5/12 – El cómo, por qué y cuándo de la Creación, 2ª Parte

Gracia a Vosotros

Serie:  La batalla por el comienzo

5/12 – El cómo, por qué y cuándo de la Creación, 2ª Parte

John MacArthur

https://cdn.gty.org/gracia/sermons/High/90-212.mp3?x-source=website&x-type=download

Como ustedes saben, en las últimas semanas hemos estado estudiando una serie acerca del tema de los orígenes. Obviamente, esto ha hecho que mi mente esté más alerta a nuestra sociedad y quizás más sensible de lo que ha estado en el pasado. Y creo que es apropiado decir que la mentira de que el universo, tal como lo conocemos al día de hoy, ha evolucionado es la mentira más viciada, más compleja y de mayor sofisticación académica que existe. Realmente, ha cautivado al mundo entero. Y es creída por la gran mayoría de la humanidad, al menos en el mundo occidental. Y a pesar de que es imposible e irracional, de todas maneras, es reiterada con gran ímpetu y con gran esfuerzo académico.

La teoría moderna de la evolución ha demandado y recibido aceptación casi universal en el mundo. La teoría de que nadie creó al universo tal como es sino que llegó existir por azar y que progresa partir de cambios constantes, mutaciones y transiciones de manera ascendente hacia niveles más elevados de vida desde la simplicidad a la complejidad, siendo esto realizado de manera total por un proceso al azar, en esencia hace a un lado al pensamiento humano.

Y supongo que esperamos que esas personas – que rechazan a Dios y aquellas personas que rechazan la Biblia, aquellas personas que no aman al señor Jesucristo, que no Le conocen, que aman el pecado, personas que no quieren un juez moral o una ley moral – esperamos que ese tipo de gente esté satisfecha con una explicación tan conveniente acerca del modo en que las cosas son. Y supongo que esa es la razón por la que es tan sorprendente que la mentira de la evolución haya dominado también a la comunidad cristiana evangélica. Los teólogos, los exegetas y los comentaristas de la Biblia han considerado que es necesario tomar la explicación simple de la Creación en Génesis capítulo 1 y básicamente negarla.

Esta tarde estaba leyendo un comentario conocido, respetable del libro de Génesis el cual presenta precisamente la posición del autor que dice que esto realmente no significa lo que expresa. Dios realmente no quiso decir que hizo esto en seis días, Él obviamente quiso decir algo más debido que la ciencia nos ha dicho que esto no pudo ser del modo que es.

Francamente, no es fácil imponer la evolución en Génesis 1. Es una tarea muy difícil para cualquier comentarista o cualquier exegeta porque no hay absolutamente nada en esa sección de la Escritura – o realmente en ningún otro lugar de la Biblia – que dé lugar a una interpretación tan absurda como la evolución. No hay absolutamente nada en el texto de Génesis 1:1 al 2:3 – en donde usted tiene el relato de la Creación – que en forma alguna describa algo que sea evolutivo. Como consecuencia, para imponer la idea de la evolución en Génesis 1, estas personas tienen que negar el relato simple, directo, inequívoco, claro, histórico de la Creación. Y tienen que reclasificar ese relato de la Creación como alegoría, o como mito, o como leyenda, o un estilo poético no literal.

Ellos hacen eso; ellos adaptan la Biblia a la evolución impía, irracional, imposible. Y lo digo nuevamente, no hay nada en el texto para hacer que alguien concluya que esta es una alegoría. No hay nada en el texto que de alguna manera sea poético en el idioma hebreo. No hay nada que pueda verse como mito o leyenda. Y entonces, ellos inventan estas cosas para imponer la evolución impía en las Escrituras.

Y usted preguntará por qué lo hacen. ¿Por qué las personas que dicen ser cristianas hacen eso? Hay varios motivos. Número uno, para ser aceptados en círculos académicos. Si usted quiere mantener su trabajo o su posición y está en un contexto universitario o en un contexto académico, es importante que usted no sea un creacionista. Segundo, la gente lo hace porque es ignorante de la verdadera ciencia. Ellos realmente no comprenden la ciencia y a dónde la ciencia puede y no puede ir. Y han sido básicamente engañados por la ciencia, llamada así de manera falsa.

Y en tercer lugar, pienso que ellos pueden estar motivados por lo mismo que Darwin lo estuvo; y eso es la ilusión de la apariencia. Darwin desarrolló todo este sistema de observación ilusoria que no tenía nada que ver con el ADN, nada que ver con genética, nada que ver con lo que realmente estaba pasando.

Entonces, por esas razones, siendo intimidados por la comunidad académica, siendo intimidados por la ciencia falsa y siendo, en cierto modo, intimidados por las sesiones de observación que han sido transmitidas, ellos acceden y adoptan la idea de la evolución, la cual está formada a partir del concepto de la uniformidad. Eso es lo que llamamos un concepto uniformitarianista. Lo cual es que todo continúa siempre de la misma manera en este largo proceso de múltiples billones de años, que todo está progresando al mismo paso. Ellos ven uniformidad. Ellos observan que las cosas van siempre al mismo paso e infieren a partir de eso que siempre han ido a ese ritmo; y por lo tanto deben haber comenzado con algo muy simple y haber avanzado al mismo paso, la misma velocidad, hasta el punto que llegamos hoy. Ellos suponen que ese proceso debe haber tomado 20 billones de años.

No obstante, la Biblia no permite algo así, una ilusión así. En 2 Pedro capítulo 3 nos dice que vendrán los burladores y dirán esto: “Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la Creación.” Y esto burladores, que en esencia están negando la segunda Venida, dicen que nada cambia. Que todo sigue exactamente de la misma forma uniforme. Nada cambia. Obviamente afirman la creación, pero dicen que desde la creación nada ha violado un proceso uniformista.

Bueno, el versículo 5 dice: “Estos ignoran voluntariamente que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos y también la tierra que proviene del agua y por el agua subsiste.” Y aquí se está refiriendo a la Creación, a través de la cual dice: “Por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua. Pero los cielos y la tierra que existen ahora están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio de la perdición de los hombres impíos.”

Él dice que las personas que dicen que todo ha continuado siendo tal como lo fue desde el principio se han olvidado que hubo un tiempo en el que los cielos existieron, hace mucho tiempo atrás, y la tierra fue formada a partir del agua y por agua; y otro tiempo en el cual fue destruida siendo inundada. En otras palabras, Pedro está señalando el hecho de que no todo ha continuado a lo largo de un proceso uniformista desde el principio sino que más bien han habido dos acontecimientos cataclísmicos… uno, la creación; y el otro el diluvio universal global. Han habido alteraciones colosales en la tierra tal como la conocemos. La Creación en sí misma fue cataclísmica. Originalmente, los cielos existieron hace mucho tiempo atrás; y la tierra fue formada a partir del agua y por agua… Y comentaremos más acerca de eso cuando regresemos a Génesis. Y hubo un tiempo en el cual el globo entero fue destruido siendo inundado con agua, lo cual tuvo un impacto cataclísmico inmenso en la superficie de la tierra.

Esta tierra no ha existido en un tipo de existencia uniformista, sino que más bien dos cataclismos inmensos han afectado su condición actual; uno siendo la Creación misma y el otro siendo el Diluvio. Los uniformistas dicen que los estratos en las rocas, los sedimentos en los estratos, los fósiles y el compañero químico de la fecha geológica basado en la uniformidad demanda una tierra que tiene billones de años de edad. Durante los principios del siglo XIX, la hipótesis central del uniformismo era que el presente es la clave del pasado. Eso es que todo siempre ha sido en el pasado tal como lo es en el presente. Y esto fue popularizado por James Hudson y Charles Lyell, quienes a su vez influenciaron a Darwin.

El uniformismo es la creencia de que el origen y el desarrollo de todas las cosas pueden ser explicados exclusivamente en términos de las mismas leyes naturales y los mismos procesos que se ven operar en la actualidad. El uniformismo ha sido la columna vertebral de la geología histórica moderna y es responsable de la ampliamente aceptada suposición de que la tierra tiene billones de años de edad. Los uniformistas insisten en que todas las características y formaciones geológicas que una vez fueron atribuidas a cataclismos geológicos pueden ser ahora explicadas de manera satisfactoria mediante procesos ordinarios que operan a lo largo de períodos de tiempo inmensamente largos. Eso es en esencia su perspectiva. Scott Huse nos dio esa definición al escribir El colapso de la evolución.

Los creacionistas, sin embargo, han defendido y rechazado eso diciendo que las evidencias geológicas no apoyan la uniformidad sino el cataclismo y, en particular, la superficie de la tierra demuestra un cataclismo universal hidráulico masivo. Esto significa un cataclismo relacionado con el agua. Y en la Creación hubo una tierra que fue literalmente cubierta por el agua; que fue prácticamente reformada de manera cataclísmica en el tiempo del Diluvio y hubo un diluvio que cubrió la tierra, que tuvo un gran efecto en su formación. Dos teólogos y científicos muy importantes, Henry Morris y John Whitcomb presentaron evidencias a partir de procesos naturales conocidos que incluyen el acarreo hidrodinámico de agua de diluvio para demostrar la necesidad de un diluvio universal que explique las estructuras geológicas actuales de la tierra que no pueden ser explicadas a partir de los lentos procesos actuales.

Y francamente, la ciencia, la verdadera ciencia no apoya a los evolucionistas. Los fenómenos geológicos generales tales como la preponderancia de rocas sedimentarias y estructuras que están en toda la superficie de la tierra, incluyendo las conchas de animales marinos que se encuentran en las partes superiores de las montañas más altas; y también los grandes depósitos de cementerios de fósiles repentinos, grandes y profundos, así también como la formación presurizada del gas y del carbón, todo esto apunta a una catástrofe de agua, no ha un proceso natural lento. Y más y más estudios recientes están confirmando esto.

Scott Huse nos resume algo acerca de esta evidencia, simplemente para dárselas brevemente, y cito: “Los creacionistas sostienen que los principios uniformitarios simplemente no pueden explicar la mayor parte de las características y formaciones geológicas. Por ejemplo, existe una enorme meseta tibetana que consiste de depósitos sedimentarios de miles de pies de profundidad y que se encuentra actualmente en una elevación a tres millas sobre el nivel del mar. La formación Karoo en África contiene un estimado de 800 billones de animales vertebrados. El área de fósiles de arenque en California contiene aproximadamente 1 billón de peces en un área de cuatro millas cuadradas. El concepto uniformista es también incapaz de explicar la meseta de Columbia en el noroeste de Estados Unidos, la cual es una meseta increíble de lava que tiene varios miles de pies de espesor y que cubre un área de 200,000 millas cuadradas. El uniformitarianismo tampoco puede ofrecer una explicación razonable para los conceptos geológicos importantes tales como la construcción o edificación de montañas,” fin de la cita. Y continúa más y más; pero no lo voy a aburrir con esto.

Todas estas cosas demandan un cambio repentino y extraordinario, ser sepultados de manera rápida, y la litificación – así es como se llama, algo que es esencial para la formación y preservación de los fósiles. La única manera posible por la que podemos tener conchas de mar en las cimas de las montañas a miles de millas de distancia del mar es si alguna vez hubo agua allí.

Douglas Kelly escribe en su libro, La creación y el cambio, y cito: “La suposición uniformista de que millones de años de trabajo geológico extrapolando al presente en procesos lentos, naturales, necesitaría explicar estructuras tales como el Gran Cañón en Norteamérica, por ejemplo; es cuestionado seriamente por la explosión del monte Santa Helena en el estado de Washington el 18 de mayo de 1980. Una energía masiva equivalente a 20 millones de toneladas de dinamita destruyó 400 km² de bosque en seis minutos, cambiando la faz de la montaña y extrayendo de las profundidades tierra y roca, dejando formaciones que no son diferentes del Gran Cañón. Estudios recientes del fenómeno del monte Santa Helena indican que si se intentara fechar estas estructuras que fueron formadas en 1980 en base a la teoría uniformitarianista, millones de años de tiempo de formación serían necesariamente postulados. Irónicamente, una de las partes de los argumentos centrales utilizados para demostrar la cronología uniformista, la columna geológica, vista más de cerca, da de hecho testimonio del catastrofismo.” Y continúa.

Existen otros indicadores interesantes de un universo joven. Uno que me parece fascinante es el tema del polvo en la luna. Antes de que el hombre llegara a la luna, algunos científicos comprometidos con el paradigma que concluye que la luna tiene probablemente 3.5 billones de años, asumían que por lo tanto habría una gruesa capa de polvo sobre la luna. Un escritor, R. A. Lyttleton, astrónomo y consultor del programa espacial de los Estados Unidos escribió lo siguiente, y cito: “La superficie lunar está expuesta a los rayos solares directos y a fuerte luz ultravioleta y rayos X que pueden destruir las capas de la superficie de roca expuesta y reducirlas a polvo a una velocidad de menos de decenas de miles por pulgada por año. Pero inclusive esta cantidad diminuta podría, durante la edad de la luna, ser suficiente para formar una capa sobre ella de varias millas de profundidad.” Y por lo tanto, su teoría era que la luna tenía varias millas de polvo de profundidad.

Se nos comentó que cuando el astronauta Neil Armstrong leyó acerca de esto estaba muy preocupado porque pensaba que cuando saliera de la nave espacial se podría hundir para siempre en un mar prácticamente sofocante de polvo. En realidad, él encontró muy poco polvo. Si los cálculos que indican la tasa de acumulación de polvo fueran precisos, habría al menos un millón de años de polvo; pero había tan sólo unos pocos miles de años de polvo -si es que el polvo es formado de ese modo por los rayos ultravioletas del sol.

Otro hecho interesante tiene que ver con el petróleo. Cuando las reservas de petróleo son abiertas mediante la perforación, la gran presión en la reserva hace que el petróleo salga en cierta manera como una especie de geiser. Algunos geólogos piensan que esa gran presión que rodea la reserva petrolera da testimonio de una tierra joven. Un científico llamado Dickey ha publicado junto con otros los resultados de su investigación sobre este tema en un volumen llamado Ciencia. Esto es lo que ellos escriben en esta publicación, y cito: “Los estudios muestran que cualquier tipo de presión que se acumula debe ser disipada; y debe ser disipada en rocas que rodean a ese lugar en unos cuantos miles de años. Las presiones excesivas que se encuentran en las camas de petróleo, por lo tanto, refutan la noción de que su edad sea de millones de años y argumenta un período de tiempo más joven, algo menos de 10,000 años para la formación de las rocas y el petróleo atrapado en ellas.”

Y realmente me gusta esta. Henry Morris escribió La cosmología bíblica y la ciencia moderna. Y el capítulo seis habla del tema de la población del mundo y de la cronología de la Biblia. Y con un detalle minucioso y la ayuda de ecuaciones matemáticas, él muestra cómo la población del mundo es una indicación de la edad de la tierra.

En un trabajo posterior que publicó llamado El creacionismo científico, él muestra que un crecimiento de la población extremadamente conservador de uno y medio por ciento de promedio al año, lo cual es un cuarto de nuestra tasa actual; pero para otorgarle el beneficio de la duda reduzcámoslo a tan sólo un cuarto y digamos que la población crece un medio por ciento al año; y eso nos llevaría a concluir que sólo tardamos 4000 años para llegar a la población actual de la tierra. Y de acuerdo a la cronología bíblica, eso es correcto porque hace 4000 años fue cuando sucedió el Diluvio.

Y él escribe, y cito: “Comienza a hacer obviamente claro que la raza humana no puede tener muchos años de edad. La cronología bíblica tradicional es infinitamente más realista que decir lo que los evolucionistas suponen, que es que la historia de la humanidad se remonta a millones de años.” Y continúa: “Si ellos estuvieran en lo correcto, y fueron millones de años, la población de la tierra ahora sería prácticamente 10 a la potencia 5000. Y si eventualmente pudiéramos colonizar a todos los otros mundos del universo y pudiéramos construir ciudades espaciales en todos los lugares de los espacios interestelares, se podría demostrar que un máximo de no más de 10 a la potencia 100 de personas podrían ser atiborradas en todo el universo conocido.” Fin de la cita.

Y usted puede ver este tema desde el punto de vista de la ciencia honesta y tener toda la información que usted desee para defender la posición de la tierra joven. Varios cronómetros físicos, diferentes herramientas químicas de medición que se usan para establecer la edad de la tierra y los cielos. Usted puede ver que la ciencia real que le dará una respuesta correcta si usted comprende esto: que cuando Dios creó la tierra, la creó como es. La creó madura. La creó con apariencia de edad.

¿Y qué quiero decir con eso? Bueno, el primer día Él hizo la luz y las tinieblas. El segundo día, Él hizo los cielos. El tercer día, Él hizo la tierra. El cuarto día, Él hizo los cuerpos celestes que proveen la luz. El quinto día, Él hizo los peces y las aves. El sexto día, Él hizo a las criaturas terrestres y al hombre. Y las hizo todas maduras, completamente desarrolladas. Él no creo semillas y células. Él no creó una pequeña célula programada para dividirse a sí misma una y otra vez a lo largo de millones de años. No había semillas, no había embriones y no había un huevo, había un pollo totalmente maduro. Él no comenzó con luz parcial, gas parcial, un campo electromagnético parcial y energía nuclear parcial. Él creó un universo completamente maduro con la apariencia de edad. Cuando Adán fue hecho, él no era un embrión. No era un recién nacido. Él era un hombre maduro, un adulto. Todo era adulto. Todo estaba totalmente desarrollado. La creación cataclísmica del universo dio lugar a una creación madura con la apariencia y la realidad de edad.

Si usted hubiera encontrado un roble en el huerto; y usted hubiera sido alguien que se dedicaba a la botánica, podría haber tomado su pequeña sierra y haber cortado a ese pequeño roble y hubiera comenzado a contar los anillos para descubrir que, de acuerdo con los anillos, ese roble tenía 400 años de edad; pero de hecho tenía un día de edad. Fue creado siendo totalmente maduro. Y si usted hubiera visto algunas águilas volando por ahí, que parecían tener unos 30 años de edad, en realidad tenían un día de edad. Y si hubiera visto elefantes caminando por ahí, hubieran parecido que tenían muchos años de edad, 50, 60 años de edad; pero el hecho es que tenían un día de edad. Y si había montañas rodeando al lugar, si miraba a las montañas, hubiera asumido que las montañas y los cañones y los valles y las colinas a su alrededor fueron formados por años de viento, agua y erupciones volcánicas y temblores; y el hecho era que fueron hechos en un día. Y si usted hubiera visto los cielos como lo hizo Adán y hubiera visto el inmenso cielo sobre usted, y se hubiera preguntado cuánto tiempo eso había estado ahí, la respuesta habría sido 48 horas. Algo así como cuando Jesús convirtió el agua en vino; y no hubo un proceso. Él simplemente convirtió agua en vino… creación instantánea en una milésima de segundo.

Ahora, como lo hemos señalado a lo largo de esta serie, la evolución es imposible porque “nadie por nada es igual a todo” es imposible. No sólo es imposible, sino también ridículo. Y no hay formas transicionales; y la genética no produce la evolución. Una alteración en la genética sólo puede ser negativa, sólo puede cumplir la entropía – la segunda ley de la termodinámica – y no puede hacer nada mayor si no algo menor, decrece. No hay ningún tipo de código genético que puede hacer una transición. Cualquier cosa está sujeta a la genética que tiene y nada más que eso. Como lo hemos visto, la geología honesta no puede apoyar a un mundo de edad o a un mundo que está evolucionando. El registro de los fósiles no prueba la edad, prueba cataclismo; y así continúa.

Ahora, sólo le estoy dando esto porque le estoy pidiendo a la ciencia que sea honesta con esta situación. Pero con todo este trasfondo, pasemos a Génesis 1 y vayamos a la historia correcta. ¿Cómo llegó el universo a ser lo que es ahora? Aquí está, versículo 1: “En el principio, creó Dios los cielos y la tierra.” Los hebreos no tenían palabra para el universo. Tenían una frase para el universo; y la frase para el universo que los hebreos usaban era “los cielos y la tierra”;   simplemente significa el universo. En el principio creó Dios, creó, bará, ex nihilo, de la nada, el universo, sin ningún material que existía previamente ni ninguna energía que existía previamente… Dios creó el universo entero.

Ahora bien, Dios no tenía origen. Es por eso que en Éxodo 3:14 Él dice: “Yo soy el que soy.” Él es El eterno. Él, El eterno, no siempre fue el Creador; pero en algún punto en la eternidad se convirtió en Creador. En la última ocasión hicimos la pregunta de cómo creo. Y la respondimos: por Su palabra. Versículo 3: “Y dijo Dios sea la luz.” Versículo 6: “Luego dijo Dios, haya expansión en medio de las aguas.” Y versículo 9: “Dijo también Dios júntense las aguas”… y así sigue. Y Dios creó simplemente hablando; y todo existió. Así creó. ¿Y cuándo creó? Él creo en seis 6 hace quizás 6000 años, quizás un poco más que eso, pero ciertamente menos de 10,000 y más cerca de los 6000 años.

La pregunta que no respondí la última vez es por qué creó. Y, claro, la primera respuesta es porque quiso. Y esa es la mejor y más veraz respuesta. La siguiente pregunta es por qué quiso hacerlo. Y la respuesta es bastante obvia. Quiso hacerlo porque decidió desplegar Su gloria; y la Creación le dio otra oportunidad para desplegar Su gloria a los ángeles celestiales así como también a la humanidad que llegaría a valorar Su gran poder creador.

En Apocalipsis 4:11 dice: “Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder. Porque Tú creaste todas las cosas; y por Tu voluntad existen y fueron creadas.” Les dije que lo hizo porque así lo quiso. Lo hizo porque así lo quiso hacer. Y quiso hacerlo por la misma razón por la que Él será eternamente alabado y glorificado en Su presencia, por este inmenso despliegue de poder creador que despliega Su majestad y Su naturaleza. En Isaías 43, versículo 20, Él dice: “Lo hice para Mi gloria… lo hice para Mi gloria.”

Y dentro de esta Creación; Él hizo al hombre. Y para dar un paso más hacia adelante, no sólo lo hizo para desplegar Su gran inteligencia gloriosa, Su enorme poder, Su sabiduría extraordinaria, Su formidable valor de la belleza y complejidad, y sin embargo de orden y sistematización; Él está desplegando tanto de Su naturaleza la creación. Pero también en la Creación tuvo la oportunidad, en virtud de la creación del hombre, de desplegar algo que no podría haber desplegado de otra manera. Y eso es Su gracia y Su misericordia. Por lo que Él lo hizo para despegar Su gloria, para mostrar la gloria de Su creación y la gloria de Su redención.

Usted también podría decir que lo hizo para proveer una novia para Su Hijo. Les he dicho anteriormente y solía pensar que nunca lo había leído esto en ningún lugar… y simplemente me sacudió cuando estaba estudiando las Escrituras, que un día Dios le dijo al Hijo que lo amaba con un amor perfecto; y dijo: “Te amo tanto que te voy a dar un regalo; y por eso voy a crear y redimir de la humanidad una novia para Ti, voy a traer a esa novia a gloria; y esa novia va a ser vestida en justicia y santidad para siempre. Y esa novia va a llevar Tu imagen. Y va a adorarte y servirte para siempre, por los siglos de los siglos. Y ese es mi regalo para Ti como Hijo.” Este plan glorioso de Dios de darle a Su amado, al segundo miembro de la Trinidad, una expresión de amor, de amor eterno divino al concederle una humanidad redimida que reflejará Su gloria y lo servirá para siempre. ¡Qué pensamiento tan grandioso! ¡Qué pensamiento tan glorioso! Y eso está contenido en el propósito de Dios en la Creación.

Bueno, no había leído eso en ningún lugar hasta que descubrí a un pequeño escritor taciturno del siglo XII, Ricardo de San Víctor en su obra clásica, De trinitate. Y él captura la médula de esta gran verdad. Enseña que el Dios Padre infinito amó tanto al Dios Hijo igualmente infinito que hizo existir ex nihilo un mundo material finito para ser poblado con criaturas a semejanza del Hijo, para que, como la novia del Hijo, pudiera participar en la bienaventuranza de la vida divina de una manera apropiada para las criaturas finitas en la imagen personal de Dios; para proveer una novia hermosa para Su Hijo, el Padre eterno creó un universo entero y en él, un mundo el cual no tenía previamente existencia alguna como el cunero y el hogar en el cual la novia crecería. Y un regalo tan estupendo del Padre al Hijo demandaba una Creación absoluta de la nada. Eso es lo que enseñó; y él estaba en lo correcto.

En el principio, creó Dios los cielos y la tierra. Por cierto, “en el principio” lanza una realidad que no existía previamente… tiempo. No existió hasta que Dios lo creó. En cierto punto en la eternidad, Dios habló; y de esta manera, hizo que existiera el universo, incluyendo el tiempo… el tiempo, así como también el espacio y la materia, es una criatura y siervo de Dios quien los hizo.

El tiempo es la criatura de Dios. Y el tiempo proveyó el marco apropiado para la creación… día uno hasta el día seis. El tiempo no es absoluto, el espacio no es absoluto y la materia no es absoluta. Y el tiempo y el espacio y la materia tal como los conocemos, van a dejar de existir. Antes de que existiera la esfera material, antes de que hubiera materia en el espacio, no podía haber tiempo.

San Agustín lo dijo de esta manera, y cito: “Con el movimiento de las criaturas, el tiempo comenzó a correr su curso. Es absurdo buscar al tiempo antes de la Creación como si el tiempo pudiera ser encontrado antes del tiempo. Si no hubiera movimiento de una criatura espiritual o corpórea mediante el cual el futuro moviéndose a lo largo del presente pudiera suceder al pasado, no existiría el tiempo en absoluto. Una criatura no podría moverse si no existiera. Por lo tanto, deberíamos decir que el tiempo comenzó con el Creador en lugar de que la Creación comenzó con el tiempo. Ambos son de Dios, porque de Él y por Él y para Él son todas las cosas.” Fin de la cita.

Entonces, Dios creó al tiempo junto con todo lo demás. El versículo 1 afirma este hecho general. Después, los versículos 2 al 31 lo dividen en una secuencia. Veamos el día uno. Esto es realmente emocionante. Aquí estamos en el día uno. Versículo 2: “Y la tierra estaba desordenada y vacía; y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo. Y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Y dijo Dios: “Sea la luz”; y fue la luz. Y vio Dios que la luz era buena. Y separó Dios la luz de las tinieblas y llamó Dios a la luz día y a las tinieblas llamó noche; y fue la tarde y la mañana un día.” O el primer día, el día uno si a usted le gusta de esa manera. Esto es colosal.

Ahora, conforme comienza el día número uno, encontramos a la tierra en una condición única. Se utilizan tres frases para describirla. Nos dice aquí que estaba desordenada y vacía, las tinieblas o la oscuridad estaban sobre la faz del abismo y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Esas tres frases nos dan la condición de la Creación en el primer día.

Tomemos la primera, conocida. “Y la tierra estaba desordenada y vacía.” Ahora, por cierto, cada vez que en el hebreo el sujeto viene antes del verbo, tienen la intención de enfatizar algo nuevo acerca de él. Un hebreo podría traducirlo de la siguiente manera: “Con respecto a la tierra, estaba desordenada y vacía.” Usted tiene este nuevo planeta, y en este nuevo planeta, que es el enfoque, tiene una saga geocéntrica de redención de aquí en adelante hasta la recreación de los nuevos cielos y la nueva tierra. Con respecto esta tierra, esto que es nuevo, era tohu wa bohu  en hebreo.

¿Cómo entendemos Tohu wa bohu  en hebreo, desordenada y vacía? En cierto modo, sé lo que los comentaristas cristianos dicen; por lo que regresé y busqué al comentarista judío Umberto Cassuto. Deseo saber qué es lo que los hebreos piensan de esto; qué es lo que los eruditos judíos piensan acerca de esto. ¿Y cómo es que definieron a la etimología de estas palabras? Tohu significa desierto. Un lugar devastado. Un lugar sin nada. Y wa bohu significa vacío. Era un lugar vacío, sin nada. Eso tiene sentido. Era un lugar vacío, que no tenía nada.

¿Podemos aprender algo más acerca de eso? Sí, podemos, porque tohu wa bohu se encuentra en otros pasajes de las Escrituras. Observen Jeremías 4:23; y esto es muy iluminador. Aquí está Jeremías, quien dice en el capítulo 23 que su corazón está triste porque él está sufriendo; versículo 19: “¡Mis entrañas, mis entrañas! Me duelen las fibras de mi corazón; mi corazón se agita dentro de mí; no callaré.” Un período muy doloroso en la vida de Jeremías ¿Por qué? “Porque sonido de trompeta has oído, oh alma mía, pregón de guerra. Quebrantamiento sobre quebrantamientos anunciado; porque toda la tierra es destruida; de repente son destruidas mis tiendas, en un momento mis cortinas.” Lo que aquí sucede es la destrucción de Judá… la destrucción de Judá. El anciano Jeremías toma la frase de Génesis 1:2. Versículo 23: “Miré a la tierra y he aquí que estaba tohu wa bohu; y a los cielos, y no había en ellos luz.” El toma el lenguaje mismo de Génesis para describir la condición de Judá después de la destrucción devastadora traída por su conquistador gentil.

Y además dice: “Miré a los montes, y he aquí que temblaban, y todos los collados fueron destruidos.” Devastación total. “Miré, y no había hombre, y todas las aves del cielo se habían ido. Miré, y he aquí el campo fértil era un desierto.” Esa es la palabra, un desierto. “Y todas sus ciudades eran asoladas delante de Jehová, delante del ardor de Su ira.”

¿Sabe lo que él está viendo aquí? Una tierra devastada por un ejército extranjero, una tierra que está ardiendo, con humareda, en donde las aves han huido debido al humo, una tierra donde no queda nadie, todos han sido asesinados o han sido llevados en cautiverio. Entonces, tohu wa bohu, Jeremías nos ayuda a entenderlo, él toma el lenguaje de Génesis para describir un lugar devastado, desierto, sin ningún habitante. Ha perdido su belleza anterior. No tiene forma alguna. No tiene belleza alguna. Está desolado y está vacío, no hay habitantes debido a la matanza y a la guerra.

La misma frase es usada también en Isaías 34, versículo 11. Él aquí habla del juicio de Dios que viene sobre las naciones. Isaías está hablando del versículo 1 al 34: “Acercaos, naciones, juntaos para oír; y vosotros, pueblos, escuchad. Oiga la tierra y cuanto hay en ella, el mundo y todo lo que produce. Porque Jehová esta airado contra todas las naciones.” Y habla de la devastación que vendrá cuando el juicio de Dios caiga sobre las naciones del mundo. Y en el versículo 11, él habla acerca de algunas cosas que van a suceder a los animales y demás. Y luego, a la mitad del versículo 11, “… y se extenderá sobre ella cordel de destrucción…”, la línea de tohu, “y niveles de asolamiento.” De bohu. Va a ser un lugar desolado y estará vacío, sin habitantes.

Estas palabras tienen que ver con un lugar desierto, un lugar desolado, sin habitantes. Devastación, no hay población, sin forma y sin habitantes. Entonces, cuando usted ve las palabras tohu wa bohu en Génesis, no es algún tipo de tecnicismo difícil de entender. Es simplemente la palabra que se refiere a devastación y vacío. Es un lugar desierto; y ahí no hay vida. Eso es exactamente lo que significa. Quizás la mejor manera de decirlo sea decir que la tierra no había sido terminada en términos de su forma y que estaba despoblada. Eso es exactamente lo que significa. Y eso es comprensible cuando comienza el primer día.

El material estaba ahí. Había tiempo, había espacio y había materia, pero no estaba formada y no estaba poblada. Los elementos originales creados mencionados en el versículo 1, tiempo, en el principio; los cielos, materia… o los cielos, espacio; y la tierra, materia, Dios los creó. Dios habló y existieron pero no habían sido diferenciados, no habían sido separados, no habían sido organizados y no había sido habitada. Dios todavía no los había formado, ni había Dios poblado al cosmos. Entonces, usted tiene los materiales en bruto mencionados en el versículo 1… tiempo, espacio, materia. Son descritos en primer lugar como algo no finalizado con respecto a su forma y no poblado con respecto sus habitantes.

En segundo lugar, encontramos una descripción. El versículo 1 dice: “…y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo.” Y la razón de esto es que Dios no había creado la luz. Y hasta este momento, a través de toda la eternidad, noha  existido luz creada… no hay luz creada. Todo era oscuridad.

Entonces, la tierra sin forma, sin habitantes, está inmersa en la oscuridad total, absoluta. No hay luz en absoluto, las tinieblas están esparcidas sobre todo. Eso es lo que dice, sobre la superficie… no dice la tierra… sino del abismo. Eso es interesante, introduce otro componente aquí. ¿Qué es el abismo primitivo? Abismo es un sinónimo que se utiliza en las Escrituras para el mar. De hecho, observe más adelante, en el versículo 2, las tinieblas sobre la faz del abismo y el Espíritu de Dios se estaba moviendo sobre la faz de las aguas. Y aquí Dios, a través del Espíritu Santo, define al abismo como agua. La palabra “abismo” es usada como un sinónimo para el mar. Puede ver eso, por ejemplo, en Isaías 51:9 y 10.

¿Entonces, qué tenemos aquí? Tenemos a la tierra inmersa en oscuridad, lo cual al tocar la superficie de la tierra, toca la superficie del agua. Entonces, la tierra está cubierta con agua. Toda la superficie de la tierra es agua, un mar profundo, global, un océano rodeado por oscuridad universal. También se hace referencia a esto en el Salmo 104 versículos 5 y 6: “Él fundó la tierra sobre sus cimientos, no será jamás removida. Con el abismo como con vestido la cubriste, sobre los montes estaban las aguas.” Y dice que las aguas estaban cubriendo los montes. La tierra no formada estaba literalmente cubierta por agua.

En un sentido, esto es como un alfarero que quiere moldear una vasija hermosa y después llenarla; pero para usarla, primero toma un pedazo, por así decirlo, de arcilla, lo coloca en la rueda para poder así moldearla, para que poder imprimir el propósito que él tiene en mente. Entonces, Dios, en primer lugar, toma el material en bruto y es una mezcla de elementos cubiertos con agua existiendo en una oscuridad universal; esto es antes de que empiece darle forma. Y esto, por cierto, creo que es lo que Pedro quiso decir en 2 Pedro 3:5 cuando dijo que la tierra fue formada del agua. La tierra fue formada desde el agua. Y por agua. Por supuesto que eso se refiere al Diluvio. Proverbios 8:27 dice que Él dibujó un círculo sobre la faz del abismo. En primer lugar, la materia se volvió esférica. Entonces, Dios tenía esta bola de elementos que constituirían la tierra cuando la moldeó y estaba inmersa en agua.

Y el tercer comentario del estado de la tierra en el día uno es muy notable: “Y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.” Me encanta esta palabra, “se movía”, es la palabra estaba revoloteando… estaba revoloteando. Sobre este material sin forma ni vida, inmerso en agua e inmerso en la oscuridad, estaba revoloteando el Espíritu de Dios, Ruach Elohim, Dios el Espíritu. Y esto indica un cuidado de supervisión, un cuidado divino. Job 33:4 dice: “El Ruach Elohim, el espíritu de Dios me ha hecho y el aliento del Todopoderoso me da vida.”

La palabra revoloteando, se movía es una palabra hermosa. Si usted quiere comparar su uso, para darle una analogía, puede ir a Deuteronomio 32:11. Ahora simplemente escríbalo; y encontrará ahí que es usada para describir a los aguiluchos, aguiluchos pequeños en un nido, que no son capaces de alimentarse a sí mismos, no son capaces de defenderse, son incapaces de sobrevivir, incapaces de vivir, incapaces de desarrollarse y crecer. Completamente dependientes del cuidado de los padres que están revoloteando sobre ellos proveyéndoles alimento y protección y calidez para que puedan sobrevivir y vivir y crecer y desarrollarse. Y eso es precisamente el retrato que aquí se ve, porque la misma palabra hebrea se utiliza sobre el Espíritu Santo revoloteando sobre esta masa de materia en el espacio que no está desarrollada, que no tiene forma, que no tiene vida, que cubierta por agua está hundida en la oscuridad. Y el Espíritu de Dios está revoloteando sobre la superficie de esta tierra. El Espíritu de Dios está moviéndose sobre estas aguas.

Escuche, ése es un detalle importante en el relato de la Creación y no uno pequeño. Demuestra, por un lado, que la perspectiva bíblica del mundo de Dios, la cosmovisión bíblica de Dios es que Él está involucrado directamente en Su Creación. Su mano nunca se levanta de los elementos y el trabajo del orden material. Su presencia ahí está supervisando, está revoloteando sobre eso. Esta es la antítesis de este deísmo filosófico que dice que Dios es algo así como el originador de la creación, que lo comenzó y después lo abandonó. O el dualismo teológico que ve un espacio entre un Dios bueno y un espíritu; y un mundo malo y materia mala. Pero, más bien, usted tiene aquí a un Dios vivo, supervisando, revoloteando, moviéndose encima de las aguas estando directamente a cargo de todo el proceso de la Creación. Usted va a lo largo de la Biblia y descubrirá que el espíritu de Dios es la fuente de toda la vida. Por Su Espíritu, Él ordenó los cielos, dice Job 26. El salmo 33, tal como lo señalamos hace una semana atrás, “el aliento de Dios está en mí”. Y muchas otras escrituras. “Por la palabra del Señor, Salmo 33:6, “los cielos fueron hechos y todo Su ejército y por el ruach de Su boca,” el Espíritu de Su boca y muchas otras Escrituras más. Entonces, el Espíritu de Dios provee la energía para formar y organizar y traer vida. Ésta es la obra de Dios.

Lo primero que sucede de manera creativa después del material original está en el versículo 3, día uno. “Y dijo Dios: “Sea la luz,” y fue la luz.” Ahora, los científicos pueden debatir y pensar durante décadas y siglos tratando de entender de dónde vino la luz; y todo lo que usted necesita es un versículo. No había luz, Dios dijo: “Sea la luz,” y fue la luz. Aquel que es luz no creada hizo que existiera la luz creada, el que de acuerdo con 1 Timoteo 6:16 vive en luz inaccesible mandó que la luz creada existiera en el lugar donde sólo había oscuridad; y la luz existió.

Nuevamente, Douglas Kelly dice, y cito: “El hablar y hacer que existiera la luz creada es lo primero en una serie de tres separaciones logradas por el Creador, las cuales fueron esenciales para lograr que el caos fuera un cosmos. En el día uno, la luz separa el día y la noche. En el día 2, el firmamento separa las aguas de arriba de la tierra constituyendo una atmósfera o un espacio de respiración. En el día 3, las aguas debajo de los cielos son recolectadas en los mares y de esta manera separadas de la tierra seca. Estas tres separaciones muestran la mano poderosa de Dios moldeando y organizando la masa de agua oscura en la dirección de un huerto hermoso, un lugar hermoso donde vivir, para las plantas, animales y la humanidad.” Fin de la cita.

Con la creación de la luz fue establecida una sucesión cíclica de días y noches, períodos de luz y períodos de oscuridad. Y veremos aquí, en el versículo 5, que Él llamó a la luz día; y llamó a las tinieblas noche. Y aquí tenemos el ciclo de día y noche. Eso significa que la tierra inmediatamente comenzó a rotar sobre su eje; y había una fuente de luz de un lado de la tierra que correspondía al sol, el cual no fue creado sino hasta después. Y había oscuridad del otro lado de la tierra también. Dios creó la luz; y hubo luz simplemente porque Dios dijo que existiera. O Dios, supongo que como un hombre que viene a arreglar varias cosas que están dispersas en confusión en un cuarto oscuro, antes de hacer algo más, enciende la luz.

Versículo 4: “Y vio Dios que la luz era buena.” Vio Dios que la luz era buena. Ahora, esa declaración es repetida en el versículo 10, versículo 12, versículo 18, versículo 21, versículo 25 y versículo 31. Todo lo que Dios creó fue bueno. Todo lo que Dios creó fue bueno. Y al final, en el versículo 31, los resume: “Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera.” Ahora, como las obras del Creador sólo podían ser buenas, entonces eso es algo que no nos sorprende en absoluto. Todo lo que Él hizo fue bueno. Ahora… Cuando Dios dice que es bueno, ese es un estándar bastante alto. Dios mismo es el estándar original de lo que es bueno; y Él dijo que era bueno… Y si Él dijo que era bueno, es bueno. El estándar de bondad no está fuera de sí mismo.

Hace mucho tiempo atrás, en una declaración del tercer siglo acerca de Dios, un hombre llamado Novaciano capturó este punto. Escuche lo que él escribió en el tercer siglo, obviamente traducido al español, y cito: “¿Qué podría usted decir que fuera digno de Él? Él es más sublime que todo lo que sublime, más alto que todas las alturas, más profundo que todas las profundidades, más claro que toda la luz, más brillante que todo el brillo, más espléndido que todo esplendor, más fuerte que toda fuerza, más poderoso que todo el poder, más hermoso que toda la belleza, más verdadero que toda la verdad, más duradero que todo lo que es duradero, más grande que toda majestad, más poderoso que todo poder, más rico que todas las riquezas, más sabio que toda la sabiduría, más amable que toda la bondad, mejor que todo aquello que es bueno, más justo que toda justicia, más misericordioso que toda misericordia. Toda buena virtud debe por necesidad ser menor que Él, quien es el Dios y la fuente de todo.” Fin de la cita. ¡Qué gran declaración!

La bondad incomparable de Dios demanda que toda luz, tierra seca, mares, diferentes tipos de vida animal, todo lo que es, sea bueno. La razón que está mal no es debido a Dios, sino debido a la caída y a la rebelión del hombre, a la corrupción de Su Creación que era totalmente buena. Comenzó siendo buena. Y el versículo 4 dice que Dios separó la luz de las tinieblas. Esa es la razón por la cual Isaías 45:7 dice que Dios es el que forma la luz y crea las tinieblas. La oscuridad. Esto comienza el ciclo de días. Él separa la luz de las tinieblas. Él creó la luz, pero no destruyó las tinieblas. Esto es la oscuridad. Y nunca fue Su deseo como Creador que hubiera luz perpetua, en absoluto. Sino que tanto la oscuridad y la luz operaran de manera consecutiva. Y eso fue bueno. Que operaran de manera consecutiva durante períodos dados de tiempo en un orden cíclico inalterable. Lo hizo de ese modo porque encajaba con Su plan creador. Y encajó con Su plan que la tierra girara para tener luz y para tener oscuridad.

Y en el versículo 5, les dio nombres. “Él llamó a la luz día y a las tinieblas llamó noche.” Y así fue; y fue la tarde y la mañana. Y así fue; y así ha sido siempre. Desde el primer día, ha habido luz y ha habido oscuridad. Ha habido día y ha habido noche. Y ese ciclo constante de luz y oscuridad, día y noche, ha definido cómo es el universo y esta tierra desde el día uno. Y el versículo 5, dice: “Y fue la tarde y la mañana, un día.” Cuando la luz pasó, el período destinado para la oscuridad llegó; y fue llamado tarde. Y cuando la noche pasó, el período destinado a la luz llegó; y fue llamado mañana. Y con ese comentario, la Biblia indica el término del primer día que jamás existió. Y en ese día, ¿que fue creado? La luz…la luz.

Usted se preguntará cómo podía haber luz sin el sol. No lo sé. Si lo dijera, lo sabría. Pero ciertamente, ¿no cree que Dios no podía crear luz pero podía crear al sol para dar luz? Ese es un primer día espectacular. Simplemente, en caso de que alguien pudiera pensar que esto es un proceso evolutivo de manera enfática, dice en el versículo 5: “Y fue la tarde y la mañana un día.” Esa es una traducción literal del hebreo. No un billón de años, un día… un ciclo de luz y noche, tarde y mañana; y la Creación es lanzada. Y no puedo esperar a que entremos al día dos la semana próxima.

El poeta inglés llamado John Dryden, ha escrito una canción para el día de Santa Cecilia con gran imaginación, creo que cerca de 1687. Y esta canción, una canción magnífica, acerca de la creación, más tarde fue expresada con música por George Frederick Handel. Dejando la música del lado, simplemente les leeré la letra. Esto es lo que John Dryden escribió con gran imaginación acerca de la Creación.

“Cuando la naturaleza se extendía bajo una pila de átomos discordantes y no podía levantar su cabeza, la armoniosa voz fue oída desde lo alto: “Levantados, vosotros, los muertos”. Y el frío y el calor, lo húmedo y lo seco, brotaron para tomar sus lugares, obedeciendo el poder de la música. De la armonía, desde la celestial armonía, este cuadro universal comenzó, fluyó por todo el ámbito de notas; y se cerró el diapasón por completo en el ser humano. A partir del Poder de los niveles sagrados, las órbitas comenzaron a moverse; y por todos los benditos del cielo, fue cantada la alabanza al gran Creador. Entonces, cuando la hora final y terrible, consuma esta procesión decadente, la trompeta se ubica en lo alto, los muertos vivirán, los vivos morirán y la música entonará el firmamento.”

Esto es brillante; así será. Esta Creación gloriosa corrompida por la Caída, encontrará algún día en su corrupción que dejará de existir. Y entonces, serán creados un nuevo cielo y una nueva tierra, para que nunca vuelva a conocer la corrupción. Hemos vivido aquí; y bendecimos a Dios porque viviremos ahí.

Padre, te damos gracias por el poder de Tu palabra, por su claridad. Gracias por este relato directo, claro de cómo comenzó todo en el día uno. Hace apenas unos miles de años atrás, cuando hablaste y de esta manera existió la luz; y tomaste el primer paso hacia la Creación del universo y la tierra tal como la conocemos ahora. Te damos toda la alabanza. Tú eres nuestro Creador. Tú has hecho todo lo que ha sido hecho y sin Ti nada de lo que ha sido hecho ha sido creado. Te damos gracias por crear y porque tuviste el propósito de crear para qué Tú le dieras al hombre un mundo en el cual vivir, para que de ese mundo escogieras una novia para Tu Hijo para darle gloria. Te damos gracias por ese propósito abrumador de la Creación. Te damos gracias porque nos has hecho parte de ella. Estamos llenos de asombro y alabanza; y te damos gracias por nuestro Salvador Jesucristo. Amén.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org
DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la  política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

54/63 – ¡Getsemaní! | Marcos 14:32-42

Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo

Serie: Marcos

54/63 – ¡Getsemaní! | Marcos 14:32-42

Ps. Sugel Michelén

El pastor Michelén ha formado parte del Consejo de Ancianos de Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo en Santo Domingo, República Dominicana, durante más de 30 años.Tiene la responsabilidad de predicar la Palabra regularmente en el día del Señor.Tiene una Maestría en Estudios Teológicos y es autor de varios libros: Historia de las Iglesias Bautistas Reformadas de Colombia, Coautor junto al Pastor Julio Benítez; La Más Extraordinaria Historia Jamás Contada, Palabras al Cansado – Sermones de aliento y consuelo; Hacía una Educación Auténticamente Cristiana, El que Perseverare Hasta el Fin; y publica regularmente artículos en su blog “Todo Pensamiento Cautivo”https://www.todopensamientocautivo.com/

Él es instructor asociado en Universidad Wesleyana en Indiana (IWU), extensión en español; enseña Filosofía en el Colegio Cristiano Logos; y durante 10 años, ha sido profesor regular de la Asociación Internacional de Escuelas Cristianas (ACSI) para América Latina. El pastor Michelén, junto a su esposa Gloria tiene tres hijos y cuatro nietos.

Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo

Lo que no te han dicho del coronavirus

Teología Express

CORONAVIRUS

Lo que no te han dicho

David Barceló

 

🎥 Vídeo: Coronavirus: Lo que no te han dicho

👤 Hermano: David Barceló

⛪️ Iglesia: Evangélica de la Gracia (Barcelona, España)

⚠️ ¡SUSCRÍBETE Y ACTIVA LAS NOTIFICACIONES PARA NO PERDERTE NADA!

💻 Web: http://www.teologiaexpress.jimdo.com

📲 Instagram: http://www.instagram.com/teologia_express/

🔵 Facebook: http://www.facebook.com/teologiaexpress/

✉️ Email: teologiaexpress@gmail.com

🎶 Música: Samuel Barceló – Vida Eterna (CD Vida Eterna)

[CORONAVIRUS]: Lo que no te han dicho, Coronavirus, coronavirus biblia, coronavirus cristianos Dios les bendiga. Soli Deo Gloria

¿Qué es el evangelio?

Ministerios Ligonier

El Blog de Ligonier

¿Qué es el evangelio?

Ray Ortlund

Nota del editor: Esta publicación es la primera parte de la serie «El corazón del evangelio«, publicada por la Tabletalk Magazine.

En cierto sentido, toda la Biblia es el evangelio. Al leerla desde Génesis hasta Apocalipsis, vemos la vasta extensión del maravilloso mensaje de Dios para la humanidad.

Pero muchos leen toda la Biblia y su comprensión del evangelio difiere ampliamente, no están claros, o simplemente están equivocados. Algunos hablan del evangelio en términos del favor de Dios derramando prosperidad financiera. Otros describen una utopía política en el nombre de Cristo. Y otros hacen hincapié en seguir a Cristo, proclamar Su reino o buscar la santidad. Algunos de estos temas son bíblicos, pero ninguno de ellos es el evangelio.

Afortunadamente, encontramos pasajes bíblicos que nos dicen, explícita y claramente, qué es el evangelio. Por ejemplo, el apóstol Pablo explica lo que es «de primera importancia» dentro del mensaje bíblico:

Ahora os hago saber, hermanos, el evangelio que os prediqué, el cual también recibisteis, en el cual también estáis firmes, por el cual también sois salvos, si retenéis la palabra que os prediqué, a no ser que hayáis creído en vano. Porque yo os entregué en primer lugar lo mismo que recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras (1 Cor 15:1-4).
Pablo les recuerda a los creyentes de Corinto el mensaje del evangelio y su relevancia integral para ellos. Ellos lo recibieron; ellos están cimentados en él; ellos están siendo salvados por él. Estos beneficios, sagrados y poderosos, fluyen en su vida diaria mientras se aferran a la Palabra del evangelio que Pablo les dio. Los corintios no merecen tal bendición, pero el evangelio anuncia la gracia de Dios en Cristo para los que no la merecen. El único fracaso catastrófico de los corintios sería la incredulidad. Con tantas cosas buenas que decir sobre el evangelio, no es de extrañar que Pablo lo califique como «de primera importancia» en sus prioridades.

¿Qué es, entonces, el evangelio? Primeramente, el evangelio es la buena noticia de Dios: que «Cristo murió por nuestros pecados». La Biblia dice que Dios creó a Adán sin pecado, apto para gobernar sobre una creación buena (Gen 1). Entonces, Adán se separó de Dios y arrastró a toda la humanidad con él a la culpa, la miseria y la ruina eterna (capítulo 3). Pero Dios, en Su gran amor por nosotros, unos rebeldes ahora totalmente indignos de Él, envió un mejor Adán, que vivió la vida perfecta que nunca hemos vivido y murió la muerte criminal que no queremos morir. «Cristo murió por nuestros pecados» en el sentido de que, en la cruz, Él expió los crímenes que hemos cometido contra Dios, nuestro Rey. Jesucristo, muriendo como nuestro sustituto, absorbió en Sí mismo toda la ira de Dios contra la verdadera culpa moral de Su pueblo. No dejó deuda sin pagar. Él mismo dijo: «Consumado es» (Jn 19:30). Y siempre diremos: «¡El Cordero que fue inmolado es digno!» (Ap 5:12).

Segundo, el evangelio dice: «Él fue sepultado». Esto hace énfasis en que los sufrimientos y la muerte de Jesús fueron completamente reales, extremos y definitivos. La Biblia dice: «Y fueron y aseguraron el sepulcro; y además de poner la guardia, sellaron la piedra» (Mt 27:66). Después de matarlo, Sus enemigos se aseguraron de que todos supieran que Jesús estaba más muerto que una piedra. No solo la muerte de nuestro Señor fue tan definitiva como la muerte puede ser, sino que también fue humillante: «Se dispuso con los impíos Su sepultura» (Is 53:9). En Su asombroso amor, Jesús se identificó por completo con pecadores enfermos como nosotros, sin omitir nada.

Tercero, el evangelio dice: «Él fue resucitado al tercer día». Hace años, escuché a S. Lewis Johnson decirlo de esta manera: “La resurrección es el ‘¡Amén!’ de Dios al ‘¡Consumado es!’ de Cristo. Jesús fue “resucitado para nuestra justificación” (Rom 4:25). Su obra en la cruz logró expiar nuestros pecados, de manera obvia. Además, por Su resurrección, Cristo «fue declarado Hijo de Dios con poder», es decir, nuestro Mesías triunfante que reinará para siempre (Rom. 1: 4). Solo el Cristo resucitado puede decirnos: «No temas, Yo soy el primero y el último, y el que vive, y estuve muerto; y he aquí, estoy vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de la muerte y del Hades» (Ap 1:17-18). Aquel que vive conquistó la muerte y ahora está preparando un lugar para nosotros: un cielo nuevo y una tierra nueva, donde todo Su pueblo vivirá gozosamente con Él para siempre.

Este es el evangelio de la inmensa gracia de Dios hacia pecadores como nosotros. Cualquier otra cosa que se pudiese decir, solamente nos diría más sobre la poderosa obra de Jesucristo. Permanezcamos firmes en la Palabra que se nos predicó. Si creemos en este evangelio, no creeremos en vano.

Publicado originalmente en la Tabletalk Magazine.

Ray Ortlund

Ray Ortlund

El Dr. Ortlund es pastor principal de Immanuel Church en Nashville, Tenn., presidente de Renewal Ministries, y autor de varios libros, incluyendo When God Comes to Church.

11/27 – Dios suplirá tus necesidades

Aviva Nuestros Corazones

Serie: Proverbios 31: La mujer contra-cultura

11/27 – Dios suplirá tus necesidades

https://www.avivanuestroscorazones.com/podcast/aviva-nuestros-corazones/dios-suplira-tus-necesidades/

Carmen Espaillat: Si nunca comieras, estarías realmente débil. Te sería muy difícil servir a otros en esa condición. Esto también es una realidad en el sentido espiritual. Con nosotros, Nancy Leigh DeMoss en la voz de Patricia de Saladín.

Nancy Leigh DeMoss: Si no estás ingiriendo la comida espiritual de la Palabra de Dios, consistentemente, diariamente, no tendrás los recursos, la habilidad, la sagacidad, la sabiduría, la fortaleza, el deseo o la motivación de llenar las necesidades físicas y temporales de tu familia.

Carmen: Este es el programa Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss en la voz de Patricia de Saladín.

Hace unas semanas les dije que aprenderíamos a amar a la “mujer de Proverbios 31”, aun si ella te intimidaba antes un poco. Espero que estén de acuerdo con esa aseveración ahora que tenemos un par de semanas en nuestra serie La mujer contracultura. Así como yo les he presentado a esta mujer ¿podrían hacer lo mismo con sus amigas?

Si visitas nuestra página web AvivaNuestrosCorazones.com encontrarás cómo compartir los mensajes de Nancy. Por ejemplo, puedes enviarle por correo electrónico una copia de la transcripción del programa de hoy. Puedes invitar a alguien a registrarse para recibir la suscripción diaria, un correo electrónico que le llegará diariamente con los enlaces del programa del día y del blog. ¿Por qué no haces eso al terminar este programa? Nancy continúa en su serie llamada— La mujer contra-cultura .

Nancy: A este nivel seguramente más de una de ustedes se estará preguntando cuándo terminaremos Proverbios 31 y lo haremos, pero debo decirles que este pasaje está encendiendo mi corazón.

Permítanme recapitular para avanzar, hoy estaremos en el versículo 16. Pero permítanme volver al versículo 10 y solo leer hasta el versículo 16 para que podamos recorrer hasta donde estamos, y ver el contexto del versículo que revisaremos hoy.

Estamos escuchando las palabras de un rey, diciéndonos lo que su madre le enseñó cuando era un pequeño príncipe; enseñándole las cualidades que debía buscar en una esposa. Y ella está hablando de lo que significa ser una mujer virtuosa. Esta mujer es de gran valor, es valiosa.

Recuerda que tu valor no se determina por lo que otros piensen de ti. El mundo nos dice que la forma en que otras personas te ven: si tus padres te amaron o no, o si tu esposo te ama o te trata con respeto o no, es lo que desarrollará tu valoración de ti misma.

Pero este pasaje nos dice que el verdadero valor de una mujer está determinado por quien ella es en Cristo, el tipo de corazón que tiene, por su andar. Así que tu valor como persona no lo determina lo que otros te han hecho, lo que otros te han dicho, o como otros te han tratado. Está determinado por quien tú eres. Si eres una mujer virtuosa, excelente— y déjenme decir más bien, si te estás convirtiéndote en una mujer excelente, virtuosa— entonces tu valor es mucho mayor que el de las piedras preciosas o de cualquier monto que se encuentre en una cuenta bancaria.

Entonces vemos en el versículo 11 que esta mujer es de confiar. “En ella confía el corazón de su marido, y no carecerá de ganancias”. Él tiene lo que necesita en esta mujer porque ella le es fiel. Él puede contar con ella para llenar sus necesidades y serle fiel —incondicionalmente.

Puede que él llene sus necesidades, o puede que no. Habrán tiempos que aun el mejor de los esposos, quizás porque desconoces cuales son tus necesidades, no podrá llenarlas, será insensible a ellas, o no estará caminando con Dios. Pero independientemente de eso, la fidelidad de ella es de confiar. Él puede confiar en ella.

El versículo 12 dice: “Ella le trae bien y no mal todos los días de su vida”. ¡Qué amor incondicional! Ella es una mujer que ama a Dios y como resultado, ama a su esposo. Como Dios ha sido bueno para con ella, Él le ha mostrado misericordia — “ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida” (Salmo 23:6). Aquí tenemos una mujer que le hace bien y no mal a su esposo, todos los días de su vida.

El versículo 13: “Busca lana y lino, y con agrado trabaja con sus manos.” Aquí comenzamos a ver el trabajo externo práctico de una mujer que teme al Señor, que ama a su esposo, que ama a sus hijos, y que tiene un corazón para servir a Dios y a su familia. Ella toma la iniciativa; es práctica; es diligente; y trabaja por voluntad propia. Trabaja desde su hogar; trabaja con sus manos; y vimos la belleza de las manos que sirven a Cristo y sirven a otros.

Y luego, en los versículos 14 y 15 hablamos de la importancia de la comida y de proveer para tu familia— de nuevo, dándoles una muestra de esa comida espiritual eterna de la que pueden participar en esta vida y en la venidera. “Es como las naves de mercader, trae su alimento de lejos”.

Y aquí vemos una mujer que se preocupa de que su familia esté alimentada de manera balanceada, con comidas nutritivas Y eso no significa que jamás llame a una pizzería, pero significa que ella está conscientemente pensando en las necesidades físicas y en el bienestar de su familia.

“También se levanta cuando aun es de noche, y da alimento a los de su casa”. Obviamente aquí estamos hablando de la provisión física. Pero anoche, al meditar sobre este pasaje, se me ocurrió pensar que esta mujer también se despierta bien temprano en la mañana para buscar la comida de la Palabra de Dios para tener qué comida espiritual darle a su familia.

Si no estás tomando la comida espiritual de la Palabra de Dios, consistentemente, diariamente, no tendrás los recursos, la habilidad, la sagacidad, la sabiduría, la fortaleza, el deseo o la motivación de llenar las necesidades físicas y temporales de tu familia.

“Da alimento a los de su casa, y tarea a sus doncellas” (versículo 15). Y dijimos en una sesión reciente que puede que no tengamos “doncellas” literalmente, pero tenemos muchas ayudas tecnológicas y asistentes.

Leí una cita donde expresaban que cada persona en el país— hombre, mujer y niño— tiene el equivalente a 100 doncellas a tiempo completo en forma de: lavavajillas, aspiradoras, lavadoras, secadoras, y electrodomésticos de cocina.1

Pero ella organiza estas ayudas, estos asistentes, para que hagan el trabajo que necesita ser hecho. Ahora, el versículo 16 nos dice “Evalúa un campo y lo compra; con sus ganancias planta una viña”. Hay una serie de cosas que este versículo aclara. Primero y lo más obvio es que ella EVALÚA. Ella piensa antes de gastar. Ella no es una gastadora impulsiva.

No es una de esas mujeres que salen y ven esta buena compra y dice “Cárgalo ahí”. Elle se detiene y piensa “¿Es esto algo que necesitamos? ¿Es esto algo que beneficiará a nuestra familia? ¿Se sentirá mi esposo bien con esta compra?” Recuerda, el corazón de su marido en ella confía. Ella no tomará decisiones que vayan en contra de su dirección y en contra de su visión para la familia. “¿Es esto algo que podemos permitirnos?” Ella piensa antes de comprar.

Mi papá solía bromear con mi mamá de que ella le ahorraba miles de dólares en las rebajas y en las ofertas. Pero no porque algo esté rebajado significa que sea necesariamente una buena compra o que sea algo necesario o algo que debamos adquirir en este momento o que la familia pueda costearlo.

Y quiero decir que mi papá ciertamente apreciaba todo el dinero que mi mamá le ahorraba en las rebajas para poder vestir a nuestra familia de siete niños, y le agradaba el hecho de que hacía compras sabias y bien pensadas. Ese es el corazón de una mujer virtuosa.

Y aquí está esa mujer, ella ve una buena oportunidad para adquirir un campo. Evalúa su valor. Evalúa la situación financiera familiar, sus necesidades, sus prioridades, su planificación financiera. Consulta con su marido y juntos acuerdan qué es lo mejor para la familia. Entonces ella va y lo compra. Pero lo hace como una jugadora en un equipo. Ella está sirviendo a su familia.

Tengan en mente que este probablemente no es una estancia que ella compra, es probablemente un terreno —una propiedad que seria usada para generar una ganancia o un beneficio económico para su familia. La Traducción Ampliada dice en este punto, y me gusta esto: El versículo 16 dice “Ella considera un campo [nuevo] antes de comprarlo o aceptarlo [expandiendo prudentemente y no dejando de lado sus deberes actuales para asumir nuevos compromisos]; con sus ahorros [en tiempo y fortaleza] ella planta pampas productivas en su viñedo”.

Así que aquí tenemos una mujer que tiene un buen instinto de negocio, una buena mentalidad de negocio y cierra tratos con sabiduría. Sabe cómo determinar si algo tendrá valor para fines de las necesidades de su familia.

muchas mujeres piensan que no es importante tener una buena cabeza para asuntos financieros, y esa forma de pensar, en efecto, puede representar una gran carga y responsabilidad para el esposo y para la familia.

Ciertamente hay lugar para discusión en la parte de cómo deben dividirse todas las tareas el esposo y la esposa. El esposo es quien dará las pautas generales en cuanto a quién firma los cheques, quién mantiene los libros contables. Pero sabemos que la dirección básica y el liderazgo para la familia vendrá —por lo general, en el ideal de Dios— a través del esposo.

Pero aquí tenemos una mujer que es una socia de ese esposo. Ella es su ayuda. Ella se da cuenta que es importante que ella esté capacitada para pensar sabia y prudentemente acerca de asuntos financieros.

Tu familia estará mucho mejor teniendo menos —no teniendo tantas cosas; un vehículo en vez de dos; menos cosas; esperando para tener esa casa más grande o mejor; apretándose un poco por un período de tiempo, y con paz en el hogar, amor en el hogar y con un espíritu de unidad— que gastando dinero que tu esposo no produce o forzándolo a tomar otro trabajo o forzándote a ingresar al mercado laboral. Solo por mantener ese hábito de gastos— para luego tener que vivir con las deudas, la presión, el conflicto, las discusiones.

Sabes tanto como yo cuántas discusiones en el matrimonio están basadas en asuntos financieros porque las mujeres y hombres no se ven como un equipo. Los esposos y las esposas no trabajan juntos como uno solo. Una esposa tiene una gran responsabilidad aquí: la de vivir dentro de los recursos que Dios provee a través de su esposo.

Carmen: Cada día tu y yo hacemos decisiones financieras. Como nos acaba de explicar Nancy Leigh DeMoss, cada una de esas decisiones representa una oportunidad de glorificar a Dios. Quizás tus finanzas y vida laboral no reflejen realmente tus prioridades. Desearías que no fuera así, pero es difícil bajar el ritmo lo suficiente como para poder hacer un cambio.

Permítanme recomendarles un buen recurso. Se trata del libro “¿Cómo llego a fin de mes?” de Andrés Panasiuk. Si necesitas ayuda para cambiar tu estilo de vida de modo que refleje tus prioridades, éste es el libro que necesitas. Visita nuestra página de AvivaNuestrosCorazones.com y te diremos cómo puedes obtenerlo.

Quizás te puedes identificar con lo engorroso que es esto en la vida real; más que nada que hayamos hablado. Bueno, aquí volvemos con nuestra enseñanza del día de hoy.

Nancy: He estado revisando los archivos de algunos correos que he recibido de mujeres que escuchan Aviva Nuestros Corazones. Algunas cartas son alentadoras— mujeres casadas con hombres piadosos, donde ambos genuinamente buscan al Señor y tratan de llevar sus familias por los caminos de Dios. Y eso es bastante difícil de llevar a cabo tal como está nuestro mundo, aun con el mejor de los matrimonios y los mejores deseos y las mejores intenciones.

Pero por otra parte recibo correos y cartas de mujeres que dicen “No puede imaginar como es en mi casa. Mi esposo es alcohólico. Mis hijos están en drogas. Vengo de un trasfondo de abuso. Me he divorciado dos veces. Estoy sola. Soy madre soltera con todos estos hijos”. Algunas de estas mujeres quieren agradar al Señor pero están en circunstancias que no son ideales.

Sé que esto es probablemente la generalidad más que el que haya personas que viven de acuerdo al cuadro que vemos en Proverbios 31, del esposo piadoso, la esposa que teme a Dios y los hijos que temen al Señor. Pero permítanme decirles, “Esto no sucede de la noche a la mañana. Ninguna familia comienza así en términos de madurez. Esto requiere un proceso; requiere crecimiento”.

Sé que hay muchas, muchas mujeres que escuchan este programa y se desalientan fácilmente. Cuando buscan temer al Señor, lo hacen desde un contexto de un hogar que es en extremadamente difícil.

Déjenme decirles, amigas, que Dios tiene gracia para ustedes para esa situación. No puedo darles una fórmula. No puedo decirles cómo solucionarlo. No puedo decirles cómo. No puedes convertir a tu esposo. No puedes hacerlo piadoso.

Pero puedo decirte lo que puedes hacer —enfócate en ser una mujer de Dios; una mujer que teme al Señor, que clama al Señor por gracia, como cada una debe hacer. Todas, en nuestra circunstancia de vida, la que sea, debemos decir “Señor, no puedo hacer esto sin Ti. No puedo hacerlo por mí misma”.

Y es bueno cuando estamos en una posición donde no podemos hacer las cosas sin Dios; donde nuestras circunstancias nos obligan a clamar a Dios, día tras día, por ayuda, por gracia, por fortaleza y sabiduría.

Y yo extiendo mi corazón hacia ti. Oro por las mujeres que están escuchando este programa, para que tratan de aplicar la Palabra de Dios en circunstancias y situaciones de la vida que son muy difíciles. Lo que puedo decirles es que sé que hay gracia y sé que puedes ser una mujer de Dios en medio de cualquier circunstancia.

Puede caminar con Dios. Tener un espíritu de gratitud, un espíritu que confía, un espíritu fiel y diligente —todas las cualidades que estamos viendo en esta mujer virtuosa no dependen del tipo de esposo que tiene o de si tiene o no un esposo. Dependen de tu relación con el Señor —eso es lo principal y en lo que queremos centrarnos en la medida que continuamos con nuestro estudio de Proverbios capítulo 31.

Sé que hay muchas mujeres, particularmente aquellas de ustedes que han tomado la difícil decisión de quedarse en el hogar —cuando tienes niños en el hogar y no ganas un sueldo afuera— en ocasiones es muy difícil llegar a fin de mes.

Se requiere de sabiduría de Dios para saber cómo lograrlo. Requiere que clamemos al Señor diciendo “Señor, Tú eres el proveedor a fin de cuentas” y pedirle a Dios que supla nuestras necesidades . No solo usando la razón y el pensamiento humano para decir “Oh, esto significa que necesito un trabajo”.

Quizás Dios quiere proveer para tu familia en formas que se asemejan más a como Él alimentó a los hijos de Israel en el desierto cuando les enviaba maná del cielo. Y quizás tu dices “Pero Dios no haría eso”. Te diré algo, si confías en Dios y obedeces a Dios, Dios hará lo que tenga que hacer para suplir tus necesidades.

Él usó cuervos para alimentar a Elías en tiempos de sequía. Y si Dios necesita enviarte cuervos para alimentarte, tengo una fe sencilla para creer que si eso es lo que se requiere, Dios lo hará. Puede que lo haga así. Pero lo cierto es que hará lo que sea para suplir tus necesidades a medida que caminas en fe y en obediencia.

Esta mujer está invirtiendo sus ahorros y ganancias del fruto de sus manos para incrementar el capital familiar, para incrementar el bienestar financiero de la familia. El versículo 16 nos dice “Evalúa un campo y lo compra; con sus ganancias [o fruto de sus ingresos, o algunas traducciones dicen “del fruto de sus manos” —y eso son las ganancias— el frutos de sus manos ] ella planta una viña”.

Les pido que vayan conmigo al versículo 24, y quisiera que traigan ese versículo a este contexto: “Hace telas de lino y las vende, y provee cinturones a los mercaderes”. Aquí vemos una mujer que ahorra y le sobra para poder hacer dos cosas.

La primera , y volveremos a esto en otra sesión, ella puede ser DADORA. Está en capacidad de ministrar a los pobres. Pero también hace suficiente como para vender el excedente; vende esas cintas , esas vestimentas a los mercaderes y trae a la casa ese ingreso extraordinario para la familia. Al hacer esto, no está siendo la proveedora. Sé bien que hay situaciones donde una mujer no tiene alternativa más que ser la proveedora primaria, pero aquí estamos hablando de lo que es ideal.

Algunos tomarían esa mujer como un ejemplo de la “mujer de carrera” y dirían “fíjense en esta ´mujer de Proverbios 31´ ella se la busca, ella vende y compra campos, es una negociante”. Pero déjenme decirles esto, en la medida en que meditas en este pasaje, te das cuenta que esta mujer no lo hace con la perspectiva moderna de una mujer de carrera.

Al contrario, ella trabaja desde su hogar, ella hace esas ropas desde su casa y las vende a los mercaderes. Cuando dice que ella es como “nave de mercader” habla de ella trayendo a casa la comida, la compra, no necesariamente la nómina.

Cuando compra un campo, como dijo un autor, no significa que ella es una agente inmobiliario como tampoco tú eres vendedora por el hecho de comprar zapatos. Esto no es “del dinero de las inversiones de ella”. Ella invierte con su esposo –como un equipo en formas que contribuyen al bienestar de la familia.

Ella desarrolla la industria casera. Al desarrollar una habilidad que suple en primer lugar la necesidad de su familia. Ellos necesitan ropa, así que ella aprende a hacer ropa. Necesitan comida, así que ella aprende a comprar comida de manera sabia y económica. Ella desarrolla una destreza que contribuye a su familia, y es capaz de hacer que esa destreza sea de beneficio aun más allá de su hogar.

Ella es productiva pero no la principal proveedora —esa es la responsabilidad de su esposo. Pero ella hace contribuciones económicas. Su meta no es hacer dinero para plenitud personal. Ni para tener su cuenta privada de gastos. Siempre es por el bien y el beneficio de su familia.

Y ten en mente que su meta no es hacer un negocio. Su meta es construir un hogar, una familia, levantar a su esposo y a sus hijos, un legado familiar y la próxima generación. “La mujer sabia construye su hogar pero la necia con sus manos lo destruye” nos dice Proverbios capítulo 14 (paráfrasis del versículo 1).

Esta mujer no está ahí fuera haciéndose un nombre para sí, como tener su propia carrera, su propia reputación, o su propios ingresos. Ella es una con su esposo. Comprometida con servir, amar y dar y ella está invirtiendo de la forma que puede, incluso financieramente, de manera que su familia pueda ser todo lo que Dios quiere que sean.

Carmen: Construir un hogar. Ese tiene que ser el foco de cada una de nosotras, ya sea que el trabajo nos lleve a la fila del tráfico, en la oficina, o en mi caso a un estudio de grabaciones. Nancy Leigh DeMoss nos ha señalado una meta mucho más alta que acumular cosas o subir una escalera corporativa.

Quizás seas nueva a las enseñanzas de Nancy Leigh DeMoss, y te intriga lo que escuchaste hoy. ¿Quisieras aprender más acerca de lo que significa construir un hogar? Nancy, y otras sabias mujeres, han escrito un libro titulado “Atrévete a ser una mujer conforme al plan de Dios” Cada área de tu vida puede ser una oportunidad de construir un hogar para la gloria de Dios, y este libro te mostrará cómo.

También te invitamos a asistir a una de nuestras Conferencias de Mujer Verdadera. ¿Sabías que muy pronto estaremos llevando a cabo nuestra primera conferencia para la mujer hispana desde Santo Domingo, República Domincana? Visita nuestra página para que te informes acerca de cómo puedes ser parte de este evento, el cual tendrá lugar en el mes de febrero del próximo año.

Todo el tiempo escuchamos consejos como “necesitas ejercitarte todos los días” o “necesitas tiempo con el Señor cada día”. ¿Alguna vez te has preguntado si hay una conexión entre los dos —estudio y ejercicio? Mañana Nancy nos dirá cómo uno te puede ayudar al otro. Ahora vuelve a orar con nosotros.

Nancy: Al hablar de este pasaje, Señor, pienso en mujeres que conozco que están en hogares donde apenas llegan a fin de mes. También pienso en esposos y esposas que han tomado la difícil decisión de que la esposa vuelva a la casa— particularmente en esos años de crianza de los niños, enfocando su energía, toda su atención, y sus afectos, su tiempo en su familia.

Y quiero presentar delante de Ti Señor, en particular a esas mujeres , Te oro que las animes; las fortalezcas; les enseñes a ellas y a sus esposos a clamar a Ti como su Proveedor. Oro que las enseñes a caminar por fe; que les demuestres Tu poder en este mundo tan secular. Oro que les proveas en formas que son sobrenaturales y que sus hogares, sus vidas, sean un testimonio, un tributo a Tu poder y a Tu capacidad de llenar todas las necesidades.

Oro para que les des sabiduría y les muestres cómo pueden contribuir económicamente al bienestar de la familia y que las ayudes a desarrollar las destrezas y las habilidades que pueden usar no solo ministrando a sus familias, sino más allá, que sean dadoras y aun que traigan otro salario al trabajar desde sus casas. Muéstrales cómo ser productivas; cómo ser empresarias; cómo ser sabias. Glorifícate a Ti mismo en la medida que buscamos vivir las prioridades que Tú estableces para nuestras vidas. Oro en el Nombre de Jesús, Amén.

Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss es un ministerio de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras fueron tomadas de la Biblia de las Américas a menos que se cite otra fuente.

Música: Mujer Virtuosa, Leticia Vega, Dulce Melodía ℗ 2011 Leticia Vega

Tomado de: Aviva Nuestros Corazones

Todos los Derechos Reservados

Disponible sobre el Internet en: http://www.avivanuestroscorazones.com

Dios le ama

Miércoles 25 Marzo

Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos. Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.

Romanos 5:68

Dios le ama

¿Podemos pensar en Dios sin sentir algún temor? Es normal respetar a nuestro Creador y obedecerle. La Biblia incluso dice que Dios espera de nosotros que le amemos con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con todas nuestras fuerzas (Deuteronomio 6:5).

Pero nadie pudo responder a lo que él pedía, ni siquiera mediante las más elementales muestras de agradecimiento que Dios podía esperar de sus criaturas. Por el contrario, es claro que todos le desobedecimos, por eso nos dice que somos pecadores. Nuestra relación con Dios está rota porque nuestra desobediencia pone un obstáculo entre él y nosotros. Después de la muerte “cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí” (Romanos 14:12). ¡Es terrible!

¿Cómo, pues, podemos encontrarnos con Dios sin ser condenados? ¿Quién puede intervenir? ¿Cómo puede ser perdonada mi desobediencia?

La Biblia dice que aún hoy Dios ofrece su gracia a los que le han dado la espalda. Lo hace porque Jesucristo, su amado Hijo unigénito, en quien halló su complacencia, aceptó ser condenado en lugar de los humanos rebeldes contra él (Romanos 3:21-26). Sí, el amor de Dios tiene esta medida. Aceptó el sacrificio de su amado Hijo para poder perdonar a las mismas personas que lo crucificaron. Y aún más, adopta y considera como sus hijos a todos los que aceptan esta gracia divina.

“Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios” (1 Juan 3:1).

Éxodo 37 – Hechos 26:1-18 – Salmo 36:7-12 – Proverbios 12:7-8

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch