//
estás leyendo...
Devocional, Familia, Todos los Artículos, Vida Cristiana

Una ventaja táctica

19 Septiembre 2017

Una ventaja táctica
por Charles R. Swindoll

Salmos 91

Una vez que su éxito en la batalla contra los ataques del diablo ha sido predicho, el Salmo  91 continúa con varios compromisos de parte del Señor. Él ha prometido darle una ventaja táctica, la cual el compositor enumera en los versículos finales.

Apoyo en contra de la maldad

Dios ha prometido enviar a sus ángeles como apoyo cuando enfrentamos los ataques en las áreas sobrenaturales. Tiene sentido. Satanás y los demonios son seres sobrenaturales así como los ángeles. Necesitamos ayuda sobrenatural cuando estamos enfrentándonos a enemigos sobrenaturales. En los versículos 11 al 13, el compositor describe tres actividades específicas que los ángeles realizan en nuestro favor.

A sus ángeles dará órdenes acerca de ti (v. 11). Este término, “órdenes” viene del hebreo, “tzawa”, que significa señalar, instalar, o dar una orden. Existen otros pasajes en la Escritura que sugieren que el Señor tiene ángeles designados, ángeles de la guardia, para que nos ayuden cuando seamos atacados por las fuerzas naturales (Mateo 18:10; Hechos 12:15).

2. Para que te guarde en todos tus caminos (v. 11). El verbo en hebreo es, “shamar” que significa proteger, observar, preservar o cuidar. Los ángeles son los supervisores del pueblo de Dios. Son centinelas silenciosos que protegen a aquellos que buscan refugio en el Señor, preservando sus pasos.

3. En sus manos te llevará (v.12).  El verbo, “nasah” da la idea de levantar, cargar o llevar a alguien brazos. Se utiliza figurativamente en referencia a una persona y da la idea de apoyar o sostener a alguien. En el contexto de Salmo 91, los ángeles cuidan de sus necesidades espirituales, emocionales y mentales para que usted no se sienta abrumado por el engaño del diablo y sus secuaces.

Protección en contra de la maldad

Durante trece versículos el compositor le ha hablado directamente a usted. Ahora es Dios el que habla y se compromete dándole seis promesas a aquellos que buscan refugio en él.

Yo lo libraré (v. 14).
Lo pondré en alto (v. 14).
Le responderé (v. 15).

Estaré con él en la angustia. (v. 15).
Lo libraré y lo glorificaré (v. 15).
Lo saciaré (v. 16).

¡Qué lista de promesas! De la boca de Dios a la pluma del salmista y ahora ante sus propios ojos. Estas son promesas que Dios le ha hecho usted. Él ha dicho que aquellos que le aman y aquellos que le conocen tienen esta esperanza segura en Él. El término hebreo que se utiliza para la palabra, “amor” no es común. Frecuentemente se utiliza como referencia a unir dos cosas. En el idioma hebreo incluye la idea de poner una montura a un caballo. El versículo 14 del Salmo 91 puede leerse entonces: “porque él me abraza afectivamente”.

Afirmando el alma
Si usted fuese a  entrar en una batalla sabiendo que su mejor esfuerzo le garantizará la victoria, ¿de qué forma esa seguridad mejoraría su capacidad de pelear? ¿De qué manera la victoria garantizada afecta su perspectiva sobre la adversidad? El Salmo 91 dice que refugiarse en la verdad divina es la clave para la victoria. ¿Cuál será su plan de guerra de ahora en adelante? Sea específico.

Adaptado del libro, Viviendo los Salmos (El Paso: Editorial Mundo Hispano, 2013). Con permiso de la Editorial Mundo Hispano (www.editorialmh.org). Copyright
© 2017 por Charles R. Swindoll, Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Las Bienaventuranzas

Mateo 5:3-12 “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia. “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: