//
estás leyendo...
Devocional, Familia, Todos los Artículos, Vida Cristiana

Si David estuviera vivo hoy día, seguramente muchos de nosotros nos sentiríamos incómodos. Era un hombre muy enérgico: exuberante en sus placeres, abatido en sus desánimos, poderoso en su liderazgo, desenfrenado en su adoración.

11 SEPTIEMBRE

2 Samuel 6 | 1 Corintios 16 | Ezequiel 14 | Salmo 55

Si David estuviera vivo hoy día, seguramente muchos de nosotros nos sentiríamos incómodos. Era un hombre muy enérgico: exuberante en sus placeres, abatido en sus desánimos, poderoso en su liderazgo, desenfrenado en su adoración.

(1) Hay un suceso que nos revela mucho, tanto de este hombre como de Dios; a saber, la ocasión en la que se llevó el arca del pacto, y probablemente todo el tabernáculo, a Jerusalén (2 Samuel 6). David no envía solamente a unos cuantos clérigos—los levitas designados—y nada más. Reúne una tropa de treinta mil soldados expertos y representantes de toda la casa de Israel, y un montón de músicos y coros.

(2) Cuando Uza extendió su mano para estabilizar el arca porque los bueyes que tiraban del carro tropezaron, “Con todo, la ira del Señor se encendió contra Uza por su atrevimiento y lo hirió de muerte ahí mismo, de modo que Uza cayó fulminado junto al arca”. (6:7). Sin duda que esto aguó la fiesta. David está a la vez enojado con Dios (6:8) y temeroso de él (6:9). Por el momento, decide no traer el arca del Señor a Jerusalén. Ciertamente, también muchos de nosotros, en silencio, estamos de acuerdo con David.

No obstante, Dios ha estado profundamente preocupado en todo momento por erradicar cualquier idea de que él no es más que un talismán, un dios controlable, una especie de diosecillo parecido a los demás del territorio. Una de sus prohibiciones más rotundas era no tocar el arca ni mirar dentro de ella. De hecho, por esto último setenta hombres de Bet Semes pagaron con sus vidas, tan sólo una generación antes (1 Samuel 6:19–20); ver meditación del 15 de agosto), cuando ignoraron el edicto. Nuestro texto define el acto de Uza como “irreverente” (2 Samuel 6:7). Lo que lo hizo irreverente o “profano” no fue que Uza actuara maliciosamente, sino que en su ojos no había un temor reverente ni la distinción cuidadosa entre todo lo que Dios llama santo y lo que es meramente común. El horror de la blasfemia es idéntico: la gente dice que no significa nada cuando toman el nombre de Dios en vano. Ese es justamente el problema: para ellos no significa nada. Dios no tolera que se le trate de esa manera.

(3) El arca permanece con Obed Edom durante tres meses y él experimenta tanta bendición que a David le vuelve a interesar (6:11–12). La bendición y la reverencia van de la mano; más vale que David se dé cuenta y nosotros también.

(4) Mical resulta ser digna hija de su padre: le interesa más la pompa, la forma, los vestidos reales y la dignidad personal que la adoración exuberante (6:16). Desprecia a David justamente porque él está tan centrado en Dios, que le importa muy poco su imagen. Las personas que viven constantemente obsesionadas por lo que los demás piensan de ellas, nunca logran disfrutar de ser plenamente conscientes de Dios y estar centradas en él, algo que caracteriza a toda verdadera adoración.

Carson, D. A. (2013). Por amor a Dios: Devocional para apasionarnos por la Palabra. (R. Marshall, G. Muñoz, & L. Viegas, Trads.) (1a edición, Vol. I, p. 254). Barcelona: Publicaciones Andamio.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Las Bienaventuranzas

Mateo 5:3-12 “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia. “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: