALLADAS EN LA BIBLIA?

a1Hay un salto cuántico entre los pronósticos humanos y falibles y las profecías exentas de error de las Escrituras. En efecto, los falsos profetas quedaban al descubierto cuando proclamaban predicciones que luego no se cumplían (cf. Deuteronomio 18:22). Aquellos cuyas profecías no se realizaban eran apedreados (cf. v. 20), una costumbre que sin duda haría que cualquiera que no tuviera la más absoluta certeza de que su mensaje provenía de Dios lo pensara seriamente antes de profetizar. Entre los cientos de profecías anunciadas, los profetas bíblicos no cometieron ningún error.

En comparación, un estudio realizado entre los principales psíquicos reveló que se equivocaban el noventa y dos por ciento de las veces. Jeanne Dixon, por ejemplo, se equivocó la enorme mayoría de las veces. Hasta Ruth Montgomery, que escribió la biografía de Dixon, reconoce que hizo profecías falsas: «Predijo que la China Comunista arrastraría al mundo a una guerra por Quemoy y Matéu, en octubre de 1958; pensaba que el líder sindical, Walter Reuther, se postularía a la presidencia de los Estados Unidos en 1964». El 19 de octubre de 1968, Dixon aseguró que Jacqueline Kennedy no estaba considerando ningún casamiento; al día siguiente, la Sra. Kennedy se desposó con Aristóteles Onassis. También dijo que la Tercera Guerra Mundial comenzaría en 1954, y que la de Vietnam terminaría en 1966, y que Castro sería desterrado de Cuba en 1970.

Un estudio de las profecías realizadas por los psíquicos, en 1975, y observado hasta 1981, incluyendo las profecías de Dixon, demostró que de setenta y dos predicciones solo seis se cumplieron de alguna u otra manera. Dos de estas predicciones eran muy vagas y otras dos no eran nada sorprendentes: los Estados Unidos y Rusia seguirían siendo potencias mundiales y no habría ninguna guerra mundial. Que alrededor del ocho por ciento de sus predicciones se cumplieran podría explicarse por simple coincidencia y un conocimiento general de las circunstancias.

© 2003 por Ravi Zacharias y Norman Geisler

¿QUÉ OTRA EVIDENCIA HAY PARA DEMOSTRAR QUE LA BIBLIA ES LA PALABRA DE DIOS?

Autor: Norman Geisler

¿QUÉ OTRA EVIDENCIA HAY PARA DEMOSTRAR QUE LA BIBLIA ES LA PALABRA DE DIOS?

a1Hay muchas vertientes de evidencia que prueban que la Biblia es la Palabra de Dios, pero una de las pruebas más importantes es la naturaleza sobrenatural de la Biblia y su capacidad de realizar predicciones claras y repetidas acerca del futuro lejano. El Antiguo Testamento tiene aproximadamente doscientas predicciones acerca de la venida de Cristo, realizadas cientos de años antes. Basta un reducido muestrario para demostrar cómo predijeron con absoluta precisión que el Mesías:

    • Nacería de una mujer (cf. Génesis 3:15).
    • Sería descendiente de Abraham (cf. Génesis 12:1,3;22:18).
    • Pertenecería a la tribu de Judá (cf. Génesis 49:10).
    • Sería descendiente de David (cf. 2 Samuel 7:12,13).
    • Nacería en la ciudad de Belén (cf. Miqueas 5:2).
    • Nacería de una virgen (cf. Isaías 7:14).
    • Que sufriría y moriría por nuestros pecados (cf. Isaías 53) alrededor del año 33 d.C. (cf. Daniel 9:24,26).3
    • Que resucitaría de entre los muertos (cf. Salmo 16:11 y Salmo 2:7,8).

Es más, los críticos de la Biblia reconocen que estas profecías se pronunciaron entre doscientos o más años antes del tiempo de Cristo, lo que permite descartar cualquier tipo de suposición o interpretación del desenvolvimiento de los tiempos. Además, estas profecías son detalladas y específicas. Anuncian quiénes serían sus antepasados (David), el lugar de nacimiento (Belén) y la época (cf. Daniel 9) del nacimiento de Cristo. Ningún otro libro religioso tiene nada que se pueda equiparar a este tipo de predicciones sobrenaturales.

© 2003 por Ravi Zacharias y Norman Geisler

¿QUÉ EVIDENCIA TENEMOS PARA DEMOSTRAR QUE, COMO ALEGA LA BIBLIA, ES INSPIRADA POR DIOS?

Autor: Norman Geisler

Preguntas difíciles acerca de la BIBLIA, los falsos profetas y los libros sagrados de otras religiones.

a1La Biblia afirma ser la Palabra de Dios y lo prueba, es decir, las Escrituras no se limitan a declarar su autoridad como Palabra de Dios sino que, además, aportan inumerables pruebas internas y externas de ser, en efecto, esta misma Palabra. Sin embargo, hay otros libros que también alegan ser revelaciones divinas de Dios. Las preguntas que se nos plantean entonces son: «¿Es la Biblia única en su especie?» y «Las otras revelaciones ¿son también evidentemente divinas?». Procuraré probar que la Biblia es el único libro que dice ser la Palabra de Dios y lo prueba fehacientemente.

Preguntas acerca de la confirmación de las Escrituras como la Palabra de Dios.

Muchos escépticos, con todo derecho, piden evidencia de que la Biblia es lo que alega ser: la Palabra de Dios.! Al fin de cuentas, hay muchos libros aparte de la Biblia que alegan venir de Dios. Entre éstos cabe mencionar un par: el Qur’an (Corán) del Islam y el Libro del Mormón de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. ¿Cómo podemos saber que la Biblia es la Palabra de Dios y que estos otros libros no lo son? ¿No podrían provenir todos de Dios?

¿QUÉ EVIDENCIA TENEMOS PARA DEMOSTRAR QUE, COMO ALEGA LA BIBLIA, ES INSPIRADA POR DIOS?

A diferencia de otros libros sagrados para otras religiones, solo la Biblia tiene confirmación sobrenatural de ser la Palabra de Dios, porque las Escrituras fueron escritas por profetas que recibieron confirmación sobrenatural a través de signos y milagros. Cuando Moisés preguntó cómo aceptaría el pueblo su mensaje, Dios realizó milagros por medio suyo: «para que crean que yo el Señor, el Dios de sus padres, Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, me he aparecido a ti» (Éxodo 4:5). Con el tiempo, cuando Coré se sublevó contra Moisés, Dios nuevamente intervino con milagros para reivindicar a su profeta (d. Números 16), y del mismo modo, Elías, fue confirmado como profeta de Dios por medio de una intervención sobrenatural en el monte Carmelo (cf. 1 Reyes 18).

En los Evangelios, el maestro judío, Nicodemo, le dijo a Jesús: «-Rabí- ‘” sabemos que eres un maestro que ha venido de parte de Dios, porque nadie podría hacer las señales que tú haces si Dios no estuviera con él» (Juan 3:2; cf. Lucas 7:22). Pedro declaró: «Jesús de Nazaret fue un hombre acreditado por Dios ante ustedes con milagros, señales y prodigios, los cuales realizó Dios entre ustedes por medio de él»

(Hechos 2:22). El autor de la carta a los Hebreos afirmó que «Dios ratificó su testimonio acerca de (la salvación) con señales, prodigios, diversos milagros y dones distribuidos por el Espíritu Santo según su voluntad» (Hebreos 2:4, é.a). Y el apóstol Pablo probó su apostolado, afirmando: «Las marcas distintivas de un apóstol, tales como señales, prodigios y milagros, se dieron constantemente entre ustedes» (2 Corintios 12:12).

Ningún otro libro en el mundo tiene autores que hayan sido confirmados de esta manera milagrosa. De todos los líderes religiosos de la historia, ni Confucio ni Buda ni Mahoma ni Joseph Smith fueron confirmados por medio de milagros verificados por testigos contemporáneos y dignos de confianza. La Biblia es el único libro que prueba ser la Palabra de Dios escrita por profetas y apóstoles de Dios que recibieron una confirmación especial de él por medio de prodigios milagrosos.

© 2003 por Ravi Zacharias y Norman Geisler

¿SON DIGNAS DE CONFIANZA LAS COPIAS DE LA BIBLIA?

Autor: Norman Geisler

SON DIGNAS DE CONFIANZA LAS COPIAS DE LA BIBLIA?

a1Los escribas bíblicos copiaron meticulosamente las Escrituras. Su confiabilidad general ha sido determinada de diversas maneras. En primer lugar, con respecto a cualquier doctrina fundamental de la Biblia, no ha habido ninguna pérdida en absoluto. Todas las verdades importantes de las Escrituras contenidas en el texto original se han conservado intactas en los manuscritos hebreos del Antiguo Testamento y los textos griegos del Nuevo.

En segundo lugar, los errores que aparecen en las copias están relacionados con asuntos menores, tales como cantidades que no afectan ninguna doctrina principal o secundaria de la Biblia (cf. «¿Hay errores en los manuscritos de la Biblia y en las traducciones?»). De hecho, en la mayoría de estos casos, sabemos por el sentido común del texto y el contexto y otros pasajes cuáles son correctos.

En tercer lugar, los manuscritos que tenemos (y las basadas en estos) no solo han conservado el cien por ciento de todas las principales verdades y la gran mayoría de las verdades menores de las Escrituras, sino que más del noventa y nueve por ciento del texto original puede ser reconstruido a partir de los manuscritos en nuestro poder. Hay dos razones para esto: (1) existen miles de manuscritos y tenemos manuscritos de muy temprana data. La proximidad al texto original y la diversidad de manuscritos existentes permiten a los críticos textuales reconstruir el texto original con un noventa por ciento de presicioón. El renombrado erudito griego, Sir Frederic Kenyon afirmó que todos estos concuerdan en el noventa y nueve por ciento de los versículos del Nuevo Testamento. Otro notable estudioso griego, A.T. Robertson, dijo que el verdadero problema de la crítica textual está en «una milésima parte de todo el texto» (lo que implica que el Nuevo Testamento es 99,9 por ciento puro).

Conclusión

La Biblia dice ser la Palabra de Dios, y lo confirma con pruebas. Tanto la evidencia interna como externa revelan sin sombra de duda, la exactitud y, como veremos en el capítulo siguiente, la singularidad de las Escrituras. Después de haber examinado su origen, naturaleza y confiabilidad, podemos afirmar fehacientemente que las Escrituras vinieron de Dios a través de hombres de Dios que las registraron en la Palabra de Dios.

© 2003 por Ravi Zacharias y Norman Geisler