8/12 – La Creación, Día 4

Gracia a Vosotros

Serie:  La batalla por el comienzo

8/12 – La Creación, Día 4

John MacArthur

https://cdn.gty.org/gracia/sermons/High/90-215.mp3?x-source=website&x-type=download

Gracias por estar aquí en esta noche para continuar con nuestro estudio de Génesis capítulo uno. Abramos nuestras biblias en Génesis capítulo 1. Ahora, llegamos al día cuatro de la Creación… día cuatro. Se describe en Génesis 1:14 al 19. Permítanme leerles esa porción de las Escrituras.

Génesis 1, versículo 14: “Dijo luego Dios: “Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años, y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra.” Y fue así. E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas. Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, y para señorear en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno. Y fue la tarde y la mañana el día cuarto.” Así describe la Biblia la creación de todas las luminarias, los cuerpos estelares que ocupan el espacio inmenso, infinito a nuestro alrededor.

La evolución ha luchado incesantemente por explicar todos los cuerpos que existen en el universo, cómo pudieron haber evolucionado a partir de generación espontánea. Todo los viajes a la luna, todos los satélites enviados al espacio, toda la parafernalia que está dando vueltas en órbita; no ha dado respuesta alguna acerca de cómo el universo, los cuerpos en el universo, pudieron haber evolucionado. Y eso es comprensible porque no fue así.

Aquí en el capítulo 1, versículos 14 al 19, dice simplemente que Dios los hizo a todos. Cuando usted se detiene a pensar en esto, es tan impresionante que difícilmente sé cómo explicarlo. Y quizás la mejor manera de hacerlo es presentarlo en cierta manera desde un punto de vista personal. Cuando dice que Dios hizo a las estrellas junto con el sol y la luna, dice algo acerca de Su inmenso poder. Esa simple y breve declaración, casi como un apéndice al final del versículo 16, la cual el hebreo dice literalmente “también las estrellas”. Es como si tan sólo las hubiera incluido… tan asombroso como para ser algo más allá de la comprensión. Tal como usted aprendió cuando niño en la escuela, la luz viaja a 186,000 millas por segundo. Lo cual llega a ser 6 trillones de millas en un año. Así de lejos es la distancia que viaja la luz en un año, 6 trillones de millas.

Ahora, detengámonos a pensar acerca del poder de Dios. Si Él creó todos los cuerpos estelares, todas las estrellas, al considerar un haz de luz moviéndose a 186,000 millas por segundo o 6 trillones de millas al año, y comenzamos esta mañana, domingo por la mañana, cuando la alarma de su reloj se prendió digamos que a las seis de la mañana, para cuando usted salió de la cama, pensando que quizás fue a las 6:08 de la mañana, ese haz de luz estaba pasando la Tierra y saliendo del límite del sistema solar.

Cuando usted se sentó a tomar su café a las 6:41 de la mañana, ese haz de luz pasó por Júpiter. Y cuando yo me levanté para predicar en el segundo servicio, alrededor de las 11:12 de la mañana, si Clayton cumplió con el horario, alrededor de ese entonces, nuestro pequeño rayo de luz estaba pasando por Plutón.

Veamos más adelante, hacia el final de la semana. El viernes a la tarde, cuando usted abandone su trabajo, ese pequeño rayo de luz estará abandonando nuestro sistema solar. Ahora, usted no tiene que pensar acerca de este pequeño rayo de luz nuevamente hasta que vaya a votar por un nuevo presidente en noviembre del año 2003. Y después de toda esta espera, nuestro rayo de luz tan sólo habrá alcanzado la estrella más próxima a nuestro sol, Próxima Centauri, la cual es en esencia una unión de varias estrellas. Si avanza hasta el año 2010, nuestro pequeño rayo de luz apenas ha dejado 20 estrellas atrás de él; y nuestro Sol parece como una estrella más bien blanda, amarillenta, que está desapareciendo en la oscuridad galáctica.

Imagine que este pequeño rayo de luz se está dirigiendo ahora a la constelación Sagitario. En su camino, se está dirigiendo hacia el centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea. Tiene que viajar 32,000 años antes de alcanzar el centro de nuestra galaxia, eso es a 6 trillones de millas por año. Pero espere, todavía tiene 50,000 años más para llegar al otro lado de la Vía Láctea, la cual es nuestra galaxia; y cuando lo haga, habrá dejado atrás 100 billones de estrellas.

Recuerde que la galaxia Vía Láctea es sólo una galaxia de tamaño promedio. Hasta donde sabemos, existen por lo menos 50 billones de galaxias en el universo conocido. Y gran parte de eso ha sido determinado por el uso de las cámaras telescópicas Hubbel.

Nuestro pequeño rayo de luz tiene que viajar otros 80,000 años a un ritmo de 6 trillones de millas por año para alcanzar las nubes de Magallanes, que es la galaxia o la serie de galaxias más cercana a nuestra Vía Láctea. Nosotros, habiendo salido esta mañana, en 160,000 años en el futuro y con nuestro haz de luz, moviéndonos a la misma velocidad de 186,000 millas por segundo, enfrentamos 1.8 millones de años de espacio vacío antes de alcanzar el fin de la galaxia Andrómeda, la cual está tan cerca de la Tierra que se puede ver a simple vista. Mirando desde ahí a la Vía Láctea, usted podría ver una mancha elíptica borrosa similar a lo que a nosotros nos parece Andrómeda en una tarde de otoño.

Si nuestro pequeño rayo de luz viaja un par más de millones de años, encontrará espacio realmente abierto. Nuestro pequeño amigo tendría que viajar otros 20 billones de años antes de alcanzar el límite del universo que nosotros conocemos. Cerca de 20 billones de años de viaje, pasando 50 billones de galaxias que tienen 100 billones de estrellas. El Salmo 8:3 dice: “Nuestro pequeño rayo de luz apenas ha visto la obra de los dedos de Dios.” O como lo dijo Job, en Job 26:14: “He aquí, estos son los bordes de Sus caminos y cuán leve es el susurro que oímos de Él.” Esto es muy asombroso.

Génesis explica todo eso diciendo esto: “Hizo las estrellas.” Ahora, si esa es sólo la obra de Sus dedos, ¿qué puede hacer Su brazo? Y con frecuencia, se pregunta ¿cómo puede una luz tan distante alcanzar la Tierra tan rápido en el sexto día de la Creación? Si le toma a nuestro rayo de luz cientos de miles de años llegar aquí, ¿acaso no le toma cientos de miles de años a la luz de una de esas estrellas lejanas para llegar aquí? ¿Acaso no nos toma cientos de miles de año que la luz nos llegue?

Bueno, en primer lugar, puede registrar esto. Dios no sólo pudo hacer las estrellas allí afuera, a nosotros aquí, sino que también pudo hacer toda la luz entre estos puntos de manera instantánea. También es verdad que la luz ya existía, fue creada el primer día de acuerdo al versículo 3 de Génesis; y todo lo que Él tuvo que hacer era colocarla donde Él quería.

Pero después de continuar leyendo acerca de este tema, me inclino por el hecho – tal como lo expresó un científico – que en el momento de la Creación, la velocidad de la luz era posiblemente 10 billones de veces más rápida de lo que es ahora. Algunos científicos han estado trabajando para demostrar eso debido al efecto de la Caída; y lo que ha sucedido es que la velocidad de la luz es más lenta ahora de lo que jamás ha sido. Y se está haciendo más y más lenta. Si usted se remonta, 6000 o 7000 años atrás, sería 10 billones de veces más rápida.

Y cuando usted se detiene a pensar en esto, sólo hay dos posibles modo de comprender el origen del complejo sistema solar; y ni siquiera me voy a meter en las complejidades de todo esto. Si usted ve las estrellas binarias, estrellas que giran juntas en órbitas literalmente una junto a la otra, sistemas de estrellas que giran en torno a una masa sólida central, cuando usted ve las galaxias enormes, cuando ve las complejidades de todas estas cosas, es absolutamente asombroso. De hecho, no hay nada acerca de estas estrellas, estas galaxias, que sea común a todas ellas. Son como huellas digitales. Son como seres humanos. Toda estrella, todo conjunto de estrellas, todo conjunto de estrellas binarias, cada una de estas pequeñas galaxias, tiene la huella digital de Dios. Y todas son diferentes, la una de la otra.

George Wald, quien asistió a Harvard y ganó el premio Nobel de fisiología y medicina, reconoció el dilema. Él dijo, y cito: “La perspectiva razonable era creer en generación espontánea. La única alternativa era creer en un acto único, primario, de creación sobrenatural. No hay una tercera posición.” Él tiene razón. O cree en la generación espontánea – en algún momento no hubo nada de esto y luego espontáneamente llegó a existir por sí mismo – o cree en la creación sobrenatural. Él tiene razón. No hay alternativa.

Wald, sin ninguna explicación racional, procedió a presentar su perspectiva. Y cito: “Uno tiene que contemplar la magnitud de esta tarea para admitir que la generación espontánea de un organismo vivo es imposible. Sin embargo, aquí estamos como resultado, creo yo, de generación espontánea,” fin de la cita.

Él diría que el universo entero, billones de billones de galaxias, son el producto de la generación espontánea, irracional, al azar; algo que existió de la nada. La teoría de que todo el universo y todo lo que hay en él es el resultado de un proceso espontáneo, al azar, que generó espontáneamente células y generó espontáneamente gases, se conectó a sí mismo de una manera ascendente hasta llegar a la complejidad que se va incrementando a lo largo de billones de años para crear por sí mismo al universo.

Como he estado diciendo a lo largo de este estudio y como la ciencia debe atestiguar, la evolución no es posible. Es imposible. Cualquier tipo de generación espontánea es imposible. Cualquier tipo de complejidad ascendente a partir de la simplicidad por azar es imposible. La evolución nunca ha sido observada. La evolución nunca ha sido comprobada porque es imposible. Y existe evidencia contundente, conclusiva, indisputable, imposible de refutar, de una cantidad enorme en todo campo de la ciencia para probar la imposibilidad total y absoluta de la evolución, haciendo de toda creencia en la evolución algo irracional y equivocada.

Yo he sido expuesto en este estudio particular a mucho más de lo que les estoy diciendo. Me encuentro leyendo y leyendo y leyendo; y después tan solo extrayendo pequeñas porciones de lo que les traigo. Pero estoy siendo expuesto a cada campo de la ciencia al cual no fui necesariamente expuesto en el pasado. Y entre más y más leo, más vasta se convierte la riqueza de información que demuestra, más allá de cualquier argumento, cuán imposible es la evolución; y cuán claramente lo que existe tiene que ser el resultado de una mente sobrenatural y un acto sobrenatural de creación.

Por ejemplo, expliquémoslo por un momento a un nivel más inferior. Vayamos de la inmensidad de este universo increíble a la complejidad más minúscula de la vida, el ADN, el ácido desoxirribonucleico. Este es el material del que hemos estado hablando en el pasado que lleva el código de la vida para la función de todo organismo, el ADN.

Permítame que le diga algo acerca del ADN. El ADN existe en toda célula… ¿entendió eso?… en toda célula. Entonces, para llevarlo sencillamente al punto en el que usted está, simplemente mire a su cuerpo. Tan sólo mire a su cuerpo, usted tiene alrededor de 100, o algo así, de trillones de células. Cada una de esas células tiene una pequeña tira… una tira material, física de ADN. Es una copia de información codificada; y está enrollada. Está enrollada en toda cédula de todo organismo vivo, incluyendo usted.

Ahora, usted tiene 46 segmentos en esa pequeña tira enrollada. Veintitrés de estos vinieron de su padre y veintitrés de su madre, los cuales forman los cuarenta y seis. La combinación, entonces, del ADN de su padre y de su madre al darle a usted 23 de cada uno de ellos, dio lugar para formar los 46, formados de manera única para determinar cómo usted se ve y gran parte de sus habilidades y personalidad. Y esa pequeña tira enrollada determina exactamente, de manera precisa y explícita, cómo debe funcionar cada célula de su cuerpo a lo largo de toda su vida. Esa pequeña célula funciona a partir de esa pequeña tira enrollada y del código en esa tira.

Ahora, supongamos que desenrollamos los 46 segmentos de su ADN en una de sus células – y cada una de sus células tiene los mismos 46, pequeños componentes de ADN. Si tomamos tan sólo una pequeña célula y tomamos la tira de ADN y la desenrollamos, sería de siete pies de longitud, de más de 1.80 metros de longitud. Sería muy delgada, me han dicho que sería tan delgada que no podríamos verla bajo un microscopio de electrones. Pero, si la estiráramos, sería de siete pies de largo. Eso está en cada una de sus 100 trillones de células. Sería tan delgado que los detalles no podrían ser vistos. No obstante, escuche esto, si todo el ADN de su cuerpo, si lo tomamos todo y lo estiramos todo, conectándolo, se estiraría de aquí a la Luna uno y medio millón de veces. Algo bastante increíble, ¿no es cierto? Si toda esta información densamente codificada fuera colocada en forma escrita, sólo con su información, llenaría al Gran Cañón 50 veces. Así, de manera tan asombrosa y maravillosa fue usted creado, dice el Salmo 139:14.

Por lo que si usted quiere números, aquí le doy números. Puede ir a la complejidad más grande, más vasta del universo o puede observar la complejidad más pequeña de las células dentro del cuerpo humano; y todo lo que usted verá es la mano de un Creador inteligente y poderoso.

Tomemos algo en medio de estos dos puntos. Hemos visto algo realmente grande y algo realmente pequeño. Tomemos algo que no es tan grande ni tan pequeño, su cerebro. No voy a entrar en detalles personales acerca de cuál pueda ser el tamaño de su cerebro pero, hablemos de su cerebro. Hay tantas cosas que podría decir acerca del cerebro. El estudio del cerebro es un estudio verdaderamente asombroso… asombroso. Su cerebro tiene alrededor de 100,000 billones de conexiones eléctricas. 100,000 billones de conexiones eléctricas, 10 a la catorceava potencia. De hecho, su cerebro tiene más conexiones eléctricas que todos los electrodomésticos en la faz del planeta. Sin embargo, su cerebro, con sus cientos de miles de billones de conexiones eléctricas, cabe en un pequeño contenedor y opera durante 70 años con 10 watts de potencia, impulsado primordialmente por hamburguesas con queso y papas fritas.

¿Por qué es la cúspide del absurdo ser un evolucionista? Bueno, suficiente acerca de su cerebro, no sea que nos metamos en cosas más personales. La única perspectiva razonable es que el universo fue creado por Dios, más poderoso, más complejo y más inteligente de lo que nosotros jamás nos podríamos haber imaginado. Y no tenemos que imaginarlo. No tenemos que preguntarnos cómo Él lo hizo porque Él nos dijo como Él lo hizo. Tenemos el relato.

He leído fuente tras fuente, tras fuente, tras fuente de científicos evolucionistas tratando de explicar cómo el universo evolucionó hasta llegar a existir. Es inútil e imposible. Nosotros no necesitamos esa explicación. Dios lo hizo en seis días; y en un día llenó al universo con todas las estrellas, soles y lunas.

Regresemos al texto. La Creación es presentada en el versículo 1 con una declaración panorámica: “En el principio, creó Dios los cielos y la tierra,” esa es la declaración de resumen. Y como le he dicho hace semanas atrás, en esa declaración usted tiene todo lo que se conoce categorizado.

Herbert Spencer murió en 1903 y dijo que todo lo que se conoce en el universo puede ser resumido en cinco categorías: tiempo, fuerza, acción, espacio y materia. Él fue reconocido como un genio brillante, como un gran científico por haber descubierto las cinco categorías de lo conocido… tiempo, fuerza, acción, espacio y materia. Todo lo que existe puede encajar en eso. Y ese fue un gran descubrimiento. Y eso es exactamente lo que dice en el primer versículo de la Biblia, en el principio… eso es tiempo; creó… eso es acción; Dios… Eso es fuerza; los cielos… eso es espacio; y la tierra… eso es materia. Todo está en ese versículo.

Lo que está diciendo en el versículo uno es simplemente el panorama general. Dios hizo los cielos y la tierra como los conocemos ahora. Después, comenzando el versículo 2, comienza describir cómo hizo eso. Él lo hizo en el proceso de seis días. Ese proceso es descripto a partir del capítulo 1, versículo 2 hasta el capítulo 2, versículo 3. Esta es la sección que estamos estudiando aquí en Génesis. Estas son entonces las generaciones de los cielos y la tierra, la creación de los cielos y la tierra, la historia de la creación de los cielos y la tierra.

Día 1: en el día uno, Dios hizo el material. Podríamos decir que el día uno Él creó el espacio, el tiempo y la materia. El día uno Él creó un universo que no tenía forma y que era inhabitable, estaba despoblado. Y después creó la luz, tal como se nos indican los versículos 2 al 5. Había oscuridad sobre la superficie del abismo que cubría la tierra. El espíritu de Dios estaba revoloteando ahí. Dios dijo sea la luz y fue la luz. Dios separó la luz de las tinieblas. Entonces, en el día uno, Él creó el material a partir del cual la forma final del cielo y de la tierra serían hechos; y creó la luz.

En el día dos, Él separó las aguas que cubrían la superficie de la tierra; y tomó parte de las aguas arriba y dejó parte abajo en la tierra; los versículos 6 al 8 hablan de eso. Y en el medio, Él creó la expansión que conocemos como cielos. Él llamó, versículo 8, a la expansión, cielos. Él dejó algo de agua en la tierra. Y había agua arriba, no sabemos exactamente adónde, pero sea donde sea que fue esa agua, en el medio está el cielo de los cielos que es el lugar de todos los cuerpos estelares, las luminarias que Él creó en el día cuatro.

Luego, el día tres, notamos en los versículos 9 al 13 que Él separó la tierra seca del agua en la tierra, creando entonces los mares y la tierra. Y luego, dos tipos de cosas que crecen: árboles que producen fruto que tiene semillas y plantas que tienen su semilla en sí mismas.

Entonces, en el día 1, el material para formar su universo hasta llegar a su forma final y luz. Día dos, Él crea la expansión del cielo entre las aguas arriba y las aguas abajo. Día tres, Él separa la tierra seca del agua que junta en mares; y crea los árboles y las plantas. Y eso nos lleva al día cuatro.

Regresamos de la tierra al cielo; Él puebla esta vasta expansión del cielo con las luminarias. Esto corresponde al día uno. En el día uno, Él creó la luz. En el día cuatro, Él creó las luces que se convierten en los medios por los cuales la luz es transmitida. Él da luz a los cuerpos estelares. En el día dos, Él creó el agua abajo y cierta manera para encajar con eso, en el día cinco, creó los peces para esa agua. En el día dos, Él también creo los cielos arriba; y el día cinco, Él creó las aves para que volaran en ese cielo. En el día tres, Él creó la tierra y las plantas y los árboles; y el día seis, paralelo a eso, Él creó al hombre y a los animales de la tierra para que vivieran de estas plantas y vivieran en la tierra seca. Entonces, aquí vemos un paralelo maravilloso.

Día uno, luz; y luego, en el día paralelo cuatro, siendo eso las luces. Día dos, el agua y los cielos. Y el día cinco, los peces para el agua, las aves para el cielo. Día tres, la tierra seca y las plantas. Y el día seis, paralelo a eso, hombre y los animales. Y entonces hay seis días de Creación que están en un equilibrio maravilloso. Allí hay un paralelismo, tal como hemos notado. Llegamos al día cuatro. En el día cuatro, tal como dice el versículo 14, Dios creó las lumbreras. Regrese al versículo 3 y lea: “Dijo Dios: “Sea la luz.”” Luego vea el versículo 14: “Dijo luego Dios: “Haya lumbreras en la expansión de los cielos.”

Quiero recordarle una vez más de algo que es muy importante recordar. Todo este flujo de creación es presentado con esta breve frase: “Dijo Dios”, versículo 3, versículos 6, versículo 11, versículo 14, versículo 20, versículo 24, versículo 26 y versículo 29… el modo de la creación siempre, el medio de la creación siempre: “Dijo Dios.” Esto significa que no hay proceso, que no hay tiempo… el tiempo no añade nada a esto. Millones de años, billones de años, miles de años no añaden nada a esto; esto no es un proceso que Dios inició. Esto es algo que Dios completó. Dios simplemente lo dijo y existió.

Y como dije hace tiempo atrás en el estudio, no hay nada en el texto, no hay nada exegético que lleve a ninguna otra conclusión fuera de lo que siempre hemos llamado “creación divina fiat.” Él habla literalmente y existe. Esta mañana se lo leí en el Salmo 33; lo leo nuevamente, versículos 6 al 9: “Por la Palabra de Jehová los cielos fueron hechos. Y por el aliento de Su boca, todo Su ejército,” esto es toda las estrellas, lunas, soles y cometas y todo lo demás que está ahí. Todo fue hecho porque Dios habló y existió. Versículo 9, Él habló y existió. Él mandó y existió.

En otras palabras, no cambió. No se modificó. No se desarrolló. No menguó. Él lo habló y existió; y de ese modo quedó, exactamente el modo en el que Él habló para que existiera. La Luna, el Sol, las estrellas, las galaxias, los billones de billones de galaxias, todo lo que hay en el espacio, todo el material que está allí, todos los gases que están allí, todos los componentes, todos los átomos que están allí, todo lo que está ahí, está exactamente de la misma manera que fue cuando Dios lo hizo. Y la complejidad de ello literalmente me asombra. Usted levanta la vista y piensa que las estrellas están en el mismo lugar todo el tiempo. No lo están. Se están moviendo de manera relativamente lenta desde el punto de vista de la Tierra; todo el tiempo parecen estar en el mismo lugar. Podemos de hecho rastrear nuestros cursos por ellas, dónde vamos, porque no parece que se están moviendo.

Pero el hecho es que sí se está moviendo. Nuestro propio Sol está llevando nuestro sistema solar entero y arrastrándolo de un fin del universo al otro en una órbita que es inmensa. De hecho, la Vía Láctea, la galaxia, está en una órbita que lo científicos calculan que toma 225 millones de años para completar. Y todo lo demás está en órbitas correspondientes. Todo esto es increíble; y eso está haciendo exactamente lo que Dios diseñó que hiciera y lo creó para que lo hiciera con una simple palabra… Dijo luego Dios haya… y fue. Eso es todo.

Hayan lumbreras, versículo 14… hayan lumbreras. Con frecuencia, llamadas luminarias. Y las luces eran para dividir. Regresando al versículo 4, la luz era para dividir. Dios separó la luz de las tinieblas. Dios llamó a la luz día, a las tinieblas llamó noche. Y hubo la tarde y la mañana, un día. Entonces, al principio cuando Él creó la luz, antes de que hubiera una luna, antes de que hubieran estrellas, antes de que hubiera sol, hubo luz. No estaba relacionada con ninguno de estos cuerpos celestes, pero había luz. Dios creó la luz. La luz no es creada por las estrellas. La luz no es creada por el Sol. La luz es simplemente creada por Dios; y es dada a esas luminarias, a esas lumbreras. Dios dijo: “Haya lumbreras”.

Y luces, luminarias, cuerpos celestes brillando debían dividir, dice el versículo 18, para separar la luz de las tinieblas. Simplemente el mismo propósito de la creación original de la luz que Dios tenía en mente. Y entonces, tenemos la creación de la luz en el versículo 1 que identifica el día y la noche, y la tarde y la mañana, el primer día solar, de 24 horas; y ahora esa misma luz para ese mismo propósito se le da a estos cuerpos celestes… El sol, la luna y las estrellas que son identificados ahí en el versículo 16.

Observe nuevamente en el versículo 14: “Haya lumbreras en la expansión de los cielos.” Entonces, sabemos que cuando Dios creó las luces, ellas iban a ser colocadas en esta expansión que está entre las aguas abajo y las aguas arriba, sea cual fuere el lugar donde estaban esas aguas… El cielo de los cielos está entre ellas. Ahora, la creación de la luz en el día cuatro produce un punto importante porque la luz ya está brillando. Y ya me he referido a esto un par de veces, pero quiero asegurarme que le quede claro.

La gente siempre dice que no puede tener luz brillando por todos lados sin estrellas, sin ningún sol, sin ninguna luna, ya que la luz que conocemos viene de esas fuentes. Y ellos dicen que si no había sol, entonces no había plantas en el día tres. ¿Cómo pudo Dios crear plantas en el día tres y el sol en el día cuatro? Porque la fotosíntesis, que es crítica para la vida de las plantas, no existe fuera del sol. Y entonces esto no tiene sentido. Y los críticos menosprecian el texto de la Escritura en base a esto. Pero esto es algo realmente tonto. Esto es algo trivial. Ya había luz en el día uno. Y donde hay luz, hay calor. Y donde hay calor y luz, hay fotosíntesis. Las condiciones requeridas para que la vida de las plantas sobreviva en el día tres ya estaban en existencia porque la luz ya estaba ahí haciendo lo que la luz siempre hace. Simplemente, no venía de manera específica de estos cuerpos estelares. Para todos nosotros es evidente, y debería ser evidente, que las estrellas y el sol no son los creadores de la luz, que Dios es el Creador de la luz. Él simplemente decidió usarlos como portadores de la luz que ya estaba allí antes de ellos y sin ellos. Entonces, Dios tomó la luz que ya había creado y se las dio a las lumbreras que hizo en el día cuatro.

Por cierto, pensé que esto era interesante. Juan Calvino, el gran reformador, escribió en su comentario de Génesis esta breve afirmación, y cito: “La única diferencia es esta: que la luz era antes dispersada, pero ahora procede de cuerpos lúcidos, los cuales al servir este propósito obedecieron al mandato de Dios.” Fin de la cita. Mucho antes de cualquier tipo de viaje espacial, Juan Calvino conocía el texto de las Escrituras. Y estaba en lo correcto. La luz existía y en este momento simplemente fue conectada a estos cuerpos.

Ahora, sigan esto porque esto es muy importante a medida que veamos el texto. Este relato de la creación de la luz define su propósito en tres funciones… tres funciones. Son muy claras. Función número uno, versículo 14: “Para separar el día de la noche.” Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche. Y cada una de estas tres funciones es introducida por la frase: “Hayan o Sean.”

La primera función es separar el día de la noche. Entonces, si usted está tomando notas, podemos decir que la primera función era separar… separar. Para separar algo de otra cosa, para marcar una distinción entre dos cosas, esas dos cosas ya tienen que estar en existencia. La oscuridad ya existía. Lo sabemos por el versículo 1. La luz llegó existir también en el día uno; por lo que también existía. Esto afirma que el día existía sin el Sol y la noche existía sin la luna y sin las estrellas.

Nuevamente, el Sol no es la causa de la luz del día porque ya había habido tres períodos de luz diurna y tres períodos de oscuridad antes del día cuatro. Dios creó a estos portadores de luz y les dio la tarea de separar. Y ahora, desde nuestro punto de vista, es el Sol que nos trae la luz del día, es el Sol que nos trae la luz; la noche junto con las estrellas. El primer propósito, entonces, de estas lumbreras, era separar el día de la noche o crear un día, tal como lo conocemos, un día de 24 horas.

En segundo lugar… dominar. Primero separar, segundo dominar. Sigan el texto. Y dice en el versículo 14: “Y sirvan…” nuevamente esa frase indicando una segunda categoría… “de señales” ¿Qué tipo de señales? “Para las estaciones, para días y años.” Aquí, el verbo, way-ha-u en hebreo, significa sirvan. Dios dio estos cuerpos luminosos para servir. Sirvan de señales, oth en el hebreo, usada como una connotación normal como un signo para los habitantes de la tierra. ¿Y eran señales de qué? Bueno, ahí lo dice. Ellos eran señales de las estaciones, los días y los años. Es decir que estos cuerpos estelares dividirían al año en estaciones; y ellos dividirían al tiempo, mejor dicho, en estaciones, en días y años. Por lo que hay tiempo de estaciones así como tiempo calendario.

Y eso es cierto. Es verdad. Es la Luna, como usted bien sabe, la que determina los meses. Y el curso del movimiento de la Luna en su órbita un poco extraña, genera también las estaciones. Lo mismo hace el Sol. Debido a que la Tierra está inclinada sobre su eje, causa que el Sol esté a distancias variables de su superficie en diferentes puntos del globo en diferentes momentos del año, lo cual produce las estaciones, las cuales son críticas para la renovación de la vida y el crecimiento de los cultivos y el florecimiento de la tierra y la bendición de la humanidad. Dios diseñó al Sol y la Luna para funcionar en la determinación de las estaciones.

Dios también diseñó al Sol en particular para servir en este asunto; y a la Luna para servir en el tema de los días, porque el día de 24 horas es simplemente determinado por el hecho que es el ciclo desde el amanecer al amanecer o desde el atardecer al atardecer, mañana y tarde, un período de tiempo en el que el Sol está brillando y un período de tiempo en el cual la noche es iluminada por la Luna y las estrellas. Entonces, Dios, determinando la órbita del Sol… o de la Tierra alrededor del Sol y la órbita de la Luna alrededor de la Tierra, determinó un día. Un día es entonces determinado por la rotación de la Tierra sobre su eje. Un período de 24 horas es el tiempo de la rotación de la Tierra.

Pero también es verdad que el Sol determina los años; porque se necesita un año completo para que la Tierra en rotación, siendo cada rotación un día, continúe en su órbita alrededor del Sol. Ése es un período de 365 días. Entonces, Dios creó el Sol y él domina, en el sentido que domina la vida en la Tierra. Es el medio mediante el cual nuestro tiempo en la luz y la oscuridad son determinados. Es el medio, junto con la Luna, mediante el cual se determinan las estaciones. Es el medio mediante el cual se determina el año calendario. Por lo tanto, los cuerpos celestes dominan nuestra vida. Nos decretan cuándo trabajamos y cuándo descansamos, cuándo despertamos y cuándo dormimos, cuándo comemos y cuándo no comemos.

Por cierto, un comentario interesante a pie de página. Es la rotación de la Tierra sobre su eje que determina un día de 24 horas. Es la rotación de la Tierra… o la órbita de la Luna alrededor de la Tierra que determina el mes. Y es la rotación de la Tierra alrededor del sol que determina el año. ¿Se ha preguntado alguna vez qué determina una semana? No hay nada en los cuerpos celestes que determine una semana. Y sin embargo, en toda la faz de la Tierra, universalmente, la humanidad vive de acuerdo a semanas. ¿De dónde cree que sacaron eso? De Génesis capítulo 1. Ése es el período de tiempo en el cual Dios creó al universo.

Entonces, los días y los años son respectivamente las medidas más largas y más cortas de tiempo fijadas de manera definida por el movimiento del Sol y también involucra a la Luna en sus movimientos mensuales. Y, claro, dentro del marco de estos días y años, la Luna y el Sol también afectan las estaciones.

Entonces, en segundo lugar… en primer lugar, estos cuerpos luminosos fueron dados para separar y en segundo lugar para dominar. Ellos dominan literalmente nuestras vidas. Algunos han sugerido que cuando Él dice aquí “señales”, pudo haberse referido a algo más. Bueno, me da gusto que haya sugerido eso. Simplemente, no dice eso en la Biblia; y yo prefiero apegarme a lo que Dios escribió aquí. La gente dice que esto podría referirse a la navegación terrestre y marítima por medio de las estrellas. Podría ser. Nosotros alineamos los instrumentos con la estrella del Norte y demás.

Y algunos han sugerido que esto podría ser una referencia indirecta a la estrella de Belén, la cual fue una señal para los hombres sabios de Mateo 2. Algunos realmente se exceden; y ven en las estrellas algún tipo de señal astrológica. Hombre, nuestra cultura realmente está empapada en eso. Que hay una especie de zodíaco y que estas estrellas son en realidad deidades o fuerzas o poderes que dan mensajes y que tienen un gran impacto en las vidas de las personas. Eso es pagano. Eso es impío. Eso es anti bíblico. Eso es pseudo ciencia. Eso es ridículo en el mejor de los casos. Y en el peor, es demoníaco.

Y algunos maestros cristianos inclusive han dicho que dice que son para señales. Y dicen que el Evangelio es predicado allí en las constelaciones. Eso es un invento bíblicamente inaceptable. Génesis nos dice cuáles eran las señales. Eran señales para indicar las estaciones, los días y los años. Y de esa manera, dominan nuestra vida. Controlan la vida humana. Controlan todo lo que hacemos en nuestra vida.

En tercer lugar – primero para separar, segundo para dominar – en tercer lugar, para iluminar. En el versículo 15 dice: “Y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra.” Esa misma frase otra vez, simplemente para proveer luz, para iluminar.

Para separar, para dominar y para iluminar. Y me encanta esto: “Y fue así.” Eso es una subestimación, una manera suave de decir lo que ocurrió. Hace un par de semanas mencioné la teoría del Big Bang, la cual es por supuesto una teoría absurda de los evolucionistas. Pero a manera de broma, dije que hubo en un momento una gran explosión, un Big Bang, no el tipo de explosión gaseosa celular acerca de la cual hablan los evolucionistas; pero ellos tienen que admitir que parece que en algún momento hubo una explosión rápida, que propulsó al universo para llevarlo a su inmensidad. Y mientras que rechazamos la teoría del Big Bang, de la gran explosión, ciertamente hubo algo grande cuando Dios simplemente habló e hizo que universo de cuerpos estelares existiera instantáneamente.

Y fue así. Y recuerde esa pequeña frase fue usada en el versículo 7: “Y fue así.” Versículo 9: “Y fue así.” Versículo 11: “Y fue así.” Versículo 15: “Y fue así.” Y es una frase técnica que significa que fue creado de manera permanente. Significa que en la creación hubo una condición firme y fija y establecida. Este es el testimonio… y lo he mencionado un par de veces… de Umberto Cassuto, quien no es cristiano, un autor judío que escribe desde la interpretación judía del libro de Génesis. Tan útil. Este comentario me ha sido más útil que cualquier otro que he leído; y realmente capta el entendimiento hebreo del texto.

Y él dice simplemente repetidas veces que esta pequeña frase indica que fue así; y permaneció así a lo largo de la vida del universo. Es una manera de decir que algo fue fijado. Fue fijo. Y de nuevo, va en contra de la idea del creacionismo progresivo, que Dios hizo algo y comenzó un proceso de evolución. Lo hizo, lo fijó, fue firme, fue establecido… exactamente lo que leí antes del Salmo 33, versículo 9.

Similarmente a las otras descripciones de los días de la Creación, la obra es ahora repetida y definida con mayor detalle. Observe el versículo 16: “E hizo Dios las dos grandes lumbreras.” Está definiendo a estas luces. Las dos grandes luces. “La lumbrera mayor para que señorease en el día y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas.” Nuevamente, amados, les recuerdo que la afirmación “E hizo Dios” es una afirmación inequívoca de Creación divina, no de un proceso prolongado. Y Él hizo las dos grandes lumbreras… dos grandes lumbreras… las dos grandes lumbreras refiriéndose a esas lumbreras que dominan nuestra vida, el Sol y la Luna.

En el Salmo 8:3, el salmista dice: “Cuando veo los cielos, obra de Tus dedos, la luna y las estrellas que Tú formaste, digo ¿Qué es el hombre para que tengas de él memoria?” Dios es el Creador. Dios es el Hacedor. El Salmo 136, versículos 5 al 9 alaba a Dios con estas palabras: “Al que hizo los cielos con entendimiento, porque para siempre es Su misericordia, al que extendió la tierra sobre las aguas… refiriéndose a separar la tierra del mar… al que hizo las grandes lumbreras,” los mismos términos usados en el Salmo 136. “El sol para que señorease en el día, la luna y las estrellas para que señoreasen en la noche.” Ahí en el Salmo 36, versículos 5 al 9, afirma la Creación de Dios de de las dos grandes lumbreras, la lumbrera mayor para gobernar el día, la lumbrera menor para gobernar la noche junto con las estrellas también.

Veamos simplemente a la lumbrera mayor para gobernar el día. Ése es el Sol… Ése es el Sol, literalmente para gobernar sobre el día; y eso es lo que hace el Sol. Ahí en el versículo 18: “Para señorear en el día,” esa es la función del Sol. Por cierto, cuando dice esto, debemos detenernos. No estamos hablando acerca de algo que es alguna persona; usted sabe que las tribus de la antigüedad han adorado al Dios sol, los egipcios adoraban a Ra, el dios sol. Adoraban al Dios y a la diosa de la luna. Las ideas idólatras paganas aberrantes – que de alguna manera el sol, la luna y las estrellas son gobernantes literales, que son deidades que gobiernan la vida del hombre. Eso no es lo que dice aquí.

Los relatos babilonios antiguos convierten al Sol, la Luna y las estrellas en dioses, adjudicándoles personalidad, intelecto y voluntad. Y es extraño que algunos rabinos adoptaran esto. Existen mitos rabínicos influenciados por este tipo de paganismo que dicen que las lumbreras son personas que de alguna manera se comunican con su creador de tal manera que algunos de los judíos llegaron a adorar a la luna y sol. Si usted lee Ezequiel capítulo 8 encontrará una ilustración de israelitas en el templo de Dios adorando al Sol. Y toda esa idolatría, todo ese mito, está excluido por el Antiguo Testamento. Simplemente, son creación material, creación luminosa en los cielos que gobiernan sólo en el sentido de que están situados por encima de la Tierra; y ellos controlan sus noches y sus días. Y por lo tanto, controlan sus patrones de vida. Como lo he dicho anteriormente, dominan.

El Sol, siendo el más dominante, gobierna el día. La lumbrera menor, versículo 16, sería la Luna; y gobierna la noche de la misma manera que el Sol gobierna el día. Su función consiste en dar su luz sobre la noche. Por lo tanto, decreta nuestras vidas en la oscuridad. Él hizo también las estrellas. Y eso es tan asombroso. Él también hizo las estrellas. Eso es todo ¿Qué más se puede decir? La economía de palabras aquí es asombrosa. Veinte… y usted no quiere saber esto… 20 billones de dólares se han gastado para explorar la Luna; 20 billones de dólares.

Y una de las cosas que han estado tratado de descubrir es cómo es que la Luna evolucionó. Es cierto. Esa ha sido una de las metas primordiales en la exploración de la Luna. Hasta ahora, se han gastado 20 billones de dólares en la exploración de la Luna. No tienen información acerca de cómo la Luna evolucionó porque no lo hizo. La evolución no tiene idea. Ni siquiera puede explicar cómo es que la Luna evolucionó, ¿cómo van a explicar entonces que nuestro sistema solar evolucionó? ¿Y cómo van a explicar que la galaxia, la Vía Láctea, evolucionó junto con todo lo demás?

Una teoría dice que los planetas fueron formados cuando una estrella… que por cierto estaba pasando cerca del Sol, cerca de su campo magnético… no dicen de dónde vino el Sol, no dicen de dónde vino la estrella y cómo desarrollaron sus órbitas, eso no lo dicen… pero la estrella pasó cerca del Sol y su campo magnético arrancó materia del sol; y esa materia comenzó a hacer lo que hace la materia para convertirse a sí misma en un sistema solar.

La teoría más popular es que nuestro sistema solar se formó a partir de una nube de gas, polvo y partículas. No dicen de dónde vinieron el gas, el polvo y las partículas. Y si todo esto fuera verdad, y todo simplemente se hubiera unido, los planetas y sus 63 lunas conocidas en nuestro sistema solar, nuestros planetas tienen un total de 63 lunas acerca de las cuales conocemos, entonces los planetas de nuestro sistema solar y las 63 lunas debieron haber evolucionado del mismo material, entonces podríamos suponer que todos tendrían material y semejanzas en común, ¿no es cierto? Si todo viene de lo mismo.

Pero no es así. Muestran la huella digital de un Creador. Escuche esto… alrededor del 98% del Sol es hidrógeno o helio. Si nuestro sistema solar fue de hecho creado de alguna manera por materia que se arrancó del Sol, Tierra, Marte, Venus y Mercurio, deberían tener una composición semejante. Pero en lugar de esto, el 98% del Sol es hidrógeno y helio, pero menos del 1% de estos planetas es hidrógeno y helio. No hay procesos naturales que pudieran formar estrellas que quemaran combustible, cientos de miles de veces más rápido de lo que lo quema el Sol. No hay explicación alguna de cómo las galaxias pudieron existir con sus billones y billones de estrellas. Y esa es la razón por la cual es tan contundente ver en el versículo 16 que Dios lo hizo todo… Él lo hizo todo a su manera, imposible de imitar, fresca, sabia.

C.S. Lewis llevó a la discusión del sistema solar, la evolución, a su fin lógico. C.S. Lewis dijo, y cito: “Si el sistema solar fue originado por una colisión accidental, entonces la apariencia de vida orgánica en este planeta también fue un accidente y toda la evolución del hombre fue también un accidente. Si fue así, entonces todos nuestros pensamientos actuales son accidentes. El resultado accidental del movimiento de átomos, esto entonces explica los pensamientos de los materialistas y los astrónomos, como también del resto de la gente. Pero si sus pensamientos son meros accidentes, ¿por qué debemos creer alguno de ellos? No veo razón alguna, dice C.S. Lewis, para creer que un accidente puede darme el relato correcto de todos los otros accidentes.” Fin de la cita.

Y Lewis continúa escribiendo en su libro acerca de los milagros. Lo anterior era de su obra Dios en el banquillo, esto es de Los milagros. Él dice, y cito: “Cada pensamiento en particular no tiene valor si es el resultado de causas irracionales. Obviamente entonces, todo el proceso del pensamiento humano, lo que llamamos razón, igualmente no tiene valor si es el resultado de causas irracionales. De esta manera, toda teoría del universo, lo cual hace de la mente humana un resultado de causas irracionales, es inadmisible ya que sería una prueba de que no hay cosas tales como pruebas, lo cual es absurdo. Pero la evolución comúnmente es presentada como correcta y es precisamente una teoría de este tipo.” Fin de la cita. Él podría derrotarlos con facilidad.

Cuando usted ve al universo desde un punto de vista científico, lo que encuentra no es algo que ha evolucionado a lo largo de billones de años, sino algo muy joven. Hay una falta de evidencia de que el Sol y las otras estrellas, por ejemplo, provengan de fusión nuclear. Los evolucionistas dicen que es un tipo de evolución de fusión nuclear. Las reacciones de fusión en el Sol producirían partículas subatómicas conocidas como neutrinos. En los 1960, Raymond Davis condujo un experimento designado para detectarlas. Se detectaron tan pocos neutrinos que Davis dijo de aquellos que sí lo fueron, y cito: “No consideramos a este resultado como una medida del flujo de neutrinos solares debido a las incertidumbres en varios efectos de trasfondo.” Fin de la cita. Conclusión: ellos dijeron que si la fusión nuclear está creando esto… el Sol y las estrellas… encontrarían neutrinos. Miraron, y no encontraron nada.

Recientemente, se ha descubierto que el Sol está oscilando. Estudiando la naturaleza de dichas oscilaciones, los científicos han aprendido acerca del interior del Sol, así como el estudio de las ondas sísmicas nos dice algo acerca del interior de la Tierra. Estos estudios muestran que la temperatura central del Sol es demasiado baja como para producir fusión nuclear. Los cálculos también han mostrado que si el Sol se formó por la contracción de una nube de gases, tal como presenta la evolución estelar, su temperatura central nunca alcanzaría el punto en el que el quemado nuclear puede comenzar. Simplemente no pueden explicarlo.

¿De dónde obtiene el Sol su energía? No tienen ni idea. Pero al observarlo… y esto es interesante… el Sol está contrayéndose o encogiéndose; y ahora están proponiendo una edad muy joven para el Sol, dice un escritor, de como mucho unos miles de años. No sólo el Sol demuestra que el universo es joven, también la Luna. La velocidad a la cual la Luna se está alejando de la Tierra – se está alejando; sabemos cuán rápido se está alejando. Si la Tierra y la Luna tuvieran 4.5 billones de años de edad, la Luna ya debería haberse alejado fuera del alcance de nuestra vista hace mucho tiempo atrás. Y así continúa.

La única explicación para el sistema solar, regresemos al versículo 16, es que Dios hizo dos grandes lumbreras. La lumbrera mayor para gobernar el día y la lumbrera menor para enseñorearse de la noche. Él hizo también las estrellas; y puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y aquí Él otra vez presenta los tres mismos propósitos: para separar, para dominar y para alumbrar. Sólo que ahora en un orden inverso: para dar luz sobre la tierra… Esto es para alumbrar; y para enseñorear en el día y en la noche, esto es para dominar; y en tercer lugar, para separar la luz de las tinieblas. La única explicación es que Dios lo hizo todo. El salmista estaba en lo correcto. Los cielos declaran… ¿qué? La gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de Sus manos. No hay otra explicación en absoluto.

Y después dice: “Y vio Dios… versículo 18… que era bueno.”¿Qué quiere decir con eso? Le dije lo que esa frase significa. Se utiliza en el versículo 10, después de que la tierra seca y el mar fueron separados; se utiliza en el versículo 12 después de que los árboles y las plantas fueron creados. Y utilizada nuevamente aquí, significa que estaba lista para ser habitada. Era buena. Estaba lista para ser habitada. Finalmente llegó a ese punto, lista para ser habitada. Y ese es el motivo por el que en el día cinco

Él comienza a crear a las criaturas vivientes y a las aves, a las criaturas marinas; y después, al día siguiente, a los animales y al hombre. Lista para ser habitada; era buena. No había muerte, entonces no podía haber ninguna mutación. No podía haber ninguna selección natural porque nada muere, no hay muerte. No hay defecto. No hay mutación. Ninguna evolución es posible. La muerte no viene sino hasta Génesis 3. Todo era bueno. Tal como Él lo hizo, 6 o 7000 años atrás.

Y me encanta como termina en el versículo 19: “Y fue la tarde y la mañana el día cuarto.” Sólo en caso de que alguien no lo entendiera, esto sucedió en un período de 24 horas. Versículo 5, día uno: “Y fue la tarde y la mañana el día uno.” El día primero o un día. Versículo 8: “Y fue la tarde y la mañana el día segundo.” Versículo 13: “Y fue la tarde y la mañana el día tercero.” Y acabamos de leer en el versículo 19, versículo 23, lo mismo: “Y fue la tarde y la mañana el día quinto.” Y versículo 31: “Y fue la tarde y la mañana el día sexto.” Y después, en el capítulo 2, versículo 1: “Fueron pues acabados los cielos y la tierra y todo el ejército de ellos; y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo. Y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo.” Entonces, Dios creó.

Y quiero cerrar llevándolo de regreso al Salmo 8. Pasé conmigo al Salmo 8 y aquí vamos a terminar. Salmo 8: “¡Oh Jehová, Señor nuestro, cuán glorioso es Tu nombre en toda la tierra! Has puesto Tu gloria sobre los cielos.” Y él está viendo el macrocosmos, viendo la gloria de Dios en lo vasto que es la creación celestial. Y después, observa lo más pequeño: “De la boca de los niños y de los que maman fundaste la fortaleza a causa de Tus enemigos, para hacer callar al enemigo y al vengativo. Cuando veo los cielos, obra de Tus dedos, la luna y las estrellas que Tú formaste, digo: ¿qué es el hombre para que tengas de él memoria y el hijo del hombre para que lo visites?”

Y usted puede estar seguro de que en el día del salmista, probablemente ellos no conocían tanto de lo que está ahí afuera; pero aún así, él está asombrado de que Dios, quien creó el universo, se preocupara por él. “¿Qué es el hombre para que tengas de él memoria y el hijo del hombre para que lo visites?” Ahí se está refiriendo la humanidad. “Le has hecho poco menor que los ángeles, y lo coronaste de gloria y de honra.” Somos el pináculo de la Creación divina. “Le hiciste señorear sobre las obras de Tus manos; todo lo pusiste debajo de sus pies: ovejas y bueyes, todo ello, y asimismo las bestias del campo, las aves de los cielos y los peces del mar; todo cuanto pasa por los senderos del mar. ¡Oh Jehová, Señor nuestro, cuán grande es Tu nombre en toda la tierra!”

Como usted puede ver, eso es realmente lo que Dios buscaba en la Creación. Dios nos dio el relato de la Creación para que lo alabáramos como se hace en el Salmo 8, correcto? ¿Y qué es lo que hace el evolucionista? El evolucionista le roba a Dios Su gloria, le roba Su majestad. Debería postrarse en su rostro y decir: “¡Oh, Jehová, Señor nuestro, cuán glorioso es Tu nombre en toda la tierra.” Y maravilla de maravillas, Tú te preocupas por nosotros. Te preocupas lo suficiente como para amarnos, como para enviarnos a un Salvador para perdonar nuestros pecados, para llevarnos a la gloria eterna. Oh Señor, nuestro Dios… él comienza de la misma manera en la que termina… cuán grande es Tu nombre en toda la tierra. Ésta es la respuesta correcta a Génesis 1. No cuestionarlo. No discutir, no debatir, no convertir a la ciencia en algún tipo de hermenéutica para tratar de explicarlo o justificarlo de manera errónea. Sino caer sobre el rostro y clamar con el salmista: “Cuán grande es Tu nombre en toda la tierra.”

¡Qué cosa tan increíble, maravillosa, es que el Dios del universo se preocupe por mí, que se preocupe por mí! Él lo conoce a usted. Usted ha sido maravillosamente hecho. Él entiende que si se uniera su ADN sería como unos 500,000 viajes a la Luna. Él comprende todos los códigos en esas tiras enredadas en cada una de los múltiples trillones de células en su cuerpo. Él entiende todo acerca de usted; y hay tanta gloria en la inmensidad y la complejidad de la creación de su cuerpo como la hay en la complejidad y la creación del universo. Dondequiera que usted mire, verá a Su majestad en despliegue. Algo menos que una vida de adoración es un insulto Dios, digno de ser castigado con una eternidad del infierno, ¿no es cierto?

Padre, te damos gracias por la claridad de este relato y el poder del mismo. Su sabiduría. Estamos sencillamente abrumados conforme vemos la Creación y vemos lo que Tu mano ha hecho. Y no sólo estamos maravillados por Tu poder creador, sea que observemos la parte más diminuta de los organismos vivos o la inmensidad del espacio interminable sino que estamos abrumados porque te preocupas por nosotros y por nuestra eternidad cuando te hemos odiado y nos hemos rebelado y hemos pecado y te hemos desobedecido. Y sin embargo, nos amas; y nos perdonas. Y envías a Tu hijo para morir por nosotros. Te bendecimos, te alabamos. Realmente decimos con el salmista: “¡Oh Jehová, Señor nuestro, cuán glorioso es Tu nombre en toda la tierra!” Te damos gracias porque Tú nos has creado a Tu propia imagen. Y nos creaste para tener comunión eterna contigo, haciendo eso posible a través de Jesucristo, a quien pertenece la alabanza y la gloria; y en cuyo nombre oramos. Y todos dijeron… Amén.

 

John MacArthur

Es el pastor-maestro de Grace Community Church en Sun Valley, California, así como también autor, orador, rector emérito de The Master’s University and Seminary y profesor destacado del ministerio de medios de comunicación de Grace to You.

Desde que completó su primer libro que fue un éxito en ventas, El Evangelio según Jesucristo, en el año 1988, John ha escrito cerca de 400 libros y guías de estudio, incluyendo Fuego Extraño, Avergonzados del Evangelio, El Asesinato de Jesús, El Hijo Pródigo, Doce Hombres Inconcebibles, Verdad en Guerra, El Jesús que no Puedes Ignorar, Esclavo, Una Vida Perfecta y la serie de Comentarios MacArthur del Nuevo Testamento. Los títulos de John han sido traducidos a más de dos docenas de idiomas. La Biblia de estudio MacArthur, el recurso que es la piedra angular de su ministerio, está disponible en el idioma inglés (NKJ, NAS y ESV), español, ruso, alemán, francés, portugués, italiano, árabe y chino.

John y su esposa, Patricia, viven en el sur de California y tienen cuatro hijos casados: Matt, Marcy, Mark y Melinda. Ellos también disfrutan de la alegre compañía de sus 15 nietos.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org

DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros

Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la  política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

2/62 – El reino de Dios en cuarenta días 

Iglesia Bautista Internacional

Serie: Hasta los confines de la tierra

2/62 – El reino de Dios en cuarenta días

Miguel Núñez

 

 

Miguel Núñez

Es miembro del concilio de Coalición por el Evangelio. Es el pastor de predicación y visión de la Iglesia Bautista Internacional, y presidente de Ministerios Integridad y Sabiduría. El Dr. Núñez y su ministerio es responsable de las conferencias Por Su Causa, que procuran atraer a los latinoamericanos a las verdades del cristianismo histórico. Puede encontrarlo en Twitter.

Una producción de Ministerios Integridad & Sabiduría

Queda prohibida la reproducción total o parcial de este recurso, por cualquier medio o procedimiento, sin para ello contar con nuestra autorización previa, expresa y por escrito. Toda forma de utilización no autorizada será perseguida con lo establecido en las leyes internacionales de Derecho de Autor. Derechos Reservados.

¿Qué deben hacer las iglesias con respecto al coronavirus?

9Marcas

Mark Dever & Jonathan leeman

¿Qué deben hacer las iglesias con respecto al coronavirus?

Nota del Editor: este artículo es un extracto de cuatro minutos de una conversación en inglés que Mark Dever y Jonathan Leeman desarrollaron acerca del coronavirus, quisimos traducirlo porque pensamos que era relevante para este tiempo.

J.Leeman: Muy bien, hay algo de lo que quiero hablar. Es un gran tema del que quiero conversar el día de hoy, pero muy brevemente, tomemos uno o dos minutos, ya que mucha gente me ha estado haciendo preguntas sobre esta intensa y sensible situación del momento. Muchas personas me están preguntando acerca del coronavirus, ¿deberían nuestras iglesias reunirse o no? ¿Qué deberías decirles a nuestras iglesias? ¿Deberíamos ser sensibles a las personas necesitadas? ¿Deberíamos decirles que no vengan al local de reunión? ¿Qué papel desempeña el gobierno? ¿Puede el gobierno prohibirnos reunirnos? Esta clase de preguntas complejas… ¿Tienes algún consejo genuino que dar?

M.Dever: Nosotros hablamos con nuestra iglesia el domingo pasado, así que quizá estemos un poco adelantados, porque tenemos una gran congregación. Les dijimos a todos los miembros que se sintieran libres de no asistir durante algunas semanas mientras los números de la infección están aumentando. Les dijimos a las personas que están enfermas que por favor no crean que su obligación es asistir, ¡su obligación es quedarse en casa! Animamos a la gente que no va a asistir, a que por favor envíen un correo para hacernos saber cómo están, para hacernos saber si hay algo que podamos hacer por ellos.

Le dije a la gente que voy a dejar atrás la actual y reciente tradición de dar besos, abrazos y apretones de manos para regresar a la tradición social más antigua del mismísimo George Washington, quien nunca saludaba con la mano, solo hacía reverencias. Así que, el domingo por la mañana saludé a varias personas con una reverencia solo para dejarlo claro, y el número de apretones de manos que recibí este domingo pasado disminuyó de quinientos, cuatrocientos, trescientos a cero. Por lo que yo mismo he eliminado en gran medida el contacto humano. Incluso nuestra querida hermana Sara de Sudamérica, quien normalmente saluda de beso en ambas mejillas, solo hacía reverencias. Ya sabes, es de sentido común que algunos se pongan en contacto para decirnos que no vendrán este domingo…

J.Leeman: Entonces, estamos diciéndole a la gente que no necesitan venir…

M.Dever: Oh, sí. Kelly Moral, mi asistente, hizo algo de investigación sobre la Gripe Española. Le pregunté acerca de la Gripe Española de 1918, para ver cómo era. La comisión de DC le pidió a las iglesias que no se reunieran, también a los teatros y a cualquier gran reunión interior de personas. Así que, durante los últimos tres domingos de octubre de 1918, las iglesias no se reunieron.

J.Leeman: ¿Sabes si esta iglesia se reunió?

M.Dever: No, ninguna iglesia.

J.Leeman: ¿Ninguna iglesia se reunió? Comprendo.

M.Dever: Y luego reanudaron las reuniones el primer domingo de noviembre.

J.Leeman: ¿Y crees que eso está bien?

M.Dever: Eso está muy bien. Mi consejo básico para las personas que se están preguntando sobre esto es: Hermano pastor, acata al gobierno. No tienes competencia en el exterior ni en el plano económico. Hay muchas cosas que el gobierno tiene que tratar de sopesar para ver qué funcionará, qué es lo que será de mejor provecho para la población en general. Esa no es tu responsabilidad y no es tu competencia, así que apégate felizmente al gobierno. Ahora bien, si estás en un lugar donde el gobierno es particularmente malo y señala a las iglesias de una forma que no aplica a otros grupos de personas igual de numerosas, eso es diferente. Pero si sucede como con la Gripe Española donde muchas personas morían todos los días, por ser una situación de crisis, el gobierno pidió esto; solicitó fue el lenguaje específico…

J.Leeman: ¿Arrestaron a la gente que desobedecía?

M.Dever: No sé la respuesta a eso, pero se comunicaron con los ministros protestantes fraternos, y lo hicieron de la manera más respetuosa posible porque, ya sabes, aunque podían tomar la decisión de cerrar las escuelas, no tenían la misma autoridad sobre las iglesias, y es un derecho constitucional. Pero parece que, en tiempos de emergencia, siempre hemos reconocido que el gobierno debe ser capaz de pedir a los ciudadanos sacrificios extraordinarios. Y si bien, por un lado, es muy valioso que nos reunamos para orar, por otro lado, si sentimos que algo es altamente contagioso durante un período de tiempo, y podemos amar en gran manera a nuestro prójimo dejando de reunirnos, está bien.

J.Leeman: Es una forma de amar al prójimo.

M.Dever: Sí, es un acto amoroso. Por tanto, yo diría que si tu estado, tu gobierno local, o quien sea que se encuentre en autoridad, pide específicamente que esas reuniones internas no ocurran por un período temporal, sin duda deberías cumplir con ello como un medio de amar a tu prójimo. Si estás en un país donde están usando esto para detener las reuniones cristianas de forma permanente, entonces tendrás que tomar en cuenta todo otro conjunto de consideraciones.

J.Leeman: Seguro todo esto es muy útil. Creo que se abordaron muy bien varios puntos.

Traducido por Alina Morales

 

 

Mark Dever es pastor en Capitol Hill Baptist Church y Presidente de 9Marks.

9Marks es un ministerio dedicado a equipar a pastores y líderes de iglesias

con una visión bíblica y recursos prácticos

para reflejar la gloria de Dios a las naciones a través de iglesias sanas.

14/27 – El corazón de la compasión

Aviva Nuestros Corazones

Serie: Proverbios 31: La mujer contra-cultura

14/27 – El corazón de la compasión

https://www.avivanuestroscorazones.com/podcast/aviva-nuestros-corazones/el-corazon-de-la-compasion/

Carmen Espaillat: Aquí está Nancy Leigh DeMoss.

Nancy Leigh DeMoss: Dios tiene un corazón para los pobres y los necesitados, y si yo tengo el corazón de Dios, tendré también un corazón para los pobres y los necesitados.

Carmen: Estás escuchando el programa Aviva Nuestros Corazones, con Nancy Leigh DeMoss, en la voz de Patricia de Saladín. Si una mujer se pasa todo el tiempo trabajando como voluntaria en un refugio de desamparados, ¿eso es bueno, no? Bueno, quizás sí, y quizás no.

Como Nancy explicará hoy, todos hemos recibido un mandato de ayudar a las personas que están pasando por algún sufrimiento y tenemos que sopesar ese mandato en relación a otras prioridades importantes también. Encontremos este balance mientras Nancy continúa en esta serie de Proverbios 31. La hemos titulado “ La mujer contra cultura .”

Nancy: Ahora llegamos al versículo 19 y ya hablamos sobre este cuando comentamos sobre la mujer que trabajaba con sus manos. Déjenme leerlo de nuevo “Extiende sus manos a la rueca, y sus manos toman el huso.”

Algunas de nosotras, si no lo investigamos primero, quizás ni sabemos lo que es una rueca y un huso ya que no usamos estas cosas hoy en día.

Estamos hablando de una cultura que data de antes de la rueca. Algunas de nosotras posiblemente ni siquiera sepamos lo que es una rueca. Algunas no sabemos ni siquiera lo que es una máquina de coser. Lo que sí conocemos es las tiendas por departamentos…

Lo que hemos visto es que esta es una mujer que desarrolla las habilidades que sean necesarias para llenar las necesidades de su familia, no solo para enriquecimiento personal, sino que ella desarrolla estas habilidades para llenar las necesidades de su familia. Cualesquiera que sean las necesidades de tu familia en esta etapa de tu vida, pídele a Dios que te ayude a desarrollar las habilidades que necesites para proveer para esas necesidades.

Como les mencioné antes, algunas de ustedes las más jóvenes que no tuvieron un modelo a seguir, no aprendieron algunas de las habilidades que eran necesarias… De hecho, aquí hay una mujer mayor que me dijo recientemente, mejor dicho, su esposo fue el que me dijo, que cuando se ellos casaron ella no tenía ni idea de cómo cocinar, pero ella aprendió. Estuve en su hogar para cenar y ella me contó todo esto y hoy ella es una gran cocinera.

Obviamente ella desarrolló algunas habilidades para poder satisfacer las necesidades de su esposo y de sus hijos. Y ahora años más tarde llego yo, una huésped hambrienta, y ella me invita a su casa, me muestra su amable hospitalidad y ministra a mis necesidades, a mí, alguien que no era parte de su familia, y eso fue posible porque ella desarrolló esas habilidades prácticas.

Si tú no sabes o aún no has aprendido, pídele a Dios que te dirija hacia una mujer que pueda enseñarte a desarrollar estas habilidades. Gracias a Dios, hoy tenemos el Internet. Existen clases. Hay tantas maneras disponibles para que las mujeres aprendan a desarrollar habilidades prácticas de domesticidad.

Ahora llegamos al versículo 20, un versículo precioso que nos muestra, como tantos otros de este capítulo, el corazón del Señor Jesús. Hemos mencionado antes, que estamos viendo aquí un retrato de Cristo y en ningún otro lado se ve esto mejor que en el versículo 20 de Proverbios, capítulo 31.

“Extiende su mano al pobre,” dicen las Escrituras, “y alarga sus manos al necesitado.” He aquí una mujer, y esto lo estamos viendo a través de todo este pasaje, que no retiene nada de manera interesada. Ella es una dadora.

Ella tiene sus prioridades en orden. Este es el versículo 20, no es el principio del pasaje. Sus manos fueron usadas primero para ministrar las necesidades de su familia. Pero el pasaje continúa trayendo a la luz esta verdad, ella es una mujer que tiene prioridades.

Ella no ministra las necesidades de los demás antes de ministrar las de su propia familia, pero una vez ha ministrado estas necesidades familiares, a su tiempo, en la etapa adecuada, a medida que Dios provee oportunidades, ella va más allá del círculo de su familia y extiende su mano. Ella extiende sus manos al pobre. Ella extiende sus manos a los necesitados.

Ahora, al ella extender sus manos al pobre y a los necesitados, ella hace buenas obras. Ella hace obras para aquellos que lo necesitan, hacia aquellos que necesitan gracia. Quiero recordarles que, de acuerdo al Nuevo Testamento —y esto es algo que podemos ver a través de toda la Palabra de Dios— que no somos salvos por nuestras buenas obras. Nuestras buenas obras no nos ganan la salvación.

Nunca podremos llegar a hacer suficientes buenas obras y equilibrar la balanza cuando se trata de pecados cometidos en contra de un Dios santo. Así que no importa cuán buena seas, a cuántas personas estés ayudando, cuánto trabajo de voluntaria hagas, nada de eso te garantizará un lugar en el cielo.

Nunca podrás ganarte el favor de Dios, no importa cuan buena seas, y hay personas alrededor de todo el mundo, incluyendo varias religiones y personas que se catalogan de cristianos, que piensan que irán al cielo porque han pasado una vida entera haciendo buenas obras.

Independientemente de cuánto hayas extendido tu mano a los desamparados, si no tienes una relación personal con Jesucristo y no estás confiando en lo que Él hizo en la cruz para tu salvación —tu única esperanza de salvación— podrás vivir una vida entera de buenas obras y aún así pasar una eternidad en el infierno.

Quizás tú dirás, “el lenguaje que usas es fuerte.” Bueno, las Escrituras hablan de esto en Mateo capítulo 7, hablan sobre aquellos que llegarán al final de sus vidas y dirán, “Señor, me debes dejar entrar al cielo. He hecho todas estas buenas obras.” Y Dios les dirá a ellos, a algunos de ellos: “Jamás os conocí; APARTAOS DE MÍ, LOS QUE PRACTICAIS LA INIQUIDAD” (versículo 23).

Y es que, si no tenemos una relación salvífica con Jesucristo, entonces todas nuestras “buenas obras” serán en realidad un abominación para Dios. Son realmente vistas como malas obras si provienen de un corazón o de unas manos que no han sido redimidas y hechas justas por la sangre salvadora de Jesucristo.

Pudiera estar ahora mismo hablándole a mujeres que estan llenas de buenas obras. Has vivido tu vida para hacer buenas obras, pero quizás Dios te ha hablado al corazón en esta sesión. Te has dado cuenta de que nunca has nacido de nuevo. Nunca has sido justificada a través de la fe en Jesucristo, reconociendo que son Sus buenas obras y no las nuestras, las que te justifican.

Si ese es el caso, quisiera invitarte ahora mismo a unirte a mi en oración. Y voy a hacer una oración para darte la oportunidad de expresar tu deseo de confiar en Cristo y en Su obra perfecta para salvarte. Inclinemos nuestras cabezas y si esto expresa el deseo de tu corazón, ¿la harías tu propia oración para el Señor?

Oh Padre, sé que no puedo salvarme a mí misma y que todas mis buenas obras nunca me ganarán un lugar en el cielo o una correcta relación contigo. Confieso que he pecado contra Ti y que a pesar de todas mis buenas obras mi corazón no ha estado inclinado hacia Ti sino contra Ti. Soy una pecadora separada de Ti.

Gracias por enviar a Jesucristo a esta tierra. Reconozco que Él es el único que ha podido vivir una vida sin pecado. A través de Su vida sin pecado y de Su muerte en la cruz por los pecadores, reconozco que Él ha hecho provisión para mi, Él ha hecho provisión para yo ser salva, para yo poder ser reconciliada contigo.

Ahora mismo, por fe, dejo de confiar en mis propias buenas obras y en su lugar confío en la justicia de Cristo. Por favor Señor ven a mi vida, Señor Jesús, sálvame de mi pecado y después dame la gracia para hacer las buenas obras para las que tú me has salvado, no por las que tú me has salvado.

Si acabas de hacer esta oración conmigo y si esta oración vino de tu corazón, podrás tener la seguridad que da la Palabra de Dios de que Él te ha salvado y que ahora estás en buenos términos con Dios. Has sido reconciliada con Dios, no por nada bueno que hicieras, sino por Su justicia a tu favor. Ahora cuando Dios te mira, te ve cubierta con la justicia de Cristo, y ahora serás libre, y tendrás la habilidad de hacer las buenas obras para las cuales Él te ha salvado.

Gracias Señor, por una salvación tan grande. Te pido que nosotras, las que hemos experimentado esta salvación, podamos agradecerte a Ti por las buenas obras que hacemos. Te oro esto en el Nombre de Jesús. Amén.

Carmen: Si acabas de orar con Nancy Leigh DeMoss, ¿estarías dispuesta a dar un próximo paso y contactarnos para que podamos apoyarte en tu nuevo caminar de fe? Entra a nuestra página, AvivaNuestrosCorazones.com y tenemos a tu disposición allí una serie de recursos que te ayudarán en tu caminar. También te animamos a escribirnos para dejarnos saber cómo estos mensajes te han inspirado en tu rol de mujer.

Has estado escuchando que las buenas obras que las mujeres hacen, deben ser balanceadas con sus responsabilidades en el hogar. Definitivamente esto no significa que ella debe ignorar las necesidades que hay fuera de su casa. Nancy nos lleva al Nuevo Testamento para ver un ejemplo de una mujer que se dio a sí misma de manera generosa. Continuemos con esta serie La mujer contra-cultura .

Nancy: Uno de mis personajes favoritos en el Nuevo Testamento es una mujer a la que solo se le ha dedicado un párrafo. No sabemos mucho de ella, pero lo que sí sabemos es de mucha inspiración y de un gran reto para mi vida como mujer de Dios.

Su nombre es Tabita, o Dorcas, cuando su nombre es traducido, como nos dice el libro de Hechos capítulo 9. Ella vivía en un pueblo llamado Jope, si quieres busca en tu Biblia en el libro de los Hechos en el capítulo 9, empezando en el versículo 36.

Se nos dice que ella era una discípula. Ella era una seguidora de Cristo y se llamaba Tabita o Dorcas, y esta es la frase que describe a esta mujer: “Ella era rica en obras buenas y de caridad, que hacía continuamente.” (v. 36). Eso es casi todo lo que se nos dice de ella.

Ella era una discípula, era una mujer. No sabemos si ella estaba casada o si era soltera. Quizás era viuda. No sabemos, pero sí sabemos que amaba a Cristo y que expresaba su amor hacia Él haciendo el bien y ayudando a los necesitados. Tenía la reputación de hacer estas cosas. Por esto era que ella era conocida.

En el versículo 37 nos dice que “sucedió que en aquellos días ella se enfermó y murió; y lavado su cuerpo, lo pusieron en un aposento alto. Como Lida estaba cerca de Jope, los discípulos, al oír que Pedro estaba allí, le enviaron dos hombres rogándole: No tardes en venir a nosotros” (37-38).

Ahora, esto no significa que ellos llamaban a Pedro cada vez que alguien moría, pero cuando esta mujer murió, ella realmente hizo falta. Aun hasta los hombres fueron enviados a Pedro. Los discípulos supieron que Pedro estaba allí y le enviaron dos hombres para decirle ¡por favor, ven pronto!

Al parecer la vida de muchos había sido afectada debido a la pérdida de esta mujer. ¡Qué reputación! Ella no era un apóstol. Ella no era un predicador. Ella no era un pastor. Dios ha llamado a los hombres a tener estos roles dentro del cuerpo de Cristo.

Ella no era la cabeza de un hogar. El caso es que no sabemos mucho de ella, excepto que era una mujer que siempre estaba haciendo buenas obras y ayudando al necesitado. Cuando esta mujer murió, fue echada de menos. Las personas se vieron afectadas.

¿Cómo serán afectadas las personas cuando tú mueras? ¿Habrá un sentido de crisis porque has venido ayudando a tantas personas y haciendo tanto bien? ¿Te echaran de menos por ser tan compasiva y misericordiosa?

Bueno, Pedro se fue con estos hombres —el versículo 39 del capítulo 9 del libro de los Hechos dice: “Cuando llegó lo llevaron al aposento alto” y ahora escucha esta descripción: “y todas las viudas lo rodearon llorando.” Al parecer, uno de los ministerios de Tabita era el de cuidar a las viudas.

No sabemos que esto era todo lo que ella hacía. Ella también ayudaba a los pobres. Ella hacia el bien. Si tenía familia, sabemos que le hacía bien a ellos también, pero alrededor de Pedro vemos a estas viudas. Estaban “llorando, mostrando todas las túnicas y las ropas que Dorcas había confeccionado para ellas cuando aún vivía.” (versículo 39).

Estaban realmente afectadas. Aparentemente ella no solo había hecho estas obras de caridad. Seguramente tenía un corazón misericordioso ya que ellas estaban aparentemente muy conectadas a ella.

No era solo la ropa lo que extrañarían. Era a la mujer detrás de la ropa, porque vemos que con estas obras de misericordia venía una relación. Había un corazón, había compasión, había ternura; y no creo que estoy leyendo el texto para afirmar esto.

El texto continúa diciendo que, “Pedro, haciendo salir a todos, se arrodilló y oró, y volviéndose al cadáver, dijo: Tabita, levántate. Y ella” —solo en la Biblia pudo esto suceder, y es cierto porque está en la Biblia— “ella abrió los ojos, al ver a Pedro se incorporó. Y él le dio la mano y la levantó; y llamando a los santos y a las viudas, la presentó viva. Y esto se supo en todo Jope, y muchos creyeron en el Señor.” (versículos 40-42).

Por su vida, por su muerte y por su resurrección, Dios usó a esta mujer como su instrumento para traer a muchos a la fe en Cristo. Es cuando nosotras como mujeres vivimos una vida de compasión una vida de generosidad y misericordia hacia aquellos que están en necesidad, que hacemos el Evangelio creíble.

Una cosa es tener predicadores y escritores y presentadores de radio hablando sobre el Evangelio. Pero una cosa muy diferente es tener una mujer en la comunidad que vive el Evangelio, que lo hace visible, que lo hace tangible, que lo hace creíble por sus actos de misericordia y compasión, unido a un corazón misericordioso y compasivo.

En la medida en que hemos estado leyendo y estudiando Proverbios capitulo 31, hemos hablado sobre esta mujer virtuosa, excelente, y vemos en el versículo 20 que “ella extiende su mano al pobre y alarga su mano al necesitado.” Ella es una mujer que practica la misericordia y la compasión.

1 Timoteo, capítulo 5, en los versos 9 y 10, nos dice que cuando una mujer enviuda, siendo mayor, si desea ser cuidada por la iglesia, y es la responsabilidad de la iglesia cuidarla… Si ella desea conectarse y servir dentro de la vida de la iglesia (lo que creo que es el contexto inmediato de 1ra de Timoteo 5), es que si ella desea ser colocada en esa lista de viudas piadosas, hay algunas cosas que deberán haberse dado en su vida antes de haber enviudado.

Ella necesitará haber sido fiel a su esposo y deberá haber sido conocida por sus buenas obras. Si deseas calificar para ser una mujer mayor piadosa, una de las cosas que deben ser ciertas en tu vida es que seas conocida por hacer buenas obras; y luego nos especifica cuáles deberían ser estas buenas obras: “si ha criado hijos, si ha mostrado hospitalidad a extraños, si ha lavado los pies de los santos, si ha ayudado a los afligidos, y si se ha consagrado a toda buena obra.” (versículo 10). Estas son maneras inconfundiblemente femeninas en que podemos hacer el Evangelio creíble.

1 Timoteo capítulo 2, versículos 9 y 10, justamente tres capítulos antes, nos dice que como mujeres debemos adornarnos; y nuestro adorno primordial no debe ser la apariencia externa, sino un corazón que produzca buenas obras. Debemos adornarnos, vestirnos con buenas obras, y cuando lo hagamos así, ¿sabes lo que hacemos? Demostramos la belleza del Evangelio.

Cuando nos adornamos con buenas obras, adornamos el Evangelio por nuestras buenas obras. Aquí estamos viendo una mujer que es un retrato de generosidad, al dar (dar dinero, comida, ropa, cosas). Luego la vemos extender sus manos para darse a ella misma, dar de su tiempo en actividades que requieren de sus dos manos —actividades como cuidar de enfermos, cargar un bebé cuando su mamá tiene sus manos llenas, extender sus manos, cuidar los niños, los ancianos—, usar sus manos para el ministerio.

Susan Hunt afirma que los instintos de una mujer verdadera, santificada la hacen un canal de compasión para los afligidos y los oprimidos. En esto consiste la feminidad. Eso es ser virtuosa. Eso es ser una mujer excelente, es ser un canal de compasión para los afligidos y oprimidos.

Vemos este corazón a través de todas las Escrituras. Deuteronomio capítulo 15 nos dice que “Si hay un menesteroso contigo, uno de tus hermanos, en cualquiera de tus ciudades en la tierra que el SEÑOR tu Dios te da, no endurecerás tu corazón, ni cerrarás tu mano a tu hermano pobre, sino que le abrirás libremente tu mano, y con generosidad le prestarás lo que le haga falta para cubrir sus necesidades.” (versículos 7-8).

Fíjate, cuando somos dadoras, revelamos el corazón de Dios, y ese quizás sea el único retrato que nuestros vecinos, nuestros amigos, y otros de la comunidad vean de como Dios es verdaderamente. El Salmo 72 nos dice que Dios hará “justicia a los afligidos del pueblo, 
y salvará a los hijos de los pobres,
 y aplastará al opresor.” (versículo 4). “Porque él librará al necesitado cuando clame, también al afligido y al que no tiene quien le auxilie. Tendrá compasión del pobre y del necesitado 
y la vida de los necesitados salvará.” (versículos 12-13).

Dios tiene un corazón para los pobres y necesitados, y si tengo el corazón de Dios, tendré un corazón para el pobre y para el necesitado . Yo cité antes en esta serie un libro maravilloso que descubrí recientemente que fue escrito en 1882 por J.R.Miller. Recientemente ha sido re-impreso. Se llama “Domesticidad” (el título en inglés es Homemaking porque está solo disponible en inglés).

Déjame leerte lo que este pastor dice sobre las mujeres y las obras de compasión. Él dice:

“Una mujer cuyo corazón no es afectado por la enfermedad, el dolor y cuyas manos no corren a llevar alivio cuando ella tiene el poder de hacerlo, carece de uno de los elementos característicos que forman la gloria de la feminidad.”

También dice,

“Algunos hogares no bendicen ninguna otra vida fuera de su propio círculo. Otros están perpetuamente derramando de su dulzura y de su fragancia. El hogar cristiano ideal es una bendición de amplio alcance. Sus puertas siempre están abiertas para recibir a todos los que vengan buscando un techo para refugiarse de las tormentas o para los que buscan consuelo en un momento de dolor o prueba.”

Luego le habla a las mujeres, y esto que sigue pudo muy bien haber sido escrito hoy, porque desde ya puedo oír a las mujeres decir: “No puedo hacer ni una cosa más de las que están en esa lista de mujer virtuosa”. En 1882 este hombre hizo referencia a ese mismo clamor.

Él dijo: “Alguna esposa ya cansada, sus manos llenas con las múltiples tareas y labores de su vida de hogar, puede alegar que ya no le quedan fuerzas para más, o para ofrecer consuelo o ayuda a otros, pero”, continúa él diciendo, “es verdaderamente maravilloso ver cuán ligeras pueden lucir estas cargas adicionales cuando se hacen con amor”.

Carmen: Nancy Leigh DeMoss ha estado citando de un libro clásico titulado “Domesticidad”. Ella volverá en unos momentos para orar. La cita a la que Nancy acaba de hacer referencia dice que nuestros hogares deben estar llenos de dulzura y fragancia. Eso no significa que no habrá niños haciendo desorden o que todo estará en perfecto orden a cada momento del día, pero sí significa que la personalidad general del hogar va a reflejar la paz de Dios y Sus prioridades.

Es difícil vivir de acuerdo a las prioridades bíblicas si estamos corriendo de aquí para allá de una actividad a otra. ¿Será posible que reduzcas la velocidad al menos unos minutos diariamente para evaluar tu propósito como mujer? Asegúrate de que estás llenando el rol que Dios te ha dado durante esta estación de tu vida y que estás llenando ese rol de manera efectiva.

Una manera en que puedes desacelerarte es meditando en estas verdades a través del libro que Nancy escribió, conjuntamente con otras mujeres piadosas, titulado “Atrévete a ser una mujer conforme al plan de Dios” . Este libro te ayudará a poner los fundamentos para ayudarte a entender lo que la Biblia dice sobre la feminidad. También te ayudará a pensar a través de ciertos asuntos prácticos, como lo es la belleza, el sufrimiento y la sumisión a las autoridades puestas por Dios.

Si visitas nuestra página podrás informarte acerca de cómo obtener este libro.

Nos da mucho que pensar cuando observamos los tiempos difíciles que las generaciones pasadas han tenido que atravesar. Piensa en la perseverancia que demostraron las mujeres que vivieron durante la Gran Depresión o la Segunda Guerra Mundial. Quizás estemos de camino hacia tiempos de sufrimiento en nuestra propia generación; y eso no tiene que ser causa de alarma. Escucharemos sobre esto mañana cuando Nancy describa cómo una mujer sabia se prepara para el futuro. Ahora oremos.

Nancy: Padre, oro que tú nos des corazones llenos de amor, llenos de TU amor porque Tú vives en nosotras. Danos corazones que sean compasivos y tiernos y sensibles y que estén alerta a las necesidades de las personas a nuestro alrededor.

Señor, ayúdanos a reconocer cuando eres Tú quien nos está dirigiendo a estos ministerios de compasión y no a sentir la necesidad de hacer todo lo que necesita ser hecho, a llenar todas las necesidades de todas las personas, sino a buscarte a TI y a saber cuando Tú nos pones en el corazón que es tiempo de extender nuestras manos para ayudar. Esta es la manera de ayudar a otros. En la medida en que somos obedientes y sensibles a Tu Espíritu, sabremos cuáles son las necesidades a nuestro alrededor que debemos atender.

Padre, danos el corazón de Jesús, quien tomó niños entre sus brazos y tomó a los enfermos, a los débiles y necesitados y les extendió Sus manos. De hecho, Tú extendiste tus manos a nosotras cuando éramos pobres y necesitadas, cuando no podíamos ayudarnos a nosotras mismas; ayúdanos a extender a otros la misma misericordia, la bondad, la gracia que Tú has derramado sobre nosotras. Oro en el Nombre de Jesús. Amén

Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss es un Ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Toda las Escrituras han sido tomadas de la Biblia de las Américas a menos que se cite otra fuente.

Tomado de: Aviva Nuestros Corazones

Todos los Derechos Reservados

Disponible sobre el Internet en: http://www.avivanuestroscorazones.com

¡Jacob, Jacob! (3)

Martes 31 Marzo

Habló Dios… en visiones de noche, y dijo: Jacob, Jacob… Yo soy Dios, el Dios de tu padre; no temas de descender a Egipto, porque allí yo haré de ti una gran nación… Yo descenderé contigo.

Génesis 46:2-4

(Jacob dijo:) Dios que me mantiene desde que yo soy hasta este día.

Génesis 48:15

¡Jacob, Jacob! (3)

Lectura: Génesis 46:1-34

Resumen: Jacob ya era anciano y estaba marcado por el sufrimiento ligado a la misteriosa desaparición de su hijo José. Habían transcurrido muchos años desde que reconoció su túnica manchada de sangre. De repente se enteró de que José no estaba muerto, que se encontraba en Egipto, y que incluso era el gobernador del país. Entonces Jacob declaró: “Iré, y le veré” (Génesis 45:28). Partió, pero, invadido por la duda, hizo un alto al llegar a la frontera del país. ¿Era Dios quien lo estaba enviando a Egipto? Entonces Dios lo animó repitiendo su nombre: “Jacob, Jacob”. El Señor, sabiendo lo que acontecía en su corazón, lleno de simpatía lo socorrió en el momento oportuno (Hebreos 4:16). Le dijo que no temiera dar ese paso decisivo, y le prometió acompañarlo: “Yo descenderé contigo” (Génesis 46:4). Jacob permanecería en Egipto hasta el final de su vida.

Aplicación: Hay etapas difíciles de atravesar, en particular cuando uno debe escoger un nuevo camino o cuando se llega a la vejez y la energía falta. Entonces, como Jacob, hagamos un alto para llevar nuestras dificultades al Señor. Escuchemos su voz que nos llama por nuestro nombre. Él conoce nuestras dudas, nuestros temores, y quiere acompañarnos en ese camino que, si bien nos parece tan difícil, está colmado de esperanza, pues vamos hacia la casa del Padre. Él prometió: “Hasta la vejez yo mismo, y hasta las canas os soportaré yo” (Isaías 46:4).

(continuará el próximo martes)

Isaías 3-4 – Gálatas 1 – Salmo 37:35-40 – Proverbios 12:19-20

7/12 – La Creación, Día 3

Gracia a Vosotros

Serie:  La batalla por el comienzo

7/12 – La Creación, Día 3

John MacArthur

https://cdn.gty.org/gracia/sermons/High/90-214.mp3?x-source=website&x-type=download

Abramos nuestras Biblias en Génesis capítulo uno. Continuamos con nuestro estudio acerca de los orígenes, el relato de la Creación, el único relato acreditado de la Creación dado en el primer capítulo del primer libro de la Biblia, el libro de los orígenes, Génesis.

Permítanme leer hasta el versículo 13. “En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Y dijo Dios: sea la luz; y fue la luz. Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas. Y llamó Dios a la luz día y a las tinieblas llamó noche. Y fue la tarde y la mañana un día. Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas. E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así. Y llamó Dios a la expansión cielos. Y fue la tarde y la mañana el día segundo.

Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar y descúbrase lo seco. Y fue así. Y llamó Dios a lo seco tierra y a la reunión de las aguas llamó mares. Y vio Dios que era bueno. Después dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que de semilla, árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él, sobre la tierra. Y fue así. Produjo, pues, la tierra hierba verde, hierba que da semilla según su naturaleza, y árbol que da fruto cuya semilla está en él, según su género. Y vio Dios que era bueno. Y fue la tarde y la mañana el día tercero.”

Ahora, permítanme resumir lo que la palabra de Dios en Génesis ha enseñado hasta aquí acerca de los orígenes. Con un entendimiento claro, simple, sencillo del texto, el relato inexorable dice que el Dios eterno creó de la nada, sin material preexistente, los cielos y la tierra; lo cual simplemente significa el universo. Él creó el universo tal como es ahora en una secuencia de seis días solares; los primeros tres los acabamos de ver en el pasaje que hemos leído. Descubriremos que Él concluyó Su Creación en el sexto día, al crear al hombre a Su imagen, un ser inteligente, con personalidad, con conciencia de sí mismo y cognición.

Y toda esta Creación ocurrió en un período de una semana de días normales, hace alrededor de 6000 años atrás. Y toda la Creación era madura, tuvo apariencia de edad en el instante en el que fue creada. La muerte no existía, ni tampoco existía ningún tipo de influencia que corrompiera la Creación; y la Creación era buena. La muerte y la corrupción entraron en la Creación por primera vez con la caída de Adán y Eva, la cual está registrada en el tercer capítulo de Génesis. Cuando ellos pecaron en desobediencia a Dios, la muerte entró en escena; antes de eso, no había muerte. Eso significa que no pudo haber procesos de evolución, ya que nada moría.

Luego, la superficie de la tierra fue modificada drástica y dramáticamente por el gran Diluvio universal, descrito más adelante en el libro de Génesis. Un Diluvio que modificó a la tierra de manera catastrófica conforme el agua subió literalmente por encima de las montañas, descendiendo desde arriba y saliendo también desde las profundidades de la tierra. Como resultado de ese Diluvio, sólo sobrevivieron ocho personas. Noé, su esposa, sus tres hijos y sus tres esposas; y los animales que estaban en el arca. De allí en adelante, se pobló la tierra. Ése es el registro de Génesis.

Y como les he dicho la semana pasada, la ciencia no es una hermenéutica. La ciencia no es un principio para interpretar Génesis o cualquier otro pasaje de la Escritura. Y la precisión del relato de Génesis no difiere de ningún otro texto bíblico. Toda la Escritura es inspirada por Dios. Toda la Escritura movió los corazones de los hombres, produjo en los corazones de los hombres por la obra del Espíritu Santo, de tal manera que ellos escribieron exactamente lo que el Espíritu quiso que dijeran. Y Jesús lo resumió cuando Él dijo en Juan 17:17: “Tu palabra es verdad.”

Ahora, a partir de esta base, debemos concluir que cualquier otra forma de evolución es una contradicción y negación de la revelación clara de las Escrituras. Y me refiero a cualquier forma… ya sea de un evolucionista ateo como Julian Huxley o de un teísta evolucionista como Hugh Ross; cualquier forma de evolución es una contradicción y negación de la revelación clara de las Escrituras que indica que en algún punto en el pasado aproximadamente 6000 años atrás, Dios creó a todo el universo, tal como lo conocemos, en seis días de 24 horas.

Hay sólo una fuente de relato de los orígenes la cual es la Biblia, la palabra de Dios. Y en particular y en específico, Génesis capítulo uno. Y como lo he estado diciendo, no hay hechos científicos que de manera necesaria contradigan al relato de la Creación de Génesis; sino que más bien toda la ciencia verdadera apoya la enseñanza de la Creación bíblica. Tiene que ser de esa manera porque Génesis es verdad. Por lo tanto, toda la ciencia verdadera apoya el relato de Génesis.

Es difícil que la gente admita esto porque durante mucho tiempo la ciencia ha reinado como algo supremo en el trono del pensamiento contemporáneo. La evolución se ha convertido en un absoluto en nuestra sociedad. Pero se está desmoronando de manera sistemática. Cuanto más conocemos acerca de la naturaleza del universo, más comprendemos la imposibilidad absoluta de que haya algún tipo de evolución… incluso al grado – y ésta es una fuente interesante que citar – que Robert E. Smith, un miembro de la Unión de Libertades Civiles de Norteamérica en la parte occidental de Missouri, quien ustedes probablemente saben que no es amigo de las Escrituras, dice lo siguiente, y cito: “Durante los últimos cinco años he seguido muy de cerca la literatura creacionista; y he asistido a conferencias y debates de temas relacionados. Y exclusivamente en base a los argumentos científicos a favor y en contra, me he visto forzado a concluir que el creacionismo científico no sólo es una teoría viable, que ha alcanzado cierta reputación, sino también superioridad sobre la teoría normativa de la evolución biológica. Que este sea el caso es algo sorprendente, especialmente a la luz de lo que se nos enseñó a la mayoría de nosotros en la escuela primaria y secundaria.”

Y continúa: “En términos prácticos, la última década de intensa actividad por parte de los creacionistas científicos ha dejado a la mayoría de los profesores evolucionistas renuentes a debatir con los profesores creacionistas. Muchos de los evolucionistas han sido humillados públicamente en dichos debates por su propia falta de erudición y por la debilidad de su teoría,” fin de la cita.

Paul Ackerman ha escrito un libro llamado Después de todo, es un mundo joven. Y en él dice, y cito: “Permítame ser claro en este asunto. Los evolucionistas del mundo han tenido que aprender de manera difícil que la evolución no puede luchar contra el creacionismo en una situación de debate justo e imparcial en donde lo que está en juego son los corazones y las mentes de audiencias inteligentes, indecisas; pero no obstante objetivas y de mente abierta. La experiencia probará que lo mismo es también el caso en el tema de la edad.

Las creencias evolucionistas acerca del origen y el desarrollo de la vida no pueden resistir el escrutinio de una oposición informada; ni tampoco pueden los evolucionistas afirmar que el universo ha existido por 10 a 20 billones de años y la Tierra por 4.5 billones de años. Para poder retrasar el derrumbe de la aceptación pública de dichas declaraciones, los científicos evolucionistas necesitarán evitar diligentemente el debate.” Fin de la cita. Ellos no pueden sobrevivir un debate; y por lo tanto, no debatirán.

Existe una ilustración tras otra acerca de la ciencia, una faceta de la ciencia que apoya una Tierra joven y el relato bíblico de la Creación. He tratado de darle algunas conforme hemos avanzado. He aquí una que encuentro fascinante. De vez en cuando, usted ve en el reporte del clima que hay alguna indicación acerca de cuántas gotas de lluvia cayeron. Y se suma un décimo de pulgada, media pulgada o tres pulgadas; lo que sea.

Para determinar eso, ellos no realizan una prueba muy sofisticada. Tan sólo tienen un contenedor con la parte superior abierta. Y cuando llueve, miden cuánta agua hay dentro del mismo. De hecho, usted puede realizar esa evaluación científica. Si llueve un determinado número de gotas, llena el contenedor a un cierto nivel. Cuando dejó de llover, puede salir y determinar cuánto llovió al medir la cantidad de agua en el contenedor.

Mediante ese simple método es posible, con una pequeña modificación en su procedimiento, convertir a ese medidor de lluvia en una especie de reloj. Supongamos que vivimos en un lugar en donde llueve continuamente. Y llueve a un promedio conocido. Cuando colocamos al contenedor afuera, bajo esas condiciones continuas de lluvia a un ritmo conocido, podemos, por lo tanto, al medir cuánta agua hay en el contenedor, determinar cuánto tiempo ha pasado. Bastante obvio. De tal manera que el contenedor con el agua se convierte en una medida de tiempo. Se convierte en una especie de reloj. Y entre más tiempo el contenedor haya estado afuera, más agua tendrá dentro de él. Y cuanto más agua tenga dentro de él, más tiempo habrá estado fuera. Por lo que entonces, por medio de la cantidad de agua que haya en el contenedor, podemos medir una cierta cantidad de tiempo. Sé que no les estoy presentando algo que sea un desafío para vuestra inteligencia, tan sólo quiero proporcionarles una ilustración simple.

Y cuando ve que la gente en el sur de California construye un camino a través de una montaña; y abre prácticamente una brecha en los laterales de la montaña para construir un camino y usted ve el lado de esa montaña cortado, y puede ver varias líneas de estratificación. O cuando usted va al Gran Cañón y observa las impresionantes capas de estratos geológicos que allí hay, usted está viendo lo que los evolucionistas suponen que ha sido esta acumulación continua de sedimentos durante billones y billones y billones de años.

Los evolucionistas creen esto. Ellos creen que durante billones de años este sedimento se ha estado acumulando. Pero ellos pueden tener varios problemas; y aquí hay uno que me parece muy interesante. Los científicos le pueden decir prácticamente con qué frecuencia los meteoritos caen en la tierra. Ellos han medido eso durante mucho tiempo. Le pueden decir cuántos meteoritos se queman en el espacio antes de que lleguen a la Tierra; y cuántos meteoritos, generalmente algunos muy pequeños, llegarán a la Tierra cada año. Con el paso de billones y billones de años y la acumulación de sedimentos, debería ser verdad que el sedimento tuviera metido dentro de sí meteoritos en cada intervalo. Si la continuidad, la perpetuidad y la uniformidad de la vida del meteorito es igual a la continuidad, la perpetuidad y la uniformidad de todo lo demás en esta teoría de uniformidad, entonces, durante 4.5 billones de años -o la antigüedad que quieran asignar- han estado cayendo meteoritos en esta Tierra. Y por lo tanto, usted debería poder ir a los estratos, a la columna geológica y encontrar meteoritos a lo largo de toda la columna, como una lluvia de meteoros; y así podría medir la edad de la Tierra.

Lo que es interesante es que esto es lo que la información muestra. Una evaluación de toda la literatura acerca de la ocurrencia de meteoritos en la roca sedimentaria no presentó ni siquiera un solo caso de un meteorito encontrado en algún lugar en alguna columna geológica. El “reloj del meteorito” indica que tenemos una Tierra muy joven… todos los meteoritos están en la parte superior.

Philip Johnson ha escrito un libro fascinante llamado Darwin juzgado. Si está interesado en más información científica, lea el libro. Él presenta evidencia científica abundante en contra de la evolución – tal como lo hacen muchos otros escritores. Eso es tan sólo un segmento de introducción acerca del aspecto científico de las cosas. Y quiero mencionar algo más que es un asunto bíblico antes de que entremos al día tres.

Siempre surge la pregunta: ¿cuándo fueron creados los ángeles? No se los menciona en Génesis uno, ¿entonces, cómo sabemos cuándo fueron creados los ángeles? Bueno, ni Génesis ni en ningún otro texto de la Escritura se indica específicamente cuándo fueron creados los seres angélicos. Lo que sí es definido es que son criaturas y que fueron creadas y que tienen un comienzo. Son inmortales. Una vez creados, viven para siempre. Pero sólo el Dios trino es eterno, sin principio y sin fin. Los ángeles son seres creados.

Algunos han sugerido que tuvieron que haber sido creados en el día seis, porque fue en el sexto día que Dios creó al hombre; y los ángeles, de acuerdo con Hebreos 1:14, fueron creados para ser espíritus administradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación. Y debido a que fueron creados para ministrar a aquellos que eran humanos y habían recibido salvación, por lo tanto, ellos deben haber sido creados junto con ellos en el día sexto. Considero que ese es un argumento bastante débil, porque eso no es lo único que hacen los ángeles. Ellos no sólo ministran a los santos. De hecho, si usted va al cielo en Apocalipsis 4 y 5, los encuentra adorando a Dios.

Primordialmente, y a lo largo de la eternidad, ellos serán adoradores de Dios. Entonces, sería más apropiado para con el propósito primordial de los ángeles, el cual es adorar a Dios, asociarlos en el orden creado con algún punto en el cual ellos comenzaron a alabar y adorar a Dios. Ellos definitivamente son vistos en el libro de Apocalipsis adorando a Dios en la consumación de la historia. Y me parece muy probable que pudieron haber comenzado a adorar a Dios al principio de la historia.

De hecho, hay un pasaje en la Escritura al cual podemos pasar. Simplemente voy a hacer una referencia este pasaje, puede verlo en otra ocasión. Job 38, versículos 4 al 7. Y nos dice que los ángeles estuvieron presentes cuando fueron establecidos los cimientos de la tierra. Y se regocijaban por ello. Entonces, bien pudo haber sido que ese fue el día uno de la fundación de la tierra, lo cual significa que la tierra no tenía forma y estaba vacía, que aún no había sido formada y refinada a su forma final. Si significa cimientos o fundamentos en el sentido de los elementos y los componentes que allí había todavía no formados, entonces los ángeles habrían sido creados en ese momento. El Salmo 104, puede tomar nota de eso, Salmo 104, versículos 2 al 5, habla del resplandor de la luz de Dios durante el proceso creador original; y menciona a los ángeles justo antes de referirse a establecer los fundamentos de la Tierra.

Si el resplandor de la luz de Dios se refiere al versículo 3, “sea la luz,” lo cual ocurrió en el día uno y fue seguido por los cimientos de la tierra; y significa por lo tanto la formación o el moldeado de la Tierra que de hecho ocurre en el día tres, bien podría ser que los ángeles fueron creados después de esa luz brillante y antes de la fundación de la Tierra, apuntando a la formación de la tierra más que a su naturaleza no formada. Esa formación, esa etapa de ser moldeada, que como veremos ocurrió en el día tres.

Entonces, usted puede escoger. Pero yo creo que los ángeles deben haber sido creado por Dios ya sea antes de la Creación plena de la Tierra que es descrita en el primer día de la Creación – para que pudieran adorar a Dios por hacer eso – o ellos fueron ciertamente creados antes de esa formación de la tierra en el día tres, cuando la tierra fue separada de las aguas, tal como hemos leído.

Ahora, la pregunta de cuándo fueron creados obviamente no es lo suficientemente importante como para que Dios la incluya. Lo que es importante saber es que son creados por Dios. Ellos, como lo dice en el credo niceno, son el producto del Creador de todas las cosas visibles… esto sería el mundo material… e invisibles… ese sería el mundo espiritual de los ángeles.

Regresemos al texto de Génesis capítulo uno. Creo que en este punto es apropiado asumir que los ángeles han sido creados; y que están ahí alabando y adorando a Dios por la maravilla de lo que están viendo conforme Él está formando Su Creación, llevándolo a un punto de una forma maravillosa y hermosa. El versículo uno nos da el panorama: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra,” eso es simplemente un panorama de todo.

El versículo 2 entonces regresa a describir cómo Él hizo eso. Incluye, obviamente, todos los elementos y todos los componentes, ex nihilo, de la nada, Él hizo todos los materiales necesarios a partir de los cuales iba a formar Su universo. Y después, vino la tierra en su condición preliminar, sin forma y vacía, esto es decir que estaba desordenada y vacía, en un estado de caos, todavía no estaba en el estado de orden que sustentaría la vida; y todavía no estaba habitada.

Y entonces Dios, al crear esa tierra rodeada por oscuridad, añade luz a ella en el versículos 3. Y entonces, usted tiene esta tierra no formada, deshabitada, una especie de elementos compuestos que aún no han sido colocados en su forma final, arreglados en su forma final; y en este punto esto está envuelto por oscuridad, hasta que la luz que la rodea es creada.

Y en el día dos, comenzando en el versículo 6, Dios crea los cielos. La tierra está rodeada por agua, como recordaremos, claramente indicado en el versículo 2. La tierra está rodeada por agua, Dios entonces parte eso y envía parte de esa agua hacia arriba. Y me parece que la mejor manera de entender eso es que el agua sube más allá de los cielos estelares, porque el espacio entre el agua de arriba y el agua de abajo es llamado espacio o expansión. Es llamado cielo y es donde la luz está; y es donde más adelante estarán los cuerpos celestes, los cuerpos estelares, el sol, la luna, las estrellas, todos son colocados allí.

Entonces, parte de esa agua va a los fines infinitos del universo de alguna manera; no sabemos explicar exactamente todo eso. Nada más de lo que está en Génesis es una justificación para ser dogmático. Pero Dios, entonces, deja a la tierra aún inmersa en agua; pero ha creado un cielo, un cielo que es entonces llenado con luz cuando usted llega al final del día dos.

La tierra aún no está poblada, no es habitable, todavía no está en tu forma final sino hasta el día tres. Antes de que vayamos al día tres, sólo quiero meter algo aquí para que usted lo piense. El día que Dios creó la expansión, hubo un movimiento colosal de agua saliendo de la tierra que literalmente se movió hacia los extremos de la infinidad del cielo. Esta gran expansión que conocemos como espacio, que conocemos como cielo, tomó su forma. Y llegó a existir – imagine simplemente la velocidad con la cual todos los cielos infinitos fueran creados. Y un poco más adelante, cuando hablemos de las estrellas, hablaremos de qué tan vasto es el espacio exterior. Simplemente, asombra nuestra mente. Y todo eso llegó a existir de manera instantánea; todo el extenso universo completo.

La ciencia ha llegado a un punto en el cual tiene que reconocer esto. Hay pistas científicas, la llaman la teoría del “Big Bang” o “Gran Explosión”. A nosotros nos gusta llamarla la teoría del “Gran Dios”. Sabemos que fue un gran Dios. Ellos piensan que fue una gran explosión. La edición de la revista World Magazine del 1 de mayo, que acabo de leer, registra que la evidencia científica para el Big Bang se vuelve más y más teológica de acuerdo con la cosmología de inflación cósmica. La idea es que de alguna manera todo el universo simplemente hizo esto…

Un señor llamado Gregg Easterbrook explica, y cito: “El universo entero explotó en un punto sin contenido y sin dimensiones, esencialmente expandiéndose instantáneamente hasta llegar a un tamaño cosmológico. Esto es lo que ahora está siendo enseñado en Stanford, en el Instituto de Tecnología de Massachusetts y otras de las más importantes escuelas científicas. Esta explicación del comienzo del universo tiene una semejanza aterradora a la idea teológica tradicional de la Creación ex ni hilo, de la nada.” El señor Easterbrook cita a uno de los astrónomos más importantes, Allan Sandage, del Instituto Carnegie diciendo, y cito: “El Big Bang sólo puede ser entendido como un milagro,” fin de la cita.

El día dos fue una gran explosión llevada a cabo por un gran Dios quien creó al universo instantáneamente. Ahora, tenemos una tierra sin forma. Tenemos luz. Y tenemos un universo vasto. Y llegamos al día tres en el versículo 9. “Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar,” note que esas serían las aguas que están todavía sobre la tierra, debajo de los cielos; las otras aguas están por contraste sobre los cielos. Y el lenguaje claramente indica eso. “Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar y descúbrase lo seco. Y fue así.” Dios, en el día tres, va a dar forma a la Tierra.

El versículo 9 comienza, como siempre en el relato de Génesis, “dijo también Dios…” Usted ve lo mismo en el versículo 11: “Después dijo Dios…” Y el versículo 14: “Dijo luego Dios…” Y el versículo 20: “Dijo Dios…” Y así ha sido, en el pasado, versículo 3: “Y dijo Dios…” Versículo 6: “Luego dijo Dios…” Todo existe de la nada por el hecho de que Dios simplemente habla y, entonces, existe.

En el primer día, Dios divide la luz de la oscuridad. En el segundo día, Dios divide el agua que está debajo del agua que está arriba. En el tercer día, Dios divide la tierra del mar. “Júntense las aguas que están debajo de los cielos…” Es claramente el agua que todavía permanece sobre la tierra. El agua de arriba se ha ido a la expansión de los cielos. Pero hay aguas que todavía permanecen en la tierra. Regresando al versículo 2, la tierra estaba cubierta con aguas… La superficie del abismo, es llamada, y la superficie de las aguas. La tierra todavía está cubierta con esta agua. Y abajo del agua, está la materia sólida que está escondida bajo las aguas que cubren la tierra.

Dios entonces manda que estas aguas que cubren la tierra sean juntadas en un lugar. La Septuaginta utiliza la palabra “sinagoga”, un lugar de reunión, de congregación. Todo el agua que rodeaba la tierra es ahora juntada en un lugar, y al mismo tiempo, el versículo 9 dice: “Dijo Dios: “Descúbrase lo seco.” Y fue así.” Entonces, Dios separa el agua de la tierra seca. Esta es una declaración simple, pero ¿puede usted comenzar a imaginarse el cataclismo que ocurrió cuando Dios dijo eso?

Repentinamente, lo material que estaba sin forma, sepultado bajo la superficie del mar comienza a moverse. Y todos esos elementos necesarios comienzan a operar y a producir tierra, empujando para crear la superficie de tierra. El agua se mueve, juntándose en un lugar. Suceden reacciones químicas colosales a medida que los elementos se combinan entre sí para formar el complejo de minerales, el complejo de roca y tierra, constituyendo la tierra sólida en referencia a su corteza, su cubierta y su núcleo. Un acto asombroso de creación.

Henry Morris escribe, y cito: “Los grandes movimientos de la tierra comenzaron. Aparecieron superficies de tierra sólida por encima de las aguas y una compleja red de canales y reservas se abrió sobre la corteza para recibir las aguas que se retiraban del continente que surgía.” El continente se levanta… bien puede haber sido un solo continente, dividido más tarde en múltiples continentes por el cataclismo del rompimiento de las placas tectónicas durante el Diluvio, cuando las fuentes del abismo rompieron al continente y lo empujaron hasta llegar a su forma actual. Pero en este punto, el continente, quizás sólo un continente, se levanta. Y toda el agua es reunida en un lugar. Esto es algo increíble. Se acumula el agua no sólo en un gran mar sino que se deposita en múltiples diferentes lugares. La reunión de aguas es un término plural. Había múltiples aguas. Se juntaron todas, de tal manera que estaban todas conectadas. Habrá habido embalses subterráneos, conductos subterráneos, arroyos, ríos, manantiales y fuentes; pero todos conectados. Todo el agua fluyendo de todas partes en la tierra conectadas entre sí.

Y la condición no sería, como he dicho, igual a la misma después de los mares post Diluvio. Todo cambió en el momento del Diluvio. Pero Dios creó los mares; y Él creó la tierra seca.

Ahora quiero mostrarle que éste es el testimonio claro de la Escritura: que Dios lo creó todo de manera instantánea. Observe Job 38. Esto vale la pena verlo; algo que para mí es fascinante. Job 38 versículo 8, aquí el Señor le está hablando a Job; y créanme, el Señor no es un evolucionista. Job 38:8, el Señor le pregunta a Job, simplemente recordándole a Job que él debería mantener su boca cerrada. Usted sabe, en el versículo 4, antes de que lleguemos al versículo 8, Él dice: “¿Dónde estabas tú cuando Yo fundaba la tierra?” Eso no es evolución; eso es CREACIÓN. ¿Dónde estabas tú? “¿Dónde estabas cuando alababan todas las estrellas del alba y se regocijaban todos los hijos de Dios?” Este es el texto que indica que ellos estaban en la Creación.

En el versículo 8: “¿Quién encerró con puertas el mar, cuando se derramaba saliéndose de su seno, cuando puse Yo nubes por vestidura suya, y por su faja oscuridad, y establecí sobre él Mi decreto, le puse puertas y cerrojo, y dije: Hasta aquí llegarás, y no pasarás adelante y ahí parará el orgullo de tus olas?” ¿Dónde estabas tú, Job, cuando creé el mar y lo contuve y le dije que no pasaría más allá, que ese era su límite? Es una referencia a la obra creadora de Dios tal como se describe en el día tres del libro de Génesis.

Pase al Salmo 74. Salmo 74, en primer lugar, versículo 13. Aquí, el salmista está exaltando a Dios; y en el versículo 12 dice que Dios es su Rey desde tiempo antiguo, cuyas obra es de salvación en medio de la tierra… obra salvación en el medio de la tierra. Luego, en el versículo 13: “Dividiste el mar con Tu poder… dividiste el mar con Tu poder.” En otras palabras, Tú has creado el mar. Y él agrega en el versículo 13 esta declaración tan interesante: “Quebrantaste cabezas de monstruos en las aguas.”

Diríjase al Salmo 104. Regresaremos a esto en un minuto; pero Salmo, 104 versículo 7. Dice en el versículo 5 que Él fundó la tierra sobre sus cimientos; no será jamás removida. ¿Puede imaginarse un mundo ovalado que está dando vueltas de esta manera? Y estaríamos todos de la misma manera, saltando sobre nuestros pies en cada rotación. Eso se llama la ciencia de la isostasia – esto es que la tierra está en equilibrio perfecto. Los materiales más pesados de la Tierra, se hundieron en el centro. Y los más livianos, están en la parte exterior. Por lo cual está perfectamente equilibrada.

Versículo 6: “Con el abismo, como con vestido, la cubriste,” eso es exactamente lo que dice Génesis 1. “Sobre los montes estaban las aguas. A Tu reprensión huyeron; al sonido de Tu trueno se apresuraron; subieron los montes, descendieron los valles, al lugar que Tú les fundaste. Les pusiste término, el cual no traspasarán, ni volverán a cubrir la tierra.”

Ciertamente, eso se podría referir a la obra creadora de Dios, también se podría referir a lo que Dios hizo después del Diluvio que había cubierto la Tierra. Y creo que yo me inclino por el hecho que se refiere a la Creación debido a la descripción de Él estableciendo la tierra en el versículo 5 y cubriendo la Tierra con agua en el versículo 6 como con vestidura. Creo que este es un contexto de Creación; y el lenguaje del salmista está describiendo lo que sucedió cuando Dios prácticamente hizo que la tierra seca apareciera; y separó el mar. El versículo 10 continúa con el mismo contexto de Creación. “Tú eres el que envía las fuentes por los arroyos; van entre los montes,” y entonces eso de nuevo es una declaración de creación.

En Proverbios capítulo 8 – y noten que ésta es toda literatura de sabiduría, en Job y Salmos y Proverbios, ciertamente tiene un diseño poético. Pero en Proverbios, capítulo ocho, versículo 27, está hablando de la sabiduría. La sabiduría está personificada aquí. Y en el versículo 27, usted puede regresar a Su naturaleza eterna, Dios en el principio poseía sabiduría, versículo 22, ya de antiguo. Antes que los montes fuesen formados, versículo 25, y nuevamente en su contexto de Creación.

Versículo 26: “No había aún hecho la tierra, ni los campos, ni el principio del polvo del mundo. Cuando formaba los cielos, allí estaba yo; cuando trazaba el círculo sobre la faz del abismo; cuando afirmaba los cielos arriba, cuando firmaba las fuentes del abismo; cuando ponía al mar su estatuto, para que las aguas no traspasasen Su mandamiento,” todo eso descarta en absoluto cualquier actividad evolutiva. Todo eso es atribuido directamente a Dios. Dios hizo todo tal como está descrito en Génesis capítulo 1.

Y hace un momento leí del salmo 74 la mención… un comentario interesante… la mención de un monstruo marino. Y conforme usted estudia la literatura de sabiduría, observa que el monstruo marino aparece en varios lugares. En Job, por ejemplo, en el capítulo 7, versículo 12: “¿Soy yo el mar o el monstruo marino para que tú lo contuvieras?” Y nuevamente, está diciendo que Dios puso un límite sobre el mar. Pero con mucha frecuencia, cuando habla acerca de que Dios establece un límite sobre el mar, menciona a este monstruo marino y es la palabra rahab en hebreo, rahab.

También la encuentra en Job, creo que es el capítulo 9… sí, la misma palabra, no está traducida en Job 9:13 donde dice que: “Dios no volverá atrás Su ira, y debajo de Él se abaten los que ayudan a Rahab.” Y Rahab es nuevamente traducido como monstruo marino.

¿Qué es esto? Aparentemente, Rahab era el nombre de un antiguo monstruo marino mitológico. Rahab era un término conocido para describir a un monstruo marino que se rebeló contra Dios. Aparentemente, había algunos mitos antiguos entre los paganos de que cuando los dioses estaban diseñando al mundo y querían proveer tierra y mar, hubo un gran monstruo marino rebelde llamado Rahab que quería evitar que Dios separara la tierra del mar; y que quería que el mar dominara sobre la tierra. Y Dios tuvo que confinar al mar y confinar a este monstruo marino que quería rebelarse.

Y entonces Dios, al definir los límites del mar y de la costa en la leyenda, tuvo que derrotar a este gran monstruo conocido como Rahab que quería pelear contra Dios. Esa era la leyenda. Esto no está en el relato de Génesis, pero era la leyenda. Que había algún monstruo que estaba tratando de prevenir que Dios separara la tierra del mar.

Isaías 51 también menciona esto. Y lo menciona en un contexto diferente. “Despiértate, despiértate… versículo 9… vístete de poder, oh brazo de Jehová; despiértate como en el tiempo antiguo, los siglos pasados. ¿No eres Tú el que cortó a Rahab y el que hirió al dragón? Nuevamente, aquí está la misma mención a Rahab. Es una especie de monstruo marino pagano mitológico.

También lo ve en los Salmos… uno más y los dejaré en paz con este punto; pero creo que es un punto interesante. El Salmo 89, versículo 10: “Tú quebrantaste a Rahab como a herido de muerte.” Esta es la explicación: los gentiles – o las personas que estaban por ahí… no serían gentiles en ese momento debido a que Israel no había sido definida en esa época, aunque ya lo habría sido para la época de Proverbios – pero la gente pagana que vivía en ese entonces había inventado estos mitos en los cuales los dioses de la creación estaban intentando separar la tierra del mar. Y este gran monstruo marino se resistió, estaba peleando por preservar su soberanía. Y él quería dominar la tierra y ahogar a quien él quisiera cuando lo quisiera. Los grandes dioses pudieron derrotar al monstruo marino.

Y esta leyenda de alguna manera se infiltró en la tradición rabínica. Y entonces, Rahab era un nombre que se refería a cualquier realidad o cualquier fantasía que hacía estragos, causaba problemas, que se revelaba contra Dios, que peleaba contra propósitos divinos o contra el pueblo de Dios. Y en la literatura rabínica se ven numerosas referencias a Rahab, el monstruo marino. Ellos lo llamaban Rahab, el señor del mar, el gran monstruo marino; supongo que hoy en día su nombre sería Neptuno. Y en estas leyendas, siempre se oponía a la voluntad de Dios. Pero el Santo tuvo la capacidad de contenerlo y controlarlo.

Y parece como si los judíos, entonces, tomaron la idea de Rahab y la convirtieron en una especie de metáfora para cualquier cosa que se resistiera al poder de Dios; cualquier cosa real o cualquier fantasía que resistía al poder de Dios. Y usted encuentra las referencias a Rahab, tal como lo he señalado, a lo largo de la sabia literatura del Antiguo Testamento.

Acerca de esto, me parece interesante que cuando usted llega al relato de Génesis y a la descripción real de la Creación, no está Rahab… no hay monstruo marino. No hay otro poder existente. No hay otra fuerza existente o deidad existente en forma de monstruo marino. En Génesis usted tiene un cuidado relato muy detallado, realista, fidedigno del relato de la Creación en donde no hay ningún elemento poético, ni legendario, ni mitológico. Y creo que eso mismo actúa como una crítica en contra de los mitos antiguos que tendían a corromper incluso al pensamiento de los judíos a medida que pasó el tiempo. La Torá, la ley de Dios, Génesis lo presentaría así… no se les ocurra pensar, como lo hacen algunos paganos, que el mar tiene una criatura autónoma con poder divino que ha peleado contra el Creador del universo. Ni se les ocurra imaginar, tal como lo hacen algunos poetas israelitas, el relato de que el mar rehusó cumplir la voluntad de su Hacedor; y que Él se vio obligado a someterlo y lo forzó a obedecer.

Es verdad que la Torá registra que Dios asignó un lugar fijo para las aguas del mar; pero esto no fue hecho por medio de la supresión de la voluntad del mar que buscaba rebelarse contra Dios, el Dios del cielo. Dios simplemente dijo: “Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar y descúbrase lo seco. Y fue así.”

Dije todo eso simplemente para refutar a esos críticos de Génesis que quieren convertir este texto en leyenda o mito o darle algún tipo de licencia poética infundada. El escritor de Génesis evitó de manera meticulosa hacer uso de cualquier tipo de leyenda conocida que aparece inclusive en otra literatura de sabiduría; e inclusive a la que hace referencia el profeta Isaías. El la utilizó de manera metafórica para hablar de cualquier cosa que produce rebelión y problemas. No existió dicha batalla. Dios lo dijo y así fue.

Volviendo a Génesis 1. Versículo 9: “Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar,” eso habría incluido los lagos subterráneos, los ríos subterráneos y los arroyos, los manantiales y los pozos, todos interconectados. Y, probablemente, la tierra en un único gran continente enorme. Y por cierto, sólo como nota a pie de página, si usted toma los continentes de la tierra y los pone juntos, encajan casi de manera perfecta, casi como si se hubieran quebrado y dividido.

Entonces, el versículo 10 nos dice que Dios le puso nombre a lo que había hecho. “Y llamó Dios a lo seco eretz, tierra, y a la reunión de aguas llamó yamin, mares. Y vio Dios que era bueno.” Era bueno. Así había sido; Él lo dijo desde el principio, cuando creó la luz y hubo luz. Él creó el cielo; y así fue. Y Él creó en el versículo 9 la tierra seca y los mares; y fue así. Pero ahora dice que fue bueno… fue bueno. ¿Por qué? Porque ahora era habitable… Ahora era habitable.

La luz era buena por sí misma, de acuerdo al versículo 4. Pero ahora, la tierra se volvió buena. Y después las plantas, versículo 12, fueron buenas. Y versículo 18, los cuerpos celestes fueron buenos. Y versículo 21, todo lo que hizo en el mar y en el aire fue bueno. Y versículo 25, todos los animales fueron buenos. Y versículo 31, Él creó al hombre y vio todo lo que había hecho; y era bueno en gran manera. Ahí no hay pecado, ahí no hay muerte. Es sólo bueno.

Entonces, cuando usted llega al versículo 10, donde estamos ahora, usted tiene al universo tripartito. Tripartito significa tres partes: tierra, mar, cielo… Ese es el universo creado. Y fue bueno; y Dios podía decir que era bueno porque había alcanzado el punto máximo donde podía contener y sustentar la vida. Y entonces, Dios entró a la segunda fase de la Creación en el día dos, versículo 11: “Después dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él, sobre la tierra. Y fue así.” Nuevamente, le recuerdo que existió porque Dios lo dijo, Él habló y existieron, versículo 11, siempre y de manera inequívoca Dios habla y hace que exista.

Y ésta es la vegetación. Versículo 11: “Produzca la tierra hierba verde.” Creo que esa es la categoría general. Y hay dos partes en esa categoría. Hay plantas, versículo 11 y árboles. La vegetación es dividida en dos partes… plantas y árboles.

En el versículo 29: “Y dijo Dios: He aquí que os he dado”… hablándole al hombre… “toda planta que da semilla, que está sobre la tierra y todo árbol en que hay fruto y queda semilla; os será para comer. Y a toda bestia de la tierra y a todas las aves de los cielos y a todo lo que se arrastra sobre la tierra en que hay vida toda planta verde les será para comer. Y fue así.” Entonces, Dios divide a la vegetación en dos partes… plantas y árboles.

¿Y cuál es la diferencia? La diferencia es que la planta tiene la semilla en ella; y el árbol tiene la semilla en su fruto. Eso se indica claramente en el versículo 11. Las plantas dan semilla y los árboles de fruto dan fruto de sus semillas que están en él. Esa es la diferencia. Toda la vegetación que contiene semilla en sí misma estaría bajo la categoría de las plantas y toda la vegetación que tiene la semilla en su fruto estaría bajo la categoría de los árboles. Y tan pronto como el material inanimado estuvo listo para sustentar vida, sin demora, se creó la vida en su forma más simple con la intención de ser el alimento de las formas de vida más elevadas que estaban por ser creadas.

Quiero que observe en primer lugar, al describir las plantas, Él dice en el versículo 11: “Y hierba verde, hierba que dé semilla.” Y lo repite en el versículo 12: “Hierba que da semilla.” Y lo dice nuevamente en el versículo 29: “Planta que da semilla.” Él continúa repitiendo la característica para que sepamos – y esto es muy importante – que la vegetación era capaz de reproducirse. Ese es el punto.

Él creó vegetación totalmente crecida, totalmente madura con semilla en ella que pudiera dispersarse. Una de las grandes, grandes maravillas del mundo es la ciencia de la dispersión de las semillas. He visto un video completo acerca del diseño maravilloso y sorprendente de Dios con respecto a la dispersión de las semillas, algo prácticamente llevado a cabo por las aves en su jardín, en su propio patio, inclusive algo que a veces se intenta hacer sobre su automóvil o su cabeza. La difusión de semilla pre-fertilizada es muy eficiente. Lo voy a dejar ahí. Existen diferentes modos de hacerlo además de éste.

Una de las obras asombrosas del viento es la dispersión de la semilla. Toda la ciencia de la dispersión de la semilla es absolutamente fenomenal. Entonces, las plantas fueron hechas por Dios no como semillas sino como plantas crecidas, ya maduras, que contenían semillas que podían entonces multiplicarse. Ése es el modo en que fue hecho toda la Creación; se lo recuerdo nuevamente. Y fue hecha madura. Cuando el hombre fue creado, no fue creado como un infante que tenía que crecer. Él fue creado como un hombre ya maduro. Todo fue creado en estado maduro, ya adulto.

LO SIGUIENTE NO FIGURA EN EL AUDIO.

Esto nos presenta un punto interesante; y creo que también le parecerá fascinante. Hubo plantas hechas por Dios que tenían semillas en ellas. Pase por un minuto Al capítulo 2 versículo 5; ya que si no explico esto alguien me preguntará. El versículo 4 habla del relato de la Creación de la Tierra. El relato de la Creación de los cielos y la tierra, cuando fueron creados en el día del Señor, Dios hizo la tierra y los cielos. Ahora, versículo 5: “Y toda planta del campo antes que fuese en la tierra y toda hierba del campo antes que naciese; porque Jehová Dios aún no había hecho llover sobre la tierra, ni había hombre para que labrase la tierra.” Ese es un versículo interesante.

¿Cómo encaja esto? Todavía no había ningún arbusto sobre la tierra… un tiempo cuando no había arbustos… hubo un breve período de tiempo cuando la tierra fue formada y fue… no sé cuánto tiempo. Dios esperó un día de 24 horas después de haber moldeado la tierra, después de haber separado la tierra del mar, antes de colocar las plantas en él. Pero no había arbustos en el campo. Hubo un tiempo en el que no hubo arbusto del campo en la tierra; y en el que aún no había germinado planta sobre la tierra.

Usted podría decir que eso era previo al segundo acto creador en el día tres. Pero el problema con eso es que la razón se explica en el versículo 5. La razón por la cual no había hierba del campo en la tierra y todavía no había nacido ninguna planta era porque Jehová Dios aún no había hecho llover sobre la tierra. Ni había hombre para que labrase la tierra. “Sino que subía de la tierra un vapor, el cual regaba toda la faz de la tierra.”

¿De qué está hablando esto? Como he dicho, si usted está hablando del día uno y dos, no había plantas en la tierra. No había plantas en el campo, ni arbustos. ¿Entonces, cómo se conecta esto con el hecho de que el Señor no había enviado lluvia y estaba regando la tierra con un rocío? ¿Y cómo se relaciona con el hecho de que no había hombre para cultivar la tierra? Ese es un lenguaje muy específico.

Permítame darle la respuesta correcta. La primera palabra en hebreo en el versículo 5, planta, es siah, transliterada, si-ah. No había siah, cuando llega al capítulo dos ya tiene la creación de todo, ¿no es cierto? Incluyendo al hombre, que fue creado en el día sexto. El versículo 2 del capítulo 2 dice que Dios reposó en el séptimo día. Entonces, ya pasamos el séptimo día. Pero no hay siah en el campo. Y no hay asab ; porque todavía no hay lluvia y no hay cultivo.

¿Cuándo vino la lluvia? ¿Cuándo vino la lluvia? ¿Cuándo vino la lluvia por primera vez? En el Diluvio. ¿Y cuándo fue la primera vez que alguien cultivó algo? ¿Después de qué? Después del pecado de Adán. Entonces, lo que usted tiene aquí no es una descripción de algo durante la Creación, sino una descripción de algo después de la Creación, pero antes de la Caída y antes de la lluvia. Y si usted lo ve con mayor atención, la palabra siah – y necesitamos un uso para esto que tenga sentido. Vaya al versículo 18 del capítulo 3.

En el capítulo 3, versículo 18, usted tiene por supuesto en el capítulo 3, el pecado, la caída y la maldición y lo que Dios hizo cuando maldijo a Adán, versículo 17, es el final del versículo: “Maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida.” Ahora, observe los versículos 18 y 19. “Espinas y cardos te producirá, y comerás plantas del campo. Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres y al polvo volverás.”

Más abajo, en el versículo 23: “Y lo sacó Jehová del huerto del Edén, para que labrase la tierra de que fue tomado.” Espinos y cardos son sinónimos de siah. Y plantas de asab. El asab del campo sería el trigo y la cebada y demás cultivos cuando el hombre comenzó a cultivar la tierra. Y la siah del campo serían las espinas y cardos que crecen como castigo en donde quiera que la tierra no sea cultivada apropiadamente. Y crecen especialmente bien cuando llueve. Él está describiendo este maravilloso mundo que fue regado por un rocío sobre la superficie de la tierra. Es en el mundo al cual Dios trajo al hombre. Había plantas, comestibles, por supuesto, que daban semilla, versículo 11; y también árboles que daban fruto cuyas semillas estaban en ellos según su género. Y fue así. Entonces, usted tiene esas dos categorías de vegetación.

Un comentario muy importante. Observe esta pequeña frase, repetida una y otra y otra vez. Versículo 11: “Según su género.” Versículo 12: “Según su género.” Una vez a la mitad del versículo, hacia el final del versículo: “Según su género.”¿Puedo exhortarle un poco? Esa frase se repite 10 veces en el primer capítulo de Génesis… 10 veces. La palabra hebrea para género es “min”. Indica las limitaciones de variación. Una planta puede únicamente producir algo de su propio tipo. Un árbol sólo puede producir algo de su propio género. Sólo tiene la capacidad de funcionar en base al código genético que esté en él.

Ahora, sea que es la palabra hebrea “género” que corresponda a nuestra palabra “gen”, nuestra palabra “especie”, nuestra palabra “familia”, nuestra palabra “fila” o lo que usted quiera usar – y me acuerdo de palabras de mi clase de la Universidad y no tengo ni idea cuál es su significado. Pero sea lo que fuere que esa palabra hebrea “min” significa, sea lo que corresponda en español, lo que hace es eliminar cualquier posibilidad de un proceso de evolución porque lo que la planta es y lo que el árbol es sólo puede reproducirse conforme a su género. Decir que todas las cosas vivas vienen de un ancestro en común es refutado por la frase que se repite 10 veces “según su género… según su género.”

Solía ilustrar esto con los alumnos de la Universidad hablándoles acerca de los aminoácidos. Esto se vuelve tan especial… usted está constituido por aminoácidos. Y su cuerpo, sin importar lo que usted le agregue, sólo reproducirá más de usted. De hecho, si usted pone demasiado en él, reproducirá más de lo que usted quiere ver. Pero los aminoácidos son llamados los bloques de construcción de la vida. Usted puede decidir que va a comer pollo frito el resto de su vida. De aquí en 20 años usted no va a ser un pollo. Ninguna combinación de aminoácidos de pollos y aminoácidos humanos producirá un pájaro. Todo lo que producirá es más de usted, sin importar lo que entre. Esto es “según su género”.

En el capítulo maravilloso de la resurrección en 1 Corintios 15, versículo 38, Dios da un cuerpo… retrocedamos un poco, versículos 36, 37: “Lo que tú siembras no se vivifica, si no muere antes. Y lo que siembras no es el cuerpo que ha de salir, sino el grano desnudo, ya sea de trigo o de otro grano; pero Dios le da el cuerpo como Él quiso y a cada semilla su propio cuerpo. No toda carne es la misma carne, sino que una carne es la de los hombres, otra carne la de las bestias, otra la de los peces y otra la de las aves.” Y Dios dice que hay diferencias. Hay diseños que van más allá que ningún organismo vivo pueda pasar.

El significado de semilla puede ser fácilmente entendido. Semilla es claramente la habilidad de reproducir una forma de vida en su propia semejanza. Dice Henry Morris, y cito: “Implantado en cada organismo creado había una semilla programada para capacitar la reproducción continua de ese mismo organismo. La interpretación moderna de las complejidades extremas de la molécula llamada ADN y del código genético contenido en ella ha reforzado la enseñanza bíblica de la estabilidad de los géneros. Cada tipo de organismo tiene su propia estructura única de ADN; y sólo puede especificar la reproducción de ese mismo género.

Hay una cantidad inmensa de potencial de variación dentro de cada género, facilitando la generación de individuos distintos e inclusive de muchas variedades dentro del género; pero no obstante, impidiendo la evolución de nuevos géneros. Es posible una gran cantidad de variación horizontal con facilidad pero no de cambios verticales.” Fin de la cita.

Mire a su alrededor, observe a la gente que lo rodea. Observe cuán diferentes son; y todos son personas. Los límites exactos de género pueden ser un poco más desafiantes. No sabemos exactamente lo que Génesis quiso decir; pero sabemos que se establecieron límites. Y entendemos eso. Los organismos debían mantenerse dentro de su propio género. Lo más importante que podemos decir es que las aves permanecen siendo aves; y los animales permanecen siendo animales; y los peces permanecen siendo peces; y los reptiles siguen siendo reptiles; y los insectos siguen siendo insectos. Y eso detiene en sí mismo todo el proceso de la evolución. Así es como Dios creó.

Ya hemos hablado de genética y cómo la genética garantiza que la evolución no puede ocurrir. Es absolutamente imposible. Michael Behe, a quien ya mencioné, que escribió La caja negra de Darwin, no es cristiano; pero está cuestionando literalmente todo acerca de la evolución. Él dedica dos capítulos de su libro para mostrar que entre más se aprende acerca de la complejidad asombrosa de la estructura celular, la teoría de la evolución química es más y más imposible. Él dice: “Esto es la pesadilla pre-biótica del químico.”

¿Qué tenemos? Regrese al texto. En Génesis 1:11-12 usted tiene el origen de toda la vida vegetal; y no sólo su origen sino que también su continuidad ordenada fijada por medio de ciertas semillas y géneros que perpetúan esa vida. Una planta nunca ha evolucionado a algo más elevado, solo en el canal de televisión de ciencia-ficción… no en la realidad. Y de hecho, si usted estudia las mutaciones y los cambios en la genética, son siempre negativos… siempre negativos. Siempre es descendente.

El estudio de las moscas de la fruta ha sido algo que los evolucionistas han convertido en el estudio de su vida ya que las moscas de la fruta tienen una vida muy corta; y entonces ellos pueden observar muchas generaciones. Y la teoría es que puede ver suficientes generaciones como para ver cambio, para ver el proceso evolutivo llevándose a cabo. El único problema es que toman estas moscas de la fruta y las bombardean con radiación. Y la radiación, la exposición al calor, los químicos y la radiación pueden crear mutaciones, eso lo sabemos. Eso es verdad, comprendemos eso aún en la química de la radiación utilizada con respecto al cáncer. Tiene la habilidad de matar células y cambiarlas.

Pero las mutaciones no crean nuevas estructuras. En el estudio de las moscas de la fruta, usted puede tener alas deformadas, más grandes, más pequeñas, dos pares de alas, pero no tiene un nuevo tipo de ala. Ni la mosca de la fruta se convierte en una abeja. Las mutaciones, por cierto, son muy raras. Y eso es afortunado porque son todas virtualmente dañinas. Todas empeoran. Y en la mayoría de los casos, las mutaciones nunca pueden siquiera sobrevivir. Eso es el motivo por el cual la evolución ha sido llamada “la ciencia libre de hechos.” Pensé que le gustaría escuchar esto.

Entonces, ¿qué estamos aprendiendo? Génesis 1:1 al 12 nos muestra que el agente inteligente es el Dios vivo; y en el tercer día de la Creación separó a la tierra del mar, haciendo que la vida de las plantas naciera de la tierra. Dos categorías, plantas con sus semillas en ellas, árboles que tienen sus semillas en el fruto que viene de ellos… Y por lo tanto, pueden reproducirse a sí mismos a lo largo del fin del tiempo, siempre y cuando exista una especie dada. Dios lo vio en el versículo 12; y vio que era bueno. Y después, Dios concluyó en el versículo 13: “Y fue la tarde y la mañana del día tercero.” Y hubo ereb y hubo boqer. Un día de 24 horas, eso es tan claro. Esos términos, tarde y mañana, son usados más de 100 veces en el Antiguo Testamento. Y siempre se refieren a un día de 24 horas. Dios lo hizo en el tercer día.

Permítanme concluir. Job 26, versículo 7, Dios es el objeto de esto, el tema de esto. “Él extiende el norte sobre vacío.”¡Qué declaración! Él extiende el norte sobre el vacío. “Cuelga la tierra sobre nada. Ata las aguas en sus nubes y las nubes no se rompen debajo de ellas. Él encubre la faz de Su trono, y sobre él extiende Su nube. Puso límite a la superficie de las aguas,” eso es el horizonte de la tierra, “hasta el fin de la luz y las tinieblas. Las columnas del cielo tiemblan, y se espantan a Su reprensión. Él agita al mar con Su poder, y con Su entendimiento hiere a Rahab. Su Espíritu adornó los cielos; Su mano creo la serpiente tortuosa. He aquí, estas cosas son sólo los bordes de Sus caminos; ¡y cuán leve es el susurro que hemos oído de Él! Pero el trueno de Su poder, ¿quién lo puede comprender?”

Cuando Dios… Él está hablando acerca de la lluvia… y cuando Dios irrumpe en la oscuridad con luz y lluvia y tormentas y relámpagos y furia y todo esto, sólo estamos oyendo un susurro leve, una indicación débil de Su inmenso relámpago incomprensible. Sólo estamos viendo los bordes de Sus caminos. ¡Qué Dios tenemos!

Padre, te damos gracias nuevamente por la Palabra que nos da luz en este área tan importante y vital de la Creación. Gracias por esta tremenda porción de las Escrituras. Permite que Te adoremos aún más por la grandeza de Tu poder; Tú, quien haces que las cosas existan, cuando antes no existían. Tú eres el Creador, Tú eres nuestro Señor y nuestro Salvador. Nuestro gran Redentor y nuestro Amigo, un amigo para los pecadores. ¡Qué gloriosa verdad es esta! Gracias… gracias. Amén.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org
DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la  política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

57/63 – ¿Jesús o Barrabás? | Marcos 15:1-15

Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo

Serie: Marcos

57/63 – ¿Jesús o Barrabás? | Marcos 15:1-15

Ps. Sugel Michelén

El pastor Michelén ha formado parte del Consejo de Ancianos de Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo en Santo Domingo, República Dominicana, durante más de 30 años.Tiene la responsabilidad de predicar la Palabra regularmente en el día del Señor.Tiene una Maestría en Estudios Teológicos y es autor de varios libros: Historia de las Iglesias Bautistas Reformadas de Colombia, Coautor junto al Pastor Julio Benítez; La Más Extraordinaria Historia Jamás Contada, Palabras al Cansado – Sermones de aliento y consuelo; Hacía una Educación Auténticamente Cristiana, El que Perseverare Hasta el Fin; y publica regularmente artículos en su blog “Todo Pensamiento Cautivo”https://www.todopensamientocautivo.com/

Él es instructor asociado en Universidad Wesleyana en Indiana (IWU), extensión en español; enseña Filosofía en el Colegio Cristiano Logos; y durante 10 años, ha sido profesor regular de la Asociación Internacional de Escuelas Cristianas (ACSI) para América Latina. El pastor Michelén, junto a su esposa Gloria tiene tres hijos y cuatro nietos.

Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo

44 – Las adicciones “El Alcoholismo y la Drogadicción – 2/2”

Entendiendo los Tiempos

Primera Temporada

44 – Las adicciones “El Alcoholismo y la Drogadicción – 2/2”

ENTENDIENDO LOS TIEMPOS

Surge en el 2013 como programa de radio bajo la cobertura de la emisora cristiana Radio Eternidad en la estación 990am. Las temáticas de nuestro programa son diversas y contemporáneas con las necesidades que se presentan  hoy en día en la sociedad. Todo tema es llevado a la luz de la Palabra de Dios que es la única mediadora entre los hombres y la única verdad que puede hacerle libre. Tratamos diferentes temas con el propósito de entender el presente bajo una cosmovisión bíblica y actuar en base a esta. Con nuestro productor Andrés Figueroa y el equipo de Gracia TV, quienes semanalmente transmiten este programa en un formato para Radio y TV.

http://www.entendiendolostiempos.org/

https://play.google.com/store/apps/details?id=net.nowyouseeme.radioeternidad&hl=es_EC

 https://apps.apple.com/us/app/radio-eternidad/id1053755428

 

¿Qué es el hombre?

Ministerios Ligonier

El Blog de Ligonier

¿Qué es el hombre?

Greg D. Gilbert

Nota del editor: Esta publicación es la tercera parte de la serie «El corazón del evangelio«, publicada por la Tabletalk Magazine.

Cada tarde, después del trabajo, me siento para pasar unos minutos poniéndome al día con las noticias diarias. Aunque son unos minutos de descanso para mi cuerpo y mente, tengo que admitir que no encuentro en esos momentos mucho descanso para mi corazón. Eso es porque lo que veo en los titulares me recuerda una realidad profundamente arraigada: algo está mal con nuestro mundo, e incluso con nosotros mismos como seres humanos. ¿Pero, qué es esto?

La gente ha dado diferentes respuestas a esa pregunta. Algunos dicen que los problemas son principalmente económicos, otros que son sociales, y otros que son psicológicos. Ciertamente, estas respuestas pueden darnos una idea de algunos de los síntomas de nuestra aflicción, pero la Biblia enseña que esta condición crítica es causada por algo mucho más profundo y significativo. En una palabra, el problema es el pecado: nuestra rebelión contra el Dios que nos creó.

El libro de Génesis relata cómo Dios creó el mundo por el poder de Su Palabra, y según Génesis 1:26-28, el acto de coronación de la obra de Dios fue la creación de seres humanos. Únicos entre todas las criaturas del universo, los seres humanos están hechos «a Su propia imagen». Ser creados a la imagen de Dios significa muchas cosas. Nosotros, los seres humanos, reflejamos el carácter y la naturaleza de Dios en nuestra racionalidad, nuestra creatividad e incluso nuestra capacidad de relacionarnos con Dios y con los demás. Pero la imagen de Dios no se refiere simplemente a lo que somos; también se refiere a lo que Dios nos creó para hacer.

Además de vivir en comunión con Dios, a Adán y Eva se les dio el trabajo de administrar y cuidar de Su creación como Sus vicegobernadores. Por lo tanto, Dios les dijo que debían «sojuzgar» la tierra y «tener dominio» sobre ella, no abusándola y tiranizándola, sino «cultivándola y cuidándola» (Gén 2:15). Al hacer esto, ellos comunicarán a toda la creación el amor, el poder y la bondad del Creador. Quizás más fundamentalmente, esto es lo que significa ser la imagen de Dios en el mundo: así como un antiguo rey del Cercano Oriente podría establecer una «imagen» de sí mismo en una montaña como un recordatorio a su pueblo de quién estaba en el trono, Adán representaba la autoridad de Dios para el mundo sobre el cual se le dio el dominio.

Sin embargo, la autoridad de Adán sobre la creación no era absoluta. Esta autoridad era delegada y circunscrita por Dios mismo. La gente a menudo se pregunta por qué Dios puso el Árbol del Conocimiento del Bien y el Mal en el jardín. La razón es que ese árbol les recordaba a Adán y Eva que su autoridad para gobernar y sojuzgar la tierra no era absoluta. Es por eso que al Adán y Eva comer la fruta fue un pecado tan trágico. Al comer la fruta, Adán y Eva estaban tratando de hacer precisamente lo que la serpiente les dijo falsamente que podían hacer: estaban tratando de «llegar a ser como Dios» (Gen 3:5). Estaban buscando más poder y autoridad de lo que Dios les había dado, y por lo tanto, apostaron al trono supremo.

Las consecuencias del pecado de Adán fueron catastróficas. Dios había prometido que si los humanos comían del árbol prohibido, seguramente morirían. Lo que Él quiso decir no fue solo muerte física, sino también, y más horriblemente, muerte espiritual. Este fue un castigo justo y correcto. No solo porque un Dios perfectamente santo y justo nunca podría tolerar tal maldad y pecado en Su presencia, sino también porque, al declarar su independencia de Dios, Adán y Eva se despegaron a sí mismos de la fuente de toda vida y bondad. Ellos merecían la ira de Dios por su rebelión contra Él, y la paga de su pecado era nada menos que la muerte, el juicio y el infierno eternos.

Peor aún, cuando Adán pecó, él lo hizo como representante de cada ser humano. Es por eso que Pablo les escribió a los Romanos: «por la transgresión de uno murieron los muchos» (Rom 5:15). Por lo tanto, con nuestro propio pecado, cada uno de nosotros ratifica una y otra vez el acto de rebelión de Adán contra Dios. Nosotros también anhelamos ser libres de la autoridad y el gobierno de Dios, y por eso nos entregamos a la búsqueda del placer y la alegría en las cosas creadas como meta suprema. En el proceso, declaramos que Dios no es digno de nuestra adoración, y así demostramos que somos dignos de la maldición de la muerte espiritual que Dios pronunció al principio.

Si la historia de la Biblia terminara allí, con seres humanos bajo la ira de Dios sin posibilidad de escape, viviríamos en una realidad sin esperanza. Pero alabado sea Dios que la historia no termina ahí. En lugar de dejarnos morir en nuestro pecado, Dios actúa para salvar. A través de la encarnación, la muerte y la resurrección de Su Hijo, Jesús, Él salva a Su pueblo de sus pecados y hace todo perfecto de una vez y por todas, finalmente y para siempre.

Publicado originalmente en la Tabletalk Magazine.

Greg D. Gilbert

Greg D. Gilbert

El Dr. Greg D. Gilbert es el pastor principal de la Third Avenue Baptist Church en Louisville, KY. Es autor de varios libros.

13/27 – Descanso en medio de la tormenta

Aviva Nuestros Corazones

Serie: Proverbios 31: La mujer contra-cultura

13/27 – Descanso en medio de la tormenta

https://www.avivanuestroscorazones.com/podcast/aviva-nuestros-corazones/descanso-en-medio-de-la-tormenta/

Carmen Espaillat: Hay algo hermoso acerca de las mujeres que honran a sus madres.

Mujer 1: Cada mañana y luego al acostarnos siempre orábamos a Dios, ahora entiendo que la oración era el medio para enfrentar los obstáculos que teníamos como familia y el acercarse a Dios como refugio era nuestra fortaleza.

Mujer 2: Fue en medio de sus rosas que me enseñó a apreciar lo maravilloso de la creación de Dios, a dar las gracias con una sonrisa, la compasión, a negarse a sí misma y amar sacrificialmente.

Mujer 3 : El testimonio de una mujer piadosa perdura más allá de su permanencia aquí en la tierra. Tengo el privilegio de ser la hija de una de ellas.

Mujer 4: Damos muchas gracias a Dios por ellas, su ejemplo ha sido un poderoso aliado que Dios ha usado para enseñarnos lo que es la centralidad del hogar y la familia según el diseño que ha dispuesto nuestro Señor.

Mujer 5: Tengo muy presente en mi memoria el despertarme temprano para ir la escuela y encontrarte teniendo tu tiempo de comunión con Él. ¡Gracias por ser un ejemplo de una mujer verdadera para todos nosotros!

Carmen: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss en la voz de Patricia de Saladín.

Si has estado con nosotros durante el último par de semanas, sabes que estamos en un estudio profundo de Proverbios 31. He sacado tantas enseñanzas de este capítulo que antes no sabía que estaban allí. Si no has podido escucharlo completo, no te preocupes. Puedes ponerte al día escuchando el audio en AvivaNuestrosCorazones.com. También encontrarás transcripciones allí y podrás compartir los enlaces con otras hermanas a las que quieras bendecir con este rico recurso.

Hoy dejaremos que nuestras oyentes nos comenten sobre los atributos que tienen sus madres; bueno, quizás necesites tener algún pañuelo a mano.

Llegaremos allí en unos minutos. Primero, aquí está Nancy para explicar cómo la mujer de Proverbios 31 obtiene su increíble fortaleza.

Nancy Leigh DeMoss: En la última sesión hablamos sobre cómo la mujer virtuosa, la mujer excelente de Proverbios 31, se ciñe fuerza y fortalece sus brazos. Su meta es complacer al Señor. Pero antes de movernos al versículo 18 quisiera ofrecer una idea adicional con relación a este tema.

En Isaías capítulo 30, versículo 15 nos dice que “En quietud y confianza está tu fortaleza”. Ahora, sabemos que Dios da fortaleza al cansado, por eso debemos pedirle que nos dé fuerzas y sabemos que el gozo del Señor es nuestra fortaleza, que tener un corazón puro y una conciencia limpia también nos da fuerzas, y ahora vemos en ese versículo de Isaías capítulo 30 que en quietud y reposo, encontramos fuerzas.

Esas dos cualidades, quietud y reposo, son cosas que no vienen naturalmente para la mayoría de nosotras. No vienen de manera natural probablemente a ninguna de nosotras. Vivimos en un mundo de ruido, un mundo de caos, ocupado, frenético, desesperado y es muy difícil encontrar quietud.

Y déjenme decirles que la quietud no depende tanto del ambiente que te rodea, es más bien un asunto interno, un asunto de mi espíritu. Puedes tener un espíritu calmado delante Dios, o un espíritu que descansa en Dios, aunque tengas ocho hijos en tu casa, o aunque estés trabajando en un ambiente que es ruidoso y secular.

Pero sí creo que es importante, siempre que sea posible, encontrar maneras y momentos de lograr un ambiente calmado para ayudarnos a desarrollar un corazón tranquilo. Para algunos de nosotras, nuestro mundo es ruidoso y escandaloso y no tenemos otra opción, pero algunas de nosotras tomamos decisiones que hacen que nuestro mundo sea escandaloso y ruidoso.

Yo diría —y es un poco extraño para mí decir esto en un programa de radio— que muchas debemos desarrollar hábitos diferentes en lo que respecta a la radio, a la televisión, a los medios de comunicación, a las computadoras, al entretenimiento –cosas que hacen ruido en nuestras vidas, cosas que nos mantienen agotadas.

Algunas tenemos el hábito de siempre tener un aparato electrónico encendido. Así nos montamos en el carro, y encendemos la radio. Entramos a la casa, y encendemos el televisor o los televisores, o la computadora o cualquier otro que aparato que tengamos.

Y diría que si siempre tienes algunas de estas cosas encendidas en tu vida, te resultará difícil tener un corazón calmado. Puede que sea tu esposo quien encienda estos equipos, y no puedes controlar su vida en estas áreas. Pero sí puedes controlar tus decisiones en esas áreas.

Y con todo lo agradecida que estoy por el ministerio de la radio cristiana, y quiero que escuchen a Aviva Nuestros Corazones y otros ministerios de enseñanza que pueden edificar sus vidas, hay momentos cuando solo necesitas tomar la decisión “No voy a llenar el espacio vacío de mi vida con este ruido. Voy a disciplinarme para buscar quietud”.

Y eso no significa que hagas que tus hijos salgan de la casa. Hay algunos ruidos en tu vida que son un buen ruido, que es ruido apropiado y correcto, y es importante como madre y esposa que no te vuelvas resentida con esos hijos o con ese esposo que hacen ruido en tu vida. Tenemos algunas viudas aquí que se sentirían más que contentas de tener de nuevo ese ruido, pero hay tiempos en que sí debes tomar la decisión cuando es importante conseguir ese tiempo de quietud.

Y esa es una de las ventajas de levantarse temprano. En la mayoría de las situaciones, es una forma de conseguir un ambiente tranquilo y un corazón calmado antes de entrar a este mundo de ruido. Para ti, quizás el momento de quietud te resulte tarde en la noche. Y entonces, en quietud y en reposo, está tu fortaleza. Disciplina tu vida para la quietud y luego firmemente confía en Dios.

una de las cosas que roba y merma nuestras fuerzas para servir al Señor es que nos preocupamos de tantas cosas. Estamos ansiosas con tantas cosas, y necesitamos aprender a confiar que Dios está en control , Él no ha dejado Su Trono, y no me necesita para arreglar todo el universo, ni siquiera una pequeña parte de éste.

Sé que hay situaciones en tu vida, al igual que en la mía, que escapan de nuestro control. Así que deja de tratar de controlar y confía que Él tiene todo el mundo en Sus manos. Confía que Él hará lo que es bueno y lo que es correcto y confía en que Él es el gobernador del universo. Y en esa quietud y en esa confianza, encontrarás tus fuerzas.

Pero ahora, en el tiempo que nos resta, quiero hacer algunos comentarios sobre el versículo 18, que se conectan con los versículos que ya hemos estudiado de Proverbios 31, pero no quiero saltar este versículo antes de movernos a la próxima sesión en nuestro tiempo juntas.

En el versículo 18, esta excelente mujer virtuosa “percibe que su mercancía es buena”; en la Biblia de las Américas vemos que ella “nota que su ganancia es buena”. Ella ve que la obra de sus manos, aquello en que ha invertido su tiempo y esfuerzo, ella ve que esta labor ha producido buen fruto.

Y ella está consciente de la calidad. Y quiere asegurarse que el trabajo que está haciendo es un buen trabajo, así que no va a través de la vida -como una esposa, madre o mujer, ama de casa, en cualquier etapa de su vida- ella no hace las cosas de manera descuidada ni caprichosamente. La calidad importa, y ella tiene la capacidad de mirar hacia atrás y ver que el trabajo de sus manos ha sido bueno.

Y, ahora esta última frase —algunas viven basadas en este versículo y a otras no les gusta para nada— “no se apaga de noche su lámpara”; hay personas que son nocturnas. Otras, terminan a las nueve como una luz en la noche, pero creo que el énfasis aquí no está en la hora en que ella va a acostarse. El énfasis está, en un versículo anterior, donde vemos que ella se levanta de madrugada, se trata de que esta es una mujer diligente y hace lo que sea necesario, a cualquier hora que sea necesario, para ministrar a las necesidades de su familia.

Ella se levanta temprano si se necesita; se acuesta tarde, si es necesario, y en sus horas despierta, está ocupada en lo que es de provecho. No vemos la imagen de una mujer que pasa las noches viendo televisión, o una mujer que duerme hasta las once de la mañana cuando hay trabajo que hacer para su familia.

Y no les estoy diciendo a qué hora levantarse, porque la Palabra no nos dice nada al respecto. Pero sí nos dice que como mujeres, debemos ser laboriosas, y usar las horas, los momentos que el Señor nos da de formas que sean agradables a Él.

¿Implica eso que no me detenga y pase tiempo de diversión con mis hijos? Sí, absolutamente debes parar y divertirte con tus hijos. Cuando llega el momento de hacerlo, eso es algo santo, eso es ser virtuosa, eso es ser excelente. Pero sí significa que no malgastemos el tiempo, los momentos que Dios nos da, sino que los usemos con propósito y de forma intencional, para buscar la Gloria de Dios.

Carmen:  Una perspectiva balanceada del tiempo” por Nancy Leigh DeMoss. Estamos a punto de escuchar algunas historias conmovedoras acerca de madres que hicieron buen uso de su tiempo. Estas historias le harán detenerse y considerar: cuando termines tu vida, mirarás atrás y te preguntarás “¿En verdad invertí mi tiempo sabiamente? ¿Lo invertí en mi hogar“? Las elecciones que hagas hoy influirán en la manera en que responderás esta pregunta.

La mayoría de nosotras pasamos el tiempo disponible, corriendo de una demanda para otra, por lo que se hace difícil detenernos a pensar si estamos usando el tiempo efectivamente. ¿Pasarías algún tiempo cada día aprendiendo lo que significa construir un hogar piadoso? Lee algunas páginas de un libro escrito por Nancy Leigh DeMoss y otras mujeres llenas de sabiduría, como Bunny Wilson y Susan Hunt. Se titula “Atrévete a ser una mujer conforme al plan de Dios” Te diremos como obtenerlo cuando visites AvivaNuestrosCorazones.com.

Durante las últimas semanas en la serie llamada La mujer contra-cultura, hemos aprendido mucho sobre lo que significa ser una mujer de honra. Es tiempo de pausar y dejar que algunas oyentes nos hablen acerca de sus madres.

Hemos pedido a varias mujeres que nos envíen audios contándonos cómo sus madres invirtieron en ellas, creo que van a disfrutar escuchar estos conmovedores tributos.

Mujer 1: Cuando pienso en mi madre lo primero que me viene a la mente es una ejemplo de entrega y perseverancia. En la providencia de Dios mi madre tuvo que hacerse cargo sola de mis tres hermanos y yo luego del divorcio, mientras pasó el tiempo, las memorias que siempre han permanecido es el reflejo de una mujer comprometida con Cristo y con todo el deseo de criarnos teniendo como fundamento la Palabra de Dios.

Desde muy pequeña mi madre me enseñó a cocinar a bordar a limpiar la casa, a organizar, y sacar siempre un momento del día para leer la Biblia. En el momento, aunque era divertido, no me gustaba hacer tantas cosas. Con el transcurrir de los años estas enseñanzas han sido un reflejo de una mujer que ama su hogar y que su identidad primaria no es casada o divorciada sino Cristo.

Criar cuatro hijos sola era un reto, pero cada mañana y luego al acostarnos, siempre orábamos a Dios. Hoy entiendo que la oración era el medio para enfrentar los obstáculos que teníamos como familia y que el acercarse a Dios como refugio era nuestra fortaleza.

Alabo a Dios por su perseverancia, pues el que hoy yo pueda proclamar a Cristo como mi Salvador y amar el hermoso diseño de la feminidad bíblica, es el resultado de una madre que se propuso entregar su vida al Señor y que de la mano con su Esposo celestial nos muestra la plenitud y el gozo que existe en Cristo. Y sobre todo , que solo Cristo es suficiente, algo que anhelo traspasar a mis hijos algún día.

Mujer 2: Mi nombre es Sandra, soy la menor de cuatro hermanos y hoy tengo la maravillosa oportunidad de darles a conocer un poco de quién fue mi mamá. De pisada muy ligera pero de huellas muy firmes, así podrías definir un poco quién fue mi mamá. Siendo muy delgada sus pasos y movimientos eran suaves y ligeros, pero las huellas que dejó en mí fueron impresas en mi corazón como si hubieran sido hechas con el propósito de hacerlas indelebles. Sé que no hacemos nada para merecer algo bueno en nuestras vidas, y que todo viene como un regalo de la mano de Dios y es la única forma en que entiendo en que Él me haya dado el gran privilegio de ser su hija y de haberla tenido en mi vida desde los momentos más simples hasta los más significativos.

Mi mamá se dedicó completamente a nosotros, somos cuatro hermanos y yo soy la menor. Permaneció en el hogar siempre. Puedo decir que al igual de la mujer de Proverbios 31, fue extremadamente laboriosa con sus manos. Recuerdo el olor de las mermeladas hechas en casa o los diferentes colores de los condimentos que procesaba y envasaba. Algunas personas iban a mi casa solo para comprar estos condimentos naturales. Pero si alguien no los podía pagar daba igual, de todas formas mi mamá se lo daba.

Conservo piezas de ropa hechas a mano por ella, mis hermanos mayores vivían fuera y ella y yo tejíamos las piezas de lana que necesitarían para el invierno. No estudió medicina, sin embargo desarrolló algunas habilidades como poner inyecciones o prepara brebajes medicinales que hacía que las personas de una forma u otra llegaran a mi casa en busca de algún alivio.

Y luego su jardín, su preciado jardín. Eran sus momentos de mayor deleite. Podaba, abonaba, trasplantaba, en fin todo lo que podía hacer para embellecer y mejorar su jardín. Fue en medio de sus rosas que me enseñó a apreciar lo maravilloso de la creación de Dios, a dar las gracias con una sonrisa, la compasión. A negarse a sí mismo y a amar sacrificialmente, todo esto sin que recuerde una instrucción verbal específica al respecto. Fue su ejemplo práctico lo que siempre habló en voz alta, amé profundamente a mi mamá y haber conocido al Señor fue lo único que me hizo entender que cuando ella muriera yo estaría bien.

Conoció al Señor en edad avanzada, no alcanzó a entender grandes doctrinas pero sí lo más importante, que ella era pecadora, que Cristo había muerto por ella y que ahora podría confiar en Él plenamente. El himno que se titula, “Todas las promesas del Señor Jesús” fue su lema hasta el final de su vida. Después de su muerte encontré entre todas sus cosas, todas las tarjetas, notas y fotos que a o largo de toda la vida había recibido de sus hijos, y digo a lo largo de la vida, porque encontré tarjetas de cumpleaños escritas por mí cuando apenas tenía siete años.

Y fue muy bueno ver en ellas que Dios me dio la oportunidad a través de los años de decirle a mi mamá todo lo que ella significaba para mí, pero sobre todo lo mucho que hablábamos del Evangelio y de su única fuente de descanso en medio de sus aflicciones. Alabo a Dios por habérmela dado los años que estuvo conmigo, espero anhelante el día en que la volveré a ver.

Cuando ella murió escribí algo titulado, “Hay trabajo en el Cielo”, basado en el texto de Juan 5:17 cuando el Señor Jesús dijo : “Mi padre hasta trabaja y yo trabajo”. Porque la imaginé ocupada en el más hermoso trabajo, el de adorar y abalar a Dios y tal vez en medio de algún rosal adornando ahora para su Señor, a Él sea la gloria por la vida de mi mamá.

El testimonio de una mujer piados perdura más allá de su permanencia aquí en la tierra, tengo el privilegio de ser la hija de una de ellas, mi madre Julia viuda González, es un ejemplo tan fiel que aún al día de hoy me encuentro recordando su vida para tomarla como ejemplo y asegurarme una senda cimentada en Dios y en Su Palabra. Fue una mujer sumamente fiel, nunca la escuché quejarse de su iglesia ni de sus pastores, siempre tenía una nota positiva y de aliento en cualquier situación, tenía el compromiso consigo misma de predicar la Palabra a todo el que visitara su casa no importa cuál fuera el motivo de la visita. Amaba la Palabra de Dios y se exponía a ella constantemente, las cualidades que más la identificaban era su dulzura, su ternura, y su disponibilidad.

No recuerdo una sola ocasión que yo la necesitara que ella no estuviera dispuesta a ayudarme sin importar cuál fuera la situación ni el tiempo que le tomara, puedo decir sin lugar a dudas que su ejemplo de amor y de fe y de confianza en su Dios, han sido de gran ayuda para moldearme como cristiana y también tomar su ejemplo en su trato con sus yernos y con sus nietos, me estimula y me orienta en la etapa como suegra y como abuela.

Mujer 3: ¡Hola! Soy Laura, y hablo como representante de mis hermanos al dar testimonio del ejemplo que ha sido nuestra madre. Aun antes de entregarle su vida al Señor, el adorno que la caracterizaba era la dedicación y la entrega hacia nuestra familia. Dios la capacitó desde temprano para tener una gran disposición hacia el sacrificio, no solo en beneficio de nosotros sus hijos sino también hacia sus padres y hermanos.

Ahora como una hija de Dios, estos atributos anteriores brillan con el propósito de agradar a nuestro Señor en este momento, sirviendo al pueblo de Dios y a su familia. Ahora son abundantes sus oraciones ante los necesitados en la iglesia, teniendo siempre palabras de aliento y sostén en momentos de tribulación para todas las personas que se encuentran con ella. Damos muchas gracias a Dios por ella, su ejemplo ha sido un poderoso aliado que Dios ha usado para enseñarnos lo que es la centralidad del hogar y la familia según el diseño que ha dispuesto nuestro Señor.

¡Gracias mami Mina por ser esa anciana que como dice Tito 2:4-5 nos enseñas a amar a nuestros maridos y nuestros hijos siendo cuidadosas de nuestras casas, te amamos mucho!

Mujer 4: Este es el testimonio acerca de mi madre Marcia Hernández. Cuando mis padres recibieron la alegría de presentarse delante de su Señor a gozar de Él por la eternidad. Estaba una mañana organizando los libros que dejaron. Allí encontré una de las Biblias de estudio de mi papá y al abrirla se deslizó una página suelta escrita con la letra de mi mamá, no puedo describir con palabras lo que sentí al leerla, era una oración escrita a su Dios donde ella derramaba su corazón delante de Él, pidiéndole que por Su gran misericordia perdonara sus pecados y escuchara su oración, que viniera pronto a reinar para así con Él estar eternamente y que le diera las fuerzas para andar en sus caminos.

Le pedía entendimiento para guardar su ley en su corazón y que la ayudara a buscar Su rostro continuamente. Así seguí leyendo con lágrimas en los ojos pero a la vez con un inmenso gozo al ver el legado de fe que ella me dejaba. Fue un privilegio para mí ser su hija y ciertamente puedo entender hoy con más claridad el impacto que una madre puede tener en la vida de sus hijos. Puedo ver como todo lo que soy y todo lo que hago está impregnado por su sello. Creo firmemente que los conocimientos y las experiencias que obtuve a través de sus enseñanzas han impactado más profundamente mi vida que todos los conocimientos que obtuve en la universidad o en el mundo exterior.

De ella aprendí cómo ser esposa, cómo ser madre, cómo cuidar mi hogar, cómo los detalles son importantes, me enseñó a crear memorias con mi familia, la importancia de compartir momentos que ella hacía especiales a veces sin ningún motivo.

Mi mamá tenía una corazón para su Dios, deseoso de amarle y servirle cada día y hacer siempre su voluntad. Tengo la certeza de que ese era su secreto para aun a pesar de sus muchos quebrantos de salud estaba siempre continuamente gozosa. Era una mujer virtuosa, me enseñó la importancia de mantener un hogar en orden, hasta el final de sus días en esta tierra la veía decorando cada rincón de su casa, cortando las flores de su jardín que con tanto esfuerzo cultivaba, bordando los mantelitos para la bandeja del café… En fin, la lista sería interminable. La adornaban tantas virtudes que hoy y siempre serán para mí un especial tesoro y serán mi ejemplo a seguir. Es mi oración a mi padre celestial que me de la sabiduría y las fuerzas para poder modelar y traspasar a mis hijos cada una de esas virtudes para lo gloria y honra de Su santo Nombre.

Mujer 5: Mi nombre es Rosalía, estoy muy agradecida del Señor por mi mamá, no creo tener palabras suficientes para expresar todo lo que ella ha sido y es para mí y alabo al Señor por la obra de gracia que ha hecho en su vida. Gracias mami por ser un ejemplo para mí de amor al Señor, tengo muy presente en mi memoria despertarme temprano para ir a la escuela y encontrarte teniendo tu tiempo de comunión con Él.

Gracias por ser un ejemplo de una mujer verdadera para todos nosotros. Por darle prioridad a tu matrimonio con papi y ser un ejemplo de sumisión a él. Gracias por perseverar en oración y disciplina en los años en que mi corazón fue rebelde. Gracias por poner a un lado tu propia agenda y comodidad para servirnos, fueron muchos los días de las pequeñas cosas que Dios usó para que fueras mi maestra en cómo ser una mujer cristiana, esposa y madre. Gracias por animarme a ser y hacer las cosas con excelencia para el Señor.

Le doy gracias a Dios porque en ti me ha dado una mejor amiga, gracias por tus sabios consejos, puedo decir que muchas mujeres hicieron el bien mas tu sobrepasas a todas. Engañosa es la gracia y vana la hermosura, la mujer que teme al Señor, esa será alabada. ¡Te amo!

Carmen: He sido muy conmovida por la simple obediencia que nuestras oyentes han mostrado hoy. La Escritura nos dice que debemos honrar a padre y madre, pero en la medida en que estas madres han sido honradas, hemos visto lo increíblemente poderoso que este tipo de tributo puede ser. Espero que te tomes unos minutos para honrar a tu madre.

Claro está, también es un honor honrar a los padres, pero nos estamos enfocando en las madres debido a la serie que Nancy Leigh DeMoss está enseñando llamada La mujer contra-cultura. Es una mirada profunda a Proverbios 31, y si te has perdido algo de este útil material, puedes escucharlo en AvivaNuestrosCorazones.com.

¿Verdad que hubiese sido una pena haberse perdido el programa de hoy y las historias que hemos escuchado? Asegúrate de no perderte de nada de lo que ocurre en Aviva Nuestros Corazones.

Si una mujer pasa todo el tiempo de voluntaria en un refugio para desamparados, ¿está haciendo una gran labor; verdad? Bueno, quizás no. Todo depende qué esté pasando dentro de su casa. Escucharemos sobre buenas obras y prioridades, esto será mañana en Aviva Nuestros Corazones. Ahora cerremos con un tiempo de oración con Nancy.

Nancy: Señor, ayúdanos a aprender a usar nuestros días como debe ser y a vivirlos de una manera que podamos mirar atrás al final de nuestros días y ver que nuestro trabajo ha sido bueno. Que Tú, por Tu gracia, nos has permitido producir algo que sea de buena calidad y que hayamos usado nuestros días y todos nuestros momentos para agradarte. Señor, muéstranos el momento en que quieres que nos levantemos por las mañanas y cuándo debemos ir a dormir en las noches y cómo quieres que usemos cada momento entre ambos, para Tu gloria. Oro en el Nombre de Jesús, Amén.

Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss es un ministerio de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras fueron tomadas de la Biblia de las Américas a menos que se cite otra fuente.

Tomado de: Aviva Nuestros Corazones

Todos los Derechos Reservados

Disponible sobre el Internet en: http://www.avivanuestroscorazones.com