La carta que no fue leída

Jueves 26 Marzo

Juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente… y volviendo en sí, dijo… Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti.

Lucas 15:1317-18

La carta que no fue leída

Un joven holandés había dejado la casa paterna para llevar una vida libertina, semejante a la del hijo rebelde que encontramos en el capítulo 15 del evangelio según Lucas. Finalmente se unió a un regimiento en Indonesia. Desde allí escribió a su padre pidiéndole que le enviase dinero lo más pronto posible. Varios meses más tarde recibió la respuesta. Como el sobre no contenía ni billete ni cheque, lo lanzó al fondo de su mochila sin leer la carta.

Tres meses más tarde se encontraba gravemente enfermo. Entonces quiso volver a casa y, avergonzado, pensaba en la carta de su padre que no había querido leer. Pidió a un enfermero que buscara la carta y se la trajera. El mensaje era el siguiente: «Di instrucciones al capitán P., en el caso de que quieras dejar el ejército, para que te traiga a casa en su navío. Escríbele antes del 1 de mayo».

Por la frente del enfermo bajaron gotas de sudor: ¡ya era demasiado tarde!… era finales de junio.

Son muchos los que no escuchan el mensaje de amor que Dios les envía, que incluso no se toman la molestia de leer su Palabra, la Biblia, un mensaje urgente que no se debe dejar de lado.

Estos son algunos extractos de ese mensaje: “De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16). “Os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios”. “He aquí ahora el día de salvación” (2 Corintios 5:206:2).

Éxodo 38 – Hechos 26:19-32 – Salmo 37:1-7 – Proverbios 12:9-10

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch