SEÑOR DE LA MISERICORDIA

S E Ñ O R D E L A M I S E R I C O R D I A
¡Oh señor!
Perdona todos mis pecados del día, de la semana, del año, todos los
pecados de mi vida, los pecados de mi juventud, de la madurez y de la
vejez, De omisiones y comisiones, del mal humor impertinencia e ira, de
vida y de vivir, de dureza de corazón, de incredulidad, de presunción, de
soberbia, de deslealtad a las almas de los hombres, de la falta de decisiones
valientes en la causa de Cristo, de celo sincero para su gloria, de deshonrar
Tu gran nombre, de decepción, de injusticia, de deslealtad en mis
relaciones, de impureza de pensamientos palabras y actos, de avaricia que
es idolatría, de recursos acumulados indebidamente, desperdiciados
frívolamente, no consagrados a Tu gloria, Tú que eres el gran dador;
Pecados en secreto y en el seno de la familia, En el estudio y el ocio, en
medio del bullicio de los hombres, en la meditación de Tu Palabra y en la
negligencia de ella, En la oración sin reverencia y frívolamente retenida,
En el tiempo desperdiciado, en ceder a las artimañas de Satanás, en abrir
mi corazón a sus tentaciones, En ser descuidado cuando sé que él está
cerca, En apagar el Espíritu Santo; pecados contra la luz y el
conocimiento, Contra la conciencia y de las restricciones de Tu Espíritu,
Contra la ley del amor eterno.
Perdona todos mis pecados, conocidos e ignorados, sensibles e insensibles,
Confesados e inconfesos, recordados u olvidados. ¡Oh Buen Señor,
escucha; y al escuchar, perdona!

DESPUÉS DE LA ORACIÓN

D E S P U É S D E L A O R A C I Ó N
¡Oh Dios de gracia!
Yo lloro mis oraciones frías, apáticas y sin corazón; en su pobreza añade
pecado a pecado. Si mi esperanza estuviese en ellas estaría perdido, mas el
mérito de Jesús unge mi débil murmullo y gana Su aceptación.
Profundiza la contrición de mi corazón, Confirma mi fe en la sangre que
lava de todo pecado. Que pueda yo caminar con mi gran Redentor. Inunda
mi alma con verdadero arrepentimiento, que mi corazón sea quebrado por
causa del pecado y por el pecado. Que yo sea tan lento para perdonarme a
mí mismo como Tú eres pronto para perdonarme.
Contemplando las glorias de Tu gracia que yo sea lanzado en las
profundidades más abismales de la vergüenza, y que camine cabizbajo. Tú
me pacificaste ahora. O mi gran Sumo Sacerdote, derrama sobre mí
corrientes de necesaria Gracia; Bendíceme en todas mis funciones; En cada
pensamiento de mi mente, en cada palabra de mis labios, en cada paso de
mis pies, y en cada obra de mis manos.
Tú viviste para bendecir, moriste para bendecir, resucitaste para bendecir,
ascendiste para bendecir, tomaste Tu trono para bendecir, y ahora Tú
reinas para bendecir. Da sinceridad a mis deseos, seriedad a mis súplicas,
fervor a mi amor.

ARREPENTIMIENTO CONTINUO

ARREPENTIMIENTO CONTINUO
Oh Dios de gracia,
Tú has imputado mi pecado a mi sustituto, Y has imputado Su justicia a
mi alma, Vistiéndome con manto de novio, Me has adornado con joyas de
santidad. Más en mi caminar Cristiano yo aún me cubro de trapos; Mis
mejores oraciones están manchadas con el pecado; Mis lágrimas
penitenciales son tan impuras; Mis confesiones de mal agravan mis
pecados; Mi recepción del Espíritu es teñida con egoísmo.
Yo necesito arrepentirme de mi arrepentimiento; Necesito ser lavado por
mis lágrimas; yo no tengo ropa limpia para cubrir mis pecados, Tampoco
telar para tejer mi propia justicia; Estoy siempre vestido con ropas sucias,
Y por la gracia siempre estoy recibiendo cambio de Vestuario, pues
solamente Tú justificas siempre al impío.
Estoy siempre yendo a la tierra lejana a país distante, y vuelvo siempre a
casa como un hijo pródigo, siempre diciendo: Padre, perdóname, y Tú
siempre trayéndome el mejor vestido.
Déjame usarlo cada mañana, Y cada noche regresar de nuevo vestido con
él. Salir al trabajo diario vestido con él, Casarme vestido con él, ser herido
de muerte vestido con él, Comparecer ante el Gran Trono Blanco vestido
con él, y entrar en el cielo vestido con él, brillando como el sol.
Concédeme que nunca pierda de vista la excesiva malignidad del pecado, la
excelente justicia de la salvación, La superior gloria de Cristo, La
grandiosa belleza de la santidad, La gran maravilla de la gracia.

PECADOR

PECADOR
¡Señor Dios Todopoderoso!
Santa es Tu sabiduría, Tu poder, Tu misericordia, Tus caminos, Tus
obras. ¿Cómo puedo presentarme ante Ti con mis innumerables y
pestilentes ofensas? A menudo he amado las tinieblas cultivado
vanidades, he olvidado Tus misericordias, pisando a Tu Hijo amado,
ridiculizando Tu providencia, alabando solo con mis labios, rompiendo
Tu alianza.

Es por causa de Tu compasión que yo no soy consumido.
Llévame a arrepentirme y líbrame de la desesperación; Permítanme que yo
me allegue a Ti renunciando, condenando, aborreciéndome a mí mismo,
pero en la esperanza de recibir la gracia que es incluso para el peor de los
pecadores. Que delante de la cruz yo pueda contemplar la malignidad del
pecado, y detestarlo, mirar para aquel a quien crucifiqué y verlo cómo fue
muerto en mi lugar, y a mi favor … Y así, mi alma descanse en Ti, oh Ser
Inmortal y trascendente, revelado en la Persona y la obra de Tu Hijo, el
amigo de los pecadores.

NOCHE DE RENOVACIÓN

NOCHE DE RENOVACIÓN
¡Padre mío!
Si Tu misericordia tuviese límites, ¿dónde estaría mi refugio de la justa ira?
Mas Tu amor en Cristo es sin medida. Así me presento a Ti con los pecados
de comisión y omisión, contra Ti Padre mío, contra Ti adorable Redentor,
contra Ti y Tus esfuerzos, oh Espíritu Santo, contra los dictámenes de mi
conciencia, contra los preceptos de Tu Palabra. No entres en juicio conmigo,
pues yo no defiendo ninguna justicia propia, y no tengo excusa ninguna para
la iniquidad. Perdona mis días oscurecidos con el mal.
Esta noche yo renuevo mi penitencia. Todas las mañanas yo me
comprometo a amarte más intensamente, servirte más sinceramente, ser
más dedicado en mi vida, ser totalmente tuyo; Sin embargo, pronto
tropiezo, retrocedo, y tengo que confesar mi debilidad, miseria y pecado.
Más yo Te bendigo que la obra terminada de Jesús no necesita la adición
de mis acciones, que su oferta es la satisfacción suficiente por mis pecados.
Si los días futuros fueren míos, ayúdame a transformar mi vida, odiar y
detestar el mal, a huir del pecado a confesar. Hazme más firme, más
atento, más orante. No permitas que ningún mal fruto brote de las
semillas del mal que mis manos sembraran; Que ningún vecino se
endurezca en la vanidad y la locura por mi falta de prudencia. Si hoy yo
tuviera vergüenza de Cristo y Su Palabra, yo he mostrado crueldad,
maldad, envidia, falta de amor, hablar irreflexivo, temperamento
impetuoso, que estos no sean ninguna piedra de tropiezo para los demás, o
deshonra para Tu nombre. ¡Oh! Ayúdame a dar ejemplo en la actitud
correcta; que yo nunca sea reprendido por vicio o tiente a Dios, y así
demostrar lo hermoso que son los caminos de Cristo.

ORACIÓN NOCTURNA

ORACIÓN NOCTURNA
¡Oh amante de tu pueblo!
Tú tienes todo mi ser colocado en las manos de Jesús, mi Redentor,
Comandante, Esposo, Amigo al cuidado de mí, en Él Guárdame santo,
inocente, sin mancha, apartado de los pecadores; que yo no pueda conocer
la voz de los extraños, mas ir a Él donde Él está, y seguirlo a donde nos
conduce. Báñame definitivamente en la fuente de remoción del pecado,
purifícame ahora de la profanación de este día, de sus defectos,
deficiencias de virtud, extremos perjudiciales, para que yo pueda presentar
un carácter perfecto en Jesús. ¡Oh Maestro! que lavaste los pies a los
discípulos, se muy paciente conmigo, se muy condescendiente con mis
defectos, condúceme hasta que Tu gran obra en mí sea concluida. Yo quiero
vencer mi yo en cada aspecto, superar el cuerpo con sus pasiones y
concupiscencias, mantener mi carne sometida, guardar mi humanidad de
todos los pecados más groseros, examinar el poder sutil de mi mente
natural, vivir enteramente para Tu gloria, ser sordo a censura inmerecida y
a los elogios de los hombres. Que nada pueda herir a mi hombre interior
recién nacido, que él no pueda ser herido o morir; que nada puede arruinar
el dominio de Su Espíritu dentro de mí; es suficiente tener Tu aprobación
de mi conciencia. Mantenme humilde, dependiente, extremamente alegre,
tan calmo, tranquilo y silencioso como un niño de pecho, pero sincero y
activo. No quiero hacer, cuanto ser, y yo anhelo ser como Jesús; si Tú me
haces justo, yo seré justo; Señor, Te pertenezco, hazme digno de Ti.

ALABANZA NOCTURNA

ALABANZA NOCTURNA
¡Dador de todo!
Otro día ha terminado y tomo mi lugar sobre la cruz de mi gran Redentor,
donde la sanación fluye continuamente, donde el bálsamo es derramado en
cada herida, donde me lavo de nuevo en la sangre toda-purificadora, es
cierto que Tú me ves sin manchas de pecado. Todavía un poco, y yo iré a
Tu casa y nunca más seré así visto; ayúdame a ceñir los lomos de mi mente,
a acelerar mi paso, apresúrame, como si cada momento fuera el último, que
mi vida sea la alegría, y mi gloria, la muerte.


Te doy gracias por las bendiciones temporales de este mundo: el aire
refrescante, el sol, la comida que renueva fuerzas, la ropa que visto, la
habitación que abriga, el sueño que da descanso, el firmamento estrellado
de la noche, la brisa de verano, la dulzura de las flores, la música de los
arroyos, las palabras cariñosas y felices de mi familia, parientes, y amigos.
Las cosas animadas, las cosas inanimadas, que sirven para mi comodidad.
Mi copa rebosa. No me dejes ser insensible a estas misericordias diarias. Tu
mano concede bendiciones, Tu poder evita el mal. Quiero traer mi homenaje
de agradecimiento por las gracias espirituales, el pleno calor de fe, la alegre
presencia de Tu Espíritu, la fuerza de Tu voluntad restrictora, Tu cesar de
la artillería del infierno. ¡Bendito sea mi soberano Señor!

DESCANSANDO EN DIOS

El valle de la visión

Oraciones Puritanas

DESCANSANDO EN DIOS

ALABANZA NOCTURNA


¡Dador de todo!
Otro día ha terminado y tomo mi lugar sobre la cruz de mi gran Redentor,
donde la sanación fluye continuamente, donde el bálsamo es derramado en
cada herida, donde me lavo de nuevo en la sangre toda-purificadora, es
cierto que Tú me ves sin manchas de pecado. Todavía un poco, y yo iré a
Tu casa y nunca más seré así visto; ayúdame a ceñir los lomos de mi mente,
a acelerar mi paso, apresúrame, como si cada momento fuera el último, que
mi vida sea la alegría, y mi gloria, la muerte.
Te doy gracias por las bendiciones temporales de este mundo: el aire
refrescante, el sol, la comida que renueva fuerzas, la ropa que visto, la
habitación que abriga, el sueño que da descanso, el firmamento estrellado
de la noche, la brisa de verano, la dulzura de las flores, la música de los
arroyos, las palabras cariñosas y felices de mi familia, parientes, y amigos.
Las cosas animadas, las cosas inanimadas, que sirven para mi comodidad.
Mi copa rebosa. No me dejes ser insensible a estas misericordias diarias. Tu
mano concede bendiciones, Tu poder evita el mal. Quiero traer mi homenaje
de agradecimiento por las gracias espirituales, el pleno calor de fe, la alegre
presencia de Tu Espíritu, la fuerza de Tu voluntad restrictora, Tu cesar de
la artillería del infierno. ¡Bendito sea mi soberano Señor!

ALABANZA NOCTURNA

¡Dador de todo!
Otro día ha terminado y tomo mi lugar sobre la cruz de mi gran Redentor,
donde la sanación fluye continuamente, donde el bálsamo es derramado en
cada herida, donde me lavo de nuevo en la sangre toda-purificadora, es
cierto que Tú me ves sin manchas de pecado. Todavía un poco, y yo iré a
Tu casa y nunca más seré así visto; ayúdame a ceñir los lomos de mi mente,
a acelerar mi paso, apresúrame, como si cada momento fuera el último, que
mi vida sea la alegría, y mi gloria, la muerte.
Te doy gracias por las bendiciones temporales de este mundo: el aire
refrescante, el sol, la comida que renueva fuerzas, la ropa que visto, la
habitación que abriga, el sueño que da descanso, el firmamento estrellado
de la noche, la brisa de verano, la dulzura de las flores, la música de los
arroyos, las palabras cariñosas y felices de mi familia, parientes, y amigos.
Las cosas animadas, las cosas inanimadas, que sirven para mi comodidad.
Mi copa rebosa. No me dejes ser insensible a estas misericordias diarias. Tu
mano concede bendiciones, Tu poder evita el mal. Quiero traer mi homenaje
de agradecimiento por las gracias espirituales, el pleno calor de fe, la alegre
presencia de Tu Espíritu, la fuerza de Tu voluntad restrictora, Tu cesar de
la artillería del infierno. ¡Bendito sea mi soberano Señor!

DESCANSANDO EN DIOS

El valle de la visión

Oraciones Puritanas

DESCANSANDO EN DIOS

¡Oh Dios, Altísimo, Gloriosísimo!
El pensamiento de Tu Infinita serenidad me
alegra, pues estoy afanando y sufriendo,
perturbado y angustiado, más Tú estás para
siempre en perfecta paz. Tus planes no causan
ningún miedo recelo o precaución de
insatisfacción, permanecen firmes como los
montes eternos. Tu poder no conoce ninguna
obligación, tu bondad ninguna restricción. Tú
derribas órdenes en la confusión, y mis derrotas
son Tus Victorias: El Señor Dios omnipotente reina.

Yo vengo a ti como pecador, con las
preocupaciones y las tristezas, para lanzar cada
ansiedad enteramente a Ti, cada pecado clamar
por la sangre preciosa de Cristo; revive la
profunda espiritualidad en mi corazón;
permítanme vivir cerca del gran Pastor, oír su
voz, conocer Sus sonidos, seguir sus llamadas.
Guárdame de engaño para que me hagas vivir en la verdad; Del mal, ayudándome a caminar
en el poder del Espíritu. Dame más fuerza de fe
en las verdades eternas, ardiendo dentro de mí
por la experiencia de las cosas que yo conozco;
hazme que yo jamás este avergonzado de la
Verdad del Evangelio, para que yo pueda
soportar sus reproches, reivindico que veo a
Jesús en su esencia, conociendo el poder del Espíritu.

Señor, ayúdame, porque yo estoy a menudo tibio
y frío; la incredulidad deforma mi confianza, el
pecado me hace olvidarte a Ti. Haz que las
malas hierbas que crecen en mi alma sean
cortadas en sus raíces; concédeme conocer que
verdaderamente yo vivo, sólo cuando yo vivo
para Ti, que todo lo demás sea insignificante.
Que solamente en Tu presencia puede hacerme
santo, devoto, fuerte y feliz. Habita en mí,
misericordioso Dios. En el nombre que es sobre todo nombre, Amén.