¿Está desanimado?

Martes 30 Noviembre

Echando toda vuestra ansiedad sobre él (Dios), porque él tiene cuidado de vosotros.1 Pedro 5:7Considerad a aquel (Jesús) que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar.Hebreos 12:3

¿Está desanimado?

Cuando una prueba dura mucho tiempo, o cuando hacemos un trabajo agotador, el cansancio llega y nos sentimos abatidos. En nuestro entorno social o profesional quizá también suframos injusticias, burlas, acosos, y a veces, incluso tenemos que luchar contra la degradación moral que va en aumento… La vida cristiana “a contracorriente” de la sociedad nos exige mucha energía, y con la fuerte presión no debemos ceder al deseo de abandonar.

Los grandes hombres de fe: Abraham, Moisés, Josué y David, también pasaron por momentos de desánimo. La Biblia menciona el celo del profeta Elías y las grandes victorias que Dios le permitió ganar, y luego añade: “se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Señor, quítame la vida” (1 Reyes 19:4).

Si las circunstancias de la vida, difíciles o incluso felices, nos hacen perder el equilibrio, es porque el Señor deja de ser nuestro único apoyo. Nuestra relación con él mediante la lectura de la Biblia y la oración se debilitaron, tal vez debido al desánimo o, por el contrario, a la confianza en nosotros mismos. Por lo tanto, nos sentimos lejos de nuestro Dios, sin fuerza. Entonces, ¿qué debemos hacer? Clamar al Señor; él aumentará la fuerza de nuestra alma (Salmo 138:3). Si constatamos que no podemos continuar solos, confiemos en el poder infinito de nuestro Señor y en su amor. “Los que esperan al Señor tendrán nuevas fuerzas… correrán, y no se cansarán” (Isaías 40:31).

Job 37 – Colosenses 3 – Salmo 135:15-21 – Proverbios 28:25-26

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch