//
estás leyendo...
Devocional, Familia, Todos los Artículos, Vida Cristiana

UN HORRIBLE MONSTRUO ROJO

UN HORRIBLE MONSTRUO ROJO

Charles R. Swindoll

2 de noviembre, 2018

Proverbios 51423-2427

En muchos países latinoamericanos, existe la expresión: «está verde de envidia» y a veces a la envidia se la llama el «monstruo de ojos verdes». En la Biblia, sin embargo, el color no es el mismo.

La palabra hebrea que se traduce como envidia o celos es quanah y significa «llenarse intensamente de rojo». Esta imagen representa a alguien cuyo rostro se ha enrojecido por el enojo como parte del proceso químico cuando la sangre se muestra por la piel, Como parte de una emoción feroz. Para demostrar la ironía del idioma, las palabras «celos», «ardor» y «envidia» vienen de la misma raíz lingüística. Esa misma emoción que enoja a un ser humano (Proverbios 6:34) es la misma que lo invade con pasión para defender a su país o para amar a su esposa y a sus hijos.

La Biblia con frecuencia utiliza la palabra quanah en un sentido negativo. El libro de Proverbios nos advierte en contra de desear la riqueza y las posesiones que los impíos obtienen de manera deshonesta:

No envidies al hombre violento (Proverbios 3:31).

No tenga tu corazón envidia de los pecadores (Proverbios 23:17).

No tengas envidia de los hombres malos ni desees estar con ellos (Proverbios 24:1).

No te enfurezcas a causa de los malhechores ni tengas envidia de los impíos(Proverbios 24:19).

Esas advertencias son extremadamente importantes a pesar de que el origen de la envidia no debería sorprendernos. Un juego mental que muchas personas utilizan es imaginar lo que sería deshacerse de las restricciones, vivir sin la inconveniencia de la ética, hacer cualquier cosa, ir a cualquier lugar. Piénselo. El pecado tiene placeres sensuales y temporales. Y aunque no duran mucho tiempo (Hebreos 11:25), el pecado no es aburrido.

El idioma español y el hebreo asignan colores diferentes a ese monstruo llamado envidia, pero ambos reconocen el mismo resultado de esa emoción destructiva. La envidia lleva al pecado (Proverbios 14:30) y el pecado lleva a la vergüenza, una emoción representada por el color rojo.

Tenga cuidado de lo verde de la envidia porque terminaría rojo de vergüenza.

Reflexión: ¿Qué es lo que lo mantiene viviendo bajo los límites éticos y morales establecidos en la Escritura? ¿Qué le ayuda a evitar la envidia de aquellos que no siguen las directrices bíblicas?

Tenga cuidado de lo verde de la envidia porque terminaría rojo de vergüenza.

Charles R. Swindoll

Adaptado del libro, Viviendo los Proverbios  (Editorial Mundo Hispano, 2014). Con permiso de la Editorial Mundo Hispano (www.editorialmundohispano.org). Copyright © 2018 por Charles R. Swindoll, Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Alimentemos El Alma Auido

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: