//
estás leyendo...
Devocional, Familia, Todos los Artículos, Vida Cristiana

PRUDENCIA

PRUDENCIA

Charles R. Swindoll

15 de noviembre, 2018

Proverbios 30

Los niños entran al mundo sin entender el concepto del «no puedo». No obstante, el mundo comienza a enseñarles que hay algunas cosas que ciertamente están más allá de su alcance. Cuando llegamos a la edad adulta, varios fracasos ya han delineado nuestras capacidades. Desafortunadamente, estos fracasos pueden robarnos la confianza haciéndonos tímidos y sin deseos de intentar lograr metas alcanzables y dignas. Los sabios conocían sus limitaciones, pero no permitían que esas limitaciones se volvieran excusas.

El conejo.  Agur, el sabio que escribió este conjunto de proverbios, utilizó un animal bien conocido en Judea para ilustrar una característica admirable de la sabiduría. La palabra hebrea es shafan. La forma plural es shefanim. Representa una especie de roedor parecido al conejillo de indias con orejas pequeñas, cuerpo gordo, cola rechoncha y pelo café corto. En la edad adulta, este tipo de criaturas puede llegar a medir unos cincuenta centímetros y pesar unos cuatro kilos. Al igual que los conejos, son animales dóciles.

Se alimentan de vegetación en la mañana y, en la noche, viven en madrigueras formando comunidades muy apegadas. Un shafan no tiene defensas naturales contra sus depredadores, los leopardos, las serpientes, los lobos y las águilas. A pesar de que todos los animales quieren comérselos y que pueden ser cazados desde el cielo o desde la tierra, muy pocos shefanim son víctimas de sus depredadores. ¿Sabe cuál es la razón? viven en refugios muy protegidos, siempre se mantienen cerca de sus madrigueras y tienen un sistema muy complejo de vigilancia. Los adultos por lo general buscan lugares altos donde puedan vigilar y prevenir a los demás si hay algún signo de peligro.

Comparado con muchos otros animales, el shafan lleva las de perder. Vive en terrenos ásperos y es una criatura relativamente indefensa. No obstante, sale adelante porque reconoce sus propias limitaciones y aprovecha sus circunstancias. Además, utiliza su comunidad como protección.

Todos tenemos limitaciones, pero una de las claves para tener éxito en la vida es rehusar que esas limitaciones se conviertan en excusas. Por el contrario, debemos buscar la forma de lograr las metas que procuramos.

Reflexión: ¿Cuáles limitaciones le están amenazando en este momento? ¿Una discapacidad física? ¿Problemas financieros? ¿Obstáculos políticos o sociales? Acepte sus limitaciones pero considere la forma de improvisar, de adaptarse a ellas y vencerlas para así lograr sus metas.

¿De qué forma su comunidad puede ser parte de la solución para ayudarle a lograr sus metas?

Todos tenemos limitaciones, pero una de las claves para tener éxito en la vida es rehusar que esas limitaciones se conviertan en excusas.

Charles R. Swindoll

Adaptado del libro, Viviendo los Proverbios  (Editorial Mundo Hispano, 2014). Con permiso de la Editorial Mundo Hispano (www.editorialmundohispano.org). Copyright © 2018 por Charles R. Swindoll, Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Alimentemos El Alma Auido

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: