3/12 – Los Resultados Prácticos De La Fe Viva

Estudio libro de Santiago

Serie: Cuando aumenta la presión

3/12 – Los Resultados Prácticos De La Fe Viva

Santiago 1.19–27

R. Porter

¿Cómo debemos vivir en medio de aflicción y pruebas? Santiago 1:1–12 indicó que tenemos que comprender el propósito de Dios para perfeccionarnos y alabarle. El sabe lo que está haciendo. El siempre busca nuestro bien.
Sin embargo, al ver al pueblo de Dios en el sufrimiento, nos preguntamos: “¿Cómo respondieron ellos frente a su aflicción?” Ellos empezaron a autocompadecerse, así como nosotros acostumbramos hacer muchas veces. Siendo humanos con una orientación terrenal, no siempre vemos desde el punto de vista de Dios lo que El hace en nuestra vida.
Israel respondió así en el desierto. Al sufrir, ellos empezaron a murmurar. Los cristianos del primer siglo, en medio de su aflicción, también sintieron esta tensión. Nosotros, tal como ellos, muchas veces, cuando las cosas no salen conforme a nuestro plan, empezamos a quejarnos. Nos enojamos y nos justificamos.
Jacobo ha presentado en su capítulo 1 dos principios fundamentales que forman la base del libro:

UNA FE VIVA SOPORTA LA TRIBULACION 1:2–12

UNA FE VIVA VENCE LA TENTACION 1:13–27

Cuando uno empieza a sufrir, piensa en sí mismo y en sus problemas. Se le olvida el amor de Dios, Su plan y Su protección. Se le olvidan los demás que sufren lo mismo. Uno empieza a defenderse y se deja de buscar el bien del hermano.
Jacobo se dirige a estas actitudes en 1:13–27. Ya se han señalado tres principios básicos que él les enseña en cuanto a esta tentación:

LA FUENTE DE NUESTRA TENTACION NO ES DIOS 1:13

LA FUENTE DE NUESTRA TENTACION ES NUESTRO PROPIO DESEO MALO 1:14–15

TODO LO QUE DIOS MANDA ES PARA NUESTRO BIEN 1:16–18

Los destinatarios de la epístola tienen que aprender a confiar en Dios, aun en medio de estas circunstancias difíciles. Deben darse cuenta de que Dios da todo lo necesario para enfrentar las pruebas (1:17–18). Tendrán que confiar en El para salir del problema triunfantes.

UNA FE VIVA PRODUCE RESULTADOS PRáCTICOS FRENTE A LA AFLICCIÓN 1:19–27
Después de discutir los resultados negativos que se han manifestado frente al sufrimiento, Jacobo contesta la pregunta principal: “¿Cómo deben responder en medio de la aflicción?” “¿Qué deben hacer?”
Cuando ellos confíen en Dios y se den cuenta del buen propósito de Dios para su vida, la fe viva producirá resultados prácticos en su vida diaria (1:19–27).

EL OÍDO ATENTO 1:19–20
El oído es una parte de nuestro cuerpo sumamente delicada. Su función es importante y se le puede hacer daño fácilmente. Por eso, Dios lo ha protegido muy bien. En la Palabra de Dios también se le da un lugar de gran importancia. Se repite con frecuencia la exhortación a oír lo que Dios nos dice: “El que tiene oidos para oír, oiga”.
Santiago también, al hablar con los que sufren, subraya la importancia de oír en medio del sufrimiento. Quienes confian en Dios estarán dispuestos a escuchar y a ser enseñados, tanto por la Palabra de Dios, como por otras personas. Hablarán menos, sin tanta discusión y queja. También serán lentos para enojarse, reconociendo que el enojo no produce la justicia (1:19–20).

¡Pensemos!

Santiago menciona tres áreas de la vida donde una persona afligida frecuentemente pierde el control de si mismo. ¿Cuántas veces hemos fallado en una de estas áreas cuando hemos estado bajo presión al sufrir alguna aflicción? Identifique una o dos ocasiones en su propia vida cuando ha caído en una de estas tres áreas al subirse la presión:

Pronto Para Oír
Tardo Para Hablar 1:19–20
Tardo Para Airarse

LA PRÁCTICA CONFORMADA 1:21–25

¡Pensemos!

Aun con toda la importancia que se le da al oído, hay que hacer más que sólo oír la Palabra de Dios. Observe los siguientes pasajes. ¿Qué más se le pide al que oye la Palabra? ¿por qué se le pide?

Mateo 7:24–27
Romanos 2:13
Santiago 1:22–25

Jacobo menciona tres pasos que quien oiga la Palabra de Dios debe tomar. No es suficiente sólo oírla:

Antes de oírla -Desechar el pecado 1:21a
Mientras la oye -Recibirla con humildad 1:21b
Después de oírla -Ponerla en práctica 1:22–25

Su fe viva les motivará a recibir con humildad la enseñanza de la Palabra de Dios y a eliminar toda clase de mal e impureza (1:21).
Su fe viva les hará no tán sólo oidores de la Palabra de Dios, sino también hacedores de ella, especialemente en relación con la aflicción que sufren (1:22–25). Se examinarán con cuidado en el espejo que la Palabra de Dios provee y harán los cambios que la inspección indica que convienen para corregir las debilidades.
Frecuentemente se observan tres reacciones a la enseñanza bíblica. La primera reacción es la de la levadura. En este caso, el oyente la recibe, permanece sentada, la absorbe y fermenta. Se arruina porque no se usa.
La segunda reacción común a la enseñanza de la Biblia es la del comedor. Cada uno elige lo que le guste. Lo que no se quiere, no se toma.
La tercera reacción común es la del basket-ball. Cada uno tira la pelota al otro. Nadie se queda con la enseñanza como la verdad para ellos mismos.
En contraste con estas tres reaciones comunes, Santiago presenta el ejemplo del espejo. No se debe mirar y dejar. Existe para que uno se vea con cuidado y que tome la acción indicada para corregir las faltas que se le señalen. Así debemos aplicar la Palabra de Dios a nuestras vidas. Debemos examinarnos con cuidado a la luz de lo que ella nos revele y hacer los cambios indicados.

LOS FRUTOS DE UNA RELIGIÓN PURA 1:26–27
Además, la fe viva producirá la práctica diaria de la religión pura y sin mancha (1:26–27).
El autor presenta tres manifestaciones de una buena moral que ellos deben asumir:

Controlarán su lengua.
Se preocuparán más por los problemas de otros que por los de ellos mismos.
Se separarán del estilo de vida que caracteriza al mundo.
Al poner en práctica estas enseñanzas, vencerán las tentaciones que han estado imperando en sus vidas en medio del sufrimiento.

¡Pensemos!

El pasaje que estudiamos presenta una serie de exhortaciones que debemos poner en práctica. Afectan todas las áreas de nuestra vida, pero representan debilidades que frecuentemente se observan en medio del sufrimiento. Evaluemos nuestra vida para que Dios haga una obra frente a Su “espejo”. ¿Cómo soy cuando sube la presión?

1. ¿Estaré dispuesto a ser enseñado por la Palabra de Dios? ¿Por otros hermanos?
2. ¿Seré lento para hablar? ¿Sin responder? ¿Sin disculpas? ¿Sin quejas?
3. ¿Seré lento para airarme?
4. ¿Recibo con humildad la Palabra de Dios, quitando cualquier pecado que podría servir como obstáculo a su obra en mi vida?
5. ¿Pongo en práctica la verdad de la Biblia que ya entiendo, para que Dios me enseñe más?
6. ¿Controlo mi lengua para no criticar a otros?
7. ¿Tendré más interés en otros y sus problemas que en mí mismo?
8. ¿Me he apartado de toda clase de mal?

Jacobo señala que nadie puede cumplir todo lo que este pasaje enseña. Quien lo pudiera hacer sería perfecto. Sin embargo es precisamente por eso que Dios nos ha provisto el espejo. El quiere que nos veamos a la luz del espejo y que tomemos los pasos indicados para corregir los defectos.
Lo demás del libro presentará algunas áreas específicas en la vida de los hermanos en aflicción del primer siglo, donde ellos necesitan cambios. Nosotros debemos aplicar esta lección de la misma manera. Evalúe su propia vida a la luz de las preguntas anteriores. ¿Dónde quiere Dios que usted cambie? Tome nota de lo que ha visto en el espejo. Pídale a Dios hoy y durante esta semana que El empiece a hacer el cambio indicado en su vida

Porter, R. (2003). Estudios Bı́blicos ELA: Cuando aumenta la presión (Santiago) (pp. 21–26). Puebla, Pue., México: Ediciones Las Américas, A. C.

1/26 – Introducción a la teología sistemática y doctrina de la Palabra

9Marcas

Serie: Clases esenciales: Teología Sistemática

Clase 1/26

Introducción a la teología sistemática y doctrina de la Palabra

1. Introducción a la teología sistemática

1.1. ¿Qué es la teología sistemática?

Nuestra palabra «teología» proviene de dos palabras griegas, theos, que significa «Dios», y logos, que significa «palabra» o «mensaje». Cuando hablamos de teología sistemática nos referimos a la disposición metódica del estudio de Dios en divisiones lógicas y tópicas.

Por ejemplo, ¿qué dice la Biblia acerca de la creación? La práctica de la teología sistemática tiene como fin reunir todos los textos que aborden el tema de la creación, interpretarlos dentro de la gran historia de la Escritura, y luego resumirlos de una manera fiel y coherente. Si te diriges al reverso de tu folleto, verás el bosquejo para nuestra clase y los temas que estaremos discutiendo juntos.

1.2. ¿Por qué estudiar teología sistemática?

(1) Para la gloria de Dios

Dios se glorifica cuando buscamos conocerle (Filipenses 1:9-11). Por tanto, el objetivo de estudiar teología es llegar a conocer mejor a Dios y aprender cada vez más como complacerle. 1 Juan 2:3 dice: «Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos».

(2) Reflejar corporativamente a Cristo a los demás

Como cuerpo de Cristo, estudiamos teología para que la iglesia pueda ser un fiel reflejo de Dios al mundo. En tiempos donde el concepto de la verdad es cuestionado, la iglesia necesita estar preparada para «presentar defensa de la esperanza que hay en vosotros». Porque es a través de nosotros corporativamente, es a través de la iglesia, dice Pablo en Efesios 3 que la multiforme sabiduría de Dios es dada a conocer a los principados y potestades en los lugares celestiales (Ef. 3:10).

(3) Santificación y crecimiento individual

Individualmente, debemos estudiar teología a fin de que podamos ser santificados y crecer en conocimiento y fe. No queremos simplemente conocer acerca de Dios, como si él solo pudiera ser conocido a la distancia. No, en realidad queremos conocer a Dios personalmente y tener una relación con él. «El principio de la sabiduría es el temor de Jehová» (Pr. 1:7).

La verdad alimenta la adoración. La teología provoca la doxología. Es bueno preguntar, si nuestra adoración se siente superficial, ¿podría ser porque tenemos una teología superficial? Sin teología no hay combustible para el fuego de nuestra adoración. El calor duradero no viene de buscar más chispas (un orador motivacional, una conferencia nueva y genial, gran sonido musical). El calor duradero viene cuando vertimos la verdad de la Palabra de Dios en nuestras almas. ¡Lo que el pueblo de Dios más fundamentalmente necesita es una gran visión de Dios!

(4) La doctrina importa

Por último, deberíamos estudiar teología porque la doctrina importa. Ser un discípulo va más allá de tomar una decisión única. Escucha a Jesús en Juan 8:31: «Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos». No podemos simplemente inventar lo que creemos que Dios es o imaginar que él aprobará esto o aquello. Si lo hiciéramos, con mucha frecuencia terminaría pareciéndose a nosotros. Quizá esta sea la razón por la cual Pablo advierte a Timoteo: «Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas» (2 Ti.4:3-4).

Es la tentación del hombre caído determinar nuestra teología como un almuerzo bufé o un equipo de fútbol de fantasía. Pero la Biblia no concede a ningún cristiano el derecho de escoger y elegir qué doctrinas bíblicas quiere creer. La Biblia habla acerca del infierno, entonces necesitamos saber acerca del infierno. La Biblia habla acerca de la elección, necesitamos saber todo lo que las Escrituras dicen acerca de la elección.

La doctrina importa no solo porque necesitamos guardar las enseñanzas de Jesús, sino porque también debemos aclarar lo que Jesús y la Biblia no enseñan. ¿Es el mormonismo compatible con el cristianismo? ¿Promete Dios a sus seguidores prosperidad material? ¡Estas preguntas importan!

Entonces, ¿por qué estudiamos teología sistemática? La estudiamos (1) para la gloria de Dios; (2) para reflejar corporativamente a Cristo a los demás; (3) para santificación y crecimiento individual; y (4) porque la doctrina importa.

Habiendo aclarado por qué queremos estudiar teología sistemática, veamos algunas características fundamentales de la teología sistemática.

1.3. Hacer teología sistemática – Características fundamentales

1.3.1. Fundamentada bíblicamente

La teología sistemática debería tener algunas características clave. En primer lugar, debería estar fundamentada bíblicamente.

Últimamente, cada cosmovisión apela a una norma, un estándar, un tribunal de apelación de última instancia para determinar lo que es verdad. Cuando se trata de asuntos teológicos, la Biblia es esa norma.

Aunque esa es la posición de esta clase, debes saber que muchos no estarán de acuerdo con esta afirmación. El catolicismo romano, por ejemplo, alega que la enseñanza de la Iglesia tiene autoridad al menos a la par, si no superior, a la autoridad de la Biblia.

El «modernista» eleva la razón por encima de la revelación. Alega que «la base adecuada para creer una cosa no es que la Biblia o la tradición la contengan, sino que la razón y la conciencia la recomiendan» (Packer, Fundamentalism and the Word of God).

Mientras que el «posmodernista» niega la capacidad de hacer declaraciones absolutas de la verdad. No hay Autor (A mayúscula) que dé significado y orden al mundo. Por tanto, no hay una sola historia que defina nuestra existencia, ninguna metanarrativa bíblica de la creación a la redención. En cambio, cada uno de nosotros tiene lenguajes y experiencias propias, y versiones igualmente viables de la verdad. Para el «posmodernista» es ilógico apelar a verdades universales o a la «exactitud» de una religión por encima de otra.

Pero la enseñanza de esta iglesia es que solo la Biblia es la inspirada e inerrante Palabra de Dios, decisiva y completamente autoritativa para la fe y la vida. Veremos por qué creemos esto en unos momentos.

Así que, en primer lugar, la teología bíblica necesita estar fundamentada bíblicamente…

1.3.2. Informada históricamente

En segundo lugar, nuestra teología sistemática debería estar informada históricamente. Eso no quiere decir que la Biblia tenga un papel secundario frente a tradiciones históricas. Quiere decir que no hacemos teología en el vacío. Estamos parados sobre los hombros de gigantes. La historia tiene mucho que enseñarnos, y los evangélicos de hoy en día a menudo olvidan esto.

1.3.3. Contextualizada

En tercer lugar, nuestra teología sistemática debería estar contextualizada. No hacemos teología sistemática en un laboratorio estéril. No es nada fría, seca y clínica. Lee acerca del ejemplo de Pablo en Atenas en Hechos 17. Debemos tomar la enseñanza de la Biblia y aplicarla a los asuntos apremiantes de nuestros días. ¿Qué significa ser hombre y mujer? ¿Realmente existe algo como la verdad? ¿De qué manera definimos la vida? Esto tiene consecuencias para todo desde lo que pensamos acerca de los dormitorios mixtos hasta la ingeniería genética.

1.3.4. Vivida

Finalmente, nuestra teología sistemática debería ser y debe ser, vivida. La ortodoxia muerta no es verdadera ortodoxia. Recuerda la iglesia en Sardis de Apocalipsis 3:1, el apóstol Juan escribió: «tienes nombre de que vives y estás muerto. Sé vigilante». Estaban siendo condenados por no vivir la palabra viva que habían recibido. Así que si sales de esta clase y tus afectos no se agitan, tu alma no es alentada y tu vida transformada, no estás haciendo teología sistemática sin importar cuánto conocimiento poseas. La verdadera teología es la teología viva. Debería fortalecer nuestra fe y facilitar nuestro caminar.

Por tanto, queremos asegurarnos de que cualquier teología sistemática que hagamos esté (1) fundamentada bíblicamente, (2) informada históricamente, (3) contextualizada y (4) siendo vivida en nuestras vidas.

La doctrina de la Palabra
2.1. Introducción

Vayamos a nuestro primer tema de la clase: la doctrina de la Palabra. Aquí veremos por qué creemos que solo la Biblia, sola scriptura como lo expresan los reformadores, debe ser nuestra máxima autoridad cuando se trata de la fe cristiana.

A lo largo de nuestro curso mantendremos dos suposiciones o presuposiciones: (1) existe un Dios (trino, soberano y personal); y (2) él habla o se revela a nosotros.

Eso no es una excepción. Cada cosmovisión comienza con una presuposición, o serie de ellas. Para el empirista, es que nuestro mundo es una caja cerrada, solo podemos conocer lo que tocamos, probamos, sentimos, y que nuestros sentidos son guías confiables. Para el racionalista, es que se nos da un conjunto de ideas innatas en la mente (ya sea porque nacemos con ellas o porque el alma preexistía), y que el conocimiento surge cuando aplicamos la razón a dichas ideas.

Para el cristiano bíblico, es que Él está presente y no está callado (título reconocido de Francis Schaeffer). Que Dios existe y habla es, de hecho, una de las principales formas en que la Biblia distingue al Dios verdadero del resto de los dioses falsos (1 Reyes 18:24ff; Salmo 115:5ff; Habacuc 2:18-20).

Piensa en Elías desafiando a los profetas de Baal a un duelo y viendo como el único Dios verdadero trae fuego al agua de la zanja mientras que el falso dios Baal falla en responder.

O piensa en el salmista en el Salmo 115 diciendo: «Los ídolos de ellos… tienen boca, mas no hablan, tienen ojos, mas no ven».

Ahora bien, cuando nos referimos a la Palabra de Dios, no nos referimos simplemente a la Biblia. La Biblia es simplemente la Palabra de Dios escrita. La Palabra de Dios incluiría el poder por el cual Dios lleva a cabo todas las cosas según el designio de su voluntad (Ef. 1:11), incluida la creación (Gn. 1.3, Jn. 1.3). Es su presencia personal con sus criaturas. Pablo escribe en Romanos 10: «Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón» (Ro. 10:6-8). La Palabra de Dios lo revela. Por tanto, obedecer la Palabra de Dios es obedecer a Dios, despreciar su palabra es despreciarlo a él (Is. 66:2).

Incluso podríamos decir que la palabra o el habla de Dios es uno de sus atributos. Él es un Dios que habla. Eso no significa que la Biblia sea necesaria para su ser, pero la comunicación sí lo es. Hay compañerismo dentro de la Deidad. De la misma manera que Dios no tuvo que crear para ser creativo, no tuvo que hablarnos para demostrar que es comunicativo. Damos por hecho esto, pero el habla es el obsequio de Dios para nosotros.

Y una de las formas clave que toma la revelación… es la Escritura, la revelación especial de Dios comprometida con la escritura.

Entonces, comenzamos con las presuposiciones de que (1) existe un Dios y que (2) él habla o se revela a nosotros…

2.2. El caso de la Biblia como nuestra autoridad

¿Pero cómo sabemos que la Biblia es la palabra autoritativa de Dios para su pueblo? ¿Simplemente citamos 2 Ti. 3:16: «Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia»? ¡No! La Biblia como la palabra autoritativa de Dios impregna toda la Escritura. No está aislada simplemente a uno o dos versículos.

2.2.1. El Antiguo Testamento

Volviendo al Antiguo Testamento, vemos que la fe del antiguo Israel se basaba en la autoridad de la palabra escrita. No necesitamos ir más allá de los Diez Mandamientos, los cuales Dios mismo escribió, sobre dos tablas de piedra.

Moisés escribe en Dt. 5:22: «Estas palabras habló Jehová a toda vuestra congregación en el monte, de en medio del fuego, de la nube y de la oscuridad, a gran voz; y no añadió más. Y las escribió en dos tablas de piedra, las cuales me dio a mí».

Al entrar en una relación pactal con Israel, Dios le dio al pueblo su Palabra. Y a medida que se desarrolla la historia de la redención, Dios constantemente lleva a su pueblo de vuelta a su Palabra del pacto (véase Dt. 32).

¿Y dónde es puesta esta palabra? En el lugar más sagrado, en el Arca del Pacto. ¿Por qué? ¡Porque vino directamente de Dios!

El resto de los escritos de Moisés y las posteriores escrituras proféticas fueron siempre considerados no menos divinos, no menos verdaderas palabras de Dios, que las palabras que Dios había escrito con su propio dedo. El hecho de que el hombre escribió las palabras nunca afectó la realidad de que su autoridad e inspiración eran divinas (Romanos 3:2, Hechos 4:25, 28:25, Hebreos 3:7, 8:8, 10:15). «Así dice el Señor» de un profeta es equivalente a Dios hablando directamente.

2.2.2. El Nuevo Testamento reconoce la autoridad de las Escrituras del Antiguo Testamento

Y el Nuevo Testamento comparte este mismo testimonio de la autoridad divina del Antiguo Testamento. Jesús mismo trató las Escrituras del Antiguo Testamento como absolutamente autoritativas. En el Sermón del Monte, leemos que Jesús no vino a abolir la Ley o los Profetas (forma abreviada para hablar de todo el Antiguo Testamento), ni a corregirlos, sino a cumplirlos (Mt. 5:17). Él no solo tiene una alta visión de sí mismo, ¡sino que claramente tiene una gran visión de las Escrituras del Antiguo Testamento!

Jesús trató los argumentos de las Escrituras del Antiguo Testamento como decisiones finales. En Juan 10:35, Jesús declara que «la Escritura no puede ser quebrantada», refiriéndose al Antiguo Testamento. Cuando Jesús dice, «escrito está», la discusión ha terminado. Un buen ejemplo de esto es cuando Jesús cita Deuteronomio cuando es tentado en el desierto por el diablo.

Además, Jesús mismo acató las Escrituras. Se nos dice que vivió una vida perfecta de acuerdo con las Escrituras del Antiguo Testamento. Según su propio testimonio, incluso su muerte en la cruz ocurrió porque «era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de [Él] en la ley de Moisés y los profetas» (Lc. 24:44).

2.2.3. El Nuevo Testamento reconoce una autoridad a la par del Antiguo Testamento

Pero el Nuevo Testamento no solo testifica de la autoridad del Antiguo Testamento, sino que también reconoce su propia autoridad a la par con el Antiguo Testamento. Entonces en Mateo 28, Jesús habló a los discípulos después de su resurrección y parece ungirlos particularmente para completar su enseñanza. En Juan 14-16, Jesús promete enviar a los discípulos el Espíritu Santo que les recordará lo que les ha enseñado en el curso de su ministerio y guiarlos a toda verdad, incluyendo la enseñanza que Jesús no dio durante su ministerio terrenal porque era más de lo que los discípulos podían soportar (Véase también 1 Corintios 2:13 y Juan 16:12-15).

Los discípulos entendieron esto también. En 2 Pedro 3:16, Pedro dice de los escritos de Pablo que: «[Él] ha escrito, casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas, entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras…». Las cartas del apóstol Pablo se equiparan con las Escrituras.

En 1 Timoteo 5:18, Pablo dice: «Pues la Escritura dice…» y luego cita Deuteronomio y el Evangelio de Lucas, que no fue escrito por un apóstol sino que fue claramente aprobado y afirmado por aquellos apóstoles que todavía estaban vivos.

El punto inconfundible es este: el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento dan fe de las Escrituras como la revelación autoritativa de Dios para su pueblo. La Biblia nos llega en un paquete unificado, lo que significa que no podemos escoger y elegir lo que nos gusta. Si es la Palabra de Dios, no estamos por encima de ella, determinando lo que aceptaremos y lo que no, sino que nos mantenemos debajo de ella, como los llamados a someternos humildemente a ella.

2.3. El canon de la Escritura

Pero esto hace surgir la pregunta de cuáles escritos representan la revelación autoritativa de Dios. Esta es la pregunta del canon. Canon es la transliteración griega de una palabra semítica que significa «caña de medir», «regla» o «estándar».

Inherentes a la discusión hay una cantidad de preguntas. Primero, ¿cómo obtuvimos estos 66 libros? Esa es la pregunta histórica que consume los programas de PBS o History Channel, donde la historia de la Biblia se convierte en un drama político sórdido con tratos clandestinos para conseguir este libro, mantener ese libro, etc.

Pero también hay más preguntas teológicas. Entonces, ¿cuál es la relación entre el canon y la autoridad? ¿Cuál vino primero? A saber, ¿los libros tenían una autoridad inherente que el canon simplemente reconoció o la Iglesia creó el canon, y así la iglesia le confirió autoridad a los libros colocándolos dentro del canon? U otra pregunta, ¿está cerrado el canon? Si es así, ¿por qué?

Estas son las preguntas que comenzaremos a considerar la próxima semana.

Clases Esenciales

Las clases esenciales de Capitol Hill Baptist Church nos ayudan a entender las sutiles complejidades y las grandes verdades de nuestro Dios, de la teología, del ministerio y de la historia, de la cual él es el autor. Diseñadas para usarse los domingos por la mañana, como una escuela dominical, las clases esenciales están abiertas a todas las personas. Por favor, siéntete libre para usar estos materiales de las clases esenciales en tu iglesia. Puedes imprimir y copiar todos los archivos (manuscritos, apuntes, etc.) como sea necesario, incluso adaptándolos para tus necesidades locales (personalizando los documentos para tu congregación). Es posible que existan enlaces en algunas de las clases que te dirijan a materiales protegidos por derechos de autor, pertenecientes a otras organizaciones.

https://es.9marks.org/clases-esenciales-teologia-sistematica/

Episodio 35 – ¿Cómo responde Dios a los escépticos de hoy?

Soldados de Jesucristo

¿Cómo responde Dios a los escépticos de hoy?

John Piper Responde

Episodio 35

 

¡Nuestro episodio semanal número 35 de John Piper Responde!

El Pastor John nos explica

SOBRE NOSOTROS

Es el podcast Ask Pastor John en Español, en la voz de Nathan Díaz. Disponible también en videos.

Nuestra misión es predicar el Evangelio de la gracia de Dios en Jesucristo por todos los medios online, a todo el mundo.

John Piper

Es el fundador y escritor principal de DesiringGod.com y es presidente de Bethlehem College & Seminary. Durante 33 años Piper ha servido como pastor de Bethlehem Baptis Church. Ha escrito más de 50 libros, entre ellos Cinco puntos y Viviendo en la luz: dinero, sexo & poder.

Es uno de los escritores cristianos más reconocidos de las últimas décadas. Su escritura es  caracterizada por un corazón pastoral y un estilo confrontador, pero también alentador. Sus más de 30 años de ministerio están recopilados gratuitamente en artículos y vídeos. Los puedes encontrar en: DesiringGod.org.

El pastor John Piper vive en la ciudad de Minneapolis, Estados Unidos con su esposa Noel. Tiene cinco hijos y catorce nietos.

¡Recuerda Compartirlo!

Sitio Internet: somossoldados.org
Facebook: https://www.facebook.com/SoldadosDeJe…
YouTube: https://www.youtube.com/user/sdejesuc…
SoundCloud: https://soundcloud.com/sdejesucristo

Si Dios es soberano, ¿por qué orar?

Ministerios Ligonier

El Blog de Ligonier

Si Dios es soberano, ¿por qué orar?

R.C. Sproul

Nada escapa a la atención de Dios; nada sobrepasa los límites de su poder. Dios tiene autoridad sobre todas las cosas. Si pensara siquiera por un momento que una sola molécula estuviera corriendo suelta en el universo fuera del control y dominio del Dios omnipotente, no dormiría esta noche. Mi confianza en el futuro descansa en mi confianza en el Dios que controla la historia. Pero, ¿cómo es que Dios ejerce ese control y revela esa autoridad? ¿Cómo Dios lleva a cabo las cosas que Él soberanamente decreta?

La oración, como todo lo demás en la vida cristiana, es para la gloria de Dios y para nuestro beneficio, en ese orden.
Agustín dice que nada pasa en este universo aparte de la voluntad de Dios y que, en cierto sentido, Dios ordena todo lo que sucede. Agustín no estaba tratando de absolver a los hombres de la responsabilidad de sus acciones, pero su enseñanza plantea una pregunta: ¿Si Dios es soberano sobre las acciones y las intenciones de los hombres, ¿por qué orar entonces? Una preocupación secundaria gira en torno a la pregunta: “¿Realmente la oración cambia algo?” Permítanme responder a la primera pregunta diciendo que el Dios soberano ordena por su Santa Palabra a que oremos. La oración no es opcional para el cristiano, es requerida.

Podríamos preguntar, “¿Qué pasa si no sucede nada?” Ese no es el problema. Independientemente de si la oración haga algún bien, si Dios nos manda a orar, entonces debemos orar. Que el Señor Dios del universo, el creador y sustentador de todas las cosas lo ordene es razón suficiente. Sin embargo, Él no solo nos manda a orar, sino que también nos invita a hacer conocer nuestras peticiones. Santiago dice que nosotros no tenemos es porque no pedimos (Santiago 4:2). También nos dice que la oración del justo puede mucho (Santiago 5:16). Una y otra vez, la Biblia dice que la oración es una herramienta eficaz. Es útil, funciona.

Juan Calvino, en “Institución de la Religión Cristiana”, hace algunas observaciones profundas con respecto a la oración:

Pero nos dirá alguno, “¿Es que no sabe Él muy bien, sin necesidad de que nadie se lo diga, las necesidades que nos acosan y qué es lo que nos es necesario, por lo que podría parecer en cierta manera superflua que Él debería ser movido por nuestras oraciones, como si Él hiciese que no nos oye, o que permanece dormido hasta que se lo recordamos con nuestro clamor?” Pero los que así razonan no consideran el fin por el que el Señor ha ordenado a su pueblo a orar, porque lo ordenó no tanto por su propio bien sino por el nuestro. Él que, como es razonable, conservar su derecho, quiere que se le dé lo que es suyo; es decir, que todo cuanto el hombre desee y en lo que le sirva de provecho, proviene de Él y de la manifestación de las oraciones. Sin embargo, el beneficio de este sacrificio, con el que Él es adorado, vuelve a nosotros. Por eso los santos patriarcas, cuanto más confiadamente se gloriaban de los beneficios que Dios les había concedido a ellos y a los demás, tanto más vivamente se animaban a orar. . .

Aun así, es muy importante para nosotros el clamarle: En primer lugar, a fin de que nuestro corazón se inflame en un continuo deseo de buscarle, amarle y servirle siempre, acostumbrándonos a acogernos solamente a Él en todas nuestras necesidades como a una ancla sagrada. En segundo lugar, a fin de que nuestro corazón no se vea tocado por ningún deseo en el cual no nos atrevamos por vergüenza a ponerlo a Él como testigo, mientras aprendemos a poner todos nuestros deseos ante sus ojos y derramemos todo nuestro corazón sin ocultarle nada. En tercer lugar, para prepararnos a recibir sus beneficios con verdadera gratitud de corazón y con acción de gracias; beneficios que nuestra oración nos recuerda que todo viene de su mano.

La oración, como todo lo demás en la vida cristiana, es para la gloria de Dios y para nuestro beneficio, en ese orden. Todo lo que Dios hace, todo lo que Dios permite y ordena es, en todo sentido, para su gloria. También es cierto que mientras Dios busca su propia gloria enteramente, el hombre se beneficia cuando Dios es glorificado. Oramos para glorificar a Dios, pero también oramos con el fin de recibir los beneficios de la oración de su mano. La oración es para nuestro beneficio, aun conociendo el hecho de que Dios conoce el fin desde el inicio. Es nuestro privilegio llevar enteramente nuestra existencia finita a la gloria de su presencia infinita.

Uno de los grandes temas de la Reforma fue la idea de que toda la vida es para ser vivida bajo la autoridad de Dios, para la gloria de Dios, en la presencia de Dios. La oración no es simplemente un soliloquio, un mero ejercicio de autoanálisis terapéutico, o una recitación religiosa. La oración es un discurso con el mismo Dios personal. Allí, en el acto y la dinámica de la oración, es que traigo toda mi vida bajo su atenta mirada. Sí, Él sabe lo que está en mi mente, pero aun así tengo el privilegio de poder expresarle lo que hay en ella. Dice: “Ven. Háblame. Haz conocer tus peticiones delante de mí”. Entonces vamos con el fin de conocerle, y para ser conocidos por Él.

Hay algo erróneo en la pregunta: “Si Dios lo sabe todo, ¿por qué orar?” La pregunta asume que la oración es unidimensional y se define simplemente como súplica o intercesión. Por el contrario, la oración es multidimensional. La soberanía de Dios no proyecta sombra sobre la oración de adoración. El previo conocimiento o consejo determinado de Dios no niega la oración de alabanza. Lo único que debe hacer es darnos una mayor razón para expresar nuestra adoración por quién es Dios. Si Dios sabe lo que voy a decir antes de que lo diga, su conocimiento, en lugar de limitar mi oración, realza la belleza de mi alabanza.

Mi esposa y yo nos conocemos mejor que nadie. A menudo sé lo que va a decir casi antes de que ella lo diga. Y viceversa también. Pero aun así me gusta oírla decir lo que está en su mente. Si esto es verdad en el hombre, ¿cuánto más cierto es para con Dios? Tenemos el privilegio inigualable de compartir nuestros pensamientos más íntimos con Dios. Por supuesto que podríamos simplemente entrar en nuestro espacio de oración, dejar que Dios lea nuestras mentes, y llamar a eso oración. Pero eso no es comunión y ciertamente tampoco es comunicación.

Somos criaturas que se comunican principalmente a través del habla. La oración hablada es, obviamente, una forma de expresión, una manera en la que nosotros nos relacionamos íntimamente y comunicamos con Dios. Hay un cierto sentido en el que la soberanía de Dios debe influir en nuestra actitud hacia la oración, al menos con respecto a la adoración. En todo caso, nuestra comprensión de la soberanía de Dios debe provocarnos a una intensa vida de oración de gratitud. Al conocer eso, deberíamos ver que cada beneficio, todo don bueno y perfecto, es una expresión de la abundancia de su gracia. Cuanto más entendamos la soberanía de Dios, nuestras oraciones estarán más llenas de acciones de gracias.

¿De qué manera podría la soberanía de Dios afectar negativamente a la oración de contrición o confesión? Tal vez podríamos llegar a la conclusión de que nuestro pecado es, en última instancia, la responsabilidad de Dios y que nuestra confesión es una “acusación de culpabilidad contra Dios mismo. Cada cristiano verdadero sabe que no puede culpar a Dios por su pecado. Quizás no pueda entender la relación entre la soberanía divina y la responsabilidad humana, pero me puedo dar cuenta de que lo que se deriva de la maldad de mi propio corazón no puede ser culpado a la voluntad de Dios. Así que debemos orar porque somos culpables, suplicando el perdón del Dios Santo a quien hemos ofendido.

Este extracto se toma del folleto “Preguntas Cruciales” de R.C. Sproul “¿Puede la oración cambiar las cosas?”. Descarga más ebooks gratis de la serie Preguntas Cruciales aquí.

Publicado originalmente en Ligonier. Traducido por la Coalición por el Evangelio.

R.C. Sproul

El Dr. R.C. Sproul fue el fundador de Ligonier Ministries, co-pastor de Saint Andrew’s Chapel [Capilla de San Andrés] en Sanford, Florida, y el primer presidente del Reformation Bible College. Fue el autor de más de cien libros, incluyendo La Santidad de Dios.

18/18 – Una historia que demanda una respuesta

Aviva Nuestros Corazones

Serie: Ester, “Mujer de Dios en el tiempo de Dios”

18/18 – Una historia que demanda una respuesta

https://www.avivanuestroscorazones.com/podcast/aviva-nuestros-corazones/una-historia-que-demanda-una-respuesta/

Annamarie Sauter: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss en la voz de Patricia de Saladín.

Hoy tendremos un programa especial. Estaremos escuchando algunos testimonios de lo que Dios ha hecho en la vida de algunas mujeres que han estado siguiendo esta serie con nosotras y luego escucharemos de Patricia de Saladín, Laura González de Chávez y Betsy de Gómez, ellas estarán conversando acerca de la primera conferencia de Mujer Verdadera que se llevará a cabo desde Santo Domingo, República Dominicana dentro de dos semanas.

Pero primero, en nuestro programa anterior, Nancy terminó una serie sobre la historia bíblica de Ester. Aquí está Nancy para hablar un poco sobre su experiencia con esta serie:

Nancy Leigh DeMoss: Ester se ha convertido en mi nuevo personaje favorito de la Biblia. De verdad, he amado su historia por muchos años, y ha sido un enorme privilegio enseñar de nuevo el libro de Ester y ver la vida de esta verdadera mujer —quien es tan buen ejemplo para nosotras, retándonos con el hecho de que Dios nos ha llamado para un tiempo como éste.

Ha sido un gozo caminar a través de esta serie con ustedes, estas últimas semanas, y oír de los oyentes que han respondido a medida que Dios les ha estado hablando a través de la serie.

Si has estado siguiendo la serie con nosotros, sabrás que uno de los grandes temas y tramas a través del estudio ha sido el tema de la providencia de Dios— el hecho de que Dios ve el futuro; ve lo que va a suceder. Él determina lo que va a ocurrir, y Él está haciendo provisión por adelantado para cada situación, época y circunstancia de nuestras vidas.

Escuchemos algunos testimonios de personas que han estado siguiendo esta serie con nosotros.

Testimonio : Meditando en cómo Dios le dio al pueblo judío la victoria y cómo ellos celebraron con gran gozo esa batalla que les hizo ganar el Señor, recuerdo mi tiempo de recién convertida, como Cristo el Señor me llevó a la convicción de dejar de trabajar para estar a tiempo completo con mis hijos era algo que había hecho en el pasado antes de convertirme pero regresé al campo laboral por compromiso y necesidad económica. Ahora quería hacerlo con un propósito diferente era de pasar el mayor tiempo con mis hijos un varón y una hembra, ser su mayor influencia espiritual, instruirlos en el camino del Señor, moldear en ellos un carácter piadoso, vigilar sus amistades, en fin aprovechar ese maravilloso único y valioso tiempo que el Señor nos concede como padres en la vida de esos hijos que como Él dice en el Salmo 127:3 “Herencia de Jehová son los hijos cosa de estima el fruto del vientre”.

Tenía por delante muchas batallas que librar, conseguir la aprobación de mi esposo quien para ese tiempo era inconverso, necesitábamos mi ingreso pues él apenas comenzaba a instalarse como médico además no aprobaba que una mujer estuviera en su casa. Soy bioanalista y co-dueña de un laboratorio clínico con dos amigas, tuve que hablar con ellas y darles mi razón para salir del laboratorio, exponerle a mi padre mi decisión porque él me había ayudado con el dinero para instalarlo y merecía respeto, hablar con la dueña del pre-escolar y sacar a mi niña de éste era romper con los esquemas sociales y culturales, plantearme la posibilidad de quedarme sin la ayuda de la empleada doméstica para reducir gastos y compensar la falta de mi ingreso, me enfrenté a comentarios como, “Eres profesional e inteligente ¿cómo te quedas en casa?”, o “Pobre niña la sacaron de la escuela”, era ilógico completamente ilógico para la sociedad, familia y amigos. Batallas y batallas que libré con la fuerza y el valor que solo Dios da por medio de Su Santo Espíritu, con la plena convicción de que esa era la voluntad de Dios para mi vida.

También libré batallas internas contra mis pensamientos, el diablo y mis deseos carnales, me gustaba mi carrera, mis demás amigas colegas la seguían con éxito y me venían pensamientos como “Y tú una simple ama de casa”. Pero ganaba la batalla la obra de Dios en mi vida que me había puesto un amor inexplicable por el alma de mis dos hijos. Fueron tiempos difíciles económicamente, también en mi matrimonio, muchas renuncias, pero Dios siempre proveyó y me hizo preservar.

Hoy puedo celebrar y darle gloria a mi Dios porque trajo a mi esposo y a mis dos hijos a salvación librando batallas por sus almas aquí y allá y muchas veces muy recias vestida con la armadura de Dios y fortalecida en su poder que le permitió estar firme. Él es siempre fiel y honra a los que le honran, vale la pena luchar por la causa de Cristo, Él promete estar siempre con nosotros.

Puedo aún ver mi debilidad pero así como Él estuvo conmigo en mis anteriores batallas ha estado y estará en todas las que Él tenga preparadas para mí, solo tengo que obedecerle y confiar en Él, Él siempre da la victoria en todo lo que es para Su gloria y para nuestro bien, a Él sea la gloria por lo que hizo por mí.

Testimonio : Últimamente y especialmente al escuchar esta serie de Ester, el Señor me ha estado enseñando que el pecado está trabajando en mi vida de una manera mucho más profunda de la que me gustaría admitir, llegué a la conclusión de que poco a poco casi sin darme cuenta me había vuelto insensible a aquellos pecados pequeños si se pudieran llamar en mi vida, llegué a un punto que me consideraba como una persona bastante buena, aunque odio admitir eso, pero el hecho de que me considerara buena no hacía que mi pecado fuera menos abominable ante Dios, mis reacciones pecaminosas, como el enojo, la molestia, el orgullo, el egocentrismo y muchísimas otras cosas eran terribles cuando las vi a la luz de la muerte de Cristo en la cruz.

Un Dios santo demandó el sacrificio de Su Hijo para líbrame del poder de estos pecados y aquí estaba yo actuando como que eso no tenía nada de importancia, como si el hecho de que yo no había matado a nadie me hacía mejor o más digna, estaba olvidando que el edicto original esa ley del pecado y la muerte que tenemos dentro y que fue simbolizada en el edicto de Amán para exterminar a los judíos todavía está en efecto. Lo que generalmente y neciamente pudiera decir consideraba cosas pequeñas no eran cosas pequeñas para nada sino que eran las manifestaciones de esa ley y si ignoraba esto no estaría desplegando la belleza de la gracia de Dios en mi vida.

Durante la serie me vi reflejada en Amán especialmente cuando él sale de esa cena con Ester y se siente tan privilegiado de que le hayan dado ese honor y de repente él ve a Mardoqueo, el ver a este hombre que el odiaba completamente arruinó su día, cuantas veces eso me ha pasado a mí, tal vez no con una persona pero con cosas insignificantes como que todo el mundo decide salir a algún sitio que a mí no me gusta y me pongo de mal humor o me molesto o tal vez cuando planifico hacer algo o de cierta manera y algo pasa y de repente aquí estoy haciendo que la vida de todo el mundo sea miserable por mi actitud, descubro que no estoy tan fundamentada en la soberanía de Dios como quisiera pensar que lo estoy.

En el programa para un tiempo como este Nancy mencionó la serie de Harry Potter y esos libros tal vez no eran apropiados para los niños, inmediatamente yo estaba a la defensiva y no quería que nadie me dijera que yo no podía leer esos libros o que tal vez no eran apropiados y en ese momento vi mi propia hipocresía, inmediatamente me acordé del pasaje de Jeremías cuando el profeta le dice a Johanan y a sus amigos “os engañáis a vosotros mismos pues fuisteis vosotros los que me enviasteis al Señor vuestro Dios diciendo ruega por nosotros al Señor nuestro Dios y lo que El Señor nuestro Dios diga nos lo haces saber y lo haremos y hoy os lo he declarado pero no habéis escuchado la voz del Señor nuestro Dios ni en cosa alguna de lo que Él me ha enviado a deciros”, aquí estaba yo oyendo un programa siendo una buena cristiana y buscando la voluntad de Dios pero cuando el tema tocaba un punto que yo no quería rendir yo no estaba dispuesta ni a considerarlo, eso también me enseñó la hipocresía en mi corazón y mi resistencia a rendirme a la voluntad de Dios en algunos aspectos de mi vida.

Sin embargo no todo es oscuro, tenemos un Dios bueno que nos muestra no solo nuestra indignidad y nuestras imperfecciones sino también la salida, muchas veces nos damos por vencidos, yo me doy por vencida y pienso en estos pecados como simplemente parte de mi carácter, parte de mi personalidad, cuántas veces se me olvida que Dios me ha dado los medios a través de la sangre del Señor Jesucristo para librar esta batalla, este nuevo edicto simbolizado en el contra edicto de Mardoqueo que permitía a los judíos defenderse me daba el poder para vencer mi pecado, no a través de mis propios méritos pero con el poder y la autoridad del nombre del rey, sin embargo muchas veces como oímos en el programa, Dios no nos da la victoria de manera sobrenatural. Todavía tenemos que luchar, eso me recuerda una frase de Piper que dice que Dios quiere que Su gloria brille no solamente a través de demostraciones de poder físico sino también a través de demostración de poder moral y espiritual que despliegan la belleza de su gracia con colores espléndidos, el tomar a pecadores fuera de las manos de Satanás, el quitar a pecadores de las manos de Satanás en virtud del sacrificio de Cristo y de Su obediencia al Padre fue una victoria mucho más gloriosa que simplemente aniquilar al enemigo, la batalla puede ser la manera en que Dios nos está moldeando a la imagen de Su Hijo para llevar nuestros corazones a la obediencia a Él y así hacernos consientes de nuestra necesidad de Él, pero Él quiere que Su gloria brille con más esplendor, Él quiere que descansemos en Él que dependamos de Él, que perezcamos en Él,

Es tan fácil ignorar esto en nuestras vidas diarias nadar con la corriente de este mundo y ceder a nuestras pasiones mundanas con la excusa de que eso es humano. Es mi oración que Dios me mantenga alerta de esto y que continúe usando series como esta para traer convicción de pecado en mi vida y en la vida de muchas otras, pero también que nos traiga a Aquél que es nuestra única esperanza en medio de esta batalla, el Señor Jesucristo.

Annamarie : Qué bueno es escuchar lo que Dios ha estado haciendo en la vida de estas mujeres, también hemos recibido testimonios de mujeres que han escrito, voy a compartir algunos de estos con ustedes.

Una señora dijo:

Escucho la radio todos los días en camino a un lugar de trabajo muy difícil, Dios ha usado su enseñanza en el libro de Ester para llenarme de esperanza, sabiendo que no he sido olvidada ni me he desviado de Su voluntad, Dios está trabajando en mi vida.

Otra mujer dijo:

El mensaje de hoy sobre el tiempo preciso de Dios y Su providencia perfecta fue tan estimulante para mi fe. La manera en que nos retó para revisar nuestras vidas y ver Su providencia específica para nosotras me llenó de entusiasmo. Aunque sabía que Su mano estaba sobre mi vida había ciertos eventos que parecían no encajar. Ahora estoy convencida de que son parte del gran plan de Dios para mí. Gracias de nuevo por aplicar la verdad de Dios de una forma tan práctica.

Otro oyente dijo:

Es sorprendente cuán grande es la providencia de Dios a través de toda la historia del libro de Ester. Es un recordatorio de que hoy, contando con las promesas de Dios, realmente no tenemos por qué temer causa alguna.

Llegar a ese entendimiento es tan importante. Es el reconocer la providencia de Dios lo que nos libera del miedo. Porque aunque no sabemos lo que está a la vuelta de la esquina o como nuestras circunstancias van a concluir en el plan de Dios, Dios sí lo sabe. Él sí tiene un plan, y eso si puede liberarnos del miedo.

Otra oyente compartió con nosotras lo siguiente:

Hoy es la primera vez que he escuchado esta la enseñanza radial sobre Ester, y parece que el Señor me condujo a hacerlo específicamente hoy. Como una mamá a tiempo completo, a veces siento que no soy recompensada por las tareas diarias de la casa y con los niños. Pero hoy las palabras de Dios me tocaron y me alentaron para seguir sirviendo —Él recompensará mi fidelidad a Su debido tiempo. Gracias, Señor.

Otra oyente dijo:

Luego de oír su enseñanza sobre Mardoqueo, acerca de no ser reconocido hasta años más tarde, luego de haber entregado a esos dos conspiradores, llegué a la conclusión de que debo estar contenta, de que Dios lidiará con las palabras crueles de mi esposo. Necesito confiar en que Dios sabe lo que ocurrió, y que no es mi lugar el forzar una disculpa de parte de él o el tratar de hacerlo sentir culpable por eso. Dios sabe mi dolor. Dios conoce el corazón de mi esposo, y Dios nos sanará a los dos si soy paciente.

Otra mujer dijo lo siguiente:

El tópico de la oración y el ayuno es uno que realmente me carga porque parece que la iglesia no está utilizando este medio tan importante para buscar la sabiduría y la dirección de Dios. Estamos viviendo en tiempos espiritualmente secos y desesperados, y parecería que debiéramos de buscar al Señor de manera colectiva para propiciar un avivamiento individual y corporativo a través los medios del ayuno y la oración.

Qué bueno ha sido escuchar estos testimonios de que Dios ha hecho en la vida de nuestras oyentes.

Dentro de dos semanas estaremos celebrando nuestra primera conferencia de Mujer Verdadera, en Santo Domingo, Republica Dominicana. Aquí está Patricia, junto a Laura González de Chávez y Betsy de Gómez, para hablarnos un poco sobre este evento.

Patricia de Saladín: Estos son días de grandes expectativas estamos esperando con ansias los días, 26, 27 y 28 de febrero. Nuestros corazones realmente laten emocionados por lo que vamos a ser testigos en Santo Domingo, República Dominicana dentro de dos semanas, en esos días cuando finalmente podamos ver cumplidos nuestros anhelos de ver Mujer Verdadera 2015. Mujer Verdadera para América Latina.

Laura cuéntanos un poco de qué esperas tú que suceda en estos días.

Laura González de Chávez : Bueno Patricia al igual que tú yo estoy anticipando lo que Dios hará en medio nuestro en esos tres días de conferencia —que ya es más o menos en dos semanas que tendremos esa conferencia aquí en Santo Domingo— y no sé si recuerdas Patricia como nosotros ansiábamos tener esa conferencia cuando fuimos aquella vez en el 2008 a Chicago.

Patricia : Un sueño hecho realidad.

Laura : Así es y queríamos hacerlo en nuestro tiempo, pero Dios tenía un tiempo que era perfecto y que es ahora, ahora es el tiempo, como se llama la conferencia.

O sea que estamos felices, anticipando lo que Dios hará tenemos personas de muchos países de Latinoamericana que se han inscrito hay muchos países representados yo diría que casi la mayoría de Latinoamérica.

Patricia : Yo tengo aquí a los Estados Unidos, El Salvador, Puerto Rico, México, Chile, Costa Rica, Ecuador, Panamá, Perú, Colombia, Venezuela, Guatemala, Canadá, Honduras, Alemania, España, Nicaragua, y otros más que no vamos a mencionar donde realmente mujeres de estos países, se van a unir a nosotros aquí en Santo Domingo, pero muchas otras más van a estar conectadas vía la transmisión en vivo.

Laura : Así es pero yo sueño Patricia y Betsy, yo a veces en mi cama sueño ver a todas esas mujeres con sus banderas en alto, alabando al Señor juntas y escuchando la verdad acerca del diseño, y sueño con ver este movimiento correr por toda Latinoamérica, que todas estas mujeres sean entonces voces que lleven este mensaje a sus iglesias, a sus comunidades, a sus familias y que como hemos venido viendo Dios ha ido abriendo ese camino para ese mensaje ya desde hace un tiempo a través del programa de Aviva. O sea que estamos verdaderamente contentas.

Patricia : Sí, que Cristo sea exaltado y que el Evangelio y la feminidad bíblica brillen en las vidas de estas mujeres, de sus iglesias, de sus familias y de sus países.

Y Betsy queríamos que tú nos dijeras el corazón que late por estas jóvenes que van a tener la noche del jueves oportunidad de exponerse a Dannah Gresh hablándoles a ellas.

Betsy : La emoción está al máximo, pero antes que hablemos de eso yo quiero invitar porque posiblemente haya personas y mujeres que estén escuchando acerca de esto hoy, o quizás mujeres que no pudieron comprar el ticket o desplazarse hasta aquí, entonces yo quiero invitarlas para que hagan un grupo en sus hogares, en sus iglesias, que donde quiera que usted pueda tener acceso a Internet, usted puede hacer su propia conferencia ahí, y entonces puede proclamar junto con nosotras y decir sí Señor me rindo a Tu diseño, no quiero dejar pasar esa oportunidad para motivarlo, y también durante la conferencia como vamos a tener un chat en vivo déjennos saber que están conectadas, envíenos una foto al correo info@avivanuestroscorazones.com.

Porque lo que queremos hacer es como poder sentir que todo el mundo es una pequeña comunidad y estamos todos juntos bajo este propósito.

Entonces con relación a las jóvenes estamos primero yo, aunque ya no estoy en esa categoría me siento como una de ellas, porque me siento como tan privilegiada de que podamos tener una pre-conferencia dirigida especialmente para las jóvenes, porque siempre se hace para otro segmento pero creo que de eso se trata la feminidad bíblica de que podamos sembrar esas semillas desde muy jóvenes para que cuando ya vaya a comenzar a dar fruto pues hayamos plantado en tierra buena.

Entonces es un gran privilegio también tener por primera vez para Latinoamérica a Dannah Gresh que junto con Nancy Leigh DeMoss es la co-autora del libro “Mentiras que las mujeres jóvenes creen y la verdad que les hace libres”.

Entonces creo que este tema va a ser un tema neurálgico en la situación que se está viviendo a nivel de las jóvenes con temas relacionados con la pureza, con la santidad, que son temas ya empolvados incluso en los mismos círculos cristianos.

Laura : Cuéntanos un poco acerca de esas mamás que vienen con sus hijas y que verdaderamente nos ha dado como una alegría ver como las mamás y las hijas han abrazado esto quieren venir juntas.

Betsy : Sí, yo estoy feliz porque podemos ver en las redes sociales, donde quiera que se está hablando de esta conferencia de Mujer Verdadera, mujeres que no solamente han entendido su diseño sino también que quieren dejar el legado a la siguiente generación entonces este caso tan hermoso de estas jóvenes que de quince años, en vez de hacer una gran fiesta o un regalo muy esperado grande lo que quieren es venir a la conferencia, eso es como Aviva Nuestros Corazones.

Laura : Son dos madres de Costa Rica, ellas vienen con sus hijas de quince años cada una, una se llama Fiorela y la otra se llama Sofía y están emocionadas de venir con sus hijas porque quieren sembrar esa semilla desde ese momento de sus vidas, pero las niñas están emocionadísimas también como tú dices.

Betsy : Que eso es lo importante o sea no solamente las madres sino que podemos ver el resultado de como esas hijas han visto en su madre la bendición de poder decirle sí Señor a cualquier área de su vida.

Así que estamos muy contentas, también la transmisión en vivo se efectuará para la conferencia de jóvenes y yo diría que si usted está relacionado en alguna iglesia, si es esposa de pastor o líder, que maravilloso sería hacer una reunión de jóvenes femeninas y transmitir la conferencia en vivo en la iglesia. Creo que hay muchísimas formas de unirse al movimiento y hacerse parte.

Patricia : Así es y nuestra oración es que el Señor nos visite que nos visite con redención, con esperanza, que veamos a las mujeres abrazar la libertad que hay en Cristo, rendirse llevar mucho fruto y tener abundancia porque Cristo nos ha prometido vida y vida en abundancia y como mujeres nosotros somos parte especial de Él de Su diseño para nosotras.

Es como dice la serie de Ester que recién terminamos que habla de que para un tiempo como éste nosotras estamos convencidas que para un tiempo como este hemos sido puestas en el reino y como decía Laura para un tiempo como éste Dios está trayendo estos inicios de este movimiento Mujer Verdadera, para que las mujeres nos volvamos hacia ese diseño que el diseño de nuestro Creador.

Laura : Amén, así que esperamos todas las que están escuchando hoy ya sea que vengan personalmente o se conecten con nosotros por el Internet puedan ser parte de esto que Dios está haciendo en nuestros días.

Betsy : Y ser promotoras porque yo quiero retarles a todas las personas que están escuchando y si eres un hombre entonces tú tienes muchas mujeres a tu alrededor que puedas promover esta conferencia que al final no se trata de un evento ni se trata de Aviva Nuestros Corazones, se trata del Evangelio de Jesucristo obrando con poder en las vidas de las mujeres latinoamericanas.

Patricia : Amén, y ahora quiero pedirle a mi amiga y hermana colaboradora de Aviva Nuestros Corazones a Maggie de Michelen que ore por este evento, que ore por todas las personas que van a estar involucradas, que ore para que realmente Dios nos visite con Su Espíritu Santo.

Maggie : No a nosotros Señor, no a nosotros sea la gloria, tuyo es el honor y la majestad y nosotros las ovejas de Tu prado, venimos a Ti en adoración y en bendición, reconoceremos que si Tú no estás por tus hijos en vano edificarán.

Como mujeres sabias y verdaderas queremos ser edificadoras del reino, mira que la primera conferencia para Latinoamérica de Mujer Verdadera se celebrará pronto aquí en Santo Domingo, es un privilegio inmenso Señor, pero Tú eres más inmenso que los cielos y por esto confiadamente venimos a ti a pedirte que cada detalle desde el mayor hasta el menor Tú lo guíes a fin de que tu gloria y tu memoria sean exaltadas, que Cristo sea magnificado con cada una de las exposiciones de Tu Palabra, que cada mujer allí presente vea a Jesús más hermoso, más majestuoso, más digno de ser servido, honrando y agradado, porque de eso se trata todo aquí en esta tierra.

Que a cada conferencista Tu Santo Espíritu las unja y hablen palabras tuyas para que cada mujer abrace, ame y lata por Tu diseño, el diseño de ser Mujeres Verdaderas conforme a tu corazón. Que cada una de las que vendrán a Santo Domingo Tú las traigas con Tu bien. Oh Dios sé Tú guía de ellas, sé Tú también la retaguardia de cada uno de los viajes que se harán en avión o en automóvil o cualquier medio Señor, Te lo pedimos que Tú los dirijas con tu mano todopoderosa.

Que cada sesión tanto para nosotras las adultas como para las jovencitas sea una herramienta que Tú uses para que la feminidad bíblica truene en toda Latinoamérica y cada una sea estimulada a ser mujeres entendidas en estos tiempos que cada vez son más peligrosos y más anti-Dios. Que Tu ángel frene cualquier obstáculo con su espada, que toda asistente pueda tener su mente y su corazón en lo que allí se nos habrá de enseñar.

Nosotras pedimos todas estas cosas Señor porque esta es Tu obra y nosotras tenemos el privilegio de participar ya sea oyendo o enseñando o sirviendo o dando o apoyando económicamente esta magnífica obra que exaltará por los siglos de los siglos Tu precioso Nombre. Oh Señor sabemos que Tú contestarás porque todas estas cosas son pedidas en Tu Nombre para Tu Gloria y para Tu reino en el dulce nombre de Jesús. Amén

Patricia: ¡Amén!

Annamarie : Esperamos que nos acompañen en nuestra próxima serie a partir de mañana. Aquí en Aviva Nuestros Corazones.

Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras fueron tomadas de la Bibla de las Américas a menos que se cite otra fuente.

Tomado de: Aviva Nuestros Corazones

Todos los Derechos Reservados

Disponible sobre el Internet en: http://www.avivanuestroscorazones.com

 

 

El matrimonio (4): El ejemplo de Cristo

Viernes 19 Junio
Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia. Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella.
El matrimonio (4): El ejemplo de Cristo

Dios aún nos da precisiones claras sobre la forma de mostrar su amor en la pareja cristiana. Para el marido, la misión principal es amar a su esposa con un espíritu de devoción “como Cristo amó a la iglesia”. Sabemos cuánto la amó: ¡renunció a todos sus derechos y dio su vida por ella! Amar a su esposa es mucho más que proveer el sustento diario. Es saber agradecerle, saber ser bueno, sincero, paciente, saber hablarle con dulzura aun cuando vuelva cansado del trabajo, saber colaborar con los niños… Es buscar su felicidad, su bienestar en todos los aspectos: físico, social, afectivo y espiritual.

“Como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo” (Efesios 5:24). Este es un llamado dirigido a la esposa cristiana. En ningún caso es una autorización para que el marido le exija esta sumisión. Su responsabilidad es cuidar de ella. Asimismo es tratar de comprenderla, “dando honor a la mujer” (1 Pedro 3:7).

Esta sumisión de la esposa cristiana a su esposo ha de ser “como al Señor”. Ella debe reconocer, detrás de su esposo, al Señor como la autoridad gobernante en la vida familiar.

Esposos y esposas, manifestemos a nuestro cónyuge la misma bondad que Dios manifiesta hacia nosotros. Así consideraremos sus defectos, no como un desastre, sino como una oportunidad de imitar el perdón de Cristo hacia nosotros.

De esta manera nuestra vida conyugal será una ilustración del amor de Cristo por su Iglesia.

(continuará el próximo viernes)