//
estás leyendo...
Devocional, Familia, Todos los Artículos, Vida Cristiana

Natán y el rey David

16 SEPTIEMBRE

2 Samuel 12 | 2 Corintios 5 | Ezequiel 19 | Salmos 64–65

En la dramática confrontación de Natán con el rey David (2 Samuel 12), la valentía del profeta se unió a una sagacidad formidable. ¿Cómo podría un profeta captar la atención de un rey autocrático y denunciarle su pecado de frente, si no fuera mediante este acercamiento indirecto?

Debemos reflexionar sobre ciertos elementos de este capítulo.

Primero, la diferencia fundamental entre David y Saúl resulta ahora evidente. Ambos abusaron del poder en su alto puesto. Lo que les diferencia es la manera como responden a la reprensión. Cuando Samuel acusó a Saúl de su pecado, este fingió; cuando Jonatán cuestionó la política de Saúl, le arrojaron una lanza. Por el contrario, a pesar de que Natán aborda su tema de manera indirecta, pronto el pecado queda al descubierto: “¡Tú eres ese hombre!” (12:7). No obstante, la respuesta de David es radicalmente diferente: “¡He pecado contra el Señor!” (12:13).

Seguramente, esta es una de las mayores pruebas de la dirección que toma la vida de una persona. Somos una raza de pecadores. Aun la gente buena, gente con una fe fuerte, incluso alguien como David—que es un “hombre conforme al corazón de Dios” (cf. 1 Samuel 13:14) —puede resbalar y pecar. Nunca hay una excusa válida para ello, pero, cuando sucede, jamás nos debería sorprender. Quienes tomen en serio el conocimiento de Dios regresarán en su momento con un arrepentimiento genuino. Los falsos conversos y los apóstatas desplegarán una plétora de excusas insulsas, pero no admitirán la culpa personal excepto de manera muy superficial.

Segundo, sólo Dios puede perdonar el pecado. Cuando lo hace, no se aplica el castigo justo para el pecado: la muerte misma (12:13).

Tercero, a pesar de que la sanción máxima del pecado no se ejecuta, puede que haya otras consecuencias que, en este mundo caído, no podemos evitar. David ahora se enfrenta a tres de ellas: (1) que el hijo que Betsabé tiene en el vientre morirá, (2) que durante toda su vida habrá luchas y guerra mientras él intenta establecer su reino y (3) que, en algún momento de su vida, experimentará en carne propia la traición: alguien de su propia casa tomará el trono de manera temporal, ejemplificándolo al acostarse con el harem real (12:12–13). Cada una es lacerante. La primera está vinculada al adulterio mismo; la segunda es quizás una pista de que la razón por la cual David se vio tentado fue por quedarse en su hogar y no ir a la guerra con Joab (11:1), evidentemente anhelando la paz; y la tercera le paga a David con la misma moneda de traición que él practicó.

Cuarto, la respuesta de David al más duro de los juicios muestra su profunda sumisión. Dios no es el equivalente de un Destino impersonal. Es una persona y, como tal, se le puede pedir y buscar. A pesar de su enorme fracaso, David sigue siendo un hombre que conoce mejor a Dios que sus numerosos críticos.

Carson, D. A. (2013). Por amor a Dios: Devocional para apasionarnos por la Palabra. (R. Marshall, G. Muñoz, & L. Viegas, Trads.) (1a edición, Vol. I, p. 259). Barcelona: Publicaciones Andamio.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Las Bienaventuranzas

Mateo 5:3-12 “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia. “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: