//
estás leyendo...
Devocional, Familia, Todos los Artículos, Vida Cristiana

2 Samuel 2 | 1 Corintios 13 | Ezequiel 11 | Salmo 50

8 SEPTIEMBRE

2 Samuel 2 | 1 Corintios 13 | Ezequiel 11 | Salmo 50

Ezequiel 11 nos presenta dos acciones altamente simbólicas. Una de ellas comienza en el capítulo 10 y la otra dentro del capítulo que nos ocupa:

(1) Aunque es difícil trazar con exactitud el movimiento de la gloria del Señor, parece razonablemente claro que esta, asociada al templo en el pasado, especialmente con el lugar santísimo y el arca del pacto sobre el cual los querubines extendían sus alas, lo abandona y sobrevuela el trono móvil, el mismo que Ezequiel había visto en Babilonia y que ahora se encontraba en la entrada sur del templo. Las cuatro criaturas vivientes, identificadas aquí como querubines, transportan la gloria de Dios hasta la puerta oriental (10:18–19) y después al cerro que está al oriente de la ciudad (11:23). Así pues, la presencia de Dios abandona oficialmente el templo y la ciudad. Nada podrá detener su destrucción.

(2) La imagen de la olla (11:3–12) pone de manifiesto la falsa sensación de seguridad que una ciudad poderosa y amurallada puede producir entre sus habitantes. Los jerosolimitanos se consideraban la buena carne de la “olla”, la ciudad bien rodeada y protegida por sus muros. Sin embargo, Dios mismo los arrojará de ella (11:7). No será en absoluto una “olla” para ellos” (11:11). Lo cierto es que los jerosolimitanos, a los que los exiliados encumbraban porque aún estaban en Jerusalén, eran extraordinariamente arrogantes. Los deportados ponían sus esperanzas en ellos, pero ellos consideraban a estos como basura, personas rechazadas por Dios y llevadas lejos de la tierra y del templo (11:14–15). El Señor dice que la situación se va a revertir de forma poderosa. Es cierto que él dispersó a los exiliados por las naciones. No obstante, mientras han estado lejos, Dios mismo ha sido su santuario (11:16), demostrando así que el templo no era necesario para que él estuviese presente en medio de su pueblo, para ser un “santuario” para ellos. Los habitantes de Jerusalén perecerán y, aunque desprecien a los exiliados no teniéndolos en cuenta, Dios reunirá un remanente de estos (11:17). Finalmente, formalizará un nuevo pacto que los transformará (11:18–20). Estos temas se tratan con más detalle más adelante en el libro (p. ej., cap. 36).

La visión de los capítulos 8–11 acaba con Ezequiel llevado de vuelta a Babilonia, diciendo a todos lo que había visto y oído. El libro señala los primeros hilos de esperanza, pero no en la forma que ellos deseaban. Jerusalén caerá, destruida, y los propósitos de Dios para el futuro se centran en los propios exiliados. ¡Cuántas veces ha llevado a cabo Dios su rescate, su salvación, por medio de los débiles y los despreciados!

Carson, D. A. (2014). Por amor a Dios: Devocional para apasionarnos por la Palabra. (L. Viegas, Trad.) (1a edición, Vol. II, p. 251). Barcelona: Publicaciones Andamio.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Las Bienaventuranzas

Mateo 5:3-12 “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia. “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: