5/5 – Más que una lista

Aviva Nuestros Corazones

Serie: La hermosura de un corazón modesto

5/5 – Más que una lista

https://www.avivanuestroscorazones.com/podcast/aviva-nuestros-corazones/mas-que-una-lista/

Carmen Espaillat: Enseñarles a nuestros niños eficazmente sobre la modestia significa empezar de adentro hacia afuera.  Con nosotras, Nancy Leigh DeMoss, en la voz de Patricia de Saladín.

Nancy Leigh DeMoss: No empieces con una lista.  Empieza con los principios de la Palabra de Dios.  Enséñales a tus hijos, desde que sean bien pequeñitos, lo que Dios piensa y cuáles son los principios que deben regir nuestras vidas en lo que respecta a la modestia.

Carmen: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones, con Nancy Leigh DeMoss en la voz de Patricia de Saladín.

Queremos que nuestros hijos reciban instrucción formal en matemáticas, lenguaje e historia.  Tal vez tomen clases formales de piano , ballet o pintura.  Quizás sean miembros de un equipo para aprender fútbol o gimnasia.  Y entonces, ¿quién les está enseñando sobre la modestia?  Con nosotras, Nancy Leigh DeMoss.

Nancy: Uno de los principios más importantes que encontramos repetidamente una y otra vez, particularmente en el Antiguo Testamento, es la importancia de que los padres les enseñen a sus hijos los caminos de Dios.

Amigas, si ustedes no les enseñan a sus hijos a pensar bíblicamente, no esperen que el mundo les enseñará a pensar de la manera correcta.  ¡Qué responsabilidad tan grande tienen como padres, como mamá en este caso, de enseñarles a sus hijos los caminos de Dios!

Esto también es cierto en lo que respecta a la modestia, el enseñarles a sus hijos a tener un corazón que se incline hacia la modestia y entender la importancia y la necesidad de tener modestia y lo que significa ser modestos en cada área de sus vidas, incluyendo cómo se visten.

Hemos estado hablando sobre cómo enseñarles a los hijos en estas áreas, y hemos dicho que es vital que ustedes sean un ejemplo consistente de sus propios estándares de modestia, cómo la viven, y el tipo de entretenimiento que disfrutan y aprueban para sí mismas y para sus hijos.

¿Pero saben algo? No es suficiente solo con ofrecer el ejemplo.  Si ustedes primero no ponen el ejemplo, el siguiente punto no podrán hacerlo de forma efectiva.  Aun dando el buen ejemplo continúan teniendo la responsabilidad de capacitar a sus hijos en lo que está bien y lo en que está mal. Y déjenme decirles que en lo que respecta a la modestia, al igual que en muchas otras áreas de la crianza de los hijos, no empiecen con una lista.

Empieza con los principios de la Palabra de Dios. Enséñales a tus hijos, desde que son bien pequeñitos, lo que Dios piensa y cuáles son los principios que deben regir nuestras vidas en lo que respecta a la modestia, cosas de las cuales hemos hablado en Aviva Nuestros Corazones como:

  • El principio de la propiedad: tu cuerpo no es tuyo; le pertenece a Dios una vez que eres hija de Dios.
  • El principio del Señorío: Jesús es Señor sobre todo.
  • El principio de la ciudadanía: si eres hija de Dios, perteneces a un Reino diferente; no perteneces a este mundo.
  • El principio de la mayordomía: (claro, no puedes usar todas estas palabras con tu hijo de 4 años, pero le estás enseñando estos principios.) Dios te ha confiado algunas cosas, como por ejemplo tu cuerpo.  Él te ha confiado belleza, y eres responsable de usarla en formas que sean agradables al Señor.

Y enseñar las implicaciones de la modestia en todas las áreas que hemos venido hablando en diferentes momentos de esta serie.

Deuteronomio capítulo 6 dice que Dios nos ha dado mandamientos y reglas.  Moisés se las enseñó al pueblo de Israel, y le dijo: “Deben obedecer estas leyes.  Y al hacerlo, deben asegurarse de que lo están haciendo como resultado de un corazón que ama a Dios”.

“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza” (v. 5) para que tu obediencia no sea rígida y legalista, sino que tu obediencia fluya de un corazón que ama a Dios.

Y luego les dice: “Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y diligentemente las enseñarás a tus hijos” (vv. 6-7).

Ahora bien, no está diciendo que te sientes durante una hora al día y digas: “Vamos a enseñarte a ser modesta,” o “voy a enseñarte a obedecer los principios de la Palabra de Dios”.

Hay momentos, momentos formales y estructurados, en que debes sentarte y enseñarles a tus hijos los caminos de Dios; pero se enseña más en el transcurso de la vida diaria, usando momentos y oportunidades apropiados para instruir en los caminos de Dios —cuando piensas que tus hijos no están prestando atención— que lo que se enseña en los momentos formales y estructurados.

Por eso es que Deuteronomio capítulo 6 sigue diciendo: “Y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes” (v. 7). Todo el día, todos los días, comunica a tus hijos los caminos de Dios de manera natural.

Doy gracias al Señor porque mis padres lo hicieron.  Pienso en mi papá, quien en el día a día hablaba sobre los caminos de Dios.  No recuerdo que fueran sermones ni cátedras, porque era algo que entretejía con nuestras vidas diarias.

El texto dice:

“Y las atarás como una señal a tu mano, y serán por insignias entre tus ojos. Y las escribirás en los postes de tu casa y en tus puertas” (vv. 8-9).

Pídele al Señor que te dé, como madre, maneras creativas de enseñarles a tus hijos, desde que sean bien pequeñitos, lo que significa ser modestos o modestas, porque es importante y porque es una forma bendecida de vivir.

La semana pasada estaba interactuando con mi amiga Holly Elliff, quien tiene hijos de diferentes edades, y le pedí que compartiera algunas ideas que pudiera tener como madre acerca de este tema de enseñarles a los hijos lo que significa ser modestos.

Le pedí que compartiera hoy con nosotras algunas de esas ideas que ella me envió por correo electrónico, porque pensé que sería más útil que ustedes oyeran lo que ella tiene que decir sobre la importancia de la forma en que les enseñamos estas cosas a los niños. ¿Holly?

Holly Elliff: Pienso, como decía Nancy hace un minuto, que esto se da “en el transcurso de lo cotidiano.” y creo que probablemente una de las cosas más importantes que he aprendido es que si espero a que llegue un momento en que piense que mis hijos están listos para escuchar lo que tengo que decir, puede que ese no llegue nunca.

Así que en el transcurso de lo cotidiano, ya sea en el carro, en el supermercado, durante la enseñanza en casa o de camino a recoger a alguien. . . Cuando llegan esos momentos, cuando tenemos una oportunidad de enseñar la verdad, entonces debemos aprovecharlos.

El otro día, mientras íbamos en el carro, vimos una valla publicitaria interesante y empezamos a hablar sobre ella.  En la cultura hebrea, uno de los principales métodos de enseñanza no era decirle a alguien cuál era la verdad, sino hacerle preguntas para que pudiera descubrir la verdad por sí mismo.

No sé si les pasa a ustedes, pero si aprendo algo por mí misma, si voy a la Palabra de Dios y lo estudio por mí misma, entonces me apropio un poquito de eso, y es de mucho más valor para mí porque puedo entonces enseñarlo con más facilidad a otra persona.

Así que les hago preguntas a mis hijos sobre cosas  que nos encontramos y hago que las razonen, y luego les doy algunas referencias en las Escrituras donde pudiera hablarse sobre el tema, y solo les digo: “¿Qué piensan que significa este versículo? ¿Piensan que tiene alguna relación con eso? ¿Ven alguna conexión entre lo que Dios dijo aquí y lo que estamos hablando?” y hago que me digan lo que están pensando, lo que están viendo o lo que están escuchando.

Y mientras lo haces, entonces lo que sucede es que empiezas un patrón en tus hijos de ser como los cristianos de Berea, de convertirse en estudiosos de la Palabra.

Puede que no sepan dónde está el versículo; puede que no sepan lo que Dios dice, pero si empiezan a cuestionar, “¿Qué dice Dios aquí?” entonces el patrón se quedará con ellos el resto de sus vidas, aun cuando hayan crecido y se hayan casado y yo ya no esté ahí para decirles cuál es la verdad. Si se convierten en estudiosos de la Palabra, siempre tendrán un recurso para encontrar la verdad.

El otro día estábamos viendo televisión.  Mis hijos tenían la televisión encendida.  Yo estaba en la cocina, y escuché algo en la televisión que no me sonaba familiar, así que entré al salón, miré algunos minutos, y luego les pregunté, “¿Qué están mirando?”

Y ellos me dijeron: “Es un programa nuevo”.

Pregunté: “¿Es bueno?”

Dijeron: “Bueno, sí, pensamos que está bien.”

Dije: “Bueno, no sé nada de este programa; voy a sentarme aquí con ustedes un minuto.”

Mi primera reacción fue decir inmediatamente: “No, no vamos a ver esto.  Vamos a apagarlo.”  Pero dije, “Bien, vamos a darle diez minutos.”

Así que me senté con ellos en el salón, y vimos juntos el programa durante unos diez minutos.  Y pude darme cuenta, durante esos diez minutos, de que se estaban poniendo nerviosos porque cada cierto tiempo, cuando sucedía algo en el programa, se volteaban y me miraban.  Y volvía y sucedía algo más, y se miraban entre sí, y luego me miraban a mí de nuevo.

Y cuando se cumplieron los diez minutos, bajamos el volumen de la televisión y dije, “Bien, ¿qué piensan de este programa? ¿Le vieron algún problema?”

Y empezaron a decir: “Bueno, sí, no son muy amables unos con otros en la forma que se hablan, y como que son irrespetuosos”. Y empezaron a decir uno por uno los problemas que tenía el programa.

Ahora, lo que sucedió fue que ellos empezaron a hacer esas preguntas.  Yo no tuve que sentarme y decirles: “No vamos a ver esta película porque yo lo digo”.

Hay veces en que digo: “No, porque yo lo digo,” y quiero que obedezcan.  Por ejemplo si están a punto de tocar una olla caliente, quiero que se detengan cuando yo lo diga.  Pero para mí es igual de importante que aprendan a ser hombres y mujeres que harán preguntas de Dios, que irán a Su Palabra y encontrarán respuestas.

Así que mientras transcurre el día a día, debemos ser intencionales sobre entrenarlos a pensar bíblicamente.

Nancy: Holly, una de las cosas que noté de lo que dices en este correo es que no solo quieres enseñarles a tus hijos a obedecer ciegamente – aunque no es del todo malo aprender a obedecer a Dios y a nuestras autoridades solo porque debemos obedecer.

Pero Holly tú dices que buscas algo en tus hijos que va más allá de eso.  Tú quieres entrenar sus corazones, pastorear sus corazones, y enfocarte más en sus corazones que en su comportamiento.

De modo que yo les diría a ustedes, en esta área de la modestia, asegúrate de no permitir que la ropa de tus hijos sea más importante que sus corazones.  Eso es lo que buscas, porque puedes hacer que se pongan cierta ropa, pero la preocupación es cuando ellos salgan de tu casa… Y puede que ni siquiera sea cuando ellos crezcan; puede ser cuando lleguen a la escuela y se quiten lo que hiciste que se pusieran.  Cuando no puedas verlos, ¿qué le van a dictar sus corazones?

Si su corazón busca agradar al Señor, y si su corazón busca tomar decisiones que están basadas en la Palabra de Dios, entonces habrás entrenado de verdad a tus hijos no solo a vivir por tu lista de reglas mientras estén al alcance de tu vista, sino a  realmente haber cultivado un corazón para Dios.

Y, en ese sentido, estás capacitando a tus hijos que no sólo se conformen a una lista que tú has redactado, sino que realmente harán la diferencia en su cultura y en su generación.  No será tu fe.  No será tu religión.  No serán tus normas; sino que serán sus normas, su fe y su corazón el agradar al Señor.

Holly: Nancy me gustaría agregar algo con relación a la vestimenta, y es lo siguiente, si yo puedo lograr que mis hijas se paren frente al espejo y eventualmente se hagan  las mismas preguntas que yo les haría, entonces se habrán apropiado de esa norma para sí mismas, lo cual es muy valioso.

Nancy: Y quisiera agregar que es tan importante que empieces cuando son niños.  No empieces a enseñarles estos principios a tus hijos cuando tengan 15 años y de repente tengas un problema con la forma en que se están vistiendo.  Eso de seguro causará toda una escena en tu casa, quizás hasta una explosión.

Pon el fundamento a tiempo. Es sorprendente, cuando a los niños se les enseña lo que es debido lo que es correcto, cuando a las niñas se les enseña, repito, no de forma despótica, sino de manera simple, de manera pura, a no levantarse el vestido cuando son pequeñas, por ejemplo, estas son cosas que se quedarán con ellas para siempre.  Son principios y fundamentos que habrás puesto desde su niñez.

Ahora me gustaría atar a esto el principio de involucrar a tu esposo y padre de tus hijos siempre que sea posible.  Sé que hay algunas de ustedes que están criando a sus hijos como madres solteras, y Dios les dará la gracia de poder entrenar a sus hijos de esa manera, siempre que sea necesario.

Pero si hay un papá en la casa… Y esperamos que haya un papá que esté involucrado; y aun si no lo hubiera, puede haber otros hombres a quienes puedas involucrar de formas apropiadas en las vidas de tus hijas.

Le pedí sus opiniones sobre el tema a un papá que conozco, y él dijo lo siguiente:

Siempre reto a los hombres a que ellos tienen el deber de aprobar o desaprobar la ropa que visten las mujeres de su casa.

Y a propósito, sé que tenemos algunos papás que escuchan a Aviva Nuestros Corazones.  Me gustaría apelar a ustedes, hombres, como mujer, y decirles que: “Nosotras los necesitamos.  Como mujeres, los necesitamos.  Necesitamos que asuman su función, que tomen su lugar.”  Y a ustedes mujeres, permítanme decirles: “Permitan que el papá, permitan que el esposo, ejerza la función apropiada en esta área.”

Este papá continuó diciendo:

La razón por la cual es un deber del hombre es porque un hombre sabe lo que atraerá la atención de otro hombre.  Tanto como una madre quiera ayudar a su hija a vestirse modestamente, ella simplemente no ve de la forma que un hombre ve.

Estamos configuradas diferente.  Las mamás deben enviar a sus hijas a sus padres para que éstos les den su aprobación final.  Amigas, acudan ustedes también a sus esposos para sus opiniones y para su aprobación de la ropa que tienen puesta.

Y luego este papá dijo algo que considero que es muy sabio.  El continuó diciendo:

Instituí lo siguiente en mi casa ahora que mis hijas tienen dos y seis años.  Cada vez que tienen una ropa nueva, hacemos un pequeño desfile de modas para papá.

Él continuó diciendo,

 Sé que es muy poco lo que una niña de dos o seis años pudiera ponerse que se pudiera considerar inmodesto. Pero en realidad lo que me preocupa no es lo que visten ahora, sino que me di cuenta de que si quería instituir esto cuando ellas tuvieran doce o dieciséis años, se iban a reír en mi cara.  Empezando ahora, mi esperanza es que cuando tengan esa edad, sigan acudiendo a mí ya que ha sido un patrón normal en nuestra casa.

Algunas de ustedes tienen niñas pequeñas.  Y pensé que estas son  palabras tan sabias.  Así que incentiven a sus esposos dejenle saber que desean y necesitan que se involucren en el proceso de entrenar a sus hijas.

Y esto es cierto tanto para las madres como para los padres, y es de especial importancia, pienso, que los padres se den cuenta de esto, que deben afirmar a sus hijas en lo que respecta a la verdadera belleza espiritual y un carácter piadoso, y no enfatizar desmedidamente la belleza física.

Papás, significa tanto para una hija tener un papá que la afirme en lo que es la modestia, porque ella puede ir a la escuela o al mundo y no encontrar a nadie más que la afirme por ser modesta.  Pero si ella sabe que su papá la afirma por eso y su mamá también, entonces no se verá tan propensa a buscar la aprobación de hombres que valoran la inmodestia.

Y a ustedes mamás, y papás también, créanlo o no, vayan de compras con sus hijas.  No las manden sólo con sus compañeras a tomar todas sus decisiones de compras.

Obviamente, estamos hablando de diferentes edades y fases, y vas a querer entrenar a tus hijas de tal forma que para la fecha que tengan cierta edad  —y no les voy a decir qué edad porque no sé cuál es en su casa— pero debe llegar un punto en que ellas puedan ser enviadas a ir de compras a hacerlo, y lo harán sabiamente, tomarán decisiones sabias.

Pero desde temprano, haz que sea una costumbre ir de compras con tus hijas.  Compra en oración, y eso tendrás que hacer si quieres encontrar cosas que realmente se ajusten a las normas bíblicas de la modestia, y date cuenta de que va a tomar más tiempo y quizás más dinero vestir a tus hijas modestamente que si compras ropas de moda o inmodestas.  Porque así es como es.

Tengo una amiga llamada Devi Titus quien es una mujer piadosa.  Es una mujer virtuosa.  De hecho, ella fundó hace años la revista llamada, “Virtud” o  Virtue en inglés.   Puede que algunas de ustedes la recuerden.

Esta mujer tiene un verdadero corazón para la modestia y para la piedad, y le pedí que compartiera algunas ideas que pudieran ser útiles para las madres en lo que respecta a entrenar a sus hijas. Permítanme leerles algunas de las cosas que ella escribió.

Fija límites de lo que se permite y de lo que no se permite, y deja que tus hijas escojan dentro de esos límites.  Dale opciones de expresión en cosas que no involucren asuntos morales o espirituales.  Está bien que tengan sus propios gustos.

Si escogen algo que es inapropiado o que está fuera del límite, pregúntales (por ejemplo, con relación a un escote): “¿Piensas que esto es muy revelador?”

Si te dicen que “no” y tú piensas que “sí”, recuerda, es por eso que tú eres su madre.  Aún necesitan que las ayudes a regir sus corazones hasta que sus virtudes internas se hayan formado.  Toma tú la decisión por ellas.

Incentiva y apoya a tus hijas, y permanece dispuesta a continuar buscando hasta encontrar la ropa adecuada.

Ahora, madres, permítanme decirles a modo de precaución, algunas de ustedes tienen hijas adolescentes, si no han estado cultivando una relación con sus hijas, si no tienen su corazón y si no les han enseñado los principios de la modestia desde que eran niñas, no empiecen de golpe diciendo: “Hoy vamos a aprender sobre la modestia y a practicar la modestia”.

Y algo que también es muy importante: Enfócate en el panorama general, y recuerda que esto es un reto a largo plazo. Mantener este enfoque es mucho más importante que un argumento específico sobre esa pieza particular de ropa.  Recuerda que estás discipulando a tus hijas para ser mujeres de Dios.

Y eso es difícil.  Es difícil para ti y es difícil para ellas.  Es un reto, y habrá ocasiones en que ellas se sentirán tan sobrecogidas por el deseo de ser aceptadas, el deseo de encajar, y no es que eso esté del todo mal.  Pero hay líneas que tú debes sabes que ellas no podrán cruzar, y eso significa que en ocasiones tendrás que soportar malas caras o la ira de tus hijos.

Ahora, no lo provoques por tu espíritu.  No los provoques innecesariamente.  Pero, si se enojan porque no están de acuerdo contigo. . .Bueno.

Puedo recordar en mi adolescencia algunos desacuerdos que tuve con mi mamá y con mi papá en áreas específicas.  Me alegro tanto de que mis padres estuvieron dispuestos a enfrentar el reto, y estuvieron dispuestos, cuando fuera necesario, a permanecer firmes y en otras ocasiones a ceder, a darse cuenta de que esto no era un asunto de quien tuviera la razón. Algunas veces era cuestión de preferencia, y ellos me lo dicen ahora, o mi mamá me lo dice ahora, que había momentos en que ellos solo decían: “Esta no es una batalla que pensamos que tenemos que pelear ahora con nuestros hijos”.

Dios te dará la sabiduría de cuál es cuál.  Pero recuerda que estás haciendo algo, cuando permaneces firme, cuando mantienes la línea, estás haciendo algo por un bien mayor, y eso es el corazón, la vida, el futuro de tu hija o de tu hijo.

Deuteronomio capítulo 6 dice que obedezcas estas leyes para “que te vaya bien” (v. 3). No pelees la batalla para ganar el argumento. Porque si eres una persona con un espíritu propenso a las discusiones, estás pecando, estás equivocada.  No esperes que tu hijo o tu hija quieran obedecer a Dios si de la forma que estás tratando con la situación estás violando los mismos principios de la Palabra de Dios.

Tito capítulo 2 dice, “Enseña a las jóvenes,” entrena a tus hijas, “A ser prudentes, puras… Para que la Palabra de Dios no sea blasfemada… Para que adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador” (vv. 3-5, 10).

Eso es lo que buscas.  ¡No te des por vencida! Recuerda el producto final, y camina hacia allá. Confía en que Dios obrará en el corazón de tus hijas e en el corazón de tus hijos mientras les enseñas lo que es correcto, lo que es apropiado, y lo que adorna el Evangelio de Cristo.

Carmen: Estamos escuchando a Nancy Leigh DeMoss motivando a las madres a invertir la verdad bíblica de manera efectiva en los corazones de sus hijos.  También escuchamos a Holly Elliff.

Ese mensaje es parte de una serie llamada La hermosura de un corazón modesto. Hoy es el último programa de esta serie. Si faltaste a cualquiera de las sesiones, puedes escucharlas visitando AvivaNuestrosCorazones.com.

Estas enseñanzas prácticas son posibles gracias a radioescuchas como tú, que aportan sus ofrendas.  Aquí tenemos a Nancy para hablarte sobre la gran diferencia que hará tu aporte.

Nancy: Hace ya más de un año que Dios abrió puertas sorprendentes para empezar a difundir Aviva Nuestros Corazones en español.  Gracias al Señor esta iniciativa ya se está llevando a cabo, pero nuestro anhelo  es que se expanda para poder ministrar a cientos de miles de mujeres cuya lengua primaria es el español, ya sea en este país o en diferentes países de América Latina.

Mientras oramos y evaluamos esta oportunidad, le pedimos al Señor que confirme su dirección a través de la provisión de fondos.  Tu asistencia tendrá un gran efecto sobre nuestra habilidad para movernos hacia adelante con el ministerio en español, al igual que otras oportunidades de expandir el alcance de este programa.

Apelamos a nuestras hermanas hispanas de los EEUU quienes tienen familiares en América Latina y que quisieran que fueran expuestos a estas enseñanzas específicamente diseñadas para la mujer. De modo que, sea que hayas ofrendado anteriormente o no para este ministerio, espero que consideres, en oración, el ayudarnos a cumplir esta meta.

Carmen: Por favor, llámanos al 1-800-569-5959 desde EEUU o Canadá si te ves movida por  Dios a ayudar en esta iniciativa. Si nos llamas para dar tu ofrenda, asegúrate de pedir que se aplique al ministerio hispano.

¡Gracias por acompañarnos hoy en Aviva Nuestros Corazones!

Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss es un ministerio alcance de Life Action Ministries… ¡Y quiero ser  una mujer verdadera!

Todas las Escrituras han sido tomadas de la Biblia de las Américas a menos que se indique lo contrario.

Tomado de: Aviva Nuestros Corazones

Todos los Derechos Reservados

Disponible sobre el Internet en: http://www.avivanuestroscorazones.com

4/5 – Modelando la modestia

Aviva Nuestros Corazones

Serie: La hermosura de un corazón modesto

4/5 – Modelando la modestia

https://www.avivanuestroscorazones.com/podcast/aviva-nuestros-corazones/modelando-la-modestia/

Carmen Espaillat: Nancy Leigh DeMoss pregunta: “¿Ven tus hijos la modestia modelada en casa?”

Nancy Leigh DeMoss: Antes de comenzar a enseñarlo, antes de empezar a insistir, antes de empezar tu lista de reglas para tus hijas acerca de la modestia, asegúrate de que ellos te han visto a ti modelando una verdadera modestia, que han visto lo que significa tener un corazón modesto, tener un comportamiento modesto, y vestir con modestia.

Carmen: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss, en la voz de Patricia de Saladín. ¿A qué edad deben empezar las madres a enseñar a sus hijas sobre la modestia? Nancy nos hablará sobre esto como parte de nuestra serie, La hermosura de un corazón modesto.

Nancy: Tito capítulo 2 nos da un mandato para nuestras vidas como mujeres, ya seamos jóvenes o mayores: nos dice que como mujeres mayores tenemos un papel de formación y como mujeres jóvenes una función de aprendizaje. Aunque todas nosotras somos una mujer mayor para alguien, y todas nosotras somos una mujer más joven para alguien. Por lo tanto, en ambos casos debemos ser tanto profesoras como alumnas.

La Escritura dice en ese pasaje que las mujeres mayores deben enseñar a las mujeres más jóvenes algunas habilidades muy prácticas de la vida -entre éstas cómo amar a sus esposos. Eso es muy práctico, y se necesita entrenamiento. No siempre ocurre de manera natural. Bueno, tal vez en la luna de miel, pero más allá se necesita algo de enseñanza y de ayuda. ¿Cómo puedo amar a este hombre, y cómo puedo amar a estos niños?

Entrenar a las mujeres jóvenes a amar a sus hijos, a cómo tener dominio propio, a ser puras, cómo trabajar en su hogar, cómo ser bondadosas, sujetas a sus propios maridos, para que la Palabra de Dios no sea blasfemada (Tito 2:2-3 parafraseado).

Sé que muchas de ustedes son madres, y están entrenando a sus hijas, algunas de las cuales todavía son pequeñas, otras adolescentes, algunas que ya han salido del hogar, han salido del nido y ahora son jóvenes adultas. A cualquier edad que tengan tus hijas, este debe ser parte del plan de estudios que debes enseñarles, incluso a las niñas pequeñitas, a las jóvenes; esto de cómo amar a sus maridos.

Y tú me dirás: “Bueno, mi hija de ocho años de edad, no tiene un marido a quien amar”. Pero probablemente algún día sí lo tendrá. Así que por la manera en que amas a tu esposo, le estás enseñando a tu hija de ocho años de edad, cómo amar a su esposo algún día.

Luego viene esto de ser puras. Cada aspecto de lo que significa ser una mujer de Dios es parte de tu responsabilidad como madre el enseñárselo a tus hijas.

Quiero que nos centremos de manera más práctica aquí, para hablar sobre algunas ideas para las mamás sobre cómo entrenar a sus hijas en el área de la modestia, y en particular con relación a la modestia en el vestir.

Ahora bien, hemos dicho en Aviva Nuestros Corazones que la modestia es, ante todo, un asunto del corazón, y eso va a ser evidente en lo que vamos a decir. Pero todo este asunto del corazón siempre tiene una aplicación y un efecto, un impacto sobre los aspectos prácticos de la forma en que vivimos, la forma en que vestimos, la forma en que nos comportamos. Una de las mayores necesidades de las mujeres hoy en día es aprender a vestirse de una manera que refleje un corazón modesto.

Si tus hijas están obteniendo su punto de vista sobre la modestia o su punto de vista de lo que es correcto, de lo que es aceptable, de la cultura a su alrededor, nunca aprenderán a ser modestas, porque no hay nada de modestia en esta cultura.

Esta cultura enseña a las mujeres a ser agresivas, a ser descaradas, a ser asertivas, a desplegarse y mostrarse a sí mismas y sus cuerpos en formas que tienen la intención de atraer la atención sexual, de ser el centro de atracción. No enseña para nada a las mujeres a ser modestas, y ¿por qué habría de hacerlo? Se trata del mundo.

Los caminos de Dios y los caminos del hombre son opuestos, de modo que no podemos esperar que este mundo, esta cultura, le enseñe a tus hijas cómo ser damas o a tus hijos como ser caballeros cristianos. No esperes que este mundo enseñe a tus hijos a ser modestos de corazón y en comportamiento y en su vestimenta. Ese es tu trabajo como madre.

Ahora al hablar sobre la modestia, me vienen a la mente algunas preguntas que se nos han hecho sobre estos temas: “¿Cómo podemos enseñarle estas cosas a nuestras hijas?”

De modo que solo quiero compartir algunas cosas de mi propio corazón, pero también quiero compartir algunas cosas de conversaciones que he tenido con un gran número de madres -quiero ofrecerles algunas sugerencias prácticas para cultivar un corazón inclinado a la modestia en sus hijos -pero sobre todo en sus hijas- aunque también tus hijos deben poder apreciar la importancia de la modestia para saber cómo tratar una mujer de manera apropiada.

¿Cómo cultivas un corazón inclinado a la modestia en la vida de tus hijos? Bueno, como punto de partida permítanme decirles, que es muy importante que los padres comuniquen, por lo que dicen y por el ejemplo de sus vidas, la importancia y el significado y la alegría de vivir para la gloria de Dios.

Para empezar, ni siquiera mencionaría la palabra modestia. Me gustaría empezar con Dios y decir: “¿Por qué es importante que el principio fundamental de nuestra vida sea el vivir para la gloria de Dios? Y ¿qué significa vivir para la gloria de Dios?” Tus hijos necesitan sentir y percibir y creer que tú tienes la convicción de que esa es la manera de vivir que trae gozo.

Te diré, yo crecí en escuelas cristianas, crecí en las iglesias evangélicas. He visto a muchos de mis compañeros en los últimos años, y también he visto los niños creciendo en las generaciones siguientes. Ellos se crían en hogares cristianos, en iglesias cristianas, y luego que salen de la casa y salen de la iglesia rechazan el Cristianismo.

Creo que una de las razones principales, uno de los asesinos de la fe de los jóvenes que crecen en los círculos cristianos, es que no ven que haya gozo en la fe de sus padres. Muy probablemente tus hijos terminen rechazando tu religión si ven que es una religión carente de gozo. ¿Por qué desearían abrazarla si todo lo que tienes es una lista de reglas? ¿Una lista de cosas que no pueden hacer? ¿Una lista de cosas que tienen que hacer?

Ahora bien, hay un montón de mandamientos en la Escritura, y son los mandamientos que necesitas enseñar a tus hijos. Jesús nos dijo que enseñáramos las cosas que Él nos manda a hacer. Tenemos que enseñar la obediencia.

Pero en primer lugar tus hijos necesitan sentir que crees que caminar con Dios y vivir la vida para la gloria de Dios es la forma más maravillosa de vivir. Si no lo crees, ellos no van a entender, solo por lo que dices con tus labios, que esta es la forma correcta de vivir.

Especialmente en la generación de los jóvenes de hoy -ellos andan tras la autenticidad, ellos andan tras lo que es genuino, no quieren nada falso, rechazan la hipocresía. De manera que algunos de ellos están rechazando el Cristianismo, pero en realidad no es el Cristianismo. Ellos rechazan lo que sus padres llaman Cristianismo.

Así que asegúrate de que estás comunicando a tus hijos lo que significa vivir para la gloria de Dios y por qué hay gozo en ello. Y después, pide a Dios que te ayude a ser un ejemplo piadoso en cada área de tu vida; que te ayude a ser un ejemplo de lo que significa amar a Dios y obedecer a Dios.

Si tus hijos te ven desobedeciendo a Dios, quizá nadie en la iglesia lo sabe, pero tus hijos sí lo saben. Si ellos saben que tienes mal genio, y ellos saben que no tienes un espíritu dócil, manso ni tranquilo como mujer, ¿por qué, entonces, aceptarían lo que dices sobre la forma en que ellos se deben vestir, o sobre cualquier otra área de la vida, si tú con tu ejemplo es que no estás obedeciendo a Dios en varias áreas?

Ahora, puede que no seas descarada en tu desobediencia, pero tus hijos se dan cuenta. Si eres una persona que no perdona, si estás guardando rencor, si tienes una lengua suelta, ¿por qué piensas que tus hijos van a aceptar cuando insistas en cuanto a la forma de vestir?

Asegúrate de que estás amando y obedeciendo a Dios y que tus hijos están viendo tu ejemplo . Claro, no estamos diciendo que debas hacerlo perfectamente -pero tus hijos no están esperando eso. Ellos sí esperan que cuando falles, cuando caigas, tienes que ser lo suficientemente humilde para reconocerlo y decirle: “Me equivoqué. ¿Podrían por favor perdonarme? ”

Necesitan ver un ejemplo -no solo en términos generales- de que amas y obedeces a Dios, sino que necesitan ver un ejemplo en tu vida de lo que significa ser modesta. Antes de comenzar a enseñarlo, antes de empezar a insistir en la modestia, antes de empezar tu lista de reglas para tus hijos acerca de la modestia, asegúrate de que ellos te han visto modelar la modestia verdadera, lo que significa tener un corazón modesto, modelar un comportamiento modesto, y vestir con modestia.

Y déjenme decirles, que esto es especialmente importante en el hogar, porque puede ser que la gente en la iglesia piense que eres una mujer muy modesta en la forma de vestir y de conducirte, pero tus hijos saben que eres una arpía, o tus hijos saben que no vistes con modestia en el hogar. Así que asegúrate de que estás dando un ejemplo piadoso allí.

Detente y piensa, solo por un momento, sobre las áreas que el Señor ya ha traído a tu mente que no son consistentes, las formas que tal vez no son de buen ejemplo para tus hijos.

Ahora bien, no te desanimes. Ponte de acuerdo con Dios sobre el asunto, y luego pídele que te dé el valor y la gracia para hacer los cambios prácticos que necesitas hacer para que tus hijos puedan ver un ejemplo de cristianismo genuino en tu casa.

Al pensar en la consistencia, permíteme enfatizar especialmente todo lo relativo al entretenimiento, y el tipo de entretenimiento que apruebas para ti y para tus hijos.

Tú como madre (y los papás también) son responsables de asegurarse de que sus hijos están siendo protegidos. En particular con los niños más pequeños, porque antes de que ellos aprendan a discernir el bien del mal, tu eres responsable de ayudarlos a tomar esas decisiones.

El entretenimiento es un área en la que hoy estamos tan influenciados tan sutilmente por una cultura que es contraria a los caminos de Dios. Es más sutil, porque nos reímos de ese entretenimiento, nos divertimos con el entretenimiento. Es divertido, de manera que no pensamos en lo peligroso que puede ser el estar expuestos a esa filosofía, al comportamiento, a lo que se está promoviendo en cuanto a la cosmovisión del mundo.

Asegúrate de que como madre estás consciente del tipo de entretenimiento que disfrutas y que va de acuerdo a lo que dices creer sobre lo que está bien y lo qué está mal. Oye, no digas que crees que las mujeres deben tener un espíritu tierno y sereno y ser sumisas a la autoridad y luego irte y reírte de un entretenimiento que promueve a las mujeres boconas, arrogantes, engreídas y rebeldes. Porque hay una incoherencia allí, y tus hijos necesitan ver que hay consistencia entre lo que dices que crees y lo que haces.

Incluso muchas de las películas de niños -definitivamente, el entretenimiento es una zona en donde hay que tener mucho cuidado- hay una gran cantidad de estas películas infantiles que hacen alarde de la inmodestia, y pensamos que es gracioso. Tus hijos no son tontos. Si piensas que es gracioso en la Sirenita o alguna otra película que promueve la inmodestia, o la desobediencia, entonces no esperes que tus hijos salten de alegría y te digan: “Oh, sí, déjame ver cuán modestamente puedo vestir para complacer a mi mamá” Porque hay una inconsistencia ahí.

Y en este asunto de las películas, por ejemplo. Una esposa y también madre me habló recientemente. Ella tiene un número de hijos de edad adolescente y más pequeños y ella me expresó su asombro al ver que muchas madres envían a sus hijos al cine (y me refiero a las madres, pero también incluyo a los padres) sin saber a dónde sus hijos van, y sin saber lo que van a ver.

Y esto eran solo los amigos de sus hijos… “Estoy sorprendida de los padres” me dijo ella (ella viene de una iglesia evangélica sólida) “Ellos están llevando a sus hijos a ver películas de clasificación R”.

Hay inconsistencia en los padres que profesan creer el Evangelio y que luego permiten que sus hijos vean películas sexualmente explícitas; películas que promueven filosofías violentas o no bíblicas.

Estuve sosteniendo una conversación con un grupo de padres y algunos de sus hijos, y les pregunté a los jóvenes, “¿Por qué creen ustedes que los padres permiten que sus niños vean estas películas?”

Uno de los chicos me dijo: “Oh, porque los padres piensan: ‘Mis hijos nunca harán ese tipo de cosas´.” Pero ¿Qué te hace pensar eso? Si ellos se dan cuenta de que tú piensas que este entretenimiento no tiene nada de malo, ¿qué te hace pensar que se mantendrán alejados de ese tipo de comportamiento?

Ahora, cuando se trata de la modestia, y es ahí donde nos estamos enfocando de manera particular. Un área realmente importante corresponde al tipo de revistas y de catálogos que tienes en tu casa, especialmente aquellas de ustedes (bueno, cualquiera de nosotras), que tienen hijos.

Hay muchos catálogos hoy en día -especialmente aquellos que son de ropa de mujer- que no querrás dejarlos en sitios accesibles donde tu marido y tus hijos estén expuestos. Parte de tu papel como esposa y como madre es ayudarlos y protegerlos moralmente.

Ahora, eso no significa que tendrías que volverte paranoica acerca de esto o estar aterrorizada de si tu hijo ve o vio algo que no debería haber visto. Tus hijos necesitan ver que una forma natural de vivir para ti es que te deleitas en pensar en cosas que son excelentes y puras, buenas e irreprochables, y eso excluye la mayoría de los anuncios de ropa interior, una gran cantidad de los periódicos, y muchos catálogos.

Una mujer me dijo esta semana “Me encontré cancelando suscripciones a las revistas para mujeres que realmente no habían sido tan malas, pero las imágenes no eran algo que debemos tener por ahí en casa en nuestra mesa de la sala”.

Escucha, ¿permitirías que una mujer voluptuosa, a medio vestir, entrara y se sentara en tu mesa de la sala de estar y dijese?: “Voy a permanecer aquí durante un mes, y luego me voy”. ¿Acaso no es eso lo que hacemos con las revistas?

Quizás necesites pensar dos veces en las cosas a que te suscribes, asegurándote de que eres consistente con lo que dices y con lo que haces, no sólo en público, sino también en casa, en privado. Una vez más, especialmente si tienes hijos, es muy importante enseñar a tus niños que hay una diferencia entre los hombres y las mujeres, y también cómo proteger y cuidar esas diferencias.

Mi padre nos decía esto de la siguiente forma: “Yo quiero que sean damas y caballeros cristianos.” Eso significa que hay formas en que los niños y las niñas son diferentes, se nos enseñaba, como niños y niñas, a manejarnos de manera diferente, de acuerdo a nuestro género.

Así que enseña a tus hijas a ser modestas en la presencia de su padre, y también de sus hermanos. Porque la modestia no debe ser algo que de repente aparezca en tu vida de familia. Debe ser un estilo de vida; siempre debes estar pensando en formas en las que debes ser discreta.

Podría sonar, cuando digo estas cosas, como si estuviéramos hablando de estar tensas o de estar siempre ansiosas, o de estar atemorizadas de que tus hijos van a ver algo que no deberían ver. De ser así, realmente podrías estimular más curiosidad en tus hijos. Porque el fruto prohibido parece dulce, según Proverbios, por lo que trata de no hacer un gran revuelo de estas cosas al punto de que tus hijos deseen aquello que les estás prohibiendo.

De alguna manera mis padres fueron capaces de hacer esto con un gran equilibrio, y estoy muy agradecida por ello. Nunca hubo grandes revuelos por estas cosas; era simplemente el estilo de vida de nuestra familia… Bueno y algo que nos ayudó mucho mientras crecíamos fue no haber tenido un televisor.

Simplemente no traían a nuestra casa las cosas que eran cuestionables en términos de las normas de la modestia o las normas bíblicas. Si íbamos a ir a ver una obra de teatro o alguna forma de entretenimiento, mis padres, créelo o no, iban y lo investigaban primero.

Ellos nos protegían. Ellos querían asegurarse de que nuestros corazones eran guardados, y este era el estilo de vida de nuestra casa. No había un estándar en el hogar y otro estándar cuando estábamos en la iglesia. Este era nuestro estilo de vida.

Y luego asegúrate que, con respeto a la consistencia, no tengas una doble moral para tus hijos. Porque tus hijos serán rápidos en notarlo.

Tuve un intercambio de correo electrónico la semana pasada con una mujer que trabaja con los jóvenes de su iglesia. Y ella me dijo: “Una de las cosas que escucho de estos jóvenes es, ‘¿Por qué mis padres son tan inconsistentes? Por ejemplo, ¿por qué mis padres me regañan a mí acerca de la ropa que me pongo cuando voy a salir, pero luego me compran un vestido revelador para ir al baile de graduación? ¿No es esto un doble estándar? ”

Ahora, es sorprendente que sean precisamente los jóvenes que se percaten de este doble estándar. Estamos diciéndoles: “No puedes salir por la puerta vestida de esta manera”, sin embargo, compras un vestido revelador para el baile de graduación. ¿Cuál es la diferencia, qué diferencia hay? ¿Qué lo hace correcto? ¿Qué es una ropa formal? ¿Qué es un traje de baño? ¿Está bien porque es ropa casual?

Tenemos que determinar delante del Señor lo que es modesto, y luego hacerlo un estilo de vida. Una de las mujeres jóvenes que nos escucha vino a mí durante el receso de la grabación y me dijo: “¿Me puedes dar pautas un poco más específicas en algunas de estas áreas?”

Le dije: “Sabes, una de las razones por la que no hago eso es porque la Biblia no lo hace”.

No te puedo dar una lista, pero puedo recomendarte lo que esta joven está haciendo, y eso es pedirle al Señor, “¿Qué consideras apropiado?” Y luego vivirlo. Modélalo para tus hijos, y pídele al Señor que te proteja de tener una doble moral en estas áreas.

Cuando volvamos en la próxima sesión, quiero hablar sobre la importancia de no solo modelar un ejemplo constante y permitir que tus hijos vean que eres constante en estas áreas, sino también la importancia de enseñar y entrenar a tus hijos sobre lo que significa vestir con modestia, enseñarles no solo las reglas, no solo la lista, sino la importancia de dar a tus hijos una base bíblica para su pensamiento; enseñarle los principios bíblicos que deben gobernar su forma de pensar.

Así que vamos a volver sobre este tema en la próxima sesión y vamos a hablar sobre la importancia de realmente enseñar a tus hijos, según lo que la Escritura dice en Deuteronomio capítulo 6 versículo 7. “Y diligentemente las enseñarás a tus hijos” (paráfrasis). Hablaremos más acerca de cómo hacer eso.

Señor, necesitamos tanta sabiduría para saber cómo vivir estas cosas en nuestros hogares, en nuestras relaciones como familia. Te pido por las mamás y por los papás, para que tengan sabiduría y el discernimiento y la discreción, y que a la vez estén llenos de Tu Espíritu Santo en su búsqueda para hacer frente a estas áreas con sus hijos y con sus hijas, a partir de las edades más tempranas, que enseñen, que entrenen y que dirijan de tal manera que sus hijos que tengan hambre y sed de caminar en Tus caminos.

Te pido que el ejemplo que establezcamos, como generación, sea convincente y atractivo para los que vienen detrás de nosotros. Te lo pido en el Nombre de Jesús, Amén.

Carmen: Nancy Leigh DeMoss ha estado ofreciendo algunos consejos prácticos. ¿Cómo entrenas eficazmente a tus hijos a elegir ropa modesta y a comportarse apropiadamente? Ese mensaje es parte de una serie llamada, La hermosura de un corazón modesto. La modestia va más allá de la ropa. Es un asunto del corazón.

Te invitamos a visitar nuestra página para que te informes sobre todos los detalles acerca de nuestra primera conferencia Mujer Verdadera en América Latina. Visita AvivaNuestrosCorazones.com para más informes.

También te recordamos que si te has perdido algún mensaje de esta serie, o cualquier otra serie pasada, solo tienes que visitar www.AvivaNuestrosCorazones.com. Puedes leer las transcripciones y/o escuchar el audio.

Bueno, ¿quién tiene la mayor influencia sobre tus hijos cuando se trata de la modestia?

Nancy: Uno de los principios más importantes que encontrarás repetido una y otra y otra vez, en el Antiguo Testamento en particular, es la importancia de que los padres enseñen a sus hijos los caminos de Dios.

Amigas, si no enseñan a sus hijos a pensar bíblicamente, no esperen que el mundo les vaya a enseñar a pensar de una manera correcta. ¡Qué responsabilidad la tuya, como madre, de enseñar a tus hijos los caminos de Dios!

Eso es cierto en esta área de la modestia por igual, en la enseñanza que debes darle a tus hijos y a tus hijas, sobre tener un corazón inclinado hacia la modestia, y de entender la importancia y la necesidad de la modestia y lo que significa ser modesto en todos los ámbitos de sus vidas, incluyendo la vestimenta.

Y déjenme decirles que cuando se trata de esta área de la modestia, como en muchas otras áreas de la crianza de los hijos, no comiences con una lista.

Comienza con los principios de la Palabra de Dios. Enseña a tus hijos, desde las edades más tempranas, lo que Dios piensa y cuáles son los principios que deben regir nuestra vida con respecto a la modestia , como por ejemplo:

● El principio de la propiedad: Tu cuerpo no es tuyo, sino que pertenece a Dios, una vez que eres hija de Dios.

● El principio de señorío: Jesús es Señor de todo.

● El principio de la ciudadanía: Si eres hija de Dios, perteneces a un Reino diferente, no eres de este mundo.

● El principio de la mayordomía.

Ahora bien, no puedes usar todas estas palabras con tu hija de cuatro años de edad. Pero estarás enseñando los principios. Dios te ha encomendado algo a ti: un cuerpo, y te ha encomendado la belleza. Eres responsable de usarlos, en formas que sean agradables al Señor.

Carmen: Nancy te ayudará a reflexionar bien sobre esto la próxima vez. Por favor, vuelve a Aviva Nuestros Corazones.

Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss es un ministerio de alcance de Life Action Ministries Y yo quiero que mi mamá asista a la conferencia de Mujer Verdadera.

Todas las Escrituras fueron tomadas de la Biblia Las Américas a menos que se indique lo contrario.

Tomado de: Aviva Nuestros Corazones

Todos los Derechos Reservados

Disponible sobre el Internet en: http://www.avivanuestroscorazones.com

3/5 – Reflejando la gloria de Dios

Aviva Nuestros Corazones

Serie: La hermosura de un corazón modesto

3/5 – Reflejando la gloria de Dios

https://www.avivanuestroscorazones.com/podcast/aviva-nuestros-corazones/reflejando-la-gloria-de-dios/

Carmen Espaillat: Cuando estamos comprando ropa, hay cosas más importantes que considerar que simplemente el color y el precio. Aquí está Nancy Leigh DeMoss, en la voz de Patricia de Saladín.

Nancy Leigh DeMoss: ¿Cuál es la motivación de tu corazón?, ¿Cuál es la actitud de tu corazón?, ¿Es humilde? ¿Es modesto?, ¿O estás tratando de hacer alarde de tus riquezas, de tu belleza, o peor aún, ¿estás tratando seducir a los hombres sexualmente?.

Carmen: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss. Ella continúa con la serie, La hermosura de un corazón modesto.

Nancy: Vamos a continuar viendo en el día de hoy una de esas porciones de la Palabra de Dios muy, muy prácticas y especificas—una de esas que también ha sido tema de mucha controversia y debate, y, en mi opinión, también de mucho malentendido.

Así que si tienes tu Biblia, déjame animarte para que la abras en la 1era Carta a Timoteo. Esta semana estamos caminando “donde los ángeles temen pisar”. Aquellas de ustedes que han estado escuchando Aviva Nuestros Corazones saben que aquí no tememos a la controversia, porque sentimos que nuestro llamado es a ayudar a las mujeres a que sean contraculturales.

Estamos hablando aquí en el contexto inmediato acerca de como se supone que la mujer debe conducirse en la iglesia. Pero en el contexto más amplio de toda la Palabra de Dios, realmente estamos hablando de cómo se supone que la mujer debe conducirse, y punto.

Me encanta lo balanceada que es la Escritura. Pablo nos habla en solo esos dos versículos acerca de nuestro atavío, de nuestra ropa, de nuestra apariencia; pero también nos habla sobre nuestras actitudes; y acerca de nuestras acciones.

Desde hace unos días hemos estado hablando acerca de este asunto de la vestimenta, donde el apóstol dice que la mujer debe adornarse a sí misma con atavío respetable. Esto es con ropa apropiada —que su apariencia externa debe ser bien ordenada. Debe ser decente. Debe ser apropiada.

¿Quiere decir eso que siempre tenemos que salir a la calle viéndonos impecables, y solo luciendo la imagen misma de la elegancia y de la hermosura?, No, claro que no. Hay momentos donde es apropiado vestir más casual. Pero hay otros lugares donde no es apropiado. Ahí es donde debemos estar más conscientes de lo que realmente es apropiado.

Así que eso es lo que el apóstol está diciendo aquí. “Vístanse en una manera adecuada para su profesión de piedad, como conviene a las mujeres que profesan piedad”. Y ¿Qué es piedad? Es ser como Dios. Como puedes ver, estamos dándole al mundo una impresión de Dios, una imagen de quien es Dios. ¿Qué le estamos diciendo con nuestra apariencia física a las personas que no pueden ver a Dios? Ellos están obteniendo su imagen de Él cuando nos ven a nosotras.

Por lo que el apóstol dice, “Debe de ser con una apariencia respetable, y la actitud de corazón con la que te adornas a ti misma, debe ser de modestia y dominio propio”. Hemos hablado de esas dos actitudes de corazón en las últimas dos sesiones.

Ahora Pablo habla de otro extremo que se remonta a algunos detalles más acerca de nuestra ropa, y él dice lo opuesto a lo que ha estado hablando. “Se supone que debes estar adornada con ropa decorosa, con pudor y modestia, (y aquí ahora hay una comparación y un contraste) no con peinado ostentoso, no con oro, o perlas, o vestidos costosos”.

Ahora, hay algunos que han dicho que eso significa que la mujer no debe usar joyería, o que la mujer no debe nunca usar ropa bonita, o que nunca deben arreglarse el pelo. Hay un pasaje similar en 1era de Pedro capítulo 3 que las personas a menudo lo toman con esta misma interpretación y esos principios (vers. 3-4).

Pero no creo que sea lo que el apóstol está diciendo aquí en lo absoluto. Piensa por un momento en las personas a quienes el apóstol les está hablando. Era a la iglesia de Éfeso.

Éfeso era una ciudad rica y comercial, y parece que quizás algunas de las mujeres que eran cristianas en esa ciudad estaban quedando enredadas en las últimas modas y estilos. Estaban obsesionadas en competir las unas con otras buscando llamar la atención. Lo hacían con lo que llevaban puesto—ropa de última moda, lo mejor, lo más caro.

Mientras estudiaba este tema, me encontré con algunas descripciones de algunas de las modas que las mujeres usaban en esos días. Una de las esposas del emperador Calígula tuvo un vestido que un historiador Romano describe que valía unos cientos de miles de dólares según los estándares actuales. Así que hubo mujeres que realmente se excedían a la hora de gastar dinero en ropa. En contraste a esto, las personas trabajadoras comunes y corrientes solo podían tener uno, dos o quizás tres vestidos en toda su vida porque la ropa era cara.

Entonces lo que el apóstol está diciendo aquí es que, “En materia de adornarte y de vestirte, no te dejes atrapar por los extremos”.

Él no está prohibiendo ponerse ropa o joyas. Él está diciendo que, “hagas lo que hagas, no dejes que sea algo que vaya desviar la atención de las personas del Señor. No des lugar a que al entrar a la iglesia, todos estén mirando tus joyas, o todos estén mirando tu peculiar vestuario porque es extremo, o porque es extremadamente costoso, o es llamativo, o es ostentoso. No dejes que tu ropa sea el centro de atención”.

Esto tiene que ver, a propósito, también con el maquillaje—Kosmeo— esto de adornarse; se refiere a la apariencia externa. Todas hemos conocido mujeres que en ocasiones tenemos que preguntarnos cómo lucirían realmente sus rostros debajo de toda esa pintura.

Él se estaba refiriendo específicamente a algunas prácticas que tenían en el tiempo del Nuevo Testamento. Alguna de las mujeres se hacían unos peinados muy elaborados e intrincados, donde tenían oro y perlas y otras joyas alrededor de sus cabellos. Quiero decir, ¡eran espectaculares! Además todo el mundo estaba hablando de sus peinados, y esto distraía de la adoración a Dios.

Y entonces, también, algunas mujeres llevaban vestimentas que eran tan costosas ,que las personas en la iglesia que no podían permitirse el lujo de tener este tipo de ropa, se volvían envidiosas. Estaban incitando a otros a pecar con el tipo de vestimenta que llevaban.

Eso no quiere decir que todo el mundo tiene que ser pobre. No es pecado ser pobre. Pero tampoco es pecado gastar dinero en ropa si Dios te ha dado la provisión y la libertad para hacerlo.

Leí una nota de John Wesley que realmente me ministró cuando estaba estudiando para este tema. No la tengo frente a mí, pero el sentido era el siguiente: “Si tú gastas un centavo más de lo que Dios quiere que gastes en tu ropa, recuerda que estás robando el dinero que Dios podría haber querido que le dieras a los pobres”.

Solo dije, “¡Ouch!, ¿no es eso verdad?

Él está hablando aquí de dejar que la actitud de la modestia y del dominio propio gobierne tu manera de arreglarte el pelo, tu manera de vestir. Él no está diciendo que es malo llevar perlas, ni que es malo tener un vestido costoso; pero al comprar asegúrate que tus motivaciones son correctas, que no estás buscando llamar la atención sobre ti misma, que no estás poniendo a las personas a pecar al lucir seductora o por ser una distracción.

Hubo un padre de la iglesia del siglo cuarto—que quizás algunas de ustedes están familiarizadas con su nombre estoy hablando de Crisóstomo—y he aquí lo que él escribió:

“¿Cuál es entonces la ropa modesta? (y recuerden que esto es en el siglo cuarto.) Tal es aquella que cubre completamente y decentemente, y no con ornamentos superfluos, porque el uno es decente y el otro no.

¿Cómo? ¿Te acercas a Dios para orar con el cabello elaboradamente trenzado y ornamentos de oro? ¿Viniste a una gala? ¿A un carnaval? En tales lugares esas cosas costosas tal vez pudieran ser adecuadas. Aquí, ninguna de esas cosas es deseable.

Has venido a orar, a pedir perdón por tus pecados, a rogar por tus ofensas, suplicando al Señor y con la esperanza de que sea propicio o misericordioso para contigo. Deshazte de tal hipocresía.”1

En otras palabras, él está diciendo: “Deja que tu apariencia externa refleje el porqué has venido a la iglesia”. ¿Y por qué has venido a la iglesia?

• ¿Fue para llamar la atención?

• ¿Fue para ser el centro de atención?

• ¿Cuál es la motivación de tu corazón?

• ¿Cuál es la actitud de tu corazón?

◦ ¿Es humilde?

◦ ¿Es modesta?

◦ ¿O estás tratando de ostentar tu riqueza, de ostentar tu belleza, o aun peor, de atraer a los hombres sexualmente?

Una mujer que se enfoca en adorar a Dios debe pensar con cuidado en cómo debe vestirse, y su corazón le debe dictar como ha de ser su vestuario y su apariencia.

Pablo cierra este pasaje diciendo, “En lugar de estar vistiendo vestidos extravagantes y adornos extremos, mejor adórnate a ti misma (como mujer) de lo que es apropiado de una mujer que profesa santidad. ¿Con qué Pablo? Con buenas obras”. A través de toda la Escritura encontrarás que las buenas obras —obras de misericordia— son un adorno muy importantes que nosotras las mujeres debemos utilizar para adornarnos a nosotras mismas: sirviendo, ocupándonos de las necesidades físicas de nuestros maridos y de nuestros hijos.

Amigas , ¿cuándo hacen esto ustedes? Lo haces cuando cocinas para tu familia, cuando te aseguras de que tu familia tenga ropa que le sirva y que esté limpia; cuando te aseguras de que tu hogar se mantenga limpio y ordenado, cuando eres hospitalaria en tu hogar, cuando le llevas comida a una madre que ha pasado por una cirugía, o cuando ayudas con la escuela en el hogar a esa madre que tiene las manos llenas con unos cuantos pequeñitos. Cuando te extiendes a ti misma, cuando extiendes tu corazón y tus manos en las buenas obras, ¿sabes lo que estás diciendo?, ¿sabes lo que estás haciendo? Estás adornando el Evangelio. Estás haciendo de Cristo alguien creíble. Estás reflejando un corazón que es modesto y puro y que tiene dominio de sí mismo. Estás reflejando el corazón de Jesús.

De manera que en nuestra apariencia, en nuestras actitudes, en nuestras acciones —en nuestro todo— nada es insignificante. Todo es importante. Y otra vez déjame decirte como mujer joven que eres: es importante para ustedes que son adolescentes que cultiven la modestia, que cultiven actitudes piadosas. Te prometo que si haces de este tu currículo, si estudias, y te enfocas durante tus años de adolescencia, encontrarás mucho más gozo y bendición más tarde en tu matrimonio y en tu familia de lo que jamás hayas soñado sea posible.

Así que Pablo dice, “Mujeres, adórnense a sí mismas. Sean hermosas. Pónganse sus cosméticos, Kosmeo. Adórnense, y así es como lo deben hacer: con prendas de vestir respetables, con modestia y dominio propio, no con trenzas elaboradas y oro o perlas o atuendos costosos sino con lo que sea apropiado para la mujer que profesa piedad —con buenas obras”.

Y a ustedes jovencitas, quisiera simplemente decirles que solo quisiera tenerlas a ustedes solas unos minutos y poder mirarlas a los ojos y, número uno, decirles que son hermosas; y número 2, solo motivarlas a que estén dispuestas a pagar el precio ahora, para evitar tener que pagar un precio alto más tarde por resistirse a tomar decisiones piadosas en esta área en el tiempo oportuno.

Permítanme decirles también, que si tienen una madre o un padre que se interesa en la forma en que ustedes se visten, aunque quizás ellos no lo sepan expresar de la mejor manera para que puedas recibirlo fácilmente. Quizás el momento que eligen hacerlo no es siempre el correcto, y puede haber algunas tensiones allí, y todo eso es entendible. Pero si tienes una madre o un padre que se interese en la manera en que te vistes, agradécele al Señor, y agradécele a tus padres.

No quiere decir que todas sus ideas acerca de la vestimenta son las únicas buenas o correctas, pero significa que Dios te ama tanto, te ha amado lo suficiente para poner a alguien en tu vida para que sea una fuente de protección. Solo quisiera retarte a recibir con un espíritu de humildad el consejo de tus padres.

No hace mucho tiempo hablé con una joven acerca de un tema totalmente ajeno a este. Sus padres le estaban aconsejando (y habían adoptado una posición muy fuerte en su vida para ser una mujer soltera de 30 años) acerca de algo que ella no estaba de acuerdo con ellos. Y sus padres eran unos padres piadosos, pero…al escucharla, pensé que yo misma no estaba necesariamente de acuerdo con ellos tampoco.

Pero me agradó el corazón de esta joven. Ella decía: “Quiero honrar a mis padres, y sé que ellos quieren lo mejor para mí”. Le dije: “ Aun si tus padres tengan o no la razón en este tema en particular, no es realmente tan importante como el hecho de que hayas recibido con humildad el consejo de ellos en tu vida”.

Ahora, eso no quiere decir, madres, que es apropiado para ustedes manejar todos los asuntos de sus hijos, ya sea que tengan 30 o 16 años o lo que sea. Es necesario que puedas liberar a tus hijos para que ellos aprendan a ir donde el Señor para obtener esas respuestas, y que tú no estés sobre-controlando sus vidas. Tú quieres que ellos sean adultos. Y quieres que ellos piensen bíblicamente por sí mismos.

Pero devuelta a ustedes, las hijas. Si respondes en humildad al consejo de tus padres, Dios bendecirá tu vida una y otra y otra vez. Si tuviera un mensaje para los jóvenes en el día de hoy, sería: “Lean el libro de Proverbios y miren que tonto es despreciar el consejo y que sabio es y cuántas bendiciones tendrían si reciben el consejo de Dios”.

Hay aspectos de los consejos de mis padres que yo recibí cuando era una joven, pero hay algunos aspectos de sus consejos que yo rechacé en mi corazón. Y si pudiera regresar el tiempo y hacerlo todo de nuevo otra vez, quisiera ser más sabia y decir: “no es que ellos sean Dios; no es que ellos lo sepan todo; no es que ellos lo manejan todo bien…”

¿Ven?, lo que hacía era criticar la forma como ellos lo manejaban, o el hecho de que uno de mis padres tal vez estaba siendo muy emocional acerca de un tema en particular, cualquiera que fuese el tema. Ahora yo solo pienso que Dios me amó lo suficiente para darme padres a quienes les importaban las cosas pequeñas, como lo era mi ropa.

Escuchen, yo perdí a mi padre el fin de semana que cumplí mis 21 años. Me desperté esa mañana, me despedí de él…Estaba partiendo para un viaje, y no sabía que no lo vería nunca más. ¡Y qué no daría yo ahora por tener más de los consejos de mi papá!

Mientras pienso hacia atrás, uno de los momentos que tuvo mayor influencia en mi vida, en cuanto a todo este tema de la modestia, fue un día cuando bajé las escaleras cambiada para un recital de piano vestida con un traje formal. No tenía ninguna intención inmoral, que mi corazón pudiera apercibirse, en cuanto a lo que tenía puesto. Pero mi papá dijo: “Hay un problema con ese escote; no creo que sea apropiado”. Así que tuvimos que hacer unos cambios de último minuto. Pero miro hacia atrás a esa experiencia y le agradezco al Señor que tuve un padre que le importó.

Cuando tenemos ese tipo de consejo, pudiéramos responder a ello con resistencia. Pero, ¿sabes a que se reduce en última instancia? Usualmente no es el asunto en sí, —no es el tema de la ropa— es nuestro orgullo, y que queremos hacer las cosas a nuestra manera, como nos parece bien.

Como alguien dijo anteriormente… Una mujer adulta fue que dijo: “Simplemente no quiero que las personas me digan cómo vestirme”. Y, ¿no es eso lo que queremos decir en pocas palabras? Cuando se trata de este asunto, no queremos que Dios nos diga cómo vestirnos, mucho menos otro ser humano. Pero el corazón sumiso dice: “Recibo este consejo. Tengo un espíritu humilde”.

En esta época de la vida en que me encuentro ahora en mis 50, donde no paso mucho tiempo con jóvenes adolescentes. Quisiera estar entre ellas más a menudo. Pero si solo pudiera rogarte acerca de algo, sería que quiero que sepan que estoy experimentando increíbles bendiciones, alegrías y libertades en mi vida hoy en día porque, en la mayoría de las veces, el Señor me ayudó a responder a los consejos que recibí cuando era adolescente.

No me había percatado en ese momento lo importante que esto era. Quiero decir, yo sabía todo eso de “honrar padre y madre”. Lo estaba haciendo. Pero yo no estaba pensando lo que eso implicaría para mí 30 años más adelante.

Tú probablemente no estás pensando 30 años hacia el futuro, a la hora de manejar este asunto o de que si estás de acuerdo o no con tus padres, o a la hora de lidiar con este asunto de la ropa: ¿Cómo va a afectar esto mi matrimonio? ¿Cómo va esto a afectar a mis hijos? No es gran cosa. ‘Oye, soy mucho más modesta que todas mis amigas de la escuela’, pudieras pensar.

No hagas de los demás jóvenes de la escuela tu estándar. No hagas de lo que está en las tiendas tu estándar. Encuentra lo que le complace a Él, dice Pablo. Encuentra lo que le place a Dios y escoge hacerlo, y serás bendecida (mira Hebreos 13:21).

Quizás tú me consideres como una mujer mayor que simplemente está hablando de cuán buena es la voluntad de Dios. Si la voluntad de Dios es buena. Yo amo la voluntad de Dios. Pero no siempre me gusta hacerla en el preciso momento, pero cuando llego al otro lado de ella, es tan buena. Y, ¿sabes qué? cuando llegues a mi edad, no te importará lo que todos los demás lleven puesto. Si estás creciendo en el Señor, te vuelves segura en Él.

Recuerdo lo que era sentirse insegura, como una joven adolescente con sobrepeso que nunca se sintió realmente bien acerca de su cuerpo ni tampoco acerca de la clase de educación física, por ejemplo… Eso era la peor cosa del mundo para mí. Pude haber escrito un libro acerca de las mil y una maneras de cómo librarse de la clase de gimnasia… La mayoría de ellas no muy honestas que digamos. Supe lo que significó ser una joven en secundaria y preparatoria que nunca se sintió como que pertenecía allí.

¿Y sabes qué? Todavía sigo estando fuera de onda. Pero hoy, no me interesa, porque estoy completa, satisfecha. Estoy mirando las mujeres de mi edad, muchas de las cuales han estado casadas varias veces—sus vidas están destrozadas; se han practicado múltiples abortos, están endurecidas y son miserables, y son infelices, y yo digo: “¡ Oh Señor, por tu gracia, de lo que me libraste, por Tu gracia, de lo que me libraste! Quiero decir, que no fue nada que yo hice. Solo recibir consejos piadosos.

Y puedo decir, para aquellas de ustedes, especialmente ustedes jóvenes que han escogido el camino de la modestia: tal vez no siempre les guste, pero han escogido escuchar los consejos de sus padres y del Señor, y están haciendo elecciones modestas —las aplaudo. Se requiere una gran cantidad de coraje para hacer eso hoy en día. Miro algunas de ustedes jóvenes adolescentes y digo que son hermosas. Quiero decir, realmente lo son por dentro y por fuera.

Annemarie Sauter: Nancy Leigh DeMoss ha estado ofreciendo consejos prácticos para las jóvenes sobre su vestimenta y su corazón. Esto fue parte de la serie:La hermosura de un corazón modesto. Si no has escuchado la serie completa te invitamos a hacerlo visitando AvivaNuestrosCorazones.com.

¿Ya escuchaste la gran noticia? Estoy feliz de anunciar que en menos de un año tendrás la oportunidad de ser parte de la primera Conferencia Mujer Verdadera en América Latina.

El ministerio Aviva Nuestros Corazones presenta Mujer Verdadera 2015, y esta conferencia viene a la República Dominicana los días 26, 27 y 28 de febrero.

Espero que puedas asistir y que traigas a muchas mujeres contigo.

Pastor Salvador Gómez D : Yo entiendo que la mayor necesidad de las mujeres hoy el día de hoy es sin lugar a dudas la necesidad espiritual de Cristo, de Dios y de Su Palabra.

Annemarie Sauter: Este es el pastor Salvador Gómez D.

Pastor Salvador Gómez D : La humanidad se ha ido apartando de la senda que Dios ha trazado para el buen funcionamiento de ella y la mujer entonces al alejarse de Dios al crear su propia senda, al practicar lo que no necesariamente es lo que le conviene a ella misma ni a la generación que ella trae al mundo, entonces trae confusión a su propia vida, trae desorden a la familia y todas estas consecuencias son de las cosas que estamos viviendo en la sociedad al día de hoy.

La mujer cristiana en nuestro contexto está muy influenciada por las emociones ha podido departamentalizar lo que sabe de lo que practica y en ese sentido podemos encontrar en nuestras congregaciones mujeres que conocen las escrituras o conocen las historias de las escrituras, conocen la esencia de lo que Cristo describe que es el discipulado cristiano, sin embargo a la hora de elegir cómo vivir, cómo desempeñar su papel dentro de la familia, las emociones entonces ocupan un lugar primordial.

Se relega el deber cristiano, se relega el rol asignado por Dios, por lo que son sus gustos y sus preferencias personales, eso trae desde luego un desorden en el funcionamiento de cualquier familia. Una mujer que no cumple con su rol no va a poder ser la esposa que Dios diseñó, una mujer que descuida los principios bíblicos respecto a la crianza de los hijos, no será la madre que Dios diseñó, y estas cosas traen consecuencia a la sociedad y a la iglesia de manera particular.

En resumen la gran necesidad de la mujer es Dios y Su Palabra.

La Conferencia de Mujer Verdadera está diseñada para mujeres que tienen un corazón para alcanzar otras mujeres con la verdad de la Palabra de Dios.

Así que si eres una maestra bíblica, si eres líder de un grupo pequeño, esposa de pastor, o simplemente una mujer que ama ayudar a otras mujeres, esta conferencia va a ser de mucho beneficio para ti.

Entre los charlistas en esta conferencia estarán, Nancy Leigh DeMoss, Crawford & Karen Loritts y Mary Kassian. Dannah Gresh estará dirigiendo una noche especial para jóvenes solteras.

Josh Davis, Jonathan & Sarah Jerez y Dámaris Carbaugh estarán dirigiéndonos en tiempos especiales de adoración.

Si deseas obtener más información y registrarte, visita AvivaNuestrosCorazones.com.

Espero que puedas venir para buscar al Señor junto a nosotras, en la Conferencia de Mujer Verdadera, aquí en la República Dominicana.

¿Cuando debemos empezar a entrenar a nuestros hijos sobre la modestia? ¿Y si les dijera que alrededor de los 3 años? ¿Porque empezar tan temprano? Nancy nos hablará de esto en nuestro próximo programa. Por favor, acompáñanos de nuevo en Aviva Nuestros Corazones.

Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss es un ministerio de alcance Life Action Ministries.

Todas las Escrituras fueron tomadas de la Biblia Las Américas a menos que se indique lo contrario.

1 John MacArthur. Commentary on 1 Timothy.

Tomado de: Aviva Nuestros Corazones

Todos los Derechos Reservados

Disponible sobre el Internet en: http://www.avivanuestroscorazones.com

2/5 – El mayor encanto de una muje

Aviva Nuestros Corazones

Serie: La hermosura de un corazón modesto

2/5 – El mayor encanto de una mujer

https://www.avivanuestroscorazones.com/podcast/aviva-nuestros-corazones/el-mayor-encanto-de-una-mujer/

Carmen Espaillat: Aquí Nancy Leigh DeMoss en la voz de Patricia de Saladín con algunos consejos de belleza contracultura acerca de la belleza..

Nancy Leigh DeMoss: El mayor encanto de una mujer viene a través de un corazón modesto, y un corazón modesto se expresa a través de un comportamiento modesto, vestimenta modesta, reacciones modestas y actitudes modestas.

Carmen: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy leigh DeMoss en la voz de Patricia de Saladín.

Hablando de modestia y de todo lo que tiene que ver con la feminidad bíblica… ¿has escuchado hablar del movimiento Mujer Verdadera? Hace unos años Dios puso una carga en el corazón de Nancy para iniciar un movimiento contra-cultura para rescatar el diseño bíblico de la mujer. Y este anhelo dio inicio a las conferencias True Woman o Mujer Verdadera en el 2008.

Si tienes posibilidades de viajar hasta Indianápolis en octubre este es un evento que no te querrás perder, acompaña a Nancy en la conferencia True Woman 2014, los días 9, 10 y 11 de Octubre, organiza un grupo de mujeres de tu iglesia o comunidad y regístrate al visitar reviveourhearts.com. Tendremos traducción al español.

La modestia consiste en más que simplemente la cubierta externa de la piel. Nancy comenzó demostrándonos esto en el programa anterior de esta serie. Hoy escucharemos la segunda parte.

Nancy: ¿Eres una mujer modesta? ¿Qué queremos decir con eso? ¿Qué significa ser una mujer modesta? Hemos estado estudiando juntas la 1era carta del apóstol Pablo a Timoteo el capítulo 2 los versículos 9-10 y hemos hablado sobre la apariencia, las actitudes, y las acciones que Dios quiere que tengamos como mujeres cristianas.

Déjame decirte, por cierto, que lo que estoy diciendo para las mujeres aplica de igual manera para las jóvenes y para las niñas. Tenemos en nuestra audiencia algunas jovencitas de bachillerato, y estoy tan agradecida por ustedes. ¡Cómo me hubiese gustado haber podido aprender mejor algunas de estas cosas cuando tenía la edad de ustedes!

Probablemente no estuviera luchando con algunos de estos temas en la medida en que lo estoy haciendo en el día de hoy—si hubiese tenido como adolescente una mayor comprensión de lo que significa tener un corazón modesto.

Hemos visto que el apóstol Pablo dice que si somos mujeres que profesamos conocer a Cristo— si profesamos ser piadosas, si hemos hecho una profesión de fe— debemos demostrar eso, y demostraremos eso en nuestra apariencia externa, en la manera como nos vestimos.

Hablamos en la última sesión sobre las mujeres adornándose con un atavío respetable. Eso significa “adecuadamente y decentemente”, bien arreglada y apropiada. Eso tiene que ver con la manera como nos vestimos, lo que esperamos sea un reflejo de un corazón bien ordenado.

Y ahora él viene y habla en el versículo 9 no solamente sobre nuestro atavío o nuestra apariencia sino también sobre nuestras actitudes. Él dice, “Quiero que las mujeres se adornen con modestia y dominio propio”.

Si tienes la Biblia de las Américas, dice “con pudor y modestia.” En la Nueva Versión Internacional dice “con decencia y propiedad”. Y a mí me gusta la versión Reina Valera porque una de las palabras que usa te hace cuestionarte. Dice que las mujeres deben estar adornadas “con pudor y modestia”.

Así que iniciemos aquí. ¿Qué significan estas palabras? Estas son dos actitudes del corazón que deben caracterizar a la mujer en cuanto a lo que apariencia se refiere; esa debe ser su actitud cuando ella viene a adorar a la iglesia.

Cuando escuchamos la palabra modestia, primero que nada puedo decir que es una palabra que no se escucha hoy muy frecuentemente. Es una palabra que probablemente evoca algunas imágenes negativas en las mentes de muchas personas. Cuando hablamos de modestia, muchos tienen la imagen de una mujer que es como una maestra de escuela que es agria y sin gracia. Nunca se ríe. Usa ropa que la cubre desde la barbilla y llega hasta los tobillos y hasta sus puños. Ella es muy correcta y formal y muy anticuada, quizás desaliñada. Déjame decirte que necesitamos deshacernos de todas esas imágenes porque son malas concepciones de una hermosa palabra.

El mayor encanto de una mujer viene a través de un corazón modesto; y un corazón modesto se expresa a través de un comportamiento modesto, vestimenta modesta, reacciones modestas, y actitudes modestas.

He estado estudiando esta palabra modestia y se han escrito muchos comentarios maravillosos sobre la misma. Permítanme compartir con ustedes algunos elementos que he recogido de varias fuentes, de guías de estudio, y de comentarios sobre lo que significa ser modesto, modesta. Viene de la palabra griega, aidos. Aidos es la palabra que significa “decoro, decencia”.

Es una palabra que denota algunos elementos de timidez —timidez hacia los hombres, o modestia en nuestro enfoque hacia Dios en el sentido de sobrecogimiento y reverencia. Es una mujer que no simplemente se lanza a una situación. Ella sencillamente no se lanza a los hombres. Ella sencillamente no viene irrespetuosamente a la presencia de Dios. Ella es modesta en su acercamiento a Dios y hacia los demás.

La palabra tiene que ver con modestia mezclada con humildad. Vemos aquí una actitud humilde, y en la raíz de esta palabra, aidos, hay envuelta una idea de vergüenza — no en un sentido negativo, sino en un sentido positivo.

Está hablando sobre una mujer que es piadosa, quién estaría avergonzada si cualquier cosa en sus actitudes o en su vestimenta fuera alguna vez a causar deshonra a Cristo o alguna vez pudiera causar distracción a otros creyentes, o aun si pudiera alguna vez causar que algún hombre pecara en sus pensamientos o en su moralidad.

Ese es el concepto de timidez. Ella sabe cómo sonrojarse. Ella sabe cómo avergonzarse adecuadamente. Una mujer modesta no está cómoda cuando la gente está hablando indiscretamente, cuando están hablando en público sobre asuntos sexuales privados. Ella se siente incómoda en medio de esto, y ciertamente ella misma no habla de esta manera, ni de estos temas. Ella es discreta. Ella es reservada.

De hecho, escucha algunas de estas definiciones del diccionario de la palabra modesta o modestia. Significa poseer “un estimado modesto de los talentos propios, habilidades, y valor”. Ves humildad en eso. Te ves a ti misma como realmente eres.

Significa “una aversión a llamar la atención hacia uno mismo”. Tú no entras a un lugar y tienes que tener a todo el mundo centralizado alrededor de ti. Seguro conoces algunas personas quienes sencillamente entran en una habitación y son el alma de la fiesta. —No hay nada de malo con tener una personalidad extrovertida—. Esta es una persona, una mujer modesta, quien no está tratando de lograr que las personas se fijen en ella. Ella no está inclinada a tratar y a llamar la atención hacia ella misma. Ser modesta, de acuerdo al diccionario, significa “mostrar pudor o decoro en el lenguaje, en la vestimenta y en el comportamiento”. Es estar libre de ostentación.

Cuando pienso en palabras como extravagancia u ostentación, puedo pensar en algunos tipos de ropa, incluso algunos estilos de peinados que son extremos, que llaman la atención en sí mismos. O algunos tipo de joyas— tú sabes que cuando miras por primera vez lo que ves en esta persona quizás son sus aretes. No puedes ni siquiera ver su cara, porque tiene estos aretes que son enormes. Ahora ¿Qué tamaño de aretes es considerado como poco recatado? Eso no te lo podría decir.

Es ahí cuando tienes que postrarte frente al Señor y decirle, “¿Es modesta mi vestimenta, mi bisutería, mi comportamiento, mis modales, mi vocabulario? ¿Demuestran un pudor apropiado? ¿Está libre de extravagancia u ostentación?”

Cuando pienso en esta definición del diccionario, pienso en lo opuesto de la mujer de Proverbios 7. Proverbios 7 dice que esta mujer es “alborotadora y rebelde” (v.11). Ella definitivamente no es una mujer modesta. De hecho, lo opuesto de modestia, en cierto modo, es vanidad— una mujer que es orgullosa, una mujer que muestra su “mercancía”, sus tesoros, su vestimenta, sus riquezas, su opulencia. Ella está haciendo alarde de su opulencia. Ella no es modesta.

Esta palabra implica el rechazar cualquier cosa que sea desagradable al Señor o que pueda hacer que otra persona peque. Una persona que es modesta cree lo que dijo Jesús cuando dijo “Es mejor estar muerto que causar que otro creyente peque” (ver Mateo 18:6).

Así que cuando me estoy vistiendo en la mañana, mientras preparo mi corazón en la mañana, debo preguntarme, “¿Me estoy vistiendo con modestia? ¿Muestra mi apariencia exterior la modestia?”

Déjame hacerte algunas preguntas en las que estuve pensando que quizás te ayuden a aplicar este asunto y hacerte la pregunta, “¿Soy una mujer modesta?”

¿Me visto con ropas respetables, de forma ordenada, decente, que no causa distracción o tentación a otros?

¿Tengo una perspectiva humilde de mí misma?

¿Tengo una perspectiva alta de Dios?

¿Soy culpable de anunciarme o de promocionarme a mí misma? Si soy culpable de anunciarme o promocionarme a mí misma, entonces no soy una mujer modesta. No tengo un Corazón Modesto.

¿Soy reservada adecuadamente en la manera que hablo, en mi lenguaje? ¿O hablo demasiado? La mayoría de nosotras como mujeres tenemos que luchar con esto. La respuesta para la mayoría de nosotras es que sí, que hablamos demasiado.

La otra noche estuve cenando con dos mujeres, colegas mías en Aviva Nuestros Corazones. No había estado con ellas desde hacía largo tiempo, y tuvimos una cena muy agradable.

Pero le dije a alguien después, “Hablé demasiado”. Quiero decir, tuvimos un gran tiempo pero en mi corazón yo sabía que había hablado demasiado. Y la persona a quien se lo dije me preguntó, “¿Y pecaste?”,

Le dije, “Tú sabes, que probablemente lo hice”.

No sé si estas mujeres pensaron que pequé, pero la Escritura dice, “En las muchas palabras no falta pecado” (Proverbios 10:19). Hablar demasiado no es modesto. No es moderado. No es mesurado querer ser el alma de la fiesta o el centro de atención; ser bulliciosa, no es moderado o modesto.

¿Eres reservada apropiadamente en tu vestimenta, en tu comportamiento? ¿Estás libre de ser ostentosa? ¿Eres discreta? ¿O eres lo opuesto? A continuación algunas de las palabras opuestas a ser modesta: demasiado atrevida, arrogante, agresiva, controladora, dominante.

No tienes que tener un volumen alto de voz para ser todas estas cosas. Déjenme preguntarles como madres, las que son madres, en sus hogares, como adolescentes… , ¿encuentras que eres controladora y dominante? Eso no es modesto. ¿Eres renuente a llamar la atención sobre ti misma?

El Señor ha estado realmente hablándome sobre esto recientemente. Soy tan bendecida de tener compañeros y amigos de oración que me aman y quienes oran por mí. Las personas siempre me preguntan, “¿Cómo estás? ¿Cómo van las cosas? ¿Cómo puedo orar por ti? ¿Cómo le va a Aviva Nuestros Corazones?” Y me emociona mucho su interés.

Pero ¿sabes de qué me he dado cuenta? Que como resultado de eso, la mayor parte de la conversación gira alrededor de mí, sobre lo que me interesa y lo que ha estado pasando en mi vida.

El Señor me ha estado desafiando sobre esto. Porque si tengo un corazón modesto, cuando entro en una conversación, debo pensar, “¿Cómo puedo ser una bendición para esta persona? ¿Cómo puedo preguntarle sobre sus intereses, acerca de lo que está ocurriendo en su vida?”

Estoy comenzando a evaluar mis conversaciones de esta manera. ¿Hablamos todo el tiempo sobre mí en esta conversación? O hablamos sobre lo que es de interés para esta otra persona. Eso es modestia.

En cuanto a la vergüenza o el pudor: ¿Te aflige el solo pensar en la posibilidad de ofender a Dios o causar que alguien peque? Eso es el resultado de un corazón modesto. ¿Odias el pecado? ¿Eres intencional sobre hacer todo lo que puedas para evitar causar que otra persona peque, en relación a tu vestimenta, o con relación a tu vocabulario, o a tu comportamiento? Todo eso es lo que fluye de un corazón modesto.

Carmen: Nancy Leigh DeMoss volverá pronto con la segunda parte del programa de hoy. Ella ha estado ayudándote a desarrollar una comprensión bíblica profunda sobre la modestia. El programa de hoy es parte de una serie llamada, La hermosura de un corazón modesto. Para leer la transcripción, o escuchar el audio, solamente visita AvivaNuestrosCorazones.com. Nancy está de vuelta con la próxima característica de un corazón modesto: dominio propio.

Nancy: Esta semana estamos estudiando uno de los pasajes, que para nosotras como mujeres, es uno de los más contraculturales de toda la Palabra de Dios. Quiero pedirles que vayan, si pueden, a 1era de Timoteo capítulo 2 los versículos 9-10. Hemos hablado de cómo el contexto de este pasaje es primero enseñar a los hombres. El versículo 8 le indica a los hombres cómo están supuestos a comportarse en la iglesia y cómo están supuestos a proveer liderazgo espiritual al Cuerpo de Cristo. Entonces los versículos 9 y 10 le indica a las mujeres cómo comportarse ellas mismas dentro de la familia de Dios.

Pablo dice, “Las mujeres se vistan con ropa decorosa”. Eso tiene que ver con el atuendo, con nuestra apariencia. Nuestra apariencia debe ser respetable, decente, bien ordenada, bien arreglada. Entonces él dice que debe también ser con una actitud de corazón de “pudor y modestia, no con peinado ostentoso, no con oro, o perlas, o vestidos costosos, sino con buenas obras, como corresponde a las mujeres que profesan la piedad”.

En esos dos pequeños versículos, el apóstol nos está hablando a nosotras. El Espíritu Santo, a través de Pablo, está hablando sobre nuestra apariencia, nuestras actitudes, y nuestras acciones. Mira esa palabra, pudor o dominio propio. El fruto del Espíritu es dominio propio. A la vez que nos gobierna, este produce esa actitud en nuestro corazón. Es una palabra que significa “moderación.” Algunas de las traducciones dicen sobriedad, y significa “consistencia de mente”. “sanidad mental, dominio propio”.

Es la ilustración de alguien que no es extravagante, que no es estrafalaria, no es dada a los extremos, sino que de buena gana, intencionalmente, escoge restringir sus deseos pecaminosos por medio del poder del Espíritu Santo. Escoge no exhibir su orgullo a través de una vestimenta ostentosa o de estilos extremos. Es una mujer que está dispuesta a limitar su propia libertad y a demostrar una vida restringida, auto controlada con restricciones apropiadas sobre todas sus pasiones y deseos.

Pablo habla aquí de una mujer que ejercita el autocontrol sobre sus pasiones sexuales y ejercita control sobre su comportamiento y sobre su vestimenta, sobre sus actitudes y su manera de tratar con los hombres de tal manera que no excite inapropiadamente las pasiones de otros hombres.

Ahora, una cosa es para ti excitar las pasiones de tu esposo. Eso es apropiado. Pero hacerlo con otros hombres es otra cosa— y nosotras las mujeres lo hacemos en tantas maneras sutiles. Flirtear por ejemplo es una violación a este principio, de esta actitud de corazón de dominio propio. Una muchacha provocadora dice, “¿Qué tengo que hacer para llamar su atención?” Y vemos a las mujeres hoy ser tan agresivas, lanzándose a sí mismas sobre los muchachos.

Algunas de ustedes tienen hijos en sus hogares por lo que saben de lo que les estoy hablando, lo que es tener a las muchachas llamándolos. Tengo madres que me han dicho, que como padres ellos dicen, “No está permitido en nuestro hogar”. Tuve una mamá quien recientemente me dijo: tuvimos que decirle a esas muchachas que están llamando, “Esta no es la manera que nuestros hijos hacen esto. Si él quiere hablar contigo, él te llamará”.

Ahora, sé que eso suena anticuado hoy en día. De hecho, para la mayoría de las mujeres jóvenes de hoy, eso suena como que eres de otro planeta. No está ni siquiera en la pantalla del radar de las mujeres jóvenes el pensar de esta manera día hoy. Es por eso que necesitamos modelarlo.

¿Qué significa tener control de mi misma? ¿Qué significa ser cuidadosas en cómo halagamos a los hombres para no expresar inapropiadamente admiración por ellos?

Yo trato con esto en este ministerio, porque trabajo con muchos hombres casados. Dios me ha bendecido con algunos hombres piadosos maravillosos alrededor de mí en Aviva Nuestros Corazones y también en nuestros ministerios asociados. Aprecio tanto sus corazones y su labor. Quiero tener un espíritu agradecido, lo quiero expresar, pero lo quiero hacer de una manera que sea apropiada, una manera que sea moderada. Esa manera tiene que ver con nuestro vocabulario, con nuestro contacto físico, con lo que hacemos con nuestros cuerpos. Tiene que ver con la manera en como usamos nuestros ojos.

Les digo, que aun cuando salgo a correr o a caminar para ejercitarme, trato de pasar modestamente por el lado de los hombres que encuentro en mi camino, se que la modestia y el dominio propio me enseñan a no mirar a esos hombres directo a sus ojos. Me enseña a desviar la vista. Ahora bien, no tienes que hacer esto de manera grosera. Pero significa que no vas a comprometer tu alma o tu espíritu con un hombre que no es tu esposo. Eso requiere de autocontrol.

Las mujeres de hoy no saben lo que es el dominio propio, el autocontrol. Están ahí, solamente hablando y haciendo y actuando en maneras que no son en nada controladas. Es el resultado de no tener una mente sana, de no tener una mente disciplinada o controlada, de no tener sentido común, de no tener un radar espiritual, como dijo un escritor, este le diría a una persona lo que es bueno y apropiado.

¿No es eso lo que a tantas mujeres les hace falta hoy? Tener un radar espiritual. No hay radar espiritual. Observo la manera en la que algunas mujeres se meten en problemas con los hombres. Estoy hablando de mujeres dentro de la iglesia. Y digo, “¿Dónde estaba tu sensatez espiritual? ¿Cómo te metiste en esa situación?”

Ahora, sé que la carne es la carne y la tentación siempre está ahí. Pero te digo que, si tienes autocontrol, dominio propio, encontrarás que hay una gran cantidad de situaciones en las que nunca terminarás envuelta porque habrás hecho elecciones sabias y moderadas— con tu lengua, con tus ojos, con tu espíritu, con tu contacto físico. Vamos a hacernos algunas preguntas y dejemos que sea Dios quien evalué nuestros corazones.

¿Soy yo una mujer autocontrolada?

¿Eres tú una mujer que ejerce autocontrol?

¿Tienes una manera sana de pensar?

¿Eres moderada y medida en tus hábitos alimenticios, en tus hábitos de bebida, o en tus hábitos de ejercicio?

Quizás tu respuesta es “¡Oh no! Ahora has comenzado a entrometerte”. Bueno, yo solamente me entrometo donde el Espíritu Santo se entromete conmigo. Mientras pienso en esta cualidad, si voy a comer en exceso, obsesivamente, descontroladamente, eso es una evidencia de que no tengo esta cualidad de autocontrol en mi corazón.

¿Está tu lengua controlada y restringida por el Espíritu de Dios?

¿Eres una de esas personas que simplemente suelta cualquier cosa que le viene a la mente? Simplemente lo dices.

Oh… ¡Cuántas veces nos metemos en problemas las mujeres por esto! En tu hogar es donde esto es tan importante porque estás diciendo cosas en tu hogar que nunca soltarías en la iglesia, por rabia o frustración. Como mamá, como esposa, como joven adolescente, necesitas autocontrol cuando estás lidiando con los miembros de tu familia.

¿Tienes dominio propio en cuanto al uso de tu tiempo?

¿Eres propensa a tener arranques emocionales, a airarte?

¿Tienes control y disciplina sobre tu cuerpo, sobre tus apetitos físicos: la comida, el sexo, tu moral, el alcohol, las drogas?

¿Hay algunos hábitos que te esclavizan, hábitos que no son hábitos piadosos?

¿Estás dispuesta a restringirte a ti misma de extremos?

¿En la manera que gastas el dinero?

¿En los tipos de ropa que compras?

¿En tus hábitos de trabajo o haciendo los quehaceres dentro del hogar?

¿Eres disciplinada para hacer el trabajo cuando se necesita que se haga? O ¿eres como yo soy muchas veces, una persona que deja todo para más tarde?

Cuando te encuentras a ti misma en la fecha límite, conviertes la vida de todo el mundo en un nerviosismo porque no tuviste autocontrol sobre tu agenda.

¿Eres restringida y correcta en tus relaciones con los hombres? ¿En tu conducta con los hombres?

Tú dices, “Bueno eso suena como que no podemos tener ninguna diversión. Esto de ser rígida, disciplinada. ¿A quién le gusta esa palabra?”

Déjame decirte, la mayor libertad en la vida viene cuando estamos bajo el control del Espíritu Santo. Ahí es cuando puedes realmente disfrutar la vida. Ahí es cuando puedes disfrutar relaciones saludables y plenas en el Cuerpo de Cristo.

Son las mujeres que no tienen autocontrol las que terminan con sus vidas destrozadas en millones de pedazos, sentadas en la oficina de un terapista, llamándonos diciendo “Se me ha derrumbado la vida… ¿Hay algo que puedan hacer para volverla a componer otra vez?”

Un corazón con dominio propio es lo que traerá libertad, alegría y paz en tu vida. También te ayudará a adornar el Evangelio y hacerlo creíble.

Carmen Espaillat: Nancy Leigh DeMoss ha estado describiendo la belleza del autocontrol. Esa es solamente una de las características que llegan al corazón de la modestia. El programa de hoy es parte de la serie llamada, La hermosura de un corazón modesto.

¿Qué buscas cuando estás comprando ropa? ¿Precio? ¿Color? En nuestra próxima entrega, Nancy nos ayudará a reflexionar sobre esto a través de la continuación de la serie, La hermosura de un corazón modesto. Por favor regresa a Aviva Nuestros Corazones.

Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss es un ministerio de alcance Life Action Ministries. Y mi mamá es una mujer verdadera.

Toda la Escritura está tomada de la Biblia de las Américas a menos que se indique lo contrario.

Tomado de: Aviva Nuestros Corazones

Todos los Derechos Reservados

Disponible sobre el Internet en: http://www.avivanuestroscorazones.com

1/5 – La influencia de una mujer dentro de la iglesia

Aviva Nuestros Corazones

Serie: La hermosura de un corazón modesto

1/5 – La influencia de una mujer dentro de la iglesia

https://www.avivanuestroscorazones.com/podcast/aviva-nuestros-corazones/la-influencia-de-una-mujer-dentro-de-la-iglesia/

Carmen Espaillat: Aquí está Nancy Leigh DeMoss.

Nancy Leigh DeMoss : Las mujeres dentro de la iglesia pueden ser una gran bendición o pueden causar un daño increíble. Pueden hacer el Evangelio creíble o pueden hacer que muchos le den la espalda a Cristo.

Carmen: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh Demoss en la voz de Patricia de Saladín.

Cuando los radioescuchas visitan la página de AvivaNuestrosCorazones.com uno de los temas que más buscan es el que tiene que ver con la modestia —y con razón. Hoy nos enfocaremos en cómo desarrollar un corazón modesto. Con ustedes, Nancy.

Nancy: Quiero comenzar hoy una serie con lo que pienso es uno de los textos más importantes del Nuevo Testamento, quizás uno de los textos más importantes en la Palabra de Dios en lo que respecta a nosotras las mujeres.

Es uno de esos pasajes que habla directa y específicamente a nosotras las mujeres. Mientras he venido estudiando estos dos versículos, he encontrado una fuente inagotable de información, y más aun, un material que está transformando mi propio corazón, mi vida y mi forma de pensar.

De hecho, aun hasta tarde anoche, encontré que el Señor usó este pasaje para retar mi propio corazón y para traerme convicción y mostrarme áreas que realmente necesitan cambiar en mi propio caminar con el Señor.

Así que quiero compartir con ustedes algunas ideas frescas de lo que ha estado en mi corazón con relación a la 1ra de Pablo a Timoteo, en el capítulo 2, los versículos 9 y 10. Quizás quieras ir ahí si tienes tu Biblia a mano. Vamos a pasar varias sesiones revisando estos dos versículos y desempacando lo que estos nos dicen como mujeres.

Si queremos ser mujeres contraculturales, este es un versículo que nos dice cómo lograrlo. Pero primero quiero darles el contexto de este pasaje en esta primera sesión y luego mostrarles donde encaja y que veamos el panorama general. Luego, en las siguientes sesiones, estudiaremos una frase a la vez.

El contexto aquí en esta primera carta del apóstol Pablo a Timoteo es que el apóstol Pablo le está dando a Timoteo, quien es el pastor de la iglesia en Éfeso, él le está dando instrucciones para la iglesia. Y particularmente en este segmento, él está hablando sobre las instrucciones para la familia de la iglesia cuando se reúne a adorar, para las reuniones oficiales de la iglesia.

Ahora bien, lo que él va a decir aquí aplica también fuera de las reuniones oficiales de la iglesia. Específicamente, él está hablando aquí sobre cómo los hombres y las mujeres deben comportarse en la iglesia; sobre lo que deben de hacer. Pero también se extiende a cuando dejamos la iglesia, porque no queremos dejar esas conductas y esas actitudes detrás.

Él está diciendo que cuando el pueblo de Dios se congrega, es realmente importante que entienda que hay instrucciones muy particulares para los hombres y para las mujeres. Porque somos diferentes. Tenemos roles y funciones diferentes dentro del Cuerpo de Cristo. Y si seguimos esas instrucciones distintivas como hombres y mujeres, Dios será glorificado y nuestras iglesias prosperarán y el Evangelio avanzará.

Pero si dejamos de ser las mujeres que debemos ser dentro de la iglesia, y si los hombres dejan de ser los hombres que deben ser dentro de la iglesia, la causa de Cristo será afectada negativamente. Traeremos reproche al Nombre de Cristo. Así que es muy importante que entendamos y vivamos nuestro rol como mujeres de Dios dentro de la iglesia.

En el versículo 8 (y solo voy a tocar esto superficialmente), él se dirige a los hombres acerca de cómo deben dirigir la oración. Él dice en el versículo 8, “Por consiguiente, quiero que en todo lugar los hombres oren levantando manos santas, sin ira ni discusiones”.

Ahora, esto no quiere decir que las mujeres no deben orar o que está bien que las mujeres sean iracundas y se enfrasquen en discusiones. Pero él dice que cuando la iglesia se congrega para adorar, para su reunión oficial, los hombres —la palabra aquí dice hombres, no mujeres; no está hablando de la humanidad en general sino de los hombres como grupo— los hombres están supuestos a ser los que provean el liderazgo espiritual. Ellos están supuestos a ser los líderes en la iglesia cuando la congregación se reúne para su adoración corporativa.

Aquí él trata con las acciones y el comportamiento de los hombres y con sus actitudes, así como lo hará más adelante con las mujeres. Él dice, “en cuanto a su conducta y su comportamiento, ellos deben levantar manos santas”.

Esto nos habla de su conducta. No debe estar manchada o contaminada por la maldad. Y luego habla sobre sus actitudes hacia los demás. No debe haber ira ni discusiones.

Ahora bien, ni el hombre ni la mujer deben ser iracundos o peleones. Pero pienso que una de las razones por la que Pablo menciona esto aquí es porque los hombres son más propensos a airarse y a discutir. De manera que por eso él trata con esta área de debilidad potencial, como también lo hará en un momento con las mujeres.

Luego pasa a los versículos 8 y 10 para hablar a las mujeres. En esta ocasión no habla de sus acciones primero —primero habla de su apariencia. Habla sobre cómo deben vestirse. Les habla a los hombres sobre cómo deben orar y le dice a las mujeres como deben vestirse.

Este es el primer punto en su agenda para las mujeres dentro de la iglesia. Él les habla a las mujeres sobre su apariencia, su forma de vestir, y luego entonces les habla de sus actitudes y finalmente de sus acciones.

Vamos a ver cada una de estas áreas en los próximos días. Él dice que la forma como estas mujeres se visten es un reflejo de su corazón y de su carácter. Y dice que si ellas tienen actitudes correctas, eso debe producir una apariencia correcta. Pero lo que creo que él está diciendo realmente es: “No puedes separar lo interno de lo externo”.

Decimos que “Como Dios ve el corazón. Eso quiere decir que importa poco como me visto”. ¡No! Como Dios mira el corazón, la forma como me visto  importa. Porque la forma como nos vestimos está supuesta a ser un reflejo de nuestros corazones.

Así que Pablo dice.. Y leamos estos dos versículos.. 1era a Timoteo capítulo 2 versículos 9 y 10: Asimismo, que las mujeres se vistan con ropa decorosa” [esto trata con su apariencia; pero ahora pasa a hablar de actitud] “con pudor y modestia, no con peinado ostentoso, no con oro, o perlas, o vestidos costosos…”

Haciendo énfasis de nuevo sobre algunas cosas específicas de la apariencia, pero sigue diciendo “Sino con buenas obras, como corresponde a las mujeres que profesan la piedad”.

Las mujeres deben estar vestidas, no solo con ropa modesta o decente, sino también con buenas obras. De manera que él está haciendo referencia a su apariencia, a sus actitudes y a sus acciones. Él está llamando a las mujeres a adoptar su posición correcta y apropiada dentro de la iglesia.

Y luego él continúa con los versículos del 11 al 15 y les sigue diciendo muchas otras cosas a las mujeres que son muy importantes y que tienen que ver con la forma como funcionamos en el Cuerpo de Cristo. Pero en esta serie en particular, nos vamos a limitar a ver solamente los versículos 9 y 10.

Veamos por un momento esa primera oración. “Asimismo, que las mujeres se vistan con ropa decorosa, con pudor y modestia”. Déjenme leerles algunas traducciones diferentes que quizás ustedes tengan.

La NVI dice que las mujeres deben vestirse “Decorosamente, con modestia y recato”. La traducción La Palabra de Dios para Todos (PDT) dice que deben vestirse “con modestia, con respeto hacia los demás y con decencia”.

La Nueva Traducción Viviente (NTV) dice que deben vestirse “de una manera modesta. Deberían llevar ropa decente y apropiada”. Y luego vemos una frase interesante en la traducción de la Reina Valera Antigua (RVA). Que dice que las mujeres deben ataviarse “en hábito honesto, con vergüenza [hablaremos un poco más sobre lo que esto significa] y con modestia”.

Antes de continuar con los detalles de cada una de estas palabras y frases, quiero que veamos algo fundamental. Al final de este versículo está la explicación, la motivación para todo esto. Pablo dice, “como corresponde a las mujeres que profesan la piedad.”

La NVI dice, “como corresponde a las mujeres que profesan servir a Dios”.

Y la Nueva Traducción Viviente (NTV) dice, “Pues las mujeres que pretenden ser dedicadas a Dios deberían hacerse atractivas por las cosas buenas que hacen”.

¿Qué está tratando de decir Pablo con todas estas frases? Él está diciendo que ser ese tipo de mujer en apariencia, en actitudes y en acciones es como tú demuestras que realmente eres una hija de Dios.

Así es como demuestras tu profesión de fe, y es trágico para mí ver cuanta gente en nuestras iglesias —hombres y mujeres— profesan ser cristianos pero no vemos ninguna evidencia de ello en sus vidas. No se visten como cristianos. No tienen actitudes cristianas ni actúan como cristianos.

Y Pablo dice, “Si deseas que las personas crean tu profesión de fe, si dices ser piadosa, si dices adorar a Dios, si dices ser cristiana, entonces mejor será que lo demuestres manifestando estas cosas apropiadamente. Porque esta es la evidencia de la verdadera condición de tu corazón y de tu carácter. No puedes separar estas dos cosas”.

Quien tú eres y lo que eres saltará a la vista en la forma como luces, en la manera en que te comportas y en las actitudes que demuestres hacia los demás. ¿Tú ves? Estos dos versículos son muy importantes para nosotras como mujeres cristianas —que aprendamos a vestirnos con vestimenta apropiada y decente y a vestirnos con actitudes de modestia y dominio propio, y que nuestras acciones pongan de manifiesto buenas obras.

Carmen: Nancy Leigh DeMoss regresará de inmediato con la segunda parte de la enseñanza de hoy.

Nancy tiene muchas series que ayudan a las mujeres a vivir apropiadamente. Puedes encontrar más series como esta visitando AvivaNuestrosCorazones.com. Y cuando entres a nuestra página, aprovecha para suscribirte a la “Conexión Diaria” , un correo electrónico que recibirás diariamente con el enlace al programa del día y algunos puntos importantes tratados allí. Es muy fácil suscribirte, no te costará nada hacerlo.

Ahora volvamos con Nancy para continuar estudiando sobre la Primera Carta a Timoteo, capítulo 2, versículos 9 y 10.

Nancy: Las Escrituras dicen que “las mujeres se vistan con ropa decorosa, con pudor y modestia, no con peinado ostentoso, no con oro, o perlas, o vestidos costosos; sino con buenas obras, como corresponde a las mujeres que profesan la piedad”.

Y dijimos que es muy importante que nuestra apariencia y nuestras actitudes confirmen y afirmen nuestra profesión de fe.

Amigas, no es suficiente con decir que somos cristianas. Hay millones y millones de personas en este país que alegan ser cristianos y cuyos nombres están inscritos en la membrecía de alguna de nuestras iglesias. Pero de cristianos no tienen ni la “C”. No tienen una relación con Cristo y es evidente en la manera como lucen, en sus actitudes y en sus acciones.

Escucha, tu apariencia y tus acciones y tus actitudes nunca te harán una cristiana. No pueden hacer que ganes la salvación. No puedes decir, “Soy una cristiana porque me visto como una buena cristiana, porque actúo como una buena cristiana y porque tengo muy buenas actitudes cristianas.” Eso no te convierte en cristiana. Pero si eres cristiana de seguro tendrás la apariencia, las actitudes y las acciones que confirman tu profesión de fe.

Creo que muchas, muchas mujeres que se llaman cristianas hoy en día necesitan que el Espíritu Santo escudriñe y examine sus corazones con pasajes como estos donde Pablo dice, “Si profesas ser piadosa, si profesas ser una mujer de Dios, esta es la evidencia. ¿Cómo luces ante este estándar?”

Ahora quiero que revisemos la primera parte, la parte que habla de la apariencia de la mujer cristiana. La mujer que profesa ser cristiana, según Pablo, “debe vestirse con ropa decorosa”.

Si estás usando la NVI, esta dice “decorosamente”. La traducción Palabra de Dios Para Todos (PDT) dice, “con modestia, con respeto hacia los demás y con decencia”. La versión Dios Habla Hoy (DHH) dice, que “se vistan decentemente, que se adornen con modestia y sencillez”. Todas son palabras similares. Yo estoy usando la Biblia de las Américas que dice que las mujeres “se vistan con ropa decorosa, con pudor y modestia”.

Ahora, a medida que veamos frase por frase y palabra por palabra en estos dos versículos, quiero darles una pequeña lección de griego. Aunque yo soy de descendencia griega, les digo algo: Nunca he estudiado griego de manera oficial. Nunca he asistido a un seminario. Pero hay algunas herramientas disponibles hoy en día que te ayudan a ver los idiomas originales en los que fue escrita la Biblia y nos ayudan a comprender un poco más lo que estas palabras significan.

Así que vamos a tomar cinco palabras del versículo 9, tres hoy, y las otras dos las veremos en las próximas sesiones. Quiero aprender más sobre lo que estas palabras significan. La primera palabra es la palabra que se traduce como “adorno”. “Las mujeres deben adornarse con modestia” Esa es la palabra kosmeo. Ahora, también hay una palabra similar, y es la palabra “decorosa”. “Las mujeres deben vestirse con ropa decorosa”. La palabra decorosa viene del griego kosmios; kosmeo, que significar “adornar” y kosmios, que significa “decoroso”.

Cuando digo esas palabras griegas, kosmeo y kosmios, ¿qué palabra en español te viene a la mente? La palabra cosméticos. Maquillaje, arreglarse la cara. Esto viene de esas dos palabras griegas, kosmeo “adornarse ” y kosmios, “decorosamente”.

Veamos esas palabras. La palabra “adornar” kosmeo, es una palabra que significa “poner en un orden apropiado”. Se usa cuando se decora una casa, cuando se arreglan los muebles, o cuando se preparan las lámparas de gas (en la cultura del Antiguo Testamento). Significa “poner en orden, arreglar, decorar; significa preparar, alistar”.

Y el apóstol Pablo dice aquí que cuando una mujer viene a la iglesia, cuando viene a reunirse con el pueblo de Dios, debe arreglarse apropiadamente para reunirse con el pueblo al venir a adorar.

Y por cierto, déjenme decirles que muchas de las ideas que estoy compartiendo esta semana de la Primera Carta a Timoteo, del capítulo 2, vienen del comentario de John MacArthur sobre este libro. Ha sido de mucha ayuda para mí, junto con otros recursos más.

El apóstol Pablo dice aquí que cuando estamos junto al pueblo de Dios, cuando nos reunimos de manera particular para adorar a Dios, debemos asegurarnos de arreglarnos apropiadamente en términos de nuestra apariencia externa.

Ahora bien, la apariencia externa no es la única parte importante de nuestra preparación. Necesitamos asegurarnos de que nuestros corazones estén preparados también. Pero una parte importante de nuestra preparación externa es el vestirnos con lo que él llama “ropa decorosa”.

La palabra ropa es la palabra katastole. Es una palabra que hace referencia a piezas de ropa holgadas. Y para no darle más larga al asunto, creo que va con el concepto de lo que es modesto en el vestir; de la ropa que no es ceñida ni apretada en nosotras las mujeres. Esta es una palabra que habla de algo que es holgado.

Pero aquí él habla de algo que no solo se trata de la ropa, sino también en cuanto a toda nuestra apariencia y comportamiento.

Como mujeres, cuando venimos a adorar corporativamente debemos venir listas para tener un encuentro con el Señor y listas para tener un encuentro con Su pueblo.

● No debemos lucir descuidadas.

● No debemos lucir desaliñadas.

● No debemos ser exhibicionistas.

● No debemos ser extremas al vestir.

● No debemos lucir de ninguna forma —en términos de nuestra vestimenta— que no vaya de acuerdo a nuestra condición de cristianas.

Debemos vestirnos decorosamente y adornarnos de igual forma. Esa es la palabra kosmios. Y es una palabra que significa “en orden y decentemente”. Nuestra vestimenta debe ser ordenada y decente. John MacArthur dice que esa palabra es lo opuesto al caos —la forma como debemos vestir no debe ser caótica, sino ordenada y decente. Cuando pienso en una vestimenta caótica, o en mujeres caóticas, hay una imagen que viene a mi mente en términos de su pelo y de su ropa, y pienso en mujeres que no lucen bien arregladas.

Pablo también dice que no debemos lucir modas extremas. Y él continúa hablando de eso, de que no debemos obsesionarnos con nuestro vestido, pero que debemos vestirnos de una forma que luzca bien arreglada. Debemos vestirnos de una manera que refleje cuidado, y no que simplemente nos hemos tirado la ropa por encima. Debemos lucir arregladas. Debemos ser ordenadas, decentes y modestas.

De nuevo, él no solo está hablando del vestido, sino también de nuestra actitud, de nuestro comportamiento, de la forma como nos manejamos y también de nuestra vida espiritual interior. Pero esa vida espiritual interior siempre se va a manifestar hacia fuera. Él habla sobre el tipo de mujer que debe ser una mujer cristiana —por dentro, espiritualmente, pero también por fuera en la forma como ella luce.

Quiero que recordemos que la modestia y la vestimenta son asuntos mayormente del corazón. Si una mujer tiene un corazón ordenado, decente y bien arreglado, su apariencia exterior lo va a reflejar también.

Y déjenme decirles, por cierto, que esto no solo se verá en su apariencia exterior, sino también en su ambiente. Tuve mucha convicción de esto anoche, alrededor de la medianoche. Al ver mi estudio pensé, “La palabra para describir como esto luce ahora mismo es ‘caótico’. Esto no luce bien ordenado. Esto no luce decente”. Y esto me preocupó al leer este pasaje.

Dios no está diciendo aquí que debemos ser perfeccionistas; o que debemos ser obsesivas y tenerlo todo perfectamente ordenado, sino que nuestras vidas por lo general deben ser caracterizadas por el orden y por lucir arregladas. Dice John MacArthur,

El adorno apropiado por fuera [la forma como vestimos, la forma como mantenemos el ambiente que nos rodea y nuestras casas] refleja un corazón debidamente adornado, un corazón que está bien ordenado.

Así que cuando vas a encontrarte con el pueblo de Dios, cuando vas a la iglesia, ¿estás preparada? ¿Estás vestida adecuadamente? ¿Te has vestido de una forma que refleje bien, la manera adecuada al Señor? ¿Le has puesto atención a tu apariencia física, para asegurarte de que es apropiada para la iglesia?

En el pasado hemos hablado aquí en Aviva Nuestros Corazones sobre cómo las mujeres en la iglesia pueden ser una verdadera fuente de seducción y de tentación para los hombres. Y he escuchado decir esto tantas veces, expresado de tantas formas diferentes. He oído a hombres decir, “Mira, una cosa es ir al mundo y esperar ver mujeres vestidas de manera inmodesta allí, pero otra cosa es venir a la iglesia y tener que luchar con tus pensamientos como hombre” Oh, amigas, el apóstol Pablo dice, “Cuando vengas a la iglesia asegúrate de venir bien arreglada, ordenada, con ropa modesta y decorosa”.

Así que déjame preguntarte:

• ¿Está tu vida interior bien ordenada?

• ¿Tienes un corazón bien ordenado?

• ¿Y tus emociones? ¿Eres una de esas personas que vive en un remolino de emociones?

Ahora, si eres mujer probablemente tu respuesta sea SÍ. Y yo misma me he visto ahí esta semana. Pero he sido retada, en la medida en que he estudiado este texto, a pedirle al Señor que me de emociones bien ordenadas.

Y Dios dice, “Si tienes un corazón ordenado, si estás adornada con ropa decorosa, con una vestimenta bien arreglada, eso será un reflejo de un corazón que está bien ordenado”. Quiero tener una mente que esté bien ordenada; quiero tener pensamientos que reflejen la manera de Dios y quiero llevar todos mis pensamientos cautivos a la obediencia de Cristo.

Recientemente, una de las cosas que Dios me ha estado hablando es de la necesidad de una mayor disciplina mental en mis hábitos de estudio y en la forma como trabajo. Me distraigo fácilmente y los correos electrónicos no me ayudan. Así que me encuentro, justo cuando estoy en mi hora de estudio, yendo una y otra vez a ver mis correos. Encuentro que mis pensamientos se empiezan a confundir y a ser erráticos y distraídos.

Bueno, nadie sabría esto excepto el Señor y yo, pero esto no es señal de un corazón bien ordenado. Así que le digo, “Señor, ordena mi corazón; organiza mi corazón”. En lo que respecta mi horario y al uso de mi tiempo, necesito estar llena del Espíritu y enraizada en la Palabra de Dios para que mi corazón y mis emociones y mi mente estén bien ordenados. Luego esto se va a ver reflejado en mi apariencia externa, en los estilos de ropa que uso, en mi ambiente, en mi hogar, en mi lugar de trabajo… Todo ello reflejará la belleza de un corazón bien ordenado.

Y el tuyo.. ¿Luce así? Pidámosle al Señor que nos conceda tener corazones ordenados que se reflejen en una apariencia ordenada, decente y apropiada.

Carmen: La Primera Carta a Timoteo ofrece consejos útiles para las mujeres, y Nancy Leigh DeMoss ha estado llevándonos a ver ese pasaje más de cerca. A través de esta serie serás retada a rendir todo al Señor, incluyendo tus pensamientos, tu horario y tu guardarropa. Hemos titulado la serie La hermosura de un corazón modesto .

Para darle seguimiento a esta serie, me gustaría hablarte de un pequeño libro que puede ayudarte. Se titula La Apariencia y lo ha escrito Nancy para ayudarte a dar pasos que te lleven a evaluar tu actitud y tu guardarropa. Al leer este libro podrás considerar varios pasajes bíblicos que hablan sobre la modestia y serás animada a manifestar la belleza de la modestia en tu vida.

Puedes adquirir este libro visitando www.AvivaNuestrosCorazones.com o llamando al 1-800-569-5959, desde los EEUU y Canadá.

¿Qué viene a tu mente cuando escuchas la palabra modestia? Si la idea no te luce muy atractiva, escucha el próximo programa para que te hagas una mejor idea.

Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss es un ministerio de alcance de Life Action Ministries…

Toda la Escritura ha sido tomada de la Biblia de las Américas a menos que se indique lo contrario.

Tomado de: Aviva Nuestros Corazones

Todos los Derechos Reservados

Disponible sobre el Internet en: http://www.avivanuestroscorazones.com