Valentía centrada en el evangelio

Valentía centrada en el evangelio

 Josué Barrios

El grafito de Alexamenos es un graffiti antiguo en Roma, que se considera la primera representación pictórica de la crucifixión de Cristo. El dibujo es el de un hombre crucificado, con cara de burro. Así las personas se burlaban de la cruz de Cristo en la antigüedad, y lo mismo ocurre hoy.

Hoy vemos a personas burlándose de la cruz de Cristo en la televisión, en películas taquilleras, en salones de clases, en redes sociales, en programas de radio, en canciones de moda y prácticamente en toda la cultura que nos rodea.

Es evidente que cuando el mundo no está persiguiendo a los cristianos violentamente, los persigue ridiculizando injustamente nuestra fe. Ciertamente el evangelio “es necedad para los que se pierden” (1 Cor. 1:18).

¿Cómo podemos mantener una valentía al predicar el evangelio con seriedad, compasión y convicción ante un mundo que en su rebeldía e ignorancia ve al cristianismo como algo patético?

En la segunda carta a su discípulo Timoteo, el apóstol Pablo nos muestra que la fuente de la valentía para proclamar a Cristo frente las adversidades culturales no es nuestra autodeterminación humana, sino una mayor comprensión del evangelio en el poder del Espíritu Santo. Mira lo que escribió a Timoteo:

“Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. Por tanto, no te avergüences del testimonio de nuestro Señor, ni de mí, prisionero suyo, sino participa conmigo en las aflicciones por el evangelio, según el poder de Dios, quien nos ha salvado y nos ha llamado con un llamamiento santo, no según nuestras obras, sino según su propósito y según la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús desde la eternidad, y que ahora ha sido manifestada por la aparición de nuestro Salvador Cristo Jesús, quien abolió la muerte y sacó a la luz la vida y la inmortalidad por medio del evangelio…” (2 Tim. 1:7-10).

Aquí vemos que cuando Pablo quería alentar a Timoteo a que no se avergüence del evangelio frente a la adversidad, no sólo le da este mandato afirmándole que Dios le ha dado el Espíritu Santo, sino que también le recuerda lo que ese evangelio significa.

Pablo le habla a Timoteo del evangelio de nuestro Señor Jesucristo, para que viva centrado en él, y esto le impulse a predicar la verdad con valentía. Le recuerda que Dios lo ha salvado y llamado, no porque Timoteo haya hecho buenas obras (porque todos somos pecadores y merecemos condenación), sino porque así le plació hacerlo (cp. Efesios 1:3-5).

Dios planeó antes de la fundación del mundo esta salvación por medio de Cristo, quien vino a quitar la muerte de nuestro destino y darnos vida eterna. ¿Qué puede ser más emocionante que esto? ¿Qué puede ser más alentador, consolador y energizante que esta realidad?

El antídoto contra el sentir vergüenza por el evangelio es conocer realmente el evangelio. ¿Por qué Pablo no se avergonzaba del evangelio? “Porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree” (Rom. 1:16). “… No me avergüenzo, porque yo sé en quién he creído y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito hasta aquel día” (2 Tim. 1:12).

De hecho, Pablo en su carta a Timoteo continúa insistiendo en que procure no olvidar el evangelio que ha recibido. “Acuérdate de Jesucristo, del linaje de David, resucitado de los muertos conforme a mi evangelio” (2 Tim. 2:8).

Esto implica que si queremos que nuestras iglesias sean más fervientes en el evangelismo, predicando la verdad de Dios sin sentir temor de lo que las personas inconversas puedan decir contra nuestra fe y puedan hacernos, necesitamos recordarnos el evangelio y profundizar en sus riquezas.

Muéstrame a una iglesia que se avergüence del evangelio y te mostraré a una iglesia que no lo está comprendiendo correctamente.

Somos llamados a ser valientes al predicar la verdad, y la valentía correcta para hacerlo es una valentía que está centrada en el evangelio: una valentía que crece de conocer más y más lo que Cristo hizo por nosotros para que hoy tengamos salvación y vivamos deleitándonos en el amor de Dios.

La historia nos cuenta que Timoteo, por la gracia soberana de Dios, persistió en la predicación de la Palabra. Es mi oración que lo mismo se diga de nosotros en aquel día en que estaremos con Dios cara a cara.

Josué Barrios 

Sirve como Coordinador Editorial en Coalición por el Evangelio. Ha contribuido en varios libros y es el autor de Espiritual y conectado: Cómo usar y entender las redes sociales con sabiduría bíblicaEs licenciado en comunicación y cursa una maestría de estudios teológicos en el Southern Baptist Theological Seminary. Vive con su esposa Arianny y su hijo Josías en Córdoba, Argentina, y sirve en la Iglesia Bíblica Bautista Crecer, donde realiza una pasantía ministerial y es líder de jóvenes. Puedes leerlo en josuebarrios.com y seguirlo en InstagramTwitter y Facebook.

Aún tengo razones en defensa de Dios – Job 36:2

Aún tengo razones en defensa de Dios». Job 36:2

No debemos buscar publicidad para nuestras virtudes ni para nuestro fervor; pero, al mismo tiempo, es un pecado estar siempre procurando esconder lo que Dios nos ha concedido para bien de otros. Un cristiano no tiene que ser una aldea colocada en un valle, sino «una ciudad asentada sobre un monte».

No tiene que ser una lámpara colocada debajo de un almud, sino sobre el candelero, que alumbra a todos. El retraimiento puede resultar agradable en su tiempo, y el ocultarse a sí mismo es, sin duda, signo de modestia; pero el ocultar a Cristo en nosotros nunca puede estar justificado, y el retraerse de la verdad que nos es preciosa es un pecado contra nuestros semejantes y una ofensa contra Dios. Si tienes un temperamento nervioso y una disposición a ser retraído, ten cuidado de no tolerar demasiado esta propensión a temblar, para que no seas inútil a la Iglesia.

En el nombre del que no se avergonzó de ti, procura hacer alguna leve violencia a tus sentimientos y cuenta a otros lo que Cristo te ha dicho a ti. Si no puedes hablar con voz de trueno, hazlo con voz apacible. Si el púlpito no tiene que ser tu tribuna, si la prensa no puede llevar sobre sus alas tus palabras, di con Pedro y Juan: «No tengo oro ni plata, mas lo que tengo te doy». Si no puedes predicar un sermón desde un monte, háblale a la mujer samaritana junto al pozo de Sicar; si no puedes hacerlo en el Templo, alaba a Jesús en las casas; hazlo en el campo, si no te es posible hacerlo en el negocio; en medio de tu propia familia, si no lo puedes hacer entre la multitud. Desde los ocultos manantiales, deja que fluyan apaciblemente los vivos arroyos del testimonio, dando así de beber a cuantos pasen.

No ocultes tu talento; negocia con él y producirás un buen interés para tu Maestro y Señor. El hablar por Dios será para nosotros motivo de refrigerio, para los santos motivo de alegría, para los pecadores motivo de provecho y para el Salvador motivo de honor.

Los hijos mudos son una aflicción para los padres. Señor, desata la lengua de todos tus hijos.

Spurgeon, C. H. (2012). Lecturas vespertinas: Lecturas diarias para el culto familiar (S. D. Daglio, Trad.; 4a edición, pp. 20-21). Editorial Peregrino.

Una buena noticia para un mundo perdido

Jueves 12 Enero
(Cristo Jesús) vino y anunció las buenas nuevas de paz.
Efesios 2:17
No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento.
Lucas 5:32

Una buena noticia para un mundo perdido

Cuando abrimos un periódico, quisiéramos encontrar más noticias buenas que malas, pero no es así. Sin embargo, desde hace veinte siglos, una buena noticia fue anunciada: ¡El Evangelio, que significa buena noticia!

Jesús vino al mundo y anunció la buena nueva de la paz. Este es un resumen de los planes de Dios para el hombre perdido y sin esperanza. Desde la muerte y la resurrección de Cristo, el Evangelio proclama a todos que el Hijo de Dios se hizo hombre, que murió en una cruz sufriendo el castigo por nuestros pecados, y que así abrió el camino hacia Dios a todo el que se arrepiente. Esta es la maravillosa revelación del amor divino presentada en el Nuevo Testamento.

Muchas personas conocen esta noticia, pero tristemente no quieren beneficiarse de ella. Jesús, el portador de este mensaje de paz, no fue recibido. Se presentó como la luz del mundo (Juan 8:12), pero “los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas” (Juan 3:19). Lo mismo sucede en nuestros días: en su conjunto, el mundo rechaza el evangelio y se aleja cada vez más del amor de Cristo. Pero Dios es paciente, él no quiere “que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento” (2 Pedro 3:9). El Evangelio todavía es predicado en todo el mundo, como Jesús lo anunció (Marcos 13:10). ¡Benefíciese hoy de esta buena noticia!

“He aquí sobre los montes los pies del que trae buenas nuevas, del que anuncia la paz” (Nahum 1:15).

“Y vino y anunció las buenas nuevas de paz a vosotros que estabais lejos, y a los que estaban cerca” (Efesios 2:17).

1 Samuel 9 – Mateo 9:1-17 – Salmo 8 – Proverbios 3:9-10

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch