El dominio propio en tu hogar

El dominio propio en tu hogar
Por Soldados De Jesucristo

El dominio propio en la iglesia local y en el trabajo son importantes, pero no olvidemos que mucho de nuestro tiempo lo pasamos en casa: en nuestro hogar, dulce hogar. Pero ¿demostramos genuinamente esto ante todos, es decir, un hogar guiado por Dios, controlado y que es una delicia para todos los que habitan allí con nosotros? Para ayudarnos a aplicar el dominio propio en nuestros hogares repasaremos la vida de varios hombres del Antiguo Testamento y su lucha por obtener el dominio propio en eventos puntuales con sus seres amados y personas allegadas a ellos, seguido de una breve reflexión cristiana para nosotros que vivimos de este lado de la cruz, con el fin de admirar y descansar en la obra del varón perfecto, Jesucristo.

Los patriarcas sin dominio propio

Iniciamos con Noé, quien fue un hombre justo (Gn. 6:8), viviendo en una sociedad torcida y dada al desenfreno (Gn. 6:5-6Jud. 14-16). Este hombre de fe «preparó un arca», aunque no se veían las cosas predichas por Dios (He. 11:7), y predicó acerca de la justicia de Dios sobre los pecadores, sin que creyeran su mensaje (2 P. 2:5). A pesar de tantas virtudes, después de salir del arca, «plantó una viña», se emborrachó, «se desnudó» y fue de tropiezo para sus hijos (Gn. 9:20-22). Aunque Noé fue un hombre sobresaliente y figura en la galería de la fe de Hebreos 11, tuvo problemas con la falta de dominio propio. Sin embargo, este hombre —al igual que nosotros— «halló gracia ante los ojos del SEÑOR» (Gn. 6:8). Estás son grandes noticias para Noé y para todos los que vendrían después de él. Por eso siempre es bueno recordar que no hay nada bueno en nosotros que no sea por la gracia de Dios.

Sigamos con nuestro padre en la fe: Abraham. De todos es sabido del problema del patriarca con su carácter, fallando en honrar a su esposa cuando dijo en dos ocasiones que era su hermana, exponiéndola al peligro y la vergüenza, mientras procuraba su propia honra y protección (Gn. 12:11-1520:2-3). También lo recordamos por llegarse a Agar, su sierva (Gn. 16:1-6), trayendo «agravio» a Sarai (Gn. 16:5). Sin embargo, Dios la honra cambiando su nombre Sarai por Sara (Gn. 17:15-16), y exhortando a su esposo, Abraham, a «presta[rle] atención» a ella en lugar de a su sierva Agar e Ismael su hijo (Gn. 21:9-12). De todo lo anterior se desprende que aún los hombres de fe tienen grietas en su carácter. Por un lado, pueden ser muy inspiradores en eventos desafiantes al ojo humano, tal como lo hizo Abraham al seguir el llamado de Dios «sin saber adónde iba» (He. 11:8). Por el otro lado, pueden no ser tan coherentes en manifestar ese dominio en lo más íntimo de su ser. Lo cierto es que Dios obró en su vida, pasando de servir a «otros dioses» junto con su familia (Jos. 24:2), a creer «en Aquél que justifica al impío»; por lo tanto «su fe se le cuenta por justicia» (Ro. 4:5).

Ahora veamos a Jacob, un hombre cuya concepción, vocación y bendición fue predicha por Dios a su madre (Gn. 25:21-23). Él demostró desde niño un gran interés por los asuntos religiosos de la familia (Gn. 25:31-34) —aunque claro que no siempre con las mejores intenciones—. Además, tuvo la iniciativa de obedecer a sus padres en procura de un futuro para él y su familia (Gn. 27:6-1028:1-5). Sin embargo, su astucia, medias verdades o mentiras y codicia personal, le trajo problemas para él y sus descendientes por muchas generaciones (problemas con Esaú, con Labán, con sus mujeres, con sus hijos, con los cananeos, etc.). La falta de dominio propio en Jacob afectó gravemente sus relaciones familiares, aunque fue un hombre llamado y amado por Dios (Mal. 1:2-3). A pesar de las muchas faltas de Jacob, afectando a su familia de muchas maneras, él es el padre terrenal de la nación de Israel. Si no fuese por el llamado divino, esos pecados que destruyen familias, incluido la intemperancia vista en el patriarca, únicamente hubieran traído destrucción, sin esperanza alguna. Lo cierto es que la salvación que Dios provee, por su gracia, eligiéndonos desde antes de nacer, es la base para una transformación genuina y duradera de nuestro carácter. Así sucedió con Jacob, llamado después Israel (Gn. 32:24-32) y héroe de la fe para todos (He. 11:921).

El libertador y un seguidor sin dominio propio

Pasemos a observar a Moisés, el gran libertador de Israel. Desde el principio, fue un hombre amado por Dios y sus padres, quienes lo protegieron hasta que providencialmente llegó a la corte del mismísimo Faraón (Ex. 2:1-10). Fue educado para la corte, sobresalió en muchos sentidos a los hombres de su tiempo (Hch. 7:19-22), pero su evidente problema de carácter lo hizo matar un egipcio (Ex. 2:11-15), enojarse con los israelitas varias veces (Ex. 17:4), abandonar a su familia dedicándose a su trabajo desproporcionadamente (Ex. 18:13-24), de tal manera que finalmente no pudo entrar a la tierra prometida por la que tanto trabajó (Dt. 32:48-52). Al final de sus días, llegó a ser transformado por la gracia de Dios, en «un hombre muy humilde, más que cualquier otro hombre sobre la superficie de la tierra» (Nm. 12:3).

Es muy ilustrativo que los grandes líderes del pueblo de Dios en el Antiguo Testamento eran personas que poseyeron una rara mezcla de vicios y virtudes. La Biblia no las oculta, pero tampoco las condona. Podemos identificarnos fácilmente con dicha mezcla, ya que a menudo nos enfrentamos a situaciones similares. Es común que nos enojemos con facilidad y que reaccionemos inadecuadamente contra aquellos a quienes servimos. También, seguramente con buena intención, dedicamos más de lo debido al trabajo de Dios, como si el hogar no estuviera primero (1 Ti. 3:4-5). Ni Moisés ni nosotros podemos ser aceptos delante de Dios por nuestros propios medios, a menos que tengamos un mediador fiel (He. 3:1-6).

Hay otro personaje del que podemos aprender: Acán. Israel vino del desierto, en dirección a Canaán, y miró la ciudad de Jericó grande, poderosa y rica. Dios prometió destruir la ciudad, pero todos debían abstenerse de tomar botín de ella, porque estaba bajo su maldición y las ganancias serían para sostener el futuro templo (Jos. 6:1-217-19). Pero Acán se creyó muy listo. Decidió desobedecer tomando un botín con sigilo y escondiéndolo bajo su tienda (Jos. 7:114-23). Lo peor, es que la codicia de este descendiente de Judá costó la vida de muchos hombres en guerra, el avance del pueblo se detuvo, la victoria se volvió derrota y su familia sufrió las consecuencias por siempre, pues su testimonio se recordó por siglos (Jos. 7:24-26).

La riqueza material no es mala en sí misma, siempre que cumpla el propósito de glorificar a Dios y servir al prójimo, como enseñó otro de la familia de Judá (Mt. 6:1-319-24). El problema de Acán estuvo en desobedecer la orden divina por no contentarse con su situación financiera, pensar solo en su interés personal, codiciar la riqueza de los impíos, comprometiendo su honra personal y familiar, olvidando que los avaros no «tiene[n] herencia en el reino de Cristo y de Dios» (Ef. 5:5). La templanza en el área financiera nos guardará a nosotros y a nuestras familias (Pr. 28:22).

Jueces sin dominio propio

Nuestro siguiente personaje es Jefté, a quién la Biblia lo presenta como un héroe de la fe (He. 11:32). Conocido como un «guerrero valiente» (Jue. 11:1), era también «hijo de una ramera» y un padre galaadita. Este hombre tuvo problemas personales y familiares que lo llevaron al rechazo de sus hermanos mayores y a juntarse, en su lugar, con «hombres indignos» (Jue. 11:1-4). Jefté fue juez de Israel en medio de una grave coyuntura política con los amonitas, quienes tuvieron un origen igualmente oscuro (Gn. 19:36-38). La falta de autocontrol lo vemos en que Jefté negoció su apoyo a la causa, si le garantizaban ser el líder de la nación y de su pueblo en Galaad, lo cual, en efecto, logró (Jue. 11:9-11). Su celo por fortalecer su posición ante la familia, tribu y nación, lo llevó a asumir compromisos que Dios no exigió, ni que él sabía si podía cumplir (Jue. 11:30-31). Ganó la guerra, obtuvo respeto social, pero sacrificó su joven e inocente hija a causa de sostener su compromiso insensato (Lv. 22:17-33Nm. 30:1-16Ec. 5:1-7Mt. 5:33-37). A menudo también nosotros, buscando alguna forma de aprobación familiar y social, podemos llegar a asumir compromisos más allá de nuestras capacidades. De esta manera, podemos afectar directamente a nuestros seres queridos.

Notemos ahora a Sansón. Este héroe de la fe (He. 11:32) es bastante conocido por los cristianos de todas las épocas y edades. Sabemos que su nacimiento fue predicho por Dios, su conducta regulada por Dios y también su vida protegida por Dios (Jue 13:1-5). El problema de este juez fue su intemperancia, porque nunca tuvo el control de sus pasiones, hecho que al final lo llevó a una caída vergonzosa (Jue. 16:20-22). Sansón es un personaje que, por su inmadurez e inconstancia, causó estragos en su familia (Jue. 14:1-31915:1-8). Los padres de Sansón sufrieron con este hijo inestable, lo mismo las mujeres de este poderoso hombre, que al final es un ejemplo vívido de que es mejor tener dominio propio que ser fuerte, como ya hemos discutido con anterioridad (Pr. 16:32).

Los dones espirituales solo sirven adecuadamente al prójimo y a quien los posee cuando están sustentados en un carácter sólido. Todo lo opuesto al poderoso Sansón, quien tuvo fuerza física, pero no pudo dominar sus emociones. Cuando se enfrentó con varios hombres venció, pero fue derrotado al lidiar consigo mismo. Es difícil tener hijos así, hermanos emocionalmente inestables, padres viscerales, cónyuges inmaduros en sus emociones, porque los que más sufrirán serán los cercanos a ellos. Observamos que ser de temperamento volátil es ser débil y no fuerte de carácter (Stg. 4:1), porque ser controlado por las emociones, nos llevará a cometer locuras fácilmente (Pr. 14:17).

Reyes sin dominio propio

No podemos olvidar a David, el rey más insigne de Israel. Se ha oído mucho de sus grandes hazañas (como la victoria sobre Goliat en 1 Samuel 17 y la conquista de Jerusalén en 2 Samuel 5), así como de sus grandes caídas, fracasos e imprudencias (causando guerras, muertes y pobreza en su pueblo [1 S. 21:1-152 S. 111324]). Podríamos hablar mucho de sus virtudes y defectos, pero quisiera resaltar su caída con Betsabé (2 S. 11). David cedió a sus deseos sexuales gradualmente (olvidó su debilidad, expuso su vulnerabilidad y halló su oportunidad). Aunque era salmista, profeta y rey ungido por Dios, no se libró de su debilidad por todo ello (Ec. 7:20). Tampoco siguió trabajando en sus conquistas militares, sino que descansó en tiempo de trabajo (Ec. 3:8). Cuando la mayoría de los hombres iban a la guerra y sus mujeres estaban en casa, él encontró su oportunidad para la lujuria desde el palacio ubicado por encima de las casas de Jerusalén (Pr. 27:20). Mientras no hizo lo que debía hacer (ir a la guerra como comandante de Israel —2 S. 11:1-4—), terminó haciendo lo que no debía hacer (codiciar y quitar la mujer de su prójimo —Ex. 20:1417—).

Si no fuera por este hecho, poco sabríamos de la lucha íntima de un santo con sus pasiones sexuales y las terribles consecuencias que sufren todos a su alrededor, como lo narra 2 Samuel, sobre la casa de David, es decir: su familia. Tampoco prestaríamos atención a los proverbios que amonestan a los jóvenes sin dominio de su sexualidad, si no fuera Salomón, hijo suyo, quien los escribió en su mayoría (Pr. 1:1-45-7). Impactantes son, además, las conclusiones de Salomón sobre una sexualidad intemperante (Ec. 7:25-29), y las del cronista sagrado, sobre la influencia de un padre lujurioso en un hijo dotado, que aprendió demasiado caro el ignorar el cuidar su corazón como lo más sagrado (Pr. 4:231 R. 11:1-13).

Conclusión

Sin duda, los hombres de la Biblia son como nosotros en múltiples aspectos. Hay mucho que tenemos en común. Esto nos guarda de verlos más allá de lo que en verdad son: pecadores rescatados por la misma gracia que nos alcanzó a nosotros (1 Co. 10:611-14). Mientras tanto, el Hijo de Dios, nuestro Señor Jesucristo brilla por su madurez, sensatez y dominio propio en el trato con otros, participando en cenas, bodas y actividades sociales, pero siempre agradando a Dios, su Padre en todo (Jn. 8:29). Debemos agradecer a Dios porque su evangelio es poder divino para salvación de todos los pecados de los que creen en Él, incluyendo la falta de moderación en sus múltiples manifestaciones (Ro. 1:16-1721-31).

Por lo tanto, descansa todas tus debilidades de carácter en «Aquel que es poderoso para hacer todo mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que obra en nosotros, a Él sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones, por los siglos de los siglos. Amén» (Ef 3:20-21). Vive una vida controlada, dominada por el Espíritu, sabiendo que tu familia será impactada por tu falta de dominio propio tarde o temprano, o bendecida por la presencia de ese autocontrol, que es fruto del Espíritu.

Nos gozaremos y alegraremos en ti – Cantares 1:4

Nos gozaremos y alegraremos en Dios. No abriremos las puertas del año a las lúgubres notas del tamboril, sino a los suaves sonidos del arpa del gozo y a los retumbantes címbalos de la alegría. «Venid, cantemos con gozo al Señor, aclamemos con júbilo a la roca de nuestra salvación» (Sal. 95:1, LBLA).

Nosotros los llamados, los fieles, los elegidos, ahuyentaremos nuestros pesares y levantaremos nuestras banderas de confianza en el nombre de Dios. Dejemos que otros se lamenten de sus aflicciones; nosotros que tenemos para echar en el amargo lago de Mara el árbol que endulza, magnificaremos al Señor con gozo. ¡Oh Espíritu Eterno, nuestro eficiente Consolador, nosotros que somos los templos en que tú habitas, no cesaremos nunca de adorar y de bendecir el nombre de Jesús! Queremos que Jesús tenga la corona del deleite de nuestro corazón; no afrentemos a nuestro Esposo gimiendo en su presencia.

Estamos destinados a ser los cantores del Cielo; ensayemos, pues, nuestro cántico antes de entonarlo en los palacios de la nueva Jerusalén. Nos gozaremos y alegraremos, dos palabras con un significado: doble gozo, felicidad sobre felicidad. ¿Es necesario que nuestro gozo en el Señor tenga ahora algún límite? ¿No hallan los hombres piadosos que su Señor es aun ahora alheña y nardo, caña aromática y canela? ¿Pueden estas sustancias tener en los cielos una fragancia mejor? Nos gozaremos y alegraremos en ti.

Esta última palabra es como el meollo de la nuez, como el alma del texto. ¡Qué riquezas están atesoradas en Jesús! ¡Qué ríos de infinita felicidad hallan en él su manantial y cada gota de su plenitud! ¡Oh bondadoso Jesús, ya que tú eres la presente porción de tu pueblo, favorécenos este año con tal sentido de tu inmenso valor que desde el primer día hasta el último podamos gozarnos y alegrarnos en ti. Que enero comience con gozo en el Señor y diciembre concluya con alegría en Jesús. 2 de enero

Spurgeon, C. H. (2012). Lecturas vespertinas: Lecturas diarias para el culto familiar (S. D. Daglio, Trad.; 4a edición, pp. 9-10). Editorial Peregrino.