//
estás leyendo...
Devocional, Familia, Todos los Artículos, Vida Cristiana

CEDER LOS DERECHOS

CEDER LOS DERECHOS

Charles R. Swindoll

26 de octubre, 2018

Proverbos 24, 25

Si aceptamos que el resentimiento es venenoso para el alma y que Dios demanda que nos deshagamos de él, la siguiente pregunta es obvia: ¿cómo? ¿Cómo podemos deshacernos de esta actitud tóxica? Es aquí donde la Biblia viene a nuestro rescate. Debemos hacer algo doloroso dentro de nosotros mismos: debemos ceder nuestro derecho de buscar nuestra propia justicia. Este es el primer paso para perdonar a alguien.

La injusticia le pertenece a Dios. Hay una buena razón por la cual queremos justicia. La justicia es una cualidad que Dios comparte con nosotros por ser hechos a Su imagen. Dios es justo. Dios recompensa el buen comportamiento y permite que los malos sufran el castigo por sus obras.

No hay ningún lugar en la Escritura donde se diga que el concepto de la justicia sea algo malo. Tampoco encontrara ninguna condenación para aquellos que desean la justicia. No obstante, Dios nos ha llamado a que le entreguemos todos los asuntos que requieren justicia y cedamos nuestro derecho. Dios habló de esto al principio de la historia de Israel:

«Mia es la venganza, yo pagaré; a su debido tiempo su pie resbalará. Porque está cercano el día de su calamidad, y lo que les está preparado se apresura. Ciertamente el SEÑOR juzgará a su pueblo y tendrá misericordia de sus siervos» (Deuteronomio 32:3536).

El proverbio nos asegura nuevamente: No te enfurezcas a causa de los malhechores ni tengas envidia de los impíos; porque no habrá un buen porvenir para el malo, y la lámpara de los impíos será apagada (Proverbios 24:1920).

Dios nos da Su promesa solemne de que Él se encargará de la justicia a nuestro favor y cumplirá su función de juez con toda integridad. Esta promesa nos libera de esas heridas pasadas para enfocarnos en buenas decisiones, con el deseo de crear un futuro mejor. El apóstol Pablo decía que así «damos lugar a la ira de Dios» para que Él haga Su trabajo.

«No paguen a nadie mal por mal. Procuren lo bueno delante de todos los hombres. Si es posible, en cuanto dependa de ustedes, tengan paz con todos los hombres. Amados, no se venguen ustedes mismos sino dejen lugar a la ira de Dios, porque está escrito: Mía es la venganza; yo pagaré, dice el Señor». (Romanos 21:17-19)

Reflexión: Los primeros dos pasos para perdonar a alguien es ceder su derecho de hacer su propia justicia por el daño que le han hecho. Por cada una de las personas en la lista de los que le han ofendido, haga la siguiente oración y marque la fecha:

«Señor, el día de hoy entrego mi derecho de hacer justicia con respecto a ___________________ y el daño que esa persona me hizo. No buscaré retribución ni me deleitaré en sus caídas. La justicia es tu responsabilidad. Amén».

No se apure con este proceso. Quizás necesite varios días antes de que pueda orar de manera sincera por cada persona en su lista. Vaya haciéndolo, nombre por nombre, y de manera genuina abandone su derecho de hacer justicia por su propia mano.

La justicia es una cualidad que Dios comparte con nosotros por ser hechos a Su imagen.

Charles R. Swindoll

Adaptado del libro, Viviendo los Proverbios  (Editorial Mundo Hispano, 2014). Con permiso de la Editorial Mundo Hispano (www.editorialmundohispano.org). Copyright © 2018 por Charles R. Swindoll, Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Alimentemos El Alma Auido

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: