REFUGIO

El valle de la visión

Oraciones Puritanas

R E F U G I O
Oh Señor,
Cuyo poder es infinito y sabiduría infalible, ordena las cosas de manera
que ellas no pueden ni detenerme ni desanimarme, ni ofrecer obstáculos
para el progreso de Tu causa. Permanece entre mí y toda contienda, que
ningún mal acontezca, ni el pecado corrompa mis dones, celo, logros. Que
yo pueda seguir el deber y no cualquier disposición tonta de mí mismo. No
me dejes trabajar en la obra que Tú no bendecirás, para que yo pueda
servirte sin deshonra o atraso. Concédeme habitar en Tu lugar secretísimo,
bajo Tu sombra, donde la protección es impenetrable, a salvo de la flecha
que vuela de día, la pestilencia que anda en oscuridad, la contienda de
lenguas, la malicia, la mala voluntad, el dolor de la conversación cruel, los
lazos de la [mala] compañía, de los peligros de la juventud, de las
tentaciones de la vida madura, de las aflicciones de la vejez, del miedo a la
muerte. Soy completamente dependiente de Tu apoyo, consejo, consuelo.
Ampárame por Tu espíritu libre, y que yo no me imagine ser lo suficiente,
para ser preservado de caer, más que siempre pueda proseguir, abundando
siempre en la obra que Tú me das que haga. Fortaléceme por Tu Espíritu
en mi interior para todo propósito de mi vida Cristiana. Todos mis tesoros,
los entrego a la sombra de la seguridad que está en Ti, mi nombre nuevo en
Cristo, mi cuerpo, alma, talento, carácter, mi éxito, esposa, hijos, amigos,
trabajo, mi presente, mi futuro, mi fin. Tómalos, porque son Tuyos, y yo
soy Tuyo, ahora y para siempre.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s