12/12 – La Creación: Día 6, 3ª Parte

Gracia a Vosotros

Serie:  La batalla por el comienzo

12/12 – La Creación: Día 6, 3ª Parte

John MacArthur

https://cdn.gty.org/gracia/sermons/High/90-219.mp3?x-source=website&x-type=download

Abramos nuestras biblias en Génesis capítulo uno; y ésta será la última parte en nuestra serie acerca de los orígenes que tiene que ver con la Creación en Génesis uno. Llegamos a la conclusión de la historia de seis días de la Creación.

Permítanme resumir lo que hemos aprendido hasta hoy. Con respecto al origen del universo, hay únicamente tres opciones. Sólo hay tres opciones. Podemos llamar a la opción número uno la evolución materialista. La evolución materialista afirma que el universo entero, tal como existe ahora, llegó existir de la nada. De alguna manera, apareció algo vivo en el medio de la nada, una especie de lodo primitivo que a lo largo de billones de años mutó hasta convertirse en el complejo y vasto universo en el cual ahora vivimos. Esa es la evolución materialista. Esa es la opción número uno.

La opción dos es la evolución teísta… teísta refiriéndose a Dios. La evolución teísta afirma que Dios existe; y que Dios fue la mente original y el poder original que echó a andar y determinó la evolución con varios actos creativos a lo largo del proceso. Entonces, Dios está involucrado inicialmente. Dios puede también haber estado involucrado en otros puntos. Pero la evolución es el proceso que Dios utiliza a lo largo de billones de años para mutar y cambiar y presentar al universo tal como lo conocemos.

La única otra alternativa es la creación divina. Y la creación divina afirma que el Dios eterno, todo sabio, todopoderoso e inmutable hizo al universo tal como existe ahora. Y que Dios creó todo de la nada al hablar; e hizo que existiera. El creacionismo rechaza cualquier forma de evolución. La creación divina afirma que Dios creó todo de la manera en la que existe en la actualidad. Obviamente, dentro de ciertas plantas y ciertos animales hay variaciones; pero las categorías permanecen iguales a como Dios las creó de manera original. Y francamente, no hay otras opciones.

Y hemos visto la primera opción. La primera opción, esto es la evolución materialista, sabemos que no puede ser verdad. No puede ser verdad porque la evolución es imposible; el azar no es nada, el azar no es una fuerza y nadie por nada es igual a nada. Nadie por nada no es igual a todo. El azar no puede resultar en nada. Si nada existe, nada puede existir.

También sabemos que el sistema de vida, el ADN, los cromosomas, el código genético, la información codificada en cada célula viva evita que la evolución sea una realidad porque ese código determina lo que esa célula viviente hará y no podrá hacer; más allá de lo que está programada a ser, no puede ser nada superior de lo que es. Si algo cambia, es inferior, produce algo inferior, no superior. Por lo que sabemos que la evolución es imposible.

La segunda opción es imposible por los mismos motivos que la primera; porque la evolución es imposible. Y no existe ninguna evidencia verdadera, precisa y científica de que cualquier vida haya evolucionado al punto de convertirse en otro tipo de vida con un nuevo código genético y un nuevo ADN. También rechazamos la evolución teísta, la segunda opción, porque el Dios que es eterno, el Dios que es sabio, poderoso e inmutable se ha revelado a nosotros y nos ha dicho cómo creó el universo. Y no nos dijo que Él usó procesos evolucionarios. Hemos estado aprendiendo en Génesis uno y dos; y eso es afirmado a lo largo de las Escrituras, que no hay nada en ninguna parte de las Escrituras que indique algo diferente a que Dios creó todo tal como es sin el uso de ningún proceso evolutivo.

Eso nos deja únicamente con otra opción; y es la tercera opción, que es la creación divina. Dios creó todo como es ahora. Eso tiene sentido científico. Eso es lo único que tiene sentido científico. Como les he estado diciendo, los evolucionistas tienen muchas dificultades para probar la evolución. La razón por la cual no la pueden probar es porque no sucedió.

¿Cómo llegó a existir el universo? El único y preciso registro, el registro divinamente ordenado e inspirado, está aquí en Génesis uno. La Biblia nos dice que Dios creó al universo en seis días solares… Seis días de 24 horas. Y las genealogías de Génesis, la cuenta de las generaciones del hombre, indican que esa creación de un período de seis días ocurrió probablemente hace 6 o 7000 años atrás; eso es todo. Esto es lo que dice la Palabra de Dios; sólo estoy resumiendo lo que hemos aprendido. Esto es lo que dice la Palabra de Dios. Esto es inspirado e inerrante. Esto es inconfundible e indiscutible. La ciencia nunca llegado a producir algo que pueda refutar la Creación divina. De hecho, por otro lado, ellos nunca han mostrado nada que pueda probar la evolución.

Cuando Dios comenzó la Biblia, Él inició la revelación con el registro histórico de la Creación. Así es como comienza la Biblia. Porque la Creación es el cimiento de toda la historia y toda teología. La Creación, de hecho, es la base de toda la verdad, toda la verdad y toda la religión verdadera. Si el universo llegó existir por creación divina, hay Dios. Y debido que hay Dios, Él está a cargo, Él es soberano, Él establece las reglas. Todo eso es establecido como el cimiento en la Creación.

Y le he estado diciendo que la Biblia debe ser tomada seriamente en Génesis uno y dos así como en cualquier otro lugar; tan seriamente como Juan 3:16, tan seriamente como Romanos 3:23, tan seriamente como cualquier otra parte de la Escritura. Y cualquier cosa menos que un compromiso total con la integridad de la verdad de Génesis uno y dos, cualquier cosa menos que eso, cuestiona las Escrituras, cuestiona la precisión y la autoridad de Dios y atesta un golpe en contra de Dios.

Douglas Kelly, quien ha escrito un libro muy útil al cual me he referido varias veces llamado La creación y el cambio dijo, y cito: “Si evitamos lidiar con lo que dice la Biblia acerca de la creación del universo material, entonces hay una tendencia para que la religión esté desconectada del mundo real. O para cambiar la ilustración, hay una tendencia a colocar a las Escrituras y al cristianismo en un clóset de vitral que no impacta la esfera del tiempo/espacio,” fin de la cita.

Usted no puede volverse místico acerca de Dios, el Creador sin ser místico acerca de todo lo demás que las Escrituras revelan. No puede estar dudando, cuestionando, socavando las declaraciones de la Biblia acerca de la Creación sin potencialmente socavar también todo lo demás que la Biblia dice. El cristianismo no comienza con aceptar a Jesucristo como Salvador. Comienza aceptando a Dios como Creador. Y el verdadero problema del siglo XX, el verdadero problema de un mundo posmoderno no es que rechaza a Jesucristo sino que rechaza a Dios como Creador. Consecuentemente, ni siquiera saben quién es Jesús o cómo encaja. Y yo creo que rechazar a Dios como Creador es la causa de toda perdición humana. Es la causa de pensamientos humanos inestables. Es la causa de divagaciones filosóficas.

Por otro lado, cuando usted cree que Dios es el Creador y que Él creó todo exactamente tal cual está revelado en Génesis, eso establece la base para toda la Verdad, porque entonces Dios es soberano y toda la verdad y toda la autoridad acerca de todo procede de Dios. Y creo que hemos estado diciendo esto, simplemente lo repetiré de manera breve, pero lo triste es que la Iglesia se ha sumado a esta evolución teísta y ha sido parte de socavar su propia credibilidad, ha tenido parte en socavar su propio Evangelio, ha tomado parte en socavar su propio mensaje. Y han contribuido a la pérdida de la humanidad al desconectarse de un Creador santo soberano.

Y cuando la iglesia demanda seriamente que la gente reconozca a Dios como Creador y Soberano y Sustentador y Consumador del universo tiempo-espacio, cuando la Iglesia le dice a la gente de manera inequívoca que Dios está actuando en la historia humana, que Dios está más que tan sólo actuando, que Dios está controlando la historia humana, que Dios ha establecido las reglas y los estándares y es el Juez de toda vida, cuando eso es establecido, entonces los hombres se vuelven responsables a Dios; entonces la Biblia, el Evangelio y Jesucristo se convierten en esencialmente críticos porque revelan a Dios… Sus mandatos, Sus leyes, Sus promesas, Sus propósitos y Su salvación.

Y afirmamos esta tercera opción de que Dios creó a todo el universo tal como es y que lo hizo en seis días de 24 horas, 6 a 7000 años atrás. Y a lo largo de nuestra serie he tratado de mostrarles muchas indicaciones científicas de que cualquier otra cosa distinta de esto es insensatez. De hecho, en nuestra serie hemos descubierto que los evolucionistas han construido un castillo de arena; y todas sus pruebas acerca de la evolución se han desmoronado cuando han sido examinadas con honestidad.

Entonces, hemos llegado a Génesis uno con la confianza de que ésta es la Palabra de Dios, esta es la Biblia, la Palabra de Dios. Y en Génesis uno tenemos el único registro de la Creación que es verdadero. No creerlo es el más serio de los crímenes porque rechaza a Dios y a Su palabra. ¿Y qué es lo que Génesis uno dice? Observe el versículo uno: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra.” Esa es una declaración de resumen. En realidad es todo lo que usted necesita saber. Todo lo que existe en los cielos y en la tierra fue creado por Dios. Y luego, comenzando en el versículo 2 y hasta el final del capítulo, versículo 31, se dan los detalles de ese resumen del versículo uno. El versículo 1 simplemente nos dice que Dios creó los cielos y la tierra. Comenzando en el versículo 2, desarrolla como Él lo hizo… Se dan los detalles. Y revelan claramente que hubo seis días de Creación, seis días solares identificados como mañana y tarde, o tarde y mañana. Un período de luz seguido por un período de oscuridad como en cualquier día normal.

Y hemos aprendido que en el día uno Dios creó la luz junto con el material para el resto de Su Creación. En el día dos, Él creó el mar y los cielos. En el día tres, Él creó la tierra y las plantas. En el día cuatro, Él creó las lumbreras, el Sol, la Luna, las estrellas. En el día cinco, Él creó las criaturas marinas y las aves del cielo. Y en el día seis, Él creó los animales terrestres y al hombre. Y aquí nos encontramos. Vayamos al versículo 24.

Este es el día seis: “Luego dijo Dios: “Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie.” Y fue así. E hizo Dios animales de la tierra según su género y ganado según su género y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno. Entonces dijo Dios: “Hagamos al hombre a Nuestra imagen, conforme a Nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a Su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.

Y los bendijo Dios y les dijo: “Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sojuzgadla; y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.” Y dijo Dios: “He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer. Y a toda bestia de la tierra y a todas las aves de los cielos y a todo lo que se arrastra sobre la tierra en que hay vida, toda planta verde les será para comer.” Y fue así. Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana del día sexto.”

La última vez que vimos los versículos 24 y 25, hablamos de los animales terrestres. Y los vimos, de acuerdo con esos versículos, divididos en tres categorías. Tanto el versículo 24 como el 25 mencionan esas tres categorías; y también el versículo 26 repite algunas de ellas. Está la categoría del ganado o las bestias, los cuales dijimos que son los animales domésticos, animales que se pueden domesticar. Están las serpientes, refiriéndose a cualquier cosa que vive que está cerca del suelo, desde insectos a roedores y muchas otras cosas, reptiles y demás. Y están los animales de la tierra que se refiere sin duda a los animales más grandes de cuatro patas, no domesticados, que caminan sobre la tierra. Dios entonces, al crear esos animales, dio los toques finales al ambiente para el hombre. Y luego llegamos a los versículos 26 y 27; y esto es lo que comenzamos a ver con cierto detalle la última vez.

Dios dijo entonces que todo estaba listo. Todo el universo ha sido creado con el propósito de que el hombre viva en él y que vea la mano de Dios declarada a través de esto, a través del firmamento y a través de las bestias del campo, las cuales le darán gloria, tal como dijo el profeta Isaías. Dios creó un mundo entero, un ambiente entero para el hombre para que el hombre pudiera ver el genio creador maravilloso de la mente de Dios y Dios pudiera demostrar Su belleza, Su orden a través de todo el mundo creado; y Dios pudiera proveer un ambiente en donde desplegar Su gloria.

Y después, para concluir, una vez que todo estuvo preparado, se hizo la casa para el hombre. Versículo 26: “Entonces dijo Dios: “Hagamos al hombre a Nuestra imagen.”” Y aquí se nos presenta la corona de la Creación la cual es el hombre. Y no tengo tiempo para entrar en lo que vimos la semana pasada, pero estuvo muy involucrado y fue muy importante. Y espero que usted escuche la grabación. Si usted va a escuchar una grabación de esta serie, probablemente debe escuchar esta, a pesar de que todas, sino las ha oído, serán para su beneficio.

Comenzando con esta declaración, “hagamos al hombre,” detengámonos en ese punto. Aquí se resumen cuatro características en la creación del hombre. Cuatro características. La primera es la más importante, “hagamos al hombre a Nuestra imagen,” y después se dice de manera inmediata de otro modo: “conforme a Nuestra semejanza.” En el versículo 27: “Y creó Dios al hombre a Su imagen, a imagen de Dios lo creó,” como si de alguna manera no hubiéramos entendido el punto, se repite cuatro veces. El hombre es hecho a imagen de Dios. Se repite nuevamente en el capítulo 5, dice en el versículo 1: “El día en que creó Dios al hombre, a semejanza de Dios lo hizo.”

¿Qué significa ser hecho a imagen de Dios? Significa que usted no es un animal. Significa que usted no es un animal superior. Significa que usted no evolucionó de un mono, un orangután, un mandril o cualquier otra cosa. Desde el principio, el hombre fue creado siguiendo un patrón divino, hecho conforme a un patrón divino en lugar de hecho conforme únicamente de acuerdo a un patrón material terrestre. Y, por cierto, él es el único ser vivo en el universo de tiempo/espacio hecho conforme a un patrón divino. El hombre es trascendente. La parte más unida del hombre no puede ser reducida una fórmula química. La esencia misma del hombre no puede ser vista en el ADN. No puede ser encontrada en los cromosomas. No puede ser encontrada al diseccionar su cerebro. No puede encontrarse al abrir su corazón. No puede ser encontrada al analizar su sistema nervioso.

Usted puede tomar todos los experimentos científicos que quiera acerca de la anatomía de un ser humano y nunca descubrirá la verdadera parte del hombre, la cual es la realidad intangible de que él es un ser trascendente que no tiene componentes químicos. El hombre es diferente de cualquier otra criatura creada. En Eclesiastés capítulo 3, versículo 11, se hace una declaración asombrosa. “Todo lo hizo… hablando de Dios… hermoso en su tiempo. Y ha puesto eternidad en el corazón de ellos.”¡Qué gran declaración! Él ha puesto eternidad en el corazón de ellos. Esto es en el corazón de los hombres. Eso es solo verdad del hombre. En el versículo 21 de Eclesiastés 3: “¿Quién sabe que el espíritu de los hijos de los hombres sube arriba y que el espíritu del animal desciende abajo a la tierra?” El escritor está diciendo que el hombre, su espíritu, sube; y el espíritu de cualquier otra criatura creada, al morir, desciende. Deja de existir, va al suelo, por así decirlo, porque Dios ha establecido eternidad en nuestros corazones. Usted puede quitar su cuerpo y vamos a vivir para siempre.

Entonces, la imagen de Dios no está hablando de algún tipo de forma física. La imagen de Dios indica atributos que no son compartidos por ningún animal. Y la palabra conclusiva que le di era personal… El hombre es una persona, tiene personalidad. Éstos son sus distintivos… Tiene conciencia propia. Los animales son conscientes, pero no tienen conciencia propia, de sí mismos. Ellos están conscientes de su ambiente, reaccionan al ambiente, pero no saben que están reaccionando a su ambiente; es algo simplemente instintivo. Pero el hombre, es consciente y reacciona a su ambiente y sabe cómo reaccionar porque reacciona de manera cognitiva. El hombre tiene razón en vez de instinto. El hombre tiene la capacidad de pensar de manera abstracta. El hombre tiene la capacidad de apreciar la belleza, de sentir emociones, de ser moralmente consciente. Y por sobre todo, como hemos señalado la última vez, el hombre tiene la capacidad de la necesidad de relacionarse personalmente con otros, con otras personas y especialmente con Dios, siendo capaz de amarle y adorarle. Eso es personalidad.

El hombre tiene la capacidad de amar. El hombre tiene la capacidad de tener comunión, de conversar, de convivir. El hombre es la única criatura que existe en el mundo de espacio-tiempo que tiene lenguaje. Todo eso apunta a la Trinidad y es por lo que, tal como le dije la última vez, el versículo 26 indica: “Hagamos al hombre,” por primera vez y Dios se presenta como más que uno porque Él está haciendo al hombre a Su imagen; y el hombre es hecho para tener relaciones personales. Dios revela el hecho de que Él mismo es una Trinidad, como bien sabemos, y lo desarrolla a lo largo del resto de las Escrituras, particularmente el Nuevo Testamento, de tal manera que Dios en las relaciones de la Trinidad establece el modelo para las relaciones del hombre.

Eso es en cierta manera la esencia ontológica del hombre. La esencia ética del hombre, él tiene la capacidad de conducirse moralmente. Él tiene la capacidad de ser santo y justo. Él tiene la capacidad de ser santificado. Él tiene la capacidad de obedecer a Dios. Él tiene la capacidad de recibir salvación divina y eterna. El hombre creado a imagen de Dios; y eso es solo un breve repaso de lo que hemos visto la última vez, primordialmente indicando la personalidad; y por lo tanto, relaciones.

Ahora, veamos las tres características restantes del hombre que son descritas aquí. Número dos, el hombre no sólo es hecho a imagen de Dios, el hombre es el rey de la tierra. Él es el rey de la tierra. Veamos eso en los versículos 26 y 28. En el versículo 26, después de decir: “Hagamos al hombre a Nuestra imagen, conforme a Nuestra semejanza,” Dios dijo: “Y señoree… señoree.” Y después, Él pasa a describir todo: los peces del mar, las aves de los cielos, las bestias en toda la tierra, todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y en el versículo 28 dice, a la mitad del versículo, “Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sojuzgadla. Y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.” El hombre fue diseñado por Dios para ser el soberano del planeta, para ser el rey del planeta. Versículo 26: “Señoree”. Versículo 28: “Sojuzgadla y señoread.”

Por cierto, el nombre en el versículo 26 es plural porque el hombre es un término colectivo. Esa es la razón por la que dice: “Hagamos al hombre a Nuestra imagen,” y después: “Señoree,” un nombre colectivo. El hombre, como especie, es creado a imagen de Dios conforme al patrón divino; y se le da la responsabilidad de ser soberano sobre toda la Creación, la Creación entera. Y después Dios regresa a lo largo de la secuencia. Usted recordará si regresa al día cinco, aparecen los peces, luego las aves, después el ganado, luego las cosas que se arrastran y luego las bestias o las cosas vivientes mencionadas al final del versículo 28. Entonces, la secuencia es repetida. Todas las formas de vida creadas más elevadas más allá de las plantas, las cuales serán mencionadas en un momento, están bajo el dominio soberano del hombre.

Esto involucra algo muy práctico. Vaya al capítulo 2, versículo 19. Y aquí se repite el mismo relato de la Creación, añadiéndose algunos detalles. “Jehová Dios formó, pues, de la tierra, toda bestia del campo y toda ave de los cielos.” Ya hemos aprendido eso, esto simplemente está resumiendo y repitiendo. “Y las trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar; y todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ése es su nombre. Y puso a Adán nombre a toda bestia y ave de los cielos y a todo ganado del campo.” Esa fue la primera responsabilidad del hombre. Si iba a ser el soberano sobre toda la Creación, él tenía que identificar a la Creación. Él tenía que clasificar la Creación. Y lo hizo. Él tuvo la capacidad de mirar las características de una criatura dada y darle un nombre adecuado, lo cual hizo.

Y hay una segunda responsabilidad que tuvo el hombre, en el versículo 15, con respecto a la soberanía sobre la Creación. Capítulo 2, versículo 15: “Tomó, pues Jehová Dios al hombre,” antes de esto claro, creó Dios al hombre, “y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase.” Recuerde que todavía no hay maldición, no hay pecado. No hay caída, no hay muerte. Pero aquí, de alguna manera, se tenía que cuidar el huerto de Dios, tal como algunos teólogos lo han dicho. Necesitaba cuidar el huerto de Dios. No sabemos lo que eso significó, pero ésta fue la responsabilidad del hombre, asegurarse de que el huerto de Dios fuera cultivado y floreciera.

Ahora, regresen al versículo 8; aprendamos algo acerca de este huerto. “Y Jehová Dios plantó un huerto en Edén, al oriente; y puso allí al hombre que había formado. Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista y bueno para comer; también el árbol de la vida en medio del huerto y el árbol de la ciencia del bien y del mal.” Dos árboles que son diferenciados como árboles únicos.

“Y salía de Edén un río para regar el huerto y de allí se repartía en cuatro brazos. El nombre del uno era Pisón; éste es el que rodea toda la tierra de Havila, donde hay oro; y el oro de aquella tierra es bueno; hay allí también hay bedelio y ónice. El nombre del segundo río es Gihón; éste es el que rodea toda la tierra de Cus. Y el nombre del tercer río es Hidekel; éste es el que va al oriente de Asiria. Y el cuarto río es el Éufrates. Tomó pues Jehová Dios al hombre y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase.”

Las plantas necesitan agua. Y entonces, la responsabilidad del hombre era asegurarse de que todo fuera cuidado de manera apropiada. No sé todo lo que eso implicaba antes de la caída, porque nada podía morir; pero quizás podía florecer de una mejor manera para la gloria de Dios si era cuidadosamente atendido por el hombre.

Dios también le dio la responsabilidad al hombre en el huerto, tal como he leído, de nombrar a los animales. Lo hemos visto. Pero regrese por un momento al versículo 16. “Y mandó Jehová Dios al hombre diciendo: “De todo árbol del huerto podrás comer.”” Puedes disfrutar de todo eso. “”Mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.”¿Qué es morir? ¿Qué es eso? Esa fue la única advertencia, la única advertencia.

Entonces, Dios coloca al hombre en el huerto con la responsabilidad de nombrar a los animales, lo cual muestra sus capacidades cognitivas, y también la responsabilidad de cuidar del jardín. La responsabilidad del hombre era aprender acerca de la Creación y glorificar a Dios por la maravilla de lo que veía; y luego clasificar a la Creación y de alguna manera moldear la Creación de tal manera que fuera una honra a su Creador en todo sentido. Recuerde, no había temor, no había muerte, no había derramamiento de sangre. Pero el hombre, sin embargo, tenía la responsabilidad de cuidar del huerto de Dios.

Y conforme pensaba en eso, pensé en mi jardín. Yo tengo un jardín caído. Tengo un jardín en el cual existe la muerte. Y yo puedo matar cosas tan bien como cualquier otra persona, a pesar de que esté tratando de hacer que vivan. Y comencé a pensar en el hecho de que nosotros todavía vivimos en el huerto de Dios… Ha sido brutalmente afectado por la caída y el pecado y la muerte. Pero todavía vivimos en un mundo que está diseñado por Dios para manifestar Su gloria. Y tenemos una responsabilidad, creo yo, de cuidar el huerto de Dios. No sé usted, pero cuando yo salgo al jardín que tenemos en nuestro hogar y veo todas estas plantas magníficas y hermosas floreciendo allí, mi respuesta instantánea es glorificar a Dios y alabarlo. Hay un hombre que viene cada semana y quien sabe muy bien lo que está haciendo y cuida de estas plantas para que se vean siempre hermosas. Y uno puede ir y cortar esas rosas magníficas en cualquier momento; y cuando usted viene a nuestra casa siempre encontrará pequeños contenedores llenos de magníficas rosas. Y cuando veo a ese hombre, que es cristiano, y le observo, en cierto sentido, como un siervo de Dios que está dando honor a Dios por el modo en él que cuida del jardín de Dios.

Yo no adoro en ningún sentido a las plantas, ni a ninguno de los pájaros que vienen… o creo que fue antes de ayer que un precioso cervatillo disfrutaba de nuestro jardín. Eso sólo ocurre ocasionalmente. Inclusive algún emú local suele aparecer y visitar. Creo que hay un enfoque razonable de todo esto. Realmente así lo creo. Yo creo que Dios le ha dado un pequeño espacio, un pequeño pedazo de Su mundo, del mundo de Dios, y es correcto que ese pequeño pedazo le de gloria al Creador. ¿No es asombroso cuando usted piensa en todas las plantas que Dios ha creado, por qué cree que las creó? ¿Para qué las creó? Para Su propia gloria. Y cuando usted cultiva esas cosas, está haciendo eso, está desplegando ese poder creador de Dios. Le gana a la pila de desechos en la zona central de Inglaterra. A los ríos muertos de Europa oriental. Gran parte del mundo comunista no vio más allá. Ellos simplemente destruyeron la creación debido a propósitos económicos. Eso sucede todo el tiempo…

Y no estoy convirtiéndome en un loco ambientalista, tal como son llamados. Pero creo que por lo menos hay un mandato de dominio aquí que indica que yo tengo una responsabilidad de permitir que la magnificencia de la Creación de Dios sea desplegada de la mejor manera que yo pueda, para tratar de algún modo de moldear el pequeño mundo donde vivo en una dirección que va hacia Dios. Ésta era la distinción de Juan Calvino, él de alguna manera quería moldear al mundo secular de manera que pudiera manifestar a Dios y que fuera en cierto modo sagrado. Entonces, todo lo que hacemos debería ser para la gloria de Dios. Tenemos una tierra maldecida con que lidiar; y eso no es fácil. Pero tal como Adán después de pecar, necesitamos trabajar al punto en el que sudamos para que la belleza creativa de Dios pueda desplegarse. Pueda verse. Todavía somos mayordomos de Su Creación. Y creo que como cristiano siento esa mayordomía. Reconozco que este es un planeta temporal, todo se quemará. Pero mientras que yo estoy aquí, quiero que Dios pueda ser desplegado.

A Adán se le dio esa responsabilidad. Nosotros, de este lado de la caída, de este lado del pecado, no podemos dominar el huerto de Dios como quisiéramos. Es un mundo salvaje; y escuchamos acerca de la muerte que ocurre en el mundo. Inclusive tenemos plantas que son mortales, ¿no es cierto? Plantas que son drogas. Bacterias que viven y cosas que matan, que han creado plagas que han literalmente resultado en la muerte de decenas de miles de personas. Tenemos animales que matan. No es el huerto que fue originalmente por la caída y la maldición. En el capítulo 2 de Hebreos, versículo 8, dice que Cristo, quien es el hombre supremo, ha sido coronado con gloria y honor, versículo 7. Y después, en el versículo 8, dice “Tú has colocado todas las cosas en sujeción o bajo sus pies.”

Y eso es verdad. Cristo, como el hombre encarnado, es verdaderamente el Rey de la tierra; porque al sujetar todas las cosas a Él no dejó nada que no esté sujeto a Él. Pero observe esta siguiente declaración, muy importante. “Pero ahora todavía no vemos todas las cosas sujetas a Él.”¿No es eso verdad? Cristo es el verdadero Rey de la tierra. Él fue hecho un poco más bajo que los ángeles, descendió y se volvió uno de nosotros y asumió el mandato de dominio; y debido a que Él es Dios, tiene el poder más grande para sujetar la Creación a sí mismo. Pero vemos a la Creación y todas las cosas fueron sujetas a Él, dice el versículo 8, todas las cosas. No existe nada que no esté sujeto a Él. Pero todavía no vemos todas las cosas sujetas a Él. No vemos a un reino animal bajo control, dócil y pasivo. No vemos a la vida de las plantas simplemente creciendo y fortaleciendo sin ninguna necesidad de ser cuidadas. No vemos a un mundo libre de guerras, odio, matanza, enfermedad, etcétera. Entonces, todavía no vemos todas las cosas sujetas a Él.

Pero… Lo veremos. Algún día, todas las cosas estarán sujetas a Él. Algún día, Él revertirá la caída. Él revertirá la maldición. Él será el Rey de la tierra. Observe el versículo 10: “Porque convenía que Él, por cuya causa son todas las cosas y por quien todas las cosas subsisten, que habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionarse por aflicciones al autor de la salvación de ellos.” A través de Su muerte, Él ganó el derecho de ser el soberano de la tierra; y Él tomará ese derecho e irá a Su gloria, gobernará a este mundo, someterá a este mundo y nos llevará junto con Él al traer a muchos hijos a la gloria.

Podríamos decir esto, que antes de la Caída, se dio un mandato de dominio al hombre que él podía ejercer. Y él tenía el control de todos los animales y tenía control del huerto de Dios. Pero lo perdió en la Caída; y será recuperado cuando Jesús, que todavía no ha sujetado todas las cosas a sí mismo, hará eso. Y eso está mirando al reino del milenio, a la tierra restaurada, al Edén invertido, por así decirlo.

Usted recuerda que el profeta Isaías dice que el desierto florecerá como una rosa, que el león se acostará con el Cordero, un niño jugará en un foso de serpientes; y si alguien se muere a los 100 años, morirá como bebe. De tal manera que la muerte, aún en su curso normal, será abatida. En una serie de programas de televisión que hice esta semana señalé que es razonable asumir o suponer que la gente que entra al milenio que esté viviendo en la tierra, vivirá a lo largo de los 1000 años completos sin morir. La muerte será mitigada. La maldición será mitigada. Todavía habrá elementos de la maldición en la tierra porque todavía nacerá gente en la tierra con una naturaleza pecaminosa quienes se rebelarán contra Dios. Entonces, el pecado estará ahí, pero será en gran parte sometido. Y luego, finalmente, al final de los 1000 años, toda la tierra se disolverá y serán creados un nuevo cielo y una nueva tierra en donde no hay pecado y no hay caída. Entonces, el hombre reinará con Cristo en el Reino. Y un día, cuando Cristo sujete a la Creación, disfrutaremos de esa sujeción de la Creación porque reinaremos con Él.

Lo segundo que decimos entonces acerca del hombre es que él es el rey de la tierra. Él es soberano en la tierra. Él no es solamente la extensión biológica de alguna otra criatura, fue hecho de algo diferente, a imagen de Dios, para gobernar este universo. Y él hará eso en las glorias del reino del milenio cuando junto con Cristo reine sobre el universo sujeto traído a sujeción por Jesucristo mismo. De hecho, lo señalan los profetas en las Escrituras, el Nuevo Testamento se refiere a esa tierra que será renovada al principio de los 1000 años. Entonces, ciertas características de la maldición van a ser mitigadas en ese momento. El hombre recibió esta soberanía desde el principio. Él se levanta por encima de todo el orden creado y es el soberano, el rey de la tierra.

En tercer lugar, encontramos en la Creación… Regresemos a Génesis… Encontramos que esto también es la responsabilidad del hombre. Dicen el versículo 28: “Y los bendijo Dios y les dijo: “Fructificad y multiplicaos, llenad la tierra.”” En el versículo 27 dice que Él los hizo varón y hembra. Esta es la tercera responsabilidad del hombre. Él debe manifestar la imagen de Dios, personalidad y relación, él debe ser el rey de la tierra, él debe cuidar del huerto de Dios, hacer todo lo que puede para guiar y someter al orden creado para desplegar el poder glorioso de Dios; y él es el propagador de la vida humana. Él es el propagador de la vida humana.

Entonces, Dios los hizo varón y hembra. Ese es el diseño de Dios para el matrimonio y la procreación. Hemos estado hablando del hecho de que la procreación existe en todo el mundo animal. Existe posible una capacidad procreadora entre las plantas que se reproducen por medio de semillas o semilla en el fruto. Dios le dio al hombre capacidades de relación; y después le dio Dios al hombre a una ayuda. Dicen el versículo 7 del capítulo 2 que Dios formó al hombre del polvo de la tierra, sopló en su nariz aliento de vida y fue el hombre un ser viviente. Y conforme usted lee más adelante este pasaje, versículo 18: “Dijo Jehová Dios: no es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.”” Esto no va a funcionar porque tengo que seguir creando personas. Él no puede estar así. Tengo que hacerle una ayuda idónea.

Sé que la mayoría de las personas piensa que alguien tiene que lavar los platos, alguien tiene que sacar la basura, alguien tiene que hacer la cama. Ese no es el tipo de ayuda. Él necesitaba ayuda en algo fundamental y eso era la procreación, la propagación de la raza humana. Ese era el punto aquí. Él necesita una ayuda. Él necesita una compañera. Él necesita una compañera perfecta del polvo del cual el señor Dios había formado todo, pero había algo diferente acerca de la manera en la que Él formó a esta ayuda en el versículo 20. Dios miró a toda la Creación y no se halló ayuda idónea para él. No había nada en el orden creado que estuviera a su nivel. Y ahora necesitamos seguir afirmando eso. El hecho de ser un ser humano no es ser un animal glorificado, es ser un ser eterno hecho a imagen de Dios. Y sólo había uno; y ese era Adán.

“Entonces, Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán; y mientras este dormía tomó una de sus costillas y cerró la carne en su lugar. Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer y la trajo al hombre. Dijo entonces Adán: “Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; esta será llamada Varona porque del varón fue tomada.” Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer; y serán una sola carne. Y estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, y no se avergonzaban.” No había nada de qué avergonzarse porque no había ningún pecado. Esta sección que le acabo de leer en el capítulo 2 expande la declaración simple del versículo 27b que dice que dice varón y hembra los creó. Y ahí tiene cómo Dios hizo eso. El capítulo 2 no es una historia adicional, es una expansión del original.

En ambos lugares el varón es primero. Varón y hembra los creó. Y el capítulo 2 le dice en el versículo 7, que creó al hombre; y ahí en el versículo 18 y en adelante Él creó luego a la mujer. Esto es importante. El hombre es colocado primero y esto es necesario en la Creación. Y muestra la precisión asombrosa del libro de Génesis. Permítame decirle a qué me refiero. La investigación genética confirma esto, ya que el hombre tiene ambos cromosomas X, que por cierto producen mujeres, y los cromosomas Y que producen hombres. Los hombres son X e Y. Las mujeres no. Si la mujer hubiera sido creada primero y el hombre hubiera sido tomado del cuerpo de ella, entonces la reproducción habría sido imposible ya que no habría habido nada más que cromosomas X, en cuyo caso sólo mujeres podrían haber sido reproducidas porque las mujeres no tienen un cromosoma Y. El hombre tenía que ser creado primero porque tiene un cromosoma X y un cromosoma Y; y el cromosoma Y produce un hombre y el cromosoma X, una mujer.

Dios sabía exactamente lo que Él estaba haciendo. Y es por eso que entró, tomó un hueso; y ese hueso, si nos ponemos un poco científicos, tenía el ADN codificado en la estructura celular con la cual Él crearía a un hombre. Él hizo una mujer a partir de ese hueso, hizo una compañera para Adán; y entonces juntos podían producir hombres y mujeres. Entonces, los cromosomas X y los cromosomas Y eran bien conocidos para Dios, aunque no aparecen en el libro de Génesis. El hombre tenía el material genético para que una mujer pudiera ser tomada de él y estar genéticamente relacionada a él siendo del mismo género; y entonces a través de la relación con ella pudiera procrear tanto hombres como mujeres. Entonces, juntos, cumplen el mandato de dominio del versículo 28: “Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sojuzgadla.”

Fructificad y multiplicaos… La palabra técnica para eso es fecundidad, significa la habilidad de procrear. Y por cierto, esto se encuentra todo a lo largo de Génesis. No voy a tomar el tiempo, pero usted lo puede hacer… capítulo 9, Dios bendijo a Noé después del Diluvio y sus hijos y les dijo que tenían que cumplir el mandato original, “fructificad y multiplicaos y llenad la tierra.” Hagan bebés en el sentido coloquial, produzcan niños. Y en el capítulo 17 del libro de Génesis, en el versículo 16, habla de Abraham y Sara: “La bendeciré, y también te daré de ella un hijo; sí, la bendeciré y vendrá a ser madre de naciones; Reyes de pueblos vendrán de ella.” En el versículo 20: “Y en cuanto a Ismael, también te he oído; he aquí que le bendeciré y le haré fructificar y multiplicar mucho en gran manera.” Esto es hacerse fructífero y multiplicarse es la expresión en el Antiguo Testamento para procreación. Entonces, el diseño del hombre y la mujer permitiría que el hombre procreara, lo cual permitiría que el hombre tuviera la responsabilidad maravillosa y el privilegio de producir a otros a imagen de Dios. ¡Qué bendición tan increíble, tan increíble! Usted trae un pequeño bebé al mundo; es una persona eterna hecha la imagen de Dios.

No existe nada como eso. No hay absolutamente nada como eso porque esa pequeña vida tiene la capacidad de tener una relación. Sea una relación que yo disfruto con un miembro de la familia como mi padre, quien está cerca del fin de su vida o sea una relación con mi pequeña nieta que viene corriendo hacia mí con ambos brazos al aire, pidiéndome que la levante y la abrace. Esas son las cosas más ricas en toda la vida, las relaciones. Y tenemos el privilegio y el gozo de enriquecer nuestra propia relación en el matrimonio al multiplicar y al traer a esa unión a otros capaces de tener una comunión profunda y personal, de tener conversación, de tener convivencia. Podemos disfrutar con ellos las mismas relaciones personales que disfrutamos uno con el otro; y por lo tanto Dios está diciendo que puede extender este dominio sobre la faz de la tierra, llena la tierra, Génesis 9:1, llena la tierra. Lo mismo en Génesis 1:28, llena la tierra.

Dios diseñó el matrimonio, un hombre, una mujer; eso es claro partir de lo que le acabo de leer al final del capítulo dos. El hombre deja a su padre y a su madre y se une a su mujer; se vuelven una carne. Y la manera en que se vuelven una carne es en la vida que viene a partir de ellos. Una carne podría significar que tiene intimidad sexual, una carne podría significar que piensan de manera semejante, igual; y hacen las cosas juntos. Pero, la expresión más pura y verdadera de una carne es cuando los dos se unen en una carne, una vida… Y ese fue el mandato para el hombre, porque al hacerlo el hombre multiplica la imagen de Dios. Es por eso que hablamos con tanto énfasis a los padres cristianos que tienen hijos pequeños para que comprendan la administración que tienen, dada por Dios, de criar a ese pequeño hecho a imagen de Dios, llevándolo de regreso al conocimiento de Dios a través de la fe en Jesucristo.

Entonces, Dios estableció esta capacidad, esta capacidad de ser fecundos, tal como es llamada, esta habilidad de procrear; y Dios estableció al matrimonio como el ambiente… Un hombre, una mujer de por vida… En lo cual esto se llevaría a cabo. Fue un recurso de evolución que estaba tratando de explicar la conducta del hombre de una manera de evolución. Y ellos no podían descubrir por qué era eso… Esta fue la declaración… ¿Por qué los humanos casi siempre terminan en lo que llaman pares? No podían entender cómo la evolución produce eso. Parece que en nuestra cultura no sucede de esa manera, o sí? La gente no va por todos lados teniendo bebés y teniendo hijos ilegítimos que nacen; pero de acuerdo con este recurso, ellos dijeron que el 98% de los seres humanos de la tierra termina en un par. Eso es porque Dios nos hizo de esa manera. Por supuesto, todos los feministas y todos los homosexuales quieren hacer todo lo que hacen para atacar y destruir la intención de Dios. Y ellos han sido muy exitosos en nuestra sociedad. Y debido a eso, Romanos 1 dice que la ira de Dios ha venido sobre ellos. Bueno, suficiente acerca de eso.

El hombre, entonces, es creado a imagen de Dios. Él es creado para ser rey de la tierra. Él es creado para ser el propagador de la vida. Y finalmente, él fue creado como el destinatario del gozo. Dios quería bendecirlo. Y dice en el versículo 28: “Y los bendijo Dios.” Dios los bendijo. Él simplemente quería a alguien a quien pudiera bendecir. Y los bendijo.

¿Cómo los bendijo? Bueno, los bendijo con dominio. Los bendijo con una imagen divina, con un ser eterno. Los bendijo con la capacidad de tener relaciones. Los bendijo con personalidad. Los bendijo con la habilidad de comprender Su Creación. Los bendijo con la capacidad de conocerlo a Él tanto como de conocerse el uno al otro. Los bendijo con la habilidad de reproducirse a sí mismos y llenar la tierra con otros hechos a imagen de Dios. Y los bendijo de otra manera, versículo 29: “Y dijo Dios: “He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra; y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer.”

¿Se ha preguntado alguna vez por qué Dios creó a este mundo con una variedad tan extensa de comida simplemente en el área de las plantas, las frutas y los vegetales? Quite la carne, porque no hay muerte en este punto; entonces, cuando el hombre es originalmente creado, es vegetariano. Pero parece que no hay fin para toda la vegetación, todo lo que crece, lo que cuelga de los árboles, para el gozo del hombre. Con frecuencia he pensado que Dios pudo haber hecho un cielo color marrón, agua color marrón y un mundo sin color y arroz. Y entonces, todo lo que usted haría toda su vida es comer arroz… O lo que fuera. ¿Pero por qué llenó Dios este mundo con una variedad tan grande de plantas, de vegetales, de frutas?

Cada vez que viajo a una nueva cultura, otro lugar en el mundo, me presentan algo que la gente obtiene de la tierra y come. Es realmente asombroso. Algunas de ellas no las quiero volver a probar, pero eso quizás tiene que ver más con la manera en que están preparados que con lo que se podría hacer con ellos… Usted sabe, como cubrirlas con mucho queso o algo. Pero continúa sorprendiéndome; y Dios ha proporcionado esto con una habilidad humana extraordinaria que es el sentido del gusto. Algo que usted da por sentado. Y la capacidad de oler. Usted piensa que primordialmente prueba, pero en realidad huele más de lo que prueba. Pero Dios nos ha dado la capacidad de probar ciertas cosas, y qué bendición para que podamos literalmente disfrutar de la cosecha inmensa que Dios ha provisto para nosotros.

Entonces, en un principio, Adán y Eva eran vegetarianos. Podían comer toda planta que daba semilla que estaba en toda la superficie de la tierra, cada árbol que daba fruto con semilla era de alimento para ellos. Y a toda bestia de la tierra y a toda ave de los cielos y a todo lo que se movía sobre la tierra que tenían vida, toda planta verde les será para comer. “Y fue así.” Nuevamente, ese tipo de declaración que indica que ese fue el patrón permanente establecido. El hombre era vegetariano y los animales también eran vegetarianos en la Creación. ¿Por qué? Porque no había muerte, nada moría… Nada moría. Dios estableció esto como el patrón fijo original. Era permanente en ese entonces. “Y fue así” indica permanencia.

Había sólo una excepción, capítulo 2, versículo 9, estaba el árbol de la vida en medio del huerto, y también el árbol de la ciencia del bien y del mal. Versículo 16: “Y mandó Jehová Dios al hombre diciendo: “De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.” Podían comer del árbol de la vida todo lo que quisieran, pero no podían comer del árbol de la ciencia del bien y del mal. Comer de lo que estaba prohibido arruinaría el diseño original produciendo muerte y putrefacción.

Esa es una triste historia, ¿no es cierto? Porque eso es exactamente, exactamente lo que hicieron. El capítulo 3 nos cuenta la terrible historia; y no sabemos cuánto tiempo pasó, no sabemos si fueron décadas o si fueron cientos de años, pero llegó el tiempo cuando Eva fue engañada por la serpiente. La serpiente le mintió y ella creyó la mentira. Y ella desobedeció a Dios y comió. Y después Adán deliberadamente desobedeció a Dios y comió; y todo cambió, todo.

Capituló 3, versículo 19, de pronto cuidar del huerto no era fácil. Regresando al versículo 17: “Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer y comiste del árbol que te mandé diciendo: “No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. Espinos y cardos te producirá y comerás plantas del campo. Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra.” Toda tu vida será un gran desafío. Tendrás que trabajar duro para poder comer de la vegetación que antes era accesible, estaba lista para ti.

Y luego, dice en el versículo 21: “Y Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer túnicas de pieles,” esa es la primera muerte. Para poder hacer una prenda de vestir de piel, Dios tuvo que matar al animal. Y Dios mató al primer animal para cubrir la desnudez de Adán y de su mujer.

En el capítulo 4, versículo 4: “Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado Abel y a su ofrenda.” Eso significa que él trajo un sacrificio de un animal, mató a un animal; y el señor consideró a Abel y a su ofrenda. El Señor aceptó la muerte de los animales como un sacrificio, lo cual significa que la muerte de un animal fue iniciada por Dios, aceptada por Dios dentro del marco de Su sistema sacrificial porque, por supuesto, apuntaba a la paga del pecado que es muerte. Y Dios, más adelante, permitió que la gente comiera carne.

En el capítulo 9, cuando Noé y sus hijos salieron del arca, Dios les dijo: “Fructificad y multiplicaos y llenad la tierra,” capítulo 9, versículo 2: “El temor y el miedo de vosotros estarán sobre todo animal de la tierra.” Ahora, instantáneamente, va a ser el rey de la tierra, va a tener autoridad sobre estos animales, pero no van a ser amables con eso, ellos te temerán. “Sobre todo animal de la tierra y sobre toda ave de los cielos, en todo lo que se mueva sobre la tierra y en todos los peces del mar; en vuestra mano son entregados. Todo lo que se mueve y vive os será para mantenimiento: así como las legumbres y plantas verdes, os lo he dado todo.”

Entonces, no crea que ser vegetariano es el modo cristiano. Fue originalmente el modo, pero entonces no había pecado; Dios permitió que la gente comiera carne una vez que hubo pecado. Y creo que eso es muy, muy importante porque Dios demostró originalmente a través de esas muertes que había muerte a través del pecado; la muerte requería un sacrificio, la muerte requería inclusive un sustituto.

Ahora, en el glorioso Reino milenario por venir la pregunta podría surgir… ¿Será lo mismo? Bueno no, los animales estarán domesticados y no serán salvajes; pero algunos animales serán matados durante el Reino milenario porque de acuerdo con Ezequiel 40 al 48, habrá sacrificios que serán llevados a cabo en el templo milenario. Entonces, algunos de ellos serán matados por lo menos para festivales conmemorativos en el templo milenario; y el pecado existirá, tal como dije, en el Milenio. Pero habrá cierto regreso al diseño original. El profeta Isaías quiere que comprendamos, y lo señalé en alguna referencia anteriormente, quiere que entendamos que el mundo será diferente en cierto grado. “La vaca y el oso pacerán, sus crías se echarán juntas; y el león, como el buey, comerá paja. Y el niño de pecho jugará sobre la cueva del áspid; y el recién destetado extenderá su mano sobre la caverna de la víbora.” Entonces, definitivamente habrá cierta inversión de la maldición, a pesar de que no será total. En Isaías 65:25: “El lobo y el cordero serán apacentados juntos; y el león comerá paja como el buey; y el polvo será el alimento de la serpiente.” Habrá algunos cambios.

Para resumir, obviamente hay mucho más que podemos profundizar en el capítulo 2; y veremos si lo hacemos en el futuro. Pero por el momento, Dios creó al hombre a Su imagen, creó al hombre para ser rey de la tierra, creó al hombre para procrear, para propagarse y para llenar la tierra con otros que serían hechos a la imagen de Dios. Él creó al hombre para disfrutar la riqueza de Su bendición. Y cuando todo eso fue hecho, dice el versículo 31: “Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera.” No sólo las partes, ya comentó acerca de que las partes eran buenas, en esta ocasión Él dice que era bueno en gran manera… Esa es la primera vez. Y no tan sólo las partes, sino vio todo lo que Él había hecho. Nuevamente reiteramos que Él es el Creador y el Hacedor de todo; no hay muerte porque no hay maldad, no hay pecado y no hay caída.

Eso termina con toda posibilidad de evolución, incluyendo cualquier tipo de evolución teísta que depende de la muerte. No había muerte. Las cosas no estaban mutando y muriendo por billones de años durante este tiempo. Cuando Dios dice un día, Él dice en realidad un día. Entonces, usted llega al capítulo 2, versículo 1: “Fueron pues acabados los cielos y la tierra y todo el ejército de ellos.” Eso es todo, no hay más; esa es la historia. Comenzó y terminó en 32 versículos; y nos dio la descripción completa del universo creado en su perfección completa. ¿Cree usted eso? Es la palabra de Dios, ¿no es cierto?

Padre, te agradecemos esta noche por estas semanas en las que hemos podido ver esto; ver Tu mano poderosa y gloriosa. Gracias por ser nuestro Creador, nuestro Sustentador, el consumador del universo. Gracias por ser nuestro Salvador, nuestro Señor, nuestro amigo. Gracias por ser nuestro Padre; que el gran Creador se convirtió en mi Salvador es una realidad maravillosa. Te bendecimos y te damos gracias en el nombre de tu Hijo. Amén.

John MacArthur

Es el pastor-maestro de Grace Community Church en Sun Valley, California, así como también autor, orador, rector emérito de The Master’s University and Seminary y profesor destacado del ministerio de medios de comunicación de Grace to You.

Desde que completó su primer libro que fue un éxito en ventas, El Evangelio según Jesucristo, en el año 1988, John ha escrito cerca de 400 libros y guías de estudio, incluyendo Fuego Extraño, Avergonzados del Evangelio, El Asesinato de Jesús, El Hijo Pródigo, Doce Hombres Inconcebibles, Verdad en Guerra, El Jesús que no Puedes Ignorar, Esclavo, Una Vida Perfecta y la serie de Comentarios MacArthur del Nuevo Testamento. Los títulos de John han sido traducidos a más de dos docenas de idiomas. La Biblia de estudio MacArthur, el recurso que es la piedra angular de su ministerio, está disponible en el idioma inglés (NKJ, NAS y ESV), español, ruso, alemán, francés, portugués, italiano, árabe y chino.

John y su esposa, Patricia, viven en el sur de California y tienen cuatro hijos casados: Matt, Marcy, Mark y Melinda. Ellos también disfrutan de la alegre compañía de sus 15 nietos.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org
DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la  política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

 

11/12 – La Creación: Día 6, 2ª Parte

Gracia a Vosotros

Serie:  La batalla por el comienzo

11/12 – La Creación: Día 6, 2ª Parte

John MacArthur

https://cdn.gty.org/gracia/sermons/High/90-218.mp3?x-source=website&x-type=download

Y continuamos en esta noche con nuestro estudio del libro de Génesis, capítulo uno. Los orígenes, día seis, la Creación… ¡Qué gran tiempo hemos disfrutado haciendo esto! No puedo pensar en alguna serie que haya hecho en los últimos años que haya tenido la respuesta que ésta ha recibido. Y tan pronto como la finalice, lo cual será en las próximas dos semanas – concluiremos con la parte acerca de la Creación, planeamos transmitirla por radio y difundirla por todo el mundo para que otros tengan la oportunidad de entender este gran, gran testimonio del libro de Génesis.

En nuestro estudio de Génesis llegamos ahora al día seis de la Creación de Dios, el pináculo de la obra creadora de Dios, la creación del hombre. Permítanme leer comenzando en el versículo 24 de Génesis 1: “Luego dijo Dios: “Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie.” Y fue así. E hizo Dios animales de la tierra según su género y ganado según su género y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno. Entonces, dijo Dios: “Hagamos al hombre a Nuestra imagen, conforme a Nuestra semejanza. Y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.” Y creó Dios al hombre a Su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios y les dijo: “Fructificad y multiplicaos. Llenad la tierra y sojuzgadla y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.”

Y dijo Dios: “He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer. Y a toda bestia de la tierra y a todas las aves de los cielos y a todo lo que se arrastra sobre la tierra, en que hay vida, toda planta verde les será para comer.” Y fue así. Y vio Dios todo lo que había hecho y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.”

No podía haber un relato más directo y simple de la Creación que ese. Le dice a usted con precisión lo que Dios hizo el día sexto. Él creó los animales terrestres, dividiéndolos en tres categorías; y encontramos a todos ellos en tres categorías, tanto a los animales domésticos indicados por la palabra bestias, que se refiere a ganado y los animales salvajes indicado por el término animales de la tierra y también serpientes, apuntando a todo lo que se arrastra, lo que camina cerca del piso: insectos, reptiles, anfibios, ratas y ardillas, etc., etc.

Habiendo creado el día antes esa forma animal de vida, habiendo creado todas las aves en el cielo y todos los animales del mar, Dios había completado Su Creación con excepción del hombre, terminando como los versículos 26 y 27 indican, al crear al hombre. Todo eso lo hizo en el sexto día, un período en realidad de 24 horas tal como se indica en el fin del versículo 31, la tarde y la mañana, un período de luz y un período de oscuridad… esto es un giro de la Tierra.

Los enemigos de Dios y los enemigos de la Biblia han negado esta palabra revelada de Dios. Ellos han dicho que el hombre ha evolucionado a lo largo de millones y billones de años. Y que el hombre moderno es el resultado de la mutación. El hombre moderno es el resultado de alguna transformación al azar, y sin embargo voluntaria, genética. El hombre es el producto de la supervivencia de los más fuertes. Eso no es lo que la palabra de Dios dice. Lo que le acabo de leer no puede ser más claro. Se reitera en el segundo capítulo, versículo 7: “Entonces, Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra y sopló en su nariz aliento de vida; y fue el hombre un ser viviente.”

Y ahí abajo, en el versículo 19: “Jehová Dios formó, pues, de la tierra toda bestia del campo y toda ave de los cielos; y las trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar. Y todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ése es su nombre. Y puso a Adán nombre a toda bestia y ave de los cielos y a todo ganado del campo; mas para Adán no se halló ayuda idónea para él. Entonces, Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas y cerró la carne en su lugar. Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer; y la trajo al hombre.”

Ahí tiene usted la creación de la mujer. En ambos casos, la creación del hombre, la creación de la mujer, es un acto de creación directo e inmediato por parte de Dios. En el capítulo 5 de Génesis, comienza de esta manera: “Este es el libro de las generaciones de Adán. El día en que creó Dios al hombre, a semejanza de Dios lo hizo. Varón y hembra los creó; y los bendijo y llamó el nombre de ellos Adán el día en que fueron creados.” Repetidamente dice que hubo un día cuando Dios creó al hombre, tanto hombre como mujer. Eso es lo que la Biblia dice.

Isaías 45:12 se hace eco de esto: “Yo hice la tierra y creé sobre ella al hombre.” Job 33:4: “Él Espíritu de Dios me ha hecho.” Deuteronomio 4:32 habla de un día en el que Dios creó al hombre sobre la tierra. Esto es repetido no sólo en los versículos que les he dado, sino también en otras partes. A pesar de la clara enseñanza de la Biblia, la primera enseñanza de Génesis y otros pasajes de la Escritura, los evolucionistas, algunos de ellos llamándose a sí mismos cristianos y por lo tanto siendo evolucionistas teístas, esto es que Dios causó la evolución para hacer que el hombre existiera, estos evolucionistas han tratado de ir en contra del testimonio claro de las Escrituras; que Dios creó todas estas cosas en un día, han tratado de probar que el hombre evolucionó, que todo evolucionó a partir de una criatura de una sola célula a través de animales del agua, anfibios, simios, hasta que llegaron finalmente al hombre erecto quien es entonces el pináculo de la Creación.

Pero los científicos, a pesar de negar a la Biblia, han hallado que es imposible encontrar prueba alguna de la evolución de algo, incluyendo la evolución del hombre. El motivo por el cual no pueden encontrar prueba es porque no hay evolución. Usted no puede encontrar prueba de algo que no sucedió. Y la evolución nunca sucedió; y es por eso que no pueden encontrar prueba de la misma. En seis días de 24 horas o días solares, Dios creó a todo el universo, la Tierra y a todas las criaturas vivas. Y hemos estado diciendo que lo hizo alrededor de 6 a 7000 años atrás.

Esto nos lleva al tema de los fósiles; tengo que hablar de esto. Hablé un poco la última vez, pero sé que muchos de ustedes son estudiantes – inclusive en la escuela primaria, algunos en los grados superiores, ciertamente en la secundaria, la preparatoria y hasta en la Universidad – y se enfrentan con el supuesto registro de los fósiles que prueba que el hombre evolucionó de alguna forma de criatura parecida a un simio que caminaba sobre cuatro extremidades. ¿Cómo enfrentamos el supuesto testimonio de los fósiles que se usa para probar la evolución? ¿Acaso los científicos no tienen eslabones perdidos? Parece que cada cierto número de años o cierto número de meses algún científico dice haber encontrado alguna forma transicional entre el mono y el hombre. ¿Tienen acaso eslabones perdidos? La respuesta es que absolutamente no, absolutamente no.

Hay un libro científico muy interesante llamado En el principio, escrito por Walter Brown quien es un doctor en filosofía de MIT, el Instituto de Tecnología de Massachusetts. Durante 21 años, Walter Brown fue el director de los estudios de ciencias y tecnología en el colegio de Air War y profesor en la academia de la Fuerza Aérea, un científico prominente. El ha expuesto, tal como muchos otros, las mentiras que los evolucionistas están tratando de presentar para apoyar su posición. Escribe que las historias que aseguran que los fósiles de hombres primitivos parecidos al mono que han sido encontrados han sido exageradas. Por ejemplo, ahora se ha reconocido de manera universal que el hombre de Piltdown , una especie de hombre, ha sido un fraude total; y sin embargo existe y ha existido en los libros de texto durante más de 40 años.

Y antes de 1978, la evidencia para el Ramapithecus consistía de un simple puñado de dientes y fragmentos de mandíbulas. Y como le he dicho la semana pasada, el Ramapithecus era una de las categorías más extensas del hombre mono transicional. Ahora sabemos que simplemente vino de unos dientes y fragmentos de mandíbulas. Ahora se sabe que el Ramapithecus era simplemente un primate. El derrocamiento del Ramapithecus, supuestamente el primer humano, ha sido un golpe serio. Ahora creen los científicos que probablemente el Ramapithecus era el pariente extinto de un orangután y nada más que eso.

Y encuentra información bastante interesante acerca de eso en un libro de Roger Lewin llamado Huesos de contención, lo cual también le mencioné la semana pasada. Una de las otras supuestas formas transicionales es llamada el hombre de Nebraska. La única evidencia, por cierto, para apoyar la existencia del hombre de Nebraska termina siendo un diente de cerdo… Bastante lejano de lo que dicen que es. Los cráneos del famoso hombre de Pekín son considerados por muchos expertos como los restos de simios que fueron decapitados sistemáticamente y explotados para ser comidos por los hombres. La clasificación del homo erectus es considerada por la mayoría de los expertos como una categoría que nunca debería haber sido creada… con respecto a ellos.

Los primeros huesos de extremidades confirmados del homo habilis han sido recientemente descubiertos. Muestran que este animal tenía evidentemente proporciones semejantes a las de un mono y nunca debería haber sido clasificado como un hombre o semejante a un hombre.

Y luego, el australopitecino, tal como lo mencioné la última vez, que fueron hechos famosos por Lewis and Mary Leaky; la mayoría de ellos encontrados en Sudáfrica, bastante distintos de los humanos. Varios estudios detallados de los australopitecinos realizados con computadoras han mostrado que las proporciones de sus cuerpos no eran en absoluto etapas intermedias entre el hombre y los simios vivientes. Estudios más avanzados de los huesos del oído interno utilizados para mantener el equilibrio muestran una semejanza asombrosa con aquellos de los chimpancés y los gorilas, pero una diferencia completa con aquellos de los humanos. Uno de los fósiles, un adulto de casi 1 m de altura y aproximadamente 27 kilos de peso llamado Lucy… Ustedes recordarán el descubrimiento de Lucy… fue presentado inicialmente como evidencia de que el australopitecino caminaba de manera vertical como el humano; sin embargo, los estudios de la anatomía completa de Lucy, no tan sólo de una coyuntura de la rodilla, ahora muestra que no es verdad. Lamento decirles que Lucy colgaba de los árboles.

Durante 100 años, el mundo ha sido llevado a creer que el hombre Neanderthal era encorvado y parecía un simio. Los estudios recientes muestran que esta creencia errónea estaba basada en algunos Neanderthales que tenían enfermedades de huesos tales como la artritis y el raquitismo. El hombre Neanderthal, el hombre Heidelberg y el hombre Cro-Magnon eran completamente humanos; los artistas los describen, especialmente sus proporciones, de un modo bastante imaginativo y no están apoyados por la evidencia. Y así continúa.

Además, como hemos estado diciendo a lo largo del estudio, los métodos de fechados de los evolucionistas también están seriamente equivocados. En definitiva, no tienen ninguna forma transicional. Ellos no tienen ninguna prueba de evolución de nada, ciertamente ninguna prueba de la evolución del hombre. Y el motivo por el que tienen dificultades en probarlo es porque no sucedió y por lo tanto no puede ser probado

Lo que sí sucedió lo tenemos registrado en la Biblia. Regresemos a Génesis, capítulo 1. De acuerdo a los versículos 24 y 25, el sexto día incluyó la creación de los animales terrestres. Ganado – mencioné esto la semana pasada – habrían sido los animales que se podían domesticar y se podían domar. Las serpientes se refieren a todas las criaturas que están cerca del suelo… animales de la tierra de acuerdo al texto, cuadrúpedos, animales no domesticados. Y luego de haber hecho eso, llegamos a los versículos 26 y 27. Y aquí encontramos la creación del hombre. Ocurrió inmediatamente, ex nihilo, conforme Dios hizo que el hombre existiera en su complejidad inmensa, de manera instantánea, y creó a Adán siendo ya un hombre maduro, adulto; y después, tal como lo indica el capítulo dos más adelante, creó a una ayuda, Eva, adulta, que también funcionaba de manera completa.

Todo lo que había sido creado hasta el punto de la creación del hombre, varón y hembra, debía proveer el ambiente en el cual el hombre viviría y en el cual el hombre disfrutaría la bendición de Dios y por el cual él daría gracias y alabaría a Dios como el Creador de todo eso. A pesar de lo maravillosa que era la vida creada, a pesar de lo buena que era, y Dios dijo que era buena, a pesar de lo intrincada y compleja y vasta que era, no tenía comparación con el hombre. Estaba separada de la naturaleza del hombre por un espacio tan grande que nunca sería pasado por ningún proceso natural. Nada podría llegar a convertirse en humano… Nada. Ningún pez, ningún mamífero, ningún reptil, ningún mono, ningún simio, ningún gorila, ninguna criatura podría ser un hombre. Ya hemos explicado eso una y otra y otra vez debido al código genético del ADN. Eso es imposible.

Pero hay otro componente que no puede ser encontrado en el ADN. Hay otro componente que es maravillosamente misterioso y se nos presenta en el versículo 26 con las palabras “entonces dijo Dios: “Hagamos al hombre a Nuestra imagen, conforme a Nuestra semejanza.”” Y el versículo 27: “Y creó Dios al hombre a Su imagen, a imagen de Dios lo creó.” Y después, como le leí hace un momento, en Génesis 5:1: “El día en que creó Dios al hombre, a semejanza de Dios lo hizo.”

Esta es la identidad única del hombre. Esta es la parte del hombre que no puede ser reducida a genética. Esta es la parte misteriosa espiritual del hombre que no puede ser colocada en un tubo de ensayo. Esta es la parte del hombre que no puede llegar a existir mediante una mutación o transición. Ésta es la imagen de Dios.

El versículo 26 comienza: “Entonces dijo Dios”; y el versículo 27 “Y creó Dios.” Es la misma fórmula. Dios dice y Dios crea. Y realmente son sinónimos. Dios dice que suceda y lo hace. Nada más que en esta ocasión hay una diferencia muy importante… una diferencia muy importante. Por primera vez, hay un cambio clave de palabras. Nunca antes el texto había dicho “hagamos al hombre a Nuestra imagen, conforme a Nuestra semejanza.” Nunca antes Dios había hablado en forma plural. Las otras veces, haya… sea… haya. Eso es impersonal. Nada de lo que Dios haya creado hasta ese punto tiene alguna relación personal con Él.

Usted necesita subrayar esto porque es un punto muy importante que debe entender. El lenguaje es impersonal… haya… sea… que suceda y Dios habla y existe… Pero nunca se identifica de manera personal con algo de lo que Él ha hecho, ni con la luz, ni con el agua, ni con los elementos, ni con el Sol, ni con la Luna, ni con las estrellas, ni con los cuerpos estelares, ni con la Tierra, ni con la separación de la tierra del mar; Él no tiene una relación personal con esas cosas… Ni con las aves, ni con la vida que hay en el mar, ni con los animales terrestres… No hay una relación personal existente… No existe una intervención personal, ya sea en el tiempo o en la eternidad. No hay ave que esté relacionada con Dios de alguna manera personal. No hay, lamento decirlo, ningún perro o gato que esté relacionado con Dios en una manera personal. No hay ninguna criatura relacionada con Dios de una manera personal hasta que llegamos a este punto.

Y en este momento, se vuelve personal; y Dios comienza a hablar en términos de relación, “hagamos al hombre a Nuestra imagen.” Y por primera vez, Dios en la Biblia se presenta a sí mismo, escuche con atención, en una relación. Hasta este momento es solo Dios. Pero ahora, Dios se define a sí mismo con pronombres plurales. Hagamos… No hago; y se nos presenta el hecho de que Dios, dentro de Su naturaleza misma, tiene relaciones. Eso puede solamente ocurrir cuando hay más de uno. Se nos presenta ahora, por primera vez, el hecho de que Dios es una Trinidad. Y, por supuesto, ya se ha hecho referencia a eso porque la Palabra para Dios, Elohim, tiene un término plural; pero esto es específico. De pronto, ahora se nos ha presentado a Dios, quien es más que Uno; y se nos presentan las relaciones dentro de la Trinidad con esta afirmación: “Hagamos al hombre a Nuestra imagen.” Y ahora, de pronto, se nos presenta la gran realidad de que existe un comité divino ejecutivo, que hay un concilio divino ejecutivo. Se nos había dado una pequeña pista en el capítulo 1, versículo 2. Dios crea en el principio, en el versículo 1; y luego, en el versículo 2, se presenta al Espíritu de Dios moviéndose sobre la superficie de las aguas.

Cuando vamos al Evangelio de Juan en el Nuevo Testamento, éste es el relato de la Creación que ahí leemos: “En el principio era el Verbo; y el Verbo era con Dios y el Verbo era Dios.” Ése es el segundo Miembro de la Trinidad, Jesucristo. Y ahora se nos presenta a Jesucristo que dice que todas las cosas por Él fueron hechas y sin Él nada de lo que ha sido hecho fue hecho. En Juan 1, encontramos que el segundo Miembro de la Trinidad, el Verbo que se hizo carne, Juan 1:14, tiene que ser el segundo Miembro de la Trinidad, Jesucristo; fue de hecho el Creador. Génesis 1, vemos a Dios como el Creador. Génesis 1, vemos al Espíritu de Dios en la Creación. Juan 1, vemos al Hijo de Dios o el Verbo de Dios, el Verbo, encarnado en Su naturaleza creadora. Y ahora se nos presenta el hecho de que Dios es más que uno; y sabemos a partir de todo el testimonio de las Escrituras que Dios es tres personas en una.

Se nos presenta una relación. Esto es muy, muy importante. Él no usa la terminología fiat impersonal… haya o sea… Él utiliza lenguaje que revela que Él se está comunicando con otros. Él está en comunión con otros en esta Creación.

Ahora, quiero que siga esto porque es realmente importante. Hay una referencia inequívoca, clara, a la Trinidad; aunque la aclaración completa de la doctrina de la Trinidad realmente no se desarrolla sino hasta el Nuevo Testamento. Usted no puede entender de manera completa a la Trinidad hasta que la segunda Persona de la Trinidad es encarnada y hasta que la tercera Persona de la Trinidad, el Espíritu Santo, llega en Pentecostés y comienza a hacer Su poderosa obra, tal como se revela en ese entonces. Pero aquí son plantadas las semillas de la doctrina de la Trinidad. Sería apropiado decir que exageraríamos si esperáramos que cualquier lector de Génesis entendiera la doctrina de la Trinidad a partir de Génesis, capítulo 1. Eso sería exagerar… Eso no está ahí. B.B. Warfield, el gran teólogo de Princeton, escribió una vez, y cito: “No era la época para la revelación de la Trinidad en la unidad de la deidad sino hasta que la plenitud del tiempo había llegado para que Dios enviara a Su Hijo para redimir y Su Espíritu para santificar.” Fin de la cita. Y eso es correcto. Nosotros no vemos la plenitud, la totalidad de la Trinidad sino hasta que el Señor Jesucristo viene y hasta que el Espíritu Santo es enviado.

Entonces, este versículo no puede de una manera simplista ser usado como prueba para la Trinidad; pero viéndolo hacia atrás, desde el punto de vista de la encarnación y desde el punto de vista de la venida del Espíritu Santo, aquí podemos ver la riqueza del significado ya que tenemos la revelación completa. A lo largo del Antiguo Testamento, esto debe ser mencionado, hay pasajes de las Escrituras del Antiguo Testamento que indican comunicación entre los Miembros de la Trinidad. Por ejemplo, en el capítulo 2 de los Salmos o en el Salmo 2, versículo 7, el salmista escribe: “Yo publicaré el decreto, Jehová me ha dicho: Mi hijo eres Tú; Yo te engendré hoy.” Y aquí está el primer Miembro de la Trinidad, el Padre, comunicándose con el segundo Miembro de la Trinidad, el Hijo. Y eso, por supuesto, profetiza lo que fue cumplido en la encarnación de Cristo y se hace referencia a la misma en Hebreos, capítulo 1.

Más adelante, en el Salmo 45, y esto es muy importante, por lo que tomaré un minuto con esto aquí, en el Salmo 45, versículo 7, nuevamente el Padre está hablando… hablando del Hijo. Él dice: “Has amado la justicia y aborrecido la maldad; por tanto te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría más que a tus compañeros.” Nuevamente, el libro de Hebreos hace referencia a esto como una declaración que se dirige al segundo Miembro de la Trinidad, el Hijo. Entonces, ahí está de nuevo la comunión entre el Padre y el Hijo.

Y quizás el más conocido sería el Salmo 110:1; algunos de ustedes pueden estar familiarizados con este. Y aquí tiene una comunicación muy directa, si lo puedo encontrar aquí, “Jehová dijo a mi Señor,” ahí está. Jehová se puede traducir Señor. Hay dos señores, uno hablándole al otro. El Señor, siendo el Padre, le dice a mi Señor, siendo el Hijo, “Siéntate a Mi diestra hasta que ponga a Tus enemigos por estrado de Tus pies.” Y nuevamente, en el Nuevo Testamento se hace referencia a esto como una profecía mesiánica.

Podría ver Isaías 48:16, encuentra lo mismo, en donde hay comunicación entre los Miembros de la Trinidad. Pero repito, hasta que usted no llega a la encarnación no ve a la deidad completa del segundo Miembro. Y hasta que llega al libro de Hechos con la llegada del Espíritu Santo, usted no ve la presentación completa del tercer Miembro, esto es del Espíritu Santo. Pero ahí en Génesis tiene indicación de que Dios por naturaleza está en una relación consigo mismo. Él es múltiples personas en una relación perfecta.

Veamos esto con mayor profundidad. En el versículo 26: “Hagamos al hombre a Nuestra imagen” implica a la Trinidad completa en el acto creador. La Trinidad completa trabaja en unión para hacer esto. “Hagamos al hombre a Nuestra imagen,” y después en el versículo 27 dice: “y creó Dios al hombre.” Usted puede hablar de Dios como uno  -tal como en el versículo 27- o puede referirse a Dios como más de uno -tal como en el versículo del 26. Él dice: “Hagamos al hombre a Nuestra imagen.” Dios es un Dios; y sin embargo Él es tres personas tal cual lo sabemos.

Y entonces lo que usted tiene aquí es el concilio de la Trinidad involucrado en el propósito de crear al hombre; y ahora es el tiempo correcto. Tengo que detenerme en este punto, no sería fiel con la intención de la Escritura si no lo hiciera. A lo largo de los años, he tratado de mostrarles que Dios tuvo un propósito divino antes de que el mundo comenzara; y que ese propósito divino era tomar a una novia, por así decirlo, para Su Hijo; que Dios, el Padre, decidió darle a Su Hijo, en una expresión de amor, una novia que sería una humanidad redimida para hacer dada a Su Hijo para amarlo, adorarlo, alabarlo y glorificar a Su Hijo para siempre, por los siglos de los siglos; y también servirlo. Ese propósito eterno de Dios se desarrolló dentro del concilio ejecutivo que es Dios dentro de la Trinidad.

Permítame darle un breve recordatorio porque esto es muy, muy importante. Hablando de Cristo, en 1 Pedro 1:20, dice que Él fue ya destinado, lo que significa predeterminado, desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros. Entonces Jesús, quien ha aparecido en los postreros días por su causa, para morir en la Cruz, para resucitar, para ser su Salvador, Jesús, quien ha aparecido en los últimos días, fue planeado desde antes de la fundación del mundo. Entonces, antes de Génesis 1, antes del día 1 de la Creación, antes de que se desarrollara esta semana de Creación, la redención ya estaba planeada. ¿Entendido?

En otras palabras, Dios planeó la redención antes de que Él creara el linaje de gente de la cual Él tomaría a los redimidos. Su propósito de redención vino primero. Llevemos esto un paso más adelante. Tito, capítulo 1. En Tito 1:1 y 2 habla del Evangelio: “Pablo, siervo de Dios y apóstol de Jesucristo, conforme a la fe de los escogidos de Dios y el conocimiento de la verdad que es según la piedad, en la esperanza de la vida eterna.” Entonces, aquí está hablando del Evangelio, el Evangelio de fe que salva que incluye la elección, que incluye el conocimiento de la verdad, que implica la piedad, que involucra la promesa y la esperanza de la vida eterna.

Pero note esto: todo el propósito salvador de Dios, Su propósito entero salvador – de Dios, quien no puede mentir – fue desde el principio de los siglos, desde antes del principio de los siglos, el griego dice antes de que el tiempo comenzara. ¿Cuando comenzó el tiempo? El día uno. Entonces, antes del día uno, Dios ya había planeado el Evangelio. Y hay un elemento del Evangelio que era una promesa. La hizo desde antes del principio de los siglos. Dios prometió que Él escogería a algunos, que Él les concedería fe, que les daría conocimiento de la Verdad, que produciría en ellos piedad, que les concedería vida eterna. Dios prometió eso antes del día uno.

La pregunta es a quién se lo prometió. Él no se lo prometió ningún ser humano porque todavía no habían sido creados. No fueron creados sino hasta el día seis. Él no se lo prometió a los ángeles. Como le he dicho anteriormente, los ángeles fueron creados al mismo tiempo que todo lo demás fue creado. No sabemos exactamente o precisamente cuándo. Pero Él ciertamente no le prometió salvación a los ángeles; porque los ángeles no experimentaron salvación, ¿no es así? Por eso Él no les prometió eso a ellos. Los ángeles que pecaron y cayeron del cielo, cayeron para siempre; y no hay salvación para los ángeles. ¿Entonces a quién hizo Dios una promesa de salvación antes de que comenzara el tiempo?

Vayamos a 2 Timoteo, capítulo 1, versículo 9. Veremos esto con más profundidad. Dice que Dios, “Quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito Suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos.” Y note aquí la misma frase que en Tito 1:2, exactamente la misma frase, antes de los tiempos de los siglos. Aquí la tenemos nuevamente. Antes de que comenzara el tiempo. Dios hizo una promesa, de acuerdo a Tito 1:2, antes del principio de los siglos.

Y aquí, Él dice que tuvo un propósito que involucraba a Cristo Jesús desde antes que el tiempo comenzara. Entonces, antes de que el tiempo comenzara, Dios hizo una promesa. Él hizo una promesa que iba a redimir a algunas criaturas que Él crearía; y Él las redimiría mediante Cristo Jesús. Él debió haber estado hablando entonces con el segundo Miembro de la Trinidad acerca de la necesidad de una encarnación, la necesidad de una entrada en el mundo, la necesidad de sacrificio por el pecado y demás.

Y esto fue planeado antes de que el tiempo comenzara. El versículo 10 dice “pero que ahora ha sido manifestada por la aparición de nuestro Salvador Jesucristo” o Cristo Jesús. Ahora, lo estoy llevando antes de Génesis 1, estoy llevándolo en el tiempo… Antes de que el tiempo comenzara, antes de que la tierra tuviera algún cimiento, antes de que hubiera alguna creación en los concilios de Dios. El plan estaba ahí; y era que habría una humanidad redimida que sería creada y redimida, traída a la gloria por medio del encarnación y el sacrificio del segundo Miembro de la Trinidad.

En el Nuevo Testamento sabemos aún más, que serían redimidos por la obra del tercer Miembro de la Trinidad, el Espíritu Santo, quien convencería a sus corazones de pecado, de justicia y de juicio, quien iluminaría sus mentes para entender la Verdad, quien los regeneraría y les concedería el nuevo nacimiento. Y por supuesto, en ese punto en particular, serían transferidos de la muerte a la vida, se convertirían en posesión de Dios. Aquellos que experimentarían todo eso son aquellos que Dios escogió antes de la fundación de la tierra, antes de que el tiempo comenzara.

Efesios capítulo 1, versículo 3 habla acerca de los propósitos de Dios: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo… ¿Por qué?… según nos escogió en Él… ¿Cuándo? … antes de la fundación del mundo.” Entonces, todo el decreto divino se desarrolló antes de que el tiempo comenzara, antes de que algo fuera creado. Y esto estuvo en el concilio de la Trinidad. Dice el versículo 5: “En amor habiéndonos predestinado.” Él simplemente lo hizo debido a Su propia voluntad.

¿Qué tan lejos llegó esto? Bueno, el Padre dijo que iba a crear y redimir algunas personas y dárselas al Hijo como un regalo de amor. De hecho, si usted observa en Juan 6, y no voy a tomar el tiempo, y mira Juan 17, Jesús se refiere repetidamente a cada creyente como aquellos a quien el Padre Me ha dado, ¿lo recuerda? Jesús dice en Juan 6: “Ninguno puede venir a Mí si el Padre que Me envió no le trajere.” Jesús dice: “Todo lo que el Padre me da, vendrá a Mí y yo no perderé ninguno de ellos.” En Juan 17, Jesús ora: “Oro, Padre, porque todos los que me has dado sean llevados a la gloria para ver Nuestra gloria.” Jesús se refiere entonces a los creyentes como aquellos a quienes el Padre le ha dado. Y eso comienza a moldear este plan. El Padre, entonces, desea mostrar Su amor al Hijo. Éste es Su amor supremo, el amor que sólo Dios conoce, el amor que es tan grande que anhela dar.

Y Dios determina la manera en la que va a expresar ese amor. Y determina que la manera en la que va expresar a ese amor es crear y redimir humanos; y después llevarlos a la gloria. Y cuando ellos son llevados a la gloria, son hechos como Cristo. Filipenses nos dice en el capítulo 3 que seremos conformados a Su gloria, al cuerpo mismo de Su gloria. Primera de Juan 3 dice que seremos como Él porque le veremos tal como Él es. Y entonces, el Padre nos va a hacer literalmente reflejos, réplicas de Jesucristo que irradiarán Su gloria y le alabarán y le honrarán y le glorificarán para siempre por los siglos de los siglos y también le servirán. Ése es el regalo de amor del Padre al Hijo.

La historia maravillosa, les he dicho esto en el pasado, es que en 1 Corintios 15 dice que cuando el Hijo… cuando el Hijo reciba esa humanidad redimida del Padre, cuando el Padre le de al Hijo a esa humanidad redimida, cuando todos sean llevados a la gloria, cuando todos estemos allí, y ya no exista el tiempo, cuando todos estemos en la presencia de Dios y seamos dados por el Padre al Hijo, cuando el Padre Le de al Hijo a la humanidad redimida completa, 1 Corintios 15 indica que el Hijo se voltea y se los devuelve al Padre y Dios es todo en todos. Y lo que ha sido logrado mediante eso es toda una humanidad redimida junto con los ángeles santos poblando un nuevo cielo y una nueva tierra para siempre, para ningún otro propósito más que servir y alabar y glorificar a Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu Santo quien es digno de gloria.

Esto se vuelve personal en Apocalipsis capítulo 13 y Apocalipsis capítulo 17, donde en ambos casos, capítulo 13, versículo 8 y capítulo 17, versículo 8, dice lo mismo; se refiere a los creyentes como aquellos cuyos nombres han sido escritos desde la fundación del mundo en el Libro de la Vida. Aquellos cuyos nombres han sido escritos desde la fundación del mundo en el Libro de la Vida. Y de nuevo nos lleva de regreso a antes de la fundación del mundo.

Regresemos a Génesis, capítulo 1 con eso en mente. Podemos entonces decir que la Trinidad ha estado planeando esto. Ha habido consulta y comunión entre las Personas de la deidad, de la Trinidad. Se llevó a cabo antes del día seis, mucho antes. Se llevó a cabo antes de que existiera el tiempo. Se llevó a cabo antes de que hubiera alguna creación. Había un plan antes de que llegara a ser implementado. Y Dios ahora está diciendo todo lo demás es impersonal para Mí, todo lo demás se quema, todo lo demás perece, nada de lo que Yo he creado dura. El universo será disuelto, como nos dice Pedro en 2 Pedro. Se derretirán; los elementos se derretirán con calor ardiente.

Yo creo de hecho que habrá algo así como ir hacia atrás, disolver la Creación; y la Creación se disolverá, habrá una disolución atómica conforme todo el universo deja de existir. Todo se quema. Sólo un componente en el universo físico dura para siempre; y ése es el hombre. Porque sólo el hombre era lo que en definitiva le importaba a Dios. Todo lo demás solo fue creado para proveer un mundo para el hombre, el cual haría que el hombre Lo alabara y agradeciera y glorificara a Dios; y pondría de manifiesto el maravilloso poder y sabiduría de Dios. Ciertamente, la complejidad y la variedad del universo hacen eso para que el hombre glorifique a Dios y le honre. Pero todo se quema… Todo se quema. Sólo el hombre está hecho a imagen de Dios. En última instancia, sólo el hombre le preocupaba la Trinidad. Solo era el hombre el producto de la comunión inter Trinitaria.

Sí, el hombre era una criatura viva, como los animales; eso simplemente significa que se mueve y que es consciente. Sí, al hombre se le dio aliento de vida, capítulo 2 versículo 7; Dios exhaló en su nariz el aliento de vida y el hombre se volvió un ser vivo. Pero eso también fue el caso con los animales. En Génesis capítulo 7, versículo 22 dice: “Todo lo que tenía aliento de espíritu de vida en sus narices, todo lo que había en la tierra, murió.” Todos los animales tenían eso. Todos están vivos y el aliento de vida o ser una criatura viva es una designación de Génesis de esa vida creada la cual tenía conciencia, esto es que no son plantas, sino que tienen conciencia y se mueven. Y ciertamente eso es verdad acerca del hombre; pero en ese punto, la semejanza termina. Y la Trinidad ha planeado una criatura que es totalmente diferente de cualquier otra parte de la Creación, que no puede evolucionar hasta llegar a esto.

Hay cuatro características que son presentadas acerca del hombre… cuatro características. La primera característica es obvia. El hombre es hecho a imagen de Dios. Lo dice de manera repetida. “Hagamos al hombre a Nuestra imagen, según Nuestra semejanza.” Imagen y semejanza son sinónimos. No hay distinción en el idioma hebreo entre estos dos términos en cuanto al significado. Son simplemente repetidos para énfasis, lo cual es típico en el uso del idioma hebreo. A Nuestra imagen, conforme a Nuestra semejanza. Lo mismo. Versículo 27: “A Su imagen, a imagen de Dios lo creó,” repetido nuevamente cuatro veces, somos creados a imagen de Dios.

¿Qué significa eso? Lo que sea que signifique, es importante en realidad porque sea lo que fuere que significa es diferente, lo cual identifica la diferencia entre nosotros y cualquier otra cosa creada, inclusive lo más elevado de los seres creados, los animales conscientes. La respuesta a esto es crítica; y la respuesta nos dice nuevamente que el hombre no evolucionó, eso es imposible. Usted no puede evolucionar hasta convertirse a imagen de Dios. Eso no es algo que se presenta en la genética. Eso no es algo que usted encuentra en un cromosoma. Eso no es algo que aparece en el ADN.

¿Qué es la imagen de Dios? La raíz de la palabra hebrea para imagen es tselem; parece significar tallar o cortar. En otras palabras, el hombre fue en cierta manera una astilla de Dios, en un sentido. Él fue en cierta manera moldeado y formado como Dios. Él fue creado en una manera exaltada. Inclusive podría decir que fue tallado, fue moldeado, cincelado, por así decirlo, como Dios. Eso significa que fuimos creados siguiendo un patrón celestial. Eso significa que fuimos creados con un molde divino. Permítanme profundizar un poco más: eso significa que somos creados con un modelo eterno que no existe en ninguna otra cosa que fue creada, nada más en el universo de tiempo- espacio.

Compartimos algunas características biológicas con el resto de las criaturas. Todos fuimos diseñados por Dios para vivir juntos en un ambiente en común. Tenemos que compartir características biológicas porque decimos que compartimos el ambiente biológico. Tenemos cierta reciprocidad biológica con las plantas, ¿no es cierto? Nosotros creamos dióxido de carbono y ellas crean oxígeno, lo cual nosotros necesitamos. Tenemos una reciprocidad con las plantas porque nos las comemos. Tenemos una reciprocidad con los animales. Tenemos una reciprocidad con el agua. Tenemos una reciprocidad con el Sol y la Luna y todas las demás características de nuestro mundo. Entonces, debemos encajar en un ambiente biológico; y por lo tanto somos hechos del mismo material físicamente. Pero no somos simios altamente evolucionados. Hemos trascendido nuestra significancia porque hemos sido literalmente formados y tallados en la imagen de Dios.

Esto debe describir algunos aspectos de la naturaleza humana que no son compartidos por los animales… Tales como la conciencia de uno mismo. Los animales son conscientes, pero no son conscientes de sí mismos. Esto es decir que son conscientes, reaccionan a su ambiente, pero no saben razonar, no tienen la capacidad de pensar de manera abstracta, los animales no pueden hacerlo; y eso ha sido probado de manera repetida. No valoran la belleza, lo estético. Sentimientos tales como sentir emoción, ser sensible en términos morales y estar consciente en términos morales. Y aquí está por sobre todo lo demás… por sobre todo lo demás, entienda esto, sobre todo la imagen de Dios indica la capacidad de relacionarse de manera personal con alguien más, especialmente con Dios mismo. Poder conocerlo, poder amarlo, poder obedecerlo, poder adorarlo.

Permítame decirle esto. La médula de la imagen de Dios puede ser resumida por la palabra personal. Nosotros somos personas… Somos personas. Vivimos y nos movemos en base a relaciones… relaciones. Entendemos la comunión. Entendemos el amor. Entendemos la comunión. Entendemos la convivencia. Entendemos la conversación. Entendemos lo que es compartir pensamientos y compartir actitudes y compartir ideas y compartir experiencias con otros. Y esa es la razón por la que cuando Dios creó al hombre, inmediatamente dijo que no era bueno que el hombre estuviera solo. ¿Por qué? Porque la imagen de Dios es personalidad y la personalidad sólo puede funcionar en una relación. Esto es la naturaleza de ser personal. La imagen de Dios en la capacidad de tener relaciones personales. Y sobre cualquier otra cosa de tener una relación personal con Dios.

Y entonces, es importante comprender que cuando Dios dijo hagamos al hombre a Nuestra imagen, Él nos presenta en ese punto el concepto de que Él es un Dios de relación y después nos crea a esa imagen de tal manera que somos criaturas de relación. Ése es el punto. La imagen de Dios es la capacidad de tener una relación personal. Dios mismo nunca ha existido como un individuo solitario, que está sólo. Él siempre ha existido en una familia. Él es el Padre, el segundo Miembro es el Hijo, el tercer Miembro es el Espíritu. Tal como solía decir el gran San Atanasio en el siglo cuarto, y cito: “El Padre nunca ha estado sin el Hijo.” Fin de la cita.

El asombroso misterio del origen de ser una persona, de tener naturaleza de persona, del origen de la personalidad es que el único Dios existe como tres personas en un ser o sustancia o esencia o realidad. Y esa única sustancia, esa única esencia, ese único ser de Dios involucra ser una persona. Y cuando Dios nos hizo a Su imagen, Él nos hizo como personas; y eso es que nos hizo para tener relaciones.

Ahora, ser personas, tener conciencia de nosotros mismos, por lo tanto ser también capaces de tener relaciones, si yo soy un animal y ni siquiera estoy consciente de que existo,  ¿cómo puedo ser consciente de que existe alguien más? Pero si soy una persona y sé que existo, sé que usted existe, sé que Dios existe. Dios es una pluralidad. Dios existe una relación Trinitaria; y yo he sido creado para tener relaciones con otros. Ese es el aspecto ontológico, el aspecto de la naturaleza que es la imagen de Dios… Personalidad y relación.

También hay algunas cosas éticas a las cuales se ha hecho referencia. Como una persona que tiene conciencia de sí misma, hay características éticas. Sé lo que está bien y lo que está mal. Entiendo la virtud. Entiendo la moralidad. Entiendo la justicia. Entiendo el pecado. Entiendo la santidad. Entiendo la desobediencia y la rebelión. Tengo la capacidad de hacer lo que está bien. Tengo la capacidad de hacer lo que está mal. Tengo la capacidad para tener una comunión santa y amorosa con mi Padre celestial. Tengo la capacidad de conocer a Dios, de conocer a Cristo, de conocer al Espíritu Santo. También tengo la capacidad como persona en la imagen de Dios, de saber lo que está bien, de saber lo que está mal, de saber lo que es bueno y de saber lo que es malo.

Es verdad que como un ser humano, yo reflejo a las criaturas en mi forma física corporal. Estoy constituido de carne. Estoy formado por los mismos componentes. Estoy formado por el mismo material atómico, los mismos materiales en bruto. Pero lo que me hace diferente es mi parte invisible. Es la parte que no puede encontrar en mi ADN. Es la parte que no está en los cromosomas. Es ese yo invisible. Es esa verdadera persona que me hace como Dios, que es capaz de relacionarse con usted y con Dios.

Y la pregunta se ha hecho a lo largo de los siglos… ¿Acaso el cuerpo del hombre lleva la imagen de Dios? No, no en el sentido más puro y verdadero. No quiero hilar fino, pero somos polvo a polvo; eso no es ser como Dios. La personalidad es eterna; y eso es como Dios. Y nosotros somos capaces y disfrutaremos de relaciones personales para siempre entre nosotros en el reino de Dios y con Dios mismo. Pero mientras que el cuerpo no es tanto la expresión de la imagen de Dios, el cuerpo si sirve como un vehículo a través del cual la imagen de Dios es manifiesta. Para decirlo de este modo, si yo no tuviera un cuerpo, tendría dificultad en relacionarme con usted. Entonces, mientras que el cuerpo no es la imagen de Dios, debido a que Dios es Espíritu y no tiene un cuerpo; mi cuerpo me da el vehículo en un mundo corpóreo, en un mundo físico, para que la imagen de Dios se manifieste a sí misma.

Agustín solía decir, y cito: “El cuerpo del hombre es apropiado para su alma racional no por sus características faciales y la estructura de sus extremidades; sino más bien por el hecho de que él se pone de pie, está erecto y puede ver al cielo y mirar las regiones más altas.” Fin de la cita. Y Juan Calvino pensó en cierta manera lo mismo, que Dios nos hizo para que nos pudiéramos poner de pie para que pudiéramos vernos el uno al otro y para que pudiéramos mirar hacia arriba y verle, en cierta manera emblemático y simbólico de nuestra habilidad de tener relaciones. El cuerpo no es la imagen de Dios pero el cuerpo es un vehículo.

Henry Morris escribió esto acerca de eso, y cito: “Sólo podemos decir que a pesar de que Dios mismo no tiene cuerpo físico, Él diseñó y formó el cuerpo del hombre para permitirle funcionar físicamente en maneras en las que él mismo pudiera funcionar sin cuerpo. Dios puede ver, oír, oler… de acuerdo a Génesis 8:21… Él puede tocar y hablar tenga o no ojos físicos, oídos, nariz, manos o boca. Aún más, cuando Él ha determinado aparecer de manera visible a los hombres, lo ha hecho en la forma de un cuerpo humano, tal como en Génesis capítulo 18; y lo mismo sería el caso de los ángeles. Ellos son espíritus y hay ocasiones en las que se manifiestan en cuerpos. Hay algo… dice Morris… acerca del cuerpo humano que es apropiado de manera única para que Dios se manifieste a sí mismo en ocasiones. Él debe haber diseñado el cuerpo del hombre con esto en mente.

Y de la misma manera, Él lo diseñó no como los animales sino con una postura erecta, con un semblante que puede mirar hacia arriba, capaz de expresar en su rostro los sentimientos correspondientes; y con un cerebro y una lengua capaz de articular conversación. Él sabía, por supuesto, que en la plenitud del tiempo, Él se convertiría en hombre. Y en ese día, Él prepararía un cuerpo humano para Su Hijo y sería hecho a semejanza de los hombres así como el del hombre había sido hecho a semejanza de Dios.” Fin de la cita. Bien dicho.

Entonces, somos creados a imagen de Dios, personalidad, relación y entendimiento de lo que está bien y moralidad; lo cual es crítico at para todas nuestras relaciones, particularmente nuestra relación con Dios. Por cierto, aquí en el versículo 26 hay un interesante uso de singulares y plurales: “Hagamos al hombre a Nuestra imagen, conforme a Nuestra semejanza.”¿No es interesante que el hombre que aquí es singular se le da un pronombre en plural? “Hagamos al hombre conforme a Nuestra semejanza y señoree…”. Versículo 27: “Y creó Dios al hombre a Su imagen, a imagen de Dios lo creó.” Ahí se hace referencia al hombre con un pronombre singular. Entonces, se puede hacer referencia al hombre de manera singular o en un sentido general y plural. El hombre se refería a la humanidad. Dios creó a la humanidad, pero creó a la humanidad al crear al hombre primero y después a una mujer; y los dos entonces se multiplicaron para hacer el resto de la raza humana. El hombre se refería a un solo hombre, tal como muestra el capítulo 2. Adán fue creado primero.

Pero Adán es un término genérico que se refiere al hombre y a la mujer, varón y hembra; ésa es la razón por la que ahí es usado el pronombre plural. Vemos las creaciones distintivas de cada uno en el capítulo 2. Primero vino el hombre, luego él nombró a los animales, alguien dijo que la razón por la que Dios no le dio al hombre una esposa sino hasta que hubiera terminado de darle nombre a los animales es obvia. No tuvo que estar lidiando con una segunda opinión. No sé si eso es verdad o no. Podría haber enlentecido el proceso, así lo diré. Nada que ver con algo femenino, simplemente otra opinión.

Ahora regresemos al texto; y aquí terminaremos. Hay tanto para cubrir aquí. Cuando Dios creó al hombre, al final del versículo 27, dice que Él los creó. Y luego dice que varón y hembra los creó. Varón y hembra los creó. Eso nos lleva al segundo punto, y creo que probablemente es mejor esperar para desarrollar eso la próxima vez. Es fascinante. Pero sólo permítame decirle cuáles son las cuatro cosas que son distintas acerca de la creación del hombre. Primero que nada, él fue hecho a imagen de Dios. Eso es lo primero. Él fue hecho para tener personalidad y relación. En segundo lugar, él fue hecho como rey de la tierra, para gobernar y someter a la Creación. En tercer lugar, él fue hecho como un propagador de la raza humana, para poblar la tierra. Y en cuarto lugar, él fue hecho para ser el destinatario de toda la riqueza y abundancia a su alrededor. Muy por encima de los animales.

Una última característica distintiva. Si va a hablar de personalidad, si va a hablar de relación, escuche con atención, usted tiene que hablar acerca del lenguaje. ¿No es cierto? ¿Cuántas relaciones va usted a tener si todo lo que puede hacer es gruñir? Usted dirá que está trabajando en eso con su marido. Bueno, eso está bien. Las relaciones tienen que ver con la comunicación, ¿no es cierto? Los animales no se pueden relacionar. Ellos no tienen conciencia de sí mismos. No tienen personalidad. No tienen relaciones. Hacen lo que necesitan hacer de manera instintiva para alcanzar un fin en la vida; y eso es alimento y preservación.

Pero cuando usted llega a la humanidad, llega la capacidad de hablar un lenguaje. Y esto sorprendente. Y le dije hace algunas semanas atrás que hay un artículo en la revista Newsweek, los científicos están tratando desesperadamente de descubrir cómo es que el hombre evolucionó y llegó a tener la capacidad de hablar idiomas… de hablar de manera abstracta, de razonar de manera abstracta. Los estudios lingüísticos como los de Oller y Omdahl, dos lingüistas, demuestran y han dicho, y cito: “Aparentemente los seres humanos y sólo los seres humanos están diseñados de manera específica para adquirir simplemente un rango de sistemas de idiomas, simplemente un rango de sistemas de idiomas que vemos manifiestos en los más de 5000 idiomas del mundo.” Fin de la cita. Interesante, existen cerca de 5000 idiomas en el mundo. Y sólo los seres humanos pueden adquirir esos idiomas.

Usted preguntará qué sucede con los delfines. ¿Acaso ellos no saltan cuando usted les indica que lo hagan? Ellos no saltan porque usted dice que lo hagan y comprenden eso de manera abstracta, que esas letras forman una palabra que significa que salten por el aire. Existe un sonido que como resultado determina que un pez llega a su boca. Eso es lo que ellos han aprendido.

Oller y Omdahl han dicho, y cito: “La velocidad de la adquisición de vocabulario es tan elevada en ciertos momentos de la vida; y la precisión y la delicadeza de los conceptos adquiridos es tan asombrosa que parece necesario concluir que de alguna manera el sistema conceptual con el cual los ítems léxicos están conectados ya está sustancialmente en su lugar.” Fin de la cita. ¡Asombroso! Eso es lenguaje técnico para decir que hay algo que está sucediendo en la capacidad de razonamiento abstracto de un cerebro humano que demanda la adquisición del lenguaje para satisfacerla. Y todos comenzamos a ver eso con los niños, ¿no es cierto? Comienzan a hablar y comienzan a adquirir la complejidad de comunicación en el lenguaje.

Noam Chomsky, un gran lingüista judío, ha mostrado que la capacidad de aprender un idioma es dada al ser humano. Él demuestra que inclusive los monos más desarrollados son incapaces de lidiar con el sistema numérico o con cualquier propiedad abstracta del espacio o en general con cualquier sistema abstracto de expresiones. Chomsky habla en otros lugares de que inicialmente se les dan a los humanos estructuras de mente y estructuras profundas que dan lugar a la gramática universal… escuche esto… la cual es invariable entre los humanos. Y eso verdad. Usted puede tomar cualquier idioma que existe y traducirlo en otro idioma que existe porque los componentes estructurales del idioma son idénticos. Literalmente, son parte de la tela de la imagen de Dios de tal manera que aquellos de nosotros, los seres humanos, que somos seres relacionales, con personalidad, pueden conectarse, pueden relacionarse. Todo el diseño está ahí.

Por cierto, la investigación de Noam Chomsky, acerca de la identidad única de las especies humanas con respecto al idioma es tan convincente que no es bienvenido en círculos evolucionistas. Lo han etiquetado como un creacionista, lo cual él niega. A diferencia de los monos y otros seres vivientes, la capacidad humana del idioma es una puerta a la esfera eterna. Es una puerta a la presencia de Dios. Y demanda el reconocimiento de que hemos sido creados de acuerdo a un patrón celestial para la comunicación el uno con el otro y la comunicación con nuestro Creador, quien nos hizo a Su imagen.

Oller y Omdahl escriben, y cito: “Nuestra capacidad para el lenguaje no pudo haberse originado dentro de los confines estrechos de cualquier duración finita de la experiencia. Si toda la época del mundo espacio-tiempo pudiera ser multiplicada hasta el infinito, el mundo material aún no podría explicar las concepciones abstractas que cualquier ser humano puede concebir de manera fácil a través del don del idioma,” fin de la cita. Asombroso. Sólo un Dios que habla pudo haber hecho personas que hablan, ¿verdad? Dios se comunica y nosotros también. Y entonces somos hechos a Su imagen. La semana próxima, veremos los puntos que nos quedan. El hombre, siendo el rey de la tierra, propagador de la vida y destinatario de bendiciones abundantes.

Señor, ha sido un día maravilloso y una tarde maravillosa considerando todas estas cosas. Te agradecemos por el poder de la Palabra para aclarar y quitar las telarañas y la confusión de las mentes que son plantadas con frecuencia ahí por gente incrédula. Te damos gracias porque Tu Palabra es clara. Y queremos ser fieles a ella en todo sentido. Y reconocerte como el Creador que creó todo de la manera en la que está descrita en las Escrituras. Que Tú nos has hecho para tener una relación contigo. Nos has hecho para ti mismo; y no descansamos hasta que esa relación es hecha. Y te damos gracias porque es posible conocerte así como también conocernos unos a otros. Gracias porque lo mejor de la vida se encuentra en relaciones personales y lo mejor de todo es tener una relación personal contigo, nuestro Creador y nuestro Salvador. Somos tan privilegiados, estamos tan bendecidos y estamos tan agradecidos. Amén.

John MacArthur

Es el pastor-maestro de Grace Community Church en Sun Valley, California, así como también autor, orador, rector emérito de The Master’s University and Seminary y profesor destacado del ministerio de medios de comunicación de Grace to You.

Desde que completó su primer libro que fue un éxito en ventas, El Evangelio según Jesucristo, en el año 1988, John ha escrito cerca de 400 libros y guías de estudio, incluyendo Fuego Extraño, Avergonzados del Evangelio, El Asesinato de Jesús, El Hijo Pródigo, Doce Hombres Inconcebibles, Verdad en Guerra, El Jesús que no Puedes Ignorar, Esclavo, Una Vida Perfecta y la serie de Comentarios MacArthur del Nuevo Testamento. Los títulos de John han sido traducidos a más de dos docenas de idiomas. La Biblia de estudio MacArthur, el recurso que es la piedra angular de su ministerio, está disponible en el idioma inglés (NKJ, NAS y ESV), español, ruso, alemán, francés, portugués, italiano, árabe y chino.

John y su esposa, Patricia, viven en el sur de California y tienen cuatro hijos casados: Matt, Marcy, Mark y Melinda. Ellos también disfrutan de la alegre compañía de sus 15 nietos.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org
DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la  política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

10/12 – La Creación: Día 6, 1ª Parte

Gracia a Vosotros

Serie:  La batalla por el comienzo

10/12 – La Creación: Día 6, 1ª Parte

John MacArthur

https://cdn.gty.org/gracia/sermons/High/90-217.mp3?x-source=website&x-type=download

Mi amigo Ron me entregó un pequeño artículo del diario Los Ángeles Times del día viernes 25… hace un par de semanas. Dice: “Un cohete Delta II que salió de Cabo Cañaveral el jueves llevó un telescopio de la Nasa en una misión de 204 millones de dólares para tratar de descubrir el origen del universo.” Esos 204 millones de dólares son parte de su dinero y del mío, para tratar de descubrir lo que está en el primer capítulo de Génesis. Sorprendente.

Satanás es el archienemigo de Dios. Satanás es un mentiroso incurable y un engañador; y la Biblia dice que es el padre de las mentiras. Satanás odia la verdad de Dios. Y él domina al mundo que gobierna con la mentira. De hecho, Romanos 1 dice que la civilización en general ha cambiado la verdad de Dios por la mentira. En otras palabras, el mundo vive bajo el engaño continuo y la mentira. Y las mentiras de Satanás impregnan literalmente todo el pensamiento humano, gobernando todo trabajo intelectual, toda la ciencia, toda la filosofía, toda la fisiología, toda la psicología y todo lo demás.

Pero existen dos mentiras en particular que proveen el paradigma básico para la cultura moderna; dos mentiras. La mentira número uno es que la vida es al azar. Esto significa que el modo en que las cosas son es porque sucedió de alguna manera sin que nadie lo planeara y lo llevara a cabo; simplemente, evolucionó de esa manera. La vida es fortuita. No hay propósito en ella. No hay razón para ella. No hay un plan soberano en desarrollo que está siendo llevado a cabo por un Creador que lo diseñó y es poderoso. La vida es tan sólo azar. Para decirlo de otro modo, el universo tal como existe no fue creado por Dios, ni es Dios la autoridad sobre Su Creación. Es tan sólo un tema de azar; el azar.

La primera mentira, la vida es al azar… La segunda mentira, la verdad es relativa… la verdad es relativa. La Biblia no es la palabra de Dios. La Biblia no nos da a nosotros la verdad acerca de lo que está bien y lo que está mal, la vida y la muerte, lo moral y lo inmoral en el pasado y el futuro. No hay autoridad más allá de uno mismo. La vida es azar; la verdad es relativa.

Esas dos mentiras están tan establecidas en nuestra sociedad que la gente odia la perspectiva del mundo cristiano que se opone a esas mentiras. Nosotros no creemos que la vida sea al azar. Nosotros creemos que el universo tal como es ahora fue creado por Dios; y es sostenido por Dios y gobernado por Dios. Nosotros no creemos que la verdad sea relativa, creemos que la verdad es absoluta; y está revelada por completo en las páginas de las Escrituras, las cuales son la revelación de Dios.

Decir que la vida tal como la conocemos, el universo tal como lo conocemos, es la obra del Dios creador, quien es soberano y es el sustentador y quien tal como la ha comenzado, la finalizará, es ir en contra de la médula de nuestra cultura. Decir que la verdad es absoluta y que la verdad está revelada en la Biblia es generar la hostilidad de la sociedad a nuestro alrededor. Dos grandes ideologías gobiernan. No hay Creador y no hay ley moral. Y eso elimina cualquier tipo de rendición de cuentas para el hombre.

Ahora, en esta serie estamos viendo realmente a ambas de esas mentiras porque la mentira de que la vida es al azar va en contra de lo Génesis capítulo 1 enseña. Génesis capítulo 1 desbarata la evolución, estableciendo el hecho de que Dios es el Creador de todo tal como es. Y nosotros, al aceptar la clara enseñanza de Génesis capítulo 1 tal como es, estamos respondiendo al ataque en contra de la Biblia como la palabra de Dios. Creemos que la Biblia es la palabra de Dios sin importar lo que diga, ya sea que esté hablando acerca de la historia, la moral o la Creación.

Estas dos mentiras van de la mano. Los evolucionistas que rechazan la idea de un Dios creador, rechazan por lo tanto la idea de la Biblia como un documento escrito con autoridad por ese Dios creador. Pero más allá de eso, los evolucionistas, tanto los evolucionistas teístas, aquellos que dicen que la evolución ocurrió pero que hay un Dios, que Él inició la evolución, y aquellos que son evolucionistas ateos o humanistas, de cualquier manera, cualquier evolucionista sea que crea que hay un Dios o no, para poder apoyar la evolución, tiene que negar a Génesis capítulo 1. Tiene que negar entonces que Dios creó al universo tal como es y que el registro de la Creación tal como se contiene la Escritura no es infalible, inerrante y verdadero.

Entonces, realmente, vamos en contra de estas dos grandes mentiras porque Génesis 1 afirma a Dios como el Creador y afirma que el relato de la Creación en la Biblia es en efecto infalible, inerrante y verdadero. La perspectiva cristiana verdadera es que la Biblia es la palabra de Dios y que Dios existe y se ha revelado a sí mismo en la Escritura. La perspectiva verdaderamente cristiana entonces es que Dios es el Creador, Dios es el dador de la ley moral; y el universo a nuestro alrededor es el trabajo de Su obra creadora; y la Biblia es la revelación de Su ley moral y espiritual.

Nosotros creemos que lo que Génesis 1 dice es tan verdadero como cualquier otra parte de la Escritura. Génesis 1 es simplemente tan verdad como lo es Éxodo 20, el cual nos da los diez mandamientos. Es tan verdadero como Isaías 53, el cual describe el sufrimiento del siervo que sería el Mesías que cargaría con nuestras inequidades. Es tan verdadero como Mateo capítulo 1 que indica que Jesús iba a nacer de María y sería el Salvador del mundo. Es tan verdadero como Juan capítulo 3, el cual dice que usted debe nacer de nuevo. Y es tan verdadero como cualquier otra parte de la Escritura. No existe base para alterar, cuestionar o negar la veracidad de Génesis 1 más de lo que hay en cualquier otra parte de las Escrituras. De hecho, cualquier incredulidad o alteración o distorsión de Génesis 1 es un acto de rebelión en contra de Dios y Su palabra. Es algo serio hacer eso porque como cualquier otra rebelión, el que ataca la veracidad de Dios y la palabra de Dios trae la amenaza de juicio divino sobre sí mismo.

Escuche las palabras del último capítulo de la Biblia. Apocalipsis 22, versículo 18: “Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro, si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro; y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.” En resumen, la Biblia finaliza con una advertencia de que más vale que usted no altere las Escrituras. Y cualquiera que altera las Escrituras, añadiéndole o quitándole, se coloca bajo juicio divino.

Entonces, podríamos realmente concluir que alterar las Escrituras, tergiversar las Escrituras o simplemente no creer las Escrituras es impensable para un creyente fiel y sabio. Es impensable. Sólo es razonable que un incrédulo impío y necio atacaría el testimonio de las Escrituras; y ellos hacen eso todo el tiempo. Para ellos es simplemente su manera de vivir. Que un creyente ataque la veracidad de las Escrituras es algo inimaginable. Sin embargo, hay tantos que se llaman cristianos que hacen eso. Ellos no negarían la moralidad de los diez mandamientos en Éxodo 20, no negarían el testimonio profético de la llegada del Mesías que sufriría en Isaías 53. No negarían el nacimiento virginal de Jesucristo. No negarían el Evangelio de la gracia y la necesidad de un nuevo nacimiento. No negarían otras cosas de las Escrituras, pero niegan la enseñanza clara de Génesis capítulo 1.

¿Por qué lo hacen? ¿Por qué gente que se dice cristiana se coloca en una situación tal, bajo la amenaza de la parte final de las Escrituras que dice que sus nombres podrían ser quitados del libro de la vida y de la santa ciudad; y las plagas que están escritas en Escrituras podrían ser pronunciadas sobre ellos como maldiciones divinas? ¿Por qué se pondrían en peligro corrompiendo las Escrituras a la luz de dichas advertencias? ¿Lo hacen porque quieren agradar a los científicos de la evolución en lugar del Dios santo? ¿Aman el aplauso de los hombres? ¿Aman la reputación de los académicos más que Dios? ¿Buscan la aprobación de los comités más que del Dios santo del universo?

Son preguntas justas. Para mí es impensable que personas que se dicen cristianos nieguen Génesis, ¿y en base a qué? Ésta es la palabra de Dios. Pero Satanás ha logrado tener mucho éxito promoviendo esta mentira de la evolución. De tal manera que muchos cristianos profesos, la mayoría de los cristianos profesos niegan el testimonio claro y directo de Génesis 1 de que Dios creó el universo entero tal como lo es en la actualidad en seis días de 24 horas; y hace alrededor de 6 o 7000 años atrás. La mayoría de los cristianos evangélicos, cristianos profesos, negaría eso. ¿Por qué negarían la clara enseñanza de la Escritura y alterarían la veracidad e integridad de la palabra de Dios colocándose en tal peligro? Satanás es muy astuto, muy sutil; y ha hecho un trabajo muy exitoso promoviendo la mentira de la evolución.

Ninguna parte de la mentira de la evolución es proclamada más fuerte o creída de manera mayor que la evolución del hombre. De hecho, cuando la mayoría de la gente piensa acerca de la evolución, piensa acerca del hombre. Ellos piensan en el dibujo del National Geographic de la criatura que se parece a un mono, en cuatro patas; y de pronto esa secuencia de más o menos 10 diferentes dibujos que van de una criatura en cuatro patas que de pronto se levanta y asume la postura de un hombre; y ello nos dicen que esa es la progresión de la evolución humana.

Todos hemos visto esas líneas imaginarias de la evolución humana en donde pasamos de un mono a un hombre en una serie de dibujos. A todo niño se le enseña constantemente en la educación pública que el hombre llegó hacer lo que es a partir de los monos. Y supuestamente, dicen, que hay evidencia en los fósiles de esto… Y quiero hablar de esto por un minuto porque si no lo hago, alguien me preguntará acerca de esto… pero supuestamente hay fósiles. De vez en cuando, alguien encuentra un hueso en algún lugar de África u otro lugar. Y a partir de ese hueso, nos dicen que han identificado los eslabones perdidos en esta secuencia. Supuestamente hay evidencia en los fósiles.

Bueno, la realidad es que no lo hay. Y la mayoría de todos esos fósiles son un fraude. La presuposición es que la evolución es verdadera. Están tratando de hacer que los huesos encajen con los dibujos en National Geographic. En un libro escrito por John Ankerberg y John Weldon llamado El salto de fe de Darwin dice, y cito: “A pesar de la creencia popular de lo opuesto, el registro de los fósiles de la humanidad es terriblemente inadecuado para justificar cualquier creencia en la evolución. A pesar de 130 años de búsqueda, no existen fósiles que hayan relacionado de manera convincente al hombre con ninguna otra especie. La mayoría ha sido demostrada de manera concluyente que son falsos.” Fin de la cita. Como he dicho, muchos de ellos eran absolutamente falsos.

La antropóloga Kathleen J. Reichs, editora de Orígenes Hominoidees citó, y cito: “Muchas autoridades que están en desacuerdo con las interpretaciones de estos muchos supuestos descubrimientos ancestrales humanos, hasta que no sea posible demostrar la fecha de los fósiles… escribe… la reconstrucción de las relaciones homínidas deben permanecer como mucho cuestionables.” He aquí a una antropóloga honesta, una evolucionista honesta que dice que ninguno de los fósiles prueba nada.

Duane Gish escribe, y cito: “No hay evidencia ni en el mundo actual ni en el mundo del pasado de que el hombre haya surgido de algún tipo de alguna criatura inferior. Él permanece solo, como un tipo creado separado y diferente o un diseño básico morfológico, dotado con cualidades que lo establecen muy por encima del resto de las criaturas vivientes.” Fin de la cita.

No quiero hablar en términos muy técnicos, pero para tratar de mostrarles que pueden hacer su investigación acerca de esto, y la Biblia va a permanecer firme; la evolución del hombre ha sido dividida en cierta manera en tres tipos de partes en latín… ramapithecus, australopithecus y pithecanthropus. Todos esos nombres van a estar en el examen, por supuesto. Estos son términos en latín dados a estos supuestos fósiles. Y han sido presentados como formas de transición entre el mono y el hombre. La persona promedio probablemente cree todavía en estas clasificaciones y cree que representan formas intermedias genuinas. Pero no es así.

Inclusive los evolucionistas están seriamente divididos; y ninguna de esas clasificaciones documenta ninguna evolución humana en absoluto. Por ejemplo, el ramapithecus, el primero, es uno de una serie extensa de criaturas que ha sido sugerida en un momento u otro. En otras palabras, todo tipo diferente de huesos ha sido incluido bajo el título de ramapithecus. Todos ellos han sido sugeridos como eslabones perdidos; pero cuanta más evidencia completa hay, ellos fueron todos relegados a la familia de los monos.

Y luego está el australopiteco. Ellos dicen que era la evidencia de la evolución humana. La perspectiva de que estos fósiles representan etapas intermedias genuinas ha sido desafiada por el famoso anatomista británico Solly Lord Zuckerman y el Dr. Charles Oxnard, quien fue director de los estudios de posgrado, profesor por cierto, de anatomía de la Universidad de Medicina del Sur de California. Zuckerman encabezó un equipo de investigación durante más de 15 años, estudió las características anatómicas de los simios, el hombre, los monos, los fósiles australopitecos y los especímenes anatómicos de cientos de simios, humanos y monos; y los comparó con todo fragmento importante disponible de esta categoría en particular. La mayoría de los evolucionistas parece clasificar al australopiteco como un genio de humanoides o la familia del hombre en vez de los simios. Pero Zuckerman les responde diciendo, y cito: “Yo mismo permanezco en una posición en la que no he sido persuadido de manera absoluta. Casi siempre, cuando he tratado de revisar las afirmaciones anatómicas sobre las cuales está basado el estado del australopiteco, he fracasado.” Fin de la cita. Y concluye que esto no es nada más que un simio; y como tal, no está relacionado en absoluto con los ancestros del hombre. Esta es una mirada evolucionaria honesta de estas cosas que prácticamente las derriba.

El trabajo de Zuckerman y Oxnard ha tendido a ser tan literalmente conclusivo que muchos otros científicos se han tenido que alinear con él. Y de ese modo sucede con el último que les mencioné, el pithecanthropus; es la misma historia. El pithecanthropus, al cual quizás conocen con el nombre del hombre de Java o el hombre de Pekín, la creación de algún tipo de forma transicional a partir de un fragmento diminuto de esqueleto. Ellos ahora creen que nunca fue un hombre sino algunas criaturas relacionadas con los gibones. Los gibones son un tipo de simios. Ellos ahora saben que el hombre cromañón, el hombre neandertal, no eran más que esqueletos humanos.

Hay un libro fascinante sobre esto. Si usted realmente quiere leerlo… no quiero hablar más de esto, pero hay un libro fascinante llamado La manzana de la discordia, un buen título. Es la evaluación de un creacionista científico llamado Marvin Lubenow, ha sido publicado por Baker en el año 1992; si quiere estudiar esto aún más, ahí encontrará cómo son refutadas todas estas supuestas formas de fósiles transicionales.

He aquí la interpretación sencilla. Debido a que el hombre no evolucionó, es imposible probar que él lo hizo, ¿está bien? ¿Puede usted entender eso? Tienen dificultades para probar que el hombre evolucionó porque no lo hizo. Y entonces están en una confusión sin esperanza alguna ya que están tratando que todo esto encaje con los dibujos de National Geographic; y no funciona. Y le voy a dar algunas citas de algunos evolucionistas más destacados.

Robert Martin escribe, y cito: “Entonces, uno se ve forzado a concluir que no existe una descripción científica clara de la evolución humana; punto.” Fin de la cita. Leakey es un nombre muy famoso en la evolución humana, un paleoantropólogo destacado dice, y cito: “Quizás nunca pueda ser posible decir exactamente qué evolucionó de qué.” Fin de la cita. Eso es bastante amplio. Pasar toda la vida para llegar a esa conclusión. Otro Leaky, Richard Leaky, en una entrevista acerca del estudio de los primeros hombres dijo, y cito: “Yo creo que todavía estamos adivinando mucho.” Fin de la cita.

David Pilbeam comentó, y cito: “No existe una senda clara e inexorable desde el simio al ser humano.” Y respecto a si el hombre evolucionó de los chimpancés, los orangutanes o los gibones, él dijo, y cito: “El registro de los fósiles ha sido lo suficientemente elástico, las expectativas lo suficientemente robustas como para acomodar casi cualquier historia.” Fin de la cita. Y en una declaración aún más reveladora, él dice, y cito: “Quizás generaciones de estudiantes de la evolución humana, incluyéndome a mí mismo, han estado dando vueltas en la oscuridad, nuestra base de información siendo muy escasa, muy escurridiza como para poder moldear nuestras teorías. Las teorías son más bien declaraciones acerca de nosotros y nuestras ideologías más que acerca del pasado,” fin de la cita.

Otro Leaky, Mary Leaky, una antropóloga bien conocida, comentando acerca del esfuerzo que ella tuvo que hacer a lo largo de su vida para construir un árbol genealógico evolucionario dijo, y cito: “No creo que sea posible encajar a los fósiles hominoides conocidos en un patrón confiable.” Fin de la cita. Por supuesto que no es posible porque ese no es el modo en el que sucedió… en absoluto fue el modo en el que sucedió.

De hecho, usted sabe, ellos prácticamente se contradicen a sí mismos. El fósil humano más antiguo, identificado como KP271, ellos creen que es el fósil humano más antiguo… han descubierto los antropólogos evolucionistas. Lo fecharon a 4.5 millones de años atrás. Usted y yo sabemos que todo fue hecho seis o 7000 años atrás; pero ellos tienen su propio sistema uniformitarianista para fechar, sistemas de fechado evolutivo que son inventados para acomodar su teoría de la evolución, la cual ellos creen que sólo puede suceder si usted tiene suficiente tiempo. Y entonces, estiran todo a millones y millones de años. Lo que es interesante acerca de esto es que ellos dicen que el fósil humano más antiguo tiene 4.5 millones de años. Y aún más, parece que este fósil humano aparece en escena de pronto, sin ningún ancestro evolutivo. Y si de hecho este es humano, la teoría de la evolución humana está totalmente desacreditada… Totalmente desacreditada, porque si usted tiene humanos hace 4.5 millones de años, entonces la evolución no pudo suceder porque así es como también fechan a otros animales. De hecho, otros animales que ellos pensaban que estaban en el plan de la evolución están fechados después de eso. Tienen un problema serio.

Y aún más, los huesos que tienen 4.5 millones de años de antigüedad son idénticos a los huesos humanos de hoy en día. No ha habido evolución en 4.5 millones de años. Quiere decir que todo es tan sólo un producto de la imaginación porque no quieren retener a Dios en su conocimiento, Romanos 1. Y ellos han cambiado la verdad de Dios revelada en la Escritura por la mentira. Los hombres no quieren a Dios y no quieren a la Biblia, ¿no es cierto? Ellos no quieren que Dios llene sus vidas, no quieren que la Biblia establezca los estándares morales para ellos. Los científicos y aquellos que creen sus mentiras y fraudes acerca de la evolución son como los judíos en los días de Jesús que decían que no querían que ese hombre reinara sobre ellos. Que no se someterían a la soberanía de Dios. Y entonces, ellos encajan en la clasificación del Salmo 14:1 y el Salmo 53:1: “Dijo el necio en su corazón: no hay Dios.”

Entiendo que los incrédulos crean eso. Entiendo que el impío no quiera que Dios sofoque su vida. Entiendo que aquellos que aman el pecado y quieren cometer pecado no quieran a un juez moral que esté supervisándoles y haciéndolos responsables y los sentencie… los sentencie al infierno eterno, entiendo su deseo por deshacerse de Dios. Entiendo por qué no quieren aceptar el primer capítulo de la Biblia, por qué no quieren aceptar un registro claro de Génesis. Pero no entiendo el afecto ridículo, intolerable por esta mentira que pertenece a cristianos profesos. No puedo comprender eso. Inclusive el profeta Malaquías, Malaquías 2:10, dicho de una manera simple: “¿Acaso no nos creó un Dios?” Todos somos el producto de la creación de Dios. “Todas las cosas por Él fueron hechas y para Él; y sin Él nada de lo que ha sido hecho fue hecho.”

La verdad acerca del origen del hombre es que él fue creado tal como es ahora. Adán no era diferente que usted. De hecho, usted no es lo que él era. Usted es inferior. Y estoy seguro que esto es verdad no por usted en particular, si no por el pecado. Ahora, estudiemos acerca de la creación del hombre en el día seis. Miremos al texto de Génesis capítulo 1, versículo 24. Y el modelo de la creación es el mismo que encontramos en los demás días.

“Luego dijo Dios: produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie. Y fue así. E hizo Dios animales de la tierra según su género, y ganado según su género, y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno. Entonces, dijo Dios: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.” Y creó Dios al hombre a Su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios y les dijo: “fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.” Y dijo Dios: “He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer. Y a toda bestia de la tierra y a todas las aves de los cielos y a todo lo que se arrastra sobre la tierra en que hay vida, toda planta verde le será para comer. Y fue así. Y vio Dios todo lo que había hecho y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.”

Ya hemos estudiado los primeros cinco días de la Creación. Los primeros cinco días realmente fueron la preparación de la casa en donde viviría el hombre. El hombre es el rey de la tierra. El hombre es el pináculo de la creación de Dios, creado a imagen de Dios. Y el resto de la Creación simplemente proveyó su casa, la preparación para la llegada del hombre a escena.

Inclusive en el día sexto, tal como recién he leído, hubo un toque para concluir la Creación. En el día cinco, usted recordará, Dios había creado todos los animales del mar y todas las aves del cielo; y entonces al comienzo del día seis, será necesario crear las criaturas de la tierra que están identificadas en el versículo 24 y 25 en tres categorías: ganado, cosas que se arrastran y bestias de la tierra.

Este fue el toque final conforme Dios preparaba la casa que el hombre habilitaría. El hombre era el objeto. El hombre era el punto primordial aquí. Fue la creación del hombre con su propósito redentor lo que Dios realmente tenía en mente. Todo lo demás en el universo perecerá. Todo lo demás en el universo dejará de existir. Las estrellas caerán, de acuerdo al libro de Apocalipsis; el sol dejará de dar su luz, la luna llegará a su fin. Todo el universo se enrollará como un pergamino. Toda la Creación se derretirá con un calor ardiente. Será fundida de manera inversa. Dejará de existir. Toda la energía atómica que se necesitó para que pudiera existir girará de manera inversa, como ver a una película al revés; y dejará de existir. Todo lo que vive en esta Tierra, todo lo que es verde, toda planta, todo árbol, todo lo que ocupa el mar, todo lo que ocupa el cielo y todo animal terrestre, toda criatura en cualquier lugar del universo morirá al final de esta vida, regresando al polvo y dejando de existir. Pero no el hombre. El hombre es el principal personaje en el desarrollo de la Creación; y la idea de la Creación en la mente de Dios es crear un teatro en el cual la gran saga redentora pueda llevarse a cabo conforme Dios busca una esposa para Su hijo, conforme Dios busca demostrar Su gracia y misericordia y compasión y poder de salvación a un universo de ángeles, así también como de hombres.

Entonces, la creación del hombre es el tema principal. Y encontramos que el texto de la Escritura pasa más tiempo en la creación del hombre que cualquier otro elemento de la Creación. Y también, el capítulos 2, en su totalidad, expande la creación del hombre, porque es tan importante.

Ahora, permítame darle algo acerca del paralelismo. El día sexto, la creación de los animales y el hombre, corresponde con el día tercero. En el tercer día fue creada la Tierra. En el día sexto, fueron hechas las criaturas vivientes sobre la Tierra. En tercer día, inmediatamente después de la organización de la naturaleza inanimada, después de que había sido completada, las plantas, cuyo dominio se extiende a lo largo de la tierra, fueron creadas; y entonces, también en el sexto día cuando la vegetación y la vida animal había sido totalmente establecida, el hombre, que lleva el gobierno sobre la vida creada sobre la Tierra, fue formado. Entonces, esto corresponde con el sexto día. Y hemos visto esos paralelos a lo largo de este pasaje. El día uno corresponde con el día cuatro, el día dos corresponde con el día cinco y el día tres corresponde con el día seis.

Ahora el patrón es el mismo. Versículo 24: “Luego dijo Dios,” versículo 25: “E hizo Dios.” Esos realmente son paralelos. Dios crea literalmente al hablar las cosas para que existan. En una manera hebrea, en una manera hebrea típica, esta obra de la Creación es repetida de dos maneras diferentes para sellar la claridad evidente del registro. Luego dijo Dios… Es una declaración paralela; e hizo Dios… Lo cual refuerza que cuando Dios dijo, hizo. Y, en general, Dios dijo: “Produzca la tierra seres vivientes… seres vivientes.” Estos son animales terrestres. Los animales marinos ya fueron creados en el día cinco, los animales del aire, las aves y aquellos que vuelan creados en el día cinco. Sólo quedaban los animales terrestres.

Por cierto, no evolucionaron. Sino que fueron creados instantáneamente. Criaturas vivientes creadas; y Él se refiere a los animales terrestres en tres categorías. Y creo que son fascinantes. Y estas no estarían de acuerdo con la taxonomía contemporánea, creo que así lo podríamos llamar, la categorización temporal de animales tales como anfibios, reptiles y demás, mamíferos, etc. etc. La Biblia tan sólo da tres simples categorías: ganado, cosas que se arrastran y bestias de la tierra.

El ganado, probablemente, y creo que la mayoría de los eruditos hebreos estarán de acuerdo con esto, es una palabra que habla de animales que pueden ser domados y domesticados para el uso del hombre. Cuando pensamos en domesticado inmediatamente pensamos en un perro, pero no es eso de lo que la Biblia está hablando, no es eso lo que la Biblia tendría en mente ya que un perro realmente no tiene uso excepto si usted lo entrena para que le traiga el periódico. Fuera de eso, no tiene ningún otro uso. No puede arrastrar a un arado y supongo que un perro podría pastorear ovejas si está apropiadamente entrenado; quizás ahí hay un uso y entraría en esa categoría. Pero por lo general, estos serían el tipo de animales que, por ejemplo, proveen leche… Como una cabra y una vaca y un animal que podría ser montado, como una bestia de carga y cosas por el estilo. Animales que pueden ser tomados y domesticados y usados por el hombre.

Y luego, una segunda categoría, serpientes. Y claro, inmediatamente vienen a la mente serpientes, lagartijas y cosas por el estilo; pero probablemente va más allá de eso. Cualquier cosa que se arrastra o repta sobre la tierra, lo que incluiría todo mundo de insectos también… La mayoría de los eruditos hebreos también diría que se refiere a pequeños animales con patas cortas que parecen estar arrastrándose, como los conejos que vienen todo el tiempo a nuestro jardín y se comen las flores. Patas cortas, tal como lo dijo un escritor hebreo: “Animales con patas cortas cuyos vientres no están lejos del suelo.” Fin de la cita. Insectos, roedores y también serpientes y anfibios, etc. etc., dichos animales a los que se hace referencia por cierto en Levítico capítulo 11, versículo 29: “Y tendréis por inmundos a estos animales que se mueven sobre la tierra, la comadreja, el ratón, la rana según su especie, el erizo, el cocodrilo, el lagarto, la lagartija y el camaleón.” Ahí tiene usted una combinación de esas cosas, el ratón junto con los reptiles. Y probablemente es una categoría bastante general para cosas que se arrastran.

Y después, la tercera categoría, los animales de la tierra. Y serían los animales cuadrúpedos de cierto tamaño que generalmente no son domados. Usted sabe, inmediatamente pensamos en leones y jirafas y elefantes y rinocerontes e hipopótamos y tigres y animales como esos que no son domesticados por el hombre para ningún propósito, hablando generalmente, a pesar de que es posible, supongo, al menos usar al elefante en la India, pero ciertamente no al elefante en el África para ciertos propósitos… personalmente, me he subido a un elefante en la india; pueden ser domados. Pero en general, estos serían los mamíferos grandes que caminan sobre la Tierra de un modo no domesticado o salvaje.

Y entonces, ahí lo tiene usted. Realmente no hay nada más que decir. Hay animales domésticos y animales no domésticos. Estos son los que están sobre el suelo y están los que se arrastran sobre el suelo. Esas son las categorías. Esta clasificación general, tal como lo he dicho, no tiene realmente relación con el sistema arbitrario de la taxonomía hecha por el hombre. Es tan sólo un sistema simple, natural. Quiero señalar el hecho que los tres fueron hechos simultáneamente porque mirando al versículo 24: “Bestias y serpientes y animales de la tierra…” Y alguien podría decir que primero vino el ganado, de ahí evolucionaron las cosas que se arrastran; y de ahí evolucionaron las bestias de la tierra. Eso es un problema porque tiene la presentación de lo mismo en el versículo 25, sólo que están en orden inverso. Primero vienen las bestias de la tierra, en segundo lugar el ganado y después, en tercer lugar, las cosas que se arrastran. Como puede ver, el cambiar el orden es una muy buena manera de indicarnos que fueron sus creadas simultáneamente. No evolucionaron una a partir de la otra. Todas fueron creadas simultáneamente por el poder de Dios. No hay evolución, no hay lucha por existir, no hay supervivencia del más apto, no hay mutaciones en absoluto; Dios simplemente creó a todos estos animales.

¿No es asombroso y sorprendente la variedad de todo esto? Simplemente la variedad de un pez en el mar y los animales, incluyendo los mamíferos que nadan en los mares es asombrosa; e inclusive están descubriendo más. Y hay miles de categorías de animales que ya están extintas. Las aves que vuelan en el cielo; hay personas que son ornitólogos, asomándose con su pequeños binoculares, descubriendo todas las maravillas de las aves en el cielo. Y entonces usted ve a los animales y los insectos y los reptiles y todas las cosas que reptan sobre la tierra; y es increíble que Dios tenga una capacidad en términos intelectuales tan inmensa para concebir y diseñar todas esas criaturas. Pero Él lo hizo.

Y el versículo 24: “Produzca la tierra… produzca la tierra.” ¿Por qué dijo eso? ¿Por qué dijo produzca la tierra? Bueno, creo que es otro modo de decir que aparezcan sobre la tierra. Pero también es verdad, y necesito señalarle esto, que los cuerpos de los animales están compuestos por los mismos elementos que la tierra. Eso es correcto. Los cuerpos de los animales están constituidos de los mismos elementos químicos que la tierra. Y surgen de la tierra para ser formados; y cuando mueren, regresan a la tierra, por así decirlo, porque fueron hechos de los mismos elementos. De hecho, inclusive este es el caso del hombre. Observe el capítulo 2, versículo 7: “Entonces, Jehová Dios, formó al hombre del polvo de la tierra.” Él formó al hombre del polvo de la tierra y entonces con los mismos componentes que hizo la tierra, Dios hizo a los animales… mismo material químico.

Cuando Él los hizo, los llamó “seres vivientes.” Y le recuerdo que ese es un concepto muy importante. Las plantas nunca son llamadas “seres vivientes.” A los árboles nunca se les llama “seres vivientes.” En los versículos 11:12 se crea la vegetación, algunos lo traducen hierbas, pero la mejor traducción es vegetación; pero nunca son llamadas “seres vivientes.” Cuando llega al versículo 20, la primera vez que tiene seres vivientes, es cuando las criaturas del mar son creadas; y las criaturas del aire, las aves y los peces y otras que están en el mar. Todas son llamadas criaturas vivientes. ¿Y qué fue lo que le dije que era característico de los seres vivientes? Se mueven. Las plantas no. Se mueven y tienen conciencia. Se mueven y tienen conciencia, distinto de las plantas. Usted no puede entrenar a una planta en el sentido que usted puede entrenarla para hacer algo. Puede hacerla crecer hacia el sol, pero esa es una cuestión de su esencia natural, extraer su vida de la luz. Pero no puede entrenar a una planta porque una planta no tiene conciencia. Las criaturas vivientes tienen conciencia y movilidad, son diferentes de las plantas. Las criaturas vivientes tienen conciencia, pero no necesariamente conciencia de sí mismas. Están conscientes de su ambiente; y por eso pueden reaccionar al mismo. Un perro puede moverse a un lado cuando viene un automóvil. Un perro puede obedecer un mandato. Inclusive Shamu puede obedecer un mandato y salir del agua y tocar con su nariz una pelota a 20 pies en el aire. Y pueden entrenarlos a hacer eso porque están conscientes de su ambiente y relacionan eso con el obtener comida.

Pero eso no quiere decir que tienen conciencia de sí mismos. Pueden reaccionar a su ambiente pero no saben que lo están haciendo. La conciencia de uno mismo significa que uno sabe quién es y sabe que está reaccionando a su ambiente. Tienen conciencia sin autoconciencia, sin conciencia de sí mismos. Y cuando mueren, regresan simplemente al polvo. Están en el mundo simplemente como parte de la decoración conforme Dios despliega Su maravilla al rey de la tierra, Su Creación, el hombre, quien fue hecho en Su propia imagen.

Observe nuevamente los versículos 24 y 25, repite la frase “según su género” un par de veces en el versículo 24 y un par de veces nuevamente, tres veces en realidad, en el versículo 25. Eso se está volviendo algo que conocemos bien. Lo tenemos 10 veces en Génesis 1… según su género… según su género. Permítame decírselo de la manera más simple que puedo, esto indica limitación de variación. Esto indica limitación de variación. No quiero volverme muy técnico y decir que significa especies, o género, o familia, o fila, o el término científico que se utilice para la categorización. Pero lo que diremos es que significa que hay una limitación en la variación. Y en cada caso hay un código genético. En cada caso hay un ADN, una tira de cromosomas que está codificada en toda célula de todo ser vivo que determina la naturaleza de ese ser vivo. Y eso es la esencia de su naturaleza. Puede variar dentro del ADN, pero no puede convertirse en algo distinto de lo que es. Eso está controlado, como lo hemos aprendido muchas veces, por el ADN; y eso está implicado con el concepto de género… género.

Por cierto, un comentario. La formación de las plantas ocurrió antes de la creación de cualquier vida animal, antes de los peces y antes de las aves. Y eso contradice de manera rotunda al sistema de evolución tradicional que dice que toda la vida animal comenzó en el mar y se arrastró del mar en algún punto a lo largo de cientos de millones de años; y se arrastró del mar y de manera coincidente, cuando llegó a la tierra, las plantas evolucionaron. Pero lo que usted observa en Génesis es que las plantas fueron creadas primero, la vegetación fue creada primero; y luego fue la creación de las criaturas del mar, las criaturas del aire y las criaturas de la tierra.

Entonces, lo mejor que podemos decir acerca de género es que posee limitaciones de variación. Dios creó estas criaturas de la manera en la que son. Los perros eran perros, los caballos eran caballos, los delfines eran delfines, la barracuda, barracuda, las hormigas, hormigas a pesar de que había muchos diferentes tipos, las arañas, arañas, las serpientes son serpientes, las ranas son ranas aunque hay variaciones, hay limitaciones en esa variación. Uno no evoluciona y se convierte en el otro. Y eso se repite 10 veces en Génesis capítulo 1, como si Dios supiera que alguien vendría y trataría de contar una mentira acerca de que un género se convertiría en otro género y no existiría ninguna limitación en la variación.

Al final del versículo 24 dice: “Y fue así.” Hemos oído eso anteriormente. Cuando Dios lo creó, fue así. Esa es una pequeña frase que es importante, no sólo está incluida ahí para ocupar lugar. Ocurrió en el versículo 9: y fue así. Ocurrió en el versículo 11: y fue así. En el versículo 15: y fue así. Y aquí en el versículo 24: y fue así. Significa que fue fijado, fue firme, fue permanente y de ese modo quedó. Cuando en el principio mismo Dios dijo “Sea la luz”, no dice “Y fue así”; porque esa luz cuando fue creada originalmente era tan sólo luz y no estaba todavía relacionada con los cuerpos estelares, las lumbreras, la Luna, el Sol y las estrellas. Cuando Dios creó por primera vez la Tierra, simplemente era una masa de elementos completamente inmersos en agua. Dios nos dice “Y fue así” porque esa no era su forma permanente.

Pero en el versículo 9, cuando Dios comenzó a separar las aguas de arriba y las aguas de abajo; y después apareció la tierra seca y la tierra adoptó su forma con tierra y con agua y fue la manera en la que sería de manera permanente… la declaración es “Y fue así”. Y así fue en el versículo 11 cuando la vegetación fue creada sobre la tierra; eso sería permanente y fue fijo y todavía existe hasta el día de hoy. Y en el versículo 15, la Luna, el Sol, las estrellas son colocadas en el cielo y fue así; fue establecido de esa manera. Y aquí, en el versículo 24, los animales fueron creados y todavía siguen siendo de ese modo… todavía son así. Fue así. Fijos, fijos, permanentes; y así ha permanecido hasta el día de hoy. Y permanecieron dentro del marco de su género. Su variación, siendo restringida. Hay alguna variaciones, algún cambio, eso lo sabemos. La genética puede hacer eso, puede haber un apareamiento especial; pero todavía son esencialmente el mismo tiempo de criatura, el mismo género de criatura.

Finalmente, la creación de este tipo de criaturas de la tierra recibe un comentario de Dios al final del versículo 25. En esencia, Dios vio que era bueno. Por cierto, Dios ha estado diciendo esto todo el tiempo a lo largo de esta semana. El versículo 4 nos dice que Dios vio la luz y vio que era buena. En el versículo 10, Dios vio que la tierra seca y el mar eran buenos. Versículo 12, las plantas eran buenas. Versículo 18, los cuerpos estelares, también eran buenos. Versículo 21, las criaturas del mar y del aire, eran buenos. Versículo 25, los animales terrestres, eran buenos. Y finalmente el versículo 31, después de que hizo al hombre, era bueno en gran manera. Todo lo que Dios hizo era bueno.

Escuche esto: no hay deformidades, no hay mutaciones, no hay inferioridades, no hay selección natural, no hay supervivencia del más apto, porque no había animales que no fueran aptos; todo era bueno. No había imperfección. No había selección natural. No había ningún tipo de inferioridad. Todo era muy bueno. Bueno en gran manera. Y diremos más acerca de lo que significa bueno en gran manera cuando lleguemos al versículo 31. En este punto, todo era bueno… Era bueno. Ni siquiera había muerte en el mundo. Ni siquiera había muerte en el mundo. La muerte no llegaría hasta que el hombre pecara en el capítulo 3. En este punto, la tierra estaba lista para el hombre… El hombre quien sería el rey de la tierra; y tendría dominio sobre ella.

Por cierto, el Señor debe haber creado a todos los animales sólo en la primera parte del día seis; porque el resto del día fue para crear al hombre. Y estuvo en cierta manera involucrado. No nos presenta todo lo involucrado aquí en este capítulo. Pero en el capítulo 2, desarrolla lo que sucede; y lo veremos más adelante.

Pero miremos los versículos 26 y 27; aunque sea brevemente. Llegamos al epítome de la Creación de Dios: “Entonces dijo Dios: “Hagamos al hombre a Nuestra imagen, conforme a Nuestra semejanza. Y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra y en todo animal que se arrastre sobre la tierra.” Y creó Dios al hombre a Su imagen, a imagen de Dios lo creó, varón y hembra los creó.” Aquí está, este es el ápice de la Creación, esta es la razón de toda la Creación. Y de nuevo tiene la misma fórmula. Versículo 26: “Entonces dijo Dios…” Versículo 27, una declaración paralela: “Y creó Dios… y creó Dios.” La misma fórmula. Dios habla y crea, es lo mismo. Esto es lo que se llama creación fiat. Fiat porque la palabra en latín significa haya. Dios habla y existe.

Haya… Haya… Sea… Lo hemos oído una y otra y otra vez… sea… sea… haya. Pero observe esto, versículo 26, no dice: “haya o sea” dice… “Hagamos al hombre…” Esto es nuevo. Esto es totalmente nuevo. Esto es una diferencia muy importante. Aquí hay una diferencia muy importante. Este es un cambio trascendental en el lenguaje. A lo largo del versículo 3, versículo 6, versículo 9, versículo 11, versículo 14, versículo 20, versículo 24… Sea… Haga… Haga… Sea… Sea… Sea. Ese es una forma impersonal del verbo hebreo… sea… Sea, casi como si Dios no está involucrado de manera íntima. Sea… Sea… Sea; pero aquí: “Hagamos.” En este punto, Dios se vuelve personal. Y escuche, debido a que Dios es una Trinidad, cuando se presenta a sí mismo de manera personal, lo hace en el lenguaje plural. Es en el lenguaje plural.

En Juan capítulo 1 dice que Jesucristo creó; todas las cosas por Él fueron hechas y sin ÉL nada de lo que ha sido hecho fue hecho. Aquí dice que Dios creó. En Juan 1 dice que Jesús creó todo. Inclusive se dice que el Espíritu de Dios moldeó la Creación, anteriormente, en Génesis 1. Toda la Trinidad está involucrada en esto. Y cuando Dios llega a la creación de la raza humana, no emplea la terminología fiat impersonal “sea o haya” sino que usa lenguaje que revela que Él está hablando dentro de sí mismo… Hagamos… Hagamos al hombre a Nuestra imagen.

¿Sabe lo que nos está permitiendo ver? Nos está permitiendo ver un plan trinitario. Él está en comunión consigo mismo acerca de esta criatura que es la más importante de todas. Creo que esta es una referencia clara, evidente e indiscutible acerca de la Trinidad. Creo que cualquier estudiante de la Biblia admite que la aclaración plena de la doctrina de la Trinidad espera a que llegue el Nuevo Testamento; es en el Nuevo Testamento donde usted encuentra la teología completa, la aclaración completa de la teología de la Trinidad. Pero ciertamente, la Trinidad es evidente en el Antiguo Testamento.

En el Antiguo Testamento se hacen referencias repetidas al Espíritu de Dios. Está el ángel del Señor, quien no es ningún otro que el Hijo de Dios pre encamado. Usted tiene a Dios mismo. Usted ahí tiene una comunicación inter Trinitaria: “Hagamos al hombre a Nuestra imagen.” El salmista diciendo: “El Señor dijo a mi Señor,” la conversación entre el Padre, sin duda, y el Hijo. Hay varias revelaciones de la Trinidad en el Antiguo Testamento. En el Salmo 2, el Padre diciéndole al Hijo: “Yo te engendré hoy. Pídeme y te daré por herencia las naciones,” una promesa mesiánica, una promesa profética en el Salmo 2.

Existen varias referencias trinitarias en el Antiguo Testamento. No quiero implicar que no las hay, porque las hay. De hecho, hablando de Cristo, el segundo Miembro de la Trinidad, Salmo 45:7: “Has amado la justicia y aborrecido la maldad, por tanto Te ungió Dios, el Dios Tuyo, con óleo de alegría más que a Tus compañeros.” Ahí hay una declaración atribuida directamente al Mesías, al Señor Jesucristo. Esa es nuevamente una indicación de que Dios está en comunión con el Hijo. Y hay varios pasajes como ese. No quiero entrar en todos ellos; con un par será suficiente.

Salmo 110, creo que es este… Sí, es este: “Jehová dijo a Mi Señor: “Siéntate a Mi diestra, hasta que ponga a Tus enemigos por estrado de Tus pies.”” Eso aún en el Nuevo Testamento se aplica a Cristo. Entonces, usted tiene a Dios el Padre comunicándose con Dios el Hijo en una conversación entre los dos.

Hay referencias trinitarias en el Antiguo Testamento. Es importante reconocerlo. Pero el entendimiento completo de la Trinidad realmente florece en el Nuevo Testamento. Y entendemos por qué, ¿no es cierto? Porque el segundo Miembro de la Trinidad se convierte ¿en qué?…En hombre, se encarna.

¿Qué es lo que tiene usted en “hagamos” aquí? Le confieso que podría comenzar aquí con esto porque sé hasta cierto punto de qué se trataba esa discusión o acerca de lo que ya había sido. Usted se preguntará cómo sé de lo que están hablando. Bueno, hay un solo modo de saber algo y eso es porque está en la Biblia. Pero sé algo de lo que se trató esa conversación. Fue acerca de la redención. Fue acerca de la redención porque, escuche esto, la Tierra ya había sido formada, ¿no es cierto? ¿Es eso verdad?

Y de acuerdo con la Biblia, Apocalipsis 13:8, Apocalipsis 17:8, nuestros nombres fueron escritos en el libro de la vida del Cordero ¿cuándo? Desde antes de la fundación de la tierra. Entonces, sabemos algo acerca de lo que se trató esa conversación antes de que se formara y creara la tierra y antes de la creación del hombre. Fue una conversación que había alcanzado tal nivel que los nombres fueron de hecho registrados en el libro de Dios. Nombres…¿Los nombres de quienes? ¿El mío?, correcto. ¿El suyo? Si es usted un creyente.

Y también sé, de acuerdo con Efesios capítulo 1, que fuimos predestinados para estar en Cristo desde antes de la fundación del mundo, ¿verdad? ¿No es eso lo que dice Efesios 1? Por lo que sé algo acerca de lo que hablaron. Ellos habían estado hablando acerca de la redención y la Trinidad o comunicándose acerca de la redención. Y se había desarrollado un plan en la mente de Dios; y éste era el plan… Dios amó de manera perfecta al Hijo, Dios quería demostrar Su amor al Hijo y ya hemos visto esto en el pasado – este es un lugar perfecto para insertarlo – Dios amó de manera perfecta al Hijo. Él quiso demostrar Su amor por el Hijo, el amor puro que Él tenía por el segundo Miembro de la Trinidad; y determinó que haría eso de un modo asombroso; Él conseguiría una novia para Su hijo. Y por una novia quiso decir que obtendría una humanidad redimida que honraría a Su Hijo, adoraría Su Hijo, amaría a Su Hijo, veneraría a Su Hijo y serviría a Su Hijo para siempre. Y Él literalmente traería a esa humanidad redimida adonde la Trinidad vive, en las glorias del cielo; y ellos vivían allí por siempre. Ése era el plan. Crear la tierra, el universo entero y todo lo que hay en él como simplemente el escenario en donde el plan se desarrollaría.

Usted se preguntará si era necesario hacer toda la Creación. Claro, porque la Creación habló acerca de Dios, quien Él era. Y le dijo al hombre de Su grandeza, de Su gloria y Su poder, ¿no es cierto? Los cielos declaran la gloria de Dios, el firmamento la obra de Sus manos. Y Romanos 1 dice usted ve la tierra y puede ver que Dios existe de tal manera que Su naturaleza invisible es manifiesta por Su creación visible; y no tenemos excusa. Todo eso fue para revelar quién era Dios. Y usted ve la Creación, ve Su poder, ve Su inteligencia, ve Su sabiduría, ve Su amor por la belleza, Su mente increíble, Su sabiduría asombrosa. Y ve Su suavidad, Su gentileza y Su ternura en el pétalo de una flor. Usted ve Su poder en el relámpago y el trueno; y los enormes cuerpos que están girando en el espacio infinito en los billones de galaxias que existen ahí afuera. Ve tanto de Dios ahí. Todo eso despliega a Dios.

Pero lo que despliega a Dios de una manera especialmente asombrosa es que Él es tan lleno de gracia como para salvar a los pecadores, ¿verdad? Y eso nunca podría haber sido demostrado – que Dios es un Dios de gracia, misericordioso, que perdona, que es amoroso, que tiene un corazón tierno – nunca podría haber sido desplegado a menos de que hubieran algunos pecadores allí a quien Dios pudiera mostrar Su gracia, ¿no es cierto? Entonces, en algún punto, antes de la fundación del mundo, había un plan ya preparado. Y Dios, que no puede mentir, dice 2 Timoteo 1:9, determinó redimir a la humanidad en Cristo Jesús. Primero, tuvo que tener el propósito de crearlos.

Y entonces, el plan era este… Traeremos a la gloria a una humanidad redimida. En este tiempo, también se crean los ángeles. Y fueron creados para la gloria de Dios. Pero más allá de eso, no hay gracia mostrada a los ángeles. Y Dios no puede demostrar Su gracia y misericordia y Su perdón a los ángeles porque no hay salvación para los ángeles. Los ángeles eran santos o eran caídos; y los caídos están irremediablemente caídos y condenados al lago de fuego. Dios determinó en algún punto antes de la fundación del mundo que Él salvaría a pecadores, que Él salvaría a humanos. Que los crearía, que los salvaría. Que los traería a la gloria y serían una novia para Su Hijo, quienes lo servirían, amarían y adorarían a Su Hijo por siempre y por los siglos de los siglos; y Él poblaría literalmente el cielo con un coro aleluya el cual no haría otra cosa que adorar y servirle a Él durante toda la eternidad.

Esto fue algo de la plática trinitaria. Es simplemente asombroso ver el propósito de Dios. Él no tuvo que crear a ninguno de nosotros, así como no tuvo que crear nada más. Pero Él creó, escuche esto, todo lo demás como un escenario para revelarse a nosotros. Esa es la razón por la que Jesús dijo en Juan 6: “Todo lo que el Padre me da vendrá a Mí.” Él determinó de toda la humanidad a quién traería y le daría a Su Hijo como regalo de amor. Y Él escribió sus nombres en un libro antes de la fundación del mundo. Fuimos predestinados antes de que el mundo jamás fuera creado. Entonces, sé algo de esa comunicación; y usted puede saber que cuando las Escrituras dicen: “Dios dijo “Hagamos al hombre””, éste fue el momento para el cual la Trinidad había estado planeando. Éste era. Éste era. Éste era el sexto día culminante; y ahora todos están involucrados. “Hagamos al hombre”… No es sea… sea… de una manera impersonal, Dios aquí es muy personal porque ahora está creando aquellos que son eternos y aquellos que le van a traer gloria de manera eterna en el cielo o en el infierno. Este es el ápice de todo. Hagamos al hombre; y Dios aquí se involucra de manera muy, muy personal.

Por increíble que sea el hecho que fuimos hechos a Su imagen, le recuerdo nuevamente el versículo 27: “Y creó Dios al hombre a su imagen.” Nos creó; ¿y cómo lo hizo? Formó al hombre del polvo de la tierra. Y estamos hechos de los mismos elementos básicos que todo lo demás. Los mismos elementos materiales son hechos de ciertos químicos; nosotros estamos formados por lo mismo. Esa es la razón por la cual los cuerpos se descomponen y regresan al polvo; polvo a polvo. Y Él sopló en su nariz aliento de vida; y fue el hombre un ser viviente, un ser viviente, así como los otros seres vivientes, tenía movilidad y conciencia. Tenía movilidad y conciencia.

Su cuerpo fue básicamente formado por los mismos materiales en bruto como el resto del orden creado. Recordará que hace unas semanas atrás le dije que su cuerpo está constituido primordialmente de ¿qué? De nada. Usted es el 90% nada; 90 por ciento nada porque por lo menos ese porcentaje de un átomo es nada. Su cuerpo está formado del mismo material bruto atómico como todo lo demás en el orden creado. Y como todos los otros animales, a usted se le dio aliento de vida, usted fue hecho un ser viviente en el sentido de que tiene conciencia y tiene movilidad.

Por cierto, se dice de los animales en Génesis 7:22, que en su nariz estaba el aliento del espíritu de vida. Entonces, esto simplemente está hablando de nuestra formación física en el capítulo 2, versículo 7. Fuimos hechos del polvo, fuimos creados a partir de las mismas partículas atómicas que todo el resto del mundo, como toda otra criatura y tenemos conciencia como cualquier otra criatura viviente. Pero aquí hay una diferencia enorme. Si quiere saber lo que eso significa, tiene que regresar la semana próxima. Ese es el trato. Pero mire, no puedo creer qué hora es; aquí debemos detenernos. Esto es tan importante… No me gusta detenerme aquí… He pasado todo este tiempo y no he llegado a donde quería llegar, a este gran punto. Bueno, será bueno para la próxima vez, ¿muy bien?

Padre, gracias por la Palabra, gracias por la gran esperanza en nuestros corazones por el futuro, porque confiamos en Ti como un Dios fiel, nuestro Creador, nuestro Salvador, nuestro Redentor, nuestro Rey venidero. Amén.

 

John MacArthur

Es el pastor-maestro de Grace Community Church en Sun Valley, California, así como también autor, orador, rector emérito de The Master’s University and Seminary y profesor destacado del ministerio de medios de comunicación de Grace to You.

Desde que completó su primer libro que fue un éxito en ventas, El Evangelio según Jesucristo, en el año 1988, John ha escrito cerca de 400 libros y guías de estudio, incluyendo Fuego Extraño, Avergonzados del Evangelio, El Asesinato de Jesús, El Hijo Pródigo, Doce Hombres Inconcebibles, Verdad en Guerra, El Jesús que no Puedes Ignorar, Esclavo, Una Vida Perfecta y la serie de Comentarios MacArthur del Nuevo Testamento. Los títulos de John han sido traducidos a más de dos docenas de idiomas. La Biblia de estudio MacArthur, el recurso que es la piedra angular de su ministerio, está disponible en el idioma inglés (NKJ, NAS y ESV), español, ruso, alemán, francés, portugués, italiano, árabe y chino.

John y su esposa, Patricia, viven en el sur de California y tienen cuatro hijos casados: Matt, Marcy, Mark y Melinda. Ellos también disfrutan de la alegre compañía de sus 15 nietos.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org

DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros

Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la  política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

 

9/12 – La Creación, Día 5

Gracia a Vosotros

Serie:  La batalla por el comienzo

9/12 – La Creación, Día 5

John MacArthur

https://cdn.gty.org/gracia/sermons/High/90-216.mp3?x-source=website&x-type=download

Y estamos viendo el día cinco en la Creación, Génesis 1:20 al 23… Génesis 1:20 al 23. El texto dice: “Dijo Dios: “Produzcan las aguas seres vivientes y aves que vuelen sobre la tierra, en la abierta expansión de los cielos.” Y creó Dios los grandes monstruos marinos y todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su género; y toda ave alada según su especie. Y vio Dios que era bueno. Y Dios los bendijo, diciendo: “Fructificad y multiplicaos y llenad las aguas en los mares; y multiplíquense las aves en la tierra. Y fue la tarde y la mañana el día quinto.”

Ahora estamos en el día quinto, tal como lo indica el texto. Hemos avanzado día por día a lo largo de la semana de la Creación, recibiendo información sorprendente, maravillosa dada a nosotros por la Palabra de Dios. Usualmente, cuando comienzo una serie como ésta, muchos de ustedes tratan de ayudarme enviándome cosas… libros, correos electrónicos, faxes, material de Internet, hasta que mi biblioteca está prácticamente saturada más allá de lo comprensible. Y he estado leyendo, tratando de leer tanto como puedo; y cuanto más leo, más me interesa. Y simplemente tengo que presentarles algo de eso a ustedes.

Más me sorprende porque nunca realmente pasé gran parte de mi vida estudiando ciencia. Tomé tan sólo las clases de ciencia que se requerían en la Universidad; y he logrado olvidar casi todo lo que aprendí. Pero ahora, estoy en cierta manera ingresando nuevamente a la diversidad asombrosa y a la complejidad del orden creado. Esas son las dos palabras que se quedan en mi mente, la diversidad y la complejidad del orden creado, el cual me habla de la inmensidad de la inteligencia de Dios. Es sorprendente cómo conforme uno comienza a observar la Creación con algún tipo de pensamiento, de análisis con profundidad, uno se enfrenta a la inmensidad de la inteligencia y el poder de Dios. Y continúa sorprendiéndome a medida que leo a los evolucionistas que quieren negar a Dios; y ver la insensatez absoluta de sus conclusiones, la desesperanza total de esto.

En diciembre de 1996, falleció un evolucionista y astrónomo llamado Carl Sagan, probablemente el astrónomo más conocido del mundo. Su percepción era que la vida simplemente acontecía. Y cerca del final de su vida fue entrevistado en televisión por Ted Koppel. Koppel le preguntó a Sagan, reconociendo que estaba al fin de su vida, que había pasado su vida estudiando la ciencia del universo como un astrónomo, le dijo: “¿señor, tiene usted algunas palabras de sabiduría para las personas del mundo?”

A lo que Sagan contestó, y cito: “Vivimos en una masa de roca y metal que se mueve en círculos alrededor de una estrella, una de más de 400 billones de otras estrellas que constituyen la galaxia de la Vía Láctea la cual es una de billones de otras galaxias que conforman un universo, el cual puede ser uno de otro gran número, quizás un número infinito de otros universos. Eso vale la pena ponderar,” fin de la cita.

Pensó en eso y pensó en eso y pensó en eso; y nunca permitió que Dios fuera una realidad. Al final, el evolucionista más brillante sólo sabe que el universo existe. No sabe cómo, no sabe por qué y por sobre todo, no sabe quién es el Creador. ¡Qué triste! Todo en el universo apunta a Dios, el Creador. Inclusive Albert Einstein dijo, y cito: “Por supuesto que existe una inteligencia grandiosa detrás del universo, un hombre que no crea eso es un necio.” Y luego continuó diciendo: “Pero nunca podremos conocerlo.” El evolucionista humanista se rehúsa a ver lo que es obvio, se rehúsa a conocer al Dios que quiere ser conocido.

Regresando al orden creado en sí mismo, nuevamente la complejidad y la diversidad nos dejan sin otra explicación posible que inteligencia divina y poder divino de proporciones más allá de nuestro entendimiento. Tan sólo tomo pequeñas piezas de orden creado que hablan de esta complejidad y diversidad; y comparto algunas de ellas con ustedes.

Algunos pájaros, cuando migran, se mueven de acuerdo a las estrellas. ¿Cómo saben hacer eso? De hecho, los pájaros que son criados a partir de huevos adentro de un edificio, que nunca han visto al cielo, pueden orientarse a sí mismos hacia el hogar cuando se les muestra un cielo artificial que representa un lugar donde ellos nunca han estado anteriormente.

Las polillas tienen dos oídos. Los ácaros, pequeños virus microscópicos, gustan de vivir dentro de los oídos de las polillas. Pero qué interesante: los ácaros tan sólo ocupan un oído de una polilla. Si los ácaros entraran en ambos oídos, la polilla no podría volar; entonces, los científicos sólo encuentran ácaros en un oído. ¿Cómo saben los ácaros que un oído está ocupado?

Y luego, el fascinante escarabajo bombardero tiene dos químicos en su pequeño cuerpo que cuando se mezclan de manera perfecta y en el momento adecuado fuera de su cuerpo, cuando son disparados e interceptan, explotan en la cara del enemigo. Es por eso que son llamados escarabajos bombarderos. No obstante, los dos químicos que crean la explosión fuera del cuerpo, nunca se combinan de manera prematura para que explote el escarabajo. Y por cierto, ¿cómo desarrolló el escarabajo esos explosivos y los mantuvo separados?

La Universidad de Alberta, en Canadá, mostró en una ocasión que en clima templado, hay un promedio de 1800 tormentas operando en algún momento dado. Y esas 1800 tormentas que están operando en algún momento dado, gastan una energía del número inconcebible de 1,300,000,000,000 de caballos de fuerza. ¿De dónde viene eso?

Un físico canadiense dijo que una lluvia de cuatro pulgadas en un área de 10,000 millas cuadradas demandaría que se quemaran 640 millones de toneladas de carbón para evaporar suficiente agua para que esa lluvia pudiera caer. Y para volver a enfriar los vapores y recolectarlos en nubes, se necesitarían 800 millones de caballos de fuerza para enfriamiento, trabajando 24 horas al día durante 100 días. Sin embargo Dios, por el inmenso poder del Sol, evapora el agua, la refrigera en el cielo y regresa en forma de agua.

Por cierto, al granjero promedio en Minnesota se le provee prácticamente sin cargo alguno 407,510 galones de agua por acre por año mediante ese proceso si la precipitación anual es de 24 pulgadas. ¿De dónde viene todo ese poder? El Museo Natural de Estados Unidos de Norteamérica dice que hay más de 10 millones de especies diferentes de insectos. Hay 2500 tipos de hormigas. Lo sé, estaban todas en su último picnic. Una colonia de hormigas puede tener 100 millones de hormigas. ¿Cómo puede ser que esas pequeñas cosas tengan un sistema reproductor tal? Algunos han estimado que existen 5 billones de aves en Estados Unidos de Norteamérica. Los ánades reales pueden volar a 60 millas por hora, las águilas pueden volar a 100 millas por hora y los halcones pueden caer en picada a 180 millas por hora.

Por cierto, el bacalao, puede poner 9 millones de huevos y el arenque tan sólo 70,000. No necesito hacer otro comentario. Tan sólo eso me deja anonadado… 9 millones de huevos, 9 millones de pequeños bacalaos; ése es el motivo por el cual hay tantos lugares que venden pescado y papas en Inglaterra. Nunca se les acaba.

La circunferencia de la Tierra es de 25,000 millas. Pesa 5.977 trillones de toneladas. Cuelga en el espacio vacío. Y gira a 1000 millas por hora con un equilibrio perfecto; y eso es importante para usted no esté saltando cada vez que la Tierra se mueve. Al mismo tiempo de estar dando la vuelta a 1000 millas por hora, se mueve por el espacio, alrededor del Sol, a 1000 millas por minuto en una órbita de 580 millones de millas. Y lo hace en un ángulo perfecto, establecido para crear las estaciones que proveen todos los cultivos que alimentan a sus habitantes.

Las cabezas de los cometas pueden ser de 10,000 a 1 millón de millas de largo y las colas pueden ser de 100 millones de millas de largo. Y viajan a 350 millas por segundo. Su corazón, de tamaño similar al de su puño, pesa menos de media libra y bombea más de 1800 galones de sangre por día. En 12 horas trabaja lo suficiente como para levantar 65 toneladas del suelo. ¿Sabía usted que el sol quema -esto es asombroso- 4 millones de toneladas de materia por segundo?

Considere las cosas que son muy pequeñas, como el átomo. No son visibles. Sabemos que existen, pero hasta el día de hoy no son visibles. Los átomos son tan pequeños que se necesitarían tres átomos para constituir una molécula de agua. Y si tomara esa misma molécula de agua en una gota de agua y la inflara de tal manera que cada molécula fuera del tamaño de un grano de arena, esta molécula de agua, si usted tomara cada molécula en una gota de agua y la inflara del tamaño de un grano de arena, tendría suficientes granos de arena como para construir un camino de un pie de espesor, media milla de ancho, que iría desde Los Angeles hasta Nueva York. Esa es la cantidad de moléculas de agua que hay en cada gota de agua; y hay tres átomos en cada molécula. Y sin embargo, el átomo es principalmente espacio vacío. El único material actual en un átomo ocupa casi una trillonésima parte del volumen del átomo. Y cuando los átomos se combinan, cuando tan sólo se unen, en su órbita externa de electrones, eso es todo. Los movimientos dentro de los átomos hacen que la materia parezca sólida. Todo es principalmente espacio vacío.

Si se lee exprimiera a la persona promedio todo el espacio – un pensamiento en interesante, ¿no es cierto? – ¿cuánto volumen cree que ocuparía? Si a usted se le escurriera todo el espacio, se perdería en la cabeza de un alfiler, ya que usted ocuparía tan sólo una centésima de millonésima de pulgada cúbica. Entonces, cuando alguien viene y le dice que usted no es nada, tiene razón.

Pero por otro lado… ya sé que usted está pensando en la dieta. Usted piensa que de algún modo habrá una manera en la que esto funcione. Pero quiero que sepa que una pulgada cúbica completa de ese material pesaría 1 billón de libras. Una cucharada de té llena de agua contiene un millón de billones de trillones de átomos. Esto es asombroso, ¿no es cierto? ¿Y todo esto sucedió por accidente? ¡Por favor!

Permítanme hablar acerca de la rueda de la vida; algo que me fascina. Esta mañana mencioné quién inventó la rueda. Y alguien dijo que lo hicieron los mayas. No, los mayas no lo hicieron, Dios lo hizo. Hay una rueda de vida ahí. Está en todo su cuerpo. La rueda de la que estoy hablando, la rueda de la vida, los científicos la llaman la rueda de la vida, se encuentra en la enzima ATP sintasa. Su estructura ha sido identificada recientemente; y dos científicos han ganado un premio Nobel en el año 1997: Paul Boyer de los Estados Unidos y John Walker del Reino Unido. La rueda en la enzima rota alrededor de 100 revoluciones por segundo. Éste motor en miniatura es 200 veces más pequeño que una cabeza de un alfiler; y está girando a 100 revoluciones por segundo. Toda célula en su cuerpo y toda célula en todo ser vivo tiene miles de estos motores; toda célula en todo ser vivo tiene miles de estos motores en tan sólo una célula. Alguien estimó que su cuerpo tiene 10 cuatrillones de estos pequeños motores.

Permítanme decirles lo que hace este pequeño motor. El trabajo de este motor ATP es hacer la molécula trifosfato de adenosina, ATP por sus siglas en inglés, formada por adenina y ácido fosfórico, una síntesis que requiere un ingreso de energía. El ATP puede entonces disolver el ADP nuevamente, dándole la energía al ensamblarse a otro proceso químico dentro de la célula que requiere la energía para que pueda reaccionar. Entonces, la energía es dirigida y los productos son reciclados constantemente, constantemente en ese pequeño motor del cual usted tiene 10 cuatrillones que están operando al mismo tiempo.

Y dice el doctor Walker, y cito: “Nosotros requerimos nuestro peso corporal en ATP diariamente.” Fin de la cita. Entonces, el pequeño motor tiene que reproducir todo su peso corporal a diario. Estamos reciclando esa cantidad de ATP, ese ciclo continuo de energía, para poder mantenernos pensando y caminando o haciendo lo que hagamos. Si tenemos un día tranquilo, relajado, usaremos únicamente cerca de la mitad de nuestro peso corporal de ATP; pero si trabajamos duro, en un día se recicla hasta 1 tonelada de ATP.

En 1993, el profesor Boyer dedujo por medios indirectos cómo se produce el ATP. Pero en el año 1994 fue el doctor Walker quien proveyó la primer descripción detallada de cómo opera el motor. Él utilizó rayos X y un microscopio de electrones para poder tomar una foto atómica. Luego, en 1997, un japonés introdujo un pequeño filamento fluorescente unido al microscopio de electrones para que el motor pudiera ser visto girando bajo el microscopio. Estos pequeños motores extremadamente complejos que giran tienen un diseño brillante. Cada motor está construido por 31 proteínas separadas. Y recuerde, 200,000 veces más pequeña que la cabeza de un alfiler. Y tiene 31 componentes de proteína que están constituidos por miles de aminoácidos ordenados de manera precisa.

¿Está confundido? Ahora empeora. Esto continúa párrafo tras párrafo, tras párrafo. Estas pequeñas máquinas, cada vez que giran a 100 revoluciones por segundo, están produciendo el ciclo de energía necesaria para mantenerlo vivo y en funcionamiento. El doctor Walker dice que es increíble pensar en estos motores de vida girando en todas las células de nuestro cuerpo. Y ellos están girando en las células de todo lo que vive. ¿Quién diseñó estos pequeños motores? ¿Quién les da energía? Salmo 139:14: “Formidables, maravillosas son Tus obras.”

Mi amigo R.C. Sproul es parte teólogo y parte filósofo. Y yo lo estimo por su teología, pero realmente lo aprecio por su filosofía. Él es de hecho un filósofo simpático ya que puede hacer que la gente se vea tan necia que no pueda evitar reírse. Sproul dice que hay sólo cuatro opciones para el origen del universo. Sólo tenemos cuatro.

Opción número uno: el universo es una ilusión, no existe. Ésa la opción número uno. Opción número dos: se creó por sí mismo. Opción número tres: existe por sí mismo y es eterno. Opción número cuatro: fue creado por alguien que es auto existente. Sproul dice que no hay otra opción. O no existe, o se creó a sí mismo, o siempre existió, o alguien lo creó. Eso es todo. Él dice, y cito: “He estado desconcertado acerca de esto durante décadas y he buscado el consejo de filósofos, teólogos y científicos. No he podido localizar ninguna otra opción teórica que no pueda encontrarse bajo estas cuatro opciones. Eso es todo lo que usted tiene.”

Luego, él dice: “La opción número uno debe ser eliminada por dos motivos.” Esa es la opción que dice que no existe, que es sólo una ilusión. “Primero, si es una ilusión falsa; entonces, no es una ilusión. Si es una ilusión verdadera, entonces alguien o algo debe estar existiendo para tener esa ilusión. Si ese es el caso, entonces, aquello que tiene la ilusión debe ser auto creado, auto existente o causado por alguien que es, en última instancia, auto existente. Por lo tanto, todo no es una ilusión.”

En segundo lugar él dice: “Usted puede eliminar la número uno, la teoría de la ilusión; porque si suponemos que la ilusión es absoluta, que nada existe, incluyendo aquello que está teniendo la ilusión, entonces no hay ni siquiera una pregunta que responder acerca de los orígenes ya que nada existe literalmente. Pero si algo existe, entonces lo que sea que existe, debe ser auto creado, auto existente o creado por alguien que es auto existente.” Fin de la cita.

Ahora observemos la opción dos, que dice que el universo se creó a sí mismo. Esto es formalmente falso de acuerdo a la lógica. Es contradictorio y lógicamente imposible. Sproul dice, y cito: “En esencia, la auto creación demanda la existencia de algo antes de que exista.” Fin de la cita. ¿Escuchó eso? Usted no puede crearse a sí mismo a menos que existiera antes de crearse a sí mismo. “La auto creación es una imposibilidad lógica y racional,” escribe él, “puesto que algo que se creó asimismo debe ser antes de hacerlo. Esto es imposible… es imposible para los sólidos, los líquidos y los gases, es imposible para los átomos y para las partículas subatómicas, es imposible para la luz, es imposible para el calor, es imposible para Dios. Nada en ningún lugar en ningún momento puede crearse a sí mismo, porque si pudiera, tendría que existir antes de que se creara a sí mismo.” Fin de la cita. Sproul señala ahí que puede ser auto existente y no violar la lógica, pero no puede ser auto creado.

Cuando los científicos dicen que el universo se creó a sí mismo 15 o 20 billones de años atrás, ¿qué es lo que están diciendo? Están diciendo que nada explotó en algo. Eso es una imposibilidad lógica. Sostener una teoría de auto creación es totalmente irracional y rechaza toda lógica. Dicha teoría puede ser creída, pero no puede ser discutida de manera razonable.

Luego tenemos la opción número tres, que el universo tal como existe, tal como lo conocemos, ha existido siempre eternamente. Bueno, eso no funciona. Usted no es eterno, tampoco lo soy yo. No hemos existido siempre. Hubo un tiempo en el cual no existíamos. Hubo un tiempo cuando nuestros hijos no existían. Hay todo de tipo de cosas en este mundo que hubo un momento en el cual no existieron. De hecho, todo lo que nos rodea hubo un momento en el cual no existió. ¿Cómo pudo el universo existir por siempre y luego, en el tiempo, esto es crear vida, lo que no había hecho para siempre? Si el universo siempre existió, entonces todo en él siempre existió. Y nosotros sabemos que todo en él no existió siempre porque usted y yo no existimos siempre; nuestros padres pueden dar testimonio de ello. Usted no puede nacer y existir por siempre. Los automóviles, relojes, sillas y todo llegó a existir en un punto en el tiempo.

La opción uno, la opción dos y la opción tres son imposibles. Nos quedamos con una sola posibilidad: el universo existe porque fue creado por alguien que existió antes de que existiera, un poder inteligente preexistente, esto es Dios. La materia no se puede crear a sí misma, sólo un Dios eterno preexistente pudo crearla.

Esta semana, me animó ver algo. CNN reportó que sólo el 9% de los americanos cree que la vida surgió por el azar. Eso es bueno. Pero la gran mayoría, más del 90% de las personas en Estados Unidos de Norteamérica, cree que Dios estuvo involucrado en la Creación; pero ese Dios utilizó la evolución como Su método. Y hemos estado tratando de señalarles que ésa no puede ser la manera en que Dios pudo haber creado porque la evolución es imposible, absolutamente imposible. Es por eso que no hay evidencia de ella; porque no puede suceder.

El pecado de los evolucionistas se describe en Romanos 1. “La ira de Dios… versículo 18… se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad.” La verdad de un creador es obvia, razonable, lógica; pero ellos suprimen la verdad. Versículo 19: “Porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se los manifestó. Porque las cosas invisibles de Él, Su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo; siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.” Desde la creación del mundo, Sus atributos invisibles, Su eterno poder, Su naturaleza divina, han sido visto con claridad, siendo comprendidos a través de lo que ha sido creado. Usted no puede concluir otra cosa más que hubo un Creador eterno preexistente; ésa es la única conclusión razonable.

Y en consecuencia, aquellos que rechazan y suprimen la verdad, dice Romanos 1:20, no tienen excusa… no tienen excusa. Pues habiendo conocido a Dios, no hay otra conclusión razonable posible. Se rehusaron a honrarlo como Dios, rehusaron agradecerle, envanecidos en sus razonamientos. Su necio corazón fue entenebrecido. Piensan que son sabios. Todos tienen sus doctorados y demás; pero son de hechos necios. Ellos cambian la gloria del Dios incorruptible por la imagen de un hombre corrupto, aves, animales cuadrúpedos, reptiles. Ellos adoran a la criatura más que al Creador. Ellos hacen de la criatura el Creador. La vida se crea a sí misma. Romanos 1, adoran la Creación, ven a la Creación como la fuerza de vida que crea. Desde el punto de vista lógico es ridículo, tal como lo señalábamos hace un momento.

¿Cómo llegó existir el universo? Regresemos al capítulo 1 de Génesis; regresemos donde hemos estado. Llegó a existir exactamente del modo que es descripto en el comienzo del capítulo de la Biblia, la cual es inspirada por Dios, la cual es verdadera, inerrante e infalible. La verdad acerca de los orígenes se presenta aquí con claridad en seis días solares de 24 horas, seis días definidos como tarde y mañana o un período de oscuridad o tinieblas y un período de luz, seis días normales. En seis días, Dios creó al universo entero en la manera en que es ahora. Y les hemos estado mostrando a través de este estudio que fue alrededor de seis a 7000 años atrás; y eso es todo.

Y cuando usted ve y pregunta qué hay acerca de los estratos y la apariencia de edad y todo lo demás, la respuesta es que Dios creó todo con apariencia de edad, todo maduro. Y también el Diluvio, que ocurrió más adelante, cambia la faz de la configuración de la Tierra; y responde a muchas de las preguntas que se presentan con respecto a la topografía y rocas sedimentarias y fósiles y demás. Pero la Biblia es muy clara: Dios lo creó todo en seis días.

Día uno, Dios creó el material y la luz. Día dos, los mares y los cielos. Día tres, la Tierra y la vegetación. Día cuatro, las lumbreras, las luminarias, la Luna, las estrellas y el Sol. Y llegamos al día cinco; y se los acabo de leer. Y tiene que ver con Dios creando todas las criaturas que pueblan los mares y los cielos. Este es el día cuando Dios completa el hogar para el hombre y Él crea los primeros seres vivientes… los primeros seres vivientes. Versículo 20: “seres vivientes, aves”, es la primera vez que se dice que algo está vivo. Las plantas no son designadas de esta manera. Son organismos que tienen un tipo de vida, pero no es una vida consciente. Los primeros seres vivientes creados por Dios vienen en el día cinco.

Y simplemente le recuerdo, porque si está viendo la secuencia: el día cinco corresponde al día dos así como el día cuatro correspondió al día uno. En el día uno, Dios creó la luz, en el día cuatro Él creó los cuerpos estelares para que fueran los dadores de luz. En el día dos, creó los mares y los cielos; y en el día cinco, Él pobló los mares y los cielos. En el día tres, Él creó la Tierra y su vegetación, correspondiendo también con el día seis, Él creó a los animales y el hombre para poblar la tierra y para consumir su vegetación. Entonces, los paralelos son constantes a lo largo de este período de tiempo.

Y el mar y el cielo en el día dos; y los habitantes del mar y del cielo en el día cinco. El mar fue creado en el día dos, pero en el día tres le fue dada su forma final. A medida que miramos el texto aquí, hay dos fases en el día cinco de la Creación. La primera fase, la creación de la vida consciente; la segunda, la creación de vida que se reproduce. Las dos cosas están claramente identificadas… Vida consciente, eso es criaturas vivientes que son conscientes, es decir que reaccionan a su ambiente y se mueven de un lugar a otro. Las plantas no lo hacen, obviamente. Y en segundo lugar, vida que se reproduce.

Versículo 20, veámoslo en el texto: “Dijo Dios.” Y nuevamente los detengo aquí; siempre el método de Creación, Dios habla y hace que cosas que no existían existan. Él habla; y hace que existan de la nada. “Dijo Dios: “Produzcan las aguas seres vivientes.”” Entonces, Él primero llenó con agua. En hebreo esto es lo que se llama una paronomasia, que es un término que describe un tipo de herramienta literaria. Una paronomasia es básicamente esto, el hebreo dice “produzcan las aguas”; el texto dice prácticamente “que las aguas produzcan cosas que se mueven.” Es una repetición. Lo mismo en el versículo 11: “Que la tierra produzca vegetación,” de hecho en hebreo es “que la tierra vegete con vegetación.” Y aquí está, “que las aguas se muevan con cosas que se mueven, que viven.” Aquí la palabra que dice produzcan es la palabra que se usa ya que tiene la idea de movimiento. Y le recuerdo que el aspecto distintivo de las criaturas vivientes es que se mueven. Las plantas no se llaman criaturas vivientes porque no son móviles, no se mueven. Los seres vivientes se mueven.

De hecho, Él llenó los mares, de tal manera que el verbo aquí es mover. Y nuevamente describe una gran población de estas criaturas en movimiento. Nuevamente Cassuto, el comentarista judío, escribe, y cito: “El principal significado de la raíz saras en hebreo es movimiento con referencia específica al movimiento abundante, rápido de muchas criaturas que se mueven conforme proceden y van de lugar en lugar en toda dirección posible. Dios quiso que así sea en medio las aguas inanimadas, de un extremo del mar al otro, ahora debía entrar un ser viviente que naciera en medio de ellos, seres animados moviéndose, sin ser limitados a números de movimiento o interrupción de movimiento.” Fin de la cita. El mar comenzó simplemente a llenarse de estas criaturas vivas nadando por todos lados, lo cual incluiría también los mares, el agua fresca y todas las aguas de la tierra.

La palabra “vivientes” es esa palabra hebrea muy conocida nephesh que habla del alma, del ser o la vida. Se usa aquí por primera vez. Esta es la primera vez en la que realmente tenemos una criatura viva que se mueve por sí misma. Las plantas no tienen dicha vida en el sentido de esas criaturas porque las plantas no pueden moverse y no son conscientes. Las cosas vivas tienen conciencia. A pesar de que los animales no son conscientes de sí mismos, ellos responden al ambiente como individuos, pero no están conscientes de esa respuesta, es puramente un mecanismo que llamamos instinto. No están conscientes de sí mismos, no saben que están vivos, no saben que están muertos, no se conocen el uno al otro, no se comunican el uno con el otro de manera personal, conscientes de sí mismos; aunque instintivamente están bajo un control tremendo por los códigos de ADN que se les han dado a ellos para la preservación de sus especies y para el funcionamiento de su especie tal como Dios lo ha diseñado. Pero son distinguidos de las plantas por la palabra nephesh. Nephesh significa literalmente aquello que respira… aquello que respira.

Estos seres son bará, es decir que fueron creados. Y aquí Él usa la palabra bará para crear. Este es un logro único que demanda el verbo “crear.” Aquí sucede algo colosal, Él crea seres conscientes que pueden moverse, que se mueven por el mar, una cantidad enorme de seres creados.

Esto quiere decir, y los detengo aquí porque esto es algo muy importante, que cuando Dios creó a los peces y a todos esos mamíferos y a todos esos animales, sea que usted esté hablando de peces o acerca de ballenas o de anguilas o de plancton o cualquier otro punto en la cadena alimenticia, cuando Dios creó todo eso no hubo proceso evolutivo; Él habló literalmente en un momento e hizo que existieran todas las criaturas que nadan… Simplemente, de manera instantánea, en el mismo momento, en el mismo día, todas existieron. No estuvieron en algún proceso de desarrollo conforme las especies evolucionaron en otras especies y mostraron a otras especies. Ellos fueron creados instantáneamente en números masivos moviéndose a lo largo de los mares.

El versículo 20 indica lo mismo. “Aves que vuelen sobre la tierra en la abierta expansión de los cielos.” Por supuesto que Él aquí no habla de producir porque no hubo una creación tan densa de aves. Sabemos eso. Si usted ve las profundidades del mar, en donde no ha sido contaminado significativamente, se dará cuenta que ahí hay una cantidad casi ilimitada, innumerable de vida.

Usted mira al cielo y claro, hay menos aves. Entonces, encuentra que aquí no utiliza la misma palabra. “Aves que vuelen sobre la tierra, en la abierta expansión de los cielos.” Son libres para volar literalmente en hebreo “en la abierta expansión de los cielos”. Y esa es una descripción maravillosa porque usted podría traducirla “ellas vuelan frente al cielo” como si el cielo estuviera por todos lados, el cielo está allí arriba, en los fines ilimitados de la eternidad del espacio que Dios ha hecho en la gran expansión del cielo. Y las aves que están volando alrededor del globo y no se alejan demasiado; vuelan según nos parece, sobre la superficie del amplio cielo, o enfrente del cielo, con el gran cielo detrás de ellas.

Y luego, algo que encuentro fascinante, versículo 21: “Y creó Dios los grandes monstruos marinos.” ¿Por qué cree usted que los menciona? Cuando menciona la creación de las plantas y árboles, no menciona los manzanos, los robles, ni ningún tipo particular de plantas. ¿Por qué aquí? Sólo aves y seres vivientes, de criaturas que nadan en el mar; ¿por qué mencionar aquí a los grandes monstruos marinos? ¿Por qué presentarlos? Hay muchas otras cosas en el mar, ¿por qué ellos? Me parece fascinante. La palabra hebrea es tannin. Y existe un motivo para esto.

Si estudia el Antiguo Testamento, encuentra varias referencias a criaturas del mar. Está Leviatán, ¿recuerda leer acerca de Leviatán? Leviatán es esta criatura marina muy grande y poderosa. Job 41, Dios le pregunta a Job dónde estaba cuando Él creó todo. “¿Sacarás tú al Leviatán con anzuelo o con cuerda que le eches en su lengua?” Y luego continúa describiendo a esta bestia enorme, feroz… Lo puede leer en Job 41 y leer las características de esta bestia. Escribí una pequeña nota acerca de esto. Algunos han sugerido que podría ser un cocodrilo o un lagarto; pero no están en el mar como tales. Probablemente, la mejor opción es que está describiendo algún tipo de dinosaurio, algún tipo de monstruo marino enorme, Leviatán.

También se menciona en el Antiguo Testamento a la serpiente tortuosa, Job 7:12, la serpiente marina. Está Rahab… Y se refiere a animales marinos enormes; probablemente se refiere a dinosaurios. ¿Pero, por qué menciona esto? ¿Por qué lo presenta? Creo que la respuesta puede encontrarse aquí. En la mitología antigua, por ejemplo en Egipto y la Mesopotamia, en el área del fértil creciente al este de Israel, también en la tierra de Canaán, en los países del este en general, siempre ha habido estas leyendas muy complejas, muy extrañas acerca de monstruos marinos. Y los paganos antiguos creían que los dioses eran monstruos marinos. Inclusive los filisteos tenían un dios, Dagón, quien era mitad hombre y mitad pez. Entonces, la gente de la antigüedad quizás veía a estos monstruos marinos feroces como deidades, como dioses. Escribieron epopeyas acerca de ellos.

Algunos de ellos, por ejemplo, se pueden leer en ugarítico, un idioma diferente. Las epopeyas ugaríticas acerca de los enemigos de Baal. Los enemigos de Baal adoptaron varias formas, una forma era este dios Mot, llamado el señor del mar. Él era un gran monstruo marino. Y esto comenzó a influenciar a esta parte del mundo, cuando veían a los monstruos marinos como dioses; los monstruos marinos como dioses en rebelión en contra de los dioses buenos. En el caso de Israel, los dioses en rebelión en contra del buen Dios.

Isaías 27:1, ahí tiene usted referencias a estos dioses marinos que eran una parte tan importante de la cultura cananea; cuando los hijos de Israel entraron en la tierra de Canaán, ellos se encontraron con esta poesía cananea, leyendas cananeas acerca de los dioses adoptando la forma de estos grandes monstruo marinos.

Entonces, el monstruo marino se convirtió en un retrato de la maldad, en contra de Dios, que fue en cierto modo personificado en el gran monstruo marino, el gran dragón del mar, los grandes dinosaurios del mar. Varios versículos, como he dicho, se refieren a Leviatán, el gran monstruo marino… siempre presentado aparentemente como el gran enemigo del Dios verdadero, implicando que ellos tenían de alguna manera una deidad sobrenatural o una fuerza sobrenatural que se levantaba en contra de su Creador. Todo esto estaba en las epopeyas antiguas.

Y esto estaría en las mentes del pueblo en los tiempos de Moisés cuando escribió Génesis. Los judíos habían sido aparentemente influenciados por estos mitos paganos que eran ridículos y necios. Y de un modo simplemente maravilloso, el Espíritu de Dios impulsa a Moisés al registrar el inspirado relato de la Creación. Vino a Moisés de Dios que escribiera: “Y creó Dios los grandes monstruos marinos.” No son dioses falsos. No son deidades falsas. No son símbolos de maldad. Son criaturas que Dios hizo del mismo modo que creó todo lo demás.

Y Dios creó los grandes monstruos marinos junto con todo ser viviente que se mueve que las aguas produjeron según su género y toda ave alada según su especie. Y vio Dios que era… ¿qué?… Y eso incluye a los monstruos marinos. ¡Fin de la mitología! El Antiguo Testamento se opone a los mitos insensatos y expresa su protesta en su propia manera silenciosa, ¿no es cierto? Entonces, Dios creó a los grandes monstruos marinos y Dios vio que era bueno. Es como si la Torá dijera que nadie suponga que los monstruos marinos son un tipo de fuerzas mitológica de maldad, algún tipo de dios divino que se opone al Dios bueno y verdadero, en rebelión contra el Dios vivo y verdadero. Son tan naturales como cualquier otra cosa que Dios creó; y fueron formados en el momento adecuado, en el lugar adecuado, por la palabra del Creador. Para cumplir Su voluntad, Él los hizo porque Él quiso hacerlos; y los vio y dijo que eran buenos. Por eso dice en los Salmos: “Alabad a Jehová desde la tierra, los monstruos marinos y todos los abismos.” El poeta en los Salmos invita a todas las formas de vida creada a alabar al Señor, a todas ellas. Creo que ese Salmo es el 148:7. Entonces, Moisés incluye esa pequeña nota para disipar toda la mitología absurda.

Versículo 21: “Y creó Dios los grandes monstruos marinos y todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su género y toda ave alada según su especie.” Simplemente una nota: “según su especie… según su especie” se utiliza dos veces. Dios creó todo lo que vive en la tierra al mismo tiempo, en el mismo día. Él creó todo lo que vuela en el aire al mismo tiempo, en el mismo día; y los creó según su especie. Según su género. No hay evolución de especies de género, en género, en género. Él los creó según su género. Todas las especies fueron creadas por Dios. Puede haber variaciones dentro de las especies, pero no se mueven fuera del ADN – esa información que está codificada en cada especie.

Henry Morris dice, y cito: “La primera introducción de la vida animal no fue algún tipo de sustancia frágil de protoplasma que se unió por casualidad en respuesta a descargas eléctricas sobre un océano primitivo, tal como creen los evolucionistas,” fin de la cita. Dios hizo todo según su género.

Todo lo que vive en el mar, todo lo que vive en el cielo, Dios lo creó del modo que es, según su especie. Por cierto, no pudo haber ningún progreso, ninguna mutación, ningún proceso natural de selección porque Dios lo vio y era bueno; y no había muerte en absoluto en todo el universo. En ese momento no había muerte en el mundo, nada murió… nada murió… nada murió.

Supongo que podríamos concluir en ese punto que los animales no se comían unos a otros. Esa es realmente una pregunta irrelevante en la Escritura, pero es una suposición razonable. Es por eso que el teólogo Von Rad dijo una vez: “Fuera de Dios no hay nada que temer.”

Bueno, los judíos necesitaban oír eso. Ellos no necesitaban temer a los dioses imaginarios de monstruos marinos. Von Rad dijo algo profundo, “fuera de Dios no hay nada que temer.” Sólo hay uno que deber ser temido y ¿quién es? Aquel que puede destruir ambos, el alma y el cuerpo en el infierno, dice el Nuevo Testamento. La maldad entró al mundo después de la Creación. La maldad entró al mundo después de la creación de los monstruos marinos, criaturas marinas enormes, inmensas. Toda la Creación fue hecha por Dios; y era originalmente buena.

Entonces, el día cinco trajo primero la creación de la vida consciente. En segundo lugar, la vida que se reproduce… la vida que se reproduce. Esto es simplemente… cuanto más leo acerca de esto – y no voy a tomar mucho tiempo en esto – y usted puede hacer su propia investigación sobre el tema, cuanto más me informo acerca de los sistemas reproductivos, más increíbles son. Es suficiente imaginar la reproducción humana y cómo Dios puede hacer eso, pero simplemente tome eso en todo tipo de especie en la Creación, desde la especie más pequeña, minúscula, microscópica de la Creación hasta los mamíferos terrestres más grandes y los mamíferos marinos y los dinosaurios y todos los procesos de reproducción, todo codificado en el ADN, toda esa información colocada en que cada célula de cada criatura para reproducirse según su género.

Eso es lo que dice, versículo 22: “Y Dios los bendijo, diciendo”. Aquí está la bendición, Él les concedió este beneficio, la bendición es un beneficio, “Fructificad y multiplicaos; y llenad las aguas de los mares y multiplíquense las aves en la tierra.” Obviamente, las aves no llenan el cielo; pero se multiplican. Los peces tienden a llenar las aguas del mar. Fructificad y multiplicaos.

“Fructificad y multiplicaos” es una frase usual del Antiguo Testamento para referirse a la reproducción. Es exactamente lo que significa, reproducirse. En el capítulo 1 de Génesis, versículo 28, cuando Dios está creando al hombre, dice que Dios los bendijo, esto es varón y hembra. Al hombre y a la mujer. “Y Dios les dijo: “Fructificad y multiplicaos.”” Ese fue su mandato para que ellos procrearan. En el capítulo 9 de Génesis, Dios bendijo a Noé y a sus hijos; y les dijo a Noé y a su esposa y sus hijos y a sus esposas: “Fructificad y multiplicaos y repoblad la tierra.”

Capítulo 17 de Génesis, versículo 16: “Y la bendeciré,” Dios está hablando acerca de Sara, “y también te daré de ella hijo; sí, la bendeciré y vendrá a ser madre de naciones; reyes de pueblos vendrán de ella.” Y versículo 20: “Y en cuanto a Ismael, también te he oído; he aquí que le bendeciré y le haré fructificar y multiplicar mucho en gran manera.” Entonces, fructificar y multiplicarse significa reproducción. Lo encuentra en Génesis 28:3; Génesis 35:9 al 11; Génesis 48:3 y 4. Esta es una frase que significa reproducción.

Entonces, Dios le dio a este orden creado en el cielo y la tierra la capacidad de reproducirse. Todas las criaturas vivas son máquinas complejas. Y dije esto hace un tiempo atrás en la serie. Son nombradas por un científico que descubrió su complejidad, llamado la máquina Von Neumann, en honor al científico Von Neumann. Wilder Smith escribe un libro entero acerca de la máquina Von Neumann.

Todos los organismos vivientes tienen tres propiedades características. Son auto-sustentables, es decir que tienen la capacidad de sustentar su propia vida, como esas pequeñas, diminutas ruedas que están dando vueltas adentro de usted. Son auto-sustentables. En segundo lugar, son auto-reparables. Es decir que se arreglan a sí mismas conforme viven. Y de manera distintiva y única, son auto-reproductoras. Es decir que se reproducen a sí mismas. Una máquina Von Neumann es auto-sustentable o auto-perpetuable, auto-reparable y auto-reproducible. Se reproducen a sí mismas. Nunca hasta ahora hemos podido con nuestra ciencia manufacturar algo como eso. No podemos inventar, por ejemplo, una computadora que sustente su propia vida y su propia energía, se repare a sí misma y tenga pequeñas computadoras. No tenemos una máquina como esa.

Y la razón es que la complejidad de esto es demasiado vasta. La complejidad es mucha. No puede ser hecho. Si pudiéramos hacer algo lo suficientemente complicado como para hacer eso, se descompondría todo el tiempo. No podría mantenerse al día con su proceso de auto reparación. No podemos crear una máquina Von Neumann. Y sin embargo, cada célula que existe es así. Esta es una capacidad asombrosa, sistemas de reproducción bioquímicos que son colocados en toda actividad de ADN, en cada célula, de cada criatura; y con ella viene la capacidad de fructificarse y multiplicarse. Esta es una certeza de permanencia. Esta es una certeza de propagación. Esto no tiene nada que ver con la evolución. Todo género se multiplicará. Todo género reproducirá su propio género con una pequeña variación, por supuesto, dentro del género.

“Y multiplíquense las aves en la tierra.” Alguien preguntará por qué dice sobre la tierra si las aves vuelan. Bueno, ellas vuelan pero no se multiplican en el aire; tienen que ir al nido. Ahí es donde cohabitan, ahí es donde aterrizan para aparearse y poder tener sus huevos. Dios lo sabe.

Aquí no hay evolución. Las criaturas del mar y las criaturas del cielo fueron todas hechas en un día en las diferentes especies. Desde los monstruos marinos más legendarios y feroces hasta el organismo marino más pequeño, todos hechos en un día. Todas las criaturas que vuelan, todas hechas el mismo día en sus especies, con movimiento; y se mueven por el aire; y se mueven por el mar; y todas son conscientes… Eso quiere decir que si usted maneja su auto por el camino, ¿no es interesante como las aves lo evitan? Tienen una conciencia, aunque no es una conciencia de sí mismos. Entonces, la casa del hombre está construida. Ahora está lista para que la ocupe. Y la corona de la Creación llega en el día seis. La corona de la Creación es el hombre.

Y sabe lo que es más triste, aquí nos detendremos, pero lo que es triste es que el hombre rehúsa ver a Dios en la Creación. ¿No es eso triste? El hombre rehúsa ver a Dios en la Creación y rehúsa escuchar a Dios en su conciencia; suprime la verdad y se hunde en una oscuridad y una desesperanza más profunda. Les diré lo que me apena más que nada. Lo que más me entristece es la gente que dice que son cristianos, que creen la Biblia y luego se aferran a la evolución. Y lo repito, lo he dicho hace unas semanas… Usted no puede encontrar la evolución en ningún lugar de Génesis 1. No está ahí. No hay manera de hacer una exégesis de este capítulo y terminar con la evolución… No hay manera posible. Usted tiene que suprimir la Verdad. ¿Y por qué haría eso? ¿Por qué afrontaría usted a Dios o blasfemaría a Dios o deshonraría a Dios, para honrar a un evolucionista impío, para tener algún tipo de credibilidad científica? Tomamos las Escrituras como son, ¿no es cierto? Yo no sé usted, pero yo comienzo a creer en la Biblia en Génesis 1:1; no tengo que esperar hasta el capítulo 3.

Donald Barnhouse escribió en una ocasión, y cito: “Dios le da al hombre cerebro para poder fundir el hierro y para hacer un martillo, la cabeza del martillo y los clavos. Dios hace crecer un árbol; y le da al hombre la fuerza para cortarlo y cerebro para poder hacer a partir de esa madera el mango para el martillo. Y cuando el hombre tiene el martillo y los clavos, Dios extiende Su mano y deja que el hombre meta los clavos a través de Su mano; y lo ponga en una cruz en la demostración suprema de que los hombres no tienen excusa.” Ellos rechazan al Creador al punto que cuando Él fue encarnado, lo mataron.

Es una deshonra para Dios creer algo más que no sea lo que Génesis dice, ¿no es cierto? ¿Honra a Dios creer que Él hizo todo esto? ¿Honra a Dios creer en el relato de la Creación de Génesis? ¿Le da gloria a Él? ¿Es una representación adecuada de quien Él es y lo que Él ha hecho? ¿Y es una fuente de adoración? Cualquier cosa menos es una desafío a Dios. Hacer que la materia se cree a sí misma, hacer de la diversidad compleja de este universo creado el producto del azar es darle al azar más crédito que a Dios; y el azar ni siquiera existe, es una realidad no existente. Comenzamos a adorar a Dios en Génesis 1, ¿no es cierto?. Cuando lo adoramos como Creador.

Padre, gracias nuevamente esta noche a medida que hemos avanzado a lo largo del día cinco. Es asombroso ver la expectativa gloriosa del día final de la Creación, el día cuando creaste todos los animales y la corona de esa Creación hecha a Tu imagen, el hombre. Te adoramos, te alabamos, te damos gracias, te glorificamos, te honramos como el Dios de la Creación… No sólo el Dios de la Creación sino el Dios de la salvación. Einstein estaba equivocado, podemos conocerte porque Tú deseaste conocernos. Tú te has dado a conocer en Tu Creación. Y más que eso, Tú te has dado en nuestra conciencia mediante la ley escrita en nuestros corazones.

Más allá de eso, Tú te diste a conocer a nosotros en la revelación a través de la Escritura; y Tú nos has mostrado que no sólo eres un Dios de inmensidad, un Dios de inmutabilidad que no cambia, un Dios de omnisciencia y omnipresencia y omnipotencia, un Dios de poder y conocimiento ilimitado, Tú eres un Dios de complejidad vasta y de belleza y orden extensos, eres un Dios que llena un universo infinito; y sin embargo, Tú eres un Dios que se preocupa por los pecadores, que ama a los pecadores, que vino al mundo y nació en un lugar humilde, humilde, humilde, un comedero de animales en un pueblo sombrío llamado Belén. Tu viniste aquí para tomar el lugar de los pecadores, para morir en una cruz, para conocernos y para que te conociéramos. ¡Cómo nos regocijamos porque te conocemos, el Dios vivo y verdadero, el Creador del universo y nuestro amigo y nuestro redentor! Te damos gracias. Amén.

John MacArthur

Es el pastor-maestro de Grace Community Church en Sun Valley, California, así como también autor, orador, rector emérito de The Master’s University and Seminary y profesor destacado del ministerio de medios de comunicación de Grace to You.

Desde que completó su primer libro que fue un éxito en ventas, El Evangelio según Jesucristo, en el año 1988, John ha escrito cerca de 400 libros y guías de estudio, incluyendo Fuego Extraño, Avergonzados del Evangelio, El Asesinato de Jesús, El Hijo Pródigo, Doce Hombres Inconcebibles, Verdad en Guerra, El Jesús que no Puedes Ignorar, Esclavo, Una Vida Perfecta y la serie de Comentarios MacArthur del Nuevo Testamento. Los títulos de John han sido traducidos a más de dos docenas de idiomas. La Biblia de estudio MacArthur, el recurso que es la piedra angular de su ministerio, está disponible en el idioma inglés (NKJ, NAS y ESV), español, ruso, alemán, francés, portugués, italiano, árabe y chino.

John y su esposa, Patricia, viven en el sur de California y tienen cuatro hijos casados: Matt, Marcy, Mark y Melinda. Ellos también disfrutan de la alegre compañía de sus 15 nietos.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org

DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros

Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la  política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

8/12 – La Creación, Día 4

Gracia a Vosotros

Serie:  La batalla por el comienzo

8/12 – La Creación, Día 4

John MacArthur

https://cdn.gty.org/gracia/sermons/High/90-215.mp3?x-source=website&x-type=download

Gracias por estar aquí en esta noche para continuar con nuestro estudio de Génesis capítulo uno. Abramos nuestras biblias en Génesis capítulo 1. Ahora, llegamos al día cuatro de la Creación… día cuatro. Se describe en Génesis 1:14 al 19. Permítanme leerles esa porción de las Escrituras.

Génesis 1, versículo 14: “Dijo luego Dios: “Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años, y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra.” Y fue así. E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas. Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, y para señorear en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno. Y fue la tarde y la mañana el día cuarto.” Así describe la Biblia la creación de todas las luminarias, los cuerpos estelares que ocupan el espacio inmenso, infinito a nuestro alrededor.

La evolución ha luchado incesantemente por explicar todos los cuerpos que existen en el universo, cómo pudieron haber evolucionado a partir de generación espontánea. Todo los viajes a la luna, todos los satélites enviados al espacio, toda la parafernalia que está dando vueltas en órbita; no ha dado respuesta alguna acerca de cómo el universo, los cuerpos en el universo, pudieron haber evolucionado. Y eso es comprensible porque no fue así.

Aquí en el capítulo 1, versículos 14 al 19, dice simplemente que Dios los hizo a todos. Cuando usted se detiene a pensar en esto, es tan impresionante que difícilmente sé cómo explicarlo. Y quizás la mejor manera de hacerlo es presentarlo en cierta manera desde un punto de vista personal. Cuando dice que Dios hizo a las estrellas junto con el sol y la luna, dice algo acerca de Su inmenso poder. Esa simple y breve declaración, casi como un apéndice al final del versículo 16, la cual el hebreo dice literalmente “también las estrellas”. Es como si tan sólo las hubiera incluido… tan asombroso como para ser algo más allá de la comprensión. Tal como usted aprendió cuando niño en la escuela, la luz viaja a 186,000 millas por segundo. Lo cual llega a ser 6 trillones de millas en un año. Así de lejos es la distancia que viaja la luz en un año, 6 trillones de millas.

Ahora, detengámonos a pensar acerca del poder de Dios. Si Él creó todos los cuerpos estelares, todas las estrellas, al considerar un haz de luz moviéndose a 186,000 millas por segundo o 6 trillones de millas al año, y comenzamos esta mañana, domingo por la mañana, cuando la alarma de su reloj se prendió digamos que a las seis de la mañana, para cuando usted salió de la cama, pensando que quizás fue a las 6:08 de la mañana, ese haz de luz estaba pasando la Tierra y saliendo del límite del sistema solar.

Cuando usted se sentó a tomar su café a las 6:41 de la mañana, ese haz de luz pasó por Júpiter. Y cuando yo me levanté para predicar en el segundo servicio, alrededor de las 11:12 de la mañana, si Clayton cumplió con el horario, alrededor de ese entonces, nuestro pequeño rayo de luz estaba pasando por Plutón.

Veamos más adelante, hacia el final de la semana. El viernes a la tarde, cuando usted abandone su trabajo, ese pequeño rayo de luz estará abandonando nuestro sistema solar. Ahora, usted no tiene que pensar acerca de este pequeño rayo de luz nuevamente hasta que vaya a votar por un nuevo presidente en noviembre del año 2003. Y después de toda esta espera, nuestro rayo de luz tan sólo habrá alcanzado la estrella más próxima a nuestro sol, Próxima Centauri, la cual es en esencia una unión de varias estrellas. Si avanza hasta el año 2010, nuestro pequeño rayo de luz apenas ha dejado 20 estrellas atrás de él; y nuestro Sol parece como una estrella más bien blanda, amarillenta, que está desapareciendo en la oscuridad galáctica.

Imagine que este pequeño rayo de luz se está dirigiendo ahora a la constelación Sagitario. En su camino, se está dirigiendo hacia el centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea. Tiene que viajar 32,000 años antes de alcanzar el centro de nuestra galaxia, eso es a 6 trillones de millas por año. Pero espere, todavía tiene 50,000 años más para llegar al otro lado de la Vía Láctea, la cual es nuestra galaxia; y cuando lo haga, habrá dejado atrás 100 billones de estrellas.

Recuerde que la galaxia Vía Láctea es sólo una galaxia de tamaño promedio. Hasta donde sabemos, existen por lo menos 50 billones de galaxias en el universo conocido. Y gran parte de eso ha sido determinado por el uso de las cámaras telescópicas Hubbel.

Nuestro pequeño rayo de luz tiene que viajar otros 80,000 años a un ritmo de 6 trillones de millas por año para alcanzar las nubes de Magallanes, que es la galaxia o la serie de galaxias más cercana a nuestra Vía Láctea. Nosotros, habiendo salido esta mañana, en 160,000 años en el futuro y con nuestro haz de luz, moviéndonos a la misma velocidad de 186,000 millas por segundo, enfrentamos 1.8 millones de años de espacio vacío antes de alcanzar el fin de la galaxia Andrómeda, la cual está tan cerca de la Tierra que se puede ver a simple vista. Mirando desde ahí a la Vía Láctea, usted podría ver una mancha elíptica borrosa similar a lo que a nosotros nos parece Andrómeda en una tarde de otoño.

Si nuestro pequeño rayo de luz viaja un par más de millones de años, encontrará espacio realmente abierto. Nuestro pequeño amigo tendría que viajar otros 20 billones de años antes de alcanzar el límite del universo que nosotros conocemos. Cerca de 20 billones de años de viaje, pasando 50 billones de galaxias que tienen 100 billones de estrellas. El Salmo 8:3 dice: “Nuestro pequeño rayo de luz apenas ha visto la obra de los dedos de Dios.” O como lo dijo Job, en Job 26:14: “He aquí, estos son los bordes de Sus caminos y cuán leve es el susurro que oímos de Él.” Esto es muy asombroso.

Génesis explica todo eso diciendo esto: “Hizo las estrellas.” Ahora, si esa es sólo la obra de Sus dedos, ¿qué puede hacer Su brazo? Y con frecuencia, se pregunta ¿cómo puede una luz tan distante alcanzar la Tierra tan rápido en el sexto día de la Creación? Si le toma a nuestro rayo de luz cientos de miles de años llegar aquí, ¿acaso no le toma cientos de miles de años a la luz de una de esas estrellas lejanas para llegar aquí? ¿Acaso no nos toma cientos de miles de año que la luz nos llegue?

Bueno, en primer lugar, puede registrar esto. Dios no sólo pudo hacer las estrellas allí afuera, a nosotros aquí, sino que también pudo hacer toda la luz entre estos puntos de manera instantánea. También es verdad que la luz ya existía, fue creada el primer día de acuerdo al versículo 3 de Génesis; y todo lo que Él tuvo que hacer era colocarla donde Él quería.

Pero después de continuar leyendo acerca de este tema, me inclino por el hecho – tal como lo expresó un científico – que en el momento de la Creación, la velocidad de la luz era posiblemente 10 billones de veces más rápida de lo que es ahora. Algunos científicos han estado trabajando para demostrar eso debido al efecto de la Caída; y lo que ha sucedido es que la velocidad de la luz es más lenta ahora de lo que jamás ha sido. Y se está haciendo más y más lenta. Si usted se remonta, 6000 o 7000 años atrás, sería 10 billones de veces más rápida.

Y cuando usted se detiene a pensar en esto, sólo hay dos posibles modo de comprender el origen del complejo sistema solar; y ni siquiera me voy a meter en las complejidades de todo esto. Si usted ve las estrellas binarias, estrellas que giran juntas en órbitas literalmente una junto a la otra, sistemas de estrellas que giran en torno a una masa sólida central, cuando usted ve las galaxias enormes, cuando ve las complejidades de todas estas cosas, es absolutamente asombroso. De hecho, no hay nada acerca de estas estrellas, estas galaxias, que sea común a todas ellas. Son como huellas digitales. Son como seres humanos. Toda estrella, todo conjunto de estrellas, todo conjunto de estrellas binarias, cada una de estas pequeñas galaxias, tiene la huella digital de Dios. Y todas son diferentes, la una de la otra.

George Wald, quien asistió a Harvard y ganó el premio Nobel de fisiología y medicina, reconoció el dilema. Él dijo, y cito: “La perspectiva razonable era creer en generación espontánea. La única alternativa era creer en un acto único, primario, de creación sobrenatural. No hay una tercera posición.” Él tiene razón. O cree en la generación espontánea – en algún momento no hubo nada de esto y luego espontáneamente llegó a existir por sí mismo – o cree en la creación sobrenatural. Él tiene razón. No hay alternativa.

Wald, sin ninguna explicación racional, procedió a presentar su perspectiva. Y cito: “Uno tiene que contemplar la magnitud de esta tarea para admitir que la generación espontánea de un organismo vivo es imposible. Sin embargo, aquí estamos como resultado, creo yo, de generación espontánea,” fin de la cita.

Él diría que el universo entero, billones de billones de galaxias, son el producto de la generación espontánea, irracional, al azar; algo que existió de la nada. La teoría de que todo el universo y todo lo que hay en él es el resultado de un proceso espontáneo, al azar, que generó espontáneamente células y generó espontáneamente gases, se conectó a sí mismo de una manera ascendente hasta llegar a la complejidad que se va incrementando a lo largo de billones de años para crear por sí mismo al universo.

Como he estado diciendo a lo largo de este estudio y como la ciencia debe atestiguar, la evolución no es posible. Es imposible. Cualquier tipo de generación espontánea es imposible. Cualquier tipo de complejidad ascendente a partir de la simplicidad por azar es imposible. La evolución nunca ha sido observada. La evolución nunca ha sido comprobada porque es imposible. Y existe evidencia contundente, conclusiva, indisputable, imposible de refutar, de una cantidad enorme en todo campo de la ciencia para probar la imposibilidad total y absoluta de la evolución, haciendo de toda creencia en la evolución algo irracional y equivocada.

Yo he sido expuesto en este estudio particular a mucho más de lo que les estoy diciendo. Me encuentro leyendo y leyendo y leyendo; y después tan solo extrayendo pequeñas porciones de lo que les traigo. Pero estoy siendo expuesto a cada campo de la ciencia al cual no fui necesariamente expuesto en el pasado. Y entre más y más leo, más vasta se convierte la riqueza de información que demuestra, más allá de cualquier argumento, cuán imposible es la evolución; y cuán claramente lo que existe tiene que ser el resultado de una mente sobrenatural y un acto sobrenatural de creación.

Por ejemplo, expliquémoslo por un momento a un nivel más inferior. Vayamos de la inmensidad de este universo increíble a la complejidad más minúscula de la vida, el ADN, el ácido desoxirribonucleico. Este es el material del que hemos estado hablando en el pasado que lleva el código de la vida para la función de todo organismo, el ADN.

Permítame que le diga algo acerca del ADN. El ADN existe en toda célula… ¿entendió eso?… en toda célula. Entonces, para llevarlo sencillamente al punto en el que usted está, simplemente mire a su cuerpo. Tan sólo mire a su cuerpo, usted tiene alrededor de 100, o algo así, de trillones de células. Cada una de esas células tiene una pequeña tira… una tira material, física de ADN. Es una copia de información codificada; y está enrollada. Está enrollada en toda cédula de todo organismo vivo, incluyendo usted.

Ahora, usted tiene 46 segmentos en esa pequeña tira enrollada. Veintitrés de estos vinieron de su padre y veintitrés de su madre, los cuales forman los cuarenta y seis. La combinación, entonces, del ADN de su padre y de su madre al darle a usted 23 de cada uno de ellos, dio lugar para formar los 46, formados de manera única para determinar cómo usted se ve y gran parte de sus habilidades y personalidad. Y esa pequeña tira enrollada determina exactamente, de manera precisa y explícita, cómo debe funcionar cada célula de su cuerpo a lo largo de toda su vida. Esa pequeña célula funciona a partir de esa pequeña tira enrollada y del código en esa tira.

Ahora, supongamos que desenrollamos los 46 segmentos de su ADN en una de sus células – y cada una de sus células tiene los mismos 46, pequeños componentes de ADN. Si tomamos tan sólo una pequeña célula y tomamos la tira de ADN y la desenrollamos, sería de siete pies de longitud, de más de 1.80 metros de longitud. Sería muy delgada, me han dicho que sería tan delgada que no podríamos verla bajo un microscopio de electrones. Pero, si la estiráramos, sería de siete pies de largo. Eso está en cada una de sus 100 trillones de células. Sería tan delgado que los detalles no podrían ser vistos. No obstante, escuche esto, si todo el ADN de su cuerpo, si lo tomamos todo y lo estiramos todo, conectándolo, se estiraría de aquí a la Luna uno y medio millón de veces. Algo bastante increíble, ¿no es cierto? Si toda esta información densamente codificada fuera colocada en forma escrita, sólo con su información, llenaría al Gran Cañón 50 veces. Así, de manera tan asombrosa y maravillosa fue usted creado, dice el Salmo 139:14.

Por lo que si usted quiere números, aquí le doy números. Puede ir a la complejidad más grande, más vasta del universo o puede observar la complejidad más pequeña de las células dentro del cuerpo humano; y todo lo que usted verá es la mano de un Creador inteligente y poderoso.

Tomemos algo en medio de estos dos puntos. Hemos visto algo realmente grande y algo realmente pequeño. Tomemos algo que no es tan grande ni tan pequeño, su cerebro. No voy a entrar en detalles personales acerca de cuál pueda ser el tamaño de su cerebro pero, hablemos de su cerebro. Hay tantas cosas que podría decir acerca del cerebro. El estudio del cerebro es un estudio verdaderamente asombroso… asombroso. Su cerebro tiene alrededor de 100,000 billones de conexiones eléctricas. 100,000 billones de conexiones eléctricas, 10 a la catorceava potencia. De hecho, su cerebro tiene más conexiones eléctricas que todos los electrodomésticos en la faz del planeta. Sin embargo, su cerebro, con sus cientos de miles de billones de conexiones eléctricas, cabe en un pequeño contenedor y opera durante 70 años con 10 watts de potencia, impulsado primordialmente por hamburguesas con queso y papas fritas.

¿Por qué es la cúspide del absurdo ser un evolucionista? Bueno, suficiente acerca de su cerebro, no sea que nos metamos en cosas más personales. La única perspectiva razonable es que el universo fue creado por Dios, más poderoso, más complejo y más inteligente de lo que nosotros jamás nos podríamos haber imaginado. Y no tenemos que imaginarlo. No tenemos que preguntarnos cómo Él lo hizo porque Él nos dijo como Él lo hizo. Tenemos el relato.

He leído fuente tras fuente, tras fuente, tras fuente de científicos evolucionistas tratando de explicar cómo el universo evolucionó hasta llegar a existir. Es inútil e imposible. Nosotros no necesitamos esa explicación. Dios lo hizo en seis días; y en un día llenó al universo con todas las estrellas, soles y lunas.

Regresemos al texto. La Creación es presentada en el versículo 1 con una declaración panorámica: “En el principio, creó Dios los cielos y la tierra,” esa es la declaración de resumen. Y como le he dicho hace semanas atrás, en esa declaración usted tiene todo lo que se conoce categorizado.

Herbert Spencer murió en 1903 y dijo que todo lo que se conoce en el universo puede ser resumido en cinco categorías: tiempo, fuerza, acción, espacio y materia. Él fue reconocido como un genio brillante, como un gran científico por haber descubierto las cinco categorías de lo conocido… tiempo, fuerza, acción, espacio y materia. Todo lo que existe puede encajar en eso. Y ese fue un gran descubrimiento. Y eso es exactamente lo que dice en el primer versículo de la Biblia, en el principio… eso es tiempo; creó… eso es acción; Dios… Eso es fuerza; los cielos… eso es espacio; y la tierra… eso es materia. Todo está en ese versículo.

Lo que está diciendo en el versículo uno es simplemente el panorama general. Dios hizo los cielos y la tierra como los conocemos ahora. Después, comenzando el versículo 2, comienza describir cómo hizo eso. Él lo hizo en el proceso de seis días. Ese proceso es descripto a partir del capítulo 1, versículo 2 hasta el capítulo 2, versículo 3. Esta es la sección que estamos estudiando aquí en Génesis. Estas son entonces las generaciones de los cielos y la tierra, la creación de los cielos y la tierra, la historia de la creación de los cielos y la tierra.

Día 1: en el día uno, Dios hizo el material. Podríamos decir que el día uno Él creó el espacio, el tiempo y la materia. El día uno Él creó un universo que no tenía forma y que era inhabitable, estaba despoblado. Y después creó la luz, tal como se nos indican los versículos 2 al 5. Había oscuridad sobre la superficie del abismo que cubría la tierra. El espíritu de Dios estaba revoloteando ahí. Dios dijo sea la luz y fue la luz. Dios separó la luz de las tinieblas. Entonces, en el día uno, Él creó el material a partir del cual la forma final del cielo y de la tierra serían hechos; y creó la luz.

En el día dos, Él separó las aguas que cubrían la superficie de la tierra; y tomó parte de las aguas arriba y dejó parte abajo en la tierra; los versículos 6 al 8 hablan de eso. Y en el medio, Él creó la expansión que conocemos como cielos. Él llamó, versículo 8, a la expansión, cielos. Él dejó algo de agua en la tierra. Y había agua arriba, no sabemos exactamente adónde, pero sea donde sea que fue esa agua, en el medio está el cielo de los cielos que es el lugar de todos los cuerpos estelares, las luminarias que Él creó en el día cuatro.

Luego, el día tres, notamos en los versículos 9 al 13 que Él separó la tierra seca del agua en la tierra, creando entonces los mares y la tierra. Y luego, dos tipos de cosas que crecen: árboles que producen fruto que tiene semillas y plantas que tienen su semilla en sí mismas.

Entonces, en el día 1, el material para formar su universo hasta llegar a su forma final y luz. Día dos, Él crea la expansión del cielo entre las aguas arriba y las aguas abajo. Día tres, Él separa la tierra seca del agua que junta en mares; y crea los árboles y las plantas. Y eso nos lleva al día cuatro.

Regresamos de la tierra al cielo; Él puebla esta vasta expansión del cielo con las luminarias. Esto corresponde al día uno. En el día uno, Él creó la luz. En el día cuatro, Él creó las luces que se convierten en los medios por los cuales la luz es transmitida. Él da luz a los cuerpos estelares. En el día dos, Él creó el agua abajo y cierta manera para encajar con eso, en el día cinco, creó los peces para esa agua. En el día dos, Él también creo los cielos arriba; y el día cinco, Él creó las aves para que volaran en ese cielo. En el día tres, Él creó la tierra y las plantas y los árboles; y el día seis, paralelo a eso, Él creó al hombre y a los animales de la tierra para que vivieran de estas plantas y vivieran en la tierra seca. Entonces, aquí vemos un paralelo maravilloso.

Día uno, luz; y luego, en el día paralelo cuatro, siendo eso las luces. Día dos, el agua y los cielos. Y el día cinco, los peces para el agua, las aves para el cielo. Día tres, la tierra seca y las plantas. Y el día seis, paralelo a eso, hombre y los animales. Y entonces hay seis días de Creación que están en un equilibrio maravilloso. Allí hay un paralelismo, tal como hemos notado. Llegamos al día cuatro. En el día cuatro, tal como dice el versículo 14, Dios creó las lumbreras. Regrese al versículo 3 y lea: “Dijo Dios: “Sea la luz.”” Luego vea el versículo 14: “Dijo luego Dios: “Haya lumbreras en la expansión de los cielos.”

Quiero recordarle una vez más de algo que es muy importante recordar. Todo este flujo de creación es presentado con esta breve frase: “Dijo Dios”, versículo 3, versículos 6, versículo 11, versículo 14, versículo 20, versículo 24, versículo 26 y versículo 29… el modo de la creación siempre, el medio de la creación siempre: “Dijo Dios.” Esto significa que no hay proceso, que no hay tiempo… el tiempo no añade nada a esto. Millones de años, billones de años, miles de años no añaden nada a esto; esto no es un proceso que Dios inició. Esto es algo que Dios completó. Dios simplemente lo dijo y existió.

Y como dije hace tiempo atrás en el estudio, no hay nada en el texto, no hay nada exegético que lleve a ninguna otra conclusión fuera de lo que siempre hemos llamado “creación divina fiat.” Él habla literalmente y existe. Esta mañana se lo leí en el Salmo 33; lo leo nuevamente, versículos 6 al 9: “Por la Palabra de Jehová los cielos fueron hechos. Y por el aliento de Su boca, todo Su ejército,” esto es toda las estrellas, lunas, soles y cometas y todo lo demás que está ahí. Todo fue hecho porque Dios habló y existió. Versículo 9, Él habló y existió. Él mandó y existió.

En otras palabras, no cambió. No se modificó. No se desarrolló. No menguó. Él lo habló y existió; y de ese modo quedó, exactamente el modo en el que Él habló para que existiera. La Luna, el Sol, las estrellas, las galaxias, los billones de billones de galaxias, todo lo que hay en el espacio, todo el material que está allí, todos los gases que están allí, todos los componentes, todos los átomos que están allí, todo lo que está ahí, está exactamente de la misma manera que fue cuando Dios lo hizo. Y la complejidad de ello literalmente me asombra. Usted levanta la vista y piensa que las estrellas están en el mismo lugar todo el tiempo. No lo están. Se están moviendo de manera relativamente lenta desde el punto de vista de la Tierra; todo el tiempo parecen estar en el mismo lugar. Podemos de hecho rastrear nuestros cursos por ellas, dónde vamos, porque no parece que se están moviendo.

Pero el hecho es que sí se está moviendo. Nuestro propio Sol está llevando nuestro sistema solar entero y arrastrándolo de un fin del universo al otro en una órbita que es inmensa. De hecho, la Vía Láctea, la galaxia, está en una órbita que lo científicos calculan que toma 225 millones de años para completar. Y todo lo demás está en órbitas correspondientes. Todo esto es increíble; y eso está haciendo exactamente lo que Dios diseñó que hiciera y lo creó para que lo hiciera con una simple palabra… Dijo luego Dios haya… y fue. Eso es todo.

Hayan lumbreras, versículo 14… hayan lumbreras. Con frecuencia, llamadas luminarias. Y las luces eran para dividir. Regresando al versículo 4, la luz era para dividir. Dios separó la luz de las tinieblas. Dios llamó a la luz día, a las tinieblas llamó noche. Y hubo la tarde y la mañana, un día. Entonces, al principio cuando Él creó la luz, antes de que hubiera una luna, antes de que hubieran estrellas, antes de que hubiera sol, hubo luz. No estaba relacionada con ninguno de estos cuerpos celestes, pero había luz. Dios creó la luz. La luz no es creada por las estrellas. La luz no es creada por el Sol. La luz es simplemente creada por Dios; y es dada a esas luminarias, a esas lumbreras. Dios dijo: “Haya lumbreras”.

Y luces, luminarias, cuerpos celestes brillando debían dividir, dice el versículo 18, para separar la luz de las tinieblas. Simplemente el mismo propósito de la creación original de la luz que Dios tenía en mente. Y entonces, tenemos la creación de la luz en el versículo 1 que identifica el día y la noche, y la tarde y la mañana, el primer día solar, de 24 horas; y ahora esa misma luz para ese mismo propósito se le da a estos cuerpos celestes… El sol, la luna y las estrellas que son identificados ahí en el versículo 16.

Observe nuevamente en el versículo 14: “Haya lumbreras en la expansión de los cielos.” Entonces, sabemos que cuando Dios creó las luces, ellas iban a ser colocadas en esta expansión que está entre las aguas abajo y las aguas arriba, sea cual fuere el lugar donde estaban esas aguas… El cielo de los cielos está entre ellas. Ahora, la creación de la luz en el día cuatro produce un punto importante porque la luz ya está brillando. Y ya me he referido a esto un par de veces, pero quiero asegurarme que le quede claro.

La gente siempre dice que no puede tener luz brillando por todos lados sin estrellas, sin ningún sol, sin ninguna luna, ya que la luz que conocemos viene de esas fuentes. Y ellos dicen que si no había sol, entonces no había plantas en el día tres. ¿Cómo pudo Dios crear plantas en el día tres y el sol en el día cuatro? Porque la fotosíntesis, que es crítica para la vida de las plantas, no existe fuera del sol. Y entonces esto no tiene sentido. Y los críticos menosprecian el texto de la Escritura en base a esto. Pero esto es algo realmente tonto. Esto es algo trivial. Ya había luz en el día uno. Y donde hay luz, hay calor. Y donde hay calor y luz, hay fotosíntesis. Las condiciones requeridas para que la vida de las plantas sobreviva en el día tres ya estaban en existencia porque la luz ya estaba ahí haciendo lo que la luz siempre hace. Simplemente, no venía de manera específica de estos cuerpos estelares. Para todos nosotros es evidente, y debería ser evidente, que las estrellas y el sol no son los creadores de la luz, que Dios es el Creador de la luz. Él simplemente decidió usarlos como portadores de la luz que ya estaba allí antes de ellos y sin ellos. Entonces, Dios tomó la luz que ya había creado y se las dio a las lumbreras que hizo en el día cuatro.

Por cierto, pensé que esto era interesante. Juan Calvino, el gran reformador, escribió en su comentario de Génesis esta breve afirmación, y cito: “La única diferencia es esta: que la luz era antes dispersada, pero ahora procede de cuerpos lúcidos, los cuales al servir este propósito obedecieron al mandato de Dios.” Fin de la cita. Mucho antes de cualquier tipo de viaje espacial, Juan Calvino conocía el texto de las Escrituras. Y estaba en lo correcto. La luz existía y en este momento simplemente fue conectada a estos cuerpos.

Ahora, sigan esto porque esto es muy importante a medida que veamos el texto. Este relato de la creación de la luz define su propósito en tres funciones… tres funciones. Son muy claras. Función número uno, versículo 14: “Para separar el día de la noche.” Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche. Y cada una de estas tres funciones es introducida por la frase: “Hayan o Sean.”

La primera función es separar el día de la noche. Entonces, si usted está tomando notas, podemos decir que la primera función era separar… separar. Para separar algo de otra cosa, para marcar una distinción entre dos cosas, esas dos cosas ya tienen que estar en existencia. La oscuridad ya existía. Lo sabemos por el versículo 1. La luz llegó existir también en el día uno; por lo que también existía. Esto afirma que el día existía sin el Sol y la noche existía sin la luna y sin las estrellas.

Nuevamente, el Sol no es la causa de la luz del día porque ya había habido tres períodos de luz diurna y tres períodos de oscuridad antes del día cuatro. Dios creó a estos portadores de luz y les dio la tarea de separar. Y ahora, desde nuestro punto de vista, es el Sol que nos trae la luz del día, es el Sol que nos trae la luz; la noche junto con las estrellas. El primer propósito, entonces, de estas lumbreras, era separar el día de la noche o crear un día, tal como lo conocemos, un día de 24 horas.

En segundo lugar… dominar. Primero separar, segundo dominar. Sigan el texto. Y dice en el versículo 14: “Y sirvan…” nuevamente esa frase indicando una segunda categoría… “de señales” ¿Qué tipo de señales? “Para las estaciones, para días y años.” Aquí, el verbo, way-ha-u en hebreo, significa sirvan. Dios dio estos cuerpos luminosos para servir. Sirvan de señales, oth en el hebreo, usada como una connotación normal como un signo para los habitantes de la tierra. ¿Y eran señales de qué? Bueno, ahí lo dice. Ellos eran señales de las estaciones, los días y los años. Es decir que estos cuerpos estelares dividirían al año en estaciones; y ellos dividirían al tiempo, mejor dicho, en estaciones, en días y años. Por lo que hay tiempo de estaciones así como tiempo calendario.

Y eso es cierto. Es verdad. Es la Luna, como usted bien sabe, la que determina los meses. Y el curso del movimiento de la Luna en su órbita un poco extraña, genera también las estaciones. Lo mismo hace el Sol. Debido a que la Tierra está inclinada sobre su eje, causa que el Sol esté a distancias variables de su superficie en diferentes puntos del globo en diferentes momentos del año, lo cual produce las estaciones, las cuales son críticas para la renovación de la vida y el crecimiento de los cultivos y el florecimiento de la tierra y la bendición de la humanidad. Dios diseñó al Sol y la Luna para funcionar en la determinación de las estaciones.

Dios también diseñó al Sol en particular para servir en este asunto; y a la Luna para servir en el tema de los días, porque el día de 24 horas es simplemente determinado por el hecho que es el ciclo desde el amanecer al amanecer o desde el atardecer al atardecer, mañana y tarde, un período de tiempo en el que el Sol está brillando y un período de tiempo en el cual la noche es iluminada por la Luna y las estrellas. Entonces, Dios, determinando la órbita del Sol… o de la Tierra alrededor del Sol y la órbita de la Luna alrededor de la Tierra, determinó un día. Un día es entonces determinado por la rotación de la Tierra sobre su eje. Un período de 24 horas es el tiempo de la rotación de la Tierra.

Pero también es verdad que el Sol determina los años; porque se necesita un año completo para que la Tierra en rotación, siendo cada rotación un día, continúe en su órbita alrededor del Sol. Ése es un período de 365 días. Entonces, Dios creó el Sol y él domina, en el sentido que domina la vida en la Tierra. Es el medio mediante el cual nuestro tiempo en la luz y la oscuridad son determinados. Es el medio, junto con la Luna, mediante el cual se determinan las estaciones. Es el medio mediante el cual se determina el año calendario. Por lo tanto, los cuerpos celestes dominan nuestra vida. Nos decretan cuándo trabajamos y cuándo descansamos, cuándo despertamos y cuándo dormimos, cuándo comemos y cuándo no comemos.

Por cierto, un comentario interesante a pie de página. Es la rotación de la Tierra sobre su eje que determina un día de 24 horas. Es la rotación de la Tierra… o la órbita de la Luna alrededor de la Tierra que determina el mes. Y es la rotación de la Tierra alrededor del sol que determina el año. ¿Se ha preguntado alguna vez qué determina una semana? No hay nada en los cuerpos celestes que determine una semana. Y sin embargo, en toda la faz de la Tierra, universalmente, la humanidad vive de acuerdo a semanas. ¿De dónde cree que sacaron eso? De Génesis capítulo 1. Ése es el período de tiempo en el cual Dios creó al universo.

Entonces, los días y los años son respectivamente las medidas más largas y más cortas de tiempo fijadas de manera definida por el movimiento del Sol y también involucra a la Luna en sus movimientos mensuales. Y, claro, dentro del marco de estos días y años, la Luna y el Sol también afectan las estaciones.

Entonces, en segundo lugar… en primer lugar, estos cuerpos luminosos fueron dados para separar y en segundo lugar para dominar. Ellos dominan literalmente nuestras vidas. Algunos han sugerido que cuando Él dice aquí “señales”, pudo haberse referido a algo más. Bueno, me da gusto que haya sugerido eso. Simplemente, no dice eso en la Biblia; y yo prefiero apegarme a lo que Dios escribió aquí. La gente dice que esto podría referirse a la navegación terrestre y marítima por medio de las estrellas. Podría ser. Nosotros alineamos los instrumentos con la estrella del Norte y demás.

Y algunos han sugerido que esto podría ser una referencia indirecta a la estrella de Belén, la cual fue una señal para los hombres sabios de Mateo 2. Algunos realmente se exceden; y ven en las estrellas algún tipo de señal astrológica. Hombre, nuestra cultura realmente está empapada en eso. Que hay una especie de zodíaco y que estas estrellas son en realidad deidades o fuerzas o poderes que dan mensajes y que tienen un gran impacto en las vidas de las personas. Eso es pagano. Eso es impío. Eso es anti bíblico. Eso es pseudo ciencia. Eso es ridículo en el mejor de los casos. Y en el peor, es demoníaco.

Y algunos maestros cristianos inclusive han dicho que dice que son para señales. Y dicen que el Evangelio es predicado allí en las constelaciones. Eso es un invento bíblicamente inaceptable. Génesis nos dice cuáles eran las señales. Eran señales para indicar las estaciones, los días y los años. Y de esa manera, dominan nuestra vida. Controlan la vida humana. Controlan todo lo que hacemos en nuestra vida.

En tercer lugar – primero para separar, segundo para dominar – en tercer lugar, para iluminar. En el versículo 15 dice: “Y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra.” Esa misma frase otra vez, simplemente para proveer luz, para iluminar.

Para separar, para dominar y para iluminar. Y me encanta esto: “Y fue así.” Eso es una subestimación, una manera suave de decir lo que ocurrió. Hace un par de semanas mencioné la teoría del Big Bang, la cual es por supuesto una teoría absurda de los evolucionistas. Pero a manera de broma, dije que hubo en un momento una gran explosión, un Big Bang, no el tipo de explosión gaseosa celular acerca de la cual hablan los evolucionistas; pero ellos tienen que admitir que parece que en algún momento hubo una explosión rápida, que propulsó al universo para llevarlo a su inmensidad. Y mientras que rechazamos la teoría del Big Bang, de la gran explosión, ciertamente hubo algo grande cuando Dios simplemente habló e hizo que universo de cuerpos estelares existiera instantáneamente.

Y fue así. Y recuerde esa pequeña frase fue usada en el versículo 7: “Y fue así.” Versículo 9: “Y fue así.” Versículo 11: “Y fue así.” Versículo 15: “Y fue así.” Y es una frase técnica que significa que fue creado de manera permanente. Significa que en la creación hubo una condición firme y fija y establecida. Este es el testimonio… y lo he mencionado un par de veces… de Umberto Cassuto, quien no es cristiano, un autor judío que escribe desde la interpretación judía del libro de Génesis. Tan útil. Este comentario me ha sido más útil que cualquier otro que he leído; y realmente capta el entendimiento hebreo del texto.

Y él dice simplemente repetidas veces que esta pequeña frase indica que fue así; y permaneció así a lo largo de la vida del universo. Es una manera de decir que algo fue fijado. Fue fijo. Y de nuevo, va en contra de la idea del creacionismo progresivo, que Dios hizo algo y comenzó un proceso de evolución. Lo hizo, lo fijó, fue firme, fue establecido… exactamente lo que leí antes del Salmo 33, versículo 9.

Similarmente a las otras descripciones de los días de la Creación, la obra es ahora repetida y definida con mayor detalle. Observe el versículo 16: “E hizo Dios las dos grandes lumbreras.” Está definiendo a estas luces. Las dos grandes luces. “La lumbrera mayor para que señorease en el día y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas.” Nuevamente, amados, les recuerdo que la afirmación “E hizo Dios” es una afirmación inequívoca de Creación divina, no de un proceso prolongado. Y Él hizo las dos grandes lumbreras… dos grandes lumbreras… las dos grandes lumbreras refiriéndose a esas lumbreras que dominan nuestra vida, el Sol y la Luna.

En el Salmo 8:3, el salmista dice: “Cuando veo los cielos, obra de Tus dedos, la luna y las estrellas que Tú formaste, digo ¿Qué es el hombre para que tengas de él memoria?” Dios es el Creador. Dios es el Hacedor. El Salmo 136, versículos 5 al 9 alaba a Dios con estas palabras: “Al que hizo los cielos con entendimiento, porque para siempre es Su misericordia, al que extendió la tierra sobre las aguas… refiriéndose a separar la tierra del mar… al que hizo las grandes lumbreras,” los mismos términos usados en el Salmo 136. “El sol para que señorease en el día, la luna y las estrellas para que señoreasen en la noche.” Ahí en el Salmo 36, versículos 5 al 9, afirma la Creación de Dios de de las dos grandes lumbreras, la lumbrera mayor para gobernar el día, la lumbrera menor para gobernar la noche junto con las estrellas también.

Veamos simplemente a la lumbrera mayor para gobernar el día. Ése es el Sol… Ése es el Sol, literalmente para gobernar sobre el día; y eso es lo que hace el Sol. Ahí en el versículo 18: “Para señorear en el día,” esa es la función del Sol. Por cierto, cuando dice esto, debemos detenernos. No estamos hablando acerca de algo que es alguna persona; usted sabe que las tribus de la antigüedad han adorado al Dios sol, los egipcios adoraban a Ra, el dios sol. Adoraban al Dios y a la diosa de la luna. Las ideas idólatras paganas aberrantes – que de alguna manera el sol, la luna y las estrellas son gobernantes literales, que son deidades que gobiernan la vida del hombre. Eso no es lo que dice aquí.

Los relatos babilonios antiguos convierten al Sol, la Luna y las estrellas en dioses, adjudicándoles personalidad, intelecto y voluntad. Y es extraño que algunos rabinos adoptaran esto. Existen mitos rabínicos influenciados por este tipo de paganismo que dicen que las lumbreras son personas que de alguna manera se comunican con su creador de tal manera que algunos de los judíos llegaron a adorar a la luna y sol. Si usted lee Ezequiel capítulo 8 encontrará una ilustración de israelitas en el templo de Dios adorando al Sol. Y toda esa idolatría, todo ese mito, está excluido por el Antiguo Testamento. Simplemente, son creación material, creación luminosa en los cielos que gobiernan sólo en el sentido de que están situados por encima de la Tierra; y ellos controlan sus noches y sus días. Y por lo tanto, controlan sus patrones de vida. Como lo he dicho anteriormente, dominan.

El Sol, siendo el más dominante, gobierna el día. La lumbrera menor, versículo 16, sería la Luna; y gobierna la noche de la misma manera que el Sol gobierna el día. Su función consiste en dar su luz sobre la noche. Por lo tanto, decreta nuestras vidas en la oscuridad. Él hizo también las estrellas. Y eso es tan asombroso. Él también hizo las estrellas. Eso es todo ¿Qué más se puede decir? La economía de palabras aquí es asombrosa. Veinte… y usted no quiere saber esto… 20 billones de dólares se han gastado para explorar la Luna; 20 billones de dólares.

Y una de las cosas que han estado tratado de descubrir es cómo es que la Luna evolucionó. Es cierto. Esa ha sido una de las metas primordiales en la exploración de la Luna. Hasta ahora, se han gastado 20 billones de dólares en la exploración de la Luna. No tienen información acerca de cómo la Luna evolucionó porque no lo hizo. La evolución no tiene idea. Ni siquiera puede explicar cómo es que la Luna evolucionó, ¿cómo van a explicar entonces que nuestro sistema solar evolucionó? ¿Y cómo van a explicar que la galaxia, la Vía Láctea, evolucionó junto con todo lo demás?

Una teoría dice que los planetas fueron formados cuando una estrella… que por cierto estaba pasando cerca del Sol, cerca de su campo magnético… no dicen de dónde vino el Sol, no dicen de dónde vino la estrella y cómo desarrollaron sus órbitas, eso no lo dicen… pero la estrella pasó cerca del Sol y su campo magnético arrancó materia del sol; y esa materia comenzó a hacer lo que hace la materia para convertirse a sí misma en un sistema solar.

La teoría más popular es que nuestro sistema solar se formó a partir de una nube de gas, polvo y partículas. No dicen de dónde vinieron el gas, el polvo y las partículas. Y si todo esto fuera verdad, y todo simplemente se hubiera unido, los planetas y sus 63 lunas conocidas en nuestro sistema solar, nuestros planetas tienen un total de 63 lunas acerca de las cuales conocemos, entonces los planetas de nuestro sistema solar y las 63 lunas debieron haber evolucionado del mismo material, entonces podríamos suponer que todos tendrían material y semejanzas en común, ¿no es cierto? Si todo viene de lo mismo.

Pero no es así. Muestran la huella digital de un Creador. Escuche esto… alrededor del 98% del Sol es hidrógeno o helio. Si nuestro sistema solar fue de hecho creado de alguna manera por materia que se arrancó del Sol, Tierra, Marte, Venus y Mercurio, deberían tener una composición semejante. Pero en lugar de esto, el 98% del Sol es hidrógeno y helio, pero menos del 1% de estos planetas es hidrógeno y helio. No hay procesos naturales que pudieran formar estrellas que quemaran combustible, cientos de miles de veces más rápido de lo que lo quema el Sol. No hay explicación alguna de cómo las galaxias pudieron existir con sus billones y billones de estrellas. Y esa es la razón por la cual es tan contundente ver en el versículo 16 que Dios lo hizo todo… Él lo hizo todo a su manera, imposible de imitar, fresca, sabia.

C.S. Lewis llevó a la discusión del sistema solar, la evolución, a su fin lógico. C.S. Lewis dijo, y cito: “Si el sistema solar fue originado por una colisión accidental, entonces la apariencia de vida orgánica en este planeta también fue un accidente y toda la evolución del hombre fue también un accidente. Si fue así, entonces todos nuestros pensamientos actuales son accidentes. El resultado accidental del movimiento de átomos, esto entonces explica los pensamientos de los materialistas y los astrónomos, como también del resto de la gente. Pero si sus pensamientos son meros accidentes, ¿por qué debemos creer alguno de ellos? No veo razón alguna, dice C.S. Lewis, para creer que un accidente puede darme el relato correcto de todos los otros accidentes.” Fin de la cita.

Y Lewis continúa escribiendo en su libro acerca de los milagros. Lo anterior era de su obra Dios en el banquillo, esto es de Los milagros. Él dice, y cito: “Cada pensamiento en particular no tiene valor si es el resultado de causas irracionales. Obviamente entonces, todo el proceso del pensamiento humano, lo que llamamos razón, igualmente no tiene valor si es el resultado de causas irracionales. De esta manera, toda teoría del universo, lo cual hace de la mente humana un resultado de causas irracionales, es inadmisible ya que sería una prueba de que no hay cosas tales como pruebas, lo cual es absurdo. Pero la evolución comúnmente es presentada como correcta y es precisamente una teoría de este tipo.” Fin de la cita. Él podría derrotarlos con facilidad.

Cuando usted ve al universo desde un punto de vista científico, lo que encuentra no es algo que ha evolucionado a lo largo de billones de años, sino algo muy joven. Hay una falta de evidencia de que el Sol y las otras estrellas, por ejemplo, provengan de fusión nuclear. Los evolucionistas dicen que es un tipo de evolución de fusión nuclear. Las reacciones de fusión en el Sol producirían partículas subatómicas conocidas como neutrinos. En los 1960, Raymond Davis condujo un experimento designado para detectarlas. Se detectaron tan pocos neutrinos que Davis dijo de aquellos que sí lo fueron, y cito: “No consideramos a este resultado como una medida del flujo de neutrinos solares debido a las incertidumbres en varios efectos de trasfondo.” Fin de la cita. Conclusión: ellos dijeron que si la fusión nuclear está creando esto… el Sol y las estrellas… encontrarían neutrinos. Miraron, y no encontraron nada.

Recientemente, se ha descubierto que el Sol está oscilando. Estudiando la naturaleza de dichas oscilaciones, los científicos han aprendido acerca del interior del Sol, así como el estudio de las ondas sísmicas nos dice algo acerca del interior de la Tierra. Estos estudios muestran que la temperatura central del Sol es demasiado baja como para producir fusión nuclear. Los cálculos también han mostrado que si el Sol se formó por la contracción de una nube de gases, tal como presenta la evolución estelar, su temperatura central nunca alcanzaría el punto en el que el quemado nuclear puede comenzar. Simplemente no pueden explicarlo.

¿De dónde obtiene el Sol su energía? No tienen ni idea. Pero al observarlo… y esto es interesante… el Sol está contrayéndose o encogiéndose; y ahora están proponiendo una edad muy joven para el Sol, dice un escritor, de como mucho unos miles de años. No sólo el Sol demuestra que el universo es joven, también la Luna. La velocidad a la cual la Luna se está alejando de la Tierra – se está alejando; sabemos cuán rápido se está alejando. Si la Tierra y la Luna tuvieran 4.5 billones de años de edad, la Luna ya debería haberse alejado fuera del alcance de nuestra vista hace mucho tiempo atrás. Y así continúa.

La única explicación para el sistema solar, regresemos al versículo 16, es que Dios hizo dos grandes lumbreras. La lumbrera mayor para gobernar el día y la lumbrera menor para enseñorearse de la noche. Él hizo también las estrellas; y puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y aquí Él otra vez presenta los tres mismos propósitos: para separar, para dominar y para alumbrar. Sólo que ahora en un orden inverso: para dar luz sobre la tierra… Esto es para alumbrar; y para enseñorear en el día y en la noche, esto es para dominar; y en tercer lugar, para separar la luz de las tinieblas. La única explicación es que Dios lo hizo todo. El salmista estaba en lo correcto. Los cielos declaran… ¿qué? La gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de Sus manos. No hay otra explicación en absoluto.

Y después dice: “Y vio Dios… versículo 18… que era bueno.”¿Qué quiere decir con eso? Le dije lo que esa frase significa. Se utiliza en el versículo 10, después de que la tierra seca y el mar fueron separados; se utiliza en el versículo 12 después de que los árboles y las plantas fueron creados. Y utilizada nuevamente aquí, significa que estaba lista para ser habitada. Era buena. Estaba lista para ser habitada. Finalmente llegó a ese punto, lista para ser habitada. Y ese es el motivo por el que en el día cinco

Él comienza a crear a las criaturas vivientes y a las aves, a las criaturas marinas; y después, al día siguiente, a los animales y al hombre. Lista para ser habitada; era buena. No había muerte, entonces no podía haber ninguna mutación. No podía haber ninguna selección natural porque nada muere, no hay muerte. No hay defecto. No hay mutación. Ninguna evolución es posible. La muerte no viene sino hasta Génesis 3. Todo era bueno. Tal como Él lo hizo, 6 o 7000 años atrás.

Y me encanta como termina en el versículo 19: “Y fue la tarde y la mañana el día cuarto.” Sólo en caso de que alguien no lo entendiera, esto sucedió en un período de 24 horas. Versículo 5, día uno: “Y fue la tarde y la mañana el día uno.” El día primero o un día. Versículo 8: “Y fue la tarde y la mañana el día segundo.” Versículo 13: “Y fue la tarde y la mañana el día tercero.” Y acabamos de leer en el versículo 19, versículo 23, lo mismo: “Y fue la tarde y la mañana el día quinto.” Y versículo 31: “Y fue la tarde y la mañana el día sexto.” Y después, en el capítulo 2, versículo 1: “Fueron pues acabados los cielos y la tierra y todo el ejército de ellos; y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo. Y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo.” Entonces, Dios creó.

Y quiero cerrar llevándolo de regreso al Salmo 8. Pasé conmigo al Salmo 8 y aquí vamos a terminar. Salmo 8: “¡Oh Jehová, Señor nuestro, cuán glorioso es Tu nombre en toda la tierra! Has puesto Tu gloria sobre los cielos.” Y él está viendo el macrocosmos, viendo la gloria de Dios en lo vasto que es la creación celestial. Y después, observa lo más pequeño: “De la boca de los niños y de los que maman fundaste la fortaleza a causa de Tus enemigos, para hacer callar al enemigo y al vengativo. Cuando veo los cielos, obra de Tus dedos, la luna y las estrellas que Tú formaste, digo: ¿qué es el hombre para que tengas de él memoria y el hijo del hombre para que lo visites?”

Y usted puede estar seguro de que en el día del salmista, probablemente ellos no conocían tanto de lo que está ahí afuera; pero aún así, él está asombrado de que Dios, quien creó el universo, se preocupara por él. “¿Qué es el hombre para que tengas de él memoria y el hijo del hombre para que lo visites?” Ahí se está refiriendo la humanidad. “Le has hecho poco menor que los ángeles, y lo coronaste de gloria y de honra.” Somos el pináculo de la Creación divina. “Le hiciste señorear sobre las obras de Tus manos; todo lo pusiste debajo de sus pies: ovejas y bueyes, todo ello, y asimismo las bestias del campo, las aves de los cielos y los peces del mar; todo cuanto pasa por los senderos del mar. ¡Oh Jehová, Señor nuestro, cuán grande es Tu nombre en toda la tierra!”

Como usted puede ver, eso es realmente lo que Dios buscaba en la Creación. Dios nos dio el relato de la Creación para que lo alabáramos como se hace en el Salmo 8, correcto? ¿Y qué es lo que hace el evolucionista? El evolucionista le roba a Dios Su gloria, le roba Su majestad. Debería postrarse en su rostro y decir: “¡Oh, Jehová, Señor nuestro, cuán glorioso es Tu nombre en toda la tierra.” Y maravilla de maravillas, Tú te preocupas por nosotros. Te preocupas lo suficiente como para amarnos, como para enviarnos a un Salvador para perdonar nuestros pecados, para llevarnos a la gloria eterna. Oh Señor, nuestro Dios… él comienza de la misma manera en la que termina… cuán grande es Tu nombre en toda la tierra. Ésta es la respuesta correcta a Génesis 1. No cuestionarlo. No discutir, no debatir, no convertir a la ciencia en algún tipo de hermenéutica para tratar de explicarlo o justificarlo de manera errónea. Sino caer sobre el rostro y clamar con el salmista: “Cuán grande es Tu nombre en toda la tierra.”

¡Qué cosa tan increíble, maravillosa, es que el Dios del universo se preocupe por mí, que se preocupe por mí! Él lo conoce a usted. Usted ha sido maravillosamente hecho. Él entiende que si se uniera su ADN sería como unos 500,000 viajes a la Luna. Él comprende todos los códigos en esas tiras enredadas en cada una de los múltiples trillones de células en su cuerpo. Él entiende todo acerca de usted; y hay tanta gloria en la inmensidad y la complejidad de la creación de su cuerpo como la hay en la complejidad y la creación del universo. Dondequiera que usted mire, verá a Su majestad en despliegue. Algo menos que una vida de adoración es un insulto Dios, digno de ser castigado con una eternidad del infierno, ¿no es cierto?

Padre, te damos gracias por la claridad de este relato y el poder del mismo. Su sabiduría. Estamos sencillamente abrumados conforme vemos la Creación y vemos lo que Tu mano ha hecho. Y no sólo estamos maravillados por Tu poder creador, sea que observemos la parte más diminuta de los organismos vivos o la inmensidad del espacio interminable sino que estamos abrumados porque te preocupas por nosotros y por nuestra eternidad cuando te hemos odiado y nos hemos rebelado y hemos pecado y te hemos desobedecido. Y sin embargo, nos amas; y nos perdonas. Y envías a Tu hijo para morir por nosotros. Te bendecimos, te alabamos. Realmente decimos con el salmista: “¡Oh Jehová, Señor nuestro, cuán glorioso es Tu nombre en toda la tierra!” Te damos gracias porque Tú nos has creado a Tu propia imagen. Y nos creaste para tener comunión eterna contigo, haciendo eso posible a través de Jesucristo, a quien pertenece la alabanza y la gloria; y en cuyo nombre oramos. Y todos dijeron… Amén.

 

John MacArthur

Es el pastor-maestro de Grace Community Church en Sun Valley, California, así como también autor, orador, rector emérito de The Master’s University and Seminary y profesor destacado del ministerio de medios de comunicación de Grace to You.

Desde que completó su primer libro que fue un éxito en ventas, El Evangelio según Jesucristo, en el año 1988, John ha escrito cerca de 400 libros y guías de estudio, incluyendo Fuego Extraño, Avergonzados del Evangelio, El Asesinato de Jesús, El Hijo Pródigo, Doce Hombres Inconcebibles, Verdad en Guerra, El Jesús que no Puedes Ignorar, Esclavo, Una Vida Perfecta y la serie de Comentarios MacArthur del Nuevo Testamento. Los títulos de John han sido traducidos a más de dos docenas de idiomas. La Biblia de estudio MacArthur, el recurso que es la piedra angular de su ministerio, está disponible en el idioma inglés (NKJ, NAS y ESV), español, ruso, alemán, francés, portugués, italiano, árabe y chino.

John y su esposa, Patricia, viven en el sur de California y tienen cuatro hijos casados: Matt, Marcy, Mark y Melinda. Ellos también disfrutan de la alegre compañía de sus 15 nietos.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org

DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros

Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la  política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

7/12 – La Creación, Día 3

Gracia a Vosotros

Serie:  La batalla por el comienzo

7/12 – La Creación, Día 3

John MacArthur

https://cdn.gty.org/gracia/sermons/High/90-214.mp3?x-source=website&x-type=download

Abramos nuestras Biblias en Génesis capítulo uno. Continuamos con nuestro estudio acerca de los orígenes, el relato de la Creación, el único relato acreditado de la Creación dado en el primer capítulo del primer libro de la Biblia, el libro de los orígenes, Génesis.

Permítanme leer hasta el versículo 13. “En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Y dijo Dios: sea la luz; y fue la luz. Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas. Y llamó Dios a la luz día y a las tinieblas llamó noche. Y fue la tarde y la mañana un día. Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas. E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así. Y llamó Dios a la expansión cielos. Y fue la tarde y la mañana el día segundo.

Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar y descúbrase lo seco. Y fue así. Y llamó Dios a lo seco tierra y a la reunión de las aguas llamó mares. Y vio Dios que era bueno. Después dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que de semilla, árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él, sobre la tierra. Y fue así. Produjo, pues, la tierra hierba verde, hierba que da semilla según su naturaleza, y árbol que da fruto cuya semilla está en él, según su género. Y vio Dios que era bueno. Y fue la tarde y la mañana el día tercero.”

Ahora, permítanme resumir lo que la palabra de Dios en Génesis ha enseñado hasta aquí acerca de los orígenes. Con un entendimiento claro, simple, sencillo del texto, el relato inexorable dice que el Dios eterno creó de la nada, sin material preexistente, los cielos y la tierra; lo cual simplemente significa el universo. Él creó el universo tal como es ahora en una secuencia de seis días solares; los primeros tres los acabamos de ver en el pasaje que hemos leído. Descubriremos que Él concluyó Su Creación en el sexto día, al crear al hombre a Su imagen, un ser inteligente, con personalidad, con conciencia de sí mismo y cognición.

Y toda esta Creación ocurrió en un período de una semana de días normales, hace alrededor de 6000 años atrás. Y toda la Creación era madura, tuvo apariencia de edad en el instante en el que fue creada. La muerte no existía, ni tampoco existía ningún tipo de influencia que corrompiera la Creación; y la Creación era buena. La muerte y la corrupción entraron en la Creación por primera vez con la caída de Adán y Eva, la cual está registrada en el tercer capítulo de Génesis. Cuando ellos pecaron en desobediencia a Dios, la muerte entró en escena; antes de eso, no había muerte. Eso significa que no pudo haber procesos de evolución, ya que nada moría.

Luego, la superficie de la tierra fue modificada drástica y dramáticamente por el gran Diluvio universal, descrito más adelante en el libro de Génesis. Un Diluvio que modificó a la tierra de manera catastrófica conforme el agua subió literalmente por encima de las montañas, descendiendo desde arriba y saliendo también desde las profundidades de la tierra. Como resultado de ese Diluvio, sólo sobrevivieron ocho personas. Noé, su esposa, sus tres hijos y sus tres esposas; y los animales que estaban en el arca. De allí en adelante, se pobló la tierra. Ése es el registro de Génesis.

Y como les he dicho la semana pasada, la ciencia no es una hermenéutica. La ciencia no es un principio para interpretar Génesis o cualquier otro pasaje de la Escritura. Y la precisión del relato de Génesis no difiere de ningún otro texto bíblico. Toda la Escritura es inspirada por Dios. Toda la Escritura movió los corazones de los hombres, produjo en los corazones de los hombres por la obra del Espíritu Santo, de tal manera que ellos escribieron exactamente lo que el Espíritu quiso que dijeran. Y Jesús lo resumió cuando Él dijo en Juan 17:17: “Tu palabra es verdad.”

Ahora, a partir de esta base, debemos concluir que cualquier otra forma de evolución es una contradicción y negación de la revelación clara de las Escrituras. Y me refiero a cualquier forma… ya sea de un evolucionista ateo como Julian Huxley o de un teísta evolucionista como Hugh Ross; cualquier forma de evolución es una contradicción y negación de la revelación clara de las Escrituras que indica que en algún punto en el pasado aproximadamente 6000 años atrás, Dios creó a todo el universo, tal como lo conocemos, en seis días de 24 horas.

Hay sólo una fuente de relato de los orígenes la cual es la Biblia, la palabra de Dios. Y en particular y en específico, Génesis capítulo uno. Y como lo he estado diciendo, no hay hechos científicos que de manera necesaria contradigan al relato de la Creación de Génesis; sino que más bien toda la ciencia verdadera apoya la enseñanza de la Creación bíblica. Tiene que ser de esa manera porque Génesis es verdad. Por lo tanto, toda la ciencia verdadera apoya el relato de Génesis.

Es difícil que la gente admita esto porque durante mucho tiempo la ciencia ha reinado como algo supremo en el trono del pensamiento contemporáneo. La evolución se ha convertido en un absoluto en nuestra sociedad. Pero se está desmoronando de manera sistemática. Cuanto más conocemos acerca de la naturaleza del universo, más comprendemos la imposibilidad absoluta de que haya algún tipo de evolución… incluso al grado – y ésta es una fuente interesante que citar – que Robert E. Smith, un miembro de la Unión de Libertades Civiles de Norteamérica en la parte occidental de Missouri, quien ustedes probablemente saben que no es amigo de las Escrituras, dice lo siguiente, y cito: “Durante los últimos cinco años he seguido muy de cerca la literatura creacionista; y he asistido a conferencias y debates de temas relacionados. Y exclusivamente en base a los argumentos científicos a favor y en contra, me he visto forzado a concluir que el creacionismo científico no sólo es una teoría viable, que ha alcanzado cierta reputación, sino también superioridad sobre la teoría normativa de la evolución biológica. Que este sea el caso es algo sorprendente, especialmente a la luz de lo que se nos enseñó a la mayoría de nosotros en la escuela primaria y secundaria.”

Y continúa: “En términos prácticos, la última década de intensa actividad por parte de los creacionistas científicos ha dejado a la mayoría de los profesores evolucionistas renuentes a debatir con los profesores creacionistas. Muchos de los evolucionistas han sido humillados públicamente en dichos debates por su propia falta de erudición y por la debilidad de su teoría,” fin de la cita.

Paul Ackerman ha escrito un libro llamado Después de todo, es un mundo joven. Y en él dice, y cito: “Permítame ser claro en este asunto. Los evolucionistas del mundo han tenido que aprender de manera difícil que la evolución no puede luchar contra el creacionismo en una situación de debate justo e imparcial en donde lo que está en juego son los corazones y las mentes de audiencias inteligentes, indecisas; pero no obstante objetivas y de mente abierta. La experiencia probará que lo mismo es también el caso en el tema de la edad.

Las creencias evolucionistas acerca del origen y el desarrollo de la vida no pueden resistir el escrutinio de una oposición informada; ni tampoco pueden los evolucionistas afirmar que el universo ha existido por 10 a 20 billones de años y la Tierra por 4.5 billones de años. Para poder retrasar el derrumbe de la aceptación pública de dichas declaraciones, los científicos evolucionistas necesitarán evitar diligentemente el debate.” Fin de la cita. Ellos no pueden sobrevivir un debate; y por lo tanto, no debatirán.

Existe una ilustración tras otra acerca de la ciencia, una faceta de la ciencia que apoya una Tierra joven y el relato bíblico de la Creación. He tratado de darle algunas conforme hemos avanzado. He aquí una que encuentro fascinante. De vez en cuando, usted ve en el reporte del clima que hay alguna indicación acerca de cuántas gotas de lluvia cayeron. Y se suma un décimo de pulgada, media pulgada o tres pulgadas; lo que sea.

Para determinar eso, ellos no realizan una prueba muy sofisticada. Tan sólo tienen un contenedor con la parte superior abierta. Y cuando llueve, miden cuánta agua hay dentro del mismo. De hecho, usted puede realizar esa evaluación científica. Si llueve un determinado número de gotas, llena el contenedor a un cierto nivel. Cuando dejó de llover, puede salir y determinar cuánto llovió al medir la cantidad de agua en el contenedor.

Mediante ese simple método es posible, con una pequeña modificación en su procedimiento, convertir a ese medidor de lluvia en una especie de reloj. Supongamos que vivimos en un lugar en donde llueve continuamente. Y llueve a un promedio conocido. Cuando colocamos al contenedor afuera, bajo esas condiciones continuas de lluvia a un ritmo conocido, podemos, por lo tanto, al medir cuánta agua hay en el contenedor, determinar cuánto tiempo ha pasado. Bastante obvio. De tal manera que el contenedor con el agua se convierte en una medida de tiempo. Se convierte en una especie de reloj. Y entre más tiempo el contenedor haya estado afuera, más agua tendrá dentro de él. Y cuanto más agua tenga dentro de él, más tiempo habrá estado fuera. Por lo que entonces, por medio de la cantidad de agua que haya en el contenedor, podemos medir una cierta cantidad de tiempo. Sé que no les estoy presentando algo que sea un desafío para vuestra inteligencia, tan sólo quiero proporcionarles una ilustración simple.

Y cuando ve que la gente en el sur de California construye un camino a través de una montaña; y abre prácticamente una brecha en los laterales de la montaña para construir un camino y usted ve el lado de esa montaña cortado, y puede ver varias líneas de estratificación. O cuando usted va al Gran Cañón y observa las impresionantes capas de estratos geológicos que allí hay, usted está viendo lo que los evolucionistas suponen que ha sido esta acumulación continua de sedimentos durante billones y billones y billones de años.

Los evolucionistas creen esto. Ellos creen que durante billones de años este sedimento se ha estado acumulando. Pero ellos pueden tener varios problemas; y aquí hay uno que me parece muy interesante. Los científicos le pueden decir prácticamente con qué frecuencia los meteoritos caen en la tierra. Ellos han medido eso durante mucho tiempo. Le pueden decir cuántos meteoritos se queman en el espacio antes de que lleguen a la Tierra; y cuántos meteoritos, generalmente algunos muy pequeños, llegarán a la Tierra cada año. Con el paso de billones y billones de años y la acumulación de sedimentos, debería ser verdad que el sedimento tuviera metido dentro de sí meteoritos en cada intervalo. Si la continuidad, la perpetuidad y la uniformidad de la vida del meteorito es igual a la continuidad, la perpetuidad y la uniformidad de todo lo demás en esta teoría de uniformidad, entonces, durante 4.5 billones de años -o la antigüedad que quieran asignar- han estado cayendo meteoritos en esta Tierra. Y por lo tanto, usted debería poder ir a los estratos, a la columna geológica y encontrar meteoritos a lo largo de toda la columna, como una lluvia de meteoros; y así podría medir la edad de la Tierra.

Lo que es interesante es que esto es lo que la información muestra. Una evaluación de toda la literatura acerca de la ocurrencia de meteoritos en la roca sedimentaria no presentó ni siquiera un solo caso de un meteorito encontrado en algún lugar en alguna columna geológica. El “reloj del meteorito” indica que tenemos una Tierra muy joven… todos los meteoritos están en la parte superior.

Philip Johnson ha escrito un libro fascinante llamado Darwin juzgado. Si está interesado en más información científica, lea el libro. Él presenta evidencia científica abundante en contra de la evolución – tal como lo hacen muchos otros escritores. Eso es tan sólo un segmento de introducción acerca del aspecto científico de las cosas. Y quiero mencionar algo más que es un asunto bíblico antes de que entremos al día tres.

Siempre surge la pregunta: ¿cuándo fueron creados los ángeles? No se los menciona en Génesis uno, ¿entonces, cómo sabemos cuándo fueron creados los ángeles? Bueno, ni Génesis ni en ningún otro texto de la Escritura se indica específicamente cuándo fueron creados los seres angélicos. Lo que sí es definido es que son criaturas y que fueron creadas y que tienen un comienzo. Son inmortales. Una vez creados, viven para siempre. Pero sólo el Dios trino es eterno, sin principio y sin fin. Los ángeles son seres creados.

Algunos han sugerido que tuvieron que haber sido creados en el día seis, porque fue en el sexto día que Dios creó al hombre; y los ángeles, de acuerdo con Hebreos 1:14, fueron creados para ser espíritus administradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación. Y debido a que fueron creados para ministrar a aquellos que eran humanos y habían recibido salvación, por lo tanto, ellos deben haber sido creados junto con ellos en el día sexto. Considero que ese es un argumento bastante débil, porque eso no es lo único que hacen los ángeles. Ellos no sólo ministran a los santos. De hecho, si usted va al cielo en Apocalipsis 4 y 5, los encuentra adorando a Dios.

Primordialmente, y a lo largo de la eternidad, ellos serán adoradores de Dios. Entonces, sería más apropiado para con el propósito primordial de los ángeles, el cual es adorar a Dios, asociarlos en el orden creado con algún punto en el cual ellos comenzaron a alabar y adorar a Dios. Ellos definitivamente son vistos en el libro de Apocalipsis adorando a Dios en la consumación de la historia. Y me parece muy probable que pudieron haber comenzado a adorar a Dios al principio de la historia.

De hecho, hay un pasaje en la Escritura al cual podemos pasar. Simplemente voy a hacer una referencia este pasaje, puede verlo en otra ocasión. Job 38, versículos 4 al 7. Y nos dice que los ángeles estuvieron presentes cuando fueron establecidos los cimientos de la tierra. Y se regocijaban por ello. Entonces, bien pudo haber sido que ese fue el día uno de la fundación de la tierra, lo cual significa que la tierra no tenía forma y estaba vacía, que aún no había sido formada y refinada a su forma final. Si significa cimientos o fundamentos en el sentido de los elementos y los componentes que allí había todavía no formados, entonces los ángeles habrían sido creados en ese momento. El Salmo 104, puede tomar nota de eso, Salmo 104, versículos 2 al 5, habla del resplandor de la luz de Dios durante el proceso creador original; y menciona a los ángeles justo antes de referirse a establecer los fundamentos de la Tierra.

Si el resplandor de la luz de Dios se refiere al versículo 3, “sea la luz,” lo cual ocurrió en el día uno y fue seguido por los cimientos de la tierra; y significa por lo tanto la formación o el moldeado de la Tierra que de hecho ocurre en el día tres, bien podría ser que los ángeles fueron creados después de esa luz brillante y antes de la fundación de la Tierra, apuntando a la formación de la tierra más que a su naturaleza no formada. Esa formación, esa etapa de ser moldeada, que como veremos ocurrió en el día tres.

Entonces, usted puede escoger. Pero yo creo que los ángeles deben haber sido creado por Dios ya sea antes de la Creación plena de la Tierra que es descrita en el primer día de la Creación – para que pudieran adorar a Dios por hacer eso – o ellos fueron ciertamente creados antes de esa formación de la tierra en el día tres, cuando la tierra fue separada de las aguas, tal como hemos leído.

Ahora, la pregunta de cuándo fueron creados obviamente no es lo suficientemente importante como para que Dios la incluya. Lo que es importante saber es que son creados por Dios. Ellos, como lo dice en el credo niceno, son el producto del Creador de todas las cosas visibles… esto sería el mundo material… e invisibles… ese sería el mundo espiritual de los ángeles.

Regresemos al texto de Génesis capítulo uno. Creo que en este punto es apropiado asumir que los ángeles han sido creados; y que están ahí alabando y adorando a Dios por la maravilla de lo que están viendo conforme Él está formando Su Creación, llevándolo a un punto de una forma maravillosa y hermosa. El versículo uno nos da el panorama: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra,” eso es simplemente un panorama de todo.

El versículo 2 entonces regresa a describir cómo Él hizo eso. Incluye, obviamente, todos los elementos y todos los componentes, ex nihilo, de la nada, Él hizo todos los materiales necesarios a partir de los cuales iba a formar Su universo. Y después, vino la tierra en su condición preliminar, sin forma y vacía, esto es decir que estaba desordenada y vacía, en un estado de caos, todavía no estaba en el estado de orden que sustentaría la vida; y todavía no estaba habitada.

Y entonces Dios, al crear esa tierra rodeada por oscuridad, añade luz a ella en el versículos 3. Y entonces, usted tiene esta tierra no formada, deshabitada, una especie de elementos compuestos que aún no han sido colocados en su forma final, arreglados en su forma final; y en este punto esto está envuelto por oscuridad, hasta que la luz que la rodea es creada.

Y en el día dos, comenzando en el versículo 6, Dios crea los cielos. La tierra está rodeada por agua, como recordaremos, claramente indicado en el versículo 2. La tierra está rodeada por agua, Dios entonces parte eso y envía parte de esa agua hacia arriba. Y me parece que la mejor manera de entender eso es que el agua sube más allá de los cielos estelares, porque el espacio entre el agua de arriba y el agua de abajo es llamado espacio o expansión. Es llamado cielo y es donde la luz está; y es donde más adelante estarán los cuerpos celestes, los cuerpos estelares, el sol, la luna, las estrellas, todos son colocados allí.

Entonces, parte de esa agua va a los fines infinitos del universo de alguna manera; no sabemos explicar exactamente todo eso. Nada más de lo que está en Génesis es una justificación para ser dogmático. Pero Dios, entonces, deja a la tierra aún inmersa en agua; pero ha creado un cielo, un cielo que es entonces llenado con luz cuando usted llega al final del día dos.

La tierra aún no está poblada, no es habitable, todavía no está en tu forma final sino hasta el día tres. Antes de que vayamos al día tres, sólo quiero meter algo aquí para que usted lo piense. El día que Dios creó la expansión, hubo un movimiento colosal de agua saliendo de la tierra que literalmente se movió hacia los extremos de la infinidad del cielo. Esta gran expansión que conocemos como espacio, que conocemos como cielo, tomó su forma. Y llegó a existir – imagine simplemente la velocidad con la cual todos los cielos infinitos fueran creados. Y un poco más adelante, cuando hablemos de las estrellas, hablaremos de qué tan vasto es el espacio exterior. Simplemente, asombra nuestra mente. Y todo eso llegó a existir de manera instantánea; todo el extenso universo completo.

La ciencia ha llegado a un punto en el cual tiene que reconocer esto. Hay pistas científicas, la llaman la teoría del “Big Bang” o “Gran Explosión”. A nosotros nos gusta llamarla la teoría del “Gran Dios”. Sabemos que fue un gran Dios. Ellos piensan que fue una gran explosión. La edición de la revista World Magazine del 1 de mayo, que acabo de leer, registra que la evidencia científica para el Big Bang se vuelve más y más teológica de acuerdo con la cosmología de inflación cósmica. La idea es que de alguna manera todo el universo simplemente hizo esto…

Un señor llamado Gregg Easterbrook explica, y cito: “El universo entero explotó en un punto sin contenido y sin dimensiones, esencialmente expandiéndose instantáneamente hasta llegar a un tamaño cosmológico. Esto es lo que ahora está siendo enseñado en Stanford, en el Instituto de Tecnología de Massachusetts y otras de las más importantes escuelas científicas. Esta explicación del comienzo del universo tiene una semejanza aterradora a la idea teológica tradicional de la Creación ex ni hilo, de la nada.” El señor Easterbrook cita a uno de los astrónomos más importantes, Allan Sandage, del Instituto Carnegie diciendo, y cito: “El Big Bang sólo puede ser entendido como un milagro,” fin de la cita.

El día dos fue una gran explosión llevada a cabo por un gran Dios quien creó al universo instantáneamente. Ahora, tenemos una tierra sin forma. Tenemos luz. Y tenemos un universo vasto. Y llegamos al día tres en el versículo 9. “Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar,” note que esas serían las aguas que están todavía sobre la tierra, debajo de los cielos; las otras aguas están por contraste sobre los cielos. Y el lenguaje claramente indica eso. “Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar y descúbrase lo seco. Y fue así.” Dios, en el día tres, va a dar forma a la Tierra.

El versículo 9 comienza, como siempre en el relato de Génesis, “dijo también Dios…” Usted ve lo mismo en el versículo 11: “Después dijo Dios…” Y el versículo 14: “Dijo luego Dios…” Y el versículo 20: “Dijo Dios…” Y así ha sido, en el pasado, versículo 3: “Y dijo Dios…” Versículo 6: “Luego dijo Dios…” Todo existe de la nada por el hecho de que Dios simplemente habla y, entonces, existe.

En el primer día, Dios divide la luz de la oscuridad. En el segundo día, Dios divide el agua que está debajo del agua que está arriba. En el tercer día, Dios divide la tierra del mar. “Júntense las aguas que están debajo de los cielos…” Es claramente el agua que todavía permanece sobre la tierra. El agua de arriba se ha ido a la expansión de los cielos. Pero hay aguas que todavía permanecen en la tierra. Regresando al versículo 2, la tierra estaba cubierta con aguas… La superficie del abismo, es llamada, y la superficie de las aguas. La tierra todavía está cubierta con esta agua. Y abajo del agua, está la materia sólida que está escondida bajo las aguas que cubren la tierra.

Dios entonces manda que estas aguas que cubren la tierra sean juntadas en un lugar. La Septuaginta utiliza la palabra “sinagoga”, un lugar de reunión, de congregación. Todo el agua que rodeaba la tierra es ahora juntada en un lugar, y al mismo tiempo, el versículo 9 dice: “Dijo Dios: “Descúbrase lo seco.” Y fue así.” Entonces, Dios separa el agua de la tierra seca. Esta es una declaración simple, pero ¿puede usted comenzar a imaginarse el cataclismo que ocurrió cuando Dios dijo eso?

Repentinamente, lo material que estaba sin forma, sepultado bajo la superficie del mar comienza a moverse. Y todos esos elementos necesarios comienzan a operar y a producir tierra, empujando para crear la superficie de tierra. El agua se mueve, juntándose en un lugar. Suceden reacciones químicas colosales a medida que los elementos se combinan entre sí para formar el complejo de minerales, el complejo de roca y tierra, constituyendo la tierra sólida en referencia a su corteza, su cubierta y su núcleo. Un acto asombroso de creación.

Henry Morris escribe, y cito: “Los grandes movimientos de la tierra comenzaron. Aparecieron superficies de tierra sólida por encima de las aguas y una compleja red de canales y reservas se abrió sobre la corteza para recibir las aguas que se retiraban del continente que surgía.” El continente se levanta… bien puede haber sido un solo continente, dividido más tarde en múltiples continentes por el cataclismo del rompimiento de las placas tectónicas durante el Diluvio, cuando las fuentes del abismo rompieron al continente y lo empujaron hasta llegar a su forma actual. Pero en este punto, el continente, quizás sólo un continente, se levanta. Y toda el agua es reunida en un lugar. Esto es algo increíble. Se acumula el agua no sólo en un gran mar sino que se deposita en múltiples diferentes lugares. La reunión de aguas es un término plural. Había múltiples aguas. Se juntaron todas, de tal manera que estaban todas conectadas. Habrá habido embalses subterráneos, conductos subterráneos, arroyos, ríos, manantiales y fuentes; pero todos conectados. Todo el agua fluyendo de todas partes en la tierra conectadas entre sí.

Y la condición no sería, como he dicho, igual a la misma después de los mares post Diluvio. Todo cambió en el momento del Diluvio. Pero Dios creó los mares; y Él creó la tierra seca.

Ahora quiero mostrarle que éste es el testimonio claro de la Escritura: que Dios lo creó todo de manera instantánea. Observe Job 38. Esto vale la pena verlo; algo que para mí es fascinante. Job 38 versículo 8, aquí el Señor le está hablando a Job; y créanme, el Señor no es un evolucionista. Job 38:8, el Señor le pregunta a Job, simplemente recordándole a Job que él debería mantener su boca cerrada. Usted sabe, en el versículo 4, antes de que lleguemos al versículo 8, Él dice: “¿Dónde estabas tú cuando Yo fundaba la tierra?” Eso no es evolución; eso es CREACIÓN. ¿Dónde estabas tú? “¿Dónde estabas cuando alababan todas las estrellas del alba y se regocijaban todos los hijos de Dios?” Este es el texto que indica que ellos estaban en la Creación.

En el versículo 8: “¿Quién encerró con puertas el mar, cuando se derramaba saliéndose de su seno, cuando puse Yo nubes por vestidura suya, y por su faja oscuridad, y establecí sobre él Mi decreto, le puse puertas y cerrojo, y dije: Hasta aquí llegarás, y no pasarás adelante y ahí parará el orgullo de tus olas?” ¿Dónde estabas tú, Job, cuando creé el mar y lo contuve y le dije que no pasaría más allá, que ese era su límite? Es una referencia a la obra creadora de Dios tal como se describe en el día tres del libro de Génesis.

Pase al Salmo 74. Salmo 74, en primer lugar, versículo 13. Aquí, el salmista está exaltando a Dios; y en el versículo 12 dice que Dios es su Rey desde tiempo antiguo, cuyas obra es de salvación en medio de la tierra… obra salvación en el medio de la tierra. Luego, en el versículo 13: “Dividiste el mar con Tu poder… dividiste el mar con Tu poder.” En otras palabras, Tú has creado el mar. Y él agrega en el versículo 13 esta declaración tan interesante: “Quebrantaste cabezas de monstruos en las aguas.”

Diríjase al Salmo 104. Regresaremos a esto en un minuto; pero Salmo, 104 versículo 7. Dice en el versículo 5 que Él fundó la tierra sobre sus cimientos; no será jamás removida. ¿Puede imaginarse un mundo ovalado que está dando vueltas de esta manera? Y estaríamos todos de la misma manera, saltando sobre nuestros pies en cada rotación. Eso se llama la ciencia de la isostasia – esto es que la tierra está en equilibrio perfecto. Los materiales más pesados de la Tierra, se hundieron en el centro. Y los más livianos, están en la parte exterior. Por lo cual está perfectamente equilibrada.

Versículo 6: “Con el abismo, como con vestido, la cubriste,” eso es exactamente lo que dice Génesis 1. “Sobre los montes estaban las aguas. A Tu reprensión huyeron; al sonido de Tu trueno se apresuraron; subieron los montes, descendieron los valles, al lugar que Tú les fundaste. Les pusiste término, el cual no traspasarán, ni volverán a cubrir la tierra.”

Ciertamente, eso se podría referir a la obra creadora de Dios, también se podría referir a lo que Dios hizo después del Diluvio que había cubierto la Tierra. Y creo que yo me inclino por el hecho que se refiere a la Creación debido a la descripción de Él estableciendo la tierra en el versículo 5 y cubriendo la Tierra con agua en el versículo 6 como con vestidura. Creo que este es un contexto de Creación; y el lenguaje del salmista está describiendo lo que sucedió cuando Dios prácticamente hizo que la tierra seca apareciera; y separó el mar. El versículo 10 continúa con el mismo contexto de Creación. “Tú eres el que envía las fuentes por los arroyos; van entre los montes,” y entonces eso de nuevo es una declaración de creación.

En Proverbios capítulo 8 – y noten que ésta es toda literatura de sabiduría, en Job y Salmos y Proverbios, ciertamente tiene un diseño poético. Pero en Proverbios, capítulo ocho, versículo 27, está hablando de la sabiduría. La sabiduría está personificada aquí. Y en el versículo 27, usted puede regresar a Su naturaleza eterna, Dios en el principio poseía sabiduría, versículo 22, ya de antiguo. Antes que los montes fuesen formados, versículo 25, y nuevamente en su contexto de Creación.

Versículo 26: “No había aún hecho la tierra, ni los campos, ni el principio del polvo del mundo. Cuando formaba los cielos, allí estaba yo; cuando trazaba el círculo sobre la faz del abismo; cuando afirmaba los cielos arriba, cuando firmaba las fuentes del abismo; cuando ponía al mar su estatuto, para que las aguas no traspasasen Su mandamiento,” todo eso descarta en absoluto cualquier actividad evolutiva. Todo eso es atribuido directamente a Dios. Dios hizo todo tal como está descrito en Génesis capítulo 1.

Y hace un momento leí del salmo 74 la mención… un comentario interesante… la mención de un monstruo marino. Y conforme usted estudia la literatura de sabiduría, observa que el monstruo marino aparece en varios lugares. En Job, por ejemplo, en el capítulo 7, versículo 12: “¿Soy yo el mar o el monstruo marino para que tú lo contuvieras?” Y nuevamente, está diciendo que Dios puso un límite sobre el mar. Pero con mucha frecuencia, cuando habla acerca de que Dios establece un límite sobre el mar, menciona a este monstruo marino y es la palabra rahab en hebreo, rahab.

También la encuentra en Job, creo que es el capítulo 9… sí, la misma palabra, no está traducida en Job 9:13 donde dice que: “Dios no volverá atrás Su ira, y debajo de Él se abaten los que ayudan a Rahab.” Y Rahab es nuevamente traducido como monstruo marino.

¿Qué es esto? Aparentemente, Rahab era el nombre de un antiguo monstruo marino mitológico. Rahab era un término conocido para describir a un monstruo marino que se rebeló contra Dios. Aparentemente, había algunos mitos antiguos entre los paganos de que cuando los dioses estaban diseñando al mundo y querían proveer tierra y mar, hubo un gran monstruo marino rebelde llamado Rahab que quería evitar que Dios separara la tierra del mar; y que quería que el mar dominara sobre la tierra. Y Dios tuvo que confinar al mar y confinar a este monstruo marino que quería rebelarse.

Y entonces Dios, al definir los límites del mar y de la costa en la leyenda, tuvo que derrotar a este gran monstruo conocido como Rahab que quería pelear contra Dios. Esa era la leyenda. Esto no está en el relato de Génesis, pero era la leyenda. Que había algún monstruo que estaba tratando de prevenir que Dios separara la tierra del mar.

Isaías 51 también menciona esto. Y lo menciona en un contexto diferente. “Despiértate, despiértate… versículo 9… vístete de poder, oh brazo de Jehová; despiértate como en el tiempo antiguo, los siglos pasados. ¿No eres Tú el que cortó a Rahab y el que hirió al dragón? Nuevamente, aquí está la misma mención a Rahab. Es una especie de monstruo marino pagano mitológico.

También lo ve en los Salmos… uno más y los dejaré en paz con este punto; pero creo que es un punto interesante. El Salmo 89, versículo 10: “Tú quebrantaste a Rahab como a herido de muerte.” Esta es la explicación: los gentiles – o las personas que estaban por ahí… no serían gentiles en ese momento debido a que Israel no había sido definida en esa época, aunque ya lo habría sido para la época de Proverbios – pero la gente pagana que vivía en ese entonces había inventado estos mitos en los cuales los dioses de la creación estaban intentando separar la tierra del mar. Y este gran monstruo marino se resistió, estaba peleando por preservar su soberanía. Y él quería dominar la tierra y ahogar a quien él quisiera cuando lo quisiera. Los grandes dioses pudieron derrotar al monstruo marino.

Y esta leyenda de alguna manera se infiltró en la tradición rabínica. Y entonces, Rahab era un nombre que se refería a cualquier realidad o cualquier fantasía que hacía estragos, causaba problemas, que se revelaba contra Dios, que peleaba contra propósitos divinos o contra el pueblo de Dios. Y en la literatura rabínica se ven numerosas referencias a Rahab, el monstruo marino. Ellos lo llamaban Rahab, el señor del mar, el gran monstruo marino; supongo que hoy en día su nombre sería Neptuno. Y en estas leyendas, siempre se oponía a la voluntad de Dios. Pero el Santo tuvo la capacidad de contenerlo y controlarlo.

Y parece como si los judíos, entonces, tomaron la idea de Rahab y la convirtieron en una especie de metáfora para cualquier cosa que se resistiera al poder de Dios; cualquier cosa real o cualquier fantasía que resistía al poder de Dios. Y usted encuentra las referencias a Rahab, tal como lo he señalado, a lo largo de la sabia literatura del Antiguo Testamento.

Acerca de esto, me parece interesante que cuando usted llega al relato de Génesis y a la descripción real de la Creación, no está Rahab… no hay monstruo marino. No hay otro poder existente. No hay otra fuerza existente o deidad existente en forma de monstruo marino. En Génesis usted tiene un cuidado relato muy detallado, realista, fidedigno del relato de la Creación en donde no hay ningún elemento poético, ni legendario, ni mitológico. Y creo que eso mismo actúa como una crítica en contra de los mitos antiguos que tendían a corromper incluso al pensamiento de los judíos a medida que pasó el tiempo. La Torá, la ley de Dios, Génesis lo presentaría así… no se les ocurra pensar, como lo hacen algunos paganos, que el mar tiene una criatura autónoma con poder divino que ha peleado contra el Creador del universo. Ni se les ocurra imaginar, tal como lo hacen algunos poetas israelitas, el relato de que el mar rehusó cumplir la voluntad de su Hacedor; y que Él se vio obligado a someterlo y lo forzó a obedecer.

Es verdad que la Torá registra que Dios asignó un lugar fijo para las aguas del mar; pero esto no fue hecho por medio de la supresión de la voluntad del mar que buscaba rebelarse contra Dios, el Dios del cielo. Dios simplemente dijo: “Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar y descúbrase lo seco. Y fue así.”

Dije todo eso simplemente para refutar a esos críticos de Génesis que quieren convertir este texto en leyenda o mito o darle algún tipo de licencia poética infundada. El escritor de Génesis evitó de manera meticulosa hacer uso de cualquier tipo de leyenda conocida que aparece inclusive en otra literatura de sabiduría; e inclusive a la que hace referencia el profeta Isaías. El la utilizó de manera metafórica para hablar de cualquier cosa que produce rebelión y problemas. No existió dicha batalla. Dios lo dijo y así fue.

Volviendo a Génesis 1. Versículo 9: “Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar,” eso habría incluido los lagos subterráneos, los ríos subterráneos y los arroyos, los manantiales y los pozos, todos interconectados. Y, probablemente, la tierra en un único gran continente enorme. Y por cierto, sólo como nota a pie de página, si usted toma los continentes de la tierra y los pone juntos, encajan casi de manera perfecta, casi como si se hubieran quebrado y dividido.

Entonces, el versículo 10 nos dice que Dios le puso nombre a lo que había hecho. “Y llamó Dios a lo seco eretz, tierra, y a la reunión de aguas llamó yamin, mares. Y vio Dios que era bueno.” Era bueno. Así había sido; Él lo dijo desde el principio, cuando creó la luz y hubo luz. Él creó el cielo; y así fue. Y Él creó en el versículo 9 la tierra seca y los mares; y fue así. Pero ahora dice que fue bueno… fue bueno. ¿Por qué? Porque ahora era habitable… Ahora era habitable.

La luz era buena por sí misma, de acuerdo al versículo 4. Pero ahora, la tierra se volvió buena. Y después las plantas, versículo 12, fueron buenas. Y versículo 18, los cuerpos celestes fueron buenos. Y versículo 21, todo lo que hizo en el mar y en el aire fue bueno. Y versículo 25, todos los animales fueron buenos. Y versículo 31, Él creó al hombre y vio todo lo que había hecho; y era bueno en gran manera. Ahí no hay pecado, ahí no hay muerte. Es sólo bueno.

Entonces, cuando usted llega al versículo 10, donde estamos ahora, usted tiene al universo tripartito. Tripartito significa tres partes: tierra, mar, cielo… Ese es el universo creado. Y fue bueno; y Dios podía decir que era bueno porque había alcanzado el punto máximo donde podía contener y sustentar la vida. Y entonces, Dios entró a la segunda fase de la Creación en el día dos, versículo 11: “Después dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él, sobre la tierra. Y fue así.” Nuevamente, le recuerdo que existió porque Dios lo dijo, Él habló y existieron, versículo 11, siempre y de manera inequívoca Dios habla y hace que exista.

Y ésta es la vegetación. Versículo 11: “Produzca la tierra hierba verde.” Creo que esa es la categoría general. Y hay dos partes en esa categoría. Hay plantas, versículo 11 y árboles. La vegetación es dividida en dos partes… plantas y árboles.

En el versículo 29: “Y dijo Dios: He aquí que os he dado”… hablándole al hombre… “toda planta que da semilla, que está sobre la tierra y todo árbol en que hay fruto y queda semilla; os será para comer. Y a toda bestia de la tierra y a todas las aves de los cielos y a todo lo que se arrastra sobre la tierra en que hay vida toda planta verde les será para comer. Y fue así.” Entonces, Dios divide a la vegetación en dos partes… plantas y árboles.

¿Y cuál es la diferencia? La diferencia es que la planta tiene la semilla en ella; y el árbol tiene la semilla en su fruto. Eso se indica claramente en el versículo 11. Las plantas dan semilla y los árboles de fruto dan fruto de sus semillas que están en él. Esa es la diferencia. Toda la vegetación que contiene semilla en sí misma estaría bajo la categoría de las plantas y toda la vegetación que tiene la semilla en su fruto estaría bajo la categoría de los árboles. Y tan pronto como el material inanimado estuvo listo para sustentar vida, sin demora, se creó la vida en su forma más simple con la intención de ser el alimento de las formas de vida más elevadas que estaban por ser creadas.

Quiero que observe en primer lugar, al describir las plantas, Él dice en el versículo 11: “Y hierba verde, hierba que dé semilla.” Y lo repite en el versículo 12: “Hierba que da semilla.” Y lo dice nuevamente en el versículo 29: “Planta que da semilla.” Él continúa repitiendo la característica para que sepamos – y esto es muy importante – que la vegetación era capaz de reproducirse. Ese es el punto.

Él creó vegetación totalmente crecida, totalmente madura con semilla en ella que pudiera dispersarse. Una de las grandes, grandes maravillas del mundo es la ciencia de la dispersión de las semillas. He visto un video completo acerca del diseño maravilloso y sorprendente de Dios con respecto a la dispersión de las semillas, algo prácticamente llevado a cabo por las aves en su jardín, en su propio patio, inclusive algo que a veces se intenta hacer sobre su automóvil o su cabeza. La difusión de semilla pre-fertilizada es muy eficiente. Lo voy a dejar ahí. Existen diferentes modos de hacerlo además de éste.

Una de las obras asombrosas del viento es la dispersión de la semilla. Toda la ciencia de la dispersión de la semilla es absolutamente fenomenal. Entonces, las plantas fueron hechas por Dios no como semillas sino como plantas crecidas, ya maduras, que contenían semillas que podían entonces multiplicarse. Ése es el modo en que fue hecho toda la Creación; se lo recuerdo nuevamente. Y fue hecha madura. Cuando el hombre fue creado, no fue creado como un infante que tenía que crecer. Él fue creado como un hombre ya maduro. Todo fue creado en estado maduro, ya adulto.

LO SIGUIENTE NO FIGURA EN EL AUDIO.

Esto nos presenta un punto interesante; y creo que también le parecerá fascinante. Hubo plantas hechas por Dios que tenían semillas en ellas. Pase por un minuto Al capítulo 2 versículo 5; ya que si no explico esto alguien me preguntará. El versículo 4 habla del relato de la Creación de la Tierra. El relato de la Creación de los cielos y la tierra, cuando fueron creados en el día del Señor, Dios hizo la tierra y los cielos. Ahora, versículo 5: “Y toda planta del campo antes que fuese en la tierra y toda hierba del campo antes que naciese; porque Jehová Dios aún no había hecho llover sobre la tierra, ni había hombre para que labrase la tierra.” Ese es un versículo interesante.

¿Cómo encaja esto? Todavía no había ningún arbusto sobre la tierra… un tiempo cuando no había arbustos… hubo un breve período de tiempo cuando la tierra fue formada y fue… no sé cuánto tiempo. Dios esperó un día de 24 horas después de haber moldeado la tierra, después de haber separado la tierra del mar, antes de colocar las plantas en él. Pero no había arbustos en el campo. Hubo un tiempo en el que no hubo arbusto del campo en la tierra; y en el que aún no había germinado planta sobre la tierra.

Usted podría decir que eso era previo al segundo acto creador en el día tres. Pero el problema con eso es que la razón se explica en el versículo 5. La razón por la cual no había hierba del campo en la tierra y todavía no había nacido ninguna planta era porque Jehová Dios aún no había hecho llover sobre la tierra. Ni había hombre para que labrase la tierra. “Sino que subía de la tierra un vapor, el cual regaba toda la faz de la tierra.”

¿De qué está hablando esto? Como he dicho, si usted está hablando del día uno y dos, no había plantas en la tierra. No había plantas en el campo, ni arbustos. ¿Entonces, cómo se conecta esto con el hecho de que el Señor no había enviado lluvia y estaba regando la tierra con un rocío? ¿Y cómo se relaciona con el hecho de que no había hombre para cultivar la tierra? Ese es un lenguaje muy específico.

Permítame darle la respuesta correcta. La primera palabra en hebreo en el versículo 5, planta, es siah, transliterada, si-ah. No había siah, cuando llega al capítulo dos ya tiene la creación de todo, ¿no es cierto? Incluyendo al hombre, que fue creado en el día sexto. El versículo 2 del capítulo 2 dice que Dios reposó en el séptimo día. Entonces, ya pasamos el séptimo día. Pero no hay siah en el campo. Y no hay asab ; porque todavía no hay lluvia y no hay cultivo.

¿Cuándo vino la lluvia? ¿Cuándo vino la lluvia? ¿Cuándo vino la lluvia por primera vez? En el Diluvio. ¿Y cuándo fue la primera vez que alguien cultivó algo? ¿Después de qué? Después del pecado de Adán. Entonces, lo que usted tiene aquí no es una descripción de algo durante la Creación, sino una descripción de algo después de la Creación, pero antes de la Caída y antes de la lluvia. Y si usted lo ve con mayor atención, la palabra siah – y necesitamos un uso para esto que tenga sentido. Vaya al versículo 18 del capítulo 3.

En el capítulo 3, versículo 18, usted tiene por supuesto en el capítulo 3, el pecado, la caída y la maldición y lo que Dios hizo cuando maldijo a Adán, versículo 17, es el final del versículo: “Maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida.” Ahora, observe los versículos 18 y 19. “Espinas y cardos te producirá, y comerás plantas del campo. Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres y al polvo volverás.”

Más abajo, en el versículo 23: “Y lo sacó Jehová del huerto del Edén, para que labrase la tierra de que fue tomado.” Espinos y cardos son sinónimos de siah. Y plantas de asab. El asab del campo sería el trigo y la cebada y demás cultivos cuando el hombre comenzó a cultivar la tierra. Y la siah del campo serían las espinas y cardos que crecen como castigo en donde quiera que la tierra no sea cultivada apropiadamente. Y crecen especialmente bien cuando llueve. Él está describiendo este maravilloso mundo que fue regado por un rocío sobre la superficie de la tierra. Es en el mundo al cual Dios trajo al hombre. Había plantas, comestibles, por supuesto, que daban semilla, versículo 11; y también árboles que daban fruto cuyas semillas estaban en ellos según su género. Y fue así. Entonces, usted tiene esas dos categorías de vegetación.

Un comentario muy importante. Observe esta pequeña frase, repetida una y otra y otra vez. Versículo 11: “Según su género.” Versículo 12: “Según su género.” Una vez a la mitad del versículo, hacia el final del versículo: “Según su género.”¿Puedo exhortarle un poco? Esa frase se repite 10 veces en el primer capítulo de Génesis… 10 veces. La palabra hebrea para género es “min”. Indica las limitaciones de variación. Una planta puede únicamente producir algo de su propio tipo. Un árbol sólo puede producir algo de su propio género. Sólo tiene la capacidad de funcionar en base al código genético que esté en él.

Ahora, sea que es la palabra hebrea “género” que corresponda a nuestra palabra “gen”, nuestra palabra “especie”, nuestra palabra “familia”, nuestra palabra “fila” o lo que usted quiera usar – y me acuerdo de palabras de mi clase de la Universidad y no tengo ni idea cuál es su significado. Pero sea lo que fuere que esa palabra hebrea “min” significa, sea lo que corresponda en español, lo que hace es eliminar cualquier posibilidad de un proceso de evolución porque lo que la planta es y lo que el árbol es sólo puede reproducirse conforme a su género. Decir que todas las cosas vivas vienen de un ancestro en común es refutado por la frase que se repite 10 veces “según su género… según su género.”

Solía ilustrar esto con los alumnos de la Universidad hablándoles acerca de los aminoácidos. Esto se vuelve tan especial… usted está constituido por aminoácidos. Y su cuerpo, sin importar lo que usted le agregue, sólo reproducirá más de usted. De hecho, si usted pone demasiado en él, reproducirá más de lo que usted quiere ver. Pero los aminoácidos son llamados los bloques de construcción de la vida. Usted puede decidir que va a comer pollo frito el resto de su vida. De aquí en 20 años usted no va a ser un pollo. Ninguna combinación de aminoácidos de pollos y aminoácidos humanos producirá un pájaro. Todo lo que producirá es más de usted, sin importar lo que entre. Esto es “según su género”.

En el capítulo maravilloso de la resurrección en 1 Corintios 15, versículo 38, Dios da un cuerpo… retrocedamos un poco, versículos 36, 37: “Lo que tú siembras no se vivifica, si no muere antes. Y lo que siembras no es el cuerpo que ha de salir, sino el grano desnudo, ya sea de trigo o de otro grano; pero Dios le da el cuerpo como Él quiso y a cada semilla su propio cuerpo. No toda carne es la misma carne, sino que una carne es la de los hombres, otra carne la de las bestias, otra la de los peces y otra la de las aves.” Y Dios dice que hay diferencias. Hay diseños que van más allá que ningún organismo vivo pueda pasar.

El significado de semilla puede ser fácilmente entendido. Semilla es claramente la habilidad de reproducir una forma de vida en su propia semejanza. Dice Henry Morris, y cito: “Implantado en cada organismo creado había una semilla programada para capacitar la reproducción continua de ese mismo organismo. La interpretación moderna de las complejidades extremas de la molécula llamada ADN y del código genético contenido en ella ha reforzado la enseñanza bíblica de la estabilidad de los géneros. Cada tipo de organismo tiene su propia estructura única de ADN; y sólo puede especificar la reproducción de ese mismo género.

Hay una cantidad inmensa de potencial de variación dentro de cada género, facilitando la generación de individuos distintos e inclusive de muchas variedades dentro del género; pero no obstante, impidiendo la evolución de nuevos géneros. Es posible una gran cantidad de variación horizontal con facilidad pero no de cambios verticales.” Fin de la cita.

Mire a su alrededor, observe a la gente que lo rodea. Observe cuán diferentes son; y todos son personas. Los límites exactos de género pueden ser un poco más desafiantes. No sabemos exactamente lo que Génesis quiso decir; pero sabemos que se establecieron límites. Y entendemos eso. Los organismos debían mantenerse dentro de su propio género. Lo más importante que podemos decir es que las aves permanecen siendo aves; y los animales permanecen siendo animales; y los peces permanecen siendo peces; y los reptiles siguen siendo reptiles; y los insectos siguen siendo insectos. Y eso detiene en sí mismo todo el proceso de la evolución. Así es como Dios creó.

Ya hemos hablado de genética y cómo la genética garantiza que la evolución no puede ocurrir. Es absolutamente imposible. Michael Behe, a quien ya mencioné, que escribió La caja negra de Darwin, no es cristiano; pero está cuestionando literalmente todo acerca de la evolución. Él dedica dos capítulos de su libro para mostrar que entre más se aprende acerca de la complejidad asombrosa de la estructura celular, la teoría de la evolución química es más y más imposible. Él dice: “Esto es la pesadilla pre-biótica del químico.”

¿Qué tenemos? Regrese al texto. En Génesis 1:11-12 usted tiene el origen de toda la vida vegetal; y no sólo su origen sino que también su continuidad ordenada fijada por medio de ciertas semillas y géneros que perpetúan esa vida. Una planta nunca ha evolucionado a algo más elevado, solo en el canal de televisión de ciencia-ficción… no en la realidad. Y de hecho, si usted estudia las mutaciones y los cambios en la genética, son siempre negativos… siempre negativos. Siempre es descendente.

El estudio de las moscas de la fruta ha sido algo que los evolucionistas han convertido en el estudio de su vida ya que las moscas de la fruta tienen una vida muy corta; y entonces ellos pueden observar muchas generaciones. Y la teoría es que puede ver suficientes generaciones como para ver cambio, para ver el proceso evolutivo llevándose a cabo. El único problema es que toman estas moscas de la fruta y las bombardean con radiación. Y la radiación, la exposición al calor, los químicos y la radiación pueden crear mutaciones, eso lo sabemos. Eso es verdad, comprendemos eso aún en la química de la radiación utilizada con respecto al cáncer. Tiene la habilidad de matar células y cambiarlas.

Pero las mutaciones no crean nuevas estructuras. En el estudio de las moscas de la fruta, usted puede tener alas deformadas, más grandes, más pequeñas, dos pares de alas, pero no tiene un nuevo tipo de ala. Ni la mosca de la fruta se convierte en una abeja. Las mutaciones, por cierto, son muy raras. Y eso es afortunado porque son todas virtualmente dañinas. Todas empeoran. Y en la mayoría de los casos, las mutaciones nunca pueden siquiera sobrevivir. Eso es el motivo por el cual la evolución ha sido llamada “la ciencia libre de hechos.” Pensé que le gustaría escuchar esto.

Entonces, ¿qué estamos aprendiendo? Génesis 1:1 al 12 nos muestra que el agente inteligente es el Dios vivo; y en el tercer día de la Creación separó a la tierra del mar, haciendo que la vida de las plantas naciera de la tierra. Dos categorías, plantas con sus semillas en ellas, árboles que tienen sus semillas en el fruto que viene de ellos… Y por lo tanto, pueden reproducirse a sí mismos a lo largo del fin del tiempo, siempre y cuando exista una especie dada. Dios lo vio en el versículo 12; y vio que era bueno. Y después, Dios concluyó en el versículo 13: “Y fue la tarde y la mañana del día tercero.” Y hubo ereb y hubo boqer. Un día de 24 horas, eso es tan claro. Esos términos, tarde y mañana, son usados más de 100 veces en el Antiguo Testamento. Y siempre se refieren a un día de 24 horas. Dios lo hizo en el tercer día.

Permítanme concluir. Job 26, versículo 7, Dios es el objeto de esto, el tema de esto. “Él extiende el norte sobre vacío.”¡Qué declaración! Él extiende el norte sobre el vacío. “Cuelga la tierra sobre nada. Ata las aguas en sus nubes y las nubes no se rompen debajo de ellas. Él encubre la faz de Su trono, y sobre él extiende Su nube. Puso límite a la superficie de las aguas,” eso es el horizonte de la tierra, “hasta el fin de la luz y las tinieblas. Las columnas del cielo tiemblan, y se espantan a Su reprensión. Él agita al mar con Su poder, y con Su entendimiento hiere a Rahab. Su Espíritu adornó los cielos; Su mano creo la serpiente tortuosa. He aquí, estas cosas son sólo los bordes de Sus caminos; ¡y cuán leve es el susurro que hemos oído de Él! Pero el trueno de Su poder, ¿quién lo puede comprender?”

Cuando Dios… Él está hablando acerca de la lluvia… y cuando Dios irrumpe en la oscuridad con luz y lluvia y tormentas y relámpagos y furia y todo esto, sólo estamos oyendo un susurro leve, una indicación débil de Su inmenso relámpago incomprensible. Sólo estamos viendo los bordes de Sus caminos. ¡Qué Dios tenemos!

Padre, te damos gracias nuevamente por la Palabra que nos da luz en este área tan importante y vital de la Creación. Gracias por esta tremenda porción de las Escrituras. Permite que Te adoremos aún más por la grandeza de Tu poder; Tú, quien haces que las cosas existan, cuando antes no existían. Tú eres el Creador, Tú eres nuestro Señor y nuestro Salvador. Nuestro gran Redentor y nuestro Amigo, un amigo para los pecadores. ¡Qué gloriosa verdad es esta! Gracias… gracias. Amén.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org
DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la  política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

6/12 – La Creación, Día 2

Gracia a Vosotros

Serie:  La batalla por el comienzo

6/12 – La Creación, Día 2

John MacArthur

https://cdn.gty.org/gracia/sermons/High/90-213.mp3?x-source=website&x-type=download

Este es el mensaje número seis en nuestro estudio de Génesis capítulo 1, el estudio de los orígenes. Algunas personas me han preguntado si haremos todo el libro de Génesis. La respuesta es que no. Otros me han preguntado cuántos mensajes serán. Y la respuesta es que en este momento en particular, aún no lo sé. Y, como se imaginarán, estamos simplemente tomando lo que va apareciendo en el texto. Esta noche también se me preguntó si había predicado esto antes; y la respuesta es que no. Esta es la primera vez en la que realmente he estudiado y predicado versículo a versículo a lo largo del relato de la Creación. Obviamente, lo he estudiado a lo largo de los años; y, por supuesto, también he escrito las notas para la Biblia de estudio, viéndolo con algo de profundidad. Pero esta es la primera vez para mí; y entonces, estoy compartiendo con ustedes conforme avanzo. Y de hecho, esa es la manera más profunda de hacerlo.

Ahora, al llegar a Génesis capítulo 1, llegamos a un versículo que ya es bastante conocido para nosotros: “En el principio, creó Dios los cielos y la tierra.” Y eso responde la pregunta acerca de los orígenes. Los cielos y la tierra, que era la frase judía utilizada, ya que no existía la palabra universo, por medio de la cual ellos describían al universo; y que responde a la pregunta de los orígenes, “En el principio, creó Dios los cielos y la tierra.”

Hemos estado añadiendo a esto conforme hemos avanzado en nuestro texto de Génesis, poco a poco. Y permítame resumir lo que la Palabra de Dios enseña en Génesis acerca de los orígenes. Es realmente inequívoca; es un lenguaje sencillo y claro. Este es un relato categórico que nos habla del origen del universo. Y resumiéndolo, esto es lo que dice: en algún punto del pasado, el Dios eterno creó, de la nada, sin material preexistente, en seis días solares, al universo tal como lo vemos hoy en día. Él concluyó Su Creación en el día sexto al crear al hombre a Su propia imagen, es decir inteligente, con personalidad, con conciencia de sí mismo y con la capacidad de pensar y razonar. La creación ocurrió en seis días. Fue concluida el día séptimo; y Dios reposó de crear. Ocurrió alrededor de 6000 años atrás. Y toda la creación era madura y tenía apariencia de edad en el instante de su Creación.

En el momento de la Creación, la muerte no existía. De hecho, no existía ninguna influencia corruptora de ningún tipo; y ése es el motivo por el cual Dios vio Su creación y dijo que era muy buena. No había muerte, no había influencia corruptora. Por lo tanto, no pudo haber habido animales que morían ni plantas que morían. No pudo haber habido ningún tipo de proceso de selección natural que se llevara a cabo. No pudo haber habido ningún tipo de supervivencia del más fuerte porque todo sobrevivió en esa creación perfecta. La muerte y la corrupción entraron en la Creación cuando Adán y Eva pecaron por primera vez y desobedecieron a Dios. Entonces, vino la muerte; y entonces, vino la corrupción. Pero eso está descrito en el capítulo 3; y no tiene nada que ver con los seis días de la Creación.

Más adelante, después de la Caída, la superficie de la tierra ahora maldita fue drásticamente reformada por un Diluvio universal que fue tan grande que cubrió de manera total las montañas de toda la faz de la tierra. Ese diluvio mundial catastrófico le dio una forma totalmente diferente que también depositó las camas de los fósiles en todo el mundo. Ese Diluvio aplastó a la humanidad con la excepción de ocho personas y animales en el arca de Noé; sólo ellos fueron los sobrevivientes.

Ese es entonces el registro de Génesis de los orígenes… la Creación, la Caída, el Diluvio, transformando de manera dramática la faz de lo que ahora es la tierra corrompida, maldecida. Un gran juicio cae sobre toda la humanidad de tal manera que sólo ocho personas sobreviven. Todos nosotros somos descendientes de esos ocho… Noé, sus tres hijos, la esposa de Noé y sus tres esposas. Ése es el relato de Génesis.

Y permítanme decirle algo que quizás usted pueda registrar de manera permanente. La ciencia no es una hermenéutica para interpretar Génesis o para interpretar a cualquier otra porción de las Escrituras. La ciencia no es una hermenéutica. No es un principio de interpretación. La Biblia no concede a la ciencia. La precisión del texto de Génesis no es diferente de la precisión de cualquier otra porción de las Escrituras. Toda la Escritura es inspirada por Dios. Toda la Escritura es dada por Dios. Toda la Escritura no viene a partir de una interpretación privada; sino que los santos hombres de Dios hablaron conforme eran movidos por el Espíritu Santo.

Jesús lo resumió cuando dijo: “Tu Palabra es verdad.” La Biblia es verdad, sea que usted esté hablando de revelación y profecía escatológica o esté hablando de Génesis y los orígenes históricos. La Biblia es verdadera ya sea que usted esté hablando acerca de la historia de Israel o la historia de los cananeos. La Biblia es verdad sea que usted esté hablando de salvación o santificación o esté hablando de la vida de Jesús o la teología de Jesús. Sea lo que fuere que la Biblia dice es absolutamente verdadero. Y la Biblia es verdad en Génesis, así como también lo es en cualquier otro lugar. Y en todo lugar.

Además, debido a que los orígenes no son repetibles, están fuera del reino de la ciencia. Debido a que los orígenes no fueron observables, y a que ahí sólo hubo una Persona – que era Dios – nadie puede comentar acerca de los orígenes sino Dios. Entonces, en Génesis usted tiene el único relato de primera mano de un testigo ocular de los orígenes presentado por el Creador mismo.

Ahora, a pesar de ese enfoque tan directo de la Palabra de Dios, muchas personas, incluyendo cristianos, se han vuelto a la ciencia, se han vuelto a los científicos que hablan de manera autoritativa acerca de Génesis. De hecho, hay teólogos, muchos teólogos, comentaristas bíblicos, pastores, pastores y predicadores muy conocidos, algunos de los cuales inclusive usted conoce, que niegan el relato de Génesis. Ellos niegan de manera abierta el relato de Génesis porque aceptan en cierto modo a la ciencia evolutiva.

A lo largo del estudio les he dicho esto, y lo vuelvo a repetir, sin entrar a toda la verificación… La ciencia no ha probado nada que niegue el registro de Génesis. De hecho, el registro de Génesis es lo que responde a los misterios de la ciencia. Pero tristemente, los cristianos y teólogos cristianos, comentaristas bíblicos, profesores de universidades cristianas, así como también pastores y maestros, han negado el relato de Génesis, siendo intimidados por la ciencia.

Hay un libro, un libro muy importante que comenta acerca de Génesis. Un libro que yo diría que es absolutamente acreditado; y es el único libro con autoridad, un libro prestigioso y verdadero, infalible, inerrante un comentario autoritativo que ha sido escrito sobre Génesis… un libro indiscutiblemente divino, un comentario inspirado por el cielo acerca de Génesis que habla con autoridad absoluta y que no puede ser desafiado en su veracidad. Y francamente, para mí, este libro cierra el asunto de la precisión de Génesis para siempre.

¿Cuál es el libro? Es el Nuevo Testamento… es el Nuevo Testamento. No fue escrito por ningún científico, ni siquiera un científico creacionista. No fue escrito por teólogos o un teólogo. Fue escrito por hombres simples que recibieron la Palabra de Dios para escribirla por Dios mismo, de tal manera que el Creador es el Autor. Y en Génesis, usted tiene el relato de la Creación. En el Nuevo Testamento, usted tiene el comentario inspirado del Creador del relato de Génesis.

Si usted va al Nuevo Testamento, encontrará que allí está la afirmación de una Creación de seis días. Hay una afirmación de fiat divino o creación instantánea. Hay una afirmación de que el hombre fue hecho a imagen de Dios. Hay una afirmación de que primero fue creado Adán; y después Eva. Hay una afirmación de la Caída en términos muy específicos. Hay una afirmación del Diluvio en términos muy específicos. Hay una afirmación de Noé; y la familia que sobrevivió con Noé. En el inspirado Nuevo Testamento, se hace una referencia muy cuidadosa a todo Génesis.

Hubert Thomas, en su libro francés acerca de Génesis 1 al 11, escribe en la introducción lo siguiente, y cito: “De hecho, tres puntos principales son demostrados al leer la lista que proveemos. Estos tres puntos confirman que el Nuevo Testamento no puede de ninguna manera ser presentado como una fuente a la cual podemos apelar para sostener algún tipo de teoría evolutiva.” Fin de la cita.

Él tiene razón. Usted no puede encontrar nada acerca de la evolución en Génesis. No está ahí. No se puede encontrar en ningún lugar en el Antiguo Testamento ni se puede encontrar en el Nuevo Testamento, en donde hacen comentarios acerca de Génesis y alguien trata de presentarlo a la luz de la evolución o de la fantasía o de licencia poética.

Y luego, Thomas, presenta tres razones. Y cito: “En primer lugar, sin excepción, las referencias a la Creación, y específicamente a las citas de Génesis 1 al 11, apuntan a eventos históricos. No son diferentes de la muerte histórica del Señor Jesucristo en Gólgota. En lo que concierne al Nuevo Testamento, la creación ex nihilo… esto es de la nada… y la creación de Adán y Eva, Caín y Abel, Noé y el Diluvio, no son una leyenda ni una parábola. Todos tienen que ver con personas y acontecimientos de importancia histórica y universal.”

Thomas continuó escribiendo: “En segundo lugar, sin excepción, la Creación siempre se menciona como un evento único que ocurrió en un momento en particular en el pasado.” Fin de la cita. No es algo que se está llevando a cabo todo el tiempo tal como dice la teoría de la evolución. Él dice, y cito: “La Creación ocurrió; fue finalizada. Ocurrieron acontecimientos que corrompieron al mundo; y ahora esperan una nueva creación, la cual se llevará a cabo en un momento determinado en el futuro.”

“En tercer lugar,” dice Thomas, “en el Nuevo Testamento, las citas a la Creación dadas en Génesis 1 al 3 son consideradas como literalmente verdaderas, históricas y de gran importancia. La doctrina del Nuevo Testamento basada en dichas citas – de Génesis 1 al 3 – no tendría, e incluso sería errónea, si los eventos de Génesis no fueron históricamente verdaderos. Por ejemplo, considere la entrada del pecado al mundo. Si Adán no fuera la cabeza de toda la raza humana, entonces Jesucristo, el último Adán, no sería la cabeza de la nueva creación,” fin de la cita.

Él hace referencia a Romanos, en donde dice que así como en Adán todos morimos, así también en Cristo todos viviremos. Entonces, es claro que el escritor del Nuevo Testamento, bajo la inspiración del Espíritu Santo, vio al pecado y a la muerte entrar al mundo a través del mismo hombre histórico Adán; y a través de su mismo acto histórico de desobediencia.

Y entonces eso, en cierta manera, resume el asunto para nosotros. El Nuevo Testamento presenta un número importante de referencias a Génesis y a la Creación. Y lo hace de manera muy natural. No se presenta como algo exagerado, como algo increíble, no dice que eso nos será difícil de creer y que nos será difícil de entender, pero que así fue. No lo hace. No intenta defender, no intenta explicar ante la incredulidad de alguien; simplemente lo expresa como un hecho.

Ahora, por ejemplo, Mateo 13:35: “Abriré en parábolas Mi boca, declararé cosas escondidas desde la fundación del mundo.” Indicando un punto en el tiempo en el cual el mundo fue fundado. Marcos 13:19: “Porque aquellos días serán de tribulación cual nunca ha habido desde el principio de la creación que Dios creó.” Juan 1:3: “Porque por Él todas las cosas fueron hechas y sin Él nada de lo que ha sido hecho fue hecho.” Ahí tienen un solo versículo que de manera inmediata cancela la Creación de algo por el azar, por algún proceso al azar. Todo fue hecho por Dios. En Hechos 4:24: “Soberano Señor, Tú eres el Dios que hiciste el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay.” Eso es tan amplio como se pueda expresar. En Hechos 14:15: “Que de estas vanidades os convirtáis al Dios vivo, que hizo el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay.” Todo: el cielo, la tierra, el mar y todo lo que en ellos habita.

Romanos 1:20: “Porque las cosas invisibles de Él”… es decir Dios… “se hacen claramente visibles desde la Creación del mundo.” Segunda Corintios 4:6: “Porque Dios”… y esto lo hemos estudiado el último domingo por la noche… “que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz.” Eso es exactamente lo que hizo el día uno. Él mandó que existiese la luz. Colosenses 1:16: “Porque en Él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles… todo fue creado por medio de Él y para Él.” Hebreos 1:10: “Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra, y los cielos son obra de Tus manos.” Hebreos 11:3: “Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía,” eso es ex nihilo; Él creó las cosas que se ven que no fueron hechas de nada que existiera anteriormente.

En Mateo 19 Jesús dice: “¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo?” Nuevamente, hablando de la humanidad como resultado directo del acto creador de Dios. Hechos 17:26: “Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación.” Él es el creador de todas las naciones. Primera Corintios 11:8 y9: “Porque el varón no procede la mujer, sino la mujer del varón; y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón.” Nuevamente, fueron creados. Primera de Timoteo 2:13: “Porque Adán fue formado primero, después Eva.”

Romanos 5:14 nos habla acerca de la Caída: “No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés.” Romanos 5:17: “Por la transgresión de uno solo reinó la muerte.” Primera Corintios 15:21: “Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre”… es decir Cristo… “la resurrección de los muertos.” Y les recuerdo nuevamente 2 de Pedro 3:5 y 6, cómo Pedro se refiere al Diluvio e inclusive al mundo preformado cuando estaba cubierto por agua cuando dice: “Fueron hechos por la palabra de Dios los cielos y también la tierra que proviene del agua y por el agua subsiste,” y demás, tal como hemos notado la última vez.

Efesios 3:9: “El misterio escondido desde los siglos en Dios, que creó todas las cosas.” Santiago 3:9: “Con ella bendecimos al Dios y Padre y con ella maldecimos a los hombres que están hechos a la semejanza de Dios.” Nuevamente, Dios es el que hizo al hombre a Su imagen. Apocalipsis 4:11: “Señor, digno eres de recibir la gloria, la honra y el poder, porque Tú creaste todas las cosas; y por Tu voluntad existen y fueron creadas.” Apocalipsis 10:6: “Y juró por El que vive por los siglos de los siglos que creó el cielo y las cosas que están en él y la tierra de las cosas que están en ella y el mar y las cosas que están en el.” Apocalipsis 14:7: “Adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra el mar y las fuentes de las aguas.” Romanos 1:25: “El hombre adora y sirve a la criatura más que al Creador.” Y así continúa. Hebreos 2:10: “Porque convenía a Aquel por cuya causa son todas las cosas y por quien todas las cosas subsisten.” Y continúa. Una y otra y otra vez, se hace referencia en el Nuevo Testamento al relato de la Creación.

Ahora, como hemos estado diciendo, la evolución fue presentada realmente como una alternativa ateísta, una alternativa impía. La evolución demanda fe irracional en el azar impotente. La evolución no puede suceder. Es imposible. La ciencia ha probado que no puede suceder, como hemos dicho, debido al ADN, a los sistemas de información de los códigos genéticos. La creación es fe racional en el Dios todopoderoso. La evolución es fe irracional en el azar impotente.

Y la evolución es realmente naturalismo. Cualquier tipo de evolución es una forma de naturalismo. El naturalismo cree que Dios existe sólo en la mente de los no intelectuales, sólo en la mente de las personas religiosas de bajo nivel. El naturalismo dice que la naturaleza es todo lo que existe; y eso es realmente todo lo que hay. Eso es virtualmente la suposición que yace detrás de todas las ciencias naturales. Se encuentra realmente en el cimiento de toda la filosofía naturalista humanista. Respalda todo trabajo intelectual. Es la base de toda moralidad o, mejor dicho, inmoralidad. En otras palabras, la base de toda nuestra cultura es esta idea de que la naturaleza es lo único que hay. Si el naturalismo es verdad, entonces el hombre creó a Dios, no Dios creó al hombre. Y la creencia en Dios no es nada más que una superstición infundada. Y debido a que es superstición, no necesitamos escuchar nada necio de la Biblia, ciertamente no los diez mandamientos, las leyes morales y todo lo demás.

Entonces, no nos interesa lo que la gente religiosa piense. Son una amenaza. Son los no-intelectuales. Son más que una molestia. Interrumpen nuestras libertades morales. De hecho, ahora ya ni siquiera hablamos de moralidad, hablamos de derechos y valores, ¿no es cierto? Y los derechos y los valores son decididos por cada individuo. La gente no hace mal debido al pecado. Después de esta masacre en Littleton, Colorado, no han escuchado a nadie hablar acerca del pecado. La gente no hace algo malo debido al pecado. Hacen algo malo porque de alguna manera se sobrepasaron en sus derechos. De alguna manera, tienen valores desviados. Están influidos por la psicología en vez de la teología. No hay Creador, no hay ley moral, no hay juez moral, no hay propósito para la vida, no hay razón para la vida excepto pasar la vida lo más feliz que uno pueda. No hay destino. Y no hay teología verdadera.

Y quiero llevarlos ahí porque es lo más importante. En un mundo naturalista, un mundo humanista, un mundo evolucionista, no existe teología verdadera. Entonces, un teólogo es en realidad una interrupción inútil. De hecho, probablemente desean que los teólogos fueran tan bajos en la cadena de la evolución que no pudieran sobrevivir. No hay nada como la teología verdadera porque no hay nada como un Dios verdadero. Él punto para los evolucionistas no es que Génesis no es creíble; es un relato simple, directo. No es que quieran discutir acerca de si Génesis es verdadero o no… ellos ya han ganado esta batalla. Y por eso quiero regresar a eso. Ya han convencido a la mayoría del mundo cristiano que Génesis no es verdad. Han tenido éxito con sus ataques de teorías tenaces y las ilusiones científicas y la mala representación; han atacado Génesis con éxito ; y han logrado que la mayoría del mundo cristiano evangélico crea que Génesis no es un relato verdadero.

Pero eso no es lo que están tratando de hacer realmente. Con eso no ganan mucho terreno. El verdadero punto, el meollo con los evolucionistas es que si Dios creó al hombre y se preocupa tanto por lo que él hace como para identificar las consecuencias eternas por su conducta, ésa es una seria amenaza para sus placeres pecaminosos. El evolucionista naturalista odia a Dios y ama al pecado. Cuando tenga tiempo, en algún momento debe leer el libro de Paul Johnson, el libro del historiador acerca de los intelectuales. Lea las biografías, son cautivantes. Las biografías de las personas que moldearon la sociedad occidental. Ellos eran perversos – para decirlo de una manera suave – en sus vidas personales. El naturalista odia a Dios y ama al pecado. El evolucionista teísta que quiere traer la evolución e imponerla en Génesis y en cierta manera acoplar a Dios, dirá que ama a Dios dirá que no ama al pecado; pero de hecho ama muy poco a Dios y mucho a su reputación académica.

Permítame decirle algo. No estoy aquí promoviendo mi propia idea. La disciplina gobernante en el mundo, la disciplina gobernante en el tema de la vida en este planeta, la esfera de pensamiento más importante, la arena más importante de entendimiento no es la ciencia. ¿Ha oído usted eso? Usted podría pensar que lo es. Usted pensaría que lo es. Eso es lo que piensa toda nuestra sociedad todo el tiempo.

¿Y qué hacemos? Hoy en la tarde tomé tres revistas para leer… Newsweek, Time… una de ellas tenía un eslabón perdido en la tapa. La otra prometía que en una de sus páginas mostraría la diferencia entre la constitución cerebral de un criminal y la de una persona normal; y tenía unas fotografías de ciertos análisis médicos de patrones del cerebro. Entonces, la discusión tiene que ver con procesos de evolución que guían hacia o alejan de ese tipo de conducta.

Escuche, la reina de las ciencias en nuestro mundo en la actualidad, en el sentido del conocimiento, es la ciencia naturalista. Supuestamente, ellos tienen todas las respuestas para todo. Y el hecho es que no las tienen. La disciplina gobernante en el asunto de la vida en el universo en todo punto no es la ciencia. La disciplina gobernante es la teología. La única manera en la que usted llegará a entender al universo, la única manera en la que usted llegará a entender la historia del hombre, la única manera en la que usted llegará a entender la conducta y el por qué la gente hace lo que hace, la única manera en la que usted llegará a entender el flujo de vida y de dónde venimos y a dónde vamos es cuando entienda una teología verdadera… es la única manera en la que usted llegará a entenderlo.

Entonces, no podemos permitir que nuestra teología sea quitada de su trono al comienzo de la Biblia; y que se ponga a los pies mientras que la ciencia asciende al trono. La ciencia, y cualquier otra disciplina, cualquier otra esfera o arena o paradigma de pensamiento humano, se inclina ante el rey de todas las disciplinas; y el rey de todas las disciplinas es una teología verdadera. Y una teología verdadera es una teología que viene de la palabra de Dios.

Hoy en día, los teólogos no son respetados. Y eso es trágico. Y en cierta medida, no son respetados porque ellos han abandonado su posición. Los teólogos no son respetados, sostienen su posición, ellos son el enemigo… Hay un esfuerzo conjunto para describirlos como no intelectuales, gente que está inmersa en la superstición y la fantasía. Pero cada uno de ustedes como cristianos – y los voy a promover, ni siquiera tienen que tomar clase alguna – cada uno de ustedes es un teólogo. Y quiero que entiendan lo que quiero decir con eso. Ustedes entienden teología. Quizás no entiendan todo detalle de teología. Quizás no pueda distinguir la diferencia entre el sublapsarianismo, infralapsarianismo y un perro labrador. Quizás… sólo incluí eso ahí. Quizás ni siquiera pueda explicar cada aspecto de la kenosis. Quizás pueda no conocer toda la terminología, quizás pueda no conocer todos los detalles de todo concepto teológico; pero permítame decirle algo. Todos ustedes son teólogos porque conocen al Dios vivo y verdadero y conocen el medio por el cual Él es conocido. Y además, conocen la palabra del Dios, la cual es la sustancia de toda verdad en la teología.

Ubique usted a la evolución en el trono; y hará que la Biblia sea esclava del hombre. Y terminará cortejando con el desastre. Pero la reina de las ciencias hoy en día es el naturalismo. Todo regresa ahí; y el naturalismo es definido en términos de evolución. Entonces, lo que gobierna toda nuestra sociedad es la evolución. Se ha infiltrado de tal modo en la teología que ahora estoy leyendo varios libros en donde el escritor dice que Dios mismo ha evolucionado. Dios, en el proceso de convertirse en lo que a Él le gustaría hacer. Entonces, inclusive Dios ha sido desplazado; y Dios es tan sólo una pequeña pieza del proceso evolutivo. Ubique a la evolución en el trono; y ella se apoderará de todo. Bríndele el trono en los primeros breves versículos del primer libro de la primera página de la Biblia y usted habrá entregado el trono desde el principio. Y en un mundo que evoluciona, es muy difícil tener puntos fijos. Ese es el motivo por el cual los educadores de hoy en día son relativistas. Ellos son básicamente relativistas en todo. Usted sabe, usted escucha todo es todo acerca de que tenemos problemas en las escuelas. Y lo han escuchado últimamente, ¿qué vamos hacer? No puede haber chicos que disparen a otros en las escuelas ¿Qué haremos con esto? Tenemos que enseñarles algunos estándares. Tenemos que enseñarles algunas pautas.

Yo tengo una magnífica solución. Simplemente, lleve a cada escuela a los mejores maestros de Biblia de la comunidad; y permítales que tengan a los niños todos los días durante una semana; y permítanles que les enseñen la palabra de Dios. Ése es el estándar. Ése es el estándar absoluto.

Es muy improbable que eso suceda. Eso no sucederá. Y hasta que no suceda, las cosas empeorarán porque no hay respuestas. Lo que ellos están diciendo… y cuando los educadores dicen que necesitan ayuda, que tenemos que hacer algo, utilizan esta frase “aclaración de valores”. Nuevamente los valores… ¿Qué significa aclaración de valores? Bueno, usted sabrá, básicamente, ellos dicen que lo que usted tiene que hacer es trabajar duro y no lastimar a la gente. El razonamiento moral, lo cual significa que yo tengo todas las libertades de hacer lo que quiera, pero mi libertad termina donde la suya comienza. Si yo quiero golpearme la cabeza contra una pared o salir y comportarme de determinado modo, eso está bien.

Pero no puedo tomar un arma y dispararle a usted porque entonces yo invadí su espacio. Entonces, tengo que aprender a razonar moralmente y saber que mis libertades tienen alguna limitación moral; y las limitaciones se encuentran en donde los estándares de la sociedad han sido traspasados cuando yo he cruzado la línea que le afecta a usted. Por cierto, se vuelve muy confuso; y la sociedad está tan confundida que no sabe qué hacer con respecto a esto, están permitiendo que la gente produzca juegos de video, programas de televisión, música, películas que se extralimitan por kilómetros al crear malas influencias en las vidas de jóvenes y que son tan mortales como si alguien les colocara un arma en la cabeza y les disparara.

No hay esperanza para una sociedad en donde la evolución naturalista es la reina de las ciencias, donde todo tiene que responder a eso. Supuestamente los alumnos, los estudiantes, deben recibir una aclaración de valores por parte de los maestros que no tienen ningún estándar moral. Se supone que personas que no tienen estándares morales les deben enseñar razonamiento moral. Y luego se les dice que tienen que forjar su estilo de vida sin autoridad, sin pecado, sin ley divina fija, sin vergüenza, sin culpabilidad, sin consecuencias.

Pero hay algo en nuestra sociedad acerca de lo cual no son relativos. ¿Sabe qué es? La evolución. Ese es el absoluto que domina nuestra sociedad. Si usted dice que no cree en la evolución, usted es literalmente visto como un torpe, como alguien que no es muy inteligente, como alguien que no tiene capacidad de razonamiento. Existe una relatividad abrumadora hasta que llega al único absoluto fijo que hace que el sistema relativo funcione; y esa es la evolución. Como puede ver, si usted dice que no cree en la evolución, que cree en la creación divina de Dios, todo el sistema relativista colapsa; porque usted tiene al azar, al libre albedrío, la libertad de expresión, no puede tener absolutos fijos, un dador de la ley, una ley y un juez y todo lo demás. Por lo tanto, el absoluto que persevera en medio de esta relatividad es el absoluto de la evolución. Ellos están convencidos, más allá de cualquier argumento, que todo lo que existe hoy en día es el resultado de la casualidad y de procesos al azar. Como dijo un escritor, nunca olvidaré esa declaración, el universo como lo conocemos es simplemente una de esas cosas que suceden de vez en cuando.

Pero en contraste y oposición a todo eso, la teología es la reina de las ciencias. La teología es la esfera más importante del pensamiento. La teología es el elemento controlador más importante del intelecto humano. Y el corazón de toda teología sana es una fe firme en la precisión y la veracidad de la Biblia. Y comienza con creer el relato de Génesis. Eso es crítico para una visión cristiana. Y, como les he dicho hace unas semanas, el Master’s College participa en la coalición de universidades cristianas, 110 universidades cristianas, de las cuales cinco o seis afirman el relato de Génesis. Entonces, tenemos cien universidades cristianas que no tienen una perspectiva cristiana del mundo. ¿Qué es una universidad cristiana? Bueno, eso me molesta; pero vayamos al texto.

Estoy tratando de hacer dos cosas en estos mensajes, darles un poco de pensamiento racional, algo de pensamiento filosófico, algo de material científico antes de que entremos al texto. Pero vayamos al texto. Veamos el día uno. “En el principio, creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía…” Recuerde que esto es lo que le dijimos que significa desolada y vacía… Estaba desolada e inhabitada; aún no había sido formada o habitada por ningún ser vivo. Y estaba completamente envuelta en esa oscuridad. “…Y las tinieblas – dice – estaban sobre la faz del abismo -la cual es una palabra del Antiguo Testamento para océano -, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.” Entonces, en el día uno, Dios crea el tiempo, el espacio y la materia. Esos son los elementos… tiempo, espacio y materia. Dios los crea de la nada. Y ahí está tohu y bohu, esa masa sin forma e inhabitada de estos elementos. Y en esta tierra que Él tiene, los elementos están mezclados como un lodo, por así decirlo, no separados. Y está completamente cubierta con agua y rodeada por oscuridad.

Y después, en el día uno, en el versículo 3: “Y dijo Dios: sea la luz; y fue la luz.” Entonces, Dios creó la luz. “Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas. Y llamó Dios a la luz día, y a las tinieblas llamó noche. Y fue la tarde y la mañana un día.”

Entonces, en el primer día, Dios creó los elementos esenciales del tiempo, espacio y materia. Luego Dios agregó la luz. Él estableció el período de luz/oscuridad en un ciclo continuo permanente de 24 horas de días solares. Esa es la razón por la que en el versículo 5 dice que fue la tarde y la mañana un día. Y alguien dice que el sol o la luna aún no han sido creados. Está bien. Dios podía aún establecer el ciclo de luz del modo que quería hasta que atribuyera luz a los cuerpos celestes, lo cual Él hace y lo veremos más adelante. Entonces, básicamente, el primer día, los elementos son creados y son dejados sin forma e inhabilitados; y rodeados por oscuridad. Y luego, la luz es creada y hay una mezcla de luz y oscuridad en un ciclo normal de 24 horas. Y ése es el día uno.

Vayamos al día dos. Dios continuó moldeando estos elementos para que fueran un ambiente habitable para la vida que Él crearía. Y después, Dios dijo en el versículo 6: “Luego dijo Dios: haya expansión en medio de las aguas y separe las aguas de las aguas. E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban en la expansión. Y fue así. Y llamó Dios a la expansión Cielos. Y fue la tarde y la mañana del día segundo.”

Muy bien, veamos lo que sucedió aquí. Día uno, Dios separó la luz de la oscuridad. Día dos, Dios separó el cielo de la tierra. A eso se refiere la expansión. Día tres, como veremos, Dios separó el agua de la tierra de la tierra seca. Entonces, día uno, día dos, día tres, series de separaciones. Antes de que Dios pueda crear vida, Él tiene que separar la luz de las tinieblas y crear el ciclo continuo de luz y de oscuridad en el día solar de 24 horas. Él tiene que separar el cielo de la tierra, lo cual hace en el día dos. Y después, Él tiene que separar el agua, que ahora está cubriendo de manera total a la tierra, en el día uno y dos. Él tiene que separar eso de la tierra seca para que haya un lugar para los peces en el mar y la vida en la tierra en la tierra seca. Entonces, el universo se está preparando los primeros tres días… un enfoque bastante razonable… Se separa la luz de la oscuridad, el cielo de la tierra, la tierra seca del agua.

Veámoslo de manera más específica. Versículo 6: “Luego dijo Dios,” y nuevamente le recuerdo que la Creación fue simplemente por la palabra de Dios. Él habló e hizo que las cosas existieran. A medida que comenzó el día dos, al amanecer del día, el universo tenía luz y tenía oscuridad, la tierra era una masa no distinguible de elementos completamente cubiertos por agua. Pero luego dijo Dios: “Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas.” Esto es bastante interesante.

En el día uno, la tierra estaba cubierta con agua. En el día dos, Dios separó el agua en dos lugares. Eso es lo que está diciendo aquí. Él colocó una expansión en medio; y parte de esa agua estaba arriba y parte permaneció en la tierra. Entonces, usted aquí tiene agua que todavía estaba en la tierra y ahora parte de esa agua es separada y colocada arriba. Eso es exactamente lo que está diciendo aquí. Y en medio de esos dos elementos de agua hay una expansión.

Ahora, la palabra “expansión” es la palabra hebrea raqia. Una palabra interesante. Significa vasto. Significa algo que está extendido. Algo que es delgado y está extendido. Y buscando en el Antiguo Testamento para ver cómo se usaba, en Éxodo 39:3, cuando estaban haciendo las cosas para la adoración de Dios en el tabernáculo, dice que sacaron oro; y lo amartillaron para obtener hojas de oro. Lo aplanaron, lo esparcieron y lo amartillaron para que fueran hojas de oro.

Ellos usan el mismo verbo que expansión. La descripción es de un área delgada que Dios prácticamente coloca en medio de las aguas que rodean la tierra. Alrededor de la tierra está el agua y Dios simplemente la corta, por así decirlo, como si tuviera un cuchillo; y corta alrededor de esa esfera de masa indiferenciable de elementos de la tierra, separándola en dos partes. Todavía está la parte que es esférica y el agua que la rodea; pero ahora hay agua que está encima de ella, separada por esta expansión. La expansión tiene la intención de expresar la idea de espacio… espacio.

Observe el versículo 8. ¿Cómo llamó Dios a esta expansión? Cielos. Es lo que nosotros entendemos como cielo. Y lo que entendemos como el espacio sobre nosotros. El cielo es shamayim, que significa literalmente el cielo o los cielos. Se refiere al universo y al espacio sobre nosotros. Entonces, no había cielo, no había espacio como lo conocemos hasta el segundo día; y Dios simplemente cortó alrededor de la esfera, liberando parte de esa agua, colocándola arriba, creando un espacio entre las aguas de abajo y las aguas de arriba.

El escritor judío Cassuto dice, y cito: “A partir de esto podemos inferir que inmediatamente después de su formación, el firmamento ocupó el lugar establecido por la voluntad de Dios que es la vista de los cielos tal como los conocemos.” Fin de la cita. Literalmente, creó el espacio. “De esta manera, tan pronto como el firmamento fue establecido en medio de la capa de agua, comenzó a levantarse, arqueándose como una bóveda.” Fin de la cita. Esto es muy gráfico. Dios corta esa agua y después comienza a levantar y comienza a expandirse hasta que se alejan más y más creando así, en medio de estas dos partes de agua, el espacio. Y Cassuto dice, y cito: “En el proceso, se expande arqueándose como una bóveda, en el curso de su expansión hacia arriba, las aguas de arriba son al mismo tiempo levantadas quedando encima de ello.” Fin de la cita. Simplemente los colocó arriba. “Esto marcó un avance considerable al preparar los componentes del universo. Ahora, en la parte de arriba, está la bóveda del cielo, rodeada por las aguas superiores. Abajo, se extiende la expansión de aguas inferiores, esto es las aguas del enorme mar que todavía cubre la materia que aún no ha sido diferenciada en la tierra. El universo… él escribe… está comenzando a tomar forma.” Fin de la cita.

Ahora, este es un relato bastante razonable escrito por Moisés. Si regresa a la literatura antigua y lee algunas leyendas que se desarrollaron en la mitología mesopotámica, verá que es interesante compararlas con esto. Historias paganas, las cuales abundan, tratan de explicar la Creación. Ninguna de ellas enseña la evolución. Pero, por ejemplo, las leyendas de la Mesopotamia dicen que después de que el dios Marduk, quien puede ser nombrado de muchas maneras diferentes dependiendo la nación o la versión que usted desee, pero el Dios Marduk había expulsado a Tiamat, la diosa del océano del mundo, presentada como un monstruo marino grande y poderoso, al igual que otros monstruos y monstruosidades que se había creado para ayudarle en su combate.

Y después de que había herido a su enemigo mortal con sus armas, cortó su cadáver de manera horizontal, dividiéndola en dos mitades, las cuales yacían una sobre la otra. Y de la parte superior formó un cielo; y de la parte inferior formó la tierra, lo cual incluyó el mar. Y usted puede leer toda la historia en el relato babilónico de la Creación. Y de hecho, dice en el texto traducido que la partió como un pez, en dos partes, una mitad de ella fue colocada arriba y permaneció ahí con las luces de los cielos. Y él jaló una barra prácticamente; y ahí apostó una vigía, lo cual se refiere a la tierra abajo.

En resumen, entonces, el mito sacerdotal babilónico, seguido también por los griegos, dice que la parte superior del universo y la Tierra aquí es el resultado de cortar por la mitad al cuerpo de Tiamat. Y simplemente les cuento esto para decirle lo absurdo que son esas leyendas.

Pero lo que la Biblia dice es completamente razonable. Dios tomó las aguas hacia arriba. Dejó parte cubriendo la Tierra y en medio de estas dos partes creó el separador entre las aguas, lo cual es la expansión que llamamos cielo, espacio… el enorme espacio del universo. Vaya al versículo 7, que básicamente reitera: “E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre el expansión. Y fue así.” Y Él repite de nuevo lo mismo simplemente para asegurarse que lo entendamos. Ahí hay una expansión que Él separó. Las aguas subieron. Parte de las aguas quedaron abajo; Él creó el espacio en medio de ellas.

Un par de notas a pie de página. Es importante entender que todo esto es creativo. Esto significa que todo este poder creador que se está desplegando aquí está más allá de nuestra capacidad de comprensión. Y digo esto en referencia al versículo 7, por la palabra utilizada allí: “Hizo Dios la expansión”. Algunas personas han dicho que eso no es crear, que no es la palabra bará, que es otra palabra, asah en hebreo. ¿Acaso significa algún tipo de actividad diferente?¿Acaso significa que hay que hacer una distinción aquí? Muchas veces, hay maestros bíblicos que hacen distinciones que no deben porque todos los idiomas tienen sinónimos, inclusive palabras que tienen matices que pueden ser usadas como sinónimos.

Y la pregunta aquí es si acaso la palabra “hizo” cambia la acción en sí de Dios. Y la respuesta es que no. No significa ningún tipo de actividad diferente por parte de Dios fuera de crear de la nada. De hecho, en el capítulo dos versículo 3, el versículo termina Dios reposó el séptimo día de la obra que había hecho en la Creación. Y ahí tiene usted las dos palabras bará y asah; presentadas en esencia como sinónimos. Y creo que esa es una maravillosa nota que el Espíritu de Dios ha colocado en ese lugar para que no nos preocupemos acerca de si hay una distinción o no.

La palabra bará es la palabra que define. Y en este contexto significa crear algo de la nada; o expresado de otra manera, hacer algo que trasciende la capacidad normal, hacer algo que no puede ser hecho. Eso es en este texto bará. Y “hecho” es tan sólo un sinónimo para utilizar otra palabra que se refiere a lo mismo. Ahora, bará puede ser utilizada simplemente para referirse a algo normal. Se utiliza en Isaías 54:16: “He aquí que Yo hice al herrero que sopla las ascuas en el fuego y que saca la herramienta para su obra.” Isaías 57:19: “Producir fruto de labios.” Esas cosas son más normales. No necesariamente hablan del mismo poder de creación mostrado en Génesis. Entonces, bará no siempre significa crear en el sentido de ex nihilo, creación fiat divina; pero en este contexto eso es distintivamente lo que significa. Y la palabra “hizo” es simplemente otra palabra para afirmar lo mismo. Podríamos decir que es un sinónimo. Y por cierto, en Éxodo, para ustedes eruditos, Éxodo 34:10, asah es utilizada como sinónimo para bará.

Entonces, las veo usadas como sinónimos. Podríamos decirlo de esta manera… En el contexto de Génesis la palabra asah es utilizada para especificar el tipo de bará, el tipo de creación a la cual se refiere el versículo. Dios está creando y en esta Creación, Él hace algo que nunca había existido. Él está creando pero en el crear, tal como indica el versículo uno, el panorama general, Él está haciendo cosas expresadas por el uso de la otra palabra. Por lo tanto, en el versículo siete, Él hizo la expansión. Era creación, pero era un componente de la Creación. Hacer algo que nunca antes había existido.

Ahora, me voy a apurar y terminar… la separación del agua del cielo arriba del cielo y debajo ha llevado muchas discusiones… muchos debates. La pregunta es qué es esta agua. Y, usted sabe, tengo que confesarle que no sé… no lo sé. Podría ser que al final del espacio infinito hay agua. Sabemos que hay agua en el aire, eso lo sabemos; sentimos la lluvia. Podría haber otro elemento, del cual no sabemos, al final del espacio celeste ilimitado; no lo sé. Hay muchos que creen que en esta Creación, la Tierra fue creada bajo un domo de agua.

Este es el punto de vista de Whitecomb y Morris; que las aguas arriba de la expansión, las aguas sobre el cielo eran como un vapor que simplemente rodeaba toda la tierra y creó un ambiente parecido a un invernadero. Y ellos sugieren que esa es la razón por la cual los animales y las plantas vivían tanto tiempo. Los animales vivían un tiempo han extenso que se convertían en dinosaurios, las personas vivían tanto tiempo como para llegar a más de 900 años de edad, como Matusalén. Estaban protegidos de la luz ultravioleta debido a esta cubierta de agua. Y después, en el Diluvio, esa cubierta se rompió e inundó la Tierra junto con el cataclismo tectónico que ocurrió debajo de la Tierra que rompió los elementos básicos de la Tierra y creó el ambiente post diluviano.

Pero no podemos saberlo con seguridad. Se han hecho sugerencias de que este vapor era una cubierta de vapor de agua sobre la Tierra. Pero aquí no hay nada acerca de eso. Entonces, no podemos ser dogmáticos en este punto. Parece que es una explicación razonable. Y se ha hecho la sugerencia de que el vapor de agua tiene la habilidad de transmitir la radiación solar entrante y retenerla y dispersar gran parte de la radiación reflejada de la superficie de la Tierra; entonces serviría como un invernadero global, manteniendo temperaturas uniformemente agradables, cálidas en todo el mundo.

Ellos dicen que con temperaturas casi uniformes, se inhiben los grandes movimientos masivos de aire; y por lo tanto las tormentas de viento serían desconocidas. Sin ninguna circulación global de aire, el ciclo hidrológico del mundo actual no podría ser implementado. No podría haber habido lluvia excepto que fuera sobre los mismos cuerpos de agua de donde se había evaporado. Sin ningún tipo de circulación de aire global – ya que todo está protegido por esta cubierta – no habría habido turbulencia, no habría habido partículas de polvo transportadas a la atmósfera superior. El vapor de agua en la cubierta habría sido estable y no habría precipitado.

Además, el planeta habría sido mantenido no sólo a temperatura uniforme sino a niveles confortables de humedad, uniformes mediante la evaporación local diaria y la condensación como una especie de rocío o neblina. La combinación, entonces, de la temperatura cálida, la humedad adecuada en todos lados, habría conducido a grandes áreas de vegetación en todo el mundo, sin que hubiera desiertos ni capas polares. Una cubierta de vapor hubiera sido eficaz en filtrar la radiación ultravioleta, los rayos cósmicos y otras energías destructivas; y así continúa.

Y después, en el Diluvio, cuando Dios quiso anegar la Tierra, Él simplemente liberó eso, lo cual se precipitó sobre la Tierra. Y ahora, todos estamos expuestos a los rayos ultravioletas. Y la vida fue acortada y la gente tan sólo vivió 60 años después de eso.

¿Es así como realmente ocurrió? Bueno, no dice eso en Génesis. El texto de Génesis no especifica una cubierta; pero dice que había aguas arriba y aguas abajo. Ha habido científicos, buenos científicos creacionistas que han dicho que esta idea de la cubierta no es aceptable.

Robert Whitelaw y Walter Brown resumieron las dificultades de esta manera: el problema del calor, un gran vapor o una cubierta de hielo o algo así, habría incrementado el calor de tal manera que hubiera calcinado a todos los seres vivos debido a que no hay movimiento de aire. Y usted tiene simplemente este calor. Ellos dicen que el problema de la luz, la luz de las estrellas que Dios dijo que sería para señales y estaciones, es que apenas habría podido verse; y la luz solar no habría llegado con suficiente calor como para sustentar las plantas tropicales. El problema de la presión, cuando usted tiene una cubierta de vapor que contiene más de 40 pies de agua, habría hecho que se incrementara a una presión tan alta en su base que la temperatura habría excedido los 220 °F.

El problema es que ni el vapor, ni el líquido, ni la cubierta de hielo podrían haber sobrevivido físicamente durante los muchos siglos entre la Creación y el Diluvio… unos 2000 años. Se hubiera condensado o evaporado; no hubiera quedado tan sólo ahí. Y luego, el problema de los rayos ultravioletas. Una cubierta rodeando la atmósfera no habría sido protegida de la luz ultravioleta, la cual habría separado al agua en hidrógeno y oxígeno; y de esta manera, habría destruido inmediatamente la cubierta… y demás, y demás, y demás.

Mire, no voy a meterme en esta discusión. Yo no tengo idea. Todo lo que sé es que había agua aquí abajo y había agua ahí arriba. Eso es todo lo que sé. La cubierta tiene sentido… había una cubierta… en algún lugar ahí arriba, había agua en algún lugar ahí arriba, obviamente quizás no era agua como el primer grupo de científicos dijo que era; y quizás no estaba haciendo lo que el segundo grupo de científicos pensó que haría si estuviera ahí. Pero ahí estaba.

Usted dirá que esa es una explicación bastante simple, no científica. Bueno, soy un teólogo. Y, eso es lo que la Biblia dice. No da una explicación de la ciencia. Solamente dice que el agua subió; y parte del agua quedó aquí. Podemos decir esto con seguridad, la resolución puede ser tan simple como esto: Dios, creó este tipo de cubierta, este tipo de bóveda en el universo, el tipo de agua en la atmósfera que estaba controlada de tal manera que no produjera los efectos dañinos que Whitelaw y Brown mencionaron. Sí sabemos esto: había agua arriba; y en el Diluvio, el agua, de acuerdo a Génesis siete, cayó e inundó a toda la Tierra.

Entonces, entre las aguas, Dios creó el espacio. Observe esta nota, esto es realmente interesante. Versículo 7, al final del versículo: “Y fue así.”¿Es eso acaso redundante? Él lo dijo en el versículo 6: “Haya expansión en medio de las aguas y separe las aguas de las aguas”. Versículo 7: “E hizo Dios la expansión.”¿Por qué añade “Y fue así”? ¿Es ese un tipo de comentario redundante de tipo editorial? No, ayuda a cumplir un propósito. Una declaración muy crítica. No existe tal comentario en el versículo 3. Dios dijo: “Sea la luz y fue la luz”… No dice, “y fue así.” Y le voy a decir por qué. Esa pequeño frase utilizada aquí en el versículo 9, versículo 11 y versículo 15 y versículo 24, es empleada para afirmar algo que está fijo, algo que no cambia, algo que ha permanecido por todo el tiempo. No puede decir que después del versículo 3 hubo luz y fue la luz; porque hay luz y oscuridad, luz y oscuridad, luz y oscuridad; no está fijo. Pero cuando Dios dice que creó los cielos, eso es fijo. “Y fue así” provee el entendimiento de la naturaleza firme, fija, inmutable de ese elemento de la Creación. Y el versículo 8: “Y llamó Dios a la expansión Cielos.”

Y por cierto, Él aún no dice que era bueno. No lo dice en el día 1, no lo dice en el día 2. No lo dirá hasta el versículo 10, cuando la Tierra sea habitable; entonces, Él dirá que era bueno… Sólo después de que finalmente la Tierra haya sido formada para estar en una condición habitable.

Y el versículo 8 termina: “Y llamó Dios a la expansión Cielos; y fue la tarde y la mañana del día segundo.” Él lo hizo en un día… en un día, creó el firmamento, la expansión, los cielos, el cielo. Estamos listos para el día tres. En algún punto aquí, para simplemente plantar este pensamiento, fueron creados los ángeles. ¿Sabe dónde? ¡Manténgase atento! Le iba decir eso esta noche, pero ya no tengo tiempo.

Si es posible, me gustaría terminar simplemente con una pequeña alabanza; el Salmo 104 es probablemente muy apropiado. Escuche esto, Salmo 104: “Bendice alma mía a Jehová. Jehová, Dios mío, mucho Te has engrandecido. Te has vestido de gloria y de magnificencia. El que se cubre de luz como de vestidura, que extiende los cielos como una cortina, que establece Sus aposentos entre las aguas, el que pone las nubes por Su carroza, el que anda sobre las alas del viento; el que hace a los vientos Sus mensajeros y a las flamas de fuego Sus ministros.” Ahora, si hubo viento en el tiempo de la Creación, entonces, Whitecomb y Morris estaban equivocados… o por lo menos han exagerado el efecto de la bóveda. Pero aquí está… aquí está la recolección de alabanza del salmista de Dios estirando el cielo, de Dios tomando el agua a las cámaras de arriba; y él alaba a Dios diciendo: “Bendice, alma mía, a Jehová.” Y en el versículo 5 dice: “Él fundó la tierra sobre sus cimientos; no será jamás removida. Con el abismo, como con vestido, la cubriste.” Usted aquí puede ver todas las referencias a la Creación, afirmando lo que sucedió. Y veremos más acerca de esto en ese Salmo, conforme Dios separa la tierra del mar; y crea las fuentes y los valles y los animales. Es un texto maravilloso, estupendo.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org
DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la  política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

5/12 – El cómo, por qué y cuándo de la Creación, 2ª Parte

Gracia a Vosotros

Serie:  La batalla por el comienzo

5/12 – El cómo, por qué y cuándo de la Creación, 2ª Parte

John MacArthur

https://cdn.gty.org/gracia/sermons/High/90-212.mp3?x-source=website&x-type=download

Como ustedes saben, en las últimas semanas hemos estado estudiando una serie acerca del tema de los orígenes. Obviamente, esto ha hecho que mi mente esté más alerta a nuestra sociedad y quizás más sensible de lo que ha estado en el pasado. Y creo que es apropiado decir que la mentira de que el universo, tal como lo conocemos al día de hoy, ha evolucionado es la mentira más viciada, más compleja y de mayor sofisticación académica que existe. Realmente, ha cautivado al mundo entero. Y es creída por la gran mayoría de la humanidad, al menos en el mundo occidental. Y a pesar de que es imposible e irracional, de todas maneras, es reiterada con gran ímpetu y con gran esfuerzo académico.

La teoría moderna de la evolución ha demandado y recibido aceptación casi universal en el mundo. La teoría de que nadie creó al universo tal como es sino que llegó existir por azar y que progresa partir de cambios constantes, mutaciones y transiciones de manera ascendente hacia niveles más elevados de vida desde la simplicidad a la complejidad, siendo esto realizado de manera total por un proceso al azar, en esencia hace a un lado al pensamiento humano.

Y supongo que esperamos que esas personas – que rechazan a Dios y aquellas personas que rechazan la Biblia, aquellas personas que no aman al señor Jesucristo, que no Le conocen, que aman el pecado, personas que no quieren un juez moral o una ley moral – esperamos que ese tipo de gente esté satisfecha con una explicación tan conveniente acerca del modo en que las cosas son. Y supongo que esa es la razón por la que es tan sorprendente que la mentira de la evolución haya dominado también a la comunidad cristiana evangélica. Los teólogos, los exegetas y los comentaristas de la Biblia han considerado que es necesario tomar la explicación simple de la Creación en Génesis capítulo 1 y básicamente negarla.

Esta tarde estaba leyendo un comentario conocido, respetable del libro de Génesis el cual presenta precisamente la posición del autor que dice que esto realmente no significa lo que expresa. Dios realmente no quiso decir que hizo esto en seis días, Él obviamente quiso decir algo más debido que la ciencia nos ha dicho que esto no pudo ser del modo que es.

Francamente, no es fácil imponer la evolución en Génesis 1. Es una tarea muy difícil para cualquier comentarista o cualquier exegeta porque no hay absolutamente nada en esa sección de la Escritura – o realmente en ningún otro lugar de la Biblia – que dé lugar a una interpretación tan absurda como la evolución. No hay absolutamente nada en el texto de Génesis 1:1 al 2:3 – en donde usted tiene el relato de la Creación – que en forma alguna describa algo que sea evolutivo. Como consecuencia, para imponer la idea de la evolución en Génesis 1, estas personas tienen que negar el relato simple, directo, inequívoco, claro, histórico de la Creación. Y tienen que reclasificar ese relato de la Creación como alegoría, o como mito, o como leyenda, o un estilo poético no literal.

Ellos hacen eso; ellos adaptan la Biblia a la evolución impía, irracional, imposible. Y lo digo nuevamente, no hay nada en el texto para hacer que alguien concluya que esta es una alegoría. No hay nada en el texto que de alguna manera sea poético en el idioma hebreo. No hay nada que pueda verse como mito o leyenda. Y entonces, ellos inventan estas cosas para imponer la evolución impía en las Escrituras.

Y usted preguntará por qué lo hacen. ¿Por qué las personas que dicen ser cristianas hacen eso? Hay varios motivos. Número uno, para ser aceptados en círculos académicos. Si usted quiere mantener su trabajo o su posición y está en un contexto universitario o en un contexto académico, es importante que usted no sea un creacionista. Segundo, la gente lo hace porque es ignorante de la verdadera ciencia. Ellos realmente no comprenden la ciencia y a dónde la ciencia puede y no puede ir. Y han sido básicamente engañados por la ciencia, llamada así de manera falsa.

Y en tercer lugar, pienso que ellos pueden estar motivados por lo mismo que Darwin lo estuvo; y eso es la ilusión de la apariencia. Darwin desarrolló todo este sistema de observación ilusoria que no tenía nada que ver con el ADN, nada que ver con genética, nada que ver con lo que realmente estaba pasando.

Entonces, por esas razones, siendo intimidados por la comunidad académica, siendo intimidados por la ciencia falsa y siendo, en cierto modo, intimidados por las sesiones de observación que han sido transmitidas, ellos acceden y adoptan la idea de la evolución, la cual está formada a partir del concepto de la uniformidad. Eso es lo que llamamos un concepto uniformitarianista. Lo cual es que todo continúa siempre de la misma manera en este largo proceso de múltiples billones de años, que todo está progresando al mismo paso. Ellos ven uniformidad. Ellos observan que las cosas van siempre al mismo paso e infieren a partir de eso que siempre han ido a ese ritmo; y por lo tanto deben haber comenzado con algo muy simple y haber avanzado al mismo paso, la misma velocidad, hasta el punto que llegamos hoy. Ellos suponen que ese proceso debe haber tomado 20 billones de años.

No obstante, la Biblia no permite algo así, una ilusión así. En 2 Pedro capítulo 3 nos dice que vendrán los burladores y dirán esto: “Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la Creación.” Y esto burladores, que en esencia están negando la segunda Venida, dicen que nada cambia. Que todo sigue exactamente de la misma forma uniforme. Nada cambia. Obviamente afirman la creación, pero dicen que desde la creación nada ha violado un proceso uniformista.

Bueno, el versículo 5 dice: “Estos ignoran voluntariamente que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos y también la tierra que proviene del agua y por el agua subsiste.” Y aquí se está refiriendo a la Creación, a través de la cual dice: “Por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua. Pero los cielos y la tierra que existen ahora están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio de la perdición de los hombres impíos.”

Él dice que las personas que dicen que todo ha continuado siendo tal como lo fue desde el principio se han olvidado que hubo un tiempo en el que los cielos existieron, hace mucho tiempo atrás, y la tierra fue formada a partir del agua y por agua; y otro tiempo en el cual fue destruida siendo inundada. En otras palabras, Pedro está señalando el hecho de que no todo ha continuado a lo largo de un proceso uniformista desde el principio sino que más bien han habido dos acontecimientos cataclísmicos… uno, la creación; y el otro el diluvio universal global. Han habido alteraciones colosales en la tierra tal como la conocemos. La Creación en sí misma fue cataclísmica. Originalmente, los cielos existieron hace mucho tiempo atrás; y la tierra fue formada a partir del agua y por agua… Y comentaremos más acerca de eso cuando regresemos a Génesis. Y hubo un tiempo en el cual el globo entero fue destruido siendo inundado con agua, lo cual tuvo un impacto cataclísmico inmenso en la superficie de la tierra.

Esta tierra no ha existido en un tipo de existencia uniformista, sino que más bien dos cataclismos inmensos han afectado su condición actual; uno siendo la Creación misma y el otro siendo el Diluvio. Los uniformistas dicen que los estratos en las rocas, los sedimentos en los estratos, los fósiles y el compañero químico de la fecha geológica basado en la uniformidad demanda una tierra que tiene billones de años de edad. Durante los principios del siglo XIX, la hipótesis central del uniformismo era que el presente es la clave del pasado. Eso es que todo siempre ha sido en el pasado tal como lo es en el presente. Y esto fue popularizado por James Hudson y Charles Lyell, quienes a su vez influenciaron a Darwin.

El uniformismo es la creencia de que el origen y el desarrollo de todas las cosas pueden ser explicados exclusivamente en términos de las mismas leyes naturales y los mismos procesos que se ven operar en la actualidad. El uniformismo ha sido la columna vertebral de la geología histórica moderna y es responsable de la ampliamente aceptada suposición de que la tierra tiene billones de años de edad. Los uniformistas insisten en que todas las características y formaciones geológicas que una vez fueron atribuidas a cataclismos geológicos pueden ser ahora explicadas de manera satisfactoria mediante procesos ordinarios que operan a lo largo de períodos de tiempo inmensamente largos. Eso es en esencia su perspectiva. Scott Huse nos dio esa definición al escribir El colapso de la evolución.

Los creacionistas, sin embargo, han defendido y rechazado eso diciendo que las evidencias geológicas no apoyan la uniformidad sino el cataclismo y, en particular, la superficie de la tierra demuestra un cataclismo universal hidráulico masivo. Esto significa un cataclismo relacionado con el agua. Y en la Creación hubo una tierra que fue literalmente cubierta por el agua; que fue prácticamente reformada de manera cataclísmica en el tiempo del Diluvio y hubo un diluvio que cubrió la tierra, que tuvo un gran efecto en su formación. Dos teólogos y científicos muy importantes, Henry Morris y John Whitcomb presentaron evidencias a partir de procesos naturales conocidos que incluyen el acarreo hidrodinámico de agua de diluvio para demostrar la necesidad de un diluvio universal que explique las estructuras geológicas actuales de la tierra que no pueden ser explicadas a partir de los lentos procesos actuales.

Y francamente, la ciencia, la verdadera ciencia no apoya a los evolucionistas. Los fenómenos geológicos generales tales como la preponderancia de rocas sedimentarias y estructuras que están en toda la superficie de la tierra, incluyendo las conchas de animales marinos que se encuentran en las partes superiores de las montañas más altas; y también los grandes depósitos de cementerios de fósiles repentinos, grandes y profundos, así también como la formación presurizada del gas y del carbón, todo esto apunta a una catástrofe de agua, no ha un proceso natural lento. Y más y más estudios recientes están confirmando esto.

Scott Huse nos resume algo acerca de esta evidencia, simplemente para dárselas brevemente, y cito: “Los creacionistas sostienen que los principios uniformitarios simplemente no pueden explicar la mayor parte de las características y formaciones geológicas. Por ejemplo, existe una enorme meseta tibetana que consiste de depósitos sedimentarios de miles de pies de profundidad y que se encuentra actualmente en una elevación a tres millas sobre el nivel del mar. La formación Karoo en África contiene un estimado de 800 billones de animales vertebrados. El área de fósiles de arenque en California contiene aproximadamente 1 billón de peces en un área de cuatro millas cuadradas. El concepto uniformista es también incapaz de explicar la meseta de Columbia en el noroeste de Estados Unidos, la cual es una meseta increíble de lava que tiene varios miles de pies de espesor y que cubre un área de 200,000 millas cuadradas. El uniformitarianismo tampoco puede ofrecer una explicación razonable para los conceptos geológicos importantes tales como la construcción o edificación de montañas,” fin de la cita. Y continúa más y más; pero no lo voy a aburrir con esto.

Todas estas cosas demandan un cambio repentino y extraordinario, ser sepultados de manera rápida, y la litificación – así es como se llama, algo que es esencial para la formación y preservación de los fósiles. La única manera posible por la que podemos tener conchas de mar en las cimas de las montañas a miles de millas de distancia del mar es si alguna vez hubo agua allí.

Douglas Kelly escribe en su libro, La creación y el cambio, y cito: “La suposición uniformista de que millones de años de trabajo geológico extrapolando al presente en procesos lentos, naturales, necesitaría explicar estructuras tales como el Gran Cañón en Norteamérica, por ejemplo; es cuestionado seriamente por la explosión del monte Santa Helena en el estado de Washington el 18 de mayo de 1980. Una energía masiva equivalente a 20 millones de toneladas de dinamita destruyó 400 km² de bosque en seis minutos, cambiando la faz de la montaña y extrayendo de las profundidades tierra y roca, dejando formaciones que no son diferentes del Gran Cañón. Estudios recientes del fenómeno del monte Santa Helena indican que si se intentara fechar estas estructuras que fueron formadas en 1980 en base a la teoría uniformitarianista, millones de años de tiempo de formación serían necesariamente postulados. Irónicamente, una de las partes de los argumentos centrales utilizados para demostrar la cronología uniformista, la columna geológica, vista más de cerca, da de hecho testimonio del catastrofismo.” Y continúa.

Existen otros indicadores interesantes de un universo joven. Uno que me parece fascinante es el tema del polvo en la luna. Antes de que el hombre llegara a la luna, algunos científicos comprometidos con el paradigma que concluye que la luna tiene probablemente 3.5 billones de años, asumían que por lo tanto habría una gruesa capa de polvo sobre la luna. Un escritor, R. A. Lyttleton, astrónomo y consultor del programa espacial de los Estados Unidos escribió lo siguiente, y cito: “La superficie lunar está expuesta a los rayos solares directos y a fuerte luz ultravioleta y rayos X que pueden destruir las capas de la superficie de roca expuesta y reducirlas a polvo a una velocidad de menos de decenas de miles por pulgada por año. Pero inclusive esta cantidad diminuta podría, durante la edad de la luna, ser suficiente para formar una capa sobre ella de varias millas de profundidad.” Y por lo tanto, su teoría era que la luna tenía varias millas de polvo de profundidad.

Se nos comentó que cuando el astronauta Neil Armstrong leyó acerca de esto estaba muy preocupado porque pensaba que cuando saliera de la nave espacial se podría hundir para siempre en un mar prácticamente sofocante de polvo. En realidad, él encontró muy poco polvo. Si los cálculos que indican la tasa de acumulación de polvo fueran precisos, habría al menos un millón de años de polvo; pero había tan sólo unos pocos miles de años de polvo -si es que el polvo es formado de ese modo por los rayos ultravioletas del sol.

Otro hecho interesante tiene que ver con el petróleo. Cuando las reservas de petróleo son abiertas mediante la perforación, la gran presión en la reserva hace que el petróleo salga en cierta manera como una especie de geiser. Algunos geólogos piensan que esa gran presión que rodea la reserva petrolera da testimonio de una tierra joven. Un científico llamado Dickey ha publicado junto con otros los resultados de su investigación sobre este tema en un volumen llamado Ciencia. Esto es lo que ellos escriben en esta publicación, y cito: “Los estudios muestran que cualquier tipo de presión que se acumula debe ser disipada; y debe ser disipada en rocas que rodean a ese lugar en unos cuantos miles de años. Las presiones excesivas que se encuentran en las camas de petróleo, por lo tanto, refutan la noción de que su edad sea de millones de años y argumenta un período de tiempo más joven, algo menos de 10,000 años para la formación de las rocas y el petróleo atrapado en ellas.”

Y realmente me gusta esta. Henry Morris escribió La cosmología bíblica y la ciencia moderna. Y el capítulo seis habla del tema de la población del mundo y de la cronología de la Biblia. Y con un detalle minucioso y la ayuda de ecuaciones matemáticas, él muestra cómo la población del mundo es una indicación de la edad de la tierra.

En un trabajo posterior que publicó llamado El creacionismo científico, él muestra que un crecimiento de la población extremadamente conservador de uno y medio por ciento de promedio al año, lo cual es un cuarto de nuestra tasa actual; pero para otorgarle el beneficio de la duda reduzcámoslo a tan sólo un cuarto y digamos que la población crece un medio por ciento al año; y eso nos llevaría a concluir que sólo tardamos 4000 años para llegar a la población actual de la tierra. Y de acuerdo a la cronología bíblica, eso es correcto porque hace 4000 años fue cuando sucedió el Diluvio.

Y él escribe, y cito: “Comienza a hacer obviamente claro que la raza humana no puede tener muchos años de edad. La cronología bíblica tradicional es infinitamente más realista que decir lo que los evolucionistas suponen, que es que la historia de la humanidad se remonta a millones de años.” Y continúa: “Si ellos estuvieran en lo correcto, y fueron millones de años, la población de la tierra ahora sería prácticamente 10 a la potencia 5000. Y si eventualmente pudiéramos colonizar a todos los otros mundos del universo y pudiéramos construir ciudades espaciales en todos los lugares de los espacios interestelares, se podría demostrar que un máximo de no más de 10 a la potencia 100 de personas podrían ser atiborradas en todo el universo conocido.” Fin de la cita.

Y usted puede ver este tema desde el punto de vista de la ciencia honesta y tener toda la información que usted desee para defender la posición de la tierra joven. Varios cronómetros físicos, diferentes herramientas químicas de medición que se usan para establecer la edad de la tierra y los cielos. Usted puede ver que la ciencia real que le dará una respuesta correcta si usted comprende esto: que cuando Dios creó la tierra, la creó como es. La creó madura. La creó con apariencia de edad.

¿Y qué quiero decir con eso? Bueno, el primer día Él hizo la luz y las tinieblas. El segundo día, Él hizo los cielos. El tercer día, Él hizo la tierra. El cuarto día, Él hizo los cuerpos celestes que proveen la luz. El quinto día, Él hizo los peces y las aves. El sexto día, Él hizo a las criaturas terrestres y al hombre. Y las hizo todas maduras, completamente desarrolladas. Él no creo semillas y células. Él no creó una pequeña célula programada para dividirse a sí misma una y otra vez a lo largo de millones de años. No había semillas, no había embriones y no había un huevo, había un pollo totalmente maduro. Él no comenzó con luz parcial, gas parcial, un campo electromagnético parcial y energía nuclear parcial. Él creó un universo completamente maduro con la apariencia de edad. Cuando Adán fue hecho, él no era un embrión. No era un recién nacido. Él era un hombre maduro, un adulto. Todo era adulto. Todo estaba totalmente desarrollado. La creación cataclísmica del universo dio lugar a una creación madura con la apariencia y la realidad de edad.

Si usted hubiera encontrado un roble en el huerto; y usted hubiera sido alguien que se dedicaba a la botánica, podría haber tomado su pequeña sierra y haber cortado a ese pequeño roble y hubiera comenzado a contar los anillos para descubrir que, de acuerdo con los anillos, ese roble tenía 400 años de edad; pero de hecho tenía un día de edad. Fue creado siendo totalmente maduro. Y si usted hubiera visto algunas águilas volando por ahí, que parecían tener unos 30 años de edad, en realidad tenían un día de edad. Y si hubiera visto elefantes caminando por ahí, hubieran parecido que tenían muchos años de edad, 50, 60 años de edad; pero el hecho es que tenían un día de edad. Y si había montañas rodeando al lugar, si miraba a las montañas, hubiera asumido que las montañas y los cañones y los valles y las colinas a su alrededor fueron formados por años de viento, agua y erupciones volcánicas y temblores; y el hecho era que fueron hechos en un día. Y si usted hubiera visto los cielos como lo hizo Adán y hubiera visto el inmenso cielo sobre usted, y se hubiera preguntado cuánto tiempo eso había estado ahí, la respuesta habría sido 48 horas. Algo así como cuando Jesús convirtió el agua en vino; y no hubo un proceso. Él simplemente convirtió agua en vino… creación instantánea en una milésima de segundo.

Ahora, como lo hemos señalado a lo largo de esta serie, la evolución es imposible porque “nadie por nada es igual a todo” es imposible. No sólo es imposible, sino también ridículo. Y no hay formas transicionales; y la genética no produce la evolución. Una alteración en la genética sólo puede ser negativa, sólo puede cumplir la entropía – la segunda ley de la termodinámica – y no puede hacer nada mayor si no algo menor, decrece. No hay ningún tipo de código genético que puede hacer una transición. Cualquier cosa está sujeta a la genética que tiene y nada más que eso. Como lo hemos visto, la geología honesta no puede apoyar a un mundo de edad o a un mundo que está evolucionando. El registro de los fósiles no prueba la edad, prueba cataclismo; y así continúa.

Ahora, sólo le estoy dando esto porque le estoy pidiendo a la ciencia que sea honesta con esta situación. Pero con todo este trasfondo, pasemos a Génesis 1 y vayamos a la historia correcta. ¿Cómo llegó el universo a ser lo que es ahora? Aquí está, versículo 1: “En el principio, creó Dios los cielos y la tierra.” Los hebreos no tenían palabra para el universo. Tenían una frase para el universo; y la frase para el universo que los hebreos usaban era “los cielos y la tierra”;   simplemente significa el universo. En el principio creó Dios, creó, bará, ex nihilo, de la nada, el universo, sin ningún material que existía previamente ni ninguna energía que existía previamente… Dios creó el universo entero.

Ahora bien, Dios no tenía origen. Es por eso que en Éxodo 3:14 Él dice: “Yo soy el que soy.” Él es El eterno. Él, El eterno, no siempre fue el Creador; pero en algún punto en la eternidad se convirtió en Creador. En la última ocasión hicimos la pregunta de cómo creo. Y la respondimos: por Su palabra. Versículo 3: “Y dijo Dios sea la luz.” Versículo 6: “Luego dijo Dios, haya expansión en medio de las aguas.” Y versículo 9: “Dijo también Dios júntense las aguas”… y así sigue. Y Dios creó simplemente hablando; y todo existió. Así creó. ¿Y cuándo creó? Él creo en seis 6 hace quizás 6000 años, quizás un poco más que eso, pero ciertamente menos de 10,000 y más cerca de los 6000 años.

La pregunta que no respondí la última vez es por qué creó. Y, claro, la primera respuesta es porque quiso. Y esa es la mejor y más veraz respuesta. La siguiente pregunta es por qué quiso hacerlo. Y la respuesta es bastante obvia. Quiso hacerlo porque decidió desplegar Su gloria; y la Creación le dio otra oportunidad para desplegar Su gloria a los ángeles celestiales así como también a la humanidad que llegaría a valorar Su gran poder creador.

En Apocalipsis 4:11 dice: “Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder. Porque Tú creaste todas las cosas; y por Tu voluntad existen y fueron creadas.” Les dije que lo hizo porque así lo quiso. Lo hizo porque así lo quiso hacer. Y quiso hacerlo por la misma razón por la que Él será eternamente alabado y glorificado en Su presencia, por este inmenso despliegue de poder creador que despliega Su majestad y Su naturaleza. En Isaías 43, versículo 20, Él dice: “Lo hice para Mi gloria… lo hice para Mi gloria.”

Y dentro de esta Creación; Él hizo al hombre. Y para dar un paso más hacia adelante, no sólo lo hizo para desplegar Su gran inteligencia gloriosa, Su enorme poder, Su sabiduría extraordinaria, Su formidable valor de la belleza y complejidad, y sin embargo de orden y sistematización; Él está desplegando tanto de Su naturaleza la creación. Pero también en la Creación tuvo la oportunidad, en virtud de la creación del hombre, de desplegar algo que no podría haber desplegado de otra manera. Y eso es Su gracia y Su misericordia. Por lo que Él lo hizo para despegar Su gloria, para mostrar la gloria de Su creación y la gloria de Su redención.

Usted también podría decir que lo hizo para proveer una novia para Su Hijo. Les he dicho anteriormente y solía pensar que nunca lo había leído esto en ningún lugar… y simplemente me sacudió cuando estaba estudiando las Escrituras, que un día Dios le dijo al Hijo que lo amaba con un amor perfecto; y dijo: “Te amo tanto que te voy a dar un regalo; y por eso voy a crear y redimir de la humanidad una novia para Ti, voy a traer a esa novia a gloria; y esa novia va a ser vestida en justicia y santidad para siempre. Y esa novia va a llevar Tu imagen. Y va a adorarte y servirte para siempre, por los siglos de los siglos. Y ese es mi regalo para Ti como Hijo.” Este plan glorioso de Dios de darle a Su amado, al segundo miembro de la Trinidad, una expresión de amor, de amor eterno divino al concederle una humanidad redimida que reflejará Su gloria y lo servirá para siempre. ¡Qué pensamiento tan grandioso! ¡Qué pensamiento tan glorioso! Y eso está contenido en el propósito de Dios en la Creación.

Bueno, no había leído eso en ningún lugar hasta que descubrí a un pequeño escritor taciturno del siglo XII, Ricardo de San Víctor en su obra clásica, De trinitate. Y él captura la médula de esta gran verdad. Enseña que el Dios Padre infinito amó tanto al Dios Hijo igualmente infinito que hizo existir ex nihilo un mundo material finito para ser poblado con criaturas a semejanza del Hijo, para que, como la novia del Hijo, pudiera participar en la bienaventuranza de la vida divina de una manera apropiada para las criaturas finitas en la imagen personal de Dios; para proveer una novia hermosa para Su Hijo, el Padre eterno creó un universo entero y en él, un mundo el cual no tenía previamente existencia alguna como el cunero y el hogar en el cual la novia crecería. Y un regalo tan estupendo del Padre al Hijo demandaba una Creación absoluta de la nada. Eso es lo que enseñó; y él estaba en lo correcto.

En el principio, creó Dios los cielos y la tierra. Por cierto, “en el principio” lanza una realidad que no existía previamente… tiempo. No existió hasta que Dios lo creó. En cierto punto en la eternidad, Dios habló; y de esta manera, hizo que existiera el universo, incluyendo el tiempo… el tiempo, así como también el espacio y la materia, es una criatura y siervo de Dios quien los hizo.

El tiempo es la criatura de Dios. Y el tiempo proveyó el marco apropiado para la creación… día uno hasta el día seis. El tiempo no es absoluto, el espacio no es absoluto y la materia no es absoluta. Y el tiempo y el espacio y la materia tal como los conocemos, van a dejar de existir. Antes de que existiera la esfera material, antes de que hubiera materia en el espacio, no podía haber tiempo.

San Agustín lo dijo de esta manera, y cito: “Con el movimiento de las criaturas, el tiempo comenzó a correr su curso. Es absurdo buscar al tiempo antes de la Creación como si el tiempo pudiera ser encontrado antes del tiempo. Si no hubiera movimiento de una criatura espiritual o corpórea mediante el cual el futuro moviéndose a lo largo del presente pudiera suceder al pasado, no existiría el tiempo en absoluto. Una criatura no podría moverse si no existiera. Por lo tanto, deberíamos decir que el tiempo comenzó con el Creador en lugar de que la Creación comenzó con el tiempo. Ambos son de Dios, porque de Él y por Él y para Él son todas las cosas.” Fin de la cita.

Entonces, Dios creó al tiempo junto con todo lo demás. El versículo 1 afirma este hecho general. Después, los versículos 2 al 31 lo dividen en una secuencia. Veamos el día uno. Esto es realmente emocionante. Aquí estamos en el día uno. Versículo 2: “Y la tierra estaba desordenada y vacía; y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo. Y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Y dijo Dios: “Sea la luz”; y fue la luz. Y vio Dios que la luz era buena. Y separó Dios la luz de las tinieblas y llamó Dios a la luz día y a las tinieblas llamó noche; y fue la tarde y la mañana un día.” O el primer día, el día uno si a usted le gusta de esa manera. Esto es colosal.

Ahora, conforme comienza el día número uno, encontramos a la tierra en una condición única. Se utilizan tres frases para describirla. Nos dice aquí que estaba desordenada y vacía, las tinieblas o la oscuridad estaban sobre la faz del abismo y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Esas tres frases nos dan la condición de la Creación en el primer día.

Tomemos la primera, conocida. “Y la tierra estaba desordenada y vacía.” Ahora, por cierto, cada vez que en el hebreo el sujeto viene antes del verbo, tienen la intención de enfatizar algo nuevo acerca de él. Un hebreo podría traducirlo de la siguiente manera: “Con respecto a la tierra, estaba desordenada y vacía.” Usted tiene este nuevo planeta, y en este nuevo planeta, que es el enfoque, tiene una saga geocéntrica de redención de aquí en adelante hasta la recreación de los nuevos cielos y la nueva tierra. Con respecto esta tierra, esto que es nuevo, era tohu wa bohu  en hebreo.

¿Cómo entendemos Tohu wa bohu  en hebreo, desordenada y vacía? En cierto modo, sé lo que los comentaristas cristianos dicen; por lo que regresé y busqué al comentarista judío Umberto Cassuto. Deseo saber qué es lo que los hebreos piensan de esto; qué es lo que los eruditos judíos piensan acerca de esto. ¿Y cómo es que definieron a la etimología de estas palabras? Tohu significa desierto. Un lugar devastado. Un lugar sin nada. Y wa bohu significa vacío. Era un lugar vacío, sin nada. Eso tiene sentido. Era un lugar vacío, que no tenía nada.

¿Podemos aprender algo más acerca de eso? Sí, podemos, porque tohu wa bohu se encuentra en otros pasajes de las Escrituras. Observen Jeremías 4:23; y esto es muy iluminador. Aquí está Jeremías, quien dice en el capítulo 23 que su corazón está triste porque él está sufriendo; versículo 19: “¡Mis entrañas, mis entrañas! Me duelen las fibras de mi corazón; mi corazón se agita dentro de mí; no callaré.” Un período muy doloroso en la vida de Jeremías ¿Por qué? “Porque sonido de trompeta has oído, oh alma mía, pregón de guerra. Quebrantamiento sobre quebrantamientos anunciado; porque toda la tierra es destruida; de repente son destruidas mis tiendas, en un momento mis cortinas.” Lo que aquí sucede es la destrucción de Judá… la destrucción de Judá. El anciano Jeremías toma la frase de Génesis 1:2. Versículo 23: “Miré a la tierra y he aquí que estaba tohu wa bohu; y a los cielos, y no había en ellos luz.” El toma el lenguaje mismo de Génesis para describir la condición de Judá después de la destrucción devastadora traída por su conquistador gentil.

Y además dice: “Miré a los montes, y he aquí que temblaban, y todos los collados fueron destruidos.” Devastación total. “Miré, y no había hombre, y todas las aves del cielo se habían ido. Miré, y he aquí el campo fértil era un desierto.” Esa es la palabra, un desierto. “Y todas sus ciudades eran asoladas delante de Jehová, delante del ardor de Su ira.”

¿Sabe lo que él está viendo aquí? Una tierra devastada por un ejército extranjero, una tierra que está ardiendo, con humareda, en donde las aves han huido debido al humo, una tierra donde no queda nadie, todos han sido asesinados o han sido llevados en cautiverio. Entonces, tohu wa bohu, Jeremías nos ayuda a entenderlo, él toma el lenguaje de Génesis para describir un lugar devastado, desierto, sin ningún habitante. Ha perdido su belleza anterior. No tiene forma alguna. No tiene belleza alguna. Está desolado y está vacío, no hay habitantes debido a la matanza y a la guerra.

La misma frase es usada también en Isaías 34, versículo 11. Él aquí habla del juicio de Dios que viene sobre las naciones. Isaías está hablando del versículo 1 al 34: “Acercaos, naciones, juntaos para oír; y vosotros, pueblos, escuchad. Oiga la tierra y cuanto hay en ella, el mundo y todo lo que produce. Porque Jehová esta airado contra todas las naciones.” Y habla de la devastación que vendrá cuando el juicio de Dios caiga sobre las naciones del mundo. Y en el versículo 11, él habla acerca de algunas cosas que van a suceder a los animales y demás. Y luego, a la mitad del versículo 11, “… y se extenderá sobre ella cordel de destrucción…”, la línea de tohu, “y niveles de asolamiento.” De bohu. Va a ser un lugar desolado y estará vacío, sin habitantes.

Estas palabras tienen que ver con un lugar desierto, un lugar desolado, sin habitantes. Devastación, no hay población, sin forma y sin habitantes. Entonces, cuando usted ve las palabras tohu wa bohu en Génesis, no es algún tipo de tecnicismo difícil de entender. Es simplemente la palabra que se refiere a devastación y vacío. Es un lugar desierto; y ahí no hay vida. Eso es exactamente lo que significa. Quizás la mejor manera de decirlo sea decir que la tierra no había sido terminada en términos de su forma y que estaba despoblada. Eso es exactamente lo que significa. Y eso es comprensible cuando comienza el primer día.

El material estaba ahí. Había tiempo, había espacio y había materia, pero no estaba formada y no estaba poblada. Los elementos originales creados mencionados en el versículo 1, tiempo, en el principio; los cielos, materia… o los cielos, espacio; y la tierra, materia, Dios los creó. Dios habló y existieron pero no habían sido diferenciados, no habían sido separados, no habían sido organizados y no había sido habitada. Dios todavía no los había formado, ni había Dios poblado al cosmos. Entonces, usted tiene los materiales en bruto mencionados en el versículo 1… tiempo, espacio, materia. Son descritos en primer lugar como algo no finalizado con respecto a su forma y no poblado con respecto sus habitantes.

En segundo lugar, encontramos una descripción. El versículo 1 dice: “…y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo.” Y la razón de esto es que Dios no había creado la luz. Y hasta este momento, a través de toda la eternidad, noha  existido luz creada… no hay luz creada. Todo era oscuridad.

Entonces, la tierra sin forma, sin habitantes, está inmersa en la oscuridad total, absoluta. No hay luz en absoluto, las tinieblas están esparcidas sobre todo. Eso es lo que dice, sobre la superficie… no dice la tierra… sino del abismo. Eso es interesante, introduce otro componente aquí. ¿Qué es el abismo primitivo? Abismo es un sinónimo que se utiliza en las Escrituras para el mar. De hecho, observe más adelante, en el versículo 2, las tinieblas sobre la faz del abismo y el Espíritu de Dios se estaba moviendo sobre la faz de las aguas. Y aquí Dios, a través del Espíritu Santo, define al abismo como agua. La palabra “abismo” es usada como un sinónimo para el mar. Puede ver eso, por ejemplo, en Isaías 51:9 y 10.

¿Entonces, qué tenemos aquí? Tenemos a la tierra inmersa en oscuridad, lo cual al tocar la superficie de la tierra, toca la superficie del agua. Entonces, la tierra está cubierta con agua. Toda la superficie de la tierra es agua, un mar profundo, global, un océano rodeado por oscuridad universal. También se hace referencia a esto en el Salmo 104 versículos 5 y 6: “Él fundó la tierra sobre sus cimientos, no será jamás removida. Con el abismo como con vestido la cubriste, sobre los montes estaban las aguas.” Y dice que las aguas estaban cubriendo los montes. La tierra no formada estaba literalmente cubierta por agua.

En un sentido, esto es como un alfarero que quiere moldear una vasija hermosa y después llenarla; pero para usarla, primero toma un pedazo, por así decirlo, de arcilla, lo coloca en la rueda para poder así moldearla, para que poder imprimir el propósito que él tiene en mente. Entonces, Dios, en primer lugar, toma el material en bruto y es una mezcla de elementos cubiertos con agua existiendo en una oscuridad universal; esto es antes de que empiece darle forma. Y esto, por cierto, creo que es lo que Pedro quiso decir en 2 Pedro 3:5 cuando dijo que la tierra fue formada del agua. La tierra fue formada desde el agua. Y por agua. Por supuesto que eso se refiere al Diluvio. Proverbios 8:27 dice que Él dibujó un círculo sobre la faz del abismo. En primer lugar, la materia se volvió esférica. Entonces, Dios tenía esta bola de elementos que constituirían la tierra cuando la moldeó y estaba inmersa en agua.

Y el tercer comentario del estado de la tierra en el día uno es muy notable: “Y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.” Me encanta esta palabra, “se movía”, es la palabra estaba revoloteando… estaba revoloteando. Sobre este material sin forma ni vida, inmerso en agua e inmerso en la oscuridad, estaba revoloteando el Espíritu de Dios, Ruach Elohim, Dios el Espíritu. Y esto indica un cuidado de supervisión, un cuidado divino. Job 33:4 dice: “El Ruach Elohim, el espíritu de Dios me ha hecho y el aliento del Todopoderoso me da vida.”

La palabra revoloteando, se movía es una palabra hermosa. Si usted quiere comparar su uso, para darle una analogía, puede ir a Deuteronomio 32:11. Ahora simplemente escríbalo; y encontrará ahí que es usada para describir a los aguiluchos, aguiluchos pequeños en un nido, que no son capaces de alimentarse a sí mismos, no son capaces de defenderse, son incapaces de sobrevivir, incapaces de vivir, incapaces de desarrollarse y crecer. Completamente dependientes del cuidado de los padres que están revoloteando sobre ellos proveyéndoles alimento y protección y calidez para que puedan sobrevivir y vivir y crecer y desarrollarse. Y eso es precisamente el retrato que aquí se ve, porque la misma palabra hebrea se utiliza sobre el Espíritu Santo revoloteando sobre esta masa de materia en el espacio que no está desarrollada, que no tiene forma, que no tiene vida, que cubierta por agua está hundida en la oscuridad. Y el Espíritu de Dios está revoloteando sobre la superficie de esta tierra. El Espíritu de Dios está moviéndose sobre estas aguas.

Escuche, ése es un detalle importante en el relato de la Creación y no uno pequeño. Demuestra, por un lado, que la perspectiva bíblica del mundo de Dios, la cosmovisión bíblica de Dios es que Él está involucrado directamente en Su Creación. Su mano nunca se levanta de los elementos y el trabajo del orden material. Su presencia ahí está supervisando, está revoloteando sobre eso. Esta es la antítesis de este deísmo filosófico que dice que Dios es algo así como el originador de la creación, que lo comenzó y después lo abandonó. O el dualismo teológico que ve un espacio entre un Dios bueno y un espíritu; y un mundo malo y materia mala. Pero, más bien, usted tiene aquí a un Dios vivo, supervisando, revoloteando, moviéndose encima de las aguas estando directamente a cargo de todo el proceso de la Creación. Usted va a lo largo de la Biblia y descubrirá que el espíritu de Dios es la fuente de toda la vida. Por Su Espíritu, Él ordenó los cielos, dice Job 26. El salmo 33, tal como lo señalamos hace una semana atrás, “el aliento de Dios está en mí”. Y muchas otras escrituras. “Por la palabra del Señor, Salmo 33:6, “los cielos fueron hechos y todo Su ejército y por el ruach de Su boca,” el Espíritu de Su boca y muchas otras Escrituras más. Entonces, el Espíritu de Dios provee la energía para formar y organizar y traer vida. Ésta es la obra de Dios.

Lo primero que sucede de manera creativa después del material original está en el versículo 3, día uno. “Y dijo Dios: “Sea la luz,” y fue la luz.” Ahora, los científicos pueden debatir y pensar durante décadas y siglos tratando de entender de dónde vino la luz; y todo lo que usted necesita es un versículo. No había luz, Dios dijo: “Sea la luz,” y fue la luz. Aquel que es luz no creada hizo que existiera la luz creada, el que de acuerdo con 1 Timoteo 6:16 vive en luz inaccesible mandó que la luz creada existiera en el lugar donde sólo había oscuridad; y la luz existió.

Nuevamente, Douglas Kelly dice, y cito: “El hablar y hacer que existiera la luz creada es lo primero en una serie de tres separaciones logradas por el Creador, las cuales fueron esenciales para lograr que el caos fuera un cosmos. En el día uno, la luz separa el día y la noche. En el día 2, el firmamento separa las aguas de arriba de la tierra constituyendo una atmósfera o un espacio de respiración. En el día 3, las aguas debajo de los cielos son recolectadas en los mares y de esta manera separadas de la tierra seca. Estas tres separaciones muestran la mano poderosa de Dios moldeando y organizando la masa de agua oscura en la dirección de un huerto hermoso, un lugar hermoso donde vivir, para las plantas, animales y la humanidad.” Fin de la cita.

Con la creación de la luz fue establecida una sucesión cíclica de días y noches, períodos de luz y períodos de oscuridad. Y veremos aquí, en el versículo 5, que Él llamó a la luz día; y llamó a las tinieblas noche. Y aquí tenemos el ciclo de día y noche. Eso significa que la tierra inmediatamente comenzó a rotar sobre su eje; y había una fuente de luz de un lado de la tierra que correspondía al sol, el cual no fue creado sino hasta después. Y había oscuridad del otro lado de la tierra también. Dios creó la luz; y hubo luz simplemente porque Dios dijo que existiera. O Dios, supongo que como un hombre que viene a arreglar varias cosas que están dispersas en confusión en un cuarto oscuro, antes de hacer algo más, enciende la luz.

Versículo 4: “Y vio Dios que la luz era buena.” Vio Dios que la luz era buena. Ahora, esa declaración es repetida en el versículo 10, versículo 12, versículo 18, versículo 21, versículo 25 y versículo 31. Todo lo que Dios creó fue bueno. Todo lo que Dios creó fue bueno. Y al final, en el versículo 31, los resume: “Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera.” Ahora, como las obras del Creador sólo podían ser buenas, entonces eso es algo que no nos sorprende en absoluto. Todo lo que Él hizo fue bueno. Ahora… Cuando Dios dice que es bueno, ese es un estándar bastante alto. Dios mismo es el estándar original de lo que es bueno; y Él dijo que era bueno… Y si Él dijo que era bueno, es bueno. El estándar de bondad no está fuera de sí mismo.

Hace mucho tiempo atrás, en una declaración del tercer siglo acerca de Dios, un hombre llamado Novaciano capturó este punto. Escuche lo que él escribió en el tercer siglo, obviamente traducido al español, y cito: “¿Qué podría usted decir que fuera digno de Él? Él es más sublime que todo lo que sublime, más alto que todas las alturas, más profundo que todas las profundidades, más claro que toda la luz, más brillante que todo el brillo, más espléndido que todo esplendor, más fuerte que toda fuerza, más poderoso que todo el poder, más hermoso que toda la belleza, más verdadero que toda la verdad, más duradero que todo lo que es duradero, más grande que toda majestad, más poderoso que todo poder, más rico que todas las riquezas, más sabio que toda la sabiduría, más amable que toda la bondad, mejor que todo aquello que es bueno, más justo que toda justicia, más misericordioso que toda misericordia. Toda buena virtud debe por necesidad ser menor que Él, quien es el Dios y la fuente de todo.” Fin de la cita. ¡Qué gran declaración!

La bondad incomparable de Dios demanda que toda luz, tierra seca, mares, diferentes tipos de vida animal, todo lo que es, sea bueno. La razón que está mal no es debido a Dios, sino debido a la caída y a la rebelión del hombre, a la corrupción de Su Creación que era totalmente buena. Comenzó siendo buena. Y el versículo 4 dice que Dios separó la luz de las tinieblas. Esa es la razón por la cual Isaías 45:7 dice que Dios es el que forma la luz y crea las tinieblas. La oscuridad. Esto comienza el ciclo de días. Él separa la luz de las tinieblas. Él creó la luz, pero no destruyó las tinieblas. Esto es la oscuridad. Y nunca fue Su deseo como Creador que hubiera luz perpetua, en absoluto. Sino que tanto la oscuridad y la luz operaran de manera consecutiva. Y eso fue bueno. Que operaran de manera consecutiva durante períodos dados de tiempo en un orden cíclico inalterable. Lo hizo de ese modo porque encajaba con Su plan creador. Y encajó con Su plan que la tierra girara para tener luz y para tener oscuridad.

Y en el versículo 5, les dio nombres. “Él llamó a la luz día y a las tinieblas llamó noche.” Y así fue; y fue la tarde y la mañana. Y así fue; y así ha sido siempre. Desde el primer día, ha habido luz y ha habido oscuridad. Ha habido día y ha habido noche. Y ese ciclo constante de luz y oscuridad, día y noche, ha definido cómo es el universo y esta tierra desde el día uno. Y el versículo 5, dice: “Y fue la tarde y la mañana, un día.” Cuando la luz pasó, el período destinado para la oscuridad llegó; y fue llamado tarde. Y cuando la noche pasó, el período destinado a la luz llegó; y fue llamado mañana. Y con ese comentario, la Biblia indica el término del primer día que jamás existió. Y en ese día, ¿que fue creado? La luz…la luz.

Usted se preguntará cómo podía haber luz sin el sol. No lo sé. Si lo dijera, lo sabría. Pero ciertamente, ¿no cree que Dios no podía crear luz pero podía crear al sol para dar luz? Ese es un primer día espectacular. Simplemente, en caso de que alguien pudiera pensar que esto es un proceso evolutivo de manera enfática, dice en el versículo 5: “Y fue la tarde y la mañana un día.” Esa es una traducción literal del hebreo. No un billón de años, un día… un ciclo de luz y noche, tarde y mañana; y la Creación es lanzada. Y no puedo esperar a que entremos al día dos la semana próxima.

El poeta inglés llamado John Dryden, ha escrito una canción para el día de Santa Cecilia con gran imaginación, creo que cerca de 1687. Y esta canción, una canción magnífica, acerca de la creación, más tarde fue expresada con música por George Frederick Handel. Dejando la música del lado, simplemente les leeré la letra. Esto es lo que John Dryden escribió con gran imaginación acerca de la Creación.

“Cuando la naturaleza se extendía bajo una pila de átomos discordantes y no podía levantar su cabeza, la armoniosa voz fue oída desde lo alto: “Levantados, vosotros, los muertos”. Y el frío y el calor, lo húmedo y lo seco, brotaron para tomar sus lugares, obedeciendo el poder de la música. De la armonía, desde la celestial armonía, este cuadro universal comenzó, fluyó por todo el ámbito de notas; y se cerró el diapasón por completo en el ser humano. A partir del Poder de los niveles sagrados, las órbitas comenzaron a moverse; y por todos los benditos del cielo, fue cantada la alabanza al gran Creador. Entonces, cuando la hora final y terrible, consuma esta procesión decadente, la trompeta se ubica en lo alto, los muertos vivirán, los vivos morirán y la música entonará el firmamento.”

Esto es brillante; así será. Esta Creación gloriosa corrompida por la Caída, encontrará algún día en su corrupción que dejará de existir. Y entonces, serán creados un nuevo cielo y una nueva tierra, para que nunca vuelva a conocer la corrupción. Hemos vivido aquí; y bendecimos a Dios porque viviremos ahí.

Padre, te damos gracias por el poder de Tu palabra, por su claridad. Gracias por este relato directo, claro de cómo comenzó todo en el día uno. Hace apenas unos miles de años atrás, cuando hablaste y de esta manera existió la luz; y tomaste el primer paso hacia la Creación del universo y la tierra tal como la conocemos ahora. Te damos toda la alabanza. Tú eres nuestro Creador. Tú has hecho todo lo que ha sido hecho y sin Ti nada de lo que ha sido hecho ha sido creado. Te damos gracias por crear y porque tuviste el propósito de crear para qué Tú le dieras al hombre un mundo en el cual vivir, para que de ese mundo escogieras una novia para Tu Hijo para darle gloria. Te damos gracias por ese propósito abrumador de la Creación. Te damos gracias porque nos has hecho parte de ella. Estamos llenos de asombro y alabanza; y te damos gracias por nuestro Salvador Jesucristo. Amén.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org
DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la  política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

4/12 – El cómo, por qué y cuándo de la Creación, 1ª Parte

Gracia a Vosotros

Serie:  La batalla por el comienzo

4/12 – El cómo, por qué y cuándo de la Creación, 1ª Parte

John MacArthur

https://cdn.gty.org/gracia/sermons/High/90-211.mp3?x-source=website&x-type=download

Si quieren abrir sus Biblias, pueden pasar a Génesis capítulo 1… Génesis capítulo 1. Y finalmente, vamos a llegar a la sección acerca de los orígenes en Génesis 1; y después un poco entraremos al capítulo 2, lo cual será el énfasis de nuestro estudio en las semanas venideras.

La Biblia abre con una declaración monumental: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra.” Y con esa declaración, la palabra de Dios, las Sagradas Escrituras, afirman la existencia del universo y de todo lo que hay en él como el producto del acto creado por Dios. Es una declaración muy importante. Este versículo, lo repito, afirma la existencia del universo y todo lo que hay en él como el producto del acto creado por Dios. En este versículo, se nos muestra que la evolución, la teoría de dominante de la ciencia, no es verdad. Lo que existe, no existe porque evolucionó, sino porque Dios lo creó.

En semanas pasadas, hemos tratado de mostrar que la evolución no es científica. La evolución no es razonable. La evolución es imposible e irracional. Hemos estado diciendo que nunca ha habido un hilo de evidencia de que la materia en ningún nivel químico puede o podrá organizarse a sí misma por sí misma. Inclusive cuando es energizada, cuando hay energía que la active, mucho menos se organiza a sí misma hasta llegar a la vida de una manera viable y seguir ascendiendo y de manera continua a un nivel más alto de vida; y finalmente alcanzar la vida humana; nunca ha habido una hebra de evidencia de que la materia hace eso o puede hacer eso.

Fue hace más de 100 años atrás que Luis Pasteur probó que la biogénesis espontánea no puede ocurrir. Una célula no puede incrementar su complejidad. Una célula no puede añadir la información necesaria en su ADN o su código genético para llevarse a sí misma a un nivel más elevado. Eso es imposible. Nunca ha sido hecho, nunca ha sido visto.

Nada se muta hacia arriba. Nada atraviesa por un proceso de mutación que va subiendo. De hecho, la selección natural, la cual fue una frase en la cual Darwin se apoyó, la selección natural o el proceso de cambio o mutación siempre es descendente, nunca es ascendente. Siempre es descendente, nunca es ascendente. La vida individual, la cual varía demasiado desde el centro de las especies, va hacia abajo, es la ley de la entropía. De esta manera, los mutantes no mejoran las especies; están en un declive. De manera inevitable, mueren a nivel celular.

La selección natural, entonces, sólo es descendente, no ascendente; y la selección natural de hecho evita que la evolución se lleve a cabo. Ninguna especie es capaz de ascender. Puede decrecer a sí misma por un decrecimiento en su información a un nivel inotrópico que la lleva a la desorganización, pero no puede incrementarse porque no puede alcanzar nueva información.

Y es verdad que las especies morirán. Francamente, hay millones de especies que han muerto en este mundo. Nos dicen que diariamente miles se extinguen. Había más especies antes de lo que hay ahora. Había especies en el pasado que ni siquiera tenemos hoy en día, tales como los dinosaurios. Bien puede ser que hubiera otros tipos de monos, otros tipos de mamíferos como especies, como también insectos y aves y serpientes y criaturas del mar y todo eso, que han muerto y pudieron haberse visto como eslabones entre varias especies; pero nunca ha habido una hebra de prueba de que un tipo de especie puede convertirse en otro tipo de especie, mucho menos en un tipo de vida más elevado. Lo que parece ser algún tipo de eslabón intermedio que se encuentra en algún tipo de campo vertebrado o campo de fósiles quizás puede ser nada más que una especie antigua que dejó de existir como sucede por millares todo el tiempo.

La evolución, entonces, con su teoría del caos y su teoría de la materia no inteligente existiendo con características al azar, organizándose a sí misma al azar hasta llegar a formas inmensamente complejas y en términos definitivos al nivel de la inteligencia y personalidad humana es tan absurda y tan imposible y tan imprecisa en términos científicos que ninguna persona honesta podría creerla. La evolución es una violación de todo lo que la ciencia moderna sabe que es verdad.

Por otro lado, no necesitamos la evolución para explicar nada porque acabamos de leer cómo sucedió en Génesis 1:1. La materia inorgánica no puede organizarse a sí misma hacia arriba hasta convertirse en orgánica. La materia orgánica no puede organizarse a sí misma mediante características al azar para convertirse en un organismo más complejo; y finalmente alcanzar el nivel de inteligencia y personalidad humanas. Eso no puede suceder. No sucede.

Bueno, la gente pregunta… y esta es una perspectiva muy popular hoy en día… pero, pregunta si acaso no podría Dios -reconocemos a Dios, reconocemos a un Creador – pero, ¿acaso no pudo Dios haber usado la evolución después de haber creado la materia original? ¿Acaso Dios no pudo usar la evolución en un sentido de evolución teísta? No, Dios no pudo haber usado la evolución porque la evolución es imposible. La evolución da por sentado que la materia se puede organizar a sí misma en sentido ascendente por sí misma.

A. E. Wilder Smith, un científico brillante que ha realizado una obra que realmente ha abierto una brecha en este tema y que es un creacionista abierto y fuerte, escribió, y cito: “La información necesaria para construir al hombre no reside en los pocos elementos que se necesitan para componerlo,” fin de la cita. No puedes explicar al hombre, inclusive mediante los componentes a los que él puede ser reducido en un laboratorio. La información genética no puede venir de ningún lado. La información genética no puede levantarse de manera espontánea, ni la materia en sí misma se opera a sí misma para organizarse a sí misma en algún tipo de nivel más elevado de complejidad. Bueno, usted entiende el mensaje.

Todo necesita información de afuera. La inteligencia es crítica para toda la materia y toda la energía, la información de una fuente que da vida, una fuente inteligente, esto es Dios. No debe haber pregunta alguna ni duda alguna acerca de cómo el universo llegó a existir porque está respondido de manera clara aquí en el versículo 1 de la Biblia.

Y yo creo, creo que es apropiado, preciso, es correcto decir que si hubiera una teoría que no fuera la de la evolución fuera de la creación divina, si hubiera algo fuera de la creación divina o la evolución, los científicos se alinearían para proponerla. Los científicos con gusto adoptarían una explicación más racional en lugar de continuar promoviendo la evolución; pero no tienen alternativa alguna fuera de la creación divina. Y eso es intolerable para el hombre pecaminoso, porque el Creador también es la autoridad moral del universo y el juez de todos los hombres. La evolución no tiene sentido en absoluto. Por otro lado, la Biblia sí lo tiene.

Ahora, comenzando en el versículo 2, el primer capítulo de la Biblia, realmente expande, explica más en detalle el versículo 1. El versículo 1 dice que Dios creó los cielos y la tierra; y comenzando en el versículo 2 descubrimos cómo lo hizo. Génesis 1 versículo 2: “Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz. Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas. Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día. Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas. E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así. Y llamó Dios a la expansión Cielos. Y fue la tarde y la mañana el día segundo. 

Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco. Y fue así. Y llamó Dios a lo seco Tierra, y a la reunión de las aguas llamó Mares. Y vio Dios que era bueno. Después dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él, sobre la tierra. Y fue así. Produjo, pues, la tierra hierba verde, hierba que da semilla según su naturaleza, y árbol que da fruto, cuya semilla está en él, según su género. Y vio Dios que era bueno. Y fue la tarde y la mañana el día tercero. 

Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años, y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas. Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, y para señorear en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno. Y fue la tarde y la mañana el día cuarto. 

Dijo Dios: Produzcan las aguas seres vivientes, y aves que vuelen sobre la tierra, en la abierta expansión de los cielos. Y creó Dios los grandes monstruos marinos, y todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su género, y toda ave alada según su especie. Y vio Dios que era bueno. Y Dios los bendijo, diciendo: Fructificad y multiplicaos, y llenad las aguas en los mares, y multiplíquense las aves en la tierra. Y fue la tarde y la mañana el día quinto. 

Luego dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie. Y fue así. E hizo Dios animales de la tierra según su género, y ganado según su género, y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno. Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a Nuestra imagen, conforme a Nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a Su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. 

Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra. Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer. Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se arrastra sobre la tierra, en que hay vida, toda planta verde les será para comer. Y fue así. Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.

Fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos. Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo. Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación.”

Éste es el relato de un testigo ocular de la creación del universo. El relato de la creación se presenta desde Génesis 1:1 hasta Génesis 2:3. Y el bosquejo del libro de Génesis se puede dividir en dos partes. La primera parte, la creación, Génesis 1:1 a 2:3. La segunda parte es llamada las generaciones. Comenzando en el capítulo 2 versículo 4 se comienza a seguir la historia del hombre. La creación entera del 1:1 al 2:3; y comenzando en el 2:4, comienza usted a seguir la historia del hombre a lo largo de Génesis y hasta el final del período de los patriarcas.

Podríamos decir entonces, que Génesis 1:1 presenta un retrato general, exhaustivo, de la creación. Dios creó los cielos y la tierra. No puede hacer usted una declaración más general, más amplia que esa. Eso cubre todo. Esa es una manera de decir que Dios creó todo en el universo, todo lo que existe, sea que esté hablando de galaxias o que esté hablando de algún tipo de sistema solar; sea que esté hablando de esas cosas que están los extremos más de lejanos del universo en el espacio o sea que esté hablando del grano más pequeño de arena; o sea que esté hablando de un microbio o bacteria sobre el planeta tierra, todo, absolutamente todo fue creado por Dios. Él es el creador de todas las cosas visibles e invisibles.

Y todas las cosas significa todo, desde diferentes rangos de ángeles, a toda forma de vida; desde ballenas a elefantes, a virus. Todo, todas las cosas incluye toda forma de energía, toda forma de materia, la velocidad de la luz, la estructura nuclear, electromagnetismo, gravedad, toda ley por la cual la naturaleza opera, fue creada dentro del marco de esta creación. Todas las cosas… Todas las cosas. Detrás de la creación de todo en el universo está el Dios vivo que hizo que todo existiera; y Él siempre ha existido de manera eterna, pero siempre había sido el Creador. Pero aquí se convierte en el Creador y Él crea todo… absolutamente todo.

Y comenzando el capítulo 2 versículo 4, como dije, Él se concentra en el hombre y regresa a explicar la creación del hombre. Y Él entonces cuenta la historia del hombre que fluye realmente hasta el final de las Escrituras. Pero este es sólo un relato de un testigo ocular de la creación, Génesis 1:1 al 2:3. No es una alegoría. No hay nada en el texto en hebreo o en el texto en español que indique que esta es una historia inventada. Que esto es algún tipo de retrato alegórico. No hay nada aquí que indique que éste es un tipo de poesía mística, que es un tipo de estilo literario lírico, que es algo diferente de historia real. Dicho de otra manera, esto es historia expresa, historia escrita por parte de Dios a través de Moisés. El Creador mismo le dio Moisés este relato preciso de la historia. Y aceptamos las Escrituras como inspiradas por Dios e inerrantes; y no hay nada en este texto que indique que es algo diferente de historia clara, pura.

Ahora, cuando dice en el versículo 1 “En el principio creó Dios”, usa la palabra bara. Bara, cuando es usada en la raíz cal del hebreo, es usada en las Escrituras sólo en referencia a la obra divina de Dios. Hay un aspecto único aquí; y ese aspecto único es lo que la hace absoluta. Bará, que se traduce creó, significa en esencia que el Dios infinito, eterno, personal, Trino, el Dios del universo, hizo que las cosas existieran, todo lo que existe, hizo que existiera cuando no existía antes de este momento. Él creó, en latín decimos, ex nihilo, de la nada. Esto es, no había material preexistente. Hebreos 11:3 lo dice: “Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no veía.”

Las cosas que vemos en el universo creado no fueron hechas de algo más. Fueron hechas de la nada, ex nihilo, sin material preexistente. Es una manera de decir que todo lo que nos rodea, su cuerpo, el lugar, la banca donde usted está sentado, el edificio donde usted se encuentra, las calles a nuestro alrededor, los árboles, las flores, la ciudad, el Estado, la nación, el continente, el mundo, todo lo que hay en él, las estrellas, la luna, todo, todo lo que usted puede ver y todo lo que usted no puede ver, protozoos, amebas, o simplemente polvo, todo arreglo de materia que existió de materia instantánea vino de la nada, no vino de material preexistente. No vino de cosas que aparecen, vino de la nada. Y Génesis es el único registro de la creación. Es la única fuente de información acerca de la creación.

Ahora, al concentrarnos en este versículo, vamos a hacer tres preguntas; y creo que éstas son preguntas fascinantes; y creo que van a ver lo fascinantes que son a medida que avanzamos. Primera pregunta, ¿cómo es que Dios creó? ¿Mediante qué método? Ya hemos sugerido que Él no pudo haber utilizado la evolución debido a dos razones. Número uno, el texto de Génesis uno no da lugar a la evolución. Y número dos, la evolución no sucede. ¿Cómo lo hizo? ¿Cómo hizo Dios esto?

Realmente es muy simple; versículo 3, dice: “Y dijo el Dios: sea la luz; y fue la luz.” Versículo 6: “Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas y separe las aguas de las aguas,” y eso es lo que sucedió. Versículo 9: “Dijo también Dios: júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar y descúbrase lo seco. Y fue así.” Versículo 11: “Después dijo Dios: produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él sobre la tierra. Y fue así.”

Versículo 14: “Dijo luego Dios: haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años, y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así.” Versículo 20: “Dijo Dios: produzcan las aguas seres vivientes y aves que vuelen sobre la tierra, en la abierta expansión de los cielos.” Y fue así. Fue así. “Y vio Dios que era bueno.” Y después, en el versículo 24: “Luego dijo Dios: produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie. Y fue así.” Versículo 26: “Entonces dijo Dios: hagamos al hombre.”

¿Cómo hizo Dios esto? ¿Cuál fue su método? Él habló… Él habló… e hizo que existiera de la nada. Éste es Dios. El salmo 33, versículos 6 y 9: “Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos y todo el ejército de ellos por el aliento de Su boca. Porque Él dijo, y fue hecho. Él mandó, y existió.” Esa es la afirmación del salmista del relato de Génesis de la creación. Dios dijo sea y fue; sea, y cada vez que lo dijo, fue. Esto es lo que llamamos creación fiat, Él lo quiso, lo habló y existió. Él lo quiso e hizo que existiera hablando. Salmo 148:5 dice: “Porque Él mandó y fueron creados.”

De aquí vino todo. No existió. Dios quiso que existiera. Él habló y existió. Ese es el relato divino de la creación. En Marcos 13:19 habla acerca del principio de la creación que Dios creó… simplemente en caso de que alguien pudiera cuestionarlo. Y usted lo tiene lo largo de todo el Nuevo Testamento. El énfasis está en el hecho de que Dios creó. Mateo 19:4: “¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo?” Una y otra y otra vez las Escrituras hacen referencia Dios como el Creador.

Romanos 1 lo dice, dice que es tan evidente que Dios es el Creador, que si no lo ves, estás sin excusa. Colosenses, ese primer gran capítulo, versículo 16 en donde dice: “Porque en Él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades, todo fue creado por medio de Él y para Él.” Eso lo resume. Esa es siempre la afirmación bíblica, Nuevo Testamento y Antiguo Testamento, la afirmación de Dios como Creador. Hebreos 1:10: “Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra y los cielos son obra de Tus manos.” Digo, las Escrituras de manera continua afirman que Dios es el Creador; y que Él creó simplemente porque quiso hacerlo; y luego habló y existió.

Escuche Romanos 4:17, este es otro testimonio. Dice: “Como está escrito: te he puesto por padre de muchas gentes delante de Dios, a quien creyó… y aquí está la definición de Dios… Dios, el cual da vida a los muertos… escuche esto… Y llama las cosas que no son, como si fuesen.” Eso es Romanos 4:17. La creación es Dios llamando a la existencia lo que no existe. No hay lugar en eso para la evolución. La evolución es algo que aparece, algo que ha mutado, que se ha transformado de algo más. Esa no es creación.

En un punto en particular en la eternidad, el Dios eterno habló e hizo de esta manera que todo existiera. Y prácticamente lo hizo de componentes que nunca antes habían existido. Por lo tanto, decimos que el universo material espacio-tiempo tuvo un comienzo absoluto, no algún tipo de comienzo relativo. El significado claro… regresando Génesis, Génesis 1:1… es inequívoco. “En el principio creó Dios todo.” Los cielos y la tierra. Todo. San Agustín escribió esto en su confesión y cito, “Porque Tú los creaste de la nada, no de Tu propia sustancia o no de alguna materia no creada por Ti mismo o ya algo que existía; sino a partir de materia que Tú creaste al mismo tiempo, conforme las cosas que Tú hiciste, debido a que no hubo un intervalo en el tiempo antes de que Tú les dieras forma a esta materia sin forma,” fin de la cita. No hubo material preexistente. Y nada de lo que existe no fue creado por Dios. Juan 1:3: “Todas las cosas por Él fueron hechas; y sin Él nada de lo que fue hecho.” No hay nada que exista que Dios no creó. Esto está muy, muy claro en las Escrituras.

Regrese por un momento a Génesis 1; quiero recordarle algo que es muy importante. Toda la creación comenzó y terminó en seis días… Es claro que no hay debate, no hay argumento acerca de eso. Observe el capítulo 2 versículo 2: “Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo.” Él creó todo el universo de la nada, sin que hubiera material preexistente; y lo hizo en seis días. Sabemos eso a partir del versículo 5. El primer día, Él creó la luz; y dice que hubo tarde y mañana, un día. Simplemente, para asegurarnos de que no quede esto confuso. Y Él dice que fue un día. Y después, simplemente para asegurarse de que usted no quede con dudas, fue el tipo de día en el que hubo tarde y mañana. ¿Qué tipo de día es ese? Bueno, eso es lo que llamamos básicamente un día solar. Simplemente un día normal, cotidiano.

Ahora quiero decirle algo. Dios hizo todo esto en seis días. El versículo 8 dice que hubo tarde y mañana en el día dos. Y el versículo 13 dice que hubo una tarde y mañana en el día tres. Y así continúa a lo largo de los días. Versículo 19, hubo tarde y mañana el día cuatro. Versículo 23, hubo tarde y mañana el día cinco. Y versículo 31, fue la tarde y fue la mañana en el día seis. Él está hablando simplemente de seis días normales, comunes… Simplemente de la manera en la que entendemos que son los días.

Entonces, la creación entera había terminado el día sexto. Y la Biblia, y esto es muy importante señalarlo, la Biblia siempre habrá de creación como un evento pasado. Recuerde esto. Subráyelo en su mente. La Biblia siempre habla de la creación como un acontecimiento pasado. La evolución habla de la creación como algo que está siendo llevado a cabo, ¿no es cierto? Es algo continuo. La Biblia nunca se refiere de esa manera la creación. Hebreos 4:3 dice: “Las obras suyas estaban acabadas desde la fundación del mundo.” Hebreos 4:10: “Porque el que ha entrado en su reposo también ha reposado de sus obras como Dios de las suyas.” La Biblia siempre ve a la creación como algo completo y finalizado. Es un acontecimiento pasado. Dios terminó la creación, nunca le añadió algo a esa creación original. En el día séptimo, Él descansó de la creación y ha estado reposando de la creación hasta el día de hoy.

Usted dirá, ¿qué está haciendo hoy? No está creando, está conservando. ¿Quiere entender el flujo? Creación, Génesis… Conservación, conserva, Él sustenta todas las cosas por la palabra de Su poder. El Reino milenario, la restauración, cuando Él restaura la tierra como la conocemos en el universo a su forma edénica o casi edénica. Por lo que usted tiene la creación, la conservación, la restauración… Finalmente, la recreación es el nuevo cielo y la nueva tierra. Pero la creación es un acontecimiento pasado. La conservación es un evento presente. La restauración es un futuro milenario. Y la recreación es el nuevo cielo y la nueva tierra. El trabajo de la creación, eso es algo pasado; y la Biblia siempre habla acerca de la creación como un acontecimiento pasado. No es un evento continuo. La evolución demanda una transición continua, aún los teístas evolucionistas que dicen que creen que la Biblia, ven al proceso evolutivo como algo necesario que siga y siga y siga; y de esta manera haya nuevas cosas que viven, que surgen.

Pero Dios creó todo en seis días. En ese capítulo no hay evolución. No hay una pista de evolución en ningún lugar en este capítulo. No hay lugar para una teoría de la evolución porque usted tiene días. Y el versículo 31: “Y vio Dios todo lo que había hecho y he aquí que era bueno en gran manera.” Ahora Dios terminó Su creación en seis días y dijo que era bueno en gran manera. Entonces qué significa eso. Nada era malo. Nada era malo; y eso significaría que nada era inferior. Nada sobrevivió. Nada, en cierta manera usted sabe, como las plantas que usted planta, nada se murió. ¿Sabe por qué? Porque no había muerte… no había muerte.

Observe y piense en esto… Cuando Dios terminó Su creación y la vio en su totalidad… de hecho lo dice varias veces, Él vio que era buena. Y Él vio todo lo que había hecho, en el versículo 31, y vio que era bueno en gran manera; nada era inferior, nada hubo que no sobreviviera, nada había sido matado en la lucha por la supervivencia del más fuerte. Si la creación hubiera involucrado algún tipo de proceso evolutivo, entonces Dios habría tenido que decir que bueno, lo bueno llegará hasta el final. Y no dijo esto. ¿Y cómo podría haber habido billones de billones de años de evolución, billones de años de lucha y de muerte y de supervivencia en un mundo donde no había maldición? ¿En un mundo donde no había muerte? Usted ni siquiera tiene muerte hasta Génesis capítulo 3.

El apóstol Pablo lo presenta de una manera absolutamente explícita en el libro de Romanos diciendo que fue a través del pecado que la muerte entró al mundo. No había pecado en esa creación perfecta. No había pecado, no pudo haber habido muerte. Entonces, no hay lugar para las que las plantas y los animales mueran… No hay caída, no hay pecado, no hay pecado no hay muerte, no hay muerte, no hay evolución. La caída vino y abrió la puerta a la muerte; y la muerte introdujo la ley de la termodinámica, la entropía, la desintegración y el desorden. En este momento no existía algo así.

Entonces, no hay manera mediante la cual usted pueda inyectarle la teoría de la evolución legítimamente a este texto. Y simplemente una cosa más. Cuando Dios hizo todo, hizo todo totalmente crecido. Usted conoce la antigua pregunta: “¿qué vino primero, el pollo o el huevo? ¿Quiere la respuesta? ¿Conoce usted la respuesta? El pollo estaba totalmente crecido. Era adulto. Dios no sólo esparció semillas en toda dirección de especies de vida que no habían nacido, sino que Él también creó todo absoluta y totalmente crecido, habiendo llegado a su crecimiento máximo, a su madurez completa, de tal manera que era capaz de reproducirse a sí mismo, sosteniendo su vida; y esa es la razón por la que Él dijo: “es bueno en gran manera”.

¿Entonces, cómo creo Dios? Él habló e hizo que existiera todo; y lo hizo en seis días. No hay manera de darle la vuelta eso. Y, simplemente, para ayudarle un poco con eso. La gente dice si la palabra día no puede acaso significar algo más. Es la antigua y francamente simple palabra hebrea yom, que significa día. Es utilizada en la Biblia para indicar un día solar normal de 24 horas o, a veces, se refiere a la porción que tiene luz en un día. O, usted podría decir que no estará por cuatro días, me voy por cuatro días, voy a estar fuera cuatro días; y con eso usted se refiere a cuatro días, de día y de noche. O usted le podría decir a alguien que éste ha sido un día hermoso; y se está refiriendo a la porción del día cuando hubo luz. Usted utiliza la palabra del mismo modo que lo hacían los hebreos.

Cuando yom es modificada por un número, en términos universales, sin excepción, en las Escrituras se refiere a un día normal solar. Ahora, algunas veces día es usada en las Escrituras para referirse a un período de tiempo que no es definido de manera precisa. Job dijo que sus días eran vanidad. El Salmo 90 versículo 9 dice: “Nuestros días han pasado.” Y eso no es definido; pero entendemos lo que eso significa, un período de tiempo. Pero inclusive en ese punto, inclusive cuando es usada así, el día todavía significa una sucesión finita de días normales, no algún tipo de época inmensa o larga de millones de años o de miles de años.

Y creo que lo que puede ser la afirmación más fuerte y necesito hacer esto porque usted puede hacer la pregunta acerca de, usted sabe, ¿por qué Dios se tomó seis días? ¿Por qué no lo hizo en seis minutos o seis segundos? Bueno, la respuesta es que se tomó seis días porque quería establecer un patrón. En Éxodo capítulo 20 Él nos da el patrón. “Acuérdate del día de reposo para santificarlo, seis días trabajarás y harás toda tu obra. Mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios. No hagas en él obra alguna, tú ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar y todas las cosas que en ellos hay y reposó en el séptimo día. Por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.”

Dios quiso establecer un patrón para la humanidad. Y ese patrón era: trabaja seis días y ten un día el cual lo apartas para reposar, descansar, para refrescar tu cuerpo y te concentras en adorar a Dios. Dios eligió hacerlo en seis días para establecer un modelo para nosotros. Ahora, si de hecho Le hubiera tomado billones de años, entonces el patrón es ridículo. El trabajo de la creación de Dios establece el modelo para el hombre que lleva Su imagen… seis días trabaja y un día Le adora.

Henry Morris, en su libro El registro de Génesisdice, y cito: “Dios llamó a la luz día y a la oscuridad llamó noche. Como si estuviera esperando un malentendido futuro, Dios definió cuidadosamente Sus términos. La primera vez que utilizó la palabra “día”, Él la definió como la luz para distinguirla de las tinieblas o la oscuridad, que llamó noche. Habiendo separado el día de la noche, Dios completó Su primer día de trabajo. La tarde y la mañana fueron el primer día. Esta misma fórmula es usada en la conclusión de cada uno de los seis días, como hemos leído. Es obvio que la duración de cada uno de los días, incluyendo el primero, fue la misma. Es claro que comenzando con el primer día y siguiendo partir de ahí, hubo un periodo establecido de sucesión cíclica de días y de noches, períodos de luz y períodos de oscuridad.” Fin de la cita. No hay otra manera interpretar eso, no hay otra manera en absoluto.

Usted se preguntará de dónde salió esta idea de épocas y billones de años, que cómo es posible que hayamos introducido esta idea en Génesis. No fue de Génesis, sino que vino de factores fuera de las Escrituras… teoría científica falsa impuesta en la Biblia, crítica más elevada que ataca la historicidad de la Biblia y filosofías humanas distorsionadas enfocadas en el hombre. Pero, usted sabe, la teoría científica falsa y la crítica más elevada que viene de fuentes académicas incrédulas han hecho que los eruditos cristianos torturen este texto y le impongan interpretaciones no legítimas. No hay absolutamente nada en las páginas de Génesis capítulo 1 y 2 que permita algo fuera de una creación de seis días, seis días solares de 24 horas. Podrá ofender a los evolucionistas, pero eso no cambia la verdad. Y ningún hombre se coloca en una posición correcta cuando se ubica en una posición de juicio en contra la Biblia.

Ahora preguntemos cuándo. Ese es el por qué, ahora preguntemos cuándo sucedió esto. ¿Sucedió hace miles y billones de años? La ciencia solía decir que hace 2 billones de años; pero ahora lo han cambiado. Se inclinan ahora hacia 20 billones; como podrá ver, cada vez más años, lo hace más largo. Realmente no han visto nada evolucionar, entonces piensan que probablemente tomó más tiempo. Pero si las cosas no evolucionan, ¿en qué ayuda hacer el tiempo más largo? No ayuda en nada. Si las cosas no evolucionan, si la materia no se organiza al azar por sí misma hacia arriba de manera que va aumentando, o subiendo y subiendo de nivel, si no hay evidencia de que eso alguna vez sucede, ¿qué se logra con más tiempo? Ya que no hay evolución, no es necesario tener billones o millones de años, todo lo que usted precisa son seis días… Eso es todo lo que usted precisa. El hombre no evolucionó finalmente de un mono a lo largo de 5 billones de años. Él fue creado en el mismo período de 24 horas que los monos.

Usted preguntará acerca de los fósiles. Le voy a decir algo acerca de los fósiles, debieron haber sido formados después de la creación; no antes. Tuvieron que haber sido formados después de la creación… Permítame que le de una definición científica de los fósiles: cosas muertas. Eso es todo. Eso es profundo, pero así es. Fósiles, son cosas muertas. Y no hay muerte. Romanos 5:12, tal como lo mencioné antes, la muerte vino por el pecado. No hay muerte antes de la caída de Adán. Usted no puede tener billones y billones de años y billones de cosas muriendo y convirtiéndose en fósiles si no tiene muerte. Es verdad, hay billones de fósiles y hay campos de fósiles en todo el mundo… Una muerte masiva ocurrió en el mundo.

¿Que la causó? Es claro que hubo muerte masiva sobre toda la tierra. Hubo evidentemente muerte generalizada; y la Biblia nos da la información definitivamente precisa de lo que pasó. Fue el diluvio universal mundial de Génesis capítulos 6 y 7. Y puede ver los aspectos científicos de eso; es absolutamente fascinante. Es muy probable que en ese entonces, los científicos piensan que hubo una gran separación entre los continentes, fuentes de las profundidades fueron rotas y la superficie de la tierra fue cambiada; y las placas tectónicas chocaron y empujaron las montañas que solían estar en el fondo del mar. Esa es la razón por la que usted encuentra fósiles de peces en las montañas del Himalaya y en el Gran Cañón. La tierra entera fue fracturada. No hay suficiente agua que caiga durante 40 días para ahogar la tierra más arriba del Himalaya, a más de 25,000 pies de altitud. No hay suficiente agua de lluvia que pueda caer, el agua tenía que venir de otro lugar.

Y así fue. Vino del piso de los océanos, en donde la lava prácticamente rompió esas placas y abrió la superficie de la tierra. La superficie de la tierra se rompió; y la lava se derramó, prácticamente calentando el agua a una alta temperatura, que se convertía en vapor y llegaba el cielo. Y eventualmente se vaporizaba de nuevo y se convertía de nuevo en agua de; y caía en la tierra e inundó la tierra en un diluvio masivo. Y toda esta actividad de placas tectónicas chocando, empujando a las montañas y demás puede ser rastreada hasta el Diluvio.

En Mateo capítulo 2, versículos 37 el 39 se refiere al Diluvio. Y utiliza la palabra griega kataklusmos, la palabra cataclismo. Literalmente, reorganizó toda la superficie de la tierra; y la cubrió con agua. Y ese cataclismo hidráulico general es lo que produjo la extinción de muchos animales en verdad instantáneamente, o durante un período de días cuando llovió y originó esta muerte mundial que produjo los fósiles.

Segunda Pedro 3 habla acerca de cómo Dios destruyó toda la tierra, versículos 6, inundándola con agua. Ese gran cataclismo mundial produjo las capas polares, produjo la Era de Hielo; y explica los fósiles. Y hay mucho más acerca de eso que podrá leer por usted mismo. Hay una cantidad inmensa de material científico acerca del Diluvio y su impacto catastrófico en la tierra.

Entonces, preguntamos cuándo sucedió esto. Si no necesitamos años tras años y billones y billones de años para formar a los fósiles… que por cierto, eso no lo va a resolver. Digo, si usted toma los huesos de su ave muerta y los pone en su jardín, ¿cuánto tiempo se va tardar para que se convierta en un fósil? Nunca se convertirá en un fósil. En la tierra, el piso tendría que abrirse y aplastar esos huesos y retenerlos ahí para que usted tenga algún tipo de fósil. Tendría que haber un cataclismo para crear ese tipo de cosa; tal como lo hemos visto en los sedimentos y en los huesos que se encuentran, por ejemplo, en el terreno que rodea al monte Santa Helena, que fue un tipo de cataclismo que tuvo el mismo efecto dramático como le parecería aún uniformitarianista, que habría tenido que ocurrir durante millones y millones de años. Entonces, el Diluvio contesta el problema de los fósiles y el sedimento y el reacomodamiento de la superficie de la tierra. Toda la ciencia legítima, francamente, apunta de regreso al gran cataclismo.

Pero ahora, veamos si podemos obtener una línea de tiempo acerca de cuándo sucedió todo esto. Sabemos aquí… sabemos a partir de la creación del universo, de la creación del hombre ¿cuánto tiempo pasó desde la creación del universo hasta la creación del hombre? Seis días… comience a contar. De la creación del universo a la creación del hombre pasaron seis días. Comenzando en Génesis 5… en Génesis 5, tiene usted a Adán. Y luego comienza con Adán, Génesis 5; y después va al Diluvio, allí hay mucha gente y se dan todos los años de sus vidas. Puede verlo en Génesis capítulo 5. Tiene la secuencia… él vivió tantos años y tuvo un hijo, y vivió tantos años y tuvo un hijo, y vivió tantos años y tuvo un hijo. Si los suma, tiene seis días desde la creación del universo a la creación del hombre… del primer hombre, Adán, al Diluvio tiene 1656 años. Mil seiscientos cincuenta y seis años; y llega el Diluvio.

Génesis 11 le da la cronología desde el diluvio hasta Abraham… Desde el Diluvio hasta Abraham. Comienza con los hijos de Noé… Sem, versículo 10; y pasa hasta llegar a Abraham, esos son 225 años. Muy bien. Seis días, 1656 años y 225 años… algo menos de 2000 años y está con Abraham.

Comienza en Génesis 12 con Abraham; y luego a través de los libros históricos del Antiguo Testamento… Éxodos, Números, Josué, Jueces, 1 y 2 Samuel, 1 y 2 Reyes, 1 y 2 Crónicas simplemente procede a lo largo de esos libros y tiene la cronología desde Abraham hasta la cautividad babilónica… desde Abraham hasta la cautividad babilónica… esos serían 430 años en Egipto, 40 años en el desierto, 7 años conquistando Canaán, 350 años de los jueces, 110 años del Reino unido bajo Saúl, David y Salomón, 350 años bajo el reino dividido de Judá e Israel; y entonces tiene la cautividad babilónica, 70 años. Y después tiene el regreso y la reconstrucción, 140 años. Entonces, desde Abraham hasta el regreso y la reconstrucción de Jerusalén y la reconstrucción de la nación de Israel tiene más o menos 1500 años, si lo sumamos todo.

Continuando la reconstrucción y la restauración, ahora estamos al final del Antiguo Testamento; hay 400 años de silencio. Por lo que son aproximadamente 2000 años, comenzamos con la creación hasta Abraham, son aproximadamente 2000 años. Desde Abraham al Nuevo Testamento hay 200 años. Y desde el principio del Nuevo Testamento hasta ahora, son unos 2000 años.

El arzobispo James Usher, un gran erudito por cierto, vivió desde 1581 hasta 1656. Y él sumó todos los registros cronológicos genealógicos de la Escritura; y dijo que él pensaba que la creación ocurrió en el año 404 a. C. Usted sabe, los evolucionistas simplemente se van a burlar de eso. El mundo, el universo… ¿6000 años de edad? Pero sin duda alguna él estaba muy cerca lo correcto.

Y antes de Charles Darwin, cualquier hombre con cierta preparación que sugería que la humanidad tenía más de 6000 años de edad era visto como un tonto, como necio. Todos los registros históricos encajan en esos 6000 años. Y usted puede regresar y estudiar la historia europea, puede regresar y estudiar los registros, los registros egipcios; y todos se remontan a no más allá de eso. Usted se pregunta si no puede ser que algunos nombres fueron saltados en las genealogías. Eso es algo que se escucha todo el tiempo.

Permítame decirle algo. Algo que es muy difícil de probar es lo que quedó afuera. Eso es muy difícil de probar. ¿Cómo puede usted decir que otro nombre debía estar ahí? Si no está ahí, no está ahí. Y aún si usted añade unos cuantos años, que Dios dejó afuera de la genealogía del capítulo 5 o de la genealogía del capítulo 11, la historia de Israel, ahí está, está establecido; lo sabemos. Y los nombres de Cristo hasta ahora, los sabemos. Entonces, si usted quiere darle un poco más a ese primer período de tiempo y de espacio a las genealogías, bueno, podría añadir unos cuantos cientos de años aquí y allá.

Los erudito del siglo XIX de Princeton, William Green y B. B. Warfield, ambos han inerrantistas -ellos creían en la autoridad de la Biblia. Pero trataron de armonizar la Biblia con la evolución; y la manera en que lo fueron haciendo fue estirando las genealogías. No hay nada que discutir por los últimos 2000, no hay nada que discutir en los últimos 2000, realmente desde Abraham al período del Nuevo Testamento, es algo bastante claro en la historia. Entonces, decidieron que tenían que meterle algunos años en los primeros 2000. Y dijeron que hubieron varias generaciones que fueron omitidas y que padre y engendró podría saltarse generaciones y referirse a un ancestro más remoto.

Bueno, no hay evidencia para ello. William Kelley escribe, y cito: “Aún si Green y Warfield estuvieran en lo correcto en depositar algunos espacios dentro de las genealogías de Génesis, la asignación más generosa de espacios entre las varias generaciones no podía añadir más de varios cientos o como mucho 1000 años, hablando de una manera extrema, en la cronología. De hecho, una mirada más cuidadosa en estos espacios, indicaría que realmente no cambian la cronología general bíblica por la siguiente razón. El escritor de Génesis definió la extinción de la época patriarcal en términos de tiempo entre el nacimiento de los patriarcas, que de hecho son enumerados, no en términos de cuántos otros descendientes pudieron haber habido que no están en enlistados,” fin de la cita. ¿Entiende el punto? Si usted se concentra en los puntos altos de los patriarcas y asigna años para ellos, no puede meter más años en medio de estas fechas.

James B. Jordan escribió, y cito: “Cualquier persona que abre la Biblia en Génesis capítulo 5 y 11 notará que la edad de cada padre es dada para el tiempo del nacimiento de su hijo. Adán tenía 130 años de edad en el nacimiento de Set, quien tenía 105 años en el nacimiento de Enosh; y así sucesivamente. Entonces, parece que tenemos una cronología continua desde la creación hasta Abraham. No hay espacios en la secuencia. El hijo sigue al padre en una sucesión precisa. Así parece ser. La extensión de tiempo entre Génesis 5 y 11 es establecido por Génesis 6:7 y Génesis 11:10. Arfaxad nació en el año 602 de Noé. De esta manera, a primera vista parece una buena razón para aceptar las cronologías de Génesis 5 y 11 tal como están”, fin de la cita.

Ahora, aún si hay algunos espacios como dije, y quisiera usted meterle con todo lo que usted pudiera pensar, usted nunca terminaría con millones de años. En el mejor de los casos, sólo son unos cuantos miles de años atrás. Y después, los científicos vienen y dicen que tienen un problema con eso. Que les parece problemático, que qué hay acerca de la velocidad de la luz. Si Dios creó una estrella allí, que está a X número de años luz de aquí, llevaría millones de años llegar allí. La luz no puede llegar aquí. El hecho de que podamos ver la luz de la estrella allá afuera indica que millones de años tuvieron que haber pasado.

Bueno, ¿qué hay acerca de esto, qué solución tan rara es ésta? Dios no sólo creó la estrella, Él creó la luz en medio de los dos puntos, entre el punto de la estrella y aquí. ¿Acaso eso se oye imposible? Bueno, si eso es demasiado simplista, permítame darle otra solución. Se ha investigado la velocidad de la luz. Lo han hecho en kilómetros. Generalmente, se acepta que la velocidad de la luz es de 299,792,459 kilómetros por segundo… o redondeándolo, 300,000 km/s. Un año luz es la distancia que la luz viaja en un año.

De esta manera, una estrella podría llegar a existir un millón de años luz a distancia de la tierra pero de hecho no podría ser observada sino hasta 1 millón de años más tarde porque le tomaría tanto tiempo a la luz de la estrella alcanzar la tierra desde el espacio exterior. Si este es el caso, entonces el sistema solar tiene que ser mucho más viejo que los pocos miles de años indicado en las cronologías de Génesis. Este hecho parecería descartar la cronología bíblica de consideración seria si tuviéramos una evaluación honesta a partir de la ciencia.

Bueno, permítame explicarles porque eso no funciona. Eso es lo que algunos piensan. Primero, esto proviene de una investigación bastante interesante y fascinante llevada a cabo por un científico australiano llamado Barry Setterfield. Escuche esto, y cito: “Los argumentos de que la velocidad de la luz ha estado reduciéndose, y de esta manera ha viajado mucho más rápido en el pasado, indicarían un universo muy joven en términos de miles más bien en lugar de billones de años.” Fin de la cita. Barry Setterfield, un científico australiano, propuso que hay un deterioro en la velocidad de la luz en sus escritos llamados La velocidad de la luz y la edad del universo. De acuerdo con Setterfield, la primera medida meticulosa de la velocidad de la luz fue hecha por el astrónomo danés Reemer en 1675 y luego por un astrónomo inglés, Bradley, en 1728. Ha sido medida muchas veces desde ese entonces; y se dice que ha alcanzó un equilibrio en el número que les di hace un momento.

La información indica que la velocidad de la luz en 1675 era alrededor de 2.6 veces más rápida de lo que es hoy. Eso continuó en declive hasta 1960, cuando los relojes atómicos comenzaron a ser usados para medirla. Setterfield rastreó un decrecimiento de 5.7 km en la velocidad por segundo entre 1675 y 1728; y de 2.5 km por segundo entre 1880 y 1924; y el continuó rastreando ese decrecimiento. Y terminó con una curva que rastreaba el decrecimiento de la velocidad de la luz. Y en base a eso, Setterfield determina que la tierra fue creada hace unos 4040 más o menos ciento de años.

En el momento de la creación la velocidad de la luz iba mucho más rápido de lo que va ahora. Si la velocidad de la luz de hecho se ha deteriorado junto con todo lo demás, entonces la medida más básica empírica de la edad del sistema solar encajaría precisamente en las cronologías genealógicas de Génesis. Guau, si usted tan sólo toma esos mismos números y los coloca en una curva, termina con la luz siendo instantáneamente casi 6000 años atrás.

¿Acaso eso le sorprende? No debe sorprenderle. Además, suponiendo que esto es correcto, eso explicaría por qué las fechas derivadas de varios tipos de medidas radioactivas en elementos físico-geológicos tales como la media vida del uranio 238 decreciendo hasta llegar a plomo a lo largo de millones de años; todo estaría afectado. La velocidad de un electrón en su órbita es proporcional a la velocidad de la luz. Todo cambia y lo que parece ser viejo, no es viejo en absoluto si usted entiende este hecho inmenso.

De esta manera, las edades radiométricas en las rocas, meteoritos y otros objetos astronómicos en años convencionalmente medidos, todas pueden ser predichas por el alto valor inicial del mar y acomodadas dentro de un marco de 6000 años. Y no quiero ya entrar en más detalles, he dicho más de lo que se. Pero le voy a decir esto, podemos comenzar con un punto fijo y el punto fijo es Génesis 1. Génesis 1. No encontramos nada en la ciencia que de manera legítima descarte la veracidad de esta creación en seis días, alrededor de 6000 años atrás.

Bueno, se acabó nuestro tiempo; y entonces voy a guardar lo que iba a decir para la próxima vez. Y esto es lo bueno en estas series. Puedo detenerme en donde sea. Hubo tres actos de la creación, simplemente resumiendo… El universo, animales y hombres. Y el hombre realmente sobresale, hecho a imagen de Dios, para que Dios pudiera comunicarse con nosotros, con seres inteligentes, morales, conscientes de sí mismos, que pueden entender la conversación abstracta, simbólica; y de esta manera llegar a conocer a nuestro Creador de manera personal para que podamos adorarle y servirle para siempre. Y vamos a entrar a más del por qué la próxima vez. Muy bien, oremos juntos.

Padre, gracias nuevamente por Tu palabra que nos da luz, inclusive en este tema tan increíble de la creación. Continúa guiándonos y dirigiéndonos conforme nos sentamos con confianza a los pies del Espíritu de Dios, el Autor de las Escrituras, quien nos da el relato de un testigo ocular del momento mismo de la Creación. Te bendecimos porque Tú eres el Creador quien también es el Redentor a quien conocemos y amamos y con quien nos comunicamos regularmente y con quien tendremos comunión juntos para siempre. Gracias por esta gran gracia hacia nosotros. En el nombre de Cristo. Amén.

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org
DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la  política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

3/12 – Dios: Creador y Redentor

Gracia a Vosotros

Serie:  La batalla por el comienzo

3/12 – Dios: Creador y Redentor

John MacArthur

https://www.gracia.org/library/sermons-library/GAV-90-210/dios-creador-y-redentor

En esta noche, continuaremos con nuestra serie acerca del tema de los orígenes: creación o evolución. Sé que algunos de los que están con nosotros esta noche son nuevos y otros quizás se han perdido algunos de los mensajes anteriores. Entonces, permítanme comenzar con un breve repaso. Trataré de hacerlo breve y conciso porque hay muchas cosas que quiero decir; y me da gusto que tengamos una hora completa para decirlo en esta noche.

Pero quiero comenzar diciendo esto, que creo que de cierta manera establece la premisa de todo lo que voy a decir: la evolución es una imposibilidad. Si usted recuerda eso, entenderá que no nos queda otra alternativa que la creación. La evolución no puede ocurrir. Y hemos comenzado a examinar por qué en los últimos dos mensajes. Hemos estado explicando la imposibilidad de la evolución, particularmente desde el punto de vista de la teoría de la información. Y les he dicho que todo ser vivo tiene un código ADN, todo organismo vivo tiene un código genético programado con la información exacta para producir, preservar y reparar a ese ser vivo. Y no tiene ni más ni menos de esa información necesaria.

Los genes en cada organismo limitan a ese organismo a lo que es. No puede ser menos de lo que es, ni puede ser más de lo que es. No hay información genética para transformarlo en algo diferente de lo que es. La Biblia habla de todo tipo de cosas vivas que pueden reproducirse según su género. Y eso está diciendo esencialmente lo mismo. Puede haber variaciones dentro de una especie; pero nada más que eso.

La ciencia ha tratado de decirnos que la evolución es un proceso llamado mutación, que los organismos vivos tienen la capacidad de mutar… significa simplemente cambiar. Pero usted necesita comprender esto, las mutaciones no cambian la naturaleza o el tipo de ningún organismo vivo. No lo hacen algo diferente de lo que es. Las mutaciones siempre implican, y esto es importante, una pérdida de información existente. Nunca se gana información. Las mutaciones nunca añaden nueva información genética. Por lo tanto, las mutaciones no ascienden o no se mueven de manera ascendente en un proceso evolutivo. Las mutaciones no son un mecanismo para un proceso evolutivo ascendente.

El doctor Werner Gitt, director y profesor del Instituto Alemán Federal de Física y Tecnología, contestó esta pregunta: ¿Se puede originar nueva información en un organismo vivo a través de mutaciones? Y ésta es su respuesta, y cito: “Las mutaciones únicamente pueden causar cambios en información existente. No puede haber un incremento en la información; y en general, el resultado de las mutaciones es perjudicial. No pueden surgir nuevos arquetipos para nuevas funciones o nuevos órganos. Las mutaciones no pueden ser la fuente de nueva información,” fin de la cita.

Los científicos honestos deben admitir que la vida entera tuvo que haber sido diseñada de manera individual por una mente infinitamente inteligente que programó todo. Ahora, cuando usted piensa acerca de la complejidad de esto, es absolutamente asombroso. Simplemente, piense por un momento en el cerebro humano. El cerebro humano es más complejo que, por ejemplo, un avión 747. Un avión 747 está formado por seis millones de componentes. ¿Se puede imaginar que un avión así evolucione a partir de un montón de pedazos de metal? Es absolutamente ridículo.

Cuanto más la ciencia observa la vida, más compleja esta se convierte. El cuerpo, por ejemplo, está constituido por trillones de células. Se ha estimado que la cantidad de información genética en una sola de esas células, una de trillones, llenaría al menos 1000 libros de 500 páginas. Eso es sólo para que opere una célula de trillones en un cuerpo humano. Y la mayoría de los científicos piensa que esta es una subestimación de la complejidad. ¿De dónde vino toda esta información? Mejor dicho, ¿de quién vino toda esta información?

Concebir a la evolución como la respuesta es ridículo. Hacer del azar la energía es también ridículo; tan ridículo como para considerar que alguien necesita hacer un viaje a un hospital psiquiátrico. ¿Por qué, entonces, los científicos continúan promoviendo esta ridícula teoría de la evolución motivada por el azar? ¿Por qué hacen eso?

Bueno, la conclusión es que lo hacen para tratar de evitar a Dios. Hacen eso para sacar a Dios de sus vidas, para evitar Su ley, para evitar Sus estándares, para evitar Su voluntad, para evitar Su palabra y para evitar Su juicio en sus vidas. La evolución no es nada más que lo que Henry Morris, de manera tan idónea llamó, “La larga guerra en contra de Dios.”

La evolución es la expresión contemporánea de la larga guerra contra Dios. El Antiguo Testamento dice que el necio ha dicho en su corazón que no hay Dios. Eso es necio. No es racional rechazar a un Creador. No es racional darle facultad de poder al azar. No es racional asumir que un tipo de organismo vivo puede convertirse en otro. No es sabio rechazar la ley de Dios, la palabra de Dios y el Evangelio de Dios.

Si no es racional ni sabio, ¿entonces por qué los hombres lo hacen? Y la respuesta es que los hombres lo hacen porque aman al pecado y aman a la oscuridad, porque sus obras son malas. Se aman a sí mismos y aman su pecado; y se rehúsan a adorar a Dios o someterse a Su palabra o Su ley. Ellos no reconocen las Escrituras. Y por cierto, las Escrituras nos muestran que lo que está en el mundo de Dios está en la palabra de Dios. Todo lo que conocemos acerca de la creación a partir de la nada es lo que el Creador nos ha dicho; y el único lugar en donde Él nos lo ha dicho está en la Escritura. La evolución es una guerra en contra de Dios. Es el tipo de lucha contemporánea, el ataque contemporáneo moderno en la larga, larga guerra que Satanás ha estado llevando a cabo en contra de Dios.

En 1989, el científico Henry Morris escribió un excelente libro llamado La larga guerra en contra de Dios. Y en ese libro, él muestra el impacto de la teoría de la evolución en el mundo. Y él revela el hecho irrefutable de que la creencia casi universal en la evolución que satura cada área del pensamiento humano ha afectado toda área de la vida humana. No sólo en cómo vemos al mundo físico, no sólo en cómo vemos a las ciencias biológicas, ha afectado a las ciencias sociales, ha afectado a las ciencias de la conducta, ha afectado a la psicología, ha afectado a las humanidades, ha afectado a las artes liberales o humanidades, ha afectado a la filosofía e inclusive ha afectado a la religión.

Citando a Henry Morris, él dice lo siguiente: “La mentira de la evolución permea y domina el pensamiento moderno en toda área. Y debido a que es así, inevitablemente continúa que el pensamiento evolucionario es básicamente responsable por los mortalmente siniestros desarrollos políticos y las caóticas desintegraciones sociales y morales que se han estado acelerando por todos lados,” fin de la cita.

En su libro prosigue mostrando cómo todo – desde el genocidio hasta la fornicación, a la homosexualidad, al aborto, todos los asuntos que tienen que ver con la destrucción de la dignidad humana que no ven al hombre como hecho a imagen de Dios, al crimen, a las drogas, a todo lo demás – es parte del resultado de universo materialista, humanista sin Dios. Entonces, dice Morris, la evolución no es nada más que la versión moderna del conflicto de todas las épocas, la larga guerra en contra de Dios.

La evolución es filosofía vacía. Es engaño vacío. Está diseñada para atacar al Creador y a Su gloria. Niega Su revelación gloriosa en las Escrituras. Niega su autoridad sobre el universo del hombre. Niega la dignidad del hombre. Niega la imagen de Dios en el hombre. Es una fábula diseñada cuidadosamente. Es adulterio religioso. Es la última abominación de la tierra producida por el padre de las mentiras, Satanás. Si lo pudiera haber dicho de un modo más fuerte, lo hubiera hecho.

Como puede ver, el mundo siempre ha creído al engañador. El mundo siempre le ha creído al mentiroso Satanás; y se ha unido a él en esta larga guerra contra Dios. La historia de las naciones del mundo, la historia cíclica de cómo el mundo repite su misma destrucción nos es dada en Romanos capítulo uno. Y quiero que la veamos. Este es un capítulo muy conocido. Lo sé y no estaremos aquí por mucho tiempo. Pero necesito recordarles acerca de este capítulo, el capítulo 1 de Romanos, versículo 18 en adelante. Cómo presentan el escenario de la larga guerra contra Dios y cómo se lleva a cabo una y otra y otra vez. Y lo que tiene usted aquí es la historia, la historia cíclica de lo que sucede en las naciones del mundo a lo largo de la historia del mundo.

Y el versículo 18 dice: “Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad.” Ahora, la verdad es obvia. La verdad acerca de un Creador es obvia. La verdad acerca de un Dios que es una persona porque nosotros somos personas es obvia. La verdad acerca de un Dios que es moral porque nosotros tenemos un sentido moral y una conciencia moral es obvia. La verdad acerca de un Dios que ha establecido lo que está bien y lo que está mal es obvia porque está en la esencia de nuestra vida. La verdad de que hay un Creador, una primera causa para este efecto masivo llamado el universo es obvia porque la racionalidad está diseñada en la causa y el efecto; y nos lleva de última de regreso a la primera causa. Los hombres reprimen la verdad.

El versículo 19 dice: “Porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se los manifestó.” Y Él lo hizo al darle la razón. Y la razón dice que es en esencia modelos de causa y efecto. Cada vez que uno investiga algo, trabaja en causa y efecto. Cada vez que uno comprende un principio, lo entiende porque hay una relación de causa y efecto. Hay una secuencia de cosas que llega a una conclusión. Eso es racionalidad. La racionalidad es la capacidad de unir las cosas y llegar a conclusiones correctas. Y Dios ha incorporado en la mente del hombre la facultad de razonar para que pueda concluir hasta el hecho de que tuvo que haber una primera causa. Y eso lo lleva de regreso a Dios.

Y entonces, Dios es derramado en el corazón del hombre como dice Romanos 2: “La ley, la ley moral, escrita por Dios en el corazón.” Y entonces, en el versículo 19, dice que lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se los manifestó. El versículo 19 dice que es evidente dentro de ellos, Dios, de acuerdo con el versículo 20, el Creador del mundo. Y usted puede observar la creación del mundo y ver Sus atributos invisibles. Usted puede observar a la creación y ver que Dios es poderoso. Puede observar la creación; y usted sabe que Dios es inteligente más allá de la comprensión. Puede observar la creación y saber que la mente de Dios es tan inmensa, tan vasta y tan infinitamente compleja como para ser absolutamente incomprensible para nuestros cerebros insignificantes. Usted puede observar la creación y saber que Dios ama la belleza y el orden. Puede observar la creación y ver que Dios tiene un toque delicado, y al mismo tiempo un toque poderoso, casi abrumador, que puede matar y aplastar. Y puede ver tanto acerca de Sus atributos…

Puede ver Su bondad manifiesta en la lluvia, en el brillo del sol, en la comida que disfrutamos y en la belleza del mundo que nos rodea. Y el amor que Él ha derramado en la vida y la maravilla del romance, la bendición de los hijos y el gozo que nos deja sin aliento de la aventura. Puede ver que Dios es un Dios de belleza y compasión y bondad.

Hay tanto que se puede saber acerca de Su eterno poder y naturaleza divina… Se puede conocer tanto, dice el versículo 20, que si usted no ve a Dios en esto y no llega reconocerlo por quien Él es, usted no tiene excusa. La creación no tiene la intención de dirigirle a una cosa que en el origen era unicelular, a algo primitivo. Tiene la intención de dirigirlo a Dios; y tiene la intención de demostrarle todo acerca de la mente de Dios y nada acerca de un proceso evolutivo imaginario capacitado por el azar.

Cualquier perspectiva como esa, cualquier perspectiva creacionista progresiva, cualquier perspectiva teísta evolucionaria, le da realmente un golpe a la intención de Dios en la creación de manifestar Su gran poder. No es que Dios es un Dios unidimensional – tal como la evolución teísta nos dice – que en cierta manera lo echó a andar todo y después la evolución se hizo cargo del proceso. Eso no le da la gloria Dios, eso le otorga la gloria a la supervivencia del más fuerte – una perspectiva inventada por Charles Darwin y sus amigos para explicar las apariencias, cuando realmente ellos no conocían las cosas que sabemos hoy que contradicen todo eso. Dios no es glorificado, Dios no es honrado cuando le damos a la evolución el crédito por la creación, cuando le damos a la evolución el crédito por la complejidad del universo, por la complejidad del microcosmos más pequeño de la creación o cuando le damos a la evolución el crédito por el macrocosmos de la creación. Dios es honrado y Dios es glorificado cuando le damos crédito por todo ello.

El versículo 21 indica que la racionalidad y la moralidad están diseñadas, son parte de la esencia de la vida humana; la racionalidad y la moralidad nos llevan a Dios. Es inevitable. Y entonces, dice en el versículo 21: “Pues habiendo conocido a Dios,” digo, no había ningún otro lugar adonde acudir sino a Dios. Pero típicamente, lo que hacen es que “no le glorificaron como Dios ni le dieron gracias; sino que se envanecieron en sus razonamientos”. Cambian a Dios por sus necias especulaciones. “Y su necio corazón fue entenebrecido.” Se apaga la luz. “Y profesando ser sabios,” consiguen sus doctorados, escriben libros y de hecho, son necios… se hicieron necios con una perspectiva imposible, incoherente, irracional. Y la llaman sabiduría; y Dios la llama necedad.

Y por lo tanto, el versículo 23 dice: “Cambiaron la gloria del Dios incorruptible.” Literalmente, robaron. Se vuelven del Dios incorruptible, del Dios sobrenatural, del Dios que es más grande que Su creación, que está afuera de Su creación; y en el lugar de Dios sustituyen “en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.” “Adoran a las criaturas antes que al Creador,” dice el versículo 25. Cambian la verdad de Dios y creen la mentira, la mentira de Satanás que perpetua la larga guerra en contra de Dios; y adoran y sirven a la criatura. Eso es lo que hacen los evolucionistas. Ellos literalmente creen que la criatura es el creador, ¿no es cierto? Claro que sí.

Pero saben una cosa, eso es exactamente lo que Romanos dice. Ellos desecharon la sabiduría y aceptaron la incoherencia y la insensatez porque su necio corazón fue entenebrecido. Sus especulaciones eran vacías y fútiles e inútiles porque le dieron la espalda a la única explicación racional de todo, la cual era Dios; porque no querían que Dios los ahogara con Sus estándares morales. Comienzan a adorar a las aves y a los animales y sirvieron a la criatura en lugar de servir al Creador, El cual es bendito por los siglos, amén.

Y entonces, ¿saben que pasa? Dios los entregó. Dios los entregó al pecado sexual, a la homosexualidad y a todo otro tipo de pecado que enumera de los versículos 28 al 32. Así es, se hundieron en la profundidad e iniquidad horrenda. Esa es la historia real del lugar de donde viene la evolución. Es parte de la larga guerra contra Dios. Y si tuviéramos tiempo, le citaría muchas citas de evolucionistas que hacen declaraciones blasfemas y burlonas acerca de Dios. No hay necesidad de escucharlas.

Por otro lado, la Biblia, de manera clara y repetitiva afirma que Dios es el creador de todo… De todo. Permítame mostrarle esto; y vamos a tomar algo de tiempo con esto porque es muy importante que lo entendamos. Génesis 1:1 lo dice, no puede serlo de una manera más clara o amplia: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra.” Eso es claro e inequívoco. Juan 1: “En el principio era el verbo… refiriéndose a Cristo… Y el verbo era con Dios y el verbo era Dios. Éste era en el principio con Dios… escuche esto… Todas las cosas por Él fueron hechas y sin Él nada de lo que ha sido hecho fue hecho.” ¿Cómo puede usted decirlo de otra manera? No hay evolución en Juan 1:3: “Todas las cosas por Él fueron hechas; y sin Él nada de lo que ha sido hecho fue hecho”. Escuche… nada que exista no fue creado por Él.

Hebreos capítulo 11, un versículo conocido, “Por la fe… esta es la única manera, no por el análisis empírico… Por la fe entendemos.” En otras palabras, usted tiene que creer la Biblia. “Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios.” En otras palabras, escuche esto, Dios habló y todo fue creado. Ahora oiga esto: “De modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.” Ahí tiene usted una declaración absoluta que descarta de manera total a la evolución. Lo que usted ve en el mundo creado no fue hecho de algún otro material, “Sino que más bien todo lo que usted ve en el universo creado por Dios fue hecho por Él de la nada… de la nada.” Y eso es exactamente lo que dice en el libro de Génesis. Ese es un gran versículo; Hebreos 11:3.

Colosenses 1:16, hablando de Cristo quien es el Dios creador, versículo 16: “Porque en Él fueron creadas todas las cosas.” ¿Qué quiere decir con eso? ¿Ha observado usted cuántas veces las Escrituras repiten la palabra todas? “Porque en Él fueron creadas todas las cosas.” ¿Qué significa eso? ¿Qué quiere decir con eso? Bueno, “en los cielos”, eso significa que todo lo que existe en universo; todo. “Y las que hay en la tierra,” todo nuestro pequeño microcosmos, esta tierra; todo fuera de esta tierra y todo dentro de esta tierra lo creó Él; todo. Y escuche esto: “visibles e invisibles.” Puede ver una montaña, Él la creó. No puede ver el viento, pero Él lo creo. Puede ver un océano, Él lo creó. No puede ver una corriente eléctrica que atraviesa el aire; pero Él la hizo. Visible e invisibles y eso incluye a seres angelicales llamados tronos, dominios, potestades, todo, repite nuevamente, fue creado por medio de Él y para Él. Esto es claro… sin duda alguna.

Y conforme usted avanza a lo largo de la Biblia, esta afirmación de la verdad es continua. En Deuteronomio 4:32: “Porque pregunta ahora si en los tiempos pasados… dice Moisés… que han sido antes de ti desde el día que creó Dios al hombre sobre la tierra…” Hubo un día en el cual Dios creó al hombre sobre la tierra. Él no es la última parada en un largo proceso de evolución de billones de años. Hubo un día, sabemos que fue el sexto día tal como Génesis lo dice, cuando Dios creó la tierra.

En los Salmos, y no puedo llevarles a todos los Salmos que exaltan al Dios como Creador, pero el Salmo 104 es una buena ilustración de esto. Salmo 104: “Bendice alma mía Jehová, Jehová Dios mío, mucho te has engrandecido. Te has vestido de gloria y de magnificencia. El que se cubre de luz como de vestidura, que extiende los cielos como una cortina.” ¿Sabe una cosa? La perspectiva ridícula, irracional de la evolución sólo trata de resolver la pregunta de cómo la vida se generó en la tierra. ¿Cómo es posible que puedan explicar el obtener un universo infinito? Dios lo extendió. Versículo tres: “Que establece Sus aposentos entre las aguas, El que pone las nubes por Su carroza, El que anda sobre las alas del viento; El que hace a los vientos Sus mensajeros, y a las ramas del fuego Sus ministros.” Versículo 5 “Él fundó la tierra sobre sus cimientos; no será jamás removida. Con el abismo, como con vestido, la cubriste.” Él creó los océanos, Él creó la tierra. El Salmo continúa así. El versículo 10 dice: “Tú eres el que envía las fuentes por los arroyos”. Él es quien hizo los animales salvajes y las aves. Él es quien hizo que creciera el pasto, versículo 14. Y así continúa hasta el versículo 24: “¡Cuán innumerables son Tus obras, oh Jehová!”.

Aquí no se le da crédito a algún tipo de azar irracional. Versículo 24: “¡Cuán innumerables son Tus obras, oh Jehová! Hiciste todas ellas con sabiduría.” Ahí está de nuevo esa palabra todas. Y entre más sabemos de la ciencia, entre más conocemos en términos científicos, entre más penetramos en las profundas historias de esta creación, más sabio se vuelve el Creador. “La tierra está llena de Tus beneficios.” Y continúa hablando del gran mar, “el grande y anchuroso mar, en donde se mueven seres innumerables, seres pequeños y grandes. Allí andan las naves; allí este leviatán que hiciste para que jugase en él.” Versículo 31: “Sea la gloria de Jehová para siempre; alégrese Jehová en Sus obras.” Todo es de Él. Él lo hizo todo, no existe otra explicación para esto.

Salmo 148: “Alabad a Jehová desde los cielos; alabadle en las alturas. Alabadle, vosotros todos Sus ángeles; alabadle, vosotros todos Sus ejércitos. Alabadle, sol y luna; Alabadle, vosotras todas, lucientes estrellas. Alabadle, cielos de los cielos, y las aguas que están sobre los cielos. Alaben el nombre de Jehová; porque Él mandó y fueron creados.”

El profeta Isaías habla del poder de Dios en Isaías 40, versículo 28. Hombre, este es un gran versículo, subrayen esto. “¿No has sabido”… usted va a querer decirle esto al mundo de los evolucionistas… “¿No has sabido, no has oído que el Dios eterno es Jehová, el cual creó los confines de la tierra? No desfallece, ni se fatiga con cansancio y Su entendimiento no hay quien lo alcance.” Su mente está tan lejos de nosotros que ni siquiera podemos comenzar a acercarnos a ella. De nuevo, Isaías 42:5: “Así dice Jehová Dios”… ¿De qué dios estás hablando Isaías?… “Creador de los cielos y El que los despliega; El que extiende la tierra y sus productos; El que da aliento al pueblo que mora sobre ella y Espíritu a los que por ella andan: Yo Jehová.” Siempre el Creador de todo.

En Isaías 45, Isaías no ha terminado de honrar a Dios como el Creador. Versículo 5: “Yo soy Jehová y ninguno más hay; no hay Dios fuera de Mí. Yo te ceñiré, aunque tú no me conociste, para que se sepa desde el nacimiento del sol y hasta donde se pone, que no hay más que yo; Yo Jehová, y ninguno más que Yo, que formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad. Yo Jehová soy el que hago todo esto.” Él está hablando de lo que va a hacer en la gran y gloriosa recreación de la tierra en el Reino. Es Su creación. El puede hacer con ella lo que le agrade cuando le plazca.

Y, versículo 9, una advertencia los evolucionistas: “¡Ay del que pleitea con su Hacedor! ¡El tiesto con los tiestos de la tierra!” Miren al versículo 12 del mismo capítulo: “Yo hice la tierra y creé sobre ella al hombre. Yo, Mis manos, extendieron los cielos y a todo su ejército mandé.” Mire en el versículo 18: “Porque así dijo Jehová, que creó los cielos; Él es Dios, el que formó la tierra, el que la hizo y la compuso; no la creó en vano, para que fuese habitada la creó: Yo soy Jehová, y no hay otro.”

Malaquías, el profeta, enfatiza lo mismo. Dios es el padre de todos nosotros. Malaquías 2:10: “¿No tenemos todos un mismo padre? ¿No nos ha creado un mismo Dios?” El hombre no es el fin de una cadena evolutiva, él es la creación directa de Dios, como lo es todo lo demás.

Marcos 10, versículo 6: “Pero al principio de la creación – está hablando Jesús – varón y hembra los hizo Dios.” Dios hizo al hombre, él no evolucionó. En Marcos capítulo 13, versículo 19, este énfasis – y no les estoy dando todas las Escrituras, ustedes piensan que sí pero no, no les estoy dando todo – Marcos 13:19: “Porque aquellos días serán de Tribulación cual nunca ha habido desde el principio de la creación que Dios creó hasta este tiempo, ni la habrá.” La creación que Dios creó… una y otra y otra vez se hace este énfasis en las Escrituras. Lo hemos visto en los profetas del Antiguo Testamento; y les mostré que está en el Evangelio de Marcos. Está en las epístolas. Efesios 3:9: “Dios, que creó todas las cosas.” Dios, que creó todas las cosas.

El apóstol Pedro, junto con Pablo, hace el mismo énfasis. Primera de Pedro 4:19: “De modo que los que padecen según la voluntad de Dios encomienden sus almas al fiel Creador.” Dios es nuestro fiel Creador. Y después, claro, quiero que pasen a Apocalipsis, porque aquí es en donde en cierta manera se resume todo. Apocalipsis capítulo 4 y vayamos al cielo para ver qué es lo que el cielo piensa acerca de la evolución. Versículo 11: “Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder.” ¿Por qué? “Porque Tú creaste todas las cosas; y por Tu voluntad existen y fueron creadas.”

Capítulo 5, se hace el mismo énfasis, Dios, el gran Dios soberano, el Creador, y Suya es la gloria, Suyo es el poder, Suyo es el dominio. Él es el que compró de Dios a hombres con Su sangre de toda tribu y lengua y pueblo y nación. Y todo el cielo comienza a irrumpir con alabanza a Dios, al que está sentado en el trono y el Cordero sea el poder, las riquezas, la señoría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza. Y finalmente, en el versículo 13: “Y a todo lo creado”. Todo lo que hay, todas las cosas, no son cosas que evolucionaron, son las cosas creadas. No dice todas las cosas creadas y todas las cosas que han mutado. No. Sino que dice: “Y a todo lo creado que está en el cielo y sobre la tierra y debajo de la tierra y en el mar y a todas las cosas que en ellos hay.” Esta es la redención de todo el universo creado.

Pero vayan a Apocalipsis capítulo 10. Este es un capítulo fabuloso. Un ángel fuerte desciende del cielo. Pero el ángel, éste gran ángel fuerte que desciende, tiene un pequeño libro que representa el libro que describe el juicio de Dios. Y Juan ve al ángel poniendo su pie derecho sobre el mar y el izquierdo sobre la tierra, indicando que el juicio de Dios caerá sobre el mar y sobre la tierra tal como Apocalipsis lo señala. Y el ángel, versículo 5, “Levantó su mano al cielo y juró por el que vive por los siglos de los siglos – aquí Juan identifica a Dios- que creó el cielo y las cosas que están en él, y la tierra de las cosas que están en ella, y el mar y las cosas que están en él.” Decididamente indiscutible.

Ahora, finalmente, conforme avanzamos a lo largo de las Escrituras, Apocalipsis 14. Usted sabe, cuando venga el tiempo de Tribulación, llegarán los terribles juicios descendiendo del trono de Dios – ustedes pueden ver cómo comienza la máquina de guerra en Apocalipsis 4 y 5; la máquina de guerra del cielo comienza a formarse. Es un lenguaje similar al de Ezequiel capítulo 1, conforme la máquina de guerra de Dios que se movía en el pasado, se va activar nuevamente para atraer juicio en el futuro. Pero durante el tiempo durante el cual Dios derrama juicio, ese período de siete años, particularmente en los últimos tres años y medio, al mismo tiempo, el Evangelio será predicado. Y va a ser predicado por dos testigos mencionados el capítulo 11. Y también será predicado por los 144,000 judíos mencionados en el capítulo 7 y más tarde también.

Pero también hay un gran predicador que se identifica en el capítulo 14 de Apocalipsis, versículo 6: “Vi volar por el medio del cielo a otro ángel.” Usted quizás ha visto mensajes cuando está en el juego de futbol que son jalados por ese pequeño avión que vuela, ellos tienen un anuncio; o un anuncio como los que se ven a veces en un dirigible. Bueno esa es la idea, pero no exactamente. Aquí usted tiene un ángel que vuela por medio del cielo y tiene el mensaje eterno del Evangelio para predicárselo a los que viven en la tierra y a toda nación, tribu, lengua y pueblo… Algo bastante emocionante. Si quiere conocer el Evangelio, simplemente miré hacia arriba.

Y esto es lo que el ángel predica. Aquí está el Evangelio eterno. Éste es el mismo mensaje que siempre ha sido predicado. Nunca ha cambiado. “Temed a Dios y dadle gloria.” Amados, ese es el mensaje. “Temed a Dios y darle gloria porque la hora de Su juicio ha llegado y adorad a Aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas, el Creador… El Creador.” Las eternas buenas nuevas de salvación son temed a Dios y adoradle; ésas son las buenas nuevas de salvación: que Dios puede ser reverenciado; y Dios puede ser adorado; y Dios puede ser glorificado. El pecador puede venir y ser traído a la capacidad de conocer a Dios y de adorar a Dios y de glorificar a Dios a través del perdón de sus pecados. El ángel predicará al Evangelio eterno; y el Evangelio eterno es este: el Creador se ha vuelto nuestro Redentor… El Creador se ha vuelto nuestro Redentor. El mismo Dios que creó, en el final traerá juicio en anticipación de Su recreación. Ésta es la identificación constante de las Escrituras de que el Creador es el Redentor, que el Redentor no es otro más que el Creador quien creó absolutamente todo.

No puedo dejar fuera a Nehemías porque él lo resume. En Nehemías capítulo 9, versículo 5. Todos estos levitas se reúnen y dicen: “Levantados, bendecid a Jehová, vuestro Dios, desde la eternidad hasta la eternidad, y bendígase el nombre Tuyo, el nombre Tuyo, glorioso y alto sobre toda bendición y alabanza… escuche esto… Tú solo eres Jehová; Tú hiciste los cielos y los cielos de los cielos con todo su ejército, la tierra y todo lo que está en ella, los mares y todo lo que hay en ellos; y Tú vivíficas todas estas cosas, y los ejércitos de los cielos Te adoran. Tú eres, oh Jehová, el Dios.”

Así es siempre las Escrituras… siempre. A Dios se le da crédito total y gloria total por la creación. ¿Cómo lo hizo? Salmo 33: “Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos y el ejército de ellos por el aliento de Su boca.” Él simplemente habló, versículo nueve, y fue hecho. Él mandó y existió, Salmo 33.

En el libro de Hechos, hay dos grandes pasajes en los cuales Pablo presenta esto de manera ampliamente indudable. En Hechos capítulo 14, versículo 15. Allí, Pablo y Bernabé están predicando en el ambiente pagano en Listra, en donde la gente adoraba a los dioses típicos del día. Y ellos les dicen a las personas: “Nosotros también somos hombres semejantes a vosotros, que os anunciamos que de estas vanidades os convirtáis al Dios vivo, que hizo el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay.”

Fue en el Areópago, en Hechos 17, cuando Pablo se encontró con los filósofos. Ellos habían establecido un altar al Dios desconocido, sólo en caso de que hubieran dejado a alguien fuera de su panteón de deidades. Y entonces, él les dice que le permitan hablarles del Dios que ustedes no conocen. Permítanme hablarles de Él. Versículo 24: “Él es “El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay.” Ese es Él. Es el Dios que hizo todo el mundo y todas las cosas que en él hay. Usted sabe, esa no es alguna declaración encubierta. Cada vez que usted llega estos pasajes, es amplio y exclusivo de cualquier proceso evolutivo. Dios creó todo y todo lo que existe, Dios creó. Las Escrituras, de manera repetida, identifican a Dios como el Creador.

Ahora, con todo eso en su mente, regresemos a Génesis 1:1. Esta simple declaración: “En el principio, creó Dios los cielos y la tierra.” Miren, usted cree eso o no lo cree. Dada esa declaración y la multiplicidad de otras declaraciones que le acabo de leer, si usted no cree esto, entonces hay muchas otras cosas de la Biblia que usted no cree.

Y sabe algo, realmente me cansa oír a los críticos que atacan la Biblia. Ayer a la noche, estaba volando; y leí un artículo absolutamente ridículo acerca del apóstol Pablo en una revista que representaba de manera totalmente equivocada la palabra de Dios, representaba de manera totalmente errónea a él, en donde las teorías necias de los hombres que niegan a Cristo y a Dios eran desplegadas. Y hacen lo mismo con el libro de Génesis. Y en todo esto, se presentan a sí mismos como eruditos religiosos.

Y dicen, y cito: “Es algo ampliamente conocido que el relato de la creación de Génesis no necesita tomarse como historia literal sino como un tipo de poesía hebrea que es alegórica.” Fin de la cita. Bueno, si es verdad, entonces usted va a tener que alegorizar todos los otros pasajes que acabamos de leer. Pero así es como lo ven los eruditos. “Bueno, no tomamos esto como historia literal, que Dios creó en seis días literales. Esto es poesía hebrea.”

Douglas Kelly, con quien estaré en deuda continua a lo largo de esta serie, ha escrito un libro absolutamente fenomenal llamado Creación o cambio; y dice, y cito: “Muchos interpretes bíblicos han tratado de evitar el conflicto obvio que existe entre una lectura directa y clara del texto de Génesis y las teorías naturalistas que se oponen a los orígenes. Y lo han hecho sugiriendo que Génesis de los capítulos 1 al 11; y especialmente los primeros tres capítulos, son escritos poéticos en lugar de historia cronológica. Esta posición es sorprendentemente común entre personas que generalmente dicen creer en la autoridad de las Escrituras.” Fin de la cita. Bastante sorprendente.

El gran erudito del Seminario de Westminster en Filadelfia, Edward J. Young, de quien aprendí mucho a partir de sus escritos cuando era alumno, francamente una autoridad en el área del hebreo e idiomas semejantes, responde a estas declaraciones de que Génesis 1 al 3 es poesía en lugar de historia seria.

Edward Young habló acerca de la pregunta en su escrito ¿Acaso Génesis es poesía o mito? Y esto es lo que dijo, y cito: “Para escapar las declaraciones claras, fácticas de Génesis, algunos evangélicos están diciendo que los primeros capítulos de Génesis son poesía o mito, por lo cual quieren decir que no deben ser tomados como relatos directos, claros; y la aceptación de dicha perspectiva elimina las dificultades. Adoptar tal posición, ellos dicen, quita todo problema con la ciencia moderna.” Fin de la cita.

Y después, Young dice esto, y cito: “Génesis no es poesía. Existen otros relatos poéticos de la creación en la Biblia, tales como el Salmo 104, ciertos capítulos de Job; y ellos difieren por completo del primer capítulo de Génesis. La poesía hebrea tiene ciertas características que no se encuentran en el primer capítulo de Génesis. Entonces, la manifestación de que Génesis es poesía no es una solución en absoluto. El hombre que dice creer que Génesis pretende ser un relato histórico pero que no cree en ese relato es un mejor intérprete de la Biblia que aquel que dice que Génesis es profundamente verdadero pero que es poesía,” fin de la cita.

Entonces, no nos den ninguno de estos absurdos acerca de poesía; simplemente diga que no lo cree. Ese es un enfoque mejor. Génesis 1 no fue escrito siguiendo las leyes de la poesía hebrea. Usted puede encontrar muchos pasajes en el Antiguo Testamento que lo son; éste no lo es. No hay usos de los típicos paralelismos tradicionales que suceden en la poesía hebrea. Y Douglas Kelly dice, y cito: “Ninguna cantidad de esfuerzos exegético nos puede encontrar el menor indicio de poesía en Génesis capítulos 1 al 11 en los libros del Nuevo Testamento. Si fuera poesía, esperaríamos que los escritores del Nuevo Testamento asumieran que era poesía y lo trataran como tal. Pero cuando usted lee a los escritores del Nuevo Testamento realizando comentarios acerca de Génesis, es obvio que lo toman como historia.” Fin de la cita.

Henry Morris resume el uso en el Nuevo Testamento del Antiguo de la siguiente manera, y cito: “El Nuevo Testamento es aún más dependiente de Génesis que el Antiguo. Hay por lo menos 165 pasajes de Génesis que son citados en el Nuevo Testamento de manera directa o a los que se refiere de manera evidente. A muchos de ellos se hace referencia más de una vez, de manera que hay al menos 200 citas o referencias a Génesis en el Nuevo Testamento. Es significante que la porción de Génesis que ha sido el objeto de los mayores ataques de escepticismo o incredulidad, los primeros 11 capítulos, es la porción que ha tenido más influencia en el Nuevo Testamento. Existen más de 100 citas o referencias directas a Génesis capítulos 1 al 11 en el Nuevo Testamento. Además, se hace referencia a cada uno de esos 11 capítulos en algún lugar en el Nuevo Testamento; y cada uno de los autores del Nuevo Testamento se refiere en algún punto de sus escritos a Génesis 1 al 11.” Cada autor del Nuevo Testamento. “Por lo menos en seis ocasiones y diferentes, Jesucristo mismo citó o hizo referencia a algo o a alguien de esos primeros 11 capítulos,” seis ocasiones diferentes, “incluyendo referencias específicas a cada uno de los primeros siete capítulos.”

“Además, en ninguna de esas oportunidades en donde el Antiguo o el Nuevo Testamento se refiere a Génesis se encuentra la más mínima evidencia de que los escritores consideraron los acontecimientos o personajes como mitos o alegorías. Al contrario, todos vieron Génesis como absolutamente histórico, verdadero y con autoridad,” fin de la cita. Gracias, Henry, esa es muy buena información.

Walter Brown, hace una lista de unas 71 referencias del Nuevo Testamento en los primeros capítulos de Génesis; y concluye, y aquí está su conclusión, y cito: “Todo escritor del Nuevo Testamento se refiere a los primeros capítulos de Génesis; todos. Jesucristo se refirió a cada uno de los primeros siete capítulos de Génesis. Todos los libros del Nuevo Testamento, excepto Gálatas, Filipenses, 1 y 2 Tesalonicenses, 2 Timoteo, Tito, Filemón, 2 y 3 de Juan se refieren a Génesis capítulos 1 al 11. Se hace referencia a todo capítulo de Génesis 1 al 11, excepto el capítulo 8, en algún lugar del Nuevo Testamento. Todo autor del Nuevo Testamento aparentemente aceptó esos primeros capítulos como siendo históricamente precisos.” Fin de la cita.

Ahora, si usted regresa el libro de Génesis por un momento, el relato de Génesis apoya aún más a la historicidad de los primeros capítulos; y en cierta manera voy a concluir con esto. Tengo lo mejor delante de mí. Pero si usted quiere bosquejar al libro de Génesis, los capítulos 1 al 11 son los que llamamos la historia primitiva; los capítulos 12 al 50, la historia patriarcal, desde Abraham, Isaac y todos hasta José, Jacob y José. Ahí tiene la historia primitiva, la creación, la caída, el diluvio, la dispersión. Tiene la historia patriarcal: Abraham, Isaac, Jacob, José. Está muy bien dividido. Nadie va discutir que del capítulo 12 al 50 es historia.

¿Por qué entonces discuten que del capítulo 1 al 11 es historia? Ellos no quieren realmente contender que el diluvio no fue histórico porque existen muchas evidencias de él. No necesariamente quieren curtir acerca de la dispersión, la torre de Babel y las naciones y los idiomas; eso no es historia tampoco. Tiene que haber alguna explicación para la diversidad de los idiomas y las naciones.

Los tres primeros capítulos de Génesis es acerca de lo que realmente quieren discutir. Y lo que más les preocupa es argumentar acerca de la Creación. Ellos piensan que la ciencia ha demostrado su argumento y ha desacreditado a la Biblia. Pero Génesis es historia. Historia primitiva, capítulos 1 al 11; historia patriarcal, capítulos 2 al 50.

De hecho, rápidamente… una lección rápida acerca de Génesis. Observe al capítulo 5. La palabra “generación” es “genealogía”, historia… historia. Capítulo 5, versículo 1: “Este es el libro de las generaciones de Adán.” Capítulo 6, versículo 9: “Estas son las generaciones de Noé.” Capítulo 10, versículo 1: “Estas son las generaciones de los hijos de Noé: Sem, Cam y Jafet.” Capítulo 11, versículo 10: “Estas son las generaciones de Sem.” Versículo 27: “Estas son las generaciones de Taré.” Capítulo 25, creo que ese es el próximo; y versículo 12, sí: “Éstos son los descendientes de Ismael.” Esta es la misma idea. Versículo 19: “Éstos son los descendientes de Isaac, hijo de Abraham”. Y así continúa. Capítulo 36: “Estas son la generaciones de Esaú.” Versículo 9: “Éstos son los linajes de Esaú.” Nuevamente, indicado ahí. Capítulo 37, versículo 2: “Ésta es la historia de la familia de Jacob.”

Usted simplemente puede dividir a todo este libro en registros históricos. Eso es lo que es. Si usted va hacia atrás, va a la historia de José a Jacob, a Esaú, a Isaac, a Ismael, a Abraham, a Taré, a Sem, a Cam, a Jafet, a Noé, a Adán, a Dios. Así es. Es historia. Es ridículo, cuando hay tantas declaraciones tan obvias de que esto es historia, convertir a esta parte de la historia que se relaciona con Dios en mitos.

Bueno, eso es suficiente. Hay más para la próxima vez. Ya voy a llegar al versículo 1. Oremos juntos. Fortalece nuestra fe, Señor, a través de esto y a través de nuestra confianza en Ti y Tu grandeza. Te alabamos porque eres el Creador Redentor. Eso es quien Tú eres; y así es como quieres ser conocido y adorado y glorificado. Te adoramos por Tu creación y Tu redención. Amén.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org
DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la  política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.