En Oración

El valle de la visión

Oraciones Puritanas

EN ORACIÓN

¡Oh Señor!
En oración yo me lanzo lejos, en el mundo eterno, y en este gran océano, el
alma mía triunfa sobre todos los males, en las orillas de la mortalidad. El
tiempo con sus diversiones alegres y decepciones crueles nunca parecen tan
desconsideradas como en esta ocasión.
En oración me veo como nada; Encuentro mi corazón buscándote con
intensidad y anhelo con sed vehemente vivir para Ti. Benditos sean los
fuertes vientos del Espíritu Santo que en mí apresuran, mi camino hacia la
Nueva Jerusalén.
En oración, todas las cosas aquí abajo se desvanecen, y nada parece
importante, sino solamente la santidad del corazón y la salvación de los
demás.
En oración todas mis preocupaciones mundanas, miedos, angustias,
desaparecen, y son de tan poca importancia como un soplo de viento.
En oración, mi alma se regocija interiormente con pensamientos vivificados
como los que Tú estás haciendo para Tu iglesia, y yo ansío que Tú obtengas
un grandioso nombre de los pecadores que vuelven a Sion.
En oración yo soy elevado por encima de los ceños fruncidos y lisonjas de la
vida, y saboreo las alegrías celestiales; entrando en el mundo eterno yo
puedo entregarme a Ti con todo mi corazón, para ser Tuyo para siempre.

En oración yo puedo colocar todas mis preocupaciones en Tus manos, y
estar a Tu entera disposición, no teniendo ninguna voluntad o interés
propio.
En oración yo puedo interceder por mis amigos, ministros, pecadores,
iglesia, Tu Reino venidero, con mayor libertad, esperanzas ardientes, como
un hijo a su padre, como alguien que ama a su amado.
Ayúdame a estar siempre en oración y nunca dejar de orar.

El evangelio de la gracia de Dios

Jueves 25 Noviembre

El ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor.Lucas 2:10-11

Hoy (1)Leer Lucas 2: 8-16

“Os ha nacido hoy… un Salvador”. Lucas, médico de profesión, es el autor del tercer evangelio. Acompañó al apóstol Pablo en varios de sus viajes. Su evangelio podría ser subtitulado: “el evangelio de la gracia de Dios”.

Una de las palabras de la gracia es “hoy”. El primer “hoy” en el evangelio de Lucas está asociado a la palabra Salvador. Por medio de ese Salvador la gracia quiere liberar a los que están perdidos. Su salvación (o su liberación) no es una vaga esperanza para el futuro, sino una realidad cotidiana que puede transformar su vida desde ahora. ¡Y es un tema de gran alegría!

Aún más, el evangelio de Lucas nos dice que la salvación es una persona: Jesucristo (cap. 2:30). La venida de Jesús a la tierra es el fundamento de la salvación que Dios nos ofrece. El Hijo de Dios vino al mundo para llevar sobre sí mismo todo lo que deshonraba a Dios. “Él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas el Señor cargó en él el pecado de todos nosotros” (Isaías 53:5-6).

Para ser nuestro Salvador tuvo que sufrir, en nuestro lugar, el castigo que nosotros merecíamos. Y desde que lo hizo, pues murió y resucitó, “anunció las buenas nuevas de paz” (Efesios 2:17) a todos los hombres. Sí, “el Padre ha enviado al Hijo, el Salvador del mundo” (1 Juan 4:14). ¡Tanto usted como yo necesitamos al Salvador!(mañana continuará)

Job 31 – Hebreos 12:12-29 – Salmo 132:13-18 – Proverbios 28:15-16

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch