//
estás leyendo...
Devocional, Familia, Todos los Artículos, Vida Cristiana

«La necesidad de orar siempre»

13 de noviembre

«La necesidad de orar siempre»

Lucas 18:1

Si los hombres deberían orar siempre y no desmayar, mucho más deben hacerlo los hombres cristianos. Jesús envió a su Iglesia al mundo con el mismo mensaje que él trajo del Cielo, y la misión que se le ha confiado a ella incluye la intercesión. ¿Qué te parecería si yo dijera que la Iglesia es el sacerdote del mundo? La creación es muda, pero la Iglesia debe proporcionarle una boca. Orar con aceptación constituye el alto privilegio de la Iglesia. Las puertas de la gracia están siempre abiertas a sus peticiones, las cuales nunca vuelven con las manos vacías. El velo se rasgó a causa de ella (de la Iglesia); la sangre se esparció por ella; y Dios constantemente la invita a que le pida aquello que desea. ¿Rehusará la Iglesia el privilegio que tal vez los ángeles le envidiarían? ¿No es ella la esposa de Cristo? ¿No tiene derecho a entrar en la presencia de su Rey a cada instante? ¿Desatenderá esos privilegios? La Iglesia siempre tiene necesidad de orar: siempre hay alguno en medio de ella que está enfriándose o cayendo en pecados manifiestos. Hay corderos por los cuales se debe orar para que Cristo los lleve en su seno. Hay que orar por los fuertes para que no se vuelvan presuntuosos, y también por los débiles para que no se desalienten. Si celebráramos todos los días del año una reunión de oración que durara las veinticuatro horas del día, en ningún momento quedaríamos sin asuntos por los cuales orar. ¿No estamos siempre rodeados de enfermos y de pobres, de afligidos y de vacilantes? ¿No nos rodean quienes ansían la conversión de sus familiares, la restauración de aquellos que se han vuelto al mundo y la salvación de los depravados? También debemos orar por las reuniones que se celebran constantemente, por los pastores que están siempre predicando y por los millones de pecadores muertos en sus delitos y pecados. ¿Cómo se excusará la Iglesia por haber olvidado la comisión que le confió su amante Señor, en un país sobre el cual están descendiendo las tinieblas del romanismo y en un mundo lleno de ídolos, de crueldad y de hechos diabólicos? Que la Iglesia sea constante en sus súplicas; que cada creyente eche en el arca de las ofrendas sus dos blancas de oración (cf. Mr. 12:42).

Spurgeon, C. H. (2012). Lecturas vespertinas: Lecturas diarias para el culto familiar. (S. D. Daglio, Trad.) (4a edición, p. 328). Moral de Calatrava, Ciudad Real: Editorial Peregrino.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Las Bienaventuranzas

Mateo 5:3-12 “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia. “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: