PURIFICACIÓN

El valle de la visión

Oraciones Puritanas

PURIFICACIÓN

¡Señor Jesús yo peco!
Hazme que nunca deje de entristecerme por causa de eso, a nunca estar
satisfecho conmigo mismo, a nunca imaginar que pueda llegar a un punto
de perfección. Mata mi envidia, gobierna mi lengua, esculpe mi yo. Dame
la Gracia de ser santo, bondadoso, gentil, puro, pacífico, a vivir para Ti y
no para mí mismo, a imitar Tus palabras, actos, espíritu, a ser
transformado a Tu semejanza, a ser consagrado totalmente a Ti, a vivir
enteramente para Tu gloria.
Líbrame del apego a las cosas impuras, de asociaciones erradas, del
predominio de pasiones malas, de la adulación del pecado tan pronto como
el surja; Que con auto-aborrecimiento, profunda contrición, y sincero
corazón yo me acerque a Ti, me lance en Ti, confíe en Ti, clame a Ti, para
ser libertado por Ti.
Oh Dios, todo Eterno, ayúdame a comprender que todas las cosas son
sombras, mas Tú eres la sustancia, que todas las cosas son arenas
movedizas, mas Tú eres la roca, que todas las cosas están cambiando, mas
Tú eres el ancla, que todas las cosas son ignorancia, más Tú eres sabiduría.
Si mi vida debe ser un crisol en medio de fuego ardiente, que así sea, mas
siéntate a la boca del horno para ver el metal de modo que nada se pierda.
Si yo peco voluntariamente, gravemente, y angustiadamente, en gracia
quita mi tristeza y concédeme canción; quítame mi suciedad y vísteme con
belleza; silencia mis suspiros y llena mi boca de cántico, entonces
concédeme tiempo de verano como un Cristiano.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s