Como vivir llenos del Espírit

Grace en Español

Como vivir llenos del Espíritu

Josías Grauman

Josías Grauman

Josías es licenciado en idiomas bíblicos por The Master’s University y con Maestría en Divinidad por The Master’s Seminary. Sirvió durante cinco años como capellán del Hospital General de Los Angeles (California), y sirvió como misionero por dos años en la Ciudad de México. En la actualidad , está encomendado como anciano de la iglesia Grace Community Church donde sirviendo en el ministerio hispano. Josías y su esposa Cristal tienen tres hijos.

https://www.gracechurch.org/espanol

6 – La conducta en el trabajo

CONSULTORIO BÍBLICO

SERIE: Vida Cristiana

6 – La conducta en el trabajo

DAVID LOGACHO

Gracias por estar una vez más junto a nosotros en el estudio bíblico de hoy con David Logacho. Con la ayuda del Señor, estaremos examinando otra característica de la vida auténticamente cristiana. Se trata de nuestra conducta en el trabajo.

Para justificar su falta de diligencia en el trabajo, un amigo mío solía decir: Si el trabajo es vida, que trabajen los enfermos. Lo que este amigo mío no sabía es que además de vida, el trabajo es una bendición. No son pocos los que piensan que el trabajo es uno de los resultados de la entrada del pecado en el mundo. Pero no hay tal. La Biblia enseña que el trabajo estaba presente antes que Adán y Eva caigan en pecado. Dios ordenó a Adán a trabajar en el huerto de Edén, y esto antes de que ceda a la tentación a pecar. Eso es lo que tenemos en Génesis 2:15 donde leemos: “Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase.” Queda claro entonces que el plan de Dios para Adán no era que se pase la vida cruzado de brazos, sin hacer nada, admirando la maravilla de la creación. Adán tenía que trabajar. Su función era labrar y cuidar el huerto de Edén. Además de esto, Dios encargó a Adán que ponga nombre a todo ser viviente de la tierra. Qué trabajo tan enorme. El reino animal tiene miles de especies. Adán tenía que dar un nombre a cada especie. No era un trabajo fácil. Todo esto tenía que hacer Adán y el pecado todavía no había arruinado la creación. De ninguna manera entonces, el trabajo podría ser resultado de la entrada del pecado en el mundo. Lo que sí fue consecuencia de la entrada del pecado en el mundo fue el cansancio y la fatiga que resulta del trabajo. Génesis 3:19 dice: “Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás.” Antes de la entrada del pecado en el mundo, el trabajo no producía cansancio ni malestar, ni aburrimiento, ni fatiga, ni enfermedades profesionales. Tampoco revestía algún tipo de peligro. Pero después de la caída, el trabajo producía cansancio, malestar, aburrimiento, fatiga, enfermedades profesionales y ciertamente algún tipo de peligro. Hace apenas unos días los periódicos de la ciudad de Quito traían la noticia de unos cuantos trabajadores que quedaron debajo de toneladas de tierra en la construcción donde estaban trabajando. Al menos uno de ellos falleció en el accidente de trabajo. Pero aún la fatiga que produce el arduo trabajo es usado por Dios para beneficio del trabajador. Un trabajador que se fatiga trabajando, normalmente descansa bien durante la noche. Eso es lo que dice la Biblia. Eclesiastés 5:12 dice: “Dulce es el sueño del trabajador, coma mucho, coma poco; pero al rico no le deja dormir la abundancia.” Así que amable oyente, el trabajo es vida, el trabajo es bendición. Agradezca a Dios si tiene trabajo. Sólo cuando lo pierda sabrá lo bueno que es disponer de trabajo. Pero la Biblia dice mucho más acerca de trabajar. Dice por ejemplo que trabajar es una obligación, no una opción para el creyente. Leo el texto en Efesios 4:28. Dice así: “El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad.” Obviamente, había antes y hay ahora, personas que se dedicaban al robo para subsistir. La orden del apóstol Pablo es: Deje de robar y en lugar de robar trabaje. Use sus manos para algo bueno. A lo mejor alguien podría decir: Pero es que no hay trabajo. Sin desconocer la existencia de esta lacerante realidad, porque se la ve, en algunos países más que en otros, sin embargo, a pesar de eso es necesario trabajar. Use su ingenio. Pida a Dios por creatividad o sabiduría para hacer algo. Lo que sea no importa, con tal que no sea algo condenado por la palabra de Dios. Además, seguramente notó que el fruto del trabajo no debe ser sólo para el que trabaja, porque el texto dice: Trabaje para que tenga qué compartir con el que padece necesidad. Este es un principio muy importante en la vida cristiana. Los recursos que Dios nos da como fruto de nuestro trabajo deben ser usados en parte para ayudar a los que están atravesando por alguna necesidad. Así que, trabajar es una obligación. Sin embargo, siempre ha habido y habrá personas que quieren vivir sin trabajar. Pues la Biblia tiene una palabra para este tipo de personas. Se encuentra en 2 Tesalonicenses 3:10-12 donde dice: “Porque también cuando estábamos con vosotros, os ordenábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma. Porque oímos que algunos de vosotros andan desordenadamente, no trabajando en nada, sino entremetiéndose en lo ajeno. A los tales mandamos y exhortamos por nuestro Señor Jesucristo, que trabajando sosegadamente, coman su propio pan” Se ve un vínculo directo entre trabajar y comer. El que trabaja tiene derecho a comer. El que no trabaja no tiene derecho a comer. Si por ejemplo Usted tuviera un hijo adulto en su casa, que quiere pasar la vida durmiendo, viendo televisión y comiendo a su costilla, sin querer trabajar, el consejo de la Biblia es: no le dé de comer. El hambre seguramente motivará a este ocioso a buscar algún trabajo. Ahora bien, asumiendo que Usted es un trabajador en relación de dependencia, esto significa que tiene un patrón o patrono, debe saber que la Biblia le da los parámetros para que sea un buen trabajador. Veamos rápidamente cuáles son estos parámetros. Primero, obediencia. Colosenses 3:22 dice: “Siervos, obedeced en todo a vuestros amos terrenales, no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino con corazón sincero, temiendo a Dios.” Cuando este texto habla de siervos, perfectamente se puede aplicar la enseñanza a los trabajadores. Por tanto, Dios por medio de su palabra dice a los trabajadores: Obedezcan a sus patronos o a sus jefes. El verbo griego que se ha traducido como: Obedecer, significa literalmente “poner el oído por debajo de” Esto denota prestar cuidadosa atención a lo que dice el jefe y hacer exactamente lo que él dice. La única ocasión cuando un trabajador puede desobedecer es cuando algún superior pide hacer algo expresamente condenado en la Biblia. Pero el texto también dice que los trabajadores no deben servir al ojo. Esto significa que su obediencia debe ser en todo tiempo, no sólo cuando el jefe está presente. La obediencia, sólo cuando el jefe está presente, ha sido considerada como un intento por agradar a los hombres. Dios demanda de los trabajadores una obediencia sincera, la misma obediencia que tenemos para con Dios. Segundo, entrega. Colosenses 3:23 dice: “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres” Entrega al trabajo es algo que todos los jefes aprecian grandemente en sus trabajadores. Hacer las cosas de corazón significa hacer las cosas con pasión, con esmero, con celo. Lo opuesto, es hacer las cosas a medias, de mala gana, con esa actitud de fastidio por lo que se está haciendo. Hacer las cosas de corazón, resulta de tener una clara conciencia que el Señor está presente en nuestro lugar de trabajo y que lo que hacemos debe ser para él. Tercero, respeto. 1 Timoteo 6:1 dice: “Todos los que están bajo el yugo de esclavitud, tengan a sus amos por dignos de todo honor, para que no sea blasfemado el nombre de Dios y la doctrina” Los trabajadores deben tener a sus jefes por dignos de todo honor. Esto significa que los trabajadores deben tener profundo respeto hacia sus jefes. Estoy seguro que alguien se levantará y dirá: Pero Usted no conoce a mi jefe. Es un déspota, me trata mal, es injusto, me humilla, es corrupto. ¿Cómo piensa que yo pueda respetar a una persona así? Bueno, el respeto que la Biblia reclama para los jefes, no está basado en las virtudes del jefe, peor en la imagen que el trabajador tiene de él. Está basado única y exclusivamente en la posición que tiene como jefe. Puede ser el peor jefe del mundo, pero aún así un trabajador que quiere agradar a Dios debe respetarlo. Así que deje de hablar mal de su jefe, deje de fomentar el antagonismo hacia su jefe. Deje de juzgar a su jefe. Deje de rebelarse contra su jefe. Deje de ser respondón con su jefe. Tito 2:9 dice: “Exhorta a los siervos a que se sujeten a sus amos, que agraden en todo, que no sean respondones”. Si no se somete a este principio, estará desobedeciendo al Señor y eso puede traer funestas consecuencias para su vida, además de la probable pérdida de su trabajo. Cuarto y último. Paciencia. Ningún lugar de trabajo es perfecto. Siempre habrá cosas difíciles de soportar. Pero note el consejo que da el apóstol Pedro en 1 Pedro 2:18 “Criados, estad sujetos con todo respeto a vuestros amos; no solamente a los buenos y afables, sino también a los difíciles de soportar” Todos hemos tenido nuestra dosis de algún jefe difícil de soportar. Pero en lugar de armar una revuelta para derrocarlo, la Biblia aconseja someterse a un jefe así, y de esa manera manifestar respeto hacia él, como señalamos anteriormente. Para esto se necesita una doble dosis de paciencia, esa capacidad de soportar situaciones difíciles sin desmayar. La paciencia tiene mucho que ver con el concepto que tenemos de Dios. La Biblia dice que Dios es soberano, sabio, justo, lleno de amor y de gracia. Si Dios ha permitido que esté pasando por esa situación difícil en su trabajo, es porque de alguna manera que a lo mejor Usted no logre entender, eso es necesario para su crecimiento espiritual. Así que, no se desanime, sólo confíe en el Señor. De modo que, otra característica de la vida auténticamente cristiana es la responsabilidad en el trabajo. Que con la ayuda de Dios, Usted como creyente, sea el trabajador, más cumplido, más puntual, más productivo, más disciplinado, más dócil y todo lo demás.

Ingeniero en Electrónica y Telecomunicaciones, trabajó por años para la NASA, decidió abandonar su carrera profesional para prepararse para servir al Señor en un Instituto Bíblico en Argentina. Dirigió el Ministerio La Biblia Dice… durante más de 2 décadas hasta su retiro en 2015.

Disponible en Internet en: http://www.labibliadice.org

Contenido publicado con autorización de La Biblia Dice para: Alimentemos El Alma

Av.Galo Plaza Lasso N63-183 y de los Cedros
Telf. 00593-2-2475563
Quito-Ecuador

¿Qué es la TEOLOGÍA BÍBLICA?

Teología Express

¿Qué es la TEOLOGÍA BÍBLICA?

Giancarlo Montemayor

Giancarlo Montemayor ha sido hasta el año 2018 director del ministerio cristiano IX Marks en español, y actualmente es director de la editorial evangélica B&H. Para más información pueden consultar nuestra web:
http://www.teologiaexpress.jimdo.com

¿Qué es la Teología Bíblica?

Para saber cuando subimos vídeo suscríbanse y activen las notificaciones en el botón de la campanita.

No duden en seguirnos tanto en Instagram como en Facebook para recibir las últimas notícias y ver los nuevos vídeos:
http://www.instagram.com/teologia_express/
http://www.facebook.com/teologiaexpress/

Para cualquier duda o pregunta pueden escribirnos al email:
teologiaexpress@gmail.com

Música: Samuel Barceló – Vida Eterna (CD Vida Eterna)

Dios les bendiga. Soli Deo Gloria

4/11 – Él restaura mi alma

Ministerios Ligonier

El Blog de Ligonier

Serie: El Salmo 23

4/11 – Él restaura mi alma

Benjamin Shaw

Nota del editor: Este es el cuarto capítulo en la serie «El Salmo 23», publicada por la Tabletalk Magazine.

Los pasajes en la Biblia con los cuales el creyente está familiarizado pueden ser un problema. Los hemos escuchado y leído muchas veces. Tal vez hayamos escuchado predicaciones de ellos con frecuencia. El resultado es que ya no pensamos en ellos cuando los leemos o cuando los escuchamos siendo predicados. Creemos que sabemos lo que significan. En ocasiones es bueno detenernos cuando los leemos, analizarlos frase por frase, palabra por palabra, preguntándonos qué significan. Es bueno pensar, reflexionar y meditar en ellos, para que podamos escucharlos de nuevo y oír la Palabra de Dios hablándonos como si fuera la primera vez.

«Él restaura mi alma». Cuatro palabras sencillas en español. Dos palabras sencillas en hebreo. Pero, ¿qué significan? ¿Qué nos dicen? ¿Qué deberían decirnos? Tenemos ante nosotros la imagen del Pastor con Su rebaño. Las imágenes en el versículo 2 son claras. Podemos ver los exuberantes pastos junto al tranquilo arroyo donde el rebaño descansa bajo la protectora mirada de su Pastor. Pero ¿»Él restaura mi alma»? ¿Qué imagen traen esas palabras a tu mente? ¿Cómo vemos al Pastor restaurando las almas de Su rebaño? Es fácil pensar que tal vez David haya cambiado su enfoque aquí de la oveja a la persona. Pero las siguientes frases también se refieren al rebaño y a la dirección del Pastor, haciéndonos reflexionar sobre la conexión de esta cláusula con las que preceden y con las que siguen.

El Buen Pastor no solo trae de vuelta a las ovejas descarriadas, sino que da vida a los muertos.

Él restaura. Es en este punto que recibimos ayuda de otros pasajes que también utilizan la analogía del pastor. Tal vez el mejor pasaje del pastor en el Antiguo Testamento sea Ezequiel 34. Este pasaje bien pudo haber estado en la mente de Jesús cuando comenzó Su discurso sobre el Buen Pastor en Juan 10. En Ezequiel 34, escuchamos al Señor condenar a los pastores de Israel. Parte de su culpa es que no habían traído de vuelta a las ovejas que se habían extraviado (v. 4). Cuando el Señor más adelante en el pasaje declara que Él mismo será Su Pastor, dice, en parte, que traerá de vuelta a las ovejas que se han descarriado (v. 16). Ahí está la conexión que estamos buscando. Tendemos a ver a las ovejas que yacen pacíficamente en el prado y olvidamos que las ovejas son animales desorientados. Se levantan, caminan alrededor, se extravían. Es la tarea del pastor traerlas de vuelta. En el salmo, entonces, vemos al Pastor activo, yendo tras aquellas ovejas que se han desviado y trayéndolas de vuelta al rebaño. Y nosotros somos consolados, sabiendo que nuestro Buen Pastor no permitirá que nos alejemos demasiado. Él nos buscará y nos traerá de vuelta al rebaño.

Mi alma. Mi vida. Mi nephesh. El Buen Pastor no solo trae de vuelta a las ovejas descarriadas, sino que da vida a los muertos. Estábamos muertos en nuestros delitos y pecados, y nuestro Buen Pastor nos da vida nueva. Las ovejas que están débiles, enfermas o heridas, el Pastor fortalece, sana y venda (Ez. 34:16). Él los restaura a la vida plena para que nuevamente puedan pararse, caminar y alimentarse, para que se mantengan como parte del rebaño. Nuestra vida anterior nos dejó no solo muertos en nuestros pecados, sino débiles, enfermos y dañados por nuestros pecados. Es el Buen Pastor, entonces, quien al restaurar nuestras almas venda nuestras heridas, sana nuestras enfermedades y nos da fortaleza en lugar de debilidad.

Nuestra nephesh no es solo nuestra vida, sino el asiento de nuestros apetitos. Al restaurar nuestras almas, Él nos hace tener hambre y sed de justicia. Él alimenta esa hambre y sacia esa sed. Nuestra nephesh es también el asiento de nuestras emociones. Al restaurar nuestras almas, Él nos da alegría en la mañana después de la noche de llanto. Él cambia nuestro luto en danza. Él desató nuestro cilicio de lamentación y angustia, y nos ciñó con la nueva vestimenta de alegría. El nephesh también se refiere ocasionalmente a nuestros acciones mentales, nuestro pensar y nuestro conocimiento. Al restaurar nuestras almas, el Buen Pastor renueva nuestro pensamiento y nuestro conocimiento. Comenzamos a entender las cosas de una nueva manera. La Palabra, que una vez no era más que palabras en una página, comienza a tener significado. Comenzamos a escuchar, entender y conocer la voz de nuestro Pastor. Escuchamos Su llamado y respondemos siguiendo Su dirección, incluso si nos lleva a través del valle de sombra de muerte.

Nuestra restauración tampoco es simplemente individual, aunque el salmo a menudo es leído como una promesa para el individuo. El Pastor nunca es el pastor de una sola oveja. Es el Pastor del rebaño. Al restaurar las vidas del rebaño, Él restaura también la vida del rebaño. Lo convierte en un rebaño de ovejas sanas y fuertes, capaces de unirse por el bien de la manada.

A excepción la nueva vida, nada de esta restauración es instantánea. La curación de los enfermos y los heridos toma tiempo. El fortalecimiento de los débiles toma tiempo. La renovación de los apetitos y de la mente toma tiempo. El Buen Pastor usa el rebaño en la restauración del individuo. A medida que el individuo se fortalece, el Pastor lo usa a su vez para restaurar a otras almas. Que seamos complacidos cuando nuestro Buen Pastor restaure nuestras almas para que podamos ser utilizados por Él en la restauración de las almas de los demás.

Este artículo fue publicado originalmente en la Tabletalk Magazine.
Benjamin Shaw
Benjamin Shaw
El Dr. Benjamin Shaw es decano académico y profesor de Hebreo y Antiguo Testamento en el Presbyterian Theological Seminary en Greenville.

 

J10 – ¿Amar, cuidar y obedecer?

Aviva Nuestros Corazones

Serie: El hermoso diseño de Dios para la mujer – Viviendo Tito 2:1-5

J10 – ¿Amar, cuidar y obedecer?

https://www.avivanuestroscorazones.com/podcast/aviva-nuestros-corazones/amar-cuidar-y-obedecer/

Carmen Espaillat: ¿Qué viene a tu mente cuando piensas en la palabra sumisión? Nancy Leigh DeMoss lo aborda de esta manera.

Nancy Leigh DeMoss: Creo que debemos partir de la premisa de que la sumisión es algo bueno. Es algo hermoso.

Quizás no sea fácil de entender. Quizás no sea fácil vivirlo o abrazarlo porque somos caídos y por naturaleza no queremos someternos a nada ni nadie más que a nosotros mismos. Entonces como pecadores caídos, es difícil.

Pero si tan solo pudiéramos volvernos atrás y tener la perspectiva de que es hermoso; que es bueno; que es para nuestra bendición; para nuestro beneficio; es para nuestra protección. Y mucho más importante, que es para la gloria de Dios.

Carmen: Esto es Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss, en la voz de Patricia de Saladín.

Hemos estado en una enriquecedora serie llamada El hermoso diseño de Dios para la mujer: Viviendo Tito 2:1-5. Ha sido espiritualmente profunda y muy práctica, cubriendo una variedad de temas que afectan hoy a la mujer. Aquí esta Nancy Leigh DeMoss.

Nancy: Recientemente me topé con una página web de una planificadora de bodas que ayuda a las novias, futuras jóvenes novias, a planificar sus bodas. He aquí un párrafo de esta página web. Dice así:

“Los votos de una boda tradicional incluyen preguntar al novio si él va a amar y a honrar. Pero a la novia se le pregunta en los votos tradicionales si ella va a amar, honrar, y a obedecer a su esposo. La palabra obedecer [según dice esta página web] parece ser problemática para la mayoría de las novias. Hoy en día, las parejas se ven a sí mismas como compañeros iguales cuando se casan, por lo que la palabra obedecer se elimina de los votos”.

Así que lo que ha sido tradicional, hoy no aplica, según dice esta planificadora de bodas.

Me encontré con una página web cristiana donde había una discusión en uno de sus blogs sobre si incluir o no “obedecer” en los votos matrimoniales. Una mujer que se identificó como “Anne” dijo lo siguiente:

“No me he casado, pero espero algún día hacerlo. Pero no quiero incluir la palabra ‘obedecer’ en mis votos. ¿Amar, honrar y respetar? Sí, definitivamente. Pero no voy a decir ‘obedecer’ a ningún hombre. Yo obedezco a Dios y solo a Él serviré. ‘Obedecer’ para mí significa subyugación, servidumbre, pérdida de derechos, falta de habilidad para tomar decisiones. Quizás cambie de parecer, pero por ahora no lo creo.”

Yo creo que Anne representa dónde muchas, muchas, quizás la mayoría de la mujeres se encuentran en su entendimiento y perspectiva sobre la obediencia; sobre esa palabra obedecer o la palabra con “s”; sumisión. Hoy vamos a sumergirnos en eso y trataremos de obtener luz bíblica sobre cómo luce la sumisión, lo que significa y por qué es importante.

Nos encontramos en Tito capítulo 2, y estamos aprendiendo aquellas cosas que las mujeres mayores deben enseñar a las más jóvenes. Las ancianas deben enseñar lo que es bueno, así como instruir a las jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos. Y ten en cuenta dónde comienza todo este currículo. Comienza con la palabra “amor”… Amar.

Si tienes amor en tu corazón, entonces todo lo demás en esta lista será mucho más fácil de cumplir. “ Que enseñen a las jóvenes a que amen a sus maridos, a que amen a sus hijos, a ser prudentes, puras, hacendosas en el hogar, amables, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada” (Tito 2:4-5).

Ahora bien, sé de un montón de mujeres que piensan, “Si Dios hubiera podido dejar esa última característica fuera de esta lista, sería mucho más fácil de tragar.” ¿Estoy en lo cierto? Sumisas a sus propios maridos.

¿Qué significa esa palabra? ¿Por qué se encuentra en las Escrituras?

La palabra—y muchas de ustedes han escuchado esto antes—en el lenguaje original sería la palabra hupotasso. Es una composición de dos palabras griegas, hupo que significa “debajo” y tasso que significa “orden”.

Cualquier persona de la época en que esto fue escrito habría sabido que este término es un término militar común en el lenguaje griego. Significaba organizar las tropas al estilo militar bajo el mando de un líder. Así que tienes a un comandante y tienes las tropas que serían dispuestas en orden y de manera organizada bajo el mando de ese líder.

De manera que hoy ya no es solo un término militar. Ha llegado a significar: “colocar de una forma ordenada bajo algo; someterse a otra persona; situarse a uno mismo en sumisión.”

Quiero señalar que esta sumisión, de la forma en que la palabra es usada en el Nuevo Testamento, es un acto voluntario. Es auto someterse. Nadie puede hacer que te sometas a cualquiera ni a nada. Si tienes hijos adolescentes, sabrás cuán cierto es esto.

La sumisión es la aceptación del orden de Dios para nuestras vidas. Y en lo que se refiere al matrimonio, que es sobre lo que estamos hablando aquí—que las esposas se sometan a sus propios maridos—sumisión, para una mujer, significa aceptar el orden Dios para su vida como esposa.

De hecho, para su marido la sumisión significa aceptar el orden de Dios para su vida, y vamos a hablar de eso en un momento. La forma en que la palabra es usada, la forma en que la palabra en el lenguaje original, dice que las mujeres deben estar sometiéndose continuamente a sus maridos.

Esto es un estilo de vida permanente, no es una elección de una sola vez . Tu esposo no toma decisiones con las que no estás de acuerdo solo de vez en cuando. Esto pudiera ser un reto en la sumisión. Pero la sumisión debe ser un estilo de vida, continuamente sometiéndonos a la autoridad ordenada por Dios.

Si tienes el libro de Tito abierto, quiero mostrarte que este concepto de sumisión es un tema que recorre todo el libro, iniciando con el concepto de desobediencia o insubordinación, lo opuesto a la sumisión. Vemos en el capítulo uno que la desobediencia o insubordinación son características de aquellos que no conocen a Cristo. Es una característica de los no creyentes.

Observa en el capítulo 1, en el versículo 6. Aquí se está hablando acerca de los requisitos para los líderes espirituales dentro de la iglesia. “Esto es, si alguno es irreprensible, marido de una sola mujer, que tenga hijos creyentes, no acusados de disolución ni de rebeldía.” Tener un hijo rebelde o insubordinado descalifica a un hombre de ser un líder espiritual en la iglesia.

La palabra insubordinación en el original no es hupotasso esencialmente. Es todo lo opuesto. Es el lado negativo. Es un niño que no está bajo autoridad.

Luego observa en el capítulo 1, versículo 10: “Porque hay muchos rebeldes.” De nuevo una descripción de los no creyentes. Después en el capítulo 1, versículo 16 describiendo a los no creyentes dice—“siendo abominables y desobedientes”. Esa palabra no se diferencia de la palabra insubordinación . Tiene que ver con no dejarse convencer, con no estar dispuesto a escuchar, a estar endurecido, terco y obstinado.

En el capítulo 3, versículo 3, el apóstol Pablo dice: “Porque nosotros también en otro tiempo éramos necios”— ¿y qué más? “Desobedientes”. Éramos así.

No todos lo vivimos. Fui redimida a la edad de 4 años, así que no tuve una gran cantidad de años para mostrar un montón de desobediencia salvaje en términos de un mal comportamiento. Pero mi corazón no estaba bajo autoridad.

Por el contrario, cuando Pablo se dirige a creyentes él hace énfasis en que la sumisión es una característica de aquellos que verdaderamente han nacido de nuevo. Él habla de la sumisión en el contexto de una variedad de relaciones. Acabamos de ver el capítulo 2, versículo 5 donde las jóvenes tienen que ser sumisas, hupotasso, ordenadas bajo sus propios maridos.

Pero no solo es a las mujeres. Observen en el versículo 9 del capítulo 2. “Exhorta a los siervos a que se sujeten”, hupotasso, “a sus amos en todo, que sean complacientes, no contradiciendo.”

Así que de nuevo tenemos esta estructura de autoridad; existe esta disposición. Se puede comparar esto con el mundo del trabajo. Hay jefes y hay subordinados. Aquellos que se encuentran bajo jefes, deben estar bajo los mismos, hupotasso, sumisos, para agradar, sin argumentar.

Ellos no son los que tienen la última palabra. Ellos no están para contender diciendo: “Lo haré a mi manera”. Ellos están ordenadamente dispuestos por debajo de sus jefes. Revisa el capítulo 3, versículo 1, y de nuevo puedes ver este tema recurrente en Tito.

Ahora él está hablando sobre todo el mundo en el cuerpo de Cristo. Él dice: “Recuérdales que estén sujetos,” hupotasso. “sujetos a los gobernantes, a las autoridades; que sean obedientes.”

Dios ha configurado todo el universo con relaciones de autoridad y sumisión. Hay un orden para este universo. Y Dios es el diseñador del universo. Él es quien mejor sabe cómo debe funcionar, porque Él lo hizo. El llamado a los creyentes es a que estén bajo la autoridad ordenada por Dios, disponernos a estar hupotasso, a estar bajo la autoridad ordenada por Dios.

Ahora en lo que se refiere a la sumisión dentro del matrimonio, este es un botón rojo. Es un tema tan controversial que tienes que tener la piel muy gruesa para hablar de esto en público, especialmente si eres hombre, o un pastor. Necesitamos pastores que prediquen la Palabra de Dios respecto a esto.

Pero creo que una de las razones por las que hoy en día es tan difícil hablar de ello es por todo el montón de ideas erróneas acerca de la sumisión. Hay mucha confusión. Todo este concepto es inconcebible para muchas personas hoy en día, incluyendo tristemente a muchos creyentes.

Hay muchas personas que consideran este concepto como culturalmente irrelevante y simplemente descartan la idea. La denominación Bautista del Sur en el año 2000 modificó su documento básico de teología llamado “La confesión de fe bautista”. Entre otros cambios añadieron una declaración sobre vida familiar. Quiero leerles lo que ese párrafo citaba:

“El esposo y la esposa tienen el mismo valor delante de Dios, ya que ambos fueron creados a imagen de Dios. La relación matrimonial modela la forma en que Dios se relaciona con su pueblo. Un esposo debe amar a su esposa como Cristo amó a Su iglesia. Él tiene la responsabilidad dada por Dios de proveer, proteger y guiar a su familia.

Una esposa debe someterse de buena gana al liderazgo de siervo de su esposo, así como la iglesia se sujeta voluntariamente a la autoridad de Cristo. Ella, siendo creada a la imagen de Dios así como lo es su marido y por lo tanto igual a él, tiene la responsabilidad dada por Dios de respetar a su esposo y servirle como su ayuda en la gestión del hogar y en la crianza de la próxima generación.”

Ahora bien, ese párrafo a mí me suena muy parecido a un montón de cosas que he escuchado o leído en las Escrituras, las cosas que hemos estado hablando en esta serie. Pero cuando esa corrección fue aprobada en la Convención Bautista del Sur, estalló una tormenta de fuego. Fue algo muy grande en el mundo secular y tristemente también en el mundo cristiano.

Por supuesto, la frase que desató toda la ira fue la frase: “Una esposa debe someterse de buena gana al liderazgo de siervo de su esposo.” La gente se enfureció con esto—tanto los cristianos como los no-cristianos, los bautistas como los no-bautistas.

Un ex presidente de los Estados Unidos—no diré quién—trasladó su membrecía de por vida de la denominación Bautista del Sur, calificándoles de “rígidos” y diciendo que, “Esta declaración era una distorsión del significado de la Escritura”.

Es un tema muy controversial. Es un tema explosivo. Pero debemos iniciar diciendo que este concepto de que las esposas sean sumisas a sus maridos está claramente, e inequívocamente establecido en las Escrituras, múltiples veces, no solo una vez, sino muchas veces.

Los teólogos del presente, muchos de los cuales se llaman a sí mismos cristianos evangélicos, están haciendo todo tipo de malabares para explicar estos textos, para hacerlos decir algo distinto de su significado literal. Ellos dicen algo como, “Ah, eso fue solo para esa cultura. Eso era solo para ese contexto, pero no se aplica a nuestra cultura.”

Al estudiar las Escrituras, puedes ver que este concepto es consistente con la totalidad de las Escrituras y que es algo transcultural. Trasciende las culturas y las épocas. Yo no voy a entrar en todo el debate técnico ni teológico de todo esto. Hay algunos buenos libros que puedes leer sobre el tema, y en nuestra página web www.AvivaNuestrosCorazones.com tenemos algunos recursos que si quieres estudiar más al respecto están disponibles.

Pero me gustaría decir, como punto de partida para todo este concepto de la sumisión en general, y en particular de la sumisión en el matrimonio, que esta es la idea de Dios. Esto no es algo que Pablo se inventó. No es algo que tu esposo ideó. Esto no es algo que los hombres se reunieron y dijeron, “¿Cómo podemos hacer la vida de la mujer miserable? Ajá, ya sé lo que haremos: ¡Haremos que se sometan a nosotros!”

No fue a un club de hombres a quienes se les ocurrió esta idea. Este es el soberano, Dios creador y Señor del universo, que no solo es soberano, pero que es sabio, bueno y amoroso, y nos hizo y cuida de nosotros como Sus hijos y Sus hijas y quiere lo mejor para nosotros. Él es el diseñador. Él sabe lo que es mejor para nosotros.

Él ha establecido relaciones de autoridad y sumisión en todo el universo. Creo que debemos tener este punto de partida de que la sumisión es algo bueno. Es algo hermoso.

Quizás no sea fácil de entender. Puede que no sea fácil de vivir o abrazarlo porque somos caídos y no queremos naturalmente someternos a nada ni a nadie más que a nosotros mismos. Así que como pecadores caídos, es difícil.

Pero si pudiéramos volver atrás y obtener la perspectiva de que es hermoso; de que es bueno, de que es para nuestra bendición; es para nuestro beneficio; es para nuestra protección. Aún más importante, es para la gloria de Dios.

Esta es la perspectiva con la quiero que iniciemos. Si Dios lo ordena, entonces es bueno, es precioso. Para nosotros abandonarlo o rechazarlo o fallar en abrazarlo es hacernos daño a nosotros mismos y al Evangelio.

Mientras me preparaba para esta serie, estaba luchando un poco porque estaba bajo la suposición de que todas las mujeres cristianas ya entienden este concepto de la sumisión. Les guste o no, lo entienden. Y estoy pensando, “¿Qué podría yo decir que sea nuevo o interesante o que no hayan escuchado antes?” Estaba luchando un poco con eso.

Pero luego tuve una cena hace como una semana aproximadamente con algunas de mis amigas. Estábamos hablando y les pregunté, “Cuando se casaron y cuando eran jóvenes esposas, ¿cuál era su concepto sobre la sumisión? ¿Lo entendían?”

Fue interesante ver, mientras recorríamos alrededor de la mesa, como estas mujeres dijeron, todas de maneras diferentes, “Yo no tenía ni idea sobre la sumisión, sobre lo que realmente es, o tenía conceptos erróneos acerca de lo que realmente es.”

Dijeron cosas que les hubiera gustado entender mejor como jóvenes esposas, y es por eso que tenemos Tito capítulo 2 que habla de que las mujeres mayores deben enseñar a las más jóvenes estos conceptos. Una de las mujeres en la mesa dijo: “Mi idea de la sumisión era hacer lo que mi esposo quería que yo hiciera, solo si estaba de acuerdo con eso y si me gustaba.”

Y yo le dije: “¿En serio?”

Y ella me dijo: “Sí. Realmente ese era mi concepto de sumisión. Si me gustaba o estaba de acuerdo con algo, entonces lo hacía.”

Recibí un correo esta semana de otra mujer. Después de la conversación en esa cena envié correos a varias de mis amigas diciendo, “Me gustaría saber cuál era su concepto de sumisión cuando se casaron, y en qué áreas han luchado con este problema.”

Una mujer dijo,

“No solo no sabía nada sobre la sumisión, sino que mi madre era una mujer alemana obstinada quien muy a menudo pisoteaba a mi papá con sus demandas y sarcasmos. Si yo hubiera entendido la sumisión bíblica al inicio de mi matrimonio, hubiéramos podido evitar muchos argumentos hirientes.”

Quiero decir a las mujeres más jóvenes que nos están escuchando, que si puedes venir al entendimiento del concepto de Dios sobre la sumisión bíblica como la de Cristo, podrás evitar muchos problemas que hacen daño a tu matrimonio.

Eso no quiere decir que no habrá problemas, porque la sumisión y la dificultad usualmente van de la mano. Así que esto no es algo fácil. Pero si lo aprendes a la manera de Dios y lo haces a Su manera, encontrarás una enorme protección y bendición en tu matrimonio.

Durante los próximos días, quiero exponer los “ABC” de la sumisión, los conceptos básicos. Puedes haber escuchado antes muy a menudo estas cosas, pero he descubierto, aún siendo una mujer soltera pensando en estos asuntos, que es bueno para mí revisar y ensayar los conceptos básicos.

No voy a cubrir todo el fundamento sobre este tema, no voy a contestar todas las preguntas que pudieran levantarse sobre este tema— ¿cómo se aplica en esta o en aquella situación?—pero voy a ofrecer un conocimiento fundamental, lo que es y lo que no es la sumisión, y cómo se ve en el matrimonio.

Permítanme comenzar diciendo que la sumisión no se basa en cuán sabio o espiritual o piadoso o capaz sea tu esposo. Tampoco se basa en que si te guste su estilo, sus modales o su personalidad. No quiere decir tampoco que él es más espiritual de lo que tú eres. No quiere decir que él sea más inteligente que tú. No está basado en ninguna de esas cosas.

¿Sabes en lo que se basa? Se basa en la posición que Dios le ha dado a él y a ti colocándote bajo su cargo. ¿Cuál es esa posición?

Primera a los Corintios capítulo 11, versículo 3, lo dice con tanta claridad. “Pero quiero que sepáis que la cabeza de todo hombre es Cristo.” Los hombres tienen que ser sumisos. “La cabeza de la mujer [de la esposa] es el hombre [su esposo] y la cabeza de Cristo es Dios.”

Entonces, ¿puedes ver la jerarquía en esto? Dios es la cabeza de todo. Él es la cabeza de Cristo. Cristo es la cabeza del hombre, y la cabeza de la mujer es su esposo.

Así que toda sumisión es con relación a Dios. El esposo debe estar sometido a Cristo. Esto pone una enorme responsabilidad sobre los hombres, por cierto, esto de estar sometidos a Cristo. Pero la mujer es responsable, en cuanto a la sumisión, de posicionar a su esposo como su cabeza.

Podemos ver ese mismo pensamiento en Efesios capítulo 5, en los versículos 22 y siguientes. “Las mujeres estén sometidas a sus propios maridos.” Por cierto, tanto Tito como Efesios expresan claramente que tu sumisión no es hacia el esposo de cualquier otra persona, sino al tuyo.

Las mujeres estén sometidas a sus propios maridos como al Señor. Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, siendo Él mismo el Salvador del cuerpo. Pero así como la iglesia está sujeta a Cristo, también las mujeres deben estarlo a sus maridos en todo. Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se dio a sí mismo por ella (versículos 22-25).

Se puede ver que el contexto para la sumisión es una relación de pacto. Ése es el contexto. Pablo establece la sumisión de la esposa en el contexto del amor sacrificial de su esposo y el amor de la esposa a su marido.

En Tito capítulo 2, versículo 4 dice (NVI), “Amar a sus esposos, y a sus hijos.” En ese contexto, no será tan difícil someterse.

Al mirar ese pasaje en Efesios capítulo 5, nos damos cuenta que hay muchas más cosas en juego en esto que simplemente cómo te sientes al respecto. El cuadro es más grande. Es el plan de redención. El matrimonio cristiano tiene la intención de ser la imagen de la relación entre Cristo y Su iglesia.

Esta es la razón fundamental para someterte a tu esposo—lo que hace que el mundo piense sobre la relación entre Cristo y Su iglesia. El matrimonio es una imagen de Evangelio. Cuando los esposos y las esposas no cumplen con su rol dado por Dios en el matrimonio, ellos empañan la imagen. Traen reproche sobre la Palabra de Dios.

Así que permíteme preguntarte, ¿qué dice tu matrimonio acerca de la relación de Cristo y Su novia? Dios no te hace responsable por cuán bien tu esposo cumple con su parte dentro de la imagen, hay mujeres en esta sala con esposos no creyentes o que no actúan como creyentes. Tú no eres responsable de eso.

Dios lo va a hacer a él responsable sobre qué tan bien cumplió su ejemplo práctico de amar a su esposa como Cristo ama a Su iglesia. Pero te hará responsable a ti también—y sé que algunas de ustedes son mujeres jóvenes que aún no se han casado. Es necesario que entiendas esto antes de casarte, que tu llamado en el cuadro será el de representar la forma en que la iglesia debe responder a Cristo, su esposo.

No queremos estropear esa imagen. Así que no solo se trata de la dinámica, la química y la danza en tu propio matrimonio. Ten en cuenta mientras vives este concepto de amor, reverencia y sumisión en tu matrimonio, que eres parte de una grandiosa, más grande y mayor imagen y plan.

Tu matrimonio afecta toda la imagen. Así que si no es por el bien de tu marido ni el tuyo, o por el bien de tus hijos, entonces por amor a Cristo di: “Sí, Señor, estoy dispuesta a vivir mi parte de esta imagen y a hupotasso, estar debajo, a colocarme bajo el liderazgo, la autoridad de mi esposo.”

Queremos hablar en la próxima sesión acerca de lo que implica esa autoridad y sobre lo que la sumisión significa y no significa. Pero el punto de partida es diciendo, “Sí Señor. Quiero que mi vida, que nuestro matrimonio, sea una imagen de Tu grandioso plan de redención.”

Carmen: Esta es Nancy Leigh DeMoss. Sabes que someterte a tu marido es solo un aspecto de reflejar la belleza de Dios como una mujer de Dios. Hemos estado estudiando el hermoso diseño de Dios para la mujer durante varias semanas. Espero que escuches la serie completa. Puedes escucharla visitando www.AvivaNuestrosCorazones.com. Obtén todo el trasfondo del tema de la sumisión y aprende también otros distintivos de una mujer de Dios.

Someterte a tu esposo es imposible a menos que primero te sometas a Dios. Descubre por qué, cuando Nancy Leigh DeMoss retome este tema en Aviva Nuestros Corazones.

Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras son tomadas de La Biblia de las Américas a menos que se indique lo contrario.

Permisos de publicación autorizados del Ministerio Aviva Nuestros Corazones para Alimentemos El Alma

Todos los Derechos Reservados

Disponible sobre el Internet en: http://www.avivanuestroscorazones.com

Elegir ser agradecido

Miércoles 16 Septiembre


(El) Dios de toda consolación… nos consuela… para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios.
2 Corintios 1:3-4

Elegir ser agradecido

Testimonio

«Estoy en silla de ruedas porque soy tetrapléjica desde que tenía diecisiete años. Para cada gesto de la vida diaria, hay muchas personas a mi alrededor que me ayudan… Con un corazón agradecido me apresuro a decirles gracias…

Si tuviésemos la misma actitud hacia el Señor Jesús, expresándole nuestro agradecimiento a lo largo del día…

Desde que quedé paralítica doy gracias a Dios la mayoría del tiempo, no solo “en todo” (1 Tesalonicenses 5:18), sino “por todo… en el nombre de nuestro Señor Jesucristo” (Efesios 5:20).

Generalmente damos gracias a Dios por su gracia, por su consuelo y su sostén en la prueba. Pero, ¿le agradecemos por la prueba en sí? La prueba nos acerca a él. Durante los decenios que he pasado en silla de ruedas, he aprendido a no separar a mi Salvador de los sufrimientos que permite.

Aprendí a no considerar un cuello roto (o en su caso personal, quizás un corazón, un hogar) simplemente como «algo que sucede», una desgracia de la que el Señor, no sé muy bien cómo, sacará algo bueno. No, el Dios de la Biblia es mucho más grande que eso…

Esta dolorosa bendición, «ese regalo envuelto en papel negro», me empuja y me lleva a los brazos del Salvador. ¡Ahí es donde encuentro el gozo!».

(Jony E. T.)
Jeremías 48:28-47 – 2 Corintios 5 – Salmo 106:1-5 – Proverbios 23:15-16
© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)

ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch