CONTENTAMIENTO

El valle de la visión

Oraciones Puritanas

CONTENTAMIENTO
¡Padre Celestial!
Si tuviera que padecer necesidad, y estar desnudo y en situación de
pobreza, haz a mi corazón estimar Tu amor, conocerlo, estar avergonzado
por él, a pesar de estar negado de todas las bendiciones. Es de Tu
misericordia el afligirme y probarme, con necesidades pues de esta forma yo
veo mis pecados, y deseo la separación de ellos. Permítanme de buen
agrado aceptar miseria, penas, tentaciones, si yo con ello puedo calificar el
pecado como el mal más grande mal, y ser liberado de él con gratitud a Ti,
reconociendo esto como el mayor testimonio de Tu amor.
Cuando Tu Hijo, Jesús, entro a mi alma, en lugar del pecado, Él se hizo
más querido para mí que lo que el pecado había sido antes; Su gobierno
gentilmente sustituyo la tiranía del pecado. Enséñame a creer que si
alguna vez tuviera algún pecado subyugado no debo simplemente
obligarme a superarlo, sino tengo que invitar a Cristo a morar en su lugar,
y Él debe tornarse para mí más de lo que la lujuria vil había sido; Su
dulzura, Poder y la vida están allí. Por lo tanto, debo buscar Su Gracia en
lugar del pecado, mas no debo clamar eso aparte de Él mismo.
Cuando yo estuviere con miedo de males que vendrán, confórtame al
mostrarme que en mi estoy para morir, deshonrado y condenado, más en
Cristo estoy reconciliado y vivo; que en mí mismo hallo insuficiencia y
ningún descanso, más en Cristo existe satisfacción y paz; que en mí mismo
soy débil e incapaz de hacer el bien, más en Cristo tengo capacidad para
hacer todas las cosas. Aunque ahora tengo Tus gracias en parte, pronto
voy a tener la perfección en ese estado donde Te muestras totalmente
reconciliado, y tan suficiente, eficaz, amándome completamente, con el
pecado abolido. ¡Oh Señor, apresúrate a ese día!

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es cropped-66852053-2dfb-4a23-9216-1f315e7b6534-e1609001198189.jpg

EL VALLE DE LA VISIÓN

El valle de la visión

Oraciones Puritanas

CONSAGRACIÓN Y ADORACIÓN

EL VALLE DE LA VISIÓN
¡Señor, santo y excelso, manso y humilde!
Tú me trajiste para el valle de la visión, en cuyas profundidades hábito,
más te veo a Ti en las alturas.
Cercado de montañas de pecado contemplo yo Tu gloria. Déjame aprender
por la paradoja de que el camino hacia abajo es el camino a lo alto, que ser
rebajado es ser exaltado, que el corazón roto es el corazón sanado, que el
espíritu contrito es el espíritu alegre, que el alma arrepentida es el alma
victoriosa, que no tener nada es poseer todo, que cargar la cruz es llevar la
corona, que dar es recibir, que el valle es el lugar de la visión.
Señor, durante el día las estrellas se puede ver en los pozos más profundos,
y cuando más profundo los pozos, más brillantes Tus estrellas
resplandecen; Concédeme encontrar Tu luz en mi oscuridad, Tu vida en mi
muerte, Tu alegría en mi tristeza, Tu Gracia en mi pecado, Tus riquezas en
mi pobreza, Tu gloria en mi valle.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es cropped-66852053-2dfb-4a23-9216-1f315e7b6534-e1609001198189.jpg

CONSAGRACIÓN Y ADORACIÓN

El valle de la visión

Oraciones Puritanas

CONSAGRACIÓN Y ADORACIÓN

¡Dios mío!
Yo creo que el cielo Te agrada, y Tú quieres que yo esté allí. O que fuera
tan santo como Tú eres santo, puro, como Cristo es puro, perfecto, como Su
Espíritu es perfecto. Estos, yo creo, son los mejores mandamientos en Tu
libro, ¿y yo debo desobedecerlos? ¿Debo romperlos? ¿Estoy bajo tal
necesidad, puesto que vivo aquí?
¡Ay, ay pobre de mí, que soy un pecador, si ofendo a este Dios bendito, que es
infinito en bondad y gracia! ¡Oh, no!, si Él me castigara por mis pecados,
esto haría ir mi corazón tan lejos a punto de ofenderlo; más a pesar de pecar
continuamente, Él continuamente renueva su bondad para mí.
A veces siento que yo podría soportar cualquier sufrimiento, mas, ¿cómo
puedo deshonrar a este Dios glorioso? ¿Qué debo hacer para glorificar y
adorar a este más excelente de los seres? Oh, ¡que pueda consagrar mi alma
y cuerpo a Su servicio, sin restricciones, para siempre! ¡Oh, que yo pudiese
entregarme a Él, de modo que nunca más tratara de ser yo mismo! ¡O tener
cualquier voluntad o afecto que no sea perfectamente conforme a Su
voluntad y Su amor! Pero, por desgracia, no puedo vivir y no pecar.
¡Ángeles glorifíquenle incesantemente y póstrense en el suelo ante el
bendito Rey del cielo! Yo quisiera poder aguantar durante un momento
con ellos en la alabanza incesante; más cuanto yo hubiere hecho todo para
la eternidad yo no seré capaz de ofrecer algo más que una pequeña fracción
de homenaje que el glorioso Dios merece. Dame un corazón lleno de Divino
y celestial amor.

CONFESIÓN Y PETICIÓN

El valle de la visión

Oraciones Puritanas

CONFESIÓN Y PETICIÓN
¡Santo Señor!
He pecado, innumerables veces, y he sido culpable de orgullo e incredulidad,
de fallar en encontrar Tu mente en Tu Palabra, de negligencia de buscarte a
Ti en mi vida diaria. Mis transgresiones e inconsistencias me presentan con
una lista de acusaciones, más Te exalto porque estas no van a ir contra mí,
porque todo se ha colocado sobre Cristo. Continúa sometiendo mis
corrupciones, y concédeme la gracia de vivir por encima de ellas. No
permitas que las pasiones de la carne, ni de las concupiscencias de la mente
traigan mi espíritu en sujeción, sino gobiérname en libertad y poder.
Te agradezco que muchas de mis oraciones fueran negadas. Yo pedí mal o
no he pedido, he orado a partir de mis concupiscencias y he sido rechazado,
he anhelado Egipto y me fue dado un desierto. Continúa con Tu obra
paciente, respondiendo “no” a mis oraciones erradas y llevándome a aceptar
esto. Purifícame de todo deseo falso, de toda aspiración vil, de todo lo que
es contrario a Tus estatutos. Te doy gracias por Tu sabiduría y tu amor, a
todos los actos de disciplina a la que estoy sujeto, a veces me pusiste en el
horno para refinar el oro y quitar mí escoria.
Ningún juicio es tan difícil de soportar como el sentido del pecado. Si Tú me
permitieses elegir entre vivir en el placer y mantener mis pecados, o que me
queme en el juicio, dame aflicción santificada.
Líbrame de todo hábito malo, de cada crecimiento de pecados anteriores,
de todo lo que ofusca el brillo de Tu gracia en mí, de todo lo que me
impide deleitarme en Ti. Entonces Te glorificaré, Dios mío por ayudarme
a ser recto.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es cropped-66852053-2dfb-4a23-9216-1f315e7b6534-e1609001198189.jpg

AUXILIO DIVINO

El valle de la visión

Oraciones Puritanas

DEVOCIÓN

AUXILIO DIVINO
¡Tú eres el Dios bendito!
Feliz en Sí mismo, fuente de felicidad para Tus criaturas, mi Creador,
Benefactor, Poseedor, Defensor. Tú me creaste y en Ti me sustento, me has
auxiliado y liberado, me has salvado y guardado; Tú eres, en cada
situación, capaz de satisfacer mis necesidades y miserias.
Yo vivo por Ti, vivo para el Señor, nunca estando satisfecho con mi
progreso Cristiano, sino a medida que yo me asemeje a Cristo; y pueda ser
hecho conforme a sus principios, temperamento y conducido a crecer a cada
hora en mi vida. Deja que tu amor sin precedentes limite la santa
obediencia, y se convierta mi deber en mi placer. Si otros consideran la fe
como una locura, mi mansedumbre como debilidad, mi celo como algo
tonto, mi esperanza como ilusión, mis acciones como hipocresía, me alegro
de poder sufrir por Tu nombre.
Mantenme caminando firmemente hacia el país de las delicias eternas, que
el paraíso sea mi verdadera herencia. Ayúdame por el poder del cielo para
que yo nunca vuelva atrás, o desee placeres engañosos que terminan en
nada. Mientras yo sigo mi viaje celestial, por Tu gracia, quiero ser
conocido como un hombre sin ambiciones, más con un deseo ardiente por
Ti, y por el bien y la salvación de mis semejantes.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es cropped-66852053-2dfb-4a23-9216-1f315e7b6534-e1609001198189.jpg

¡Dios, mi fin!

El valle de la visión

Oraciones Puritanas

DEVOCIÓN
¡Dios, mi fin!
Mi mayor y más noble placer es estar familiarizado Contigo y con mi alma
inmortal y racional; es dulce y deleitoso mirar mi ser cuando todos mis
poderes y pasiones están unidos y comprometidos en buscarte, cuando mi
alma ansía y apasionadamente suspira en conformidad Contigo y en el
pleno goza de Ti; no hay horas que pasen con tanto placer como las que
pasó en comunión con el Señor y con mi corazón.
Cuan deseable, cuan provechoso para la vida cristiana es un espíritu de
santa vigilancia y celo de Dios sobre mí, cuando mi alma no teme a nada,
excepto el dolor de ofenderte a Ti, Dios bendito, mi Padre y amigo, a quien
amo con ansia y deleite, en vez de ser feliz en mí mismo Sabiendo, como yo
soy, que este es el temperamento piadoso, digno de la más alta ambición, y
la mayor búsqueda de las criaturas inteligentes y cristianos consagrados,
que mi alegría se derive de glorificarte y deleitarme en Ti. Ansío poner todo
mi tiempo para Ti, sea en casa o en el camino, colocar todas mis
preocupaciones en Tus manos; estar enteramente a Tu disposición, no
teniendo ninguna voluntad o interés propio.
Ayúdame a vivir para Ti para siempre y volverme el último y único fin,
que yo nunca más, en ningún caso ame a mi propio yo pecaminoso.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es cropped-66852053-2dfb-4a23-9216-1f315e7b6534-e1609001198189.jpg

ENCUENTRO CON DIOS

El valle de la visión

Oraciones Puritanas

ENCUENTRO CON DIOS
¡Gran Dios!
En público y privado, en el santuario y en casa, sea mi vida inmersa en
oración, lleno del espíritu de gracia y de súplicas, cada oración perfumada
con incienso de sangre expiatoria.

Ayúdame, defiéndeme, hasta que de orar
yo pase al reino de la alabanza constante.

Instado por mi necesidad,
invitado por Tus promesas, llamado por Tu Espíritu, yo entro en Tu
presencia, adorándote a Ti con piadoso temor, impresionado con Tu
majestad, grandeza, gloria, todavía animado por Tu amor.

Yo soy totalmente miserable y totalmente culpable, no tengo nada de mí
mismo con que recompensarte, más yo vengo Jesús a Ti, a los brazos de la
fe, pidiendo que la justicia de Él compense mis iniquidades, regocijándome
de que Él será pesado en balanza por mí, y satisfará Tu justicia.

Te agradezco porque de ese gran pecado tomes gran gracia, y que sin embargo
de que el pecado merece castigo infinito por haber sido cometido contra un
Dios infinito, aún haya misericordia para mí, pues donde la culpa es más
terrible, ahí Tu misericordia en Cristo es más libre y profunda.

Bendíceme revelándome de Tus méritos salvíficos, causando que Tu bondad pase
delante de mí, hablando de paz a mi corazón contrito; fortaléceme para
que yo no Te deje hasta que Cristo reine supremo en mí interior, en cada
pensamiento, palabra y obra, con una fe que purifica el corazón, vence al
mundo, obra por amor, préndeme a Ti, y siempre aférrame a la cruz.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es cropped-66852053-2dfb-4a23-9216-1f315e7b6534-e1609001198189.jpg

ANHELOS POR DIOS

El valle de la visión

Oraciones Puritanas

ANHELOS POR DIOS

¡Mi querido Señor!
Yo solo puedo decirte que Tú sabes que yo no ansío nada sino Tú mismo;
nada, a no ser la santidad; nada, a no ser la unión con Tu voluntad. Tú
me concedes esos deseos, y sólo Tú puedes darme lo que es deseado. Mi
alma anhela la comunión con el Señor, para mortificación de la corrupción
que habita en mí, especialmente el orgullo espiritual. ¡Cuán precioso es
tener un tierno sentimiento y clara comprensión del misterio de piedad, de
la verdadera santidad! ¡Qué bienaventuranza es ser como Tú, tanto
cuanto sea posible para una criatura ser como su Creador! Señor, dame
más de Tu semejanza; dilata mi alma para contener la plenitud de la
santidad; hazme vivir para Ti. ayúdame a estar menos satisfecho con mis
experiencias espirituales, y cuando me siento a gusto después de dulces
comuniones, enséñame que es muy poco lo que sé y hago. Bendito Señor,
permite elevarme más cerca de ti, y amar anhelar y luchar contigo, y
aspirar por la liberación del cuerpo de pecado, pues mi corazón está errante
y sin vida, y mi alma se lamenta al pensar que alguna vez pierda de vista a
su amado. Envuelve mi vida en Divino amor, y mantenme siempre deseoso
por Ti, siempre humilde y resignado a Tu voluntad, más fijo en Ti mismo,
para que yo pueda estar capacitado para la obra y el sufrimiento.

SINCERIDAD

El valle de la visión

Oraciones Puritanas

SINCERIDAD
¡Señor de la inmortalidad!
Delante de quien los ángeles y arcángeles esconden el rostro, capacítame
para servirte con reverencia y piadoso temor. Tú que eres Espíritu y
demandas la verdad en lo íntimo, ayúdame a que te adore en espíritu y en
verdad. Tú que eres justo, no me dejes albergar el pecado en mi corazón, o
satisfacer un carácter mundano, o buscar satisfacción en las cosas que
perecen.
Apresúrame en dirección a un momento cuando los propósitos y las
posesiones terrenales parecerán vanos, cuando será indiferente si he sido rico
o pobre, exitoso o decepcionado, admirado o despreciado. Más será un
momento eterno si yo me he lamentado por el pecado, he sentido hambre y
sed de justicia, he amado al Señor Jesús con sinceridad, gloriándome en su
Cruz. ¡Que estos objetivos absorban mi principal preocupación! Produce en
mí esos principios y disposiciones que vuelvan Tu adoración en perfecta
libertad.
Expulsa de mi mente todo el miedo y vergüenza pecaminosa, para que con
firmeza y coraje pueda confesar al Redentor delante de los hombres,
proseguir con Él escuchando Su reproche, ser celoso con su conocimiento,
para ser llenado con su sabiduría, caminar con su circunspección, solicitar
su consejo en todas las cosas, recorrer las Escrituras por Sus órdenes,
mantener en mi mente Su paz, sabiendo que nada me puede acontecer sin
Su permiso, designación y administración.

Necesidades de la Mañana

El valle de la visión

Oraciones Puritanas

Dedicación Matinal

Necesidades de la mañana
¡Oh Dios!
Autor de todo bien, vengo a Ti por gracia, que en este día necesitare para mis
situaciones y ocasiones. Yo salgo a un mundo malvado; yo traigo conmigo un
corazón malo. Yo sé que sin Ti no puedo hacer nada, de forma que todo lo
que me preocupa, aunque inofensivo en sí mismo, puede revelarse en una
ocasión de pecado o de insensatez, a menos que sea sustentado por Tu poder.
Asegúrame y estaré a salvo.
Preserva mi entendimiento de la sutileza del error, mis afectos de amor a los
ídolos, a mi carácter de la mancha del vicio, a mi confesión de toda forma de
mal. Que yo no participe en nada que no pueda implorar Tu bendición, y
que yo no pueda invitar a Tu inspección. Prospérame en todos los
emprendimientos legales, o prepárame para las decepciones. No me concedas
pobreza ni riqueza. Aliméntame con alimento conveniente para mí, para
que yo no me vuelva rico y te niegue a Ti, y diga: ¿Quién es el Señor? O que
sea pobre, y robe, y tome Tu nombre en vano.
Que toda criatura sea buena para mí por la oración y por Tu voluntad.
Enséñame a utilizar el mundo y no abusar de él, para que mejore mis
talentos, redima mi tiempo, ande en sabiduría para con los de afuera, y en
bondad para con los de cerca, para que haga el bien a todos los hombres, y
especialmente a mis hermanos Cristianos. Y a Ti sea la gloria.

Oraciones Puritanas