El Matrimonio

Seré Honesto

El Matrimonio

Paul Washer

El Ministerio Principal
Maridos, amen a sus mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se dio El mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado por el lavamiento del agua con la palabra, – Efesios 5:25-26

Paul David Washer (Estados Unidos11 de septiembre de 1961) es un misioneroevangelicoescritor, fundador y director de la Sociedad Misionera Heartcry que apoya el trabajo misionero con los nativos sudamericanos, también es predicador itinerante de la Convención Bautista del Sur.1​ Aparte de sus viajes y predicas, Paul es profesor invitado en varios seminarios, en particular en el Seminario de Master (The Master’s Seminary).

¿PASARÍAN LAS PREDICCIONES DE NOSTRADAMUS LAS PRUEBAS DE UN VERDADERO PROFETA?

Autor: Norman Geisler

¿PASARÍAN LAS PREDICCIONES DE NOSTRADAMUS LAS PRUEBAS DE UN VERDADERO PROFETA?

a1Sus vaticinios distan mucho de ser sobrenaturales. Son generales, vagos y es fácil encontrarles una explicación puramente natural.

Profecías falsas. Una de las señales claras de los falsos profetas es que sus profecías son falsas «¿Cuáles son las pruebas para identificar a un falso profeta?» Si sus profecías se toman literalmente, muchas son falsas. Si no se toman literalmente, entonces pueden significar muchas cosas y se adaptan a diferentes «cumplimientos». Como lo expresó el experto en apologética, John Ankerberg: «Es innegable que Nostradamus realizó numerosas profecías falsas».

Predicciones vagas. La gran mayoría de sus vaticinios son tan ambiguos y vagos que se prestan a cualquier tipo de cumplimiento. Consideremos el siguiente: «La guadaña junto al lago, en conjunción con Sagitario en el punto más alto de su ascendente (enfermedades, hambrunas y muerte por militares), el siglo o la era se aproximan a su renovación» (Siglo I, verso 6). Las posibles interpretaciones son interminables. La predicción puede entenderse de tantas maneras y con un espectro tan amplio de posibilidades que, sin duda, sucederá algo en el futuro que pueda adaptarse a la predicción para que esta, en retrospectiva, pareciera como sobrenatural.

Predicciones entendidas solo después de que sucedió el hecho. El mismo Nostradamus reconoció que sus predicciones se redactaron de manera tal que «de ningún modo se pudieran entender hasta que fueran interpretadas después de los acontecimientos y a raíz de éstos». Pero no hay nada milagroso ni sobrenatural en leer el cumplimiento de una profecía cuyo significado nunca se entendió claramente hasta tanto supuestamente se haya cumplido. No se ha probado la autenticidad de ninguna predicción de Nostradamus, lo que indica claramente que se trataba de un falso profeta o que no tenía ninguna intención de estar, efectivamente, haciendo predicciones.

Fuentes confesadamente ocultas y demoníacas. Nostradamus admitió su inspiración demoníaca cuando escribió: «La décima de las calendas de abril provocada por personas malvadas; la luz se extinguió, la asamblea diabólica buscaba los huesos del diablo (damant es demonio) según Psellos». Andre Lamont, autor de Nostradamus Sees All [Nostradamus ve todo], comentó lo siguiente: «La utilización de demonios o ángeles negros estaba recomendada en los antiguos escritos sobre magia. Consideraban que estos tenían mucho conocimiento de asuntos temporales y que, una vez controlados, podrían aportar mucha información al operador». Luego agregó: «Nostradamus no podría haber evitado dicha tentación».

© 2003 por Ravi Zacharias y Norman Geisler

Una salida

Noviembre 30

Una salida

Lectura bíblica: 1 Corintios 10:12, 13

No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, quien no os dejará ser tentados más de los que podéis soportar, sino que juntamente con la tentación dará la salida para que la podáis resistir. 1 Corintios 10:13

a1Rebeca es una bocasucia. Es fácil ver que heredó esa mala costumbre de su papá, quien se ganaría una medalla de oro por la malas palabras si éstas fueran un deporte en las Olimpíadas. Una amiga le dijo a Rebeca que cuando se sintiera tentada a decir malas palabras, debía orar sobre el asunto.
—Aconsejarme que ore acerca de no decir una mala palabra es como aconsejarme que no piense en un elefante violeta —se quejó Rebeca—. Pienso todavía más en ella. Orar acerca de la cosa mala que quiero hacer no me ayuda.

Rebeca tiene razón. La presión de volver a una mala costumbre es fuerte. Seguro que sientes presiones a tu alrededor empujándote a hacer cualquier cosa excepto lo que Dios quiere.

Memorizar versículos de la Biblia transforma tu mente. Cuando oras recurres al poder de Dios. Pero también necesitas algunas estrategias específicas para manejar las tentaciones. Prueba estos “caminos de salida” del pecado:
Decídete con anterioridad a hacer lo bueno. No esperes hasta que aparezca la presión para decidirte entre lo bueno y lo malo. En el momento que eres tentado, hacer lo malo siempre parece lo mejor. (¡Eso es lo que lo convierte en una tentación!).

Evita situaciones malas. Si estás manejando un auto, es peligroso virar hacia una salida en el último segundo. De la misma manera, es peligroso ponerte en una situación en que enseguida te puedes meter en líos. Si ves que viene la tentación, vete enseguida a un lugar donde estés a salvo.

Escoge amigos que te lleven en una buena dirección. Anda con los que creen lo mismo que tú. Involúcrate en grupos que apoyan tus decisiones acertadas.
Busca la sabiduría de terceros. La Biblia dice que puedes adquirir mucha sabiduría por las experiencias ajenas. Hablar con tus padres, pastores o líderes juveniles puede ayudarte a tomar buenas decisiones.

Rompe tus relaciones dañinas. Si estás siendo presionado o cediendo a la presión de alguien, apartarte de esa relación o terminarla alivia la presión.
A correr. Sé honesto en cuanto a tu debilidad. Si crees que no puedes manejar una situación, emprende una retirada rápida y estratégica.

Ora. Ya que lo estás haciendo, no te olvides de orar. Pídele a Dios que te ayude, porque ninguna de estas otras estrategias dará resultado a menos que sepas que realmente necesitas el poder de Dios. Sea la oración tu primer paso para evitar las tentaciones, y úsala a cada paso del camino.

PARA DIALOGAR
¿Qué presiones sientes en este momento para hacer algo malo? ¿De qué manera puedes usar estas estrategias para hacer lo bueno?

PARA ORAR
Dedica tiempo a hablar con Dios acerca de las presiones que sientes.

PARA HACER
Piensa en una tentación que sientes con frecuencia. Apunta tres caminos de salida que puedes usar para evitar lo malo. ¡Coloca tus apuntes donde puedas verlos!

McDowell, J., & Johnson, K. (2005). Devocionales para la familia. El Paso, Texas: Editorial Mundo Hispano.