//
estás leyendo...
Devocional, Familia, Todos los Artículos, Vida Cristiana

Jueces 14 | Hechos 18 | Jeremías 27 | Marcos 13

31 JULIO

Jueces 14 | Hechos 18 | Jeremías 27 | Marcos 13

Si la profecía de Jeremías 27 tiene lugar al principio del reinado de Sedequías (27:1), todavía tienen que pasar años antes de Dios vindique al profeta. El rey Jeconías y la aristocracia ya se encuentran deportados en Babilonia, dejando detrás a Sedequías y a un remanente que gobierne. Sin embargo, lejos de sentirse advertidos por estos reveses recientes, Sedequías y la oligarquía reinante quieren ser héroes y oponerse al poder babilónico. Dios ordena a Jeremías que advierta verbalmente y escenifique un ejemplo práctico, no sólo para Sedequías, sino también para los emisarios de las pequeñas naciones vecinas y ciudades-Estado (27:1–3, 12). Están todos en el mismo barco: si se someten al poder babilónico, se salvarán; si se rebelan, serán aplastados y destruidos. El Dios de Israel es soberano sobre todas las naciones; los Estados paganos harían mejor escuchándolo antes que a sus propios adivinos, falsos profetas y médiums (27:9–10). Por supuesto, la mayoría escuchaba a sus propias instituciones religiosas. Sin embargo, después de desarrollarse los trágicos acontecimientos, no hay duda de que algunos quedaron algo más impresionados por el Dios de Israel que antes de los mismos. Él era el único que sabía lo que depararía el futuro.

He estado conservando durante años ensayos y libros raros que predicen el futuro, escritos por astrólogos, diversos futurólogos e individuos autoproclamados profetas. Por supuesto, no todos trabajan sobre las mismas premisas. Los futurólogos tienden a proyectar hacia el futuro tendencias actuales, deduciendo que estas tendrán lugar; los mejores también hacen algunas concesiones a las reacciones hacia las mismas. Los astrólogos y los que se proclaman profetas reivindican algún tipo de perspectiva externa. He guardado estas predicciones durante bastantes años como para saber que su trayectoria no es buena. Inevitablemente, aciertan en algunas cosas, pues hacen muchos pronósticos y no se van a equivocar siempre. Sin embargo, tomando uno de estos ensayos al azar, consulto lo que un experto predijo en 1968 en relación con la situación de la religión en Canadá veinticinco años más tarde, es decir, en 1993. Algunas de sus predicciones fueron: la iglesia católica ordenaría mujeres; la asistencia a la iglesia descendería en un sesenta por ciento en la nación; aparecería un nuevo Billy Graham, más carismático e hipnótico en su influencia sobre las masas que el propio Graham; el asunto ético crucial para la opinión pública no sería el aborto ni la pena de muerte, sino la esterilización de las personas con minusvalías psíquicas y los trasplantes de cerebro. Muchos de nosotros estamos familiarizados con la extendida profecía que predecía un avivamiento enorme en Occidente en una fecha determinada, que hace tiempo que pasó.

Hermanos, no las temamos, no las escuchemos ni las respetemos. Temamos y oigamos las palabras del Señor.

Carson, D. A. (2014). Por amor a Dios: Devocional para apasionarnos por la Palabra. (L. Viegas, Trad.) (1a edición, Vol. II, p. 212). Barcelona: Publicaciones Andamio.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Las Bienaventuranzas

Mateo 5:3-12 “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia. “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: