//
estás leyendo...
Todos los Artículos

Elija el gozo

21 Septiembre 2017

vpv-logo_0

Elija el gozo
por Charles R. Swindoll

Salmos 100

El Salmo 100 no pierde el tiempo con acciones preliminares. En vez de tratar de convencer al lector a que alabe a Dios por su bondad y por sus muchas bendiciones, el compositor presenta seis acciones imperativas, comenzando con el primer versículo.

Los preceptos

1. Canten alegres al Señor (v. 1). ¡Qué manera de empezar un salmo! El idioma hebreo va al punto. De hecho, el término “alegre” no aparece en el hebreo original. Más bien el texto se lee literalmente, “canten al Señor”. La palabra, “canten” viene de una palabra hebrea que significa hacer ruido o dar un gran sonido (como de una trompeta). El compositor está hablando de esa clase de canto que sale de una persona llena de gozo y que no puede contener sus emociones, muy similar a la alegría que sienten los fanáticos del deporte cuando sus equipos o atletas hacen algo impresionante. El salmista nos está diciendo que cantemos con emoción a nuestro Dios.

Es difícil pensar en esa clase de emoción con respecto al Señor, ¿no es cierto? Admitámoslo; ¿Cuándo fue la última vez que usted gritó de emoción por algo que leyó en la Escritura? ¿Cuando alzó sus manos y saltó después de un sermón acerca de los atributos de Dios? Definitivamente deberíamos sentir algo de emoción, al menos un poquito de gozo. Algunas veces el Señor hace cosas que desafían cualquier explicación natural, algo que va más allá de nuestras capacidades. Cuando él le rescata, no se quede en silencio. Cántele a Él. Eleve su voz en alabanza. Al hacerlo estará contrarrestando ese afán de ingratitud que fácilmente puede adherirse a nuestro ser.

2. Sirvan al Señor con alegría (v. 2). Una buena señal de una vida agradecida es el  servicio. Son pocas las decisiones que son más eficaces para deshacerse del afán diario de la ingratitud que servir a los demás. Al hacer la obra de Dios, le servimos. No lo estamos haciendo para la iglesia, para el superintendente de algún departamento, para el pastor o para alguna junta. Estamos sirviéndole al Señor mismo.  A él es a quien adoramos y a quien servimos, no a las personas. Y observe también que ese servicio no es motivado por la culpabilidad o la obligación; se nos invita a servir “con alegría”. El término hebreo de esta frase se utilizaba para describir cosas placenteras que daban felicidad.

Ahora, seamos realistas por un momento. No todo el tiempo se siente el deseo de servir. No obstante, esperar hasta sentirse agradecido para hacerlo no es un buen plan; entonces nunca lo hará (Lo digo por experiencia propia). El salmo no implica  que solo debemos servir cuando nuestro corazón esté lleno de gozo. Al contrario, debemos servir todo el tiempo, él gozo surgirá después. De hecho, cuando comienzo a sentir lástima de mí o cuando mi actitud comienza a volverse cínica, sé que es hora de servir a alguien que está peor que yo. No pasa mucho tiempo antes que el gozo aleje el negativismo de mi corazón.

3. Vengan ante su presencia con regocijo (v. 2). Hemos considerado la idea de cantar en varias ocasiones, así que no hay necesidad de agregar a mis propios comentarios. Permítame sencillamente, enfatizar la palabra “regocijo”. El texto nos da a entender que Dios quiere que seamos personas gozosas que se regocijan en su presencia.

¿Es usted una persona gozosa? ¿Su rostro muestra  una sonrisa frecuente? ¿Sus ojos reflejan una actitud de gozo interna? Por ejemplo, cuando usted canta en la iglesia, ¿lo hace con gozo? La próxima vez que pueda, observe a la persona que está en el automóvil al lado del suyo en la carretera. No hay sonrisa en su rostro. O alguna  persona que esté en el supermercado. No hay sonrisa. . . no hay gozo.

 Afirmando el alma
¿Se considera usted una persona gozosa? ¿De qué forma su temperamento afecta su actitud? Si el gozo es una decisión, ¿qué está usted haciendo para cultivar una actitud de gozo? Según los versículos 1 y 2, adorar al lado de otros creyentes y servir a los demás es un buen lugar para comenzar. Quizás sea el momento para comenzar a cambiar.

 

Adaptado del libro, Viviendo los Salmos (El Paso: Editorial Mundo Hispano, 2013). Con permiso de la Editorial Mundo Hispano (www.editorialmh.org). Copyright
© 2017 por Charles R. Swindoll, Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Las Bienaventuranzas

Mateo 5:3-12 “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia. “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: