//
estás leyendo...
Devocional, Familia, Todos los Artículos, Vida Cristiana

1 Samuel 23 | 1 Corintios 4 | Ezequiel 2 | Salmo 38

30 AGOSTO

1 Samuel 23 | 1 Corintios 4 | Ezequiel 2 | Salmo 38

En ciertos aspectos, los tres primeros capítulos de Ezequiel describen el llamamiento y la comisión de este profeta: servir en tiempos de decadencia. No todos los llamamientos proféticos son iguales en el Antiguo Testamento. Eliseo sirvió como aprendiz de Elías; Amós recibió el suyo siendo pastor; Samuel oyó por primera vez la voz de Dios cuando aún era un muchacho. Sin embargo, los profetas comisionados a servir en épocas particularmente decadentes tienen rasgos comunes. No podemos detenernos aquí en todas estas características, pero una de ellas surge con gran fuerza en Ezequiel 2.

Dios dice al profeta lo que quiere que este haga. Se le envía a “una nación rebelde que se ha sublevado contra mí” (2:3), a Israel, al menos a esa parte del mismo que se encuentra con él en el exilio. Eran los más dotados, versados, nobles y privilegiados. Desde la perspectiva de Dios, son simplemente “un pueblo obstinado y terco” (2:4). Ezequiel debe decirles: “Así dice el Señor omnipotente” (2:4). Aún no se le ha expuesto el contenido del mensaje del Dios soberano. En su lugar, el resto del capítulo se dedica a garantizar que el profeta entienda que su ministerio gira absolutamente en torno a una cosa: transmitir las palabras de Dios a esta casa rebelde. “Tal vez escuchen, tal vez no, pues son un pueblo rebelde; pero tú les proclamarás mis palabras” (2:7).

Por supuesto, siempre es importante que los profetas y predicadores hablen con fidelidad las palabras de Dios, pero es especialmente urgente en tiempos de decadencia. En periodos de avivamiento y prosperidad, se trata al predicador con respeto y se ensalzan su fidelidad y su conocimiento. Por el contrario, en épocas difíciles, las personas se burlarán y amenazarán a los que comunican la verdad de Dios. Las presiones para borrar lo que el Señor dice son enormes. Se llevan a cabo inteligentes exégesis para hacer que el texto diga lo que no dice realmente, se efectúan silencios selectivos para obviar los aspectos dolorosos, se realiza una hermenéutica interesada para eliminar el mordisco y el aguijón de las Escrituras; todo se hace de rigor, de forma que aún podamos ser aceptados e incluso admirados. No obstante, Dios es consciente del peligro. Desde su perspectiva, el éxito no se mide según la cantidad de personas que Ezequiel gane para él, sino por la fidelidad con la que declare las palabras de Dios. No hacerlo será participar en la rebelión de esta casa “rebelde” (2:8). Es necesaria una valentía piadosa que acabe con el miedo (2:6–7).

¿Dónde se requieren con más urgencia esa fidelidad y esa valentía en el mundo occidental actual?

Carson, D. A. (2014). Por amor a Dios: Devocional para apasionarnos por la Palabra. (L. Viegas, Trad.) (1a edición, Vol. II, p. 242). Barcelona: Publicaciones Andamio.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Las Bienaventuranzas

Mateo 5:3-12 “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia. “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: