//
estás leyendo...
Devocional, Familia, Todos los Artículos, Vida Cristiana

¿Es necesario hablar del sufrimiento? (2)

Respondió Job, y dijo: Muchas veces he oído cosas como estas; consoladores molestos sois todos vosotros.

Job 16:1-2

Respondió Job al Señor, y dijo… De oídas te había oído; mas ahora mis ojos te ven.

Job 42:1, 5

¿Es necesario hablar del sufrimiento? (2)

La historia de Job es sorprendente. Por una parte Job, un hombre colmado de las bendiciones de Dios, es proyectado súbitamente en el fondo de la desgracia. Se defiende diciendo que no es culpable ante un Dios que, en apariencia, permanece insensible a su dolor. Por otra parte, su mujer lo incita a maldecir a Dios, y sus tres amigos lo agobian con discursos de una «teología» impecable, tratando de explicarle que si está sufriendo, es porque ha ofendido a Dios.

Lo único que esos discursos hacen es acusar al pobre Job, en vez de consolarlo. Pero al final del libro Dios declara que solo Job habló correctamente, mientras sus amigos, supuestos abogados de la causa divina, son descalificados. Aquí hay una lección que debemos tener en cuenta: es preciso poner freno a las palabras que se dicen con ligereza y a todos esos discursos que no comprenden ni el camino ni el objetivo del sufrimiento.

Pero el libro de Job va mucho más allá de esta advertencia. También nos enseña que el atravesar la prueba puede ser útil para el creyente, que tiene un alcance mucho mayor que nuestros razonamientos. Mientras experimentamos dolorosamente lo insoportable, Dios nos eleva por encima de nuestros pensamientos. Permite a Job que lo vea, que lo comprenda. Entonces Job reconoce su pobreza espiritual, pero su corazón está lleno del amor divino, y a partir de ese momento puede orar por los que lo habían agobiado en medio de su tristeza. Al final del libro, Job exclama dirigiéndose a Dios: “De oídas te había oído; mas ahora mis ojos te ven”.

Éxodo 40 – Hechos 27:13-44 – Salmo 37:16-22 – Proverbios 12:13-14

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Las Bienaventuranzas

Mateo 5:3-12 “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia. “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: