//
estás leyendo...
Devocional, Familia, Todos los Artículos, Vida Cristiana

1 Samuel 3 | Romanos 3 | Jeremías 41 | Salmo 17

13 AGOSTO

1 Samuel 3 | Romanos 3 | Jeremías 41 | Salmo 17

El relato del asesinato de Guedalías y sus repercusiones (Jeremías 41) es cruel y desagradable.

(1) El responsable de la muerte de Guedalías, Ismael hijo de Netanías (40:8; 41:1), era un hombre de sangre real y puede que se enfureciese al no ser elegido por los babilonios para gobernar al pueblo. Es sorprendente ver a personas ávidas de poder incluso cuando lo único sobre lo que se puede gobernar es desastre y pobreza.

(2) La profundidad de la perfidia de Ismael se representa de forma elocuente. Matar a una persona en la comida que se comparte con ella era mucho más impactante en el siglo VI a.C. que en nuestra época, aunque estemos acostumbrados a las novelas de Agatha Christie y otras parecidas. Además, la ira de Ismael era tan grande que mata a otros muchos, incluyendo a los soldados babilonios que habían quedado supervisando la situación. El motivo de la siguiente atrocidad no está muy claro (41:4–7): puede que Ismael sospechase de cualquiera que estuviese interesado en servir a Guedalías (41:6), o quizás la situación política, aún terriblemente inestable después de la guerra, provocó que se decidiese a robar y sembrar el caos. Esta opción de ve reforzada por el hecho de que algunos de los peregrinos salvasen su vida al decir a Ismael que tenían comida escondida (41:8).

(3) Johanán hijo de Carea fue el primero que advirtió a Guedalías acerca de la conspiración de Ismael (40:13–14). Ahora, es igualmente rápido a la hora de reunir un grupo de hombres y salir tras Ismael y los que se han llevado prisioneros (41:11–12). Aunque este y ocho de los suyos escapan, rescatan a los cautivos (41:14–15).

(4) Ahora, Johanán

 se pregunta qué hacer. Su gente y él tienen miedo de que, cuando las noticias del asesinato de Guedalías y los demás lleguen a Babilonia, Nabucodonosor monte en cólera y envíe de vuelta a su ejército para que mate a todos los que queden. Así pues, se dirige hacia el sur, hacia Egipto, haciendo un alto cerca de Belén (justo al sur de Jerusalén) para reunir a todos los que quieran escapar con él.

(5) Teológicamente, todos estos acontecimientos forman parte de la devastación absoluta que cayó sobre Judá. La ciudad y el templo destruidos; la dinastía davídica terminada; todos los líderes, artesanos, sacerdotes y demás, deportados en oleadas (véase 52:28–30). Y ahora, justo cuando parecía que un buen hombre, Guedalías, podía guiar de algún modo a la nación hacia una recuperación económica y política, lo asesinan. Además, los pocos líderes que quedan temen a los babilonios y huyen a Egipto. Sin ser conscientes de lo que están haciendo, están cumpliendo de forma perfecta las profecías de destrucción total que Jeremías ha pronunciado durante cuatro décadas.

Carson, D. A. (2014). Por amor a Dios: Devocional para apasionarnos por la Palabra. (L. Viegas, Trad.) (1a edición, Vol. II, p. 225). Barcelona: Publicaciones Andamio.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Las Bienaventuranzas

Mateo 5:3-12 “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia. “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: