La historia de CONVERSIÓN de CHARLES SPURGEON

BITE

Serie: Biografías

La historia de CONVERSIÓN de CHARLES SPURGEON

 

 

 

Esta historia fue contada más de 280 veces por Charles Spurgeon, tan solo en sus sermones.

“Estuve años y años, sintiendo que estaba al borde del infierno. Estaba descontento, desanimado, desesperado. Soñé con el infierno. Mi vida estaba llena de dolor y miseria, creyendo que estaba perdido”.

Charles Spurgeon usó estas palabras fuertes para describir sus años de adolescencia. A pesar de su educación cristiana ya que su padre y su abuelo eran ministros y de que fue bautizado siendo un bebé y criado en una iglesia congregacional, y también por sus propios esfuerzos de buscar a Dios,

 leer la Biblia y orar a diario, Spurgeon se despertó un domingo de enero de 1850 con un profundo deseo de ser libre.

Decidió ir a la iglesia, pero debido a una tormenta de nieve, el camino estaba bloqueado, así que dobló por una calle lateral y llegó a una pequeña iglesia metodista. En ella habían alrededor de una docena o máximo quince personas.

El ministro que predicaría esa mañana no llegó a la iglesia, al parecer por la tormenta de nieve.

Subió entonces a la plataforma un hombre delgado para predicar. Al parecer el hombre contaba con poco conocimiento de las Escrituras lo que lo obligó a mantener su mirada sobre un solo texto, Isaías 45:22.

Spurgeon contaba que el predicador comenzó así: “De hecho, este es un texto muy simple. Dice ‘Mirad’. Ahora, miren, no sufran mucho dolor. No se trata de levantar el pie o el dedo, es solo “mirar”. Bueno, un hombre no necesita ir a la universidad para aprender a mirar. Puede que seas el tonto más grande y, sin embargo, puedes mirar… Cualquiera puede mirar, incluso un niño puede mirar. Mira. Pero luego el texto dice: ‘Mirad a mí’. ¡Sí!, muchos de ustedes se están mirando a sí mismos, pero no sirve de nada. Nunca encontrarán ningún consuelo en ustedes mismos. Algunos dicen que miran a Dios el Padre. No, mírenlo a Él porque Jesucristo, dice: ‘Mírenme’.”

Entonces el hombre continúo con su texto de esta manera: “Mírame a Mí, estoy sudando grandes gotas de sangre. Mírame, estoy colgado en la cruz. Mírame, estoy muerto y sepultado. Yo: me levanto de nuevo. Mírame a mí, yo asciendo al cielo. Mírame a mí, estoy sentado a la diestra del padre. ¡Oh, pobre pecador, mírame! ¡Mírame!

Luego de hablar sobre este tema durante un poco más de 10 minutos. El hombre miró hacía abajo y vio a aquel joven que venía a la iglesia por primera vez.

Solo fijando sus ojos en él dijo: “Joven, te ves muy miserable. Y siempre serás miserable, miserable en la vida y miserable en la muerte, si no obedeces mi texto, pero si obedeces ahora, en este momento, serás salvo”. Luego, levantando las manos, gritó: “Joven, mira a Jesucristo. ¡Mira! ¡Mira! ¡Mira! ¡No tienes nada más que hacer sino mirar y vivir!”

Luego, el propio Spurgeon dijo al respecto: “Vi de inmediato el camino de la salvación. No sé qué más dijo, no me fijé mucho en ello, estaba tan poseído con ese único pensamiento… Había estado esperando hacer cincuenta cosas, pero cuando escuché esa palabra, “¡Mirad!” me pareció encantadora.

Allí mismo la nube desapareció, la oscuridad se disipó, y en ese momento vi el sol; y podría haber resucitado en ese instante, y cantado con el más entusiasta de ellos, de la preciosa sangre de Cristo.

Ese día feliz en que encontré al Salvador aprendí a aferrarme a Sus amados pies, fue un día que nunca olvidaré… Escuché la Palabra de Dios y ese precioso texto me llevó a la cruz de Cristo . Puedo testificar que la alegría de ese día fue completamente indescriptible. Pude haber saltado, podría haber bailado; no había expresión, por fanática que fuera, que hubiera estado fuera de la alegría de esa hora. Han pasado muchos días desde entonces, pero nunca ha habido un momento en que haya tenido la euforia plena, el deleite chispeante que tuve ese primer día.

CIBERGRAFÍA

Conversión de Charles Spurgeon: http://bit.ly/2JAAMar y http://bit.ly/2xUzRga

SÍGUENOS

Sitio web: http://biteproject.com
Twitter: https://twitter.com/biteproject
Podcast: https://audioboom.com/channels/4977856
Instagram: https://www.instagram.com/biteproject/
Facebook: https://www.facebook.com/biteproject/

Voz en off: Josué Castellón (https://twitter.com/josuekstellon)

11/42 – Lee la Biblia: Jueces

El Proyecto Biblia

Serie: Antiguo Testamento

11/42 – Lee la Biblia: Jueces

Antiguo Testamento

Mira nuestro video de Lee la Biblia sobre el libro de Deuteronomio, que analiza el diseño literario del libro y su flujo de pensamiento. En Deuteronomio, Moisés da las palabras finales de sabiduría y de advertencia antes de que los israelitas entren en la tierra prometida, desafiándoles a ser fieles a Dios.

Lanzaremos un nuevo video de Lee la Biblia para cada libro de la Biblia en coordinación con nuestro plan de lectura. Si no has leído la Biblia entera anteriormente, o si lo has intentado y te has rendido, te animamos a leer con nosotros. #BibleProject #VideosDeLaBiblia #Introducción Lee la Biblia

En el Proyecto Biblia, hacemos videos animados que exploran los libros y temas de la Biblia. Aquí puedes encontrar todos nuestros videos y recursos por libro, tema o serie de forma gratuita.

https://thebibleproject.com/international/spanish/

ST500S Teología Sistemática, Lección 2.2

Serie: Introducción a la Teología Sistemática

Plan de estudio: https://drive.google.com/file/d/1-Al6rOq6Tox4zb4wBU2nWqekLnhk6l9W/view

ST500S Teología Sistemática, Lección 2.2

 

 

Biblia y Teología es un podcast del Dr Larry Trotter, dedicado a la exposición bíblica y la enseñanza teológica.  Larry es pastor de Florida Coast Church en Pompano Beach, Florida y profesor adjunto de Knox Theological Seminary en Fort Lauderdale, Florida.

Vivió veinticuatro maravillosos años como pastor en México y conferencista en distintos países de Latinoamérica. El propósito de Biblia y Teología es proporcionar enseñanza avanzada y en una forma accesible.

http://www.seminarioreformado.org

La sorpresa que me esperaba

Sábado 6 Junio
El Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.
Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor.
La sorpresa que me esperaba

«Nunca me atrajo ninguna religión: ni el islam, ni el cristianismo, ni ninguna otra creencia. Estaba convencido de que había que aprovechar la vida lo mejor posible, porque luego vendría la muerte; y después la nada. Esa era mi divisa. Vivía tomando y fumando; les hacía la vida insoportable a mi esposa y a mi pequeño hijo.

Cierto día me encontré con un viejo compañero del servicio militar, quien me invitó a su casa. Fui con mi esposa y mi hijo sin pensar para nada en la gran sorpresa que me esperaba. En efecto, este hombre era cristiano. Me habló de Jesús y me propuso acompañarlo a un encuentro de cristianos. Sin dudarlo, asistí con mi mujer y mi hijo. Desde entonces nuestra familia empezó a cambiar para bien. Doy gracias al Señor porque los tres aceptamos a Jesús en nuestra vida, con una fe muy simple. Conocemos ahora la felicidad y el gozo de estar en Cristo, y me doy cuenta de que inconscientemente y desde hacía mucho tiempo, era el camino que había deseado tomar.

Muy a menudo, en la iglesia, derramamos lágrimas durante la alabanza. Pero no son lágrimas de tristeza, sino de gozo. Mi deseo es que usted conozca la maravillosa comunión que uno tiene con el Dios todopoderoso, por medio de Jesús, en su Iglesia, la asamblea de hermanos y hermanas en Cristo».

Lounis

“Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones” (Santiago 4:8).