//
estás leyendo...
Familia, Iglesia Cristiana, Interés General, Padres, Todos los Artículos, Vida Cristiana

¿Qué es el legalismo?

¿Qué es el legalismo?

En el cristianismo, el legalismo es usar excesiva e inapropiadamente la Ley (los 10 mandamientos, las leyes de santidad, etc.). Este legalismo puede tomar formas diferentes. La primera de estas es cuando una persona intenta guardar la Ley para obtener la salvación. La segunda, es cuando una persona guarda la Ley para poder guardar su salvación. La tercera, es cuando un cristiano juzga a otros cristianos por no guardar ciertos códigos de conducta que piensa que necesitan ser observados. Vamos a examinar cada uno estos más de cerca.

Primero: Guardar la ley de Dios para obtener la salvación. Esto es, una herejía, una doctrina completamente falsa. No somos capaces de obtener la salvación porque guardemos la Ley.

  • Romanos 3:28: “Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley.”
  • Romanos 4:5: “mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia.”
  • Gálatas 2:21: “No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo.”

Simplemente, no es posible guardar la Ley de ninguna manera para ser salvo. Por lo tanto, pensar que podemos obtener la salvación a través de nuestros propios esfuerzos es una falsa enseñanza. Es tan falsa, que aquellos que la apoyan, no pueden ser cristianos ya que negaría la salvación por gracia a través de la fe.

Segundo: Guardar la Ley con la intención de guardar la salvación. Esta también es una falsa doctrina. Nosotros recibimos nuestra salvación por fe (Ef 2:8-9), no por nuestra capacidad de hacer lo “bueno” porque ninguno de nosotros hace lo bueno:

  • Romanos 3: 10-12: “Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; 11 No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios. 12 Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.”

Como enseñan claramente Romanos 3:28; 4:5 y Gálatas 2:21, somos justificados por fe; no por fe más obras. Aun más, hay advertencias estrictas acerca de intentar guardar la Ley con la intención de mantener la salvación:

  • Gálatas 3:10: “Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas.”
  • Santiago 2:10: “Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos.”

Por lo tanto, si una persona está buscando ser salva por sus obras (Ley) o pretende sostener su salvación por sus obras (Ley), entonces, está en la obligación de guardar “toda” la Ley; y si falla en un solo punto, la persona se hace culpable delante de Dios. Sin embargo, considere las palabras de Jesús:

  • “Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.”

Jesús los condena porque estaban confiados guardando su salvación basados en su fe y en el hacer lo bueno. Por lo tanto, deberá ser obvio para nosotros que no podemos guardar nuestra salvación por nuestros esfuerzos.

Tercero: Cuando un cristiano guarda ciertas leyes y juzga a otros cristianos por no guardarlas, considerando que su nivel de santidad es más alto, mirando el de otros con desprecio; este es, de hecho, un problema frecuente en la iglesia.

Ahora bien, queremos ser claros en que todos los cristianos deben abstenerse del pecado: fornicación, adulterio, pornografía, de la mentira, del robo, etc. Los cristianos tienen el derecho de juzgar la espiritualidad de otros cristianos en las áreas donde la Biblia habla claramente del pecado. Pero en las áreas discutibles necesitamos ser muy cuidadosos y es donde el legalismo es más difícil de definir. Romanos 14:1-12 nos dice que no estamos para juzgar a nuestros hermanos en temas que son discutibles. Una persona puede comer cierta clase de comida mientras que otra persona no la come. Una persona puede adorar en un día particular mientras que otra, pudo haber escogido otro día:

  • Romanos 14:5: “Uno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente.”

En la medida en que nuestra libertad no viole las Escrituras, entonces, todo deberá estar bien.

http://www.miapic.com/que-es-el-legalismo

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Las Bienaventuranzas

Mateo 5:3-12 “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia. “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: