//
estás leyendo...
Devocional, Familia, Todos los Artículos, Vida Cristiana

Jueces 13 | Hechos 17 | Jeremías 26 | Marcos 12

30 JULIO

Jueces 13 | Hechos 17 | Jeremías 26 | Marcos 12

Los lectores devotos consideran héroes de la fe a los escritores bíblicos. Por esta razón, en algunas ocasiones pasan por alto el hecho de que, en su propia época, estos fueron despreciados, tratados como intrusos, mirados con desdén. Por supuesto, algunos de los que contribuyeron al canon de las Escrituras crecieron siendo ricos o famosos, o ambas cosas: nos viene a la mente Salomón. Otros fueron poderosos en un momento de su vida, pero se enfrentaron a extraordinarias dificultades en otros, por ejemplo David. No obstante, la mayoría de los profetas sufrieron el desprecio; algunos de ellos perdieron la vida. Como dijo el Señor Jesús: “Dichosos seréis cuando por mi causa la gente os insulte, os persiga y levante contra vosotros toda clase de calumnias. Alegraos y llenaos de júbilo, porque os espera una gran recompensa en el cielo. Así también persiguieron a los profetas que os precedieron” (Mateo 5:11–12, cursivas añadidas).

Ya hemos visto que el destino de Jeremías no fue feliz. De aquí en adelante (Jeremías 26), su deprimente situación se vuelve más clara. Para sus críticos más acérrimos, el mensaje de Jeremías, especialmente su insistencia constante en que Jerusalén y su templo serían destruidos si el pueblo no se arrepentía, suena peligrosamente cercano a una traición aderezada con blasfemia: traición, porque se podía acusar al profeta de desmoralizar a los ciudadanos, reduciendo así su capacidad de resistir la arremetida de los babilonios; blasfemia, porque está dando a entender que Dios no podía, o no quería, preservar su ciudad y su templo. Por tanto, los oficiales intentan organizar una ejecución judicial.

Lo que salva a Jeremías, humanamente hablando, es su gran insistencia en que, si lo matan, provocarán que un duro juicio caiga sobre su cabeza, porque “el Señor me ha enviado a que os anuncie claramente todas estas cosas” (26:15). Unos quieren concederle el beneficio de la duda; otros recuerdan que Miqueas de Moreset (el Miqueas bíblico) pronunció palabras parecidas de denuncia. (La cronología de los profetas hace que sea probable que algunos de los ancianos que se encontraban delante de Jeremías hubiesen escuchado realmente a Miqueas,) Así pues, indultan al profeta.

Su colega Urías hijo de Semaías no corrió la misma suerte. Solo sabemos de él lo que se recoge en estos versículos (26:20–23). Jeremías no era el único profeta que proclamaba fielmente la palabra de Dios. Cuando Urías, como este, vio amenazada su vida, huyó a Egipto, a diferencia de él. En ese momento, Israel aún era un Estado vasallo de Egipto y existía algún tipo de tratado de extradición. Enviaron de vuelta a Urías y lo ejecutaron. Su huida había convencido a sus acusadores de que era un traidor. Reflexionemos de nuevo en las palabras de Jesús, citadas arriba.

Carson, D. A. (2014). Por amor a Dios: Devocional para apasionarnos por la Palabra. (L. Viegas, Trad.) (1a edición, Vol. II, p. 211). Barcelona: Publicaciones Andamio.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Las Bienaventuranzas

Mateo 5:3-12 “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia. “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: