¿Quién escribió la epístola a los Hebreos?

The Master’s Seminary

¿Quién escribió la epístola a los Hebreos?

Josías Grauman

La autoría de la epístola a los Hebreos se ha discutido y debatido por años. Hay diferencia de opiniones y a menudo es objeto de discusiones acaloradas, especialmente en el mundo académico. En este artículo explicaré de manera breve por qué pienso que la autoría de esta preciosa carta debe dejarse en el anonimato.

Nadie la firmó.

Pablo comienza sus trece cartas con la misma palabra cada vez. No hay excepción. ¿Piensas que Hebreos es la única excepción? Esto es posible, pero me parece aún más notable que ninguna evidencia sólida de la autoría paulina proviene de la iglesia primitiva, lo cual es bastante extraño a la luz del hecho de que Pablo declara explícitamente que escribió todas sus cartas de la misma manera, con la intención de eliminar a los impostores (2 Tes 3:17). Si Pablo escribió Hebreos, parece probable que la evidencia hubiera sido tan abrumadora como sus otras cartas.

Hebreos 2:3–4 es inconsistente con la argumentación apostólica de Pablo.

El autor de Hebreos se distancia de aquellos que recibieron el evangelio directamente de Jesús y no se incluye en el grupo de hombres que Dios autenticó mediante milagros. Esta es ciertamente una afirmación extraña si proviene de Pablo. Pablo declara que sus credenciales apostólicas incluían recibir su evangelio de Cristo mismo, no de ningún hombre, (Gál 1:12) y realizar señales, prodigios y milagros. (2 Cor 12:12)

Por otro lado, otros argumentan que los apóstoles sí confirmaron el evangelio de Pablo y sí experimentó sus milagros, así que esto es consistente con su experiencia. Si bien eso puede ser cierto, mi punto es que no es consistente con su argumentación. Veamos un ejemplo. ¿Por qué el apóstol Juan habla del hecho de que el evangelio le fue confirmado por Pedro que hizo milagros? Si bien esto es cierto, sería ilógico argumentar en ese sentido, ya que disminuiría la propia autoridad apostólica de Juan con respecto a las cosas que él mismo tocó con sus manos. (cf. 1 Jn 1:1)

La gramática de Hebreos es diferente a los otros escritos de Pablo.

Esto es imposible de probar en español, y si no lees griego, me temo que tendrás que aprender. La buena noticia es que solo tendrás que tomar un año de griego para abrir una carta paulina y comenzar a leer (con ayudas de vocabulario). La mala noticia es que cuando abres la carta a los Hebreos te perderás irremediablemente, porque el griego de los Hebreos es, bueno, bastante más complicado que las cartas de Pablo. El griego de Hebreos es más parecido al griego clásico, como Lucas, y menos parecido al griego de los escritores judíos en el Nuevo Testamento. Además, como nota al margen, la epístola a los Hebreos suele citar el Antiguo Testamento mucho más cercano a la Septuaginta griega de lo que Pablo lo hace, quien generalmente traduce directamente del hebreo.[1]

La teología es consistente, pero tiene su propio énfasis.

Permíteme ser claro: Cada libro de la Biblia tiene a Dios como Su autor y es absolutamente consistente con la realidad, consigo mismo y con el resto de la Escritura. Sin embargo, la naturaleza divina de la Escritura no erradica su elemento humano. Los autores humanos escribieron con su propio vocabulario y énfasis.

Por ejemplo, en los escritos de Pablo, él a menudo habla de la salvación como un evento pasado: Él nos salvó (Tit 3:5). Sin embargo, el autor de Hebreos generalmente habla de la salvación como un evento futuro, afirmado que seremos salvos si perseveramos hasta el final (cf. Heb 1:14; 9:28; 2:3–5, donde el autor equipara el mundo venidero con la salvación). Ahora, por supuesto, ambos autores entendieron ambas realidades, y ambos autores nos instan a tener la seguridad de una salvación pasada y de perseverar hasta el final, pero los autores las enfatizan de manera diferente.

De hecho, creo que las personas a menudo malinterpretan el libro de Hebreos cuando esperan que sea paulino. Por ejemplo, ¿qué pasaría si pensáramos que Pablo escribió el libro de Santiago? Santiago 2:24 sería bastante confuso, porque Pablo usa constantemente la palabra “justificar” para querer decir “declarar justo” (Ro 3:28). La clave para entender Santiago 2:24 es entender que Jesús (Lc 7:35) y Su medio hermano Jacobo usan la palabra “justificar” más como la palabra en español para querer decir “vindicar.” Por lo tanto, Santiago 2:23 declara que Abraham fue contado como justo en Génesis 15:6 cuando creyó, pero no fue sino hasta 7 capítulos después que fue vindicado como creyente, cuando sacrificó a su hijo Isaac en el altar.

En otras palabras, creer que Pablo escribió Hebreos a menudo puede conducir a un estudio comparativo con otras frases paulinas que creo que pueden malinterpretar fácilmente el empuje y la severidad de las exhortaciones de la epístola a los Hebreos

Respondiendo a argumentos comunes a favor de la autoría paulina

Primero, algunos argumentan que el idioma de Hebreos es diferente al de Pablo porque Pablo generalmente escribía a los griegos y esta vez estaba escribiendo a los hebreos. Esto ciertamente podría explicar por qué se utiliza la Septuaginta. Sin embargo, ¡cuán increíblemente extraño sería para Pablo escribir normalmente a los gentiles con un griego muy judío, pero luego, en su epístola a los Hebreos donde está hablando con los judíos sobre cosas judías, él elige escribir en un griego más clásico!

Segundo, algunos argumentan que Hebreos es diferente porque Pablo usó un secretario que influyó considerablemente en la gramática. Si bien esto no explica por qué Pablo no incluyó su nombre en la carta, se puede encontrar un paralelo en 1 y 2 Pedro,
donde Silas ciertamente jugó un papel en refinar el griego de 1 Pedro (1 Pe 5:12).

Tercero, algunos argumentan que Hebreos fue un sermón que Pablo habló y que luego se escribió una pequeña exhortación al final (cf. Heb 13:22). Esto es posible y explicaría las muchas conexiones paulinas a lo largo del libro (Heb 13:23), así como las variaciones de estilo en la escritura. Sin embargo, es imposible de probar.

Entonces, ¿quién escribió el libro de Hebreos? Dios lo hizo. De hecho, creo que el autor de Hebreos no firmó la carta deliberadamente enfatizar únicamente el mensaje que quería comunicar. Me encanta que incluso dentro del libro de Hebreos, el autor a menudo elimina intencionalmente referencias a otros autores humanos. Él cita el Antiguo Testamento con frases como: “uno ha testificado en cierto lugar” (2:6) o “como Él ha dicho” (4:3) o “como dice el Espíritu Santo” (3:7).

Esto es a propósito. Él no quería que sus lectores vieran un pasaje como davídico, sino como divino. No es solo algo que un humano frágil escribió hace años; es algo que el Dios Todopoderoso está diciendo en este momento. (Heb 12:25) Y si esto era cierto para los Salmos, bueno, también es cierto para nosotros cuando leemos el libro de Hebreos.

[1] Paul Ellingworth tiene más información en su introducción a Hebreos en el NIGTC si deseas listas actuales de términos diferentes y diferencias gramaticales.

Josías Grauman

Josías es licenciado en idiomas bíblicos por The Master’s University y con Maestría en Divinidad por The Master’s Seminary. Sirvió durante cinco años como capellán del Hospital General de Los Angeles (California), y sirvió como misionero por dos años en la Ciudad de México. En la actualidad , está encomendado como anciano de la iglesia Grace Community Church donde sirviendo en el ministerio hispano. Josías y su esposa Cristal tienen tres hijos.

Una roca inamovible

The Master’s Seminary

Una roca inamovible

Heber Torres 

El cambio forma parte de la realidad del ser humano. Solo tienes que mirarte en el espejo. Las personas cambian de aspecto, cambian de dieta, cambian de rutina, cambian de amistades, cambian de casa y cambian de trabajo. Aquello que en un momento de tu vida fue parte esencial, con el tiempo, apenas lo recordarás vagamente.

Pero el que los seres humanos cambien no es algo necesariamente malo. De hecho, la palabra de Dios enseña que es precisamente un enorme cambio el que tiene lugar en la vida de todos aquellos que son alcanzados por el evangelio. El creyente genuino está siendo progresivamente transformado. Día a día deja de ser lo que un día fue para llegar a ser lo que nunca ha sido. Y eso inevitablemente va a producir cambios en su forma de pensar, en su forma de actuar y en su forma de vivir.

La condición del cristiano es otra: «De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí, son hechas nuevas» (2 Co. 5:17). El deseo del cristiano es otro: «Pues para mí, el vivir es Cristo y el morir es ganancia» (Fil. 1:21). La prioridad del cristiano es otra: «si habéis, pues, resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios» (Col. 3:1).

Sin embargo, hay uno que no está sujeto a cambios de ningún tipo. Y es que «Jesucristo es el mismo ayer y hoy y por los siglos» (He. 13:8). Esto lo sitúa en una categoría en la que solamente Dios tiene cabida, de la que se desprenden al menos tres implicaciones importantes:

1) Sus atributos no cambian

Los atributos son aquellas cualidades que hacen de algo lo que realmente es y no otra cosa. Para que llegues a ser lo que eres necesitas aprender. Necesitas experimentar. Necesitas fracasar o tener éxito. Necesitas tiempo. En definitiva, necesitas cambiar. Sin embargo, Él no es una criatura más. No pertenece a la larga lista de seres creados. La Biblia afirma que Cristo es eterno. Él no tiene principio ni final. Toda existencia comienza con Él y todo final depende de Él. Y siendo Dios, la Escritura enseña que también es inmutable. De la misma forma que Santiago dice que en Dios no existe cambio ni sombra de variación (Stg. 1:17), Hebreos 13:8 confirma que en Cristo tampoco.

Cristo nunca ha sido menos de lo que debería ser y no puede ser más de lo que siempre ha sido. No ha necesitado retocar nada de su persona. No ha tenido que corregir nada de su carácter. No ha mejorado, ni ha empeorado con los años. Él «es el mismo ayer y hoy y por los siglos». No hay un día en el que Cristo sea más fiel que otro. No hay una tarde en la que Cristo es más misericordioso que otra. Él es siempre igual, perfecto, inmejorable e insuperable. Cristo es supremo.

2) Su autoridad no cambia

Jesús mismo dijo a sus discípulos «Vosotros me llamáis Maestro y Señor; y tenéis razón, porque lo soy» (Jn. 13:13). La Biblia nos enseña que Él es el siervo sufriente, pero también el monarca y Señor de la historia. Conforme a su naturaleza, Cristo tiene el derecho de demandar el servicio y la devoción de todas sus criaturas. Y, de acuerdo con sus atributos, cuenta con la capacidad de lograr sus planes y llevar a cabo sus propósitos. Colosenses 1:15–17 afirma que «Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. Porque en Él fueron creadas todas las cosas, tanto en los cielos como en la tierra, visibles e invisibles; ya sean tronos o dominios o poderes o autoridades; todo ha sido creado por medio de Él y para Él. Y Él es antes de todas las cosas, y en Él todas las cosas permanecen».

Aun en medio de la confusión y de la oposición, su dominio es total y global. Su hegemonía es imparable e invencible, porque nada está fuera de su control soberano. ¡Nunca lo ha estado! Ni la vida ni la muerte, ni los poderosos ni la humanidad al completo pueden desviarse de lo que Él permite, de lo que Él desea, de lo que Él ha establecido. Por eso, el cristiano no solamente contempla la grandeza de Cristo, sino que obedece y se somete ante la autoridad de aquel que lo es todo en todo. Y lo hace con gratitud y contentamiento (Sal. 119:72, 127).

3) Su actualidad no cambia

Muchas personas hoy viven preocupadas por lo que deparará un mañana que parece más incierto que nunca. En estas últimas semanas, un virus microscópico ha vuelto a poner de manifiesto una realidad que la palabra de Dios revela desde sus primeras páginas: el sistema de este mundo es frágil. Tu vida no es más que un soplo. Todo lo que tienes se desvanece fácilmente. En cuestión de minutos, los gobiernos más fuertes pueden verse comprometidos, las grandes compañías pierden todo su valor y tus proyectos y planes se desbaratan. Sin embargo, la Biblia enseña que hay uno en quién puedes poner toda tu confianza sin temor a ser defraudado, uno cuya sangre no deja de ser efectiva para purificar a todo el que se acerca a Él. Mientras tanto, Cristo no cesa, ni por un segundo, de interceder a favor de los que son suyos (1 Jn. 1:9; 2:1).

Él es la roca inamovible. Ni viento ni tormenta alguna lograrán desplazarlo un milímetro del lugar en el que siempre ha estado. Sus atributos no cambian. Su autoridad no varía. Su actividad no cesa. Y, por tanto, su actualidad no pasa. Siempre es pertinente. Siempre es apropiado. Siempre es oportuno. Puedes descansar seguro, porque aquel que es el mismo ayer, hoy y por los siglos lo ha prometido: «yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo» (Mt. 28:20b).

Heber Torres
Haber Torres

Es profesor de teología en el Seminario Berea (León, España) y pastor en la Iglesia Evangélica de Marín (España). Dirige el sitio «Las cosas de Arriba», que incluye podcast y blog. Está casado con Olga y juntos tienen tres hijos: Alejandra, Lucía y Benjamín.

Martín Lutero y la seguridad de la salvación

The Master’s Seminary

Martín Lutero y la seguridad de la salvación

Angel Cardoza

El tema de la seguridad de la salvación es uno que ha causado gran duda y preocupación en la iglesia. Muchos cristianos suelen buscar certeza en sí mismos y en sus acciones, mas al ver sus faltas llegan a experimentar incertidumbre y preguntarse si Dios los ha dejado, si han perdido la salvación o si realmente nunca lo fueron. Si somos honestos, el sentir esta inseguridad no nos permite experimentar un gozo pleno en Cristo.

Su pecado le causaba culpa, a tal punto que vivía en una constante depresión

Ideas erróneas 

Martin Lutero, quien fue el propulsor principal de la reforma protestante, durante mucho tiempo estuvo perturbado por dudas y preocupaciones. Su pecado le causaba culpa, a tal punto que vivía en una constante depresión. Ahora, en gran parte su tormento se debía a las enseñanzas antibíblicas que aprendió desde muy temprana edad y que fueron afianzadas a lo largo de su carrera como fraile de la iglesia católica. Una de estas falsas enseñanzas, aún predominante en la Iglesia Católica hoy, fue enseñada inicialmente por Tomás de Aquino y luego confirmada en el concilio de Trento:

“Si alguno dijere, que tiene una certeza absoluta e infalible de seguridad de tener el don de perseverancia hasta el final, a menos que haya aprendido esto por revelación especial; sea anatema”.

En los primeros escritos de Lutero se pueden ver reflejos de esta doctrina. En sus comentarios sobre el libro de Romanos (1515-1516), en 3:22, un versículo que claramente habla de la justicia de Dios a través de Jesús, Lutero comentó: “…ya que no somos capaces de saber si contamos con toda palabra de Dios o negar alguna… Tampoco somos capaces de saber si realmente somos justificados o salvos”. Este tipo de comentarios nos hace ver que Lutero no había llegado a una convicción plena del significado real del evangelio, ya que estaba opacado por la falsa interpretación bíblica de la Iglesia Católica.

“Mas el justo por la fe vivirá”

Sin embargo, un día mientras meditaba en la Escritura en su oficina en Wittenberg, al leer Romanos 1:17 –“Mas el justo por la fe vivirá”– inició un cambio en su interior. Esa noche Lutero no pudo dejar de pensar en ese pasaje. El Espíritu Santo obró en él de tal manera que no podía contenerse ante tal verdad. Lutero entendió que lo que aprendió en el catolicismo, y que por tantos años había enseñado, era contrario a la Palabra. Y es que Dios establece que la salvación es algo que viene solo por su gracia, y por ende los hombres no podemos ganarla. Esa gracia de Dios solo puede ser obtenida a través de la fe en Cristo Jesús.

Luego de revelarse contra las herejías del catolicismo, Lutero hizo un énfasis especial en enseñar que la verdad del evangelio trae certeza al creyente. Esto es apreciado en su énfasis en la doctrina de la justificación solo por fe o “Sola Fide”. De acuerdo a Lutero, la justificación solo por fe y no por obras es el punto en el cual está sostenida la iglesia de Cristo. Es por medio de esta que el creyente puede recibir el perdón de Dios por sus pecados y ser justificado delante de Él (Jn. 3:165:246:28-29Ro. 3:284:55:114:23Gá. 2:16Ef. 2:8-10…).

¿Qué nos enseña la experiencia de Lutero?

Si quieres tener seguridad de salvación, el lugar donde empezar no es en tus sentimientos sino en tu entendimiento; luego los sentimientos seguirán

A lo largo de la historia de la iglesia, algo que podemos notar de aquellos que tuvieron batallas personales similares a la de Lutero, en cuanto a la seguridad de su salvación, es que encontraron respuesta en la Palabra de Dios. Como dijo Martyn Lloyd-Jones, “Si quieres tener seguridad de salvación, el lugar donde empezar no es en tus sentimientos sino en tu entendimiento; luego los sentimientos seguirán. La manera de tener seguridad no es tratar de sentir algo, sino tener esa verdad absoluta”.

Luego de recibir tan gran convicción y seguridad en la Palabra de Dios, Lutero escribió:

“Los sentimientos vienen y van, los sentimientos son engañosos. Mi seguridad es la Palabra de Dios, nada más vale la pena creer. Aunque todo mi corazón se sienta condenado, queriendo alguna muestra dulce, existe algo más grande que mi corazón cuya Palabra no puede ser quebrantada. Confiaré en la inmutable Palabra de Dios hasta que el alma y cuerpo sean separados. Porque, aunque todas las cosas pasen, su Palabra permanecerá para siempre.”

No es fructífero para el creyente vivir en una incertidumbre constante en cuanto a su salvación. A pesar de que llegue la duda, el creyente genuino no puede dejar que permanezca en él, ya que esta puede ser una muestra de falta de su confianza en que Dios permanece fiel a su Palabra (Juan 5:24Ro. 8:1Fil. 1:6). Y es ahí donde radica el asunto: es Dios que permanece fiel a su promesa, quien honra el sacrificio de Cristo por nuestros pecados.  Qué gozo trae el saber que nuestra salvación no está fundamentada en nosotros, pero en Dios, quien es fiel por la eternidad.

Angel Cardoza sirvió como líder juvenil y maestro en la Iglesia Cristiana de la Comunidad en Republica Dominicana. En la actualidad cursa una Maestria en Divinidad (M.Div.) en The Master’s Seminary. Forma parte de la iglesia Grace Community Church, donde sirve enseñando en estudios bíblicos hogareños. Él y su esposa Yamel tienen dos hijas.

Qué podemos aprender de los liberales

The Master’s Seminary

Qué podemos aprender de los liberales

Nathan Busenitz

Cada primavera, en mi clase de historia de la iglesia, nos toca estudiar una breve descripción de los teólogos alemanes del siglo 19 y principios del siglo 20.

Es una especie de cátedra deprimente, ya que vemos la triste historia de la intersección entre el escepticismo y la erudición, podemos ver la catástrofe que desató la duda y la incredulidad desenfrenada. Y cómo a pesar de vivir en el mismo país de la Reforma, muchos teólogos protestantes alemanes abandonaron las doctrinas históricas del cristianismo bíblico debido a la popularidad del racionalismo de la Ilustración. Al hacerlo, naufragaron sus propias almas y devastaron la fe de millones de personas.

Promotores de la alta crítica, como Johann Eichhorn y David Strauss, negaron la inspiración y la infalibilidad de la Biblia. Según ellos, Moisés no escribió el Pentateuco y los cuatro evangelios no fueron escritos por Mateo, Marcos, Lucas o Juan. Para empeorar las cosas, sugirieron que el Jesús de la Biblia no es el mismo que el Jesús real de la historia. En su “búsqueda del Jesús histórico,” los críticos crearon un “Jesús” de su propia imaginación, y en esencia trataron de reducirlo a un buen tipo que nunca pudo hacer un milagro, nunca afirmó ser Dios y fue mal interpretado en gran parte por el judaísmo del primer siglo.

Por otra parte, teólogos liberales como de Friedrich Schleiermacher a Albrecht Ritschl, trataron desmantelar las verdades de la Biblia. En gran parte buscaban una nueva base sobre sobre la cual basar su nueva versión artificial del cristianismo. Algunos encontraron tal base en la experiencia personal de la filosofía del romanticismo mientras que otros lo encontraron en la ética moral del evangelio social. Pero al negar las principales doctrinas del cristianismo (como la muerte sustitutiva de Cristo y su resurrección corporal), el liberalismo negó la esencia misma del mensaje del evangelio (cp. 1 Corintios 15:3-4). Como Richard Niebuhr lo explicó al resumir el derrumbe de la teología liberal, el liberalismo afirma que: “Dios sin ira trajo hombres sin pecado a un reino sin juicio a través de las ministraciones de un Cristo sin cruz” (The Kingdom of God in America, 193).

Como se puede imaginar, el material en esta clase es como ver un choque de trenes catastrófico…vemos cómo teólogo tras teólogo se salen y abandonan los rieles de los fundamentos más básicos del cristianismo bíblico.

Pero en medio del caos y la carnicería doctrinal, existen lecciones que podemos aprender de los teólogos liberales alemanes y promotores de la alta crítica, incluso si la mayoría de lo que podemos aprender es un ejemplo negativo.

7 lecciones que debemos aprender de los teólogos liberales alemanes:

1. La forma de evangelizar a los escépticos no es mediante el diluir el evangelio. Muchos de los teólogos liberales pensaron que podrían hacer el cristianismo más atractivo a luz de la filosofía racionalistas de la Iluminación si abandonasen la autenticidad histórica del texto y si llegasen a redefinir el evangelio como otra cosa que salvación del pecado por medio de Jesucristo (para hacerlo así menos ofensivo para las mentes modernas). Pero al hacerlo, terminaron deshicieron el mismo evangelio que pensaban que estaban ayudando a preservar.

2. La verdadera religión se puede perder en una sola generación. La mayoría de los liberales alemanes fueron los hijos de ministros protestantes ortodoxos. El hecho de que dieron la espalda a la fe de sus padres es trágico. Es por eso que yo le recuerdo a mis estudiantes en el seminario que en primer lugar necesitan asegurarse de que están pastoreando sus propias familias.

3. El liberalismo alemán no representa una forma divergente del cristianismo, sino que en realidad es una nueva religión. Si decimos que el evangelio no es histórico entonces ya no es el evangelio. El apóstol Pablo hace este punto claro en 1 Corintios 15, donde afirma que si Jesús realmente no hubiese resucitado de los muertos, entonces seríamos necios y nuestra fe vana.

4. Los liberales honraron la duda al llamarla noble y honestidad intelectual. En realidad, dudar la palabra de Dios es un pecado atroz, un pecado que Satanás mismo ha estado promoviendo desde el Jardín del Edén (Génesis 3). Dudar de la Palabra de Dios es hacer de Dios un mentiroso y es intercambiar el evangelio verdadero por un evangelio imaginario. Como Agustín dijo el hereje Fausto, “Usted debe decir claramente que no cree que el evangelio de Cristo. Pues el creer lo que le place y no creer lo que le place, es creerse a usted mismo y no en el evangelio” (Contra Fausto, 17.3).

5. El liberalismo alemán nos enseña que las ideas tienen consecuencias, y que las malas ideas tienen muy malas consecuencias. Millones de personas en los últimos siglos fueron trágicamente desviados a través de la influencia de los teólogos liberales. La advertencia de Santiago 3:1 ciertamente parece apta: “Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos mayor condenación.”

6. El evangelio social de los liberales todavía está vivo  en muchas iglesias protestantes. El escepticismo de los críticos sigue siendo una parte muy importante de los estudios bíblicos en el mundo académico. Futuros pastores deben estar preparados a hacer frente a este tipo de errores con la verdad bíblica (Tito 1:9).

7. La alta crítica se basa en la noción de que la sabiduría del hombre supera a la sabiduría revelada por Dios. Éste es el colmo de la arrogancia, pero no es de sorprendernos, ya que el mismo Pablo señaló que la sabiduría de Dios parece locura al mundo (1 Corintios 1:18). Debemos protegernos contra la tentación de desear la alabanza mundana y elogio académico. Al ser fieles al evangelio seremos necesariamente considerados fuera de moda a los ojos de muchos de los principales pensadores filosóficos del día de hoy. Si bien debemos evitar el anti-intelectualismo, por un lado también debemos protegernos contra el encanto de todo lo que es popular en la comunidad académica secular.

Nathan Busenitz (Ph.D.) es profesor de teología histórica en The Master’s Seminary. Después de haber servido como asistente personal de John MacArthur, Nathan llegó a formar parte del profesorado de TMS en el 2009. Él y su familia viven en Los Ángeles, California.

Publicado originalmente en ingles aquí.

Nathan Busenitz

Nathan Busenitz

Nathan Busenitz is the Dean of Faculty and Associate Professor of Theology at The Master’s Seminary. He is also one of the pastors of Cornerstone, a fellowship group at Grace Community Church.

¿De qué manera unifica el reino de Dios a toda la Biblia?

The Master’s Seminary

¿De qué manera unifica el reino de Dios a toda la Biblia?

Lucas Alemán

Hay muchos temas importantes en la Biblia: la gloria de Dios, el pacto, la salvación, la ley, la promesa, el pueblo de Dios, el juicio, etc. Aunque todos estos temas son importantes y merecen ser estudiados de manera seria, hay un gran tema que predomina y le da coherencia a todos los demás temas y ese es el reino de Dios.

Todos los otros temas explican partes del reino de Dios, pero solo el reino de Dios explica el todo. Desde el primer capítulo de la Biblia, se presenta a Dios como el rey que crea un reino y dos ciudadanos, Adán y Eva, más específicamente, para que «ejerzan dominio» sobre la creación (Gn. 1:26–28). Sin embargo, en Génesis 3, un «insurrecto» los engaña para que quebranten su lealtad al rey y se rebelen contra Dios. Este episodio en el plan de redención marca la caída de la humanidad y, como resultado, toda la creación es sometida a los efectos devastadores del pecado que existen hasta el día de hoy. En el versículo 15 de ese mismo capítulo, Dios promete que solo la «simiente» de la mujer derrotará a este «insurrecto» y revertirá los efectos de la caída, haciendo que los ciudadanos de su reino «ejerzan dominio» sobre su creación de una vez por todas.

Desde ese entonces, los ciudadanos han estado esperando a esta “simiente”, que en el Nuevo Testamento se identifica como Jesucristo, el rey (Lc. 1:32–33; 22:29; 1 Ti. 6:15). Su redención a través de la expiación es la base para la restauración del reino, donde «ya no habrá más maldición» y todos los ciudadanos «reinarán [juntamente con él] por los siglos de los siglos» (Ap. 22:3, 5). Así es como el reino de Dios unifica a toda la Biblia de manera orgánica con Jesucristo como el punto más alto del plan de redención.

Lucas Alemán

Lucas Alemán es director de educación en español y profesor de Antiguo Testamento en The Master’s Seminary, y director ejecutivo de la Sociedad Teológica Cristiana. Además, es pastor en la Iglesia Bíblica Berea en North Hollywood, California. En 2016, Lucas comenzó a enseñar en The Master’s Seminary como miembro adjunto de la facultad. Si bien sus cursos de especialización son panorama del Antiguo Testamento, gramática de hebreo y exégesis de hebreo, él también da clases de exégesis de griego y teología. En 2018, se unió a la facultad de tiempo completo. Lucas y su esposa, Clara, tienen dos hijos, Elías Agustín y Enoc Emanuel.

¿Cuáles son las diferentes categorías de estudio en la teología?

The Master’s Seminary

¿Cuáles son las diferentes categorías de estudio en la teología?

Lucas Alemán

El estudio de la teología —la sistemática, más específicamente— está compuesto de diez categorías. Aunque hay muchas clasificaciones y se puede organizar de diferentes maneras, es importante comenzar por algún punto para facilitar el estudio.

La categoría más fundamental de todas es la bibliología pues identifica a la única fuente verdadera de toda la verdad cristiana: las sagradas Escrituras. Es por medio de las proposiciones en estas Escrituras que Dios ha revelado aspectos de su ser divino, como sus atributos o perfecciones, de manera más completa. En esto consiste la segunda categoría, a saber, la teología propia.

La cristología es la doctrina de la persona y la obra del Señor Jesucristo, su encarnación, la humillación durante su vida terrenal y su exaltación dentro del plan de redención —algo crucial para la fe cristiana porque si Cristo no es lo que alegó ser, entonces su expiación fue deficiente—. La doctrina de la pneumatología es la cuarta categoría que describe a la persona y obra del Espíritu Santo a lo largo de todas las Escrituras, desde Génesis hasta Apocalipsis.

La antropología es la doctrina de la humanidad que, a diferencia del secularismo, busca entender al hombre desde la perspectiva de Dios. La hamartiología, que es la sexta categoría en el estudio de la teología, está intrínsecamente relacionada con la antropología, pues define directamente a la humanidad como caída, corrompida en su relación con Dios, con otras personas y con la creación. Esta doctrina afecta obviamente a la soteriología, la doctrina de la salvación, ya que la humanidad necesita ser rescatada del pecado.

La angeleología, a menudo ignorada en el estudio de la teología, intenta captar todo lo que las Escrituras revelan respecto a los ángeles, tanto los que son santos como los que son malignos. La novena categoría es la eclesiología que define a la iglesia como «el lugar más preciado de la tierra», como dijo Charles Spurgeon. Y, por último, está la escatología que trata con los sucesos del final de los tiempos como la culminación de los propósitos redentores de Dios. Las diez categorías se relacionan entre sí debido a la naturaleza orgánica de la revelación divina y, por ende, redundan en la gloria misma de Dios.

#90segundosdeteología

Lucas Alemán

Lucas Alemán

Lucas Alemán es director de educación en español y profesor de Antiguo Testamento en The Master’s Seminary, y director ejecutivo de la Sociedad Teológica Cristiana. Además, es pastor en la Iglesia Bíblica Berea en North Hollywood, California. En 2016, Lucas comenzó a enseñar en The Master’s Seminary como miembro adjunto de la facultad. Si bien sus cursos de especialización son panorama del Antiguo Testamento, gramática de hebreo y exégesis de hebreo, él también da clases de exégesis de griego y teología. En 2018, se unió a la facultad de tiempo completo. Lucas y su esposa, Clara, tienen dos hijos, Elías Agustín y Enoc Emanuel.

Cuando un incrédulo muere

The Master’s Seminary

Cuando un incrédulo muere

Consolando sin distorsionar la verdad

George Lawson

Mi teología me dice que no puedo mentir, aun cuando quisiera lograr algo bueno (Romanos 3:8). La mentira es una violación del carácter y la voluntad de Dios, pues Dios es el Dios de la verdad. Él no puede mentir y la Biblia claramente demuestra que él no tolera la mentira (Tito 1:2).

Mentir nunca es correcto, jamas es amoroso y es innecesario. Los seguidores de Cristo ser conocidos como aquellos que siempre dicen la verdad. Esto no nos da licencia para ser groseros, crueles o indiferentes, ya que se nos manda a decir la verdad en amor. No importa de que estemos hablando, tanto buenas o malas noticias, alegrías o dificultades, vida o muerte, debemos hablar siempre con amor.

Uno de las mayores y más desafiantes invitaciones para un pastor es cuando se le pide que hablen en un funeral. Una familia en duelo a menudo suele solicitar la presencia de un pastor para hablar palabras de consuelo, esperanza y paz. En ciertas ocaciones se espera que el pastor hable buenas y elogiables palabras acerca del difunto. Por esta razón a veces le es más fácil a un pastor decir palabras como:

“Nos consuela que su sufrimiento ha terminado” o …

“Ella está en un lugar mejor ahora” o …

“Sé que lo veremos de nuevo”

Pero ¿qué pasa si esas palabras no son ciertas porque la persona nunca conoció a Cristo? ¿Tenemos los pastores licencia para pronunciar estas “buenas palabras”? Y si estas palabras no son ciertas, ¿existen palabras de consuelo que podamos compartir a aquellos que murieron incrédulos? Cabe mencionar que esta no es una situación a la cual solamente los pastores se enfrentan, sino que todo creyente que busca ofrecer palabras de consuelo para los que están en duelo probablemente se han preguntado lo mismo.

Afortunadamente, hay palabras de consuelo y de verdad que podemos compartir con aquellos que sufren, incluso cuando no estamos seguros sobre sobre el destino eterno de su ser querido que murió. Por lo tanto la respuesta es sí, sí podemos ofrecerles palabras de consuelo sin vernos en la necesidad de abandonar la verdad de la Escritura con el fin de ofrecer palabras de aliento.

¿Qué le puede decir a aquellos que han perdido un familiar incrédulo?

1. Dios es un Dios de esperanza y misericordia

Si la Biblia no hubiese registrado la conversión del ladrón junto a la cruz de Cristo, nadie habría esperado que tal hombre fuese al cielo. Él pasó toda su vida en rebelión hacia Dios, incluso mientras estaba colgado en una cruz, lanzó acusaciones contra el Hijo perfecto y santo de Dios (Mateo 27:39-44). Sin embargo, la Biblia nos indica que su corazón fue cambiado en los últimos momentos de su vida; sus pecados fueron perdonados y por ende Jesús le prometió que estaría en el paraíso (Lucas 23:40-42).

El ejemplo previo nos demuestra que no podemos saber a ciencia cierta cuál es la condición del corazón de una persona momentos antes de su muerte. Sin embargo sabemos que la misericordia de Dios es sobreabundante, vasta e incomprensible, como nos dice Romanos 9:15-16:

“Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca. Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.”

Si bien hay que tener cuidado de no abusar la gracia de Dios, ni de ofrecer falsas esperanzas en medio del duelo de seres queridos, podemos decir sin temor a equivocarnos que Dios es un Dios misericordioso y que su misericordia está disponible a todo pecador que se arrepiente hasta el último momento de su vida.

2. Dios es un Dios de amor y gracia

En segundo lugar, podemos hablar acerca de las gracias comunes que Dios da a toda persona, en particular al permitirnos vivir y experimentar esta vida. La Escritura habla de un amor y gracia común que Dios proporciona a toda persona (nota: no estoy hablando de una gracia salvadora a toda persona). En Mateo 5:44, Jesús nos mandó a amar a nuestros enemigos, porque nuestro Padre que está en los cielos “hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos.” Dios derrama su amor de manera general a todo el mundo, incluyendo aquellos que abiertamente se postulan como sus enemigos (vea Hechos 14:17). Por lo tanto, podemos hablar acerca de la gracia común y la bondad de Dios las cuales el difunto pudo disfrutar mientras vivía.

3. Dios es un Dios de justicia y rectitud

Cuando un incrédulo muere también podemos proporcionar consuelo al decir que Dios siempre hará lo que correcto y justo. En Génesis 18, Abraham dudó la justicia de Dios al saber acerca de la destrucción inminente de Sodoma y Gomorra. Dios le dio a Sodoma y Gomorra aplica oportunidad para arrepentirse, inclusive al punto de estar dispuesto a retener su furia sobre la ciudad entera si encontraba solamente a diez personas justas que vivieran allí. Es increíble observar la gracia y la paciencia del Señor en esta narración. Dios es un Dios que hace perfecta justicia y separa correctamente a los justos de los impíos. Por lo tanto podemos confortarles al recordarles que en medio del dolor pueden confiar en que el Señor hará lo correcto y lo justo. Como nos recuerda Romanos 9:14, no existe injusticia alguna en Dios.

Si nos mantenemos hablando acerca del carácter inmutable de Dios, no tenemos que temer el ofrece “buenas palabras” que no sean a su vez verdaderas. No importa quien sea la persona que haya muerto, usted puede decir con toda libertad que Dios es un Dios de compasión y de fidelidad, un Dios sabio y poderoso, soberano y justo y que en su providencia siempre hará lo justo. Aun cuando la persona haya muerto sin un conocimiento de Dios, su incredulidad no altera el carácter perfecto de Dios en lo más mínimo.

Por último, quisiera alentarle a recordar que más allá de palabras de aliento, como creyente usted tiene un mensaje importante que dar al mundo:

4. Dios es un Dios de salvación

No tenemos que saber el destino eterno de la persona que acaba de morir para saber con certeza cuál es el mensaje que el difunto quisiera que diésemos a su familia y amigos. En Lucas 16, Jesús nos da ha saber el mensaje que un incrédulo le gustaría dar a aquellos que aún están vivos:

Te ruego, pues, padre, que le envíes a la casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que les testifique, a fin de que no vengan ellos también a este lugar de tormento (Lucas 16:27-28).

Lo que las personas presentes necesitan escuchar son las buenas nuevas de salvación. Ellos necesitan saber que el Dios santo, que creó todas las cosas y en contra de quien todos hemos pecado, tiene el poder de perdonar y de dar vida eterna a todos aquellos que ponen su confianza en el Señor Jesucristo (Hechos 4:12). Jesús murió como sacrificio por el pecado, pues la paga del pecado es muerte (Romanos 6:23). Pero se levantó en victoria sobre la muerte después de tres días y ahora ofrece su justicia perfecta como regalo para todos aquellos que creen (2 Corintios 5:20-21).

Como creyentes no podemos distorsionar la verdad para aliviar el dolor de las personas que han perdido un ser querido. No tenemos el derecho de abandonar la verdad de la Biblia con el fin de ofrecer consuelo a aquellos que están de luto. Nuestras palabras de consuelo deben llevar a las personas al Dios de toda consolación, el lugar donde las almas que lloran pueden encontrar verdadero consuelo y paz.

Existen palabras de consuelo que podemos compartir con los que sufren aun cuando el destino eterno del recientemente fallecido sea desconocido. Como creyentes podemos asistir a estos funerales para ofrecer consuelo al hablar acerca de los atributos de Dios. No estamos obligados a decir nada acerca de la persona que murió, pero estamos obligados a decirle a los que todavía están vivos que la única manera de encontrar verdadero consuelo y paz es por medio del evangelio de Jesucristo.

 

George Lawson

George Lawson se graduó de The Master’s Seminary en el 2010.

Hoy en día es el pastor de la iglesia Baltimore Bible Church, en Baltimore, MD (EEUU). Él y su esposa Jennifer tienen tres hijos.

¿Qué es la inspiración de las Escrituras?

The Master’s Seminary

¿Qué es la inspiración de las Escrituras?

Josías Grauman

La inspiración es la doctrina que enseña que Dios es el autor de la Biblia. En 2 Pedro 1, Pedro explica que la Biblia no es un invento humano. El texto bíblico no se originó en la mente humana, sino que los autores bíblicos literalmente fueron «cargados» por el Espíritu Santo. En otras palabras, aunque cada autor humano escribió desde su propia experiencia y contexto, y con su propio vocabulario y estilo, el Espíritu los llevó a decir exactamente lo que Él quiso. Esto es lo que Pedro enfatiza al afirmar que los autores bíblicos fueron inspirados.

Pero la inspiración no sólo se trata del autor. Algunos liberales dicen que los autores fueron «inspirados» por el Espíritu con ciertas ideas, pero que, a la hora de escribir, ciertos errores humanos entraron en las palabras que escribieron. Pablo brinda una respuesta clara a la afirmación anterior cuando, en 2 Timoteo 3:16, dice que toda la Escritura —es decir, el texto mismo— fue inspirado por Dios. La palabra que Pablo usa en este versículo para comunicar la inspiración de la Escritura es, en el original, θεόπνευστος (teópnuestos), que literalmente significa que toda la Escritura fue exhalada, o soplada por Dios. El producto final, las palabras mismas, son palabras que Dios escribió y, por lo tanto, cada palabra refleja los atributos de su autor.

La Biblia es poderosa porque su autor es poderoso. La Biblia es inerrante porque su autor no puede errar. La Biblia es suficiente porque su autor es omnisapiente y sabe exactamente lo que sus hijos necesitan. Cada palabra es perfecta. Cada palabra es intencional. Por lo tanto, cada palabra debe ser creída, obedecida y predicada por sus hijos.

 

Josías Grauman

Josías es licenciado en idiomas bíblicos por The Master’s University y con Maestría en Divinidad por The Master’s Seminary. Sirvió durante cinco años como capellán del Hospital General de Los Angeles (California), y sirvió como misionero por dos años en la Ciudad de México. En la actualidad , está encomendado como anciano de la iglesia Grace Community Church donde sirviendo en el ministerio hispano. Josías y su esposa Cristal tienen tres hijos.

¿Quién está a cargo en la Iglesia?

The Master’s Seminary

¿Quién está a cargo en la Iglesia?

Michael Mahoney

Cristo es la cabeza de la iglesia. Difícilmente alguien se atrevería a decir lo contrario; sin embargo, no siempre es así en la práctica. El Nuevo Testamento usa varios títulos para describir a Jesucristo: abogado (1 Jn 2:1), alfa y mega (Ap 21:6), autor de la vida (Hch 3:15), pan de vida (Jn 6:35), luz del mundo (Jn 9:5) y Señor de gloria (1 Cor 2:8), entre otros. Cristo es la principal piedra del ángulo (1 P 2:6), la cabeza del ángulo de la iglesia (Hch 4:11; Ef 2:20; 1 Pe 2:7) y el Esposo de la iglesia (Mt 9:15; Ap 21:2; 2 Cor 11:2; Ap 21:9). Efesios 1:20 dice que Cristo es “sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero”.  Cristo no tiene rival y Su autoridad está establecida supremamente. Esto es cierto también en la iglesia. La iglesia es de Él y por ello prevalecerá: las “puertas del Hades no prevalecerán contra ella” (Mt 16:18). Cristo es quién está a cargo: “Él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia” (Col 1:18), y “lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia” (Ef 1:22).

A pesar de los intentos por negar que Cristo es la cabeza de la iglesia, la Escritura no da lugar a ambigüedad. El no aferrarse a esta verdad ha hecho que la iglesia esté perdida y débil hoy en día. Entender esta doctrina es entender la magnitud de la iglesia. Por otro lado, ignorar esta doctrina es alejarse de la autoridad de Cristo sobre Su iglesia. En última instancia,  es la verdad más simple de la iglesia y la más importante. ¡Cristo es la cabeza de la iglesia!

Porque Cristo es cabeza de la iglesia, debemos nuestra fidelidad y
lealtad a Él. Debemos dirigir nuestra atención a Él y evitar distraernos con
diferentes modas y filosofías que han invadido la iglesia y que han tomado
cautiva la atención de los mismos que deberían defender y guardar
fervientemente esta verdad. En ocasiones la iglesia parece importarse más por defender
causas sociales y aspectos socio-políticos que defender que Cristo es la cabeza
de la iglesia. Parece que para el creyente a veces es más importante escuchar filosofías
de vida, charlas amenas y mensajes motivaciones que escuchar Su Palabra siendo
predicada fielmente. ¿Cómo puede ser que la voz de la cabeza de la iglesia ha
sido silenciada por la misma que debería protegerla? Cristo ha perdido Su voz; por
lo tanto, ¡Cristo ha perdido su posición como cabeza! La autoridad de Jesucristo
como cabeza de la iglesia es sin lugar a dudas una verdad esencial para la
salud y efectividad de la iglesia. ¡Hay hombres que han sacrificado su propia
sangre defendiendo a Cristo y Su autoridad! Debemos defender y predicar que cristo
es la cabeza de la iglesia con un celo mucho mayor que nunca antes. Aún más,
debemos vivir a la luz de esta verdad, sometidos a Él en todo.

La caída en Génesis 3 ha producido en la humanidad una aversión a la
sumisión. La humanidad, sin Dios, buscará siempre ser independiente y evitar la
responsabilidad. Desafortunadamente, todo esto se ha adentrado en la iglesia y
socava la autoridad de Cristo como cabeza. La debilidad resultante no es debido
a una falta de conocimiento, sino debido al pecado. Nos resistimos a someternos
por orgullo. El orgullo es un estratega habilidoso. El tema debe ser abordado. En
una cultura donde nadie se somete a nadie y que se jacta en la autonomía,
hablar de que Cristo es la cabeza no puede ser más irrelevante o sin
importancia. De hecho, provoca un rechazo automático. La cultura dicta que no
debemos someternos a nadie. La iglesia lo ha creído y por eso no queremos someternos
a Cristo.

El debate y el rechazo a Cristo como cabeza de la iglesia no solo se
encuentra en la iglesia, sino también
en la arena académica y
teológica. Hay teólogos que levantan su voz contra ese liderazgo y autoridad,
ya que no quieren a Cristo como Señor. Algunos teólogos afirman que cuando la
Escritura dice “cabeza”, no lo hace para significar liderazgo y autoridad. Por
ejemplo, para este grupo, el término “cabeza” en Efesios 5:23 significa
“fuente”: “porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de
la iglesia”. El resultado es que desestiman el significado que Dios quiso
transmitir e imponen al texto sus preconcepciones o agendas. No desean
someterse a Cristo ni a nadie. Lo que desean es traer igualdad a la relación
matrimonial y deshacerse de la idea que el hombre es el líder y cabeza en el
hogar, y por su supuesto, deshacerse de la noción que Cristo es la cabeza de la
iglesia y del hombre. Wayne Grudem, que ha escrito exhaustivamente al respecto,
muestra que el argumento no tiene fundamento:

Aún no hay ejemplos inequívocos [sin ambigüedad] durante el tiempo del Nuevo Testamento o antes en los cuales kephalē tenga el sentido metafórico de “fuente”, y ningún léxico especializado en el período neo-testamentario incluye dicho significado, ni tampoco el léxico de Liddell y Scott incluye dicho significado aplicado a personas o a cosas que no son también el punto final de algo más…Además, incluso si el significado “fuente” o “parte prominente” fueran adoptados para algunos ejemplos de la palabra kephalē, aún no tendríamos ejemplos de “fuente” o “parte prominente” sin el matiz adicional de autoridad o mandato. Incluso en los textos donde se alega que “fuente” o “parte prominente” son el significado correcto, la persona que es llamada “cabeza” está siempre en liderazgo o autoridad. Por lo tanto no hay base lingüística para proponer que los textos del Nuevo Testamento que hablan de Cristo como cabeza de la iglesia o del esposo como cabeza de la esposa pueden ser leídos de manera correcta aparte de la atribución de autoridad al designado como “cabeza”.

John Piper y Wayne Grudem, “Recovering Biblical Manhood & Womanhood” (Wheaton, IL: Crossway Books, 1991) 467–8.

Grudem nos ayuda a ver más allá de la hermenéutica de la ambigüedad. Desafortunadamente, hay muchos hoy que adoptan este tipo de hermenéutica, torciendo las palabras para que signifiquen lo que quieren que signifiquen. La hermenéutica de la ambigüedad lucha solamente para quitar el significado que es claro y obvio. Hoehner, en su comentario de Efesios nos recuerda lo siguiente:

Primero, Dios ha sujetado todo en la creación bajo los pies de Cristo; y segundo, Dios dio a Cristo a la iglesia como cabeza sobre todo, lo que implica que es la cabeza sobre la iglesia. Ciertamente hay una progresión de pensamiento respecto del rol de Cristo.

Harold W. Hoehner, “Ephesians, An Exegetical Commentary”, (Grand Rapids: Baker Academic, 2002), 290.

Hay una claridad inequívoca en la asombrosa verdad del liderazgo de Cristo sobre la iglesia. Debemos obedecer y actuar en consecuencia a lo que Su Palabra revela. Cristo es Señor. Él es la cabeza de la iglesia y Él cuida de ella. No le pertenece a nadie más. Solo Él debe tener el lugar preponderante en la iglesia. Él debe ser adorado y debe tener la primacía. Que Su Palabra guíe nuestra teología y práctica. Sigamos al Maestro, oigamos Su voz únicamente y que Él reciba toda la gloria de principio a fin.

Michael Mahoney se unió al personal de Grace Community Church en 2004 como pastor asociado de Ministerios Españoles. Actualmente se desempeña como pastor de administración en Grace Church (Sun Valley, Los Ángeles, California, Estados Unidos). Michael Mahoney tiene antecedentes misioneros en América Latina y también ha servido como pastor principal de una iglesia durante ocho años en Oxnard, California. Michael recibió su M.Div. de The Master’s Seminary.Mahoney también ha servido como intérprete de himnos cristianos junto al Grupo Musical de Gracechurch. Él y su esposa, Madeline, tienen dos hijas y un hijo.

¿Qué es el cristianismo bíblico?

The Master’s Seminary

¿Qué es el cristianismo bíblico?

Josué Ortiz

No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.” (Mt 7:21)

El evangelio de Jesús no es una invitación a creer, es una ordenanza a arrepentirse. Juan el Bautista lo dijo claramente así: “…Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.” (Mt 3:1,2) Jesús mismo lo afirmó de la siguiente manera: “…Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.” (Mt 4:17) Y también los apóstoles lo explicaron así: “…arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio.” (Hch 3:19) El evangelio demanda una acción de obediencia y sumisión al Dios Todopoderoso. El individuo solo se puede acercar a Dios al aceptar los términos que Dios pone, o no se puede acercar a Dios. Es relativamente simple. El arrepentimiento genuino no es opcional, es un requisito de Dios, y aún la fe necesaria para la salvación es “un don de Dios,” (Ef 2:8).  Y sin embargo, el evangelio es una demanda que no gira alrededor de una mente narcisista, dictatorial, o egoísta. Al final, el individuo es salvado por la gracia soberana de Dios para la gloria de Dios y para el rescate del pecador. Dios se lleva la gloria al rescatar, y el rescatado le da la gloria a Dios por el rescate. Sin embargo, me temo que la iglesia de Jesús está perdiendo el sabor central del evangelio, es decir, el proclamar la soberanía de Dios en la salvación y la clara obediencia que la verdadera salvación debe de producir. Como pastores, estudiosos, y estudiantes de la Biblia es nuestra responsabilidad proclamar las verdades de Dios lo más clara y fielmente posible. La doctrina de la salvación es una pieza fundamental en la estructura Bíblica. Permíteme darte tres consejos prácticos para predicar correctamente lo que es el cristianismo bíblico.

Estudia la Biblia. 

Suena tal vez simplista, pero no lo es. El estudiar la Biblia demanda de un tiempo determinado para que concienzudamente se escudriñen las Escrituras. La orden de Jesús para entender más acerca de quién es el Salvador del mundo, fue precisamente la de escudriñar las Escrituras. Jesús dijo en Juan 5:39, “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí.” Si Jesús es quien dice ser, y si ambos Testamentos que componen nuestro cánon son lo que dicen ser, entonces más vale que entendamos bien qué es la salvación y las implicaciones doctrinales que esta doctrina conlleva. Baste ya el tiempo de increpar en contra de la doctrina más fundamental de la Biblia. La salvación no es ajustable, flexible, negociable, o modificable. La doctrina de la salvación es exclusivamente celosa de sí misma. O es por medio de Jesús, de arrepentimiento genuino y de fe divina, o no es salvación verdadera (Jn 14:6). Por lo tanto, estudia ésta y todas las doctrinas bíblicas. Seas pastor, anciano, diácono, padre, madre soltera, o un joven, estudia la Biblia. Estudia, estudia, y estudia más. Haz de las Escrituras la dulce miel de la que habla el Salmo 19. Que la Biblia sea lo que provoca esa aparente paradoja de despertar tu hambre espiritual, y saciarla al mismo tiempo (Mt 5:6). Busca la verdad bíblica. El cristianismo bíblico es caracterizado por verdad bíblica. El cristianismo que está arropado por inapetencia doctrinal, es una burla contra el cristianismo histórico, bíblico y reformado. El creyente verdadero busca y encuentra, pregunta y es respondido, toca y la puerta se abre. Sé un amante de la gloria de Dios revelada en las Escrituras (2 Co 3:18), y ama su Palabra. No hay nada más hermoso, más bello, más sublime, más dulce, más atractivo, más apetecedor, más deslumbrante, ó más glorioso que la Palabra de Dios. Haz de ella tu objeto de estudio desde hoy, y hasta el último día de tu vida.

Escucha y lee de la Biblia. 

Una de las maneras más prácticas para crecer después de leer la Biblia, es escuchar grandes hombres de Dios predicando o escribiendo acerca de la Biblia. Se tu crítico más severo en cómo estás gastando tu tiempo y arma un nutrido horario semanal donde apartes un tiempo para escuchar a hombres de Dios que predican o escriben acerca de las verdades bíblicas. Lee a los Puritanos y observa la tenacidad con la que buscaban a Dios de todo corazón. En un mundo donde las redes sociales, el internet, y el entretenimiento están al alcance de solo un “click”, debes tener dominio propio para estimular tu mente espiritual. La meditación de la Biblia es un acto olvidado, tal vez nunca aprendido en el cristianismo del siglo XXI. Sin embargo, necesitamos fortalecer nuestros sentidos espirituales y promover pensamientos de verdad. Esa es la única manera en la que podemos ser santificados: por medio de la verdad. Jesús dijo en Juan 17:17, “Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad.” No hay más. Por lo tanto, en adición a estudiar la Biblia por ti mismo, escucha y lee a los reformadores del siglo XVI. Llenar tu mente de esta clase de lecturas te ayudará a asimilar las verdades de la Biblia, y a elevar tu estándar de calidad en lo que lees y escuchas. Con la tecnología que tenemos a nuestro alcance, escucha podcasts y visita sitios de internet que te ayudarán a ser un creyente educado de la verdad de la Biblia. Querido amigo, escucha y lee a hombres que han dado su vida por predicar las verdades inalteradas de la Biblia.

Explica la Biblia. 

Como creyentes, es nuestra labor transmitir las verdades de Dios a otros. Si tienes una esposa e hijos, entonces pon manos a la obra. La Biblia ha sido dada para ser explicada a una humanidad que no tiene manera de entenderla. El Espíritu Santo convence de pecado al incrédulo e ilumina al creyente a seguir entendiendo, pero es mediante la predicación de la Biblia que Dios transmite su verdad a nuestras generaciones. Es la manera en la que Dios ha elegido postergar sus palabras. El explicar a otros la Biblia, es poner a la Biblia como máxima prioridad en tu vida, y en la vida de otros. No hay más mensaje. No hay más esperanza. Si no hablas de la Biblia con tu familia, amigos, vecinos, ¿de qué hablar entonces? El conocimiento bíblico que adquirimos a lo largo de los años, tiene que ser puesto en práctica en nuestras comunidades, o solo será un pesado bagaje que produce arrogancia y soberbia. Jesús nos ordena en Juan 17:18, “Como tú me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo.” Claro, Jesús está hablando de un envío apostólico en este texto en particular. Pero la implicación y aplicación incluye todos los demás creyentes. Tenemos un llamado—una orden más bien—de hacer lo mismo que Jesús hizo cuando vino a la tierra; esto es, predicar la verdad de la Palabra de Dios.

Sé un lector de la Biblia. Sé un creyente de la Biblia. Sé un estudioso de la Biblia. No estoy hablando necesariamente de asistir a un seminario bíblico, sino que me refiero a una actitud determinante de estudiar, escuchar, y explicar la Biblia. El mundo hispano lo necesita urgentemente. No permitas, o peor aún, no seas parte de prolongar mentiras salpicadas de verdad que en el mejor de los casos confunden y distorsionan la Biblia, y en el peor de los casos, promueve herejía y falsedad bíblica. El cristianismo bíblico es caracterizado por ser verdadero y para ser verdadero tiene que ser bíblico.

Josué Ortiz (M.Div.) es pastor fundador de la Iglesia Gracia Abundante en la Ciudad de México. Actualmente estudia un doctorado en predicación expositiva en The Master’s Seminary. Está casado con Rebekah y juntos tienen dos hijos. Puedes seguirlo en twitter: @pastorjosuecdmx

A %d blogueros les gusta esto: