//
estás leyendo...
Devocional, Familia, Todos los Artículos, Vida Cristiana

Lecciones importantes para muchos líderes

1 SEPTIEMBRE

1 Samuel 25 | 1 Corintios 6 | Ezequiel 4 | Salmos 40–41

A pesar de que es muy interesante e incluye hábiles caracterizaciones, uno se pregunta por qué se incluyó el relato de 1 Samuel 25. ¿Cómo contribuye al adelanto de la trama de 1 y 2 de Samuel?

Una vez comprendemos las convenciones sociales de la época, el relato en sí es claro. Aparentemente, en este momento, Saúl no estaba persiguiendo activamente a David (ver 1 Samuel 24), pero las relaciones aún son tan delicadas que David y sus hombres se mantienen alejados de Saúl. Gran parte de esta cultura estaba unida a dos valores que muchos en Occidente rara vez experimentan: (1) Toda buena obra tiene que ser recompensada con otra. La cortesía se extendía a la práctica recíproca de dar regalos. Fallar en este aspecto suponía vergüenza para la persona que había incumplido y se consideraba que esta había tratado a la otra con desprecio. (2) Las exigencias de la hospitalidad implican que es inadecuado rechazar a alguien o no recibirlo en la casa. Esto indicaría avaricia y grosería. La mera cortesía demandaba que uno ofreciera lo mejor a sus invitados, sobre todo si era adinerado.

De manera que cuando los hombres de David aparecen en la puerta de Nabal, no están pidiendo dinero de protección. Cuando Nabal los hace irse con las manos vacías, no se está comportando como un hombre recto que se niega a que un bandido le intimide, sino como un desgraciado ingrato que recibe de todo el mundo y nunca da nada a cambio; alguien que ignora con altivez las cortesías y convenciones de la cultura y trae sobre sí vergüenza, sin importar lo que piensen los demás, y que trata con un desdén insoportable al hombre que ha contribuido a su riqueza y bienestar.

Abigail es la figura que sale mejor parada en este relato. Con gracia y tacto, aplaca la ira de David y salva la vida a su esposo y a sus empleados. David es una figura mixta. De acuerdo con las costumbres de la época, seguramente estaba justificada en cierta manera la venganza que planificó, pero sólo serviría como un presagio de más matanza y de un estilo de liderazgo que mancillaría el trono que algún día iba a ocupar. Abigail ve todo esto y, de manera encantadora, le convence de que ella tiene razón.

¿Por qué, entonces, se incluye este relato? De entrada, por supuesto que hay pistas que nos sugieren que David se acerca cada vez más al trono. Samuel, el profeta que lo ungió, ha muerto (25:1). David dirige un ejército de seiscientos hombres. Abigail representa el aumento de la cantidad de israelitas que reconocen que, tarde o temprano, David será su rey (25:28–30). Pero, sobre todo, David se encamina ahora en una dirección moral contraria a la de Saúl. A medida que el poder de Saúl ha aumentado, también ha crecido su sed de venganza. David estaba a punto de seguir la misma dirección malvada, hasta que Abigail se lo impidió, y él mismo lo reconoce (25:32–34). Aquí, hay lecciones importantes para muchos líderes cristianos poderosos.

Carson, D. A. (2013). Por amor a Dios: Devocional para apasionarnos por la Palabra. (R. Marshall, G. Muñoz, & L. Viegas, Trads.) (1a edición, Vol. I, p. 244). Barcelona: Publicaciones Andamio.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Las Bienaventuranzas

Mateo 5:3-12 “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia. “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: