PURIFICACIÓN

El valle de la visión

Oraciones Puritanas

PURIFICACIÓN

Oh Señor,
Cuyo poder es infinito y sabiduría infalible,
ordena las cosas de manera que ellas no puedan
ni detenerme ni desanimarme, ni ofrecer
obstáculos para el progreso de tu causa.
Permanece entre mí y toda contienda, que
ningún mal acontezca, ni el pecado corrompa
mis dones, celo, logros. Que yo pueda seguir el
deber y no cualquier disposición tonta de mí
mismo. No me dejes trabajar en la obra que Tú
no bendecirás, para que yo pueda servirte sin
deshonra o atraso. Concédeme habitar en Tu
lugar secretísimo, bajo tu sombra, donde la
protección es impenetrable, a salvo de la flecha
que vuela de día, la pestilencia que anda en
oscuridad, la contienda de lenguas, la malicia, la
mala voluntad, el dolor de la conversación cruel,
los lazos de la [mala] compañía, de los peligros de
la juventud, de las tentaciones de la vida
madura, de las aflicciones de la vejez, del miedo
a la muerte. Soy completamente dependiente de
Tu apoyo, consejo, consuelo. Ampárame por Tu
espíritu libre, y que yo no me imagine ser lo
suficiente, para ser preservado de caer, más que
siempre pueda proseguir, abundando siempre en
la obra que Tú me das que haga. Fortaléceme
por Tu Espíritu en mi interior para todo
propósito de mi vida Cristiana. Todos mis
tesoros, los entrego a la sombra de la seguridad
que está en Ti, mi nombre nuevo en Cristo, mi
cuerpo, alma, talento, carácter, mi éxito, esposa,
hijos, amigos, trabajo, mi presente, mi futuro, mi
fin. Tómalos, porque son Tuyos, y yo soy tuyo,
ahora y para siempre.

PURIFICACIÓN

El valle de la visión

Oraciones Puritanas

PURIFICACIÓN

¡Señor Jesús yo peco!
Hazme que nunca deje de entristecerme por causa de eso, a nunca estar
satisfecho conmigo mismo, a nunca imaginar que pueda llegar a un punto
de perfección. Mata mi envidia, gobierna mi lengua, esculpe mi yo. Dame
la Gracia de ser santo, bondadoso, gentil, puro, pacífico, a vivir para Ti y
no para mí mismo, a imitar Tus palabras, actos, espíritu, a ser
transformado a Tu semejanza, a ser consagrado totalmente a Ti, a vivir
enteramente para Tu gloria.
Líbrame del apego a las cosas impuras, de asociaciones erradas, del
predominio de pasiones malas, de la adulación del pecado tan pronto como
el surja; Que con auto-aborrecimiento, profunda contrición, y sincero
corazón yo me acerque a Ti, me lance en Ti, confíe en Ti, clame a Ti, para
ser libertado por Ti.
Oh Dios, todo Eterno, ayúdame a comprender que todas las cosas son
sombras, mas Tú eres la sustancia, que todas las cosas son arenas
movedizas, mas Tú eres la roca, que todas las cosas están cambiando, mas
Tú eres el ancla, que todas las cosas son ignorancia, más Tú eres sabiduría.
Si mi vida debe ser un crisol en medio de fuego ardiente, que así sea, mas
siéntate a la boca del horno para ver el metal de modo que nada se pierda.
Si yo peco voluntariamente, gravemente, y angustiadamente, en gracia
quita mi tristeza y concédeme canción; quítame mi suciedad y vísteme con
belleza; silencia mis suspiros y llena mi boca de cántico, entonces
concédeme tiempo de verano como un Cristiano.

CORRUPCIONES DE CORAZÓN

El valle de la visión

Oraciones Puritanas

CORRUPCIONES DE CORAZÓN
¡Oh Dios!
Que Tu Espíritu hable en mí para que yo pueda hablar contigo. Yo no tengo
ningún mérito, permite que el mérito de Jesús repose sobre mí. Yo no merezco,
más yo miro Tu misericordia. Estoy lleno de debilidades, concupiscencias,
pecados; Tú eres lleno de gracia.
Yo confieso mi pecado, mi pecado frecuente, mi pecado voluntario; todos mis
poderes de cuerpo y alma están contaminados: una fuente de contaminación está
arraigada en mi naturaleza. Existen cámaras de imágenes inmundas dentro de
mi ser; he pasado de un aposento odioso a otro, caminado por tierra baldía de
imaginaciones peligrosas, llamativa a los secretos de mi naturaleza caída.
Estoy totalmente avergonzado de lo que soy en mí mismo; Yo no tengo
ningún renuevo en mí, ni frutos, sino espinas y abrojos; yo soy una hoja
desapareciendo que el viento arrebata; Yo vivo desnudo y estéril como un
árbol de invierno, inútil, digno de ser cortado y quemado. Señor, ¿Tú tienes
compasión de mí?
Tú has dado un duro golpe a mi orgullo, al falso dios de mí, y me quedo en
pedazos delante de Ti. Mas Tú me diste otro Maestro y Señor, Tu Hijo, Jesús,
y ahora mi corazón se vuelve hacia la santidad, mi vida se acelera como una
flecha con un arco hacia la completa obediencia al Señor. Ayúdame en todas
mis acciones para acabar con el pecado y para humillar a mi orgullo. Sálvame
del amor del mundo y la vanagloria de la vida, de todo lo que es natural en el
hombre caído, y deja que la naturaleza de Cristo sea vista en mí todos los días.
Dame la gracia de soportar Tu voluntad sin quejarme y con placer, no sólo
para ser tallado, al cuadrado, o anticuado, más separado de la vieja roca,
donde he estado incrustado durante tanto tiempo, y tirado en la pradera a los
aires superiores, donde yo pueda ser edificado en Cristo para siempre.

GRACIA ACTIVA

El valle de la visión

Oraciones Puritanas

GRACIA ACTIVA
¡Oh Dios!
Que Tu Espíritu hable en mí para que yo hable contigo. Oh Señor Jesús,
Gran Sumo Sacerdote, Tú abriste un camino nuevo y viviente por el cual
una criatura caída puede acercarse a Ti y ser aceptado.
Ayúdame a contemplar la dignidad de Tu persona, la perfección de Tu
sacrificio, la eficacia de Tu intercesión.
¡Oh, qué bendición acompaña la devoción, cuando todas las pruebas que
me fatigan, los cuidados que me corroen, los miedos que me perturban, las
debilidades que me oprimen, pueda entonces yo venir a Ti en mi necesidad
y sentir la paz que sobrepasa todo entendimiento!
La gracia que restaura es necesaria para preservar, orientar, guardar, y
proporcionar ayuda. Y aquí Tus santos alientan mi esperanza; ellos eran
pobres y ahora son ricos, atados y ahora están libres, probados y ahora
están victoriosos.
Cada nuevo llamado al deber exige más gracia de la que yo ahora poseo, pero
no más de la que se encuentra en Ti, tesoro Divino en quien habita toda la
plenitud. Para Ti yo Miro, por Gracia sobre Gracia, hasta que cada vacío
hecho por el pecado sea repuesto y yo sea lleno de toda Tu plenitud.
Que mis deseos sean ampliados y mis esperanzas alentadas, para que yo
pueda honrarte por toda mi dependencia y la grandeza de mi expectativa.
Quédate conmigo y prepáreme para todas las sonrisas de la prosperidad,
para las carencias de la adversidad, para la pérdida de bienes, para la
muerte de los amigos, para los días de oscuridad, para los cambios de la
vida, y para el último y más importante cambio de todos. Que yo pueda
encontrar Tu gracia suficiente para todas mis necesidades.

LAS PROFUNDIDADES

El valle de la visión

Oraciones Puritanas

LAS PROFUNDIDADES
¡Señor Jesús!
Dame un arrepentimiento más profundo, un horror del pecado, el pavor de
aproximarme a él. Ayúdame en mi debilidad a huir de él y celosamente
resolver que mi corazón será solamente tuyo.
Dame una confianza más profunda, para que yo pueda perderme, para
encontrar en Ti el lugar de mi reposo, la primavera de mí ser. Dame un
conocimiento más profundo de Ti mismo como Salvador, Maestro, Señor y
Rey. Dame una mayor fuerza en la oración secreta, más dulzura en Tu
Palabra, una seguridad más firme de Tu verdad. Dame una santidad más
profunda en el hablar, en el pensar, en el actuar, y no me dejes buscar la
virtud moral aparte de Ti.
Se profundo en mí, Gran Señor, Labrador Celestial, para que mi ser sea un
campo arado, para que las raíces de gracia se extiendan en todas partes,
hasta que solamente Tú seas visto en mí, Tu belleza dorada como cosecha
de verano, Tu fecundidad como la abundancia de otoño.
Yo no tengo ningún maestro sino Tu solamente, ninguna ley, sino Tu
voluntad, ningún placer, sino Tú mismo, ninguna riqueza, sino la que Tú
me das, ningún bien, sino Tu bendición, ninguna paz, sino lo que el Señor
me concede. Yo no soy nada, sino lo que Tú me haces que sea. Yo no tengo
nada, sino lo que recibo de Ti. Yo no puedo ser nada, más esta Gracia me
adorna. Vacíame profundamente, amado Señor, y luego lléname a punto
de rebosar con agua viva.

CONTENTAMIENTO

El valle de la visión

Oraciones Puritanas

CONTENTAMIENTO
¡Padre Celestial!
Si tuviera que padecer necesidad, y estar desnudo y en situación de
pobreza, haz a mi corazón estimar Tu amor, conocerlo, estar avergonzado
por él, a pesar de estar negado de todas las bendiciones. Es de Tu
misericordia el afligirme y probarme, con necesidades pues de esta forma yo
veo mis pecados, y deseo la separación de ellos. Permítanme de buen
agrado aceptar miseria, penas, tentaciones, si yo con ello puedo calificar el
pecado como el mal más grande mal, y ser liberado de él con gratitud a Ti,
reconociendo esto como el mayor testimonio de Tu amor.
Cuando Tu Hijo, Jesús, entro a mi alma, en lugar del pecado, Él se hizo
más querido para mí que lo que el pecado había sido antes; Su gobierno
gentilmente sustituyo la tiranía del pecado. Enséñame a creer que si
alguna vez tuviera algún pecado subyugado no debo simplemente
obligarme a superarlo, sino tengo que invitar a Cristo a morar en su lugar,
y Él debe tornarse para mí más de lo que la lujuria vil había sido; Su
dulzura, Poder y la vida están allí. Por lo tanto, debo buscar Su Gracia en
lugar del pecado, mas no debo clamar eso aparte de Él mismo.
Cuando yo estuviere con miedo de males que vendrán, confórtame al
mostrarme que en mi estoy para morir, deshonrado y condenado, más en
Cristo estoy reconciliado y vivo; que en mí mismo hallo insuficiencia y
ningún descanso, más en Cristo existe satisfacción y paz; que en mí mismo
soy débil e incapaz de hacer el bien, más en Cristo tengo capacidad para
hacer todas las cosas. Aunque ahora tengo Tus gracias en parte, pronto
voy a tener la perfección en ese estado donde Te muestras totalmente
reconciliado, y tan suficiente, eficaz, amándome completamente, con el
pecado abolido. ¡Oh Señor, apresúrate a ese día!

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es cropped-66852053-2dfb-4a23-9216-1f315e7b6534-e1609001198189.jpg

EL VALLE DE LA VISIÓN

El valle de la visión

Oraciones Puritanas

CONSAGRACIÓN Y ADORACIÓN

EL VALLE DE LA VISIÓN
¡Señor, santo y excelso, manso y humilde!
Tú me trajiste para el valle de la visión, en cuyas profundidades hábito,
más te veo a Ti en las alturas.
Cercado de montañas de pecado contemplo yo Tu gloria. Déjame aprender
por la paradoja de que el camino hacia abajo es el camino a lo alto, que ser
rebajado es ser exaltado, que el corazón roto es el corazón sanado, que el
espíritu contrito es el espíritu alegre, que el alma arrepentida es el alma
victoriosa, que no tener nada es poseer todo, que cargar la cruz es llevar la
corona, que dar es recibir, que el valle es el lugar de la visión.
Señor, durante el día las estrellas se puede ver en los pozos más profundos,
y cuando más profundo los pozos, más brillantes Tus estrellas
resplandecen; Concédeme encontrar Tu luz en mi oscuridad, Tu vida en mi
muerte, Tu alegría en mi tristeza, Tu Gracia en mi pecado, Tus riquezas en
mi pobreza, Tu gloria en mi valle.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es cropped-66852053-2dfb-4a23-9216-1f315e7b6534-e1609001198189.jpg

CONSAGRACIÓN Y ADORACIÓN

El valle de la visión

Oraciones Puritanas

CONSAGRACIÓN Y ADORACIÓN

¡Dios mío!
Yo creo que el cielo Te agrada, y Tú quieres que yo esté allí. O que fuera
tan santo como Tú eres santo, puro, como Cristo es puro, perfecto, como Su
Espíritu es perfecto. Estos, yo creo, son los mejores mandamientos en Tu
libro, ¿y yo debo desobedecerlos? ¿Debo romperlos? ¿Estoy bajo tal
necesidad, puesto que vivo aquí?
¡Ay, ay pobre de mí, que soy un pecador, si ofendo a este Dios bendito, que es
infinito en bondad y gracia! ¡Oh, no!, si Él me castigara por mis pecados,
esto haría ir mi corazón tan lejos a punto de ofenderlo; más a pesar de pecar
continuamente, Él continuamente renueva su bondad para mí.
A veces siento que yo podría soportar cualquier sufrimiento, mas, ¿cómo
puedo deshonrar a este Dios glorioso? ¿Qué debo hacer para glorificar y
adorar a este más excelente de los seres? Oh, ¡que pueda consagrar mi alma
y cuerpo a Su servicio, sin restricciones, para siempre! ¡Oh, que yo pudiese
entregarme a Él, de modo que nunca más tratara de ser yo mismo! ¡O tener
cualquier voluntad o afecto que no sea perfectamente conforme a Su
voluntad y Su amor! Pero, por desgracia, no puedo vivir y no pecar.
¡Ángeles glorifíquenle incesantemente y póstrense en el suelo ante el
bendito Rey del cielo! Yo quisiera poder aguantar durante un momento
con ellos en la alabanza incesante; más cuanto yo hubiere hecho todo para
la eternidad yo no seré capaz de ofrecer algo más que una pequeña fracción
de homenaje que el glorioso Dios merece. Dame un corazón lleno de Divino
y celestial amor.

CONFESIÓN Y PETICIÓN

El valle de la visión

Oraciones Puritanas

CONFESIÓN Y PETICIÓN
¡Santo Señor!
He pecado, innumerables veces, y he sido culpable de orgullo e incredulidad,
de fallar en encontrar Tu mente en Tu Palabra, de negligencia de buscarte a
Ti en mi vida diaria. Mis transgresiones e inconsistencias me presentan con
una lista de acusaciones, más Te exalto porque estas no van a ir contra mí,
porque todo se ha colocado sobre Cristo. Continúa sometiendo mis
corrupciones, y concédeme la gracia de vivir por encima de ellas. No
permitas que las pasiones de la carne, ni de las concupiscencias de la mente
traigan mi espíritu en sujeción, sino gobiérname en libertad y poder.
Te agradezco que muchas de mis oraciones fueran negadas. Yo pedí mal o
no he pedido, he orado a partir de mis concupiscencias y he sido rechazado,
he anhelado Egipto y me fue dado un desierto. Continúa con Tu obra
paciente, respondiendo “no” a mis oraciones erradas y llevándome a aceptar
esto. Purifícame de todo deseo falso, de toda aspiración vil, de todo lo que
es contrario a Tus estatutos. Te doy gracias por Tu sabiduría y tu amor, a
todos los actos de disciplina a la que estoy sujeto, a veces me pusiste en el
horno para refinar el oro y quitar mí escoria.
Ningún juicio es tan difícil de soportar como el sentido del pecado. Si Tú me
permitieses elegir entre vivir en el placer y mantener mis pecados, o que me
queme en el juicio, dame aflicción santificada.
Líbrame de todo hábito malo, de cada crecimiento de pecados anteriores,
de todo lo que ofusca el brillo de Tu gracia en mí, de todo lo que me
impide deleitarme en Ti. Entonces Te glorificaré, Dios mío por ayudarme
a ser recto.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es cropped-66852053-2dfb-4a23-9216-1f315e7b6534-e1609001198189.jpg

AUXILIO DIVINO

El valle de la visión

Oraciones Puritanas

DEVOCIÓN

AUXILIO DIVINO
¡Tú eres el Dios bendito!
Feliz en Sí mismo, fuente de felicidad para Tus criaturas, mi Creador,
Benefactor, Poseedor, Defensor. Tú me creaste y en Ti me sustento, me has
auxiliado y liberado, me has salvado y guardado; Tú eres, en cada
situación, capaz de satisfacer mis necesidades y miserias.
Yo vivo por Ti, vivo para el Señor, nunca estando satisfecho con mi
progreso Cristiano, sino a medida que yo me asemeje a Cristo; y pueda ser
hecho conforme a sus principios, temperamento y conducido a crecer a cada
hora en mi vida. Deja que tu amor sin precedentes limite la santa
obediencia, y se convierta mi deber en mi placer. Si otros consideran la fe
como una locura, mi mansedumbre como debilidad, mi celo como algo
tonto, mi esperanza como ilusión, mis acciones como hipocresía, me alegro
de poder sufrir por Tu nombre.
Mantenme caminando firmemente hacia el país de las delicias eternas, que
el paraíso sea mi verdadera herencia. Ayúdame por el poder del cielo para
que yo nunca vuelva atrás, o desee placeres engañosos que terminan en
nada. Mientras yo sigo mi viaje celestial, por Tu gracia, quiero ser
conocido como un hombre sin ambiciones, más con un deseo ardiente por
Ti, y por el bien y la salvación de mis semejantes.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es cropped-66852053-2dfb-4a23-9216-1f315e7b6534-e1609001198189.jpg