Los privilegios de estar sin crisis

Iglesia Ozama

Los privilegios de estar sin crisis

Otto Sánchez

Rolando Otoniel (Otto) Sánchez Pérez, nació el 24 de febrero del año 1966 en la ciudad de Santo Domingo.

Viene de un hogar cristiano y conoció la gracia de Jesucristo en su adolescencia.

Es pastor de la Iglesia Bautista Ozama desde el año 1992. Sus primeros estudios universitarios fueron en el área de Publicidad. Realizó estudios  ministeriales en el Seminario Teológico Bautista Dominicano.

Tiene una Maestría en Teología del Southern Baptist School for Theological Studies.

El pastor Otto está dirigiendo el STBD (Seminario Teológico Bautista Dominicano) desde enero del 2008. Está casado con Susana Almanzar y tienen dos niñas, Elizabeth Marie y Alicia.

http://www.ibozama.org

47/62 – Idolatría: ayer y hoy

Iglesia Bautista Internacional

Serie: Hasta los confines de la tierra

47/62 – Idolatría: ayer y hoy

Miguel Núñez

Miguel Núñez

​Miguel Núñez es miembro del concilio de Coalición por el Evangelio. Es el pastor de predicación y visión de la Iglesia Bautista Internacional, y presidente de Ministerios Integridad y Sabiduría. El Dr. Núñez y su ministerio es responsable de las conferencias Por Su Causa, que procuran atraer a los latinoamericanos a las verdades del cristianismo histórico. Puede encontrarlo en Twitter.

Una producción de Ministerios Integridad & Sabiduría

Queda prohibida la reproducción total o parcial de este recurso, por cualquier medio o procedimiento, sin para ello contar con nuestra autorización previa, expresa y por escrito. Toda forma de utilización no autorizada será perseguida con lo establecido en las leyes internacionales de Derecho de Autor. Derechos Reservados.

El valor de la sangre de Jesús

Domingo 15 Marzo

Fuisteis rescatados… no con… oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación.

1 Pedro 1:18-19

El valor de la sangre de Jesús

Un joven judío estaba atormentado porque no podía seguir ofreciendo los sacrificios de animales ordenados en la ley de Moisés. ¿Qué sucedería con sus pecados sin la sangre de animales sacrificados para apaciguar la ira de Dios? Esta pregunta esencial lo preocupó durante varios años.

Una noche, recorriendo las calles de la ciudad, vio el anuncio de una reunión para judíos. Por curiosidad entró y se sentó. Justo en ese momento el predicador decía: “La sangre de Jesucristo nos limpia de todo pecado”.

El joven escuchó atentamente. Jesús era presentado como “el Cordero de Dios” que vino a la tierra con el fin de derramar su sangre para el perdón de los pecados. Esa noche el joven comprendió: «Finalmente encontré la sangre que expía mis pecados y permite a Dios perdonarme». Por la fe en el Señor Jesús, tuvo la certeza de ser perdonado y estar en paz con Dios.

Más tarde, leyendo el Nuevo Testamento, el joven comprendió que la sangre de los sacrificios de animales ordenados por la ley de Moisés no podía quitar un solo pecado. Esas ofrendas solo anunciaban el sacrificio único y perfecto que Dios mismo dio por amor a nosotros: Jesucristo. La sangre de Jesús es la única que puede purificarnos efectivamente de nuestros pecados. Todo aquel que cree en el Hijo de Dios y en la eficacia de su sangre, recibe de Dios la certidumbre de ser librado del juicio que merecían sus pecados. “Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús… por medio de la fe en su sangre” (Romanos 3:24-25).

Éxodo 27 – Hechos 19:23-41 – Salmo 33:10-15 – Proverbios 11:19-20

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch