//
estás leyendo...
Familia, Iglesia Cristiana, Interés General, Padres, Todos los Artículos, Vida Cristiana

Lo que perdimos cuando dejamos de usar nuestros himnarios

Lo que perdimos cuando dejamos de usar nuestros himnarios

 Tim Challies

No creo que debamos volver a usar himnarios. Pero creo que vale la pena considerar lo que perdimos cuando, en el transcurso de un período relativamente corto de tiempo, dejamos los himnos para comenzar con la proyección a través del PowerPoint. No todos nosotros, hay que decirlo, pero si la mayoría de nosotros. Vale la pena considerarlo porque nos muestra lo que perdemos cuando cambiamos de un medio a otro, y especialmente cuando lo hacemos de manera rápida y sin la debida consideración.

Si regresáramos en el tiempo veinte o treinta años, observaríamos que la mayoría de las iglesias tenían himnarios. Tenían himnarios porque era la mejor manera de proporcionar a cada miembro de la congregación una copia de las canciones. Lo oirías en cada iglesia: “Abran sus himnarios en el himno número 154 …” Pero entonces los himnos se fueron por la vía de la extinción y en lugar de eso comenzamos a mirar las palabras proyectadas en una pantalla. A continuación, algo de lo que perdimos por el camino.

Hemos perdido un repertorio establecido de canciones.

Los himnarios comunicaban la idea de que una iglesia tenía una colección establecida de canciones. Esto, a su vez, comunicó que sus canciones fueron examinadas cuidadosamente y añadidas a su repertorio sólo después de una cuidadosa consideración. Después de todo, las grandes canciones no se escriben todos los días y su valor sólo se demuestra con el tiempo. Por lo tanto, los nuevos himnos serían elegidos cuidadosamente y agregados a las nuevas ediciones del himnario solamente de manera ocasional. Las iglesias actualizarían sus himnarios y por lo tanto, su repertorio establecido de canciones, sólo una vez cada diez o quince años.

Hemos perdido un profundo conocimiento de nuestras canciones.

Cuando quitamos el himnario, adquirimos la capacidad de añadir nuevas canciones a nuestro repertorio siempre que encontrábamos una que consideramos digna. Y aún lo hacemos, añadimos canciones nuevas todo el tiempo. A medida que añadimos nuevas canciones con mayor regularidad, cantamos las canciones antiguas con menos frecuencia. Esto reduce nuestra familiaridad con nuestras canciones al punto de que hoy las tenemos mucho menos fijadas en nuestras mentes y corazones. Pocas congregaciones podrían cantar incluso los himnos más conocidos sin una pantalla y con el PowerPoint.

Hemos perdido la capacidad de hacer armonías.

La himnología creció en un momento en que los instrumentos de música se sentaban en el último asiento dándole el primer lugar a la voz. Los himnos fueron escritos con mayor frecuencia para que pudieran ser cantados a capela o con instrumentación mínima. Por esta razón, los himnarios casi invariablemente incluían la música para la melodía y las armonías y las congregaciones aprendieron a cantar las distintas partes. La pérdida del himnario y, asociado a ello, el aumento de las bandas de música en el culto han reducido nuestra capacidad de armonizar y de esa manera, cantar al máximo de nuestras capacidades.

Hemos perdido la capacidad de cantar con habilidad.

Como las congregaciones han perdido el conocimiento de sus canciones, también han perdido la capacidad de cantar bien. Tendemos a compensar nuestras canciones mal cantadas subiendo el volumen del acompañamiento musical. La pérdida de la voz ha dado lugar a la ganancia del amplificador. Esto ha llevado a que nuestra música esté dominada por unos pocos instrumentistas y tal vez por un par de vocalistas con micrófonos mientras que la congregación más grande desempeña un papel escaso. De hecho, a menudo parece que todo lo que queremos de la congregación es su entusiasmo.

Hemos perdido la capacidad de tener las canciones en nuestros hogares.

Por lo general, los himnarios vivían en la iglesia, descansando de lunes a sábado en los pequeños receptáculos en la parte posterior de los bancos. Pero la gente también compró el suyo propio y los llevó a su casa para que la familia pudiera tener ese repertorio establecido de canciones allí también. Las familias solían cantar juntos como parte de su culto familiar. Es fácil imaginar una familia cantando “Estoy bien con mi Dios” después de cenar juntos, pero casi imposible imaginarlos cantando, “Océanos”.

Probablemente es demasiado tarde para volver al himnario. No estoy del todo convencido de que debamos hacerlo. Pero todavía vale la pena considerar lo que perdimos en el camino y cómo el canto congregacional ha sido completamente transformado por lo que puede parecer haber sido un cambio simple y práctico en los medios de comunicación. Ese pequeño cambio del libro a la pantalla lo cambió casi todo.

Tim Challies

Es uno de los blogueros cristianos más leídos en los Estados Unidos y cuyo Blog ( challies.com ) ha publicado contenido de sana doctrina por mas de 4,625 días consecutivos. Tim es esposo de Aileen, padre de tres niños. Adora y sirve como pastor en la Iglesia Grace Fellowship en Toronto, Ontario, donde principalmente trabaja con mentoría y discipulado.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Las Bienaventuranzas

Mateo 5:3-12 “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia. “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: