El ministerio oculto de las labores domésticas

Alimentemos El Alma

El ministerio oculto de las labores domésticas

Por Michele Morin 

Traducción por Yura Gonzalez

Lo que aprendí de Elisabeth Elliot

Hoy realicé las tareas domésticas que imagino que mujeres más hacendosas y dedicadas al hogar hacen todo el tiempo: la limpieza que requiere separar los muebles de la pared, pasar la aspiradora debajo de las camas y aplicar ferozmente un paño a los travesaños de las sillas y los recovecos de los estantes.

Las rutinas hogareñas son la música de fondo detrás de todo lo que hago. El estudio ministerial va acompañado del sonido de la lavadora y de la cadencia de la preparación continua de la comida. En invierno, hay que alimentar la estufa con abundante leña y; en verano, es necesario ocuparse del jardín.

Este ritmo constante de actividad es lo que mantiene unido un hogar, y sorprendentemente he descubierto que es posible encontrar una existencia plena y significativa en medio de una tediosa rutina. En la vida no es más importante lo qué haces sino porqué lo haces. Nadie me enseñó esa lección mejor que Elisabeth Elliot.

Escritora y ama de casa

Hace veintisiete años, empaqué mi taza de café favorita, archivos personales, algunas muestras de trabajo y abandoné mi carrera en recursos humanos. Cuatro bebés en ocho años, la escuela en la casa, el ministerio de la iglesia y un enorme huerto dejaban poco tiempo para el estudio profundo. Pero desde el principio me sumergí con fervor en los libros de Elliot y encontré una mentora en ella.

Pronto descubrí que Elliot se apresuró en encontrar la conexión entre las rutinas de la vida doméstica y los misterios de la práctica espiritual. Aunque se convirtió en una oradora pública muy solicitada, y sus palabras llegaron (y aún llegan) a millones a través de los ministerios de la radio y la prensa; afirmó que disfrutaba mucho más las tareas domésticas, porque sabía cómo hacerlo y (a diferencia de escribir un libro) sabía cuáles serían los resultados.

Su minuciosidad fue fomentada en parte por su directora de internado, que decía: “No andes con una Biblia debajo del brazo si aún no has barrido bajo la cama” (Becoming Elisabeth Elliot, 34). No quería escuchar hablar de espiritualidad a alguien con el suelo sucio.

Con su dicción perfecta, humor irónico y su expresión sensata y nítida de la palabra de Dios, Elliot ha influido en mi forma de enseñar y cómo criar a mis hijos como nadie. Además ha transformado enormemente mi actitud hacia las tareas domésticas.

Mezcla de gracia y valentía

Aunque no llego al nivel de Elliot, me motiva su afirmación de que la autodisciplina, en el hogar o en cualquier otro sitio, es una alegre entrega, un “gran sí al llamado de Dios” que ante todo encuentra su camino en una vida a través del fiel desempeño de pequeñas tareas invisibles (Joyful Surrender, 16).

Ella me ayudó a ver las tareas domésticas en analogía con nuestra vida espiritual en general. Así como quitar las migajas de la mesa del comedor nunca será asunto de una vez (al menos en mi casa), tampoco lo son las prácticas de formación espiritual. Al ocuparnos de la salud e integridad de nuestras almas, todos los días habrá “migajas” que retirar, lo que es bueno, porque nos mantiene conscientes de nuestra dependencia de Dios.

La fuerte base evangélica de Elliot me ha ayudado a mantenerme alejada de una mentalidad autosuficiente, porque ella me recuerda que “la disciplina no es mi reclamo sobre Cristo, sino la evidencia de Su reclamo sobre mí”(Joyful Surrender, 28). Practicamos el autocontrol en la tierra por milagro de la gracia, según las pautas de las Escrituras y a través de la inspiración y el poder del Espíritu de Dios. Nuestra propia voluntad es lo que ofrendamos a Dios, un “sacrificio vivo” (Romanos 12: 1).

Poseía Elliot una mezcla de valentía y gracia tal que es imposible determinar (e inútil preguntarse), dónde termina una y comienza la otra. Hablaba con la certeza de alguien que siempre ha elegido el camino de la obediencia y la fe, para aprender que el gozo y la profunda intimidad con Dios no tienen precio, incluso cuando obedecer se siente como una acción pequeña e invisible.

Compromiso diario con la fe

En una vida marcada por grandes dificultades y oportunidades tanto para la gloria como para el dolor, es evidente que Elliot se convirtió en alguien impresionante al establecer un compromiso diario con la fe en lugares invisibles. Una fe brutalmente práctica y claramente mística la llevó al ministerio de decir la verdad con audacia, forjada en un crisol de soledad y admiración por los caminos de Dios. Apoyándose en sus dudas, encontró la lealtad de Dios y lo acogió al mismo tiempo “como viaje y destino” (Becoming Elisabeth Elliot, 253).

En diversas etapas de su vida la estuvo escribiendo idiomas no escritos, actuando como madre soltera, planchando las camisas de su marido, recibiendo visitas en su casa de Nueva Inglaterra, viajando por todo el mundo como oradora y luchando con la tecnología para producir más de dos docenas de libros. Ella volcó fielmente su vida al servicio de Dios, convencida de que todo era parte de su llamado. Nunca le otorgó mayor importancia a las “tareas ministeriales” sobre las tareas domésticas.

Ella sabía (y me ha enseñó a ver) que el ministerio de la mantención y cuidado siempre fue parte del buen plan de Dios para la humanidad. Desde el principio, Adán y Eva fueron los colaboradores designados por Dios y, como portadora de su imagen, imito a Dios cuando me dedico a la tarea que mantiene a mi familia alimentada, vestida, y estoy en el lugar correcto a la hora correcta. Por lo tanto, todas las tareas mundanas que se repiten en esta vida maternal tienen significado.

Imitamos a Dios al realizar tareas ordinarias y organizar el desorden. Arreglar un armario desordenado, desinfectar la bandeja de una silla de bebé , distribuir la ropa limpia y doblada por toda la casa son tareas tan discretamente rutinarias como el trabajo que Dios hace en nuestro tiempo para regar sus árboles con lluvia o, en la historia, para preparar el maná que alimentó a una generación de israelitas (Éxodo 16).

Los quehaceres domésticos y la Gran Obra

La misericordia, la justicia y la preparación de sándwiches comparten el mismo territorio en el sistema de valores del cielo, porque el Dios que trabaja y ha trabajado en nuestro nombre nos invita a unirnos a él en la Gran Obra.

Manifiéstese tu obra a tus siervos,
y tu majestad a sus hijos,
y sea la gracia del Señor nuestro Dios sobre nosotros.
Confirma, pues, sobre nosotros la obra de nuestras manos;
sí, la obra de nuestras manos confirma. (Salmo 90: 16-17)

Dejemos que continúe el trabajo de las tareas domésticas y que encontremos satisfacción en la más pequeña tarea realizada con el mayor amor en una vida enfocada en ganar lo que nunca podemos perder.

Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

7/32 – Lucas cap. 1-9

El Proyecto Biblia

Serie: Nuevo Testamento

Lee la Biblia

7/32 – Lucas cap. 1-9

Mira nuestro video de Lee la Biblia sobre el libro de Lucas, que desglosa el diseño literario del libro y su línea de pensamiento. En Lucas, Jesús conduce a su culminación la historia del pacto de Dios con Israel y anuncia las buenas nuevas del reino de Dios a los pobres y ricos.

#BibleProject#VideosDeLaBiblia#Lucas

Una exhortación para los padres cristianos

Sábado 8 Mayo

Las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas.Romanos 1:20

Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan… y vuestro Padre celestial las alimenta.Mateo 6:26

Una exhortación para los padres cristianos

En nuestro mundo actual es muy importante llamar la atención de nuestros hijos sobre las señales de la existencia, del poder y del amor de Dios. Así les ayudamos a abrir su inteligencia y su sensibilidad a la relación que existe entre la naturaleza y el Creador.

Un niño que no ha tenido la oportunidad de maravillarse ante la grandeza del Todopoderoso, ante la belleza y la realidad de su creación, tendrá una concepción falsa de Dios, y una visión reducida y limitada de las cosas. Por ello debemos aprovechar cada oportunidad para hablar a nuestros hijos de la gloria de Dios. Ante un arco iris o frente a las poderosas olas del mar, e incluso ante un cielo lleno de estrellas, les ayudamos a tomar consciencia de que alguien infinitamente más grande que ellos creó el universo, y que ese Creador “sustenta todas las cosas con la palabra de su poder” (Hebreos 1:3).

Nuestros hijos necesitan maravillarse ante la creación, y este puede ser el primer encuentro objetivo con Dios. Aprovechemos este momento para enseñarles a ver más allá de lo visible, a ver a Dios, infinito y eterno.

Llevémoslos a tomar conciencia de la presencia del Dios Creador Todopoderoso, mostrémosles la fuente del verdadero y eterno gozo. Y cuando les hablamos de las respuestas a nuestras oraciones, tienen la prueba de que el Señor también está muy presente en nuestra vida. Les ayudamos a comprender que el Señor está cerca de ellos y que, incluso en las dificultades, está listo para manifestarles su presencia y su gracia.

1 Reyes 7:1-22 – Marcos 9:1-29 – Salmo 55:1-7 – Proverbios 15:3-4

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

Salvación y seguridad -13

El Amor que Vale

Serie: Tesoros de la Palabra

13 –  Salvación y seguridad

Adrian Rogers

El Dr. Adrián Rogers es un predicador, evangelista y maestro de Biblia. Presenta las Buenas Nuevas de Jesucristo con firme convicción a través de su ministerio de radio y televisión, EL AMOR QUE VALE.

http://www.lwf.org/eaq

El gozo

Domingo 2 Mayo

No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios.Isaías 41:10

Estad siempre gozosos. Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.1 Tesalonicenses 5:16-18

El gozo

¡Estad siempre gozosos! ¡Qué hermosa actitud! Sin embargo, tendemos más bien a insistir en las dificultades de la vida. Y es cierto que la vida conlleva muchas preocupaciones y contrariedades para cada uno de nosotros.

El apóstol Pablo nos revela su secreto para estar gozosos, independientemente de nuestras condiciones de vida: “Dad gracias en todo”. Hay temas por los que nos es fácil dar gracias a Dios. Pero hay otros por los que nos parece muy difícil expresar nuestro agradecimiento.

Sin embargo, sabemos que Dios nos ama. Todo lo que permite es para nuestro bien. Lo sabemos porque la Biblia lo afirma, pero otra cosa es creerlo y vivirlo. Pidamos a Dios que nos ayude a entender que la prueba por la que estamos pasando viene de su mano. Aceptemos con confianza ese sufrimiento, pues si lo permitió en nuestra vida, es fruto de su sabiduría, como todo lo que hace.

Entonces hallaremos el gozo y la confianza en él. Eso será visible, pues nuestro rostro reflejará la paz y será un testimonio de la gracia de Dios.Señor ¡cuán admirable es tu constante amor!Es fuente inagotable de gracia y de fervor;Desde el cielo nos miras con tierna compasión,Y nueva fe Tú inspiras a nuestro corazón.Gozosos te alabamos por tan sublime amor,Y humildes te rogamos nos des mayor fervor;Que en pos de Ti andemos con alma y corazón,Más cerca siempre tennos en toda sumisión.Himnos & Cánticos, n.°125

1 Reyes 2:1-25 – Marcos 6:1-29 – Salmo 51:1-5 – Proverbios 14:27-28

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

6/32 – Juan cap. 13 – 21

El Proyecto Biblia

Serie: Nuevo Testamento

Lee la Biblia

6/32 – Juan cap. 13 – 21

Mira nuestro video de Lee la Biblia sobre el libro de Juan, que desglosa el diseño literario del libro y su línea de pensamiento. En Juan, Jesús se transforma en un ser humano como encarnación del Dios creador de Israel, para compartir con el mundo su amor y el don de la vida eterna.

#BibleProject#VideosDeLaBiblia#Juan

Criando niños en una cultura permeada por la pornografía

Soldados de Jesucristo

Marzo 27/2021

Criando niños en una cultura permeada por la pornografía

9Marcas

Un artículo reciente en The Telegraph destaca los síntomas trágicos de una crisis que está infectando nuestra cultura a nivel mundial. La crisis del auge de la pornografía. Ese escrito se centra principalmente en los adolescentes y en la disfuncionalidad que se ha convertido en lo normal en sus estilos de vida, como resultado de consumir pornografía. Siendo esto así, ¿cómo pueden los padres criar a sus hijos en una cultura permeada por la pornografía? He aquí ocho sugerencias para este problema que cada vez es mayor.

1. Procura dar a tus hijos una visión de un Dios enorme, que es gloriosamente precioso

No podemos solo decirle a nuestros hijos que dejen de comportarse de cierta manera; también debemos enseñarles a gozar de lo que Dios ha hecho. He estado tratando de hacer una disciplina de señalar todo lo bueno que Dios ha hecho en la creación. Hace unas semanas fue una bendición ver a mis dos hijos mayores pasar horas recogiendo las frambuesas silvestres que crecen en el patio de la casa de sus abuelos. Ellos necesitan que se les recuerde la bondad de Dios al darnos estas maravillosas bendiciones creadas, como las frambuesas. Si no tenemos cuidado, podemos llegar a ser gnósticos funcionales (la carne y la materia es mala, sólo lo que es «espiritual» tiene valor) en nuestra comunicación sobre la ética sexual con nuestros hijos. Un verso útil para memorizar es 1 Timoteo 4:4 («Porque todo lo creado por Dios es bueno y nada se debe rechazar si se recibe con acción de gracias»). En pocas palabras, quiero que mis hijos sepan que la perversión sexual es la cumbre de la idolatría (Ro. 1), pero también que la integridad sexual es la cumbre de la belleza. Esto exige que hablemos de ello, probablemente un poco más allá de donde nos sintamos cómodos o de lo que experimentamos cuando éramos niños. Pero es un mundo nuevo, y un mundo nuevo exige un nuevo tipo de comunicación para educar a nuestros hijos.

2. Enséñales el evangelio—nuestros niños son automáticamente legalistas

Ellos deben vernos modelar el evangelio a través del arrepentimiento y el perdón activo. Tienen que saber que su aceptación delante de Dios no se basa en su comportamiento, sino en Cristo. Tienen que saber que su posición como miembro de la familia no depende de su obediencia, pero sí conlleva un cierto tipo de vida. Por ejemplo, cuando estamos disciplinando a nuestros hijos, a menudo decimos: «Puesto que eres un miembro de esta familia, y como te quiero mucho, no vas a hacer esto». Considera la diferencia a decir, «Si quieres que te ame, y si deseas continuar viviendo en esta casa, es mejor que dejes de hacer esto». Los indicativos de nuestra fe deben preceder e informar a los imperativos. No invirtamos el orden.

3. Enséñales que los límites traen libertad y la obediencia es una bendición

Cuando yo era un niño, yo pensaba que si metía la pata, Dios me iba a golpear con un gran palo. Esto nadie me lo enseñó, pero es lo que sentía. Mi obediencia no era motivada por amor, sino por miedo al castigo. Esto no me llevó muy lejos. Cuando mis hijos estén en la edad adecuada planeo decirles que el pecado sexual nunca les dará la libertad que anhelan. Pueden optar por cosechar las consecuencias perjudiciales de la desobediencia, pero voy a alertarles con las Escrituras y la experiencia, de modo que ellos no quieran recorrer ese camino hacia la perdición. La obediencia conduce a la bendición.

4. Habla con ellos más pronto que tarde sobre el sexo y la pornografía en Internet

Cuando tenía 8 años, me acuerdo de ir a la casa de al lado, al garaje del vecino. Como cualquier niño curioso, disfrutaba husmear un poco. Pronto descubrí que él tenía cajas llenas de revistas pornográficas. A veces un amigo y yo nos colábamos por allí, tomábamos unas cuantas y nos sentábamos en los arbustos a mirar a las mujeres desnudas. En aquel entonces esa tarea era arriesgada, y sentía mariposas en el estómago debido al temor de ser atrapado por mis padres o el vecino. Pero hoy en día lo único que se necesita es una puerta cerrada y una conexión a Internet. La más vil perversión imaginable está a solo dos clicks de distancia. Debemos comunicar en términos generales lo que está disponible y el porqué es tan destructivo. Algunos sostienen que esa conversación solo les moverá a curiosidad, pero ¿cuál es la alternativa? Yo prefiero que sean alertados por mí, para tener la oportunidad de darles las razones por las que deben evitarla, y las herramientas para luchar, a que algún día ellos tropiecen de manera inocente con la pornografía en Internet.

5. Comienza a entrenar a tus hijos en cómo interactuar con el sexo opuesto

Ya hemos comenzado a «tener citas» con nuestros hijos. Creemos que es crucial para ellos, a una edad temprana, saber y experimentar lo que se siente ser tratado correctamente por un miembro del sexo opuesto. Sobre todo para las niñas, la falta de una atención masculina sana por parte de su padre las llevará a buscar esta atención, de manera no sana, en hombres jóvenes que estarán más que felices de proporcionársela. Mis hijos tienen que aprender que las mujeres no son objetos a ser consumidos, sino portadoras de la imagen de Dios a ser amadas.

6. Cuida con quién pasan el tiempo tus hijos

Dado que la exposición sexual es mucho más accesible hoy en día que hace 25 años, debemos estar más conscientes de con quién nuestros hijos se relacionan. Pero llegará una época (más temprano de lo que me gustaría pensar) cuando no vamos a ser capaces de protegerlos como quisiéramos, pero esperamos que los criterios antes mencionados se hayan arraigado en sus vidas, y que estén en condiciones de tomar decisiones sabias. Sin embargo, tenga cuidado; no lleve esto a los extremos y comience a comunicar un temor enfermizo por los incrédulos. Mientras más adultos se van haciendo nuestros hijos, más tenemos que dejarlos ir y orar porque nuestra formación haya echado raíces. Realmente no hay otra opción. Debemos formar a nuestros niños para que estén suficientemente protegidos y lleguen seguros a una edad apropiada, pero al mismo tiempo que estén lo suficientemente informados para tomar decisiones acertadas por su propia cuenta. No guarde a sus hijos detrás de la fortaleza de su supervisión hasta que tengan 18 años. Esto requiere gran sabiduría. No hay manual. Tenemos que ser padres de oración.

7. Protege el ordenador y apaga el televisor

Tenemos Covenant Eyes en todos nuestros ordenadores y, a través del AppleOS, nuestros hijos sólo pueden acceder a los sitios web que hemos aprobado. Sin duda esto va a cambiar a medida que se hagan mayores, pero espero que cuando llegue ese tiempo hayan interiorizado el evangelio y probado las bendiciones de la obediencia. La victoria sobre la pornografía es en última instancia un asunto del corazón, pero esto no significa que debamos abandonar las estructuras preventivas. Nunca diría: «Quiero saber si mi obediencia está motivada por algo más que seguir las reglas correctas, así que ¡voy a sumergirme en situaciones imprudentes a ver si soy lo suficientemente fuerte como para resistir el pecado!». Eso es un absurdo (1 Co. 10:12-13). Necesitamos corazones adecuados para no ser legalistas, pero también los límites adecuados pueden ayudarnos a disfrutar de la bendición de la obediencia. El televisor les mostrará a tus hijos en todo momento una pornografía sutil y funcional. Hay un sinnúmero de cosas mejores que hacer con los niños que ver televisión. Lee con ellos, haz deporte con ellos, disfruta de la creación con ellos, cuéntales una historia, o simplemente comparte en una actividad que ellos elijan. La frase clave aquí es con ellos. Si pasan más tiempo con la televisión que contigo, ustedes están en problemas.

8. Trata de cultivar una relación con tus hijos de tal manera que se sientan que pueden ser abiertos contigo sobre cualquier cosa

Como padre joven, no estoy totalmente seguro de cómo hacer que esto suceda, pero sé que va a venir a través de modelar la apertura. Trato de extraer las cosas de su corazón y mostrarles que si son honestos conmigo, voy a ser justo, amoroso y compasivo. Si me ven como cerrado y reservado, ¿por qué voy a esperar que sean diferentes? Por último, ¿alguna vez te arrepientes delante de tus hijos? Si ellos nunca ven que te arrepientes, ¿qué te hace pensar que van a venir en busca de ayuda después de ver pornografía en Internet por primera vez? Modelar el arrepentimiento a nuestros hijos es probablemente la manera más rápida de demostrar que creemos en el evangelio y somos un refugio seguro en medio de su pecado.

Escrito por Zach Nielsen, es uno de los pastores en The Vine Church en Madison, Wisconsin, Estados Unidos, donde sirve en el área de predicación, desarrollo de liderazgo y música. Es un graduado de la Universidad de Northern Iowa y el Seminario Covenant Theological, y bloguea en Take Your Vitamin Z.

Publicado también en la Revista 9Marcas #9 | El Cristiano, La Iglesia Local y la Pornografía | Puedes descargarla gratis aquí

Daniel – 41/42

El Proyecto Biblia

Serie: Antiguo Testamento

41/42 – Daniel

Antiguo Testamento

Mira nuestro video de Lee la Biblia sobre el libro de Daniel, que analiza el diseño literario del libro y su flujo de pensamiento. La historia de Daniel motiva a la fidelidad a pesar del exilio en Babilonia. Sus visiones generan la esperanza de que Dios traerá a todas las naciones bajo su dominio.

#BibleProject#VideosDeLaBiblia#Daniel

Ester – 40/42

El Proyecto Biblia

Serie: Antiguo Testamento

40/42 – Ester

Antiguo Testamento

Mira nuestro video de Lee la Biblia sobre el libro de Ester, que analiza el diseño literario del libro y su flujo de pensamiento. En Ester, Dios providencialmente usa a dos israelitas exiliados para rescatar a su pueblo de una destrucción segura, sin hacer ninguna mención explícita sobre Dios o su actividad.

BibleProject​ #VideosDeLaBiblia​ #Ester

Esdras – Nehemías – 39/42

El Proyecto Biblia

Serie: Antiguo Testamento

39/42 – Esdras – Nehemías

Antiguo Testamento

Mira nuestro video de Lee la Biblia sobre los libros proféticos de Esdras y Nehemías, que analiza el diseño literario del flujo de pensamiento de cada libro. En estos libros, muchos israelitas regresan a Jerusalén después del exilio y logran cierto éxito y al mismo tiempo muchos fracasos espirituales y morales.

#BibleProject#VideosDeLaBiblia