Mas yo oraba – Salmo 109:4

Las lenguas mentirosas estaban ocupadas en manchar la reputación de David; pero él no se defendió, sino que remitió la causa al Tribunal Supremo y suplicó delante del gran Rey. La oración es el medio más seguro para responder a las palabras de odio. El Salmista no oró fríamente, sino con fervor: puso en ello toda su alma y todo su corazón, como lo hizo Jacob cuando luchó con el ángel. Así, y solo así, tendremos buen éxito ante el trono de la gracia. Al igual que una sombra no tiene virtud alguna porque no hay en ella sustancia de ninguna clase, tampoco la súplica en que no está presente el corazón, luchando ardientemente y demostrando un vehemente deseo, resulta en modo alguno eficaz, pues le falta aquello que le da poder. «La oración ferviente —dice un antiguo teólogo— es como un cañón emplazado frente a las puertas del Cielo, que las hace abrir enseguida». La falta común en muchos de nosotros es la propensión a distraernos. Nuestros pensamientos vagan de aquí para allá y avanzamos poco hacia nuestro deseado fin.

¡Qué malo es esto! Nos perjudica y, lo que es peor, insulta a nuestro Dios. ¿Qué pensaríamos de un peticionario que, mientras está en audiencia con un príncipe, jugase con una pluma o se pusiera a cazar moscas? La constancia y la perseverancia se hallan implícitas en la expresión de nuestro texto. David no clamó solo una vez para caer después en el silencio, sino que continuó orando hasta que llegó la bendición. La oración no debe ser una ocupación ocasional, sino una labor cotidiana: un hábito y una vocación. Como los artistas se consagran a sus modelos, y los poetas a sus estudios clásicos, así nosotros debemos dedicarnos a la oración. Hemos de sumergirnos en la plegaria y orar sin cesar.

Señor, enséñanos a orar de tal manera que podamos prevalecer más y más en nuestras súplicas.

Spurgeon, C. H. (2012). Lecturas vespertinas: Lecturas diarias para el culto familiar (S. D. Daglio, Trad.; 4a edición, pp. 23-24). Editorial Peregrino.

Jesús – su santidad (2)

Domingo 15 Enero

Jesús el Hijo de Dios… fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.

Hebreos 4:14-15

Fuisteis rescatados… con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación.

1 Pedro 1:18-19

Jesús – su santidad (2)

Al nacer en la tierra, Jesús se hizo “semejante a los hombres” (Filipenses 2:7). Exteriormente no había nada que lo diferenciase de los demás, pero entre él y ellos había una diferencia esencial, y la Palabra de Dios la subraya cuidadosamente. A diferencia de todos los descendientes de Adán, Jesús no tenía pecado:

– “Cristo… no hizo pecado” (1 Pedro 2:21-22). La conducta de Jesús fue perfecta; siempre obedeció a Dios, y nunca hizo ningún mal (Lucas 23:41). Cerró la boca a sus opositores, preguntándoles: “¿Quién de vosotros me redarguye de pecado?” (Juan 8:46).

– “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado” (2 Corintios 5:21).

Jesús era santo y puro, sin pecado; no obstante, cuando tomó nuestro pecado sobre él, para sufrir el juicio en nuestro lugar, el Dios santo lo castigó y lo abandonó. ¡Era necesario que Dios castigara severamente el pecado!

– “No hay pecado en él” (1 Juan 3:5).

Todos somos pecadores por naturaleza; en cambio, el pecado no halló ningún lugar, ningún eco, en la persona santa de Jesús.

¡Sí, Jesús fue perfecto en todos los sentidos! Era el cordero para el sacrificio del cual ya hablaba Abraham (Génesis 22:8), ese “cordero sin mancha y sin contaminación, ya destinado desde antes de la fundación del mundo” (1 Pedro 1:19-20), y reconocido por Juan el Bautista, quien da un testimonio claro de él: “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29).

(continuará el próximo domingo)

1 Samuel 12 – Mateo 10:26-42 – Salmo 9:15-20 – Proverbios 3:16-18

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

3 preguntas rápidas antes de dejar su iglesia

3 preguntas rápidas antes de dejar su iglesia
Por: Tim Challies

Todos sabemos que hay momentos y circunstancias en los que el único plan de acción correcto es dejar una iglesia. Si los líderes de la iglesia han apostatado o han demostrado no estar calificados para el ministerio, si están predicando un falso evangelio, si se han rendido a la cultura, necesitamos salir. Podemos abandonar estas iglesias de una manera valiente y sin mirar atrás, sacudiendo el polvo de nuestros pies.

Sin embargo, la mayoría de las veces, dejamos las iglesias por lo que podríamos considerar razones personales. No necesitamos irnos, pero elegimos irnos. Normalmente lo hacemos cuando nos sentimos cansados de las personas, cuando sentimos que ya no se interesan por nosotros, cuando las relaciones se sienten frías en lugar de cálidas, cuando sentimos que necesitamos un nuevo inicio.

Me pregunto si estás en ese lugar ahora mismo, eres parte de una iglesia pero te sientes incómodo, listo y dispuesto a salir. Tal vez has asistido a otra iglesia una o dos veces y te sientes atraído por esa congregación, por esos cristianos. No siempre es incorrecto dejar una iglesia bajo tales circunstancias, pero antes de hacerlo, me gustaría hacer tres preguntas importantes, las cuales he hecho muchas veces como anciano y pastor de la Iglesia Fellowship Grace en Toronto, Canadá:

Aquí está la primera pregunta: ¿has estado orando por los hermanos de la iglesia donde te encuentras? Tu amor por los demás crece en proporción a tu oración por ellos. A medida que oras por las personas, comienzas a experimentar amor hacia ellas. Estás llamado a orar por tus enemigos con la esperanza de que se conviertan en tus hermanos y hermanas y por los extraños con la esperanza de que se conviertan en tus amigos. ¿Cuánto más, entonces, debes orar por los miembros de la iglesia? Cuando no oras por los hermanos de tu iglesia, pronto encontrarás tu corazón enfriándose hacia ellos. Una vez que tu amor se enfría por ellos quizás te encuentres echándoles la culpa por tu falta de contentamiento cuando realmente empezó dentro de ti. Antes de salir de una iglesia, primero determina que te tomarás un tiempo para orar específicamente y por nombre por las personas de la iglesia. Luego examina si tu corazón permanece frío y distante.

Aquí está la segunda pregunta: ¿Ha estado sirviendo a la gente de esta iglesia? Tu amor por los demás crece en la misma medida de tu servicio hacia ellos. A medida que sirves a los demás, naturalmente sentirás amor por ellos. Demasiados cristianos prefieren que se les sirva en lugar de buscar todas las oportunidades para servir. Miden su reacción emocional a la iglesia por las acciones que otros han tomado o no han tomado hacia ellos. Sin embargo, el primer llamado de Dios a nosotros no es para que nos sirvan sino para servir (Marcos 10:45, Filipenses 2:5-11). A medida que imitamos a Cristo en su servicio abnegado, nuestro amor se vuelve más cálido. Antes de dejar una iglesia, primero determina que te tomarás un período de tiempo para servir a esa iglesia… …para buscar de forma creativa oportunidades para servirles y sorprenderles. Luego examina si tu corazón permanece frío y distante.

Y una última pregunta: ¿Ha estado con la gente de esta iglesia? ¿Has estado allí el domingo por la mañana, y si lo has hecho, has estado en todo momento, buscando gente con quién hablar, gente nueva a la que conocer, café para preparar, sillas para acomodar? ¿Ha estado en los servicios de los domingos por la noche o a mitad de semana, o en las reuniones de oración, o en los grupos celulares? Si todos los demás en la iglesia se reúnen tres veces a la semana mientras tú caes como paracaidista para un rápido encuentro el domingo por la mañana, inevitablemente te sentirás como un extraño mirando hacia adentro. Necesitas involucrarte en la vida de una iglesia, no sólo en la reunión principal. Antes de salir de una iglesia, primero determina que por un tiempo te comprometerás con ella de lleno. Luego examina si tu corazón permanece frío y distante.

Ante muchas circunstancias tenemos libertad ante Dios para movernos de una iglesia a otra. En algunos casos es un plan de acción necesario, mientras que en otros es una acción pecaminosa. Sin embargo, la mayoría de las veces es algo a discreción personal, dependiendo de los particulares, las circunstancias, y el corazón. Antes de hacer tal movimiento, considera las preguntas: ¿Has estado orando por la gente de la iglesia? ¿Has estado sirviendo a la gente de la iglesia? ¿Has estado con la gente de la iglesia? El amor se enfría donde no hay oración. El amor se enfría donde no hay servicio y no hay unión. En otras palabras, el amor se enfría donde no hay amor, no hay expresión de amor a través de la oración, las obras y la comunión.

Tim Challies
Tim Challies es uno de los blogueros cristianos más leídos en los Estados Unidos y cuyo Blog ( challies.com ) ha publicado contenido de sana doctrina por mas de 6000 días consecutivos. Tim es esposo de Aileen, padre de dos niñas adolescentes y un hijo que espera en el cielo. Adora y sirve como pastor en la Iglesia Grace Fellowship en Toronto, Ontario, donde principalmente trabaja con mentoría y discipulado.

Jesús – su santidad (2)

Domingo 15 Enero
Jesús el Hijo de Dios… fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.
Hebreos 4:14-15
Fuisteis rescatados… con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación.
1 Pedro 1:18-19

Jesús – su santidad (2)
Al nacer en la tierra, Jesús se hizo “semejante a los hombres” (Filipenses 2:7). Exteriormente no había nada que lo diferenciase de los demás, pero entre él y ellos había una diferencia esencial, y la Palabra de Dios la subraya cuidadosamente. A diferencia de todos los descendientes de Adán, Jesús no tenía pecado:

– “Cristo… no hizo pecado” (1 Pedro 2:21-22). La conducta de Jesús fue perfecta; siempre obedeció a Dios, y nunca hizo ningún mal (Lucas 23:41). Cerró la boca a sus opositores, preguntándoles: “¿Quién de vosotros me redarguye de pecado?” (Juan 8:46).

– “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado” (2 Corintios 5:21).

Jesús era santo y puro, sin pecado; no obstante, cuando tomó nuestro pecado sobre él, para sufrir el juicio en nuestro lugar, el Dios santo lo castigó y lo abandonó. ¡Era necesario que Dios castigara severamente el pecado!

– “No hay pecado en él” (1 Juan 3:5).

Todos somos pecadores por naturaleza; en cambio, el pecado no halló ningún lugar, ningún eco, en la persona santa de Jesús.

¡Sí, Jesús fue perfecto en todos los sentidos! Era el cordero para el sacrificio del cual ya hablaba Abraham (Génesis 22:8), ese “cordero sin mancha y sin contaminación, ya destinado desde antes de la fundación del mundo” (1 Pedro 1:19-20), y reconocido por Juan el Bautista, quien da un testimonio claro de él: “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29).

(continuará el próximo domingo)
1 Samuel 12 – Mateo 10:26-42 – Salmo 9:15-20 – Proverbios 3:16-18

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch