//
estás leyendo...
Devocional, Familia, Todos los Artículos, Vida Cristiana

1 Reyes 2 | Gálatas 6 | Ezequiel 33 | Salmos 81–82

30 SEPTIEMBRE

1 Reyes 2 | Gálatas 6 | Ezequiel 33 | Salmos 81–82

Ezequiel 33 marca un punto de inflexión en el libro. Los capítulos 33–37 recogen oráculos relacionados con la caída de Jerusalén. Aunque las advertencias y llamamientos al arrepentimiento continúan, se puede oír ahora una nota de alivio. Mientras los exiliados veían difícil creer que Jerusalén pudiese caer, Ezequiel no paraba de advertirles. Una vez consumado el desastre, Dios concede a Ezequiel en su misericordia palabras que aliviarán a la comunidad de exiliados, alimentarán su fe y armarán de valor su mente y su voluntad.

Antes de llegar a ese punto de inflexión, la primera mitad del capítulo vuelve a un tema introducido por primera vez en 3:16–21: el Ezequiel centinela. Se incide de nuevo en ello porque el profeta comienza una nueva fase de su ministerio. En cierto sentido, Dios lo vuelve a comisionar. Al mismo tiempo, las noticias que está a punto de comunicar en relación a la caída de Jerusalén dan al pueblo una nueva oportunidad para arrepentirse y confiar en el Señor. Por tanto, la primera mitad del capítulo (33:1–20) se divide de forma natural en estos dos asuntos. Por un lado, Dios recuerda al profeta su terrible responsabilidad como centinela (33:1–9). Se le obliga a estar, en cierto modo, separado de sus compatriotas exiliados. Debe velar, escuchar al Todopoderoso y proclamar lo que él le dice que transmita, advirtiendo sobre juicio venidero y suscitando la fe en la fidelidad de Dios. Por otro lado, se insta al pueblo a reaccionar ante las advertencias del centinela (33:10–20). No deben confiar en su propia justicia ni caer en el fatalismo. La respuesta apropiada siempre es prestar atención al vigía del Señor, porque él mismo declara: “Tan cierto como que yo vivo… que no me alegro con la muerte del malvado, sino con que se convierta de su mala conducta y viva. ¡Conviértete, pueblo de Israel; conviértete de tu conducta perversa! ¿Por qué habrás de morir?” (33:11).

Después, llegan las noticias: Jerusalén ha caído (33:22). Ezequiel queda liberado del silencio que Dios le impuso anteriormente: puede conversar abiertamente y decir otras cosas que no sean las dadas a él como profeta. Sin embargo, todo lo que habla en el resto del capítulo son más palabras del Señor. Menciona dos temas: (a) Los que han quedado entre las ruinas de la ciudad son siempre optimistas. Creen que se restablecerán, aunque no han renunciado a sus pecados. Así pues, Dios seguirá con su castigo hasta que solo quede desolación, a fin de que entiendan que él es el Señor (33:23–29). (b) Los exiliados a los que Ezequiel se dirige directamente han aprendido a disfrutar escuchándolo, del mismo modo que lo hacemos ante un buen orador, pero no han tomado conciencia de que deben arrepentirse.

¿Dónde encontramos las analogías más cercanas a tales posturas actualmente?

Carson, D. A. (2014). Por amor a Dios: Devocional para apasionarnos por la Palabra. (L. Viegas, Trad.) (1a edición, Vol. II, p. 273). Barcelona: Publicaciones Andamio.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Alimentemos El Alma Auido

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: