//
estás leyendo...
Devocional, Familia, Todos los Artículos, Vida Cristiana

La “meta” del cristiano es la fe y la vida y poder del Espíritu

27 SEPTIEMBRE

2 Samuel 23 | Gálatas 3 | Ezequiel 30 | Salmo 78:40–72

Una discusión sobre Gálatas 3 podría ocupar fácilmente un libro entero tan largo como este. Pero aquí me limitaré a dos observaciones.

Primero, en los cinco versículos iniciales, Pablo apela a la experiencia. Les pregunta a los gálatas si su conversión y toda su experiencia de la gracia de Dios y del poder del Espíritu les llegó en función de su observancia de la ley de Moisés o por medio de su fe. Después de todo, se les había presentado a Cristo como el Salvador crucificado (3:1). Creyeron lo que oyeron (3:2) y recibieron el Espíritu. Esta postura les costó mucho: habían sufrido persecución (3:4). Más aún, habían sido testigos de obras milagrosas y transformadoras del Espíritu, todo ello en función de la fe que Dios les había otorgado (3:5). ¿Por qué, entonces, han de pensar que, habiendo comenzado con el Espíritu y por la fe, debían ahora intentar obtener su “meta”—seguramente, la de dar pasos hacia la madurez y el conocimiento de Dios—mediante la observación cuidadosa de la ley? Esta actitud, sugiere Pablo, contradice su conversión, insulta el sufrimiento que han soportado y es una antítesis de su propia experiencia con el poder del Espíritu de Dios.

Esto significa que el camino hacia la “meta” del cristiano es la fe y la vida y poder del Espíritu, no la observancia de una ley ampliada. Pensar de otra manera es ser “torpes” y escuchar a los que nos han “hechizado” con nociones falsas de espiritualidad que nos apartan del Jesús crucificado (ver 3:1).

Segundo, el argumento del resto del capítulo se centra no en la experiencia individual del cristiano, sino en la historia del propósito redentor de Dios. En otras palabras, Pablo no dice que la ley de Dios debe operar en la conciencia de cada creyente para que este pueda venir a Cristo. Esto puede que sea cierto o no, pero Pablo no se refiere a eso. Más bien, busca establecer la prioridad de la fe en nuestra justificación desde una época tan remota en la historia como la de Abraham (3:6–9). Inmediatamente, nos preguntamos por qué se “añadió” la ley de Moisés en un principio. Pablo no ofrece aquí un análisis completo de los diversos propósitos de la ley, pero enfatiza varios puntos: no se estableció para cambiar los principios ya instituidos en la época de Abraham ni para ofrecer un camino alternativo a la salvación. Más bien, hizo que apareciera claro e innegable el pecado humano al exponerlo como transgresión; por tanto, movió a la gente de toda la línea redentora-histórica hacia Jesucristo. Una de las maneras en las que la comprensión de Pablo del Antiguo Testamento difiere de la de sus colegas judíos es que él insiste en leerlo dentro de su eje temporal: Pablo explica cómo la Biblia forma un todo.

Carson, D. A. (2013). Por amor a Dios: Devocional para apasionarnos por la Palabra. (R. Marshall, G. Muñoz, & L. Viegas, Trads.) (1a edición, Vol. I, p. 270). Barcelona: Publicaciones Andamio.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Las Bienaventuranzas

Mateo 5:3-12 “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia. “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: