Aún tengo razones en defensa de Dios – Job 36:2

Aún tengo razones en defensa de Dios». Job 36:2

No debemos buscar publicidad para nuestras virtudes ni para nuestro fervor; pero, al mismo tiempo, es un pecado estar siempre procurando esconder lo que Dios nos ha concedido para bien de otros. Un cristiano no tiene que ser una aldea colocada en un valle, sino «una ciudad asentada sobre un monte».

No tiene que ser una lámpara colocada debajo de un almud, sino sobre el candelero, que alumbra a todos. El retraimiento puede resultar agradable en su tiempo, y el ocultarse a sí mismo es, sin duda, signo de modestia; pero el ocultar a Cristo en nosotros nunca puede estar justificado, y el retraerse de la verdad que nos es preciosa es un pecado contra nuestros semejantes y una ofensa contra Dios. Si tienes un temperamento nervioso y una disposición a ser retraído, ten cuidado de no tolerar demasiado esta propensión a temblar, para que no seas inútil a la Iglesia.

En el nombre del que no se avergonzó de ti, procura hacer alguna leve violencia a tus sentimientos y cuenta a otros lo que Cristo te ha dicho a ti. Si no puedes hablar con voz de trueno, hazlo con voz apacible. Si el púlpito no tiene que ser tu tribuna, si la prensa no puede llevar sobre sus alas tus palabras, di con Pedro y Juan: «No tengo oro ni plata, mas lo que tengo te doy». Si no puedes predicar un sermón desde un monte, háblale a la mujer samaritana junto al pozo de Sicar; si no puedes hacerlo en el Templo, alaba a Jesús en las casas; hazlo en el campo, si no te es posible hacerlo en el negocio; en medio de tu propia familia, si no lo puedes hacer entre la multitud. Desde los ocultos manantiales, deja que fluyan apaciblemente los vivos arroyos del testimonio, dando así de beber a cuantos pasen.

No ocultes tu talento; negocia con él y producirás un buen interés para tu Maestro y Señor. El hablar por Dios será para nosotros motivo de refrigerio, para los santos motivo de alegría, para los pecadores motivo de provecho y para el Salvador motivo de honor.

Los hijos mudos son una aflicción para los padres. Señor, desata la lengua de todos tus hijos.

Spurgeon, C. H. (2012). Lecturas vespertinas: Lecturas diarias para el culto familiar (S. D. Daglio, Trad.; 4a edición, pp. 20-21). Editorial Peregrino.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s