//
estás leyendo...
Iglesia Cristiana, Todos los Artículos, Vida Cristiana

¿SON DIGNAS DE CONFIANZA LAS COPIAS DE LA BIBLIA?

Autor: Norman Geisler

SON DIGNAS DE CONFIANZA LAS COPIAS DE LA BIBLIA?

a1Los escribas bíblicos copiaron meticulosamente las Escrituras. Su confiabilidad general ha sido determinada de diversas maneras. En primer lugar, con respecto a cualquier doctrina fundamental de la Biblia, no ha habido ninguna pérdida en absoluto. Todas las verdades importantes de las Escrituras contenidas en el texto original se han conservado intactas en los manuscritos hebreos del Antiguo Testamento y los textos griegos del Nuevo.

En segundo lugar, los errores que aparecen en las copias están relacionados con asuntos menores, tales como cantidades que no afectan ninguna doctrina principal o secundaria de la Biblia (cf. «¿Hay errores en los manuscritos de la Biblia y en las traducciones?»). De hecho, en la mayoría de estos casos, sabemos por el sentido común del texto y el contexto y otros pasajes cuáles son correctos.

En tercer lugar, los manuscritos que tenemos (y las basadas en estos) no solo han conservado el cien por ciento de todas las principales verdades y la gran mayoría de las verdades menores de las Escrituras, sino que más del noventa y nueve por ciento del texto original puede ser reconstruido a partir de los manuscritos en nuestro poder. Hay dos razones para esto: (1) existen miles de manuscritos y tenemos manuscritos de muy temprana data. La proximidad al texto original y la diversidad de manuscritos existentes permiten a los críticos textuales reconstruir el texto original con un noventa por ciento de presicioón. El renombrado erudito griego, Sir Frederic Kenyon afirmó que todos estos concuerdan en el noventa y nueve por ciento de los versículos del Nuevo Testamento. Otro notable estudioso griego, A.T. Robertson, dijo que el verdadero problema de la crítica textual está en «una milésima parte de todo el texto» (lo que implica que el Nuevo Testamento es 99,9 por ciento puro).

Conclusión

La Biblia dice ser la Palabra de Dios, y lo confirma con pruebas. Tanto la evidencia interna como externa revelan sin sombra de duda, la exactitud y, como veremos en el capítulo siguiente, la singularidad de las Escrituras. Después de haber examinado su origen, naturaleza y confiabilidad, podemos afirmar fehacientemente que las Escrituras vinieron de Dios a través de hombres de Dios que las registraron en la Palabra de Dios.

© 2003 por Ravi Zacharias y Norman Geisler

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Alimentemos El Alma Auido

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: