//
estás leyendo...
Devocional, Familia, Todos los Artículos, Vida Cristiana

¡Es tiempo de luto, no de chisme!

7 SEPTIEMBRE

2 Samuel 1 | 1 Corintios 12 | Ezequiel 10 | Salmo 49

Cuando David se entera de la muerte de Saúl y Jonatán (2 Samuel 1), su luto no es meramente formal. Tenía que saber que se le había abierto el camino hacia el trono. Sin embargo, su dolor fue tan genuino, que compuso un extenso lamento (1:19–27), le puso música y se lo enseñó a los hombres de su tribu (1:18) para que se cantara por largo tiempo como una de las baladas populares de la tierra.

Muchos elementos de este lamento merecen una larga reflexión. Hoy meditaré sobre un solo versículo: “No lo anunciéis en Gat, ni lo pregonéis en las calles de Ascalón, para que no se alegren las filisteas, ni lo celebren esas paganas” (1:20). En términos formales, el texto es suficientemente claro. Gat y Ascalón eran las dos ciudades principales de los filisteos. David está diciendo, en efecto, que no se informe a los filisteos sobre la muerte de Saúl y de Jonatán, para que no se alegren ni se regocijen.

Por supuesto que los filisteos inevitablemente se enterarían y David, en especial, lo sabía. Pero su propósito al escribir estas palabras no era literalmente mantener a los filisteos en la ignorancia un poco más. ¿Cómo iba a serlo? Ya habían colgado el cuerpo de Saúl en el muro de Betsán (1 Samuel 31:10) y habían enviado mensajeros con la noticia por toda la tierra de los filisteos (31:9). Entonces, si estos versos de la pluma de David no funcionan como un consejo literal, ¿cuál es su función?

En parte, es sencillamente un lamento. Es una manera poderosa de decir que los enemigos de Israel se deleitarían en la noticia y, por tanto, su placer da medida de la tragedia. Pero sospecho que hay otra insinuación. Cuando uno de nuestros líderes cae, compórtate de tal manera que no le des fuerza a la oposición.

Esta lección debe ser aprendida una y otra vez en la iglesia. Cuando se descubre que un ministro del evangelio ha adulterado o malversado fondos de la congregación, ciertamente es necesario aplicar inmediatamente el principio bíblico de la disciplina. Si ha quebrantado la ley, hay que contactar con las autoridades civiles. Si hay familias afectadas, será necesario mucho trabajo pastoral. No obstante, debemos entender bien que muchos no creyentes estarán frotándose las manos y diciendo: “¿Veis? ¿Qué se puede esperar? Todo eso de la religión es pura hipocresía y falsedad”. Así, se desprecia a Cristo y la credibilidad del testimonio cristiano disminuye. Los cristianos deben refrenar sus lenguas, vigilar lo que dicen y ser especialmente cuidadosos en no decir nada innecesario a los no creyentes. Es tiempo de luto, no de chisme. “No lo anunciéis en Gat…

Carson, D. A. (2013). Por amor a Dios: Devocional para apasionarnos por la Palabra. (R. Marshall, G. Muñoz, & L. Viegas, Trads.) (1a edición, Vol. I, p. 250). Barcelona: Publicaciones Andamio.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Las Bienaventuranzas

Mateo 5:3-12 “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia. “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: